La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres
Télécharger Lire

Primera parte

De
12 pages

14 Oct 2009 – México, un país de renta media en el sistema de la cooperación internacional para el desarrollo. Mtra. Citlali Ayala Martínez. Profesora ...

Publié par :
Ajouté le : 03 avril 2012
Lecture(s) : 204
Signaler un abus
México, un país de renta media en el sistema de la cooperación internacional para el desarrollo. Mtra. Citlali Ayala Martínez Profesora investigadora del Instituto Mora Introducción Este trabajo busca ofrecer una panorámica de México en el escenario de las relaciones internacionales, enfocando el análisis general hacia la reflexión sobre su papel en el sistema de cooperación internacional. La forma en que está estructurado es la siguiente: primero se presenta una fotografía socioeconómica de México, argumentando en primera instancia los factores económicos que lo respaldan como país de renta media, contrastándola después con elementos sociales que muestran la otra cara del desarrollo en México. En una etapa posterior se describe la experiencia de México en la cooperación internacional para el desarrollo, partiendo del contexto actual y del carácter dual de su actuación en la materia, siendo donante y receptor, y analizando en términos muy generales lo que hasta ahora ha sido la estrategia oficial de cooperación internacional para el desarrollo. Nuestro país es considerado en la actualidad como un país de desarrollo intermedio, específicamente de ingreso medio alto, de acuerdo a la clasificación del Banco Mundial, y mencionado 1 también como país o economía emergente. Diversa información proveniente de Banco Mundial, Banco de México, PNUD y CONEVAL, nos muestra una realidad socioeconómica diversa e inequitativa, reflejando las fortalezas nacionales, sus capacidades, pero también índices de pobreza y desigualdad preocupantes, cuyas causas no han sido adecuadamente atendidas y que siguen siendo un obstáculo para el desarrollo integral de la población. Identificamos que la política económica y la política exterior mexicana superior a las últimas dos décadas han situado al país en organizaciones internacionales y foros de cooperación económica (APEC, ingreso al GATT/OMC y OCDE, entre otros) que lo colocan en un nivel intermedio de desarrollo y le han proporcionado diversas ventajas desde la óptica de la liberalización comercial y financiera, promovida por una intensa inserción en la economía de mercado abierto; pero que también ha ocasionado significativas pérdidas como receptor de cooperación internacional. Aunado a lo antes dicho, México es considerado una país que ha mantenido cierto dinamismo internacional, participa en los procesos políticos y económicos y está vigente en los debates del diálogo político y apertura comercial; en términos de cooperación para el desarrollo, es un país que procura mantenerse al día frente a los nuevos temas de la “arquitectura” del sistema de cooperación internacional, adoptando las medidas internacionales para el combate a la pobreza y apegarse a las políticas globales. No obstante su experiencia, su desarrollo y su fortalecimiento como donante y receptor, se confía en que pueda desarrollar amplias capacidades como nuevo donante de cooperación 1 Considerado como país o economía emergente aquel país cuyo crecimiento económico se ha sostenido por un periodo continuo, mostrando indicadores de estabilidad económica y un desarrollo continuo, descenso en el índice de desempleo, reducción de los tipos de interés, una buena relación del PIB per cápita respecto a la distribución equitativa de la riqueza, una activa participación en las relaciones económicas internacionales, en el debate de la política internacional y un liderazgo en la competitividad marcada por la globalización económica y frente a los países desarrollados. Se habla entonces de una economía subdesarrollada que deja ese estado y se convierte en una economía competitiva equiparable a los países más desarrollados.
internacional. Al mismo tiempo, se esperaría que sepa defender las causas y debilidades nacionales que justifican la continuidad de la demanda de cooperación. I. Una fotografía socioeconómica de México, país de renta media: 2 México es un país de ingreso medio alto que cuenta con un alto número perfil ante la liberalización comercial; pese a ello, sus mecanismos no han sido aprovechados de manera adecuada, las relaciones comerciales internacionales siguen marcando una alta dependencia del mercado estadounidense, y seguimos importando más de lo que se exporta en productos mexicanos. Como país emergente sería importante analizar si se cubren los criterios para ser considerado como tal, pues algunos factores indican que sí, pero el déficit social indicaría otra situación. Los rasgos socioeconómicos del país muestran un país con altibajos: un crecimiento que relativamente sostenido pero que se ha estancado, que todavía es vulnerable a los resultados de la reciente crisis económica y está sujeto a la recuperación de la estabilidad financiera internacional; presenta déficit en el comercio exterior pese a los numerosos acuerdos comerciales y mantiene una alta dependencia del comercio con Estados Unidos; un paulatino incremento en la deuda externa, mantenimiento de la esperanza de vida; incremento del desempleo, a lo cual se puede apuntar una proyección creciente en el corto plazo causado por medidas gubernamentales de cierre de instituciones públicas. (Ver Tabla 1) Tabla 1. Indicadores socioeconómicos Importaciones (total 2008) 310,132.3 millones USD Exportaciones (total 2008) 292,636.5 millones de USD PIB de 2008 1,086.0 USD PIB per cápita 9,980 USD Deuda externa total 150 142.1(millones de dólares corrientes) Esperanza de vida 75 años Población total 106.4 millones de habitantes Crecimiento anual de la población 1% Porcentaje de población alfabetizada 97.6% Tasa media anual de desempleo (2008) 4.9% Fuente: Key Development Data & Statistics, World Bank, en <http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/DATASTATISTICS/0,,contentMDK:20535285~menuPK:1192694~pagePK:64133150~piPK:6 4133175~theSitePK:239419,00.html> [Consulta del 13 de octubre de 2009] Fuentes sobre importaciones y exportaciones: Secretaría de Economía, con datos de Banco de México. Consulta: <http://www.economia-snci.gob.mx/sphp_pages/estadisticas/cuad_resumen/expmx_e.htm>, <http://www.economia-snci.gob.mx/sphp_pages/estadisticas/cuad_resumen/impmx_e.htm> [Fecha de consulta: 10 de octubre de 2009] Fuente sobre el desempleo: CEPAL-CEPALSTAT Estadísticas e indicadores sociales, información revisada al 14 de octubre de 2009. Fuente sobre deuda externa: CEPAL-CEPALSTAT Estadísticas e indicadores económicos, sector externo. Información revisada al 14 de octubre de 2009. Desde el punto de vista socioeconómico, el índice de ingreso per cápita de los mexicanos corresponde al de un país de ingreso medio, o renta media; sin embargo el índice de Gini, de 49.6 de desigualdad de ingreso en 2006, muestra la lamentable situación existente al interior del país, 2 La clasificación de países que realiza el Banco Mundial para la destinación de fondos de ayuda es la siguiente: las economías se dividen de acuerdo con el INB per cápita de 2007, el que se calcula usando el método Atlas del Banco Mundial. Los grupos son: ingresos bajos: US$935 o menos; ingresos medianos bajos, US$936 a US$3.705; ingresos medianos altos, US$3.706 a US$11.455; e ingresos bajos, US$11.456 o más. Los países de ingreso bajo no tienen la capacidad financiera para obtener créditos del BIRD. Fuente: “Datos”.
argumento que señala la polaridad del ingreso y del desarrollo humano. Estos datos están respaldados todavía más por el índice de desarrollo humano municipal, que muestra las diferencias abismales de desarrollo entre unos y otros municipios (ver Tabla 2). Al identificar estas relevantes asimetrías, podemos afirmar que, por un lado, México es un país 3 de importantes capacidades institucionales que le han permitido ser más competitivos a nivel internacional e inclusive ofrecer cooperación en diversas áreas pero que, por otro lado, presentan condiciones que justifican la necesidad de continuar recibiendo ayuda desde los donantes tradicionales. Es necesario dar respaldo a ese reconocimiento de capacidades institucionales con acciones y resultados, mejorando la gestión pública y ejecutando una adecuada administración del presupuesto desde el ámbito interno hacia el combate de la pobreza. Frente a esas asimetrías, el carácter complementario de la cooperación internacional para el desarrollo refrenda la necesidad de contar con políticas públicas coordinadas que distribuyan la riqueza de manera equitativa y atiendan estos indicadores de pobreza y desigualdad. Del mismo modo, esto nos lleva a reflexionar acerca de la forma en que se analiza el desarrollo de un país –en este caso uno de renta media o ingreso medio-, que, por la naturaleza de su clasificación se mide por el nivel de ingreso de un país; nos permite pensar también en una economía emergente que incorpora elementos fundamentalmente económicos como inflación, ingreso, ingreso per cápita, desempleo, tipo de interés y nivel de la capacidad de consumo de sus habitantes. El primer resultado de la reflexión es la identificación de un país cuyo desarrollo económico avanza a una velocidad aceptable pero que es distinta del desarrollo social y está incomunicada de las políticas sociales. En este sentido, es necesario hacer un análisis del desarrollo no exclusivamente economista, sino incorporando la dimensión humana y explorando la capacidad de satisfacción de sus necesidades básicas y el acceso a bienes y servicios fundamentales para su desarrollo humano que perdure a través del tiempo. Esta fotografía socioeconómica de México no puede quedar concluida sin el análisis del desarrollo humano de México y la búsqueda del puente hacia las acciones de la cooperación para el desarrollo. A través del análisis de diferentes políticas del desarrollo social podemos ver los componentes del desarrollo humano como un eje común, partiendo de su concepto como “el proceso de ampliación de las opciones y capacidades de la persona, que se concreta en una mejora en la esperanza 4 de vida, la salud, la educación y el acceso a los recursos necesarios para un nivel de vida digno” . Al respecto, resulta especialmente interesante analizar la Tabla 2 sobre el índice de desarrollo humano (IDH) de los municipios mexicanos que dejan ver la cruda realidad del déficit social que vive el país. Mientras que contamos con un IDH nacional registrado en 2007 fue de 0.854, dentro del grupo de
3 De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la capacidad institucional suele entenderse como la capacidad administrativa y de gestión de un país, sobre todo en lo que respecta a la aplicación de políticas económicas, involucrando actividades de las cuales destacamos las siguientes: a) capacidad para recopilar la información estadística necesaria para aplicar la política con eficacia y observando las normas aceptadas internacionalmente; b) capacidad para planificar con eficacia el gasto público y el suministro de servicios públicos por parte del gobierno central y el gobierno local; c) capacidad de absorción de la ayuda y de implementación de los proyectos por parte del sector público; d) eficacia de los organismos en la lucha contra la corrupción y la mejora de la gobernanza; e) establecimiento y operación de marcos regulatorios y/o de prudencia adecuados para las empresas y los bancos. Podemos observar que varias de estas actividades las encontramos en el marco global de referencia de la cooperación internacional, como la Declaración de París y la Agenda de Acción de Accra. Fuente: FMI, “Función”, 2002.
4 Pérez, “Diccionario”, p. 178
países de desarrollo humano alto de acuerdo al informe de 2009, y un PIB correspondiente al de un país de renta media alta, resulta alarmante encontrar que los niveles internos de desarrollo humano varían desde 0.435 hasta 0.950 (recordemos que mientras que el IDH más cercano al 1.0 es el óptimo en desarrollo humano integral, y el que se acerca a 0 refleja la situación opuesta). La siguiente tabla muestra solamente 20 de los 2,438 municipios en el país, haciendo énfasis en los diez primeros y en los diez últimos; no es una tabla representativa de todos los municipios, sino que pretende ofrecer un análisis específico de la alta desigualdad no sólo del ingreso, sino de los componentes del desarrollo humano. Con esta tabla se puede ver también el rezago social en material de salud, educación básica, ingreso, y el alto porcentaje de la tasa de mortandad infantil que se alcanza en los municipios más pobres. (Ver Tabla 2)
Tabla 2. Índice de Desarrollo Humano Municipal de México (IDHM) Los 10 mpios. con IDHM más alto Los 10 mpios. con IDHM más bajo Valor del Ingreso índiceper cápita Nombre de Nombre de de desarrollo Tasa de Tasa de anual
entidad municipio humano mortalidad Tasa de asistencia(dedólares Índice salud 2005 0.9998 0.9984 0.9804 0.9631 0.9660 0.9870 0.9872 0.9626 0.9750 0.9865 0.4740 0.6564 0.5000 0.6091 0.6171 0.3669 0.5444 0.5856 0.3482 0.5028
(IDH) infantil alfabetización escolar PPC)2005 2005 2005 2005 2005 DESARROLLO HUMANO ALTO DistritoFederal Benito Juárez 0.9509 3.02 97.67 78.75 27,824 San Pedro Garza Nuevo León García 0.9500 3.19 98.25 67.41 33,813 San Sebastián Oaxaca Tutla 0.9204 5.28 98.50 81.83 16,441 Distrito Federal Miguel Hidalg21,54997.95 73.15 o 0.9188 7.30 Distrito Federal Coyoacán 0.9169 6.96 97.87 75.11 19,724 San Nicolás de Nuevo León los Garza 0.9151 4.51 98.53 68.86 18,576 Chihuahua Chihuahua 0.9117 4.49 97.94 72.96 16,472 Tamaulipas Ciudad Madero 0.9069 7.35 97.66 73.80 17,410 México Metep5.90 97.23 72.25 16,878ec 0.9066 Coacalco de México Berriozábal 0.9045 4.57 98.47 74.28 13,859 DESARROLLO HUMANO MEDIO Chihuahua Morelos 0.5407 64.20 73.44 48.72 1,957 Chiapas Santiag0.5397 42.98 o el Pinar 2,12140.87 54.17 Nayarit Del Nay61.17 59.16 59.93 2,224ar 0.5373 Guerrero Metlatónoc 0.5339 48.48 39.24 62.25 2,305 Oaxaca San Martín Peras 0.5275 47.55 39.02 58.32 2,136 Jalisco Mezq55.17 2,73276.66 67.13 uitic 0.5167 DESARROLLO HUMANO BAJO Veracruz Tehuipango 0.4985 56.00 32.34 56.12 2,677 Coicoyán de las Oaxaca Flores 0.4768 51.21 28.93 49.72 1,843 Chihuahua Batopilas 0.4734 78.83 56.74 40.34 2,854 Cochoapa el Guerrero Grande 0.4354 60.84 24.08 47.02 1,841 Fuente: IDH Municipal, PNUD, 2007
Respecto a la pobreza registrada, dando continuidad al acceso de la población a los bienes y servicios básicos, es importante hablar de este tema no de un modo general, sino atendiendo el tipo o tipos de pobreza existentes en el país que son prioritarios, potentes focos de atención de la demanda cooperación internacional en una agenda mexicana para el desarrollo y que reflejan la escasez de opciones y capacidades de las personas. Así, los programas de desarrollo social son los primeros encargados de atender los problemas de pobreza alimentaria, de capacidades y de patrimonio, y será la cooperación internacional la que coadyuve al cumplimiento de sus objetivos y el combate a la pobreza. Del mismo modo, debieran ser atendidas con mayor prioridad las zonas rurales que presentan los mayores índices de pobreza extrema e indigencia. (Ver Gráfica 1A y Tabla 3)
Tabla 3. Pobreza e indigencia en México (% del total de la población) Pobreza nacional Indigencia nacional Total área Total área Total área Total área AñosruralNacional urbana urbana rural  Nacional 20006.6 28.532.3 54.7 15.2  41.1 200232.2 51.2 12.6 6.9 21.9 39.4 200432.6 44.1 11.7 7.0 19.3 37.0 2005 35.5 5.8 21.728.5 47.5 11.7 2006 31.7 8.7 4.4 26.8 40.1 16.1 Fuente: CEPAL-CEPALSTAT. División de Estadística y Proyecciones Económicas. Unidad de Estadísticas Sociales, sobre la base de tabulaciones especiales de las encuestas de hogares de los respectivos países. Objetivos de desarrollo del Milenio en América Latina y el Caribe. Objetivo 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre. Población en situación de pobreza e indigencia por área geográfica. Datos actualizados a marzo de 2009.
En este contexto, se puede asumir que uno de los problemas más importantes del país es la desigualdad en la distribución de la riqueza, entre otros (migración, desempleo, inseguridad, tráfico de armas y drogas, etc.), pero que los componentes del índice de desarrollo humano muestran una importante privación del acceso a bienes y servicios que satisfagan las necesidades fundamentales de los individuos: vestido, alimentación, educación, vivienda digna. Asimismo, el componente “local” demuestra ser un factor clave en las estrategias de desarrollo y sobre todo en las políticas de cooperación si se desea realmente lograr una pertinencia y eficacia de la cooperación para el desarrollo y el combate a la pobreza. Indudablemente se quedan fuera de estos comentarios otros temas clave que inciden en el desarrollo, como son la inseguridad humana, la gobernabilidad y el desarrollo de género, pero que son abordados en otros trabajos de este Observatorio de la Cooperación Internacional en México. Es evidente que, pese al nivel de ingreso medio alto que acerca a México al grupo de países de ingreso alto donde se ubican países como Francia, Malta, Nueva Zelanda y Portugal, no se puede pasar por alto la convivencia de una serie de situaciones propias de países de ingreso medio bajo y bajo, todavía prioritarios para recibir ayuda. Un país cuyos diez municipios más pobres tienen el IDH equivalente a países de la región de África Subsahariana, y donde el 31% de su población vive en situación de pobreza -hablando de 5 aproximadamente 33 millones de personas-, y 4.8% de la población vive con menos de 2 dólares al día , no pueden quedar exentos de la diversidad de apoyos, instrumentos y fuentes de la cooperación internacional, siempre y cuando, en paralelo a ésta, exista un trabajo de gestión de política pública que atienda el combate a la pobreza y sobre todo a la reducción de la desigualdad de ingreso. I. México en la cooperación internacional Después del análisis en la sección anterior podemos tener una idea más clara acerca de cuáles son o deberían ser los temas clave de la cooperación internacional en México, aquellas áreas en que la cooperación pueda coadyuvar al desarrollo del país en diferentes formas y condiciones y con diversos instrumentos. Se observa la importancia de continuar la gestión estratégica de recursos de la cooperación hacia adentro, responsabilidad que está en manos de diversos actores públicos, privados, sociales, locales y económicos del país. Si bien la constitución mexicana establece en su artículo 89 fracción X a la cooperación internacional como uno de sus principios de política exterior, la Secretaría de Relaciones Exteriores es por excelencia la responsable desde el gobierno federal, de llevar como instrumento fundamental la estrategia y la política de cooperación internacional a través de sus relaciones interinstitucionales. Es la institución responsable de la ejecución de proyectos de cooperación para el desarrollo social y sustentable para la promoción del desarrollo nacional, además de ser el enlace entre instituciones nacionales y sus homólogas en materia de educación, cultura, ciencia y tecnología, desarrollo local y puente para la coordinación política con otros niveles de gobierno. Cabe señalar que además de la Unidad de Relaciones Económicas y Cooperación Internacional (URECI), la Cancillería ha encontrado un área de enlace con municipios y gobiernos locales para la gestión de capacidades y coordinación de recursos, a través de la Dirección General de Coordinación
5 Referencia correspondiente al periodo 20002007, según el Informe de Desarrollo Humano 2009 del PNUD.
Política. Es de esta forma que ésta institución ha encontrado mecanismos de diálogo con los actores de la cooperación y el desarrollo de acuerdo a su nivel de trabajo y al área de especialidad. Además de la Cancillería, encontramos en el país actores nacionales e internacionales sujetos y participantes de la cooperación internacional para el desarrollo. Hablamos de los gobiernos estatales y municipales, las organizaciones de la sociedad civil, la empresa socialmente responsable, las instituciones de educación superior, y de las agencias nacionales de cooperación de los donantes, las agregadurías de cooperación técnica, educativa y cultural de las representaciones diplomáticas, las organizaciones internacionales acreditadas en México, y las organizaciones no gubernamentales internacionales y fundaciones establecidas en nuestro país, así como aquellas asociadas con entidades civiles nacionales. Un elemento de particular importancia en el estudio del papel de México en la cooperación internacional son los aspectos institucional y normativo, que en este momento están en el umbral de una transformación crucial para la institucionalización de la cooperación en el país. Hablamos de la iniciativa de ley de cooperación internacional para el desarrollo impulsada en 2007 y todavía en proceso de consenso y probación, que propone la creación de una agencia de cooperación internacional, así como pretende dotar de un marco jurídico a todas las acciones que se realizan en la materia en nuestro país –al menos a aquellas de carácter gubernamental-, y que establecerá los instrumentos, compromisos y obligaciones correspondientes. El carácter dual de México en la cooperación internacional La caracterización de México como donante cuenta con una trayectoria más fácil de identificar y explicar, pero es la fotografía nacional la que merece ser analizada a detalle, con la finalidad de explicar el tipo de cooperación que México requiere. Como receptor, podemos decir a grandes rasgos que las áreas prioritarias pueden ser temáticas (pobreza, desigualdad, desarrollo rural, educación, empleo, etc.), y en términos de cooperación para el desarrollo se pueden identificar índices de pobreza alimentaria, de capacidades y de patrimonio, que son los nichos de oportunidad donde la cooperación internacional puede coadyuvar a subsanar el subdesarrollo. Subrayo que, examinando estos indicadores y no sólo basados en el nivel de la renta, la conclusión a la que llegamos acerca del papel de México como todavía receptor de cooperación, y potencial donante a su vez, es que la dualidad representa dos áreas de trabajo interesante, con aspectos particulares a desarrollar y que pueden tener un alto impacto si cuentan con una estrategia adecuadamente planificada, multidimensional e incluyente. “Como receptor, México recibe los flujos de la cooperación de países de mayor desarrollo y de organismos internacionales para proyectos de ejecución nacional, siempre con base en los lineamientos establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo (PND). […] Como oferente de cooperación, México canaliza los recursos bajo el esquema tradicional de la cooperación sur-sur entre países en desarrollo; y ha incursionado en modalidades innovadoras como la cooperación horizontal y la cooperación trilateral, en las que, principalmente, se ejecutan programas de cooperación en beneficio de países 6 de menor desarrollo relativo.”
6 Fuente:http://dgctc.sre.gob.mx/html/coop_int_mex/ctc_mex.html
Como receptor de cooperación, una de las vertientes más consolidadas es la cooperación técnica, la cual proviene de donantes bilaterales y multilaterales, enfocados a “fortalecer las capacidades internas, incorporar tecnología de vanguardia y coadyuvar al desarrollo social de las regiones y grupos más vulnerables del país. Esta cooperación incluye cada vez más elementos de coparticipación, cofinanciamiento y autosostenibilidad, y ha generado también la vertiente de cooperación conjunta 7 hacia terceros países o cooperación sur-sur.” También se recibe cooperación muy significativa en la vertiente económica, la cultural y la educativa, lo cual podrá observarse a detalle en el trabajo de este Observatorio de la Cooperación Internacional en México. Como oferente o donante de cooperación, nuestro país destina la mayor parte de sus recursos humanos, técnicos y financieros a los países de la región de Centroamérica y el Caribe, dirigidos a áreas de trabajo técnico, de fortalecimiento institucional, desarrollo de capacidades y ayuda humanitaria, así como preparación para la prevención en casos de catástrofes naturales. (Ver Recuadro 1) En materia de oferta de cooperación se cuentan con los siguientes datos: Recuadro 1. Recursos Ejercidos por la Oferta Mexicana de Cooperación en 2006 Cooperación Financiera 3,832,778 pesos ó 351,473 USD Cooperación Técnica y Científica 1 17,257,344 pesos, 1,582,531 USD Becas 28,454,386 pesos, 2,609,321USD Total 49,544,508 pesos, 4,543,325 USD Fuente:Unidad de Asuntos Internacionales, SHCP; Dirección General de Relaciones Internacionales, SEP; Dirección General de Asuntos Culturales y Dirección General de Cooperación Técnica y Científica, en Informe de Cooperación Mexicana con Centroamérica y el Caribe, 2006, SRE. Tipo de cambio promedio: 10.9049 pesos por dólar; Fuente: Banco de México. 1 El rubro de cooperación técnica incluye la cooperación bilateral, regional y trilateral que se llevó a cabo en ambas regiones La última vertiente oficial de cooperación mexicana que merece nuestra atención es la cooperación horizontal, que cuenta con más de tres décadas de experiencia, y que se ha nutrido de numerosos programas y proyectos con países con un nivel de desarrollo similar al de México. La idea de que nuestro país pueda crear una política y una estrategia propia de cooperación al desarrollo tiene sus bases en la mencionada dualidad, y sobre todo en el potencial que el país tiene en cooperación Sur-Sur y triangular, así como en el trabajo de recepción y gestión de recursos, siempre y cuando sea bajo una coordinación incluyente e innovadora, que contemple el diálogo, la coordinación y la participación con actores como la sociedad civil organizada, la empresa socialmente responsable, la academia, y niveles de gobierno estatal y municipal. Sería atinado pensar que bajo esta óptica y dentro de una dinámica de construcción de alianzas público-privadas, el reconocimiento mutuo y dotación de capacidades, México puede crear su propia vía de cooperación logrando efectos de desarrollo hacia adentro y hacia afuera, y, por ende, fortaleciendo y potenciando el papel de México como donante, “y, por otra parte, también deberíamos tener en cuenta que la eficacia de la ayuda en el caso mexicano no
7 Fuente:http://dgctc.sre.gob.mx/html/coop_int_mex/vertientes.html
dependerá solamente del volumen financiero de la cooperación, sino sobre todo de la capacidad 8 para movilizar recursos.” “Actualmente, el debate actual acerca del papel de México en la cooperación internacional para el desarrollo gira en torno a dos vías: una interna, acerca del avance en el proceso de institucionalización y legislación de la CIPD, así como el análisis de la política mexicana de cooperación internacional y su consolidación; la otra, de carácter externo, acerca del papel de México en el sistema de cooperación para el desarrollo, fortaleciendo su papel como donante y manteniendo las 9 motivaciones a continuar como país receptor.” Por lo anterior, se reconoce a México como un donante de cooperación dinámico en su región geográfica inmediata, pero que ha perdido importancia estratégica en los últimos años; no obstante, tiene gran potencial para ubicarse en la región como economía abierta y como donante. Se observa también que los compromisos internacionales empujan y tienden a que los países emergentes y países de renta media, adquieran mayor responsabilidad política, financiera y operativa en cuanto a ser plenos donantes de cooperación para el desarrollo. Es importante ser cuidadosos con esta tendencia, pues al ser considerado un país contribuyente neto, se reforzaría la definición del papel de México, pues “hace falta concentrar las líneas de acción en un plan nacional de cooperación al desarrollo, con una política de Estado en la materia y, sobre todo, contar con el andamiaje institucional, jurídico y de capacidades humanas que sustente una estrategia de país adecuada a México y a los cambios del sistema de 10 cooperación internacional.” De acuerdo con investigaciones recientes, en la búsqueda de una mejor institucionalidad de la cooperación internacional para el desarrollo en México, identificamos algunastareas inmediatasel en 11 corto plazo yretospara el largo plazo, para una en el futuro, de las cuales destacamos las siguientes: Tareas inmediatas: Tomar una definición clara sobre el papel de México en la cooperación internacional, buscando afianzar la dualidad de oferente y receptor en la medida de la realidad Analizar si se aceptará plenamente la noción de graduación y, por tanto, las implicaciones que lleva formalizar el papel de donante. Recuperar el liderazgo regional en materia de cooperación. Fortalecer la política de cooperación con otras variantes de la cooperación más allá de los esquemas tradicionales Norte–Sur. Retos para el futuro: Mayor coordinación y cuantificación de la cooperación internacional, así como mayor transparencia y rendición de cuentas Mantener un enfoque incluyente en la participación y consideración de la sociedad civil e iniciativa privada
8 Gómez, “Perspectivas”, 2008. 9 Idem 10 Ayala y Pérez, “Balance”, 2009 11 Ayala y Pérez, “Balance”, 2009, pp. 180182
Generar nuevos medios de financiamiento para la cooperación en México y en el extranjero. Reforzar el andamiaje institucional mexicano sobre tres pilares: la creación de la agencia mexicana de cooperación con programas sectoriales de cooperación la creación de un fondo para la cooperación la creación de un registro de la cooperación Controlar el riesgo de generar una excesiva centralización de los recursos y las gestiones Contar con una política de Estado en materia de cooperación internacional Reflexiones finales México se encuentra en una fase de replanteamiento de la institucionalidad y de redefinición de su política de cooperación internacional para el desarrollo. Esta es una oportunidad en la que se pueden anclar las potencialidades y capacidades nacionales del país, integrando las necesidades que reflejan el déficit social a ese carácter dual en materia de cooperación internacional, de acuerdo a las tendencias que marca el marco internacional. Hasta ahora el aprovechamiento de la oferta de cooperación ha sido insuficiente frente a la amplia gama de oportunidades y modalidades; pero por otro lado, el país es percibido como un nicho de oportunidades, un sitio con las capacidades institucionales para hacer eficaz los recursos provenientes de la cooperación y hacer frente a los compromisos financieros y políticos que se adquieren en la arena internacional. Existen áreas de oportunidad en eltrenla de nueva arquitecturala cooperación en las que de México puede posicionarse y replantear cómo enriquecer y desarrollar cooperación Sur-Sur y triangular, hacer mecanismos más efectivos y creativos, así como darles un contenido más palpable y cercano a la población en situación de pobreza. Quedan como tareas pendientes afianzar su papel como donante y readecuar su papel como receptor, hacer una negociación inteligente basado en la historia de su política exterior y sus relaciones internacionales, en la confianza en sus propias capacidades, para finalmente lograr ser un socio líder en ambas vías, y sobre todo hacer eficaz la lucha contra la pobreza.
Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin