La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Partagez cette publication

Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  
 
 
 Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación: Contextualización e innovación docente para los nuevos perfiles profesionales de Periodismo  Information Technologies and Communication: Context and teaching innovation for new professional profiles of Journalism  
 
 Dr. Jesús Miguel Flores Vivar  Profesor de la Universidad Complutense, Madrid, España jmflores@ ccinf.ucm.es  Dda. Fátima Martínez Gutiérrez  Profesora de la Universidad San Pablo CEU, Madrid fatima.martinezgutierrez@ ceu.es  Resumen: El presente trabajo contextualiza los retos al que se enfrentan las Facultades de Ciencias de la Información, teniendo en cuenta los nuevos profesionales de la información demandados por los nuevos medios de comunicación, han de ser buenos conocedores de Internet y del nuevo escenario mediático, en una cultura cada vez más digitalizada. Por tanto, urge un cambio en el modelo docente universitario que tenga en consideración las Tecnologías de la Información y de la Comunicación para enseñar el correcto manejo de las redes sociales, blogs, incluso de los nuevos dispositivos electrónicos a las nuevas hornadas de periodistas.  Palabras clave:  docencia, innovación, periodismo, TIC, universidad Abstract:  This paper contextualises the challenges facing the Faculty of Information Science, taking into account new information professionals, demanded by the new media, must be well versed in Internet and new media landscape, in a increasingly digitized culture. Therefore, it urges a change in the university teaching model that takes into consideration the Information Technology and Communication to teach the correct use of social networks, blogs, including new electronic devices to the new generations of journalists.  Keywords: teaching, innovation, journalism, ICT, university Sumario:  1.- Introducción y contexto actual. 2.- Objeto de estudio para una reflexión académica. 3.- Propuesta: nuevos perfiles profesionales para nuevos medios de comunicación. 4.- Método para una propuesta universitaria. 5.- Social Media: el uso de los blogs y de las redes sociales. 6.- Algunas características ciberculturales. 7. Retos para las Facultades de ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 1  
 
 
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  Ciencias de la Información y de la Comunicación. 8. Discusión 9.--Bibliografía.  Summary: 1.- Introduction and current context. 2.- Purpose of study for academic reflection. 3.- Proposal: new profiles for new media. 4.- Method for a proposed university. 5.- Social Media: the use of blogs and social networks. 6.- Some features cybercultural. 7.- Challenges for the Faculty  of Information Sciences and Communication. 8.- Discussion. 9.-Bibliography.     1.- Introducción y contexto actual.  La implementación de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), que suelen redundar en la referencia coloquial de Nuevas Tecnologías, constituyen hoy una de las claves indispensables en el estudio académico. La Sociedad Red (Castells, 2001) ha dado como resultado una sociedad con una capacidad de interacción asombrosa, gracias a una conectividad perpetua (Castells, 2010: 107), incesante y vertiginosa. Se ha recurrido, desde diferentes ámbitos de la comunicación, a la terminología Web 2.0 (O’Reilly , 2004), siempre encendida, always on  (Wolton, 2010), es decir, el de una población conectada permanentemente que es capaz de comunicarse con muchas personas desde cualquier dispositivo electrónico que tenga acceso a Internet. Comunicación de muchos a muchos (Orihuela) que distingue a la población en nativos digitales frente a inmigrantes digitales (Prensky, 2001). Aunque muchos se resisten al cambio; se incrementa el número de entusiastas en este terreno, que abanderan una nueva manera de entender los medios de comunicación y el flujo informativo, siendo conscientes de la actualización continua de conocimientos y de la transmisión rápida, viral e instantánea de la información, específicamente de las noticias y de los acontecimientos de última hora.  “La red de redes” (Castells, 2002), a la que tanto se ha hecho referencia en las últimas dos décadas, comienza a instaurarse a partir del año 1993, aunque es en el año 1989 cuando Berners-Lee da a luz a la World Wide Web, telaraña mundial, comúnmente conocida como Web. Se puede afirmar que la Red inaugura una nueva etapa en la historia de la comunicación, bautizada como “era de la postinformación” (Negroponte, 2000), que ha revolucionado con creces los antiguos paradigmas asentados por los medios de comunicación tradicionales. Las Nuevas Tecnologías significaron la llegada de la Sociedad del Información (Negroponte, 2000). Esta idea, gestada anteriormente por McLuhan por concepto de global village  (aldea global), fue introducida en The Gutenberg galaxy; the making of typographic man en 1962, su primer gran éxito editorial, aunque, en realidad, fue acuñada por P. Wyndham Lewis en su libro America and Cosmic Man (1948) (Almirón y Jarque, 2008: 36).  En consecuencia, las redes de ordenadores y las telecomunicaciones han sabido sacar partido al potencial de la digitalización y el software de código abierto para generar nuevas fórmulas de comunicación interactiva local-global, ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 2  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  a menudo creadas por los propios usuarios de las redes (Benkler, 2006). Internet es el invento que ha sufrido la evolución más rápida de la historia, si se tiene en cuenta que, originariamente, en el año 1969, permitía a los usuarios de una universidad poder comunicarse con equipos de otras universidades (Dans, 2010: 21). Si el teléfono tardó 70 años en convertirse en un medio de comunicación popular, la radio precisó 30, la televisión 15 y la prensa en Internet sólo cuatro o cinco (Parra y Álvarez, 2004: 59). Y finalmente, la irrupción de las redes sociales como estructuras virtuales relativamente recientes, cuya evolución está ligada a los primeros años siglo XXI, han conseguido captar la atención de millones de usuarios, por tanto, no son pocos quienes se plantean a qué es debido este éxito fulgurante. El pasado año, el diario El País, publicaba un artículo titulado Conectados. La era de las redes sociales  donde podían leerse lo siguiente: “El éxito de las redes sociales ha sido fulminante. Los expertos no encuentran ningún otro producto que haya recibido una acogida tan veloz y masiva. Tuenti y Twitter nacieron hace sólo cuatro años; Facebook, seis, y la pionera MySpace hace siete. Hoy, 940 millones de personas las componen en todo el mundo” (2010).  Muchos están siendo los teóricos, investigadores y pensadores que han comenzado a observar y analizar con detenimiento qué funciones están desempeñando los nuevos gadges electrónicos en nuestra sociedad actual con el fin de hallar cuáles son los efectos generados a corto, medio y largo plazo. Parece que nos cuesta atisbar cómo se van a suceder los fenómenos psicosociales provocado por el uso de las redes sociales y por un consumo excesivo en la era de las multipantallas, que Tapscot ha denominado Net Generation . En los últimos años se han orientado numerosas investigaciones hacia las ventajas y las desventajas de esta nueva era digital, de hecho, no son pocos los apocalípticos e integrados que han escrito sobre las luces y las sombras de esta nueva forma comunicativa. La realidad se contabiliza en cifras, más de 500 millones de usuarios en Facebook, más de 200 millones en Twitter y la proliferación continua de blogs (Piscitelli, 2011). Quiere decirse que un amplio sector de la población joven se encuentra fascinado y literalmente seducido por las pantallas del ordenador, en unos casos, del teléfono móvil en otros, y paulatinamente cada vez más, de la tableta (Ipad y similares).  El modus operandi  de la Net Generation  es la interconexión en Red. Los jóvenes dominan muchas de las enormes comunidades virtuales, desde Facebook hasta MySpace, donde millones de jóvenes se socializan y colaboran para hacerlo todo, desde evaluar productos y servicios ofrecidos por empresas hasta ofrecer entretenimiento y servicios propios (Tapscot y Williams, 2007: 81). El impacto de las TIC es de tal envergadura que las personas, los colectivos y las naciones que no dispongan de estos recursos tecnológicos, o no puedan acceder a ellos, se verán relegados del cambio que marcan los nuevos procesos de desarrollo, quedándose al margen de los flujos de ese avance global (Ministerio de Educación y Ciencia, 2007: 11). Se puede hacer referencia en la observancia de este fenómeno a la clasificación de tres tipos de brechas: la digital, la generacional y la cultural. La brecha digital sería aquella que divide a países con mayores posibilidades a la hora de estar conectado a Internet, a causa de su nivel socio-económico-cultural, con ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 3  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  aquellos que están sumidos en dictaduras o se encuentran sin desarrollar. La brecha generacional, que corresponde a aquella que separa a los jóvenes de los no tan jóvenes, y por tanto, menos alfabetizados digitalmente y, por último, la brecha cultural, que pone de manifiesto la necesidad de unos conocimientos informáticos si se desea hacer uso de las nuevas herramientas digitales.  Este cambio paradigmático repercute profundamente en la nueva manera de consumir los medios de comunicación, de recibir la información y de difundir noticias, desde luego, con una mayor capacidad de feedback  entre la ciudadanía, que ha llegado a cuestionar el propio concepto de democracia hacia nuevos términos como ciberdemocracia (Del Rey Morató, 2007). Aunque los modelos de los mass media  tradicionales se mantienen vigentes, sin embargo, se puede asegurar que el poder de la comunicación digital, de la conectividad y de la interactividad virtual está generando expectativas que hasta ahora habían sido consideradas impensables. La retroalimentación continua de contenidos y la multidireccionalidad en la emisión de mensajes, por ejemplo, han sido algunas de las consecuencias más destacadas y evidentes. El paradigma dominante de uno a muchos pasa a convertirse en la comunicación multiplicadora de muchos a muchos. Son muchos los teóricos que aluden a emisores convertidos en receptores y viceversa. Pisani hace referencia a los webactores y muchos otros, ligados al ámbito del marketing, a prosumers  (productores-consumidores de información). Ello sucedió en una seguidilla de equilibrios puntuados, primero con el e-mail, después con las comunidades virtuales, más tarde con la web de la información, y ahora está pasando por cuarta vez consecutiva en 40 años con los webactores, la web semántica revisitada y la web de las cosas (Piscitelli, 2009: 44). Castells escribe sobre audiencia creativa y recuerda las palabras de Tubella et al.:  “Con Internet en casa, el  consumo audiovisual se especializa y diversifica, evolucionando hacia un universo que es multimodal, multicanal y multiplataforma. Las nuevas tecnologías ofrecen mayor flexibilidad y movilidad, por lo que permiten la gestión de cualquier actividad en cualquier lugar. Con la difusión de herramientas que hacen posible la participación en los procesos de producción, edición y distribución de información y contenidos, el consumidor se convierte al mismo tiempo, en creador activo con capacidad para contribuir y compartir múltiples visiones del mundo en el que vive” (Castells, 2001: 187).  A día de hoy, la audiencia actúa, a menudo, como si no existiese ningún otro intermediario distinto de ella misma que, de modo natural, copia las actitudes de los periodistas (Fogel et al., 2007: 159). Aún podemos refrendar la idea de Katz (1959) y de Cohen cuando se referían a que más importante que conocer qué es lo que hacen los medios con las personas, es conocer qué hacen las personas con los medios de comunicación. Esta cita sigue vigente hoy, especialmente, teniendo en cuenta que los medios de comunicación de masas siempre han sido un factor cultural, cada vez más con mayor incidencia en nuestros comportamientos. Hemos llegado a tal punto de conectividad que parece que “la aldea glob al”, tan pregonada por McLuhan, que comenzó siendo una realidad con la popularización de la televisión, ahora está en mayor auge ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 4  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  que nunca con el uso de los ordenadores y una conexión a Internet fácil, rápida y gratuita.  La pantalla del ordena dor ha pasado a ser ahora nuestra “ventana al mundo”, que parece restarle protagonismo a la televisión, especialmente, entre la juventud. Se tardaron 13 años en alcanzar los primeros 50 millones de televidentes, en menos de la mitad de tiempo, el conjunto de usuarios registrados en redes sociales ha superado los 500 millones (Redondo, 2010: 13). Por tanto, según se ha estimado, alrededor del 25% de la población mundial dispone de conexión a Internet y en torno a un 5% más tiene acceso a la red exclusivamente a través del móvil. Los países con una mayor penetración de Internet tienen del orden del 75 al 80% de su población conectada, afirma Dans y agrega que en estos países está aumentando el uso de Internet para la distribución de todo tipo de información y crece también la actividad colaborativa en la red (Dans, 2010: 9).  2.- Objeto de estudio para una reflexión académica.  Los vaivenes que está teniendo el conglomerado de medios, obliga a buscar nuevos formatos informativos. Pero estos nuevos formatos deben ser proporcionados por especialistas en la materia, por profesionales de la información, es decir, por periodistas que, en principio, deben asumir sus nuevos roles y segundo, deben adquirir una formación adecuada para estos nuevos medios a través de cursos de reciclaje, situación que puede hacer que dichos profesionales vuelvan a la universidad. Salaverría (2007) lo argumenta en el siguiente párraf.  “La maraña de contenidos que supone Internet para cualquier usuario inexperto reclama profesionales especializados en crear pero también en analizar y jerarquizar la información. Por eso, uno de los cambios principales consistirá probablemente en mudar el modelo tradicional de enseñanza, consistente en formar a los futuros periodistas en destrezas profesionales dirigidas a enfrentar la escasez de información, hacia otro modelo en el que se forme a los periodistas para enfrentarse a la superabundancia de información” (García, 2007: 67).  Los periodistas deben formarse para realizar tareas que en otros tiempos hubiera sido impensable. Pero los datos y las informaciones que obliga a un reciclaje “forzoso” son contundentes. Un artículo publicado en la revista Le Monde Diplomatique en 2005, en donde se analiza la crisis que los medios de comunicación vienen sufriendo, se desprende que a nivel mundial, existe un 2% de lectores de prensa (impresa) menos cada año. Otro informe indica que los jóvenes pasan más tiempo con el ordenador que viendo la televisión. Bill Gates, afirmó en la Cumbre de Davos de 2007, que “primer o fue la informática y las telecomunicaciones lo que originó la expansión de las redes y uso de aplicaciones telemáticas. Ahora la convergencia entre la televisión tradicional e Internet, se producirá en un periodo de cinco años”.    
ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 5  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  La gran incógnita que nos surge ante este panorama es: ¿Se está formando adecuadamente a los estudiantes en las facultades que les permita dominar la parcela del periodismo y comunicación de este milenio? Seguramente que muchos tienen una respuesta: No.  A todo esto se suma que las TIC, al impactar en el corazón de los medios y el periodismo, las convierten en “desarrollos devastadores” (Chunka Mui, 2000). Estos desarrollos devastadores cambian el panorama de los medios y transforman o crean nuevos modelos informativos, en donde la convergencia de medios es el paradigma predominante. Pero esta transformación no sólo afecta la estructura e infraestructura de los medios, sino, y más importante, afecta a la propia concepción del periodismo, a su esencia informativa y, por consiguiente, a los profesionales de la información. La función y el entorno específico en el que se desarrolla cada uno de estos nuevos perfiles son materia de estudio, análisis, investigación, seguimiento y evolución llevado por diversos grupos de investigación de la Universidad Complutense, junto a investigadores internacionales, como: Red CIBER, Proyecto Cybermedia o el grupo de innovación Webdocencia.  Según informe Universitic 1  2010, que analiza la evolución de las TIC en el Sistema Universitario Español (SUE) muestra cómo las universidades siguen implantando las nuevas tecnologías como apoyo a la docencia, ya que el 90% de las universidades tiene o está desarrollando un plan de renovación continua y periódica de la infraestructura tecnológica. El estudio señala que en España las TIC están adecuadamente establecidas en el ámbito de la docencia ya que el porcentaje de ordenadores por persona ha pasado del 45% en 2006 al 62% en 2010 (hoy día hay 13 estudiantes por ordenador); el 64% de las aulas cuenta con proyectores multimedia; el 86% de las clases dispone de conexión inalámbrica a Internet (era de sólo un 54% en 2006); y el porcentaje de profesores que emplean plataformas virtuales como Moodle o Ekasi se ha duplicado en cinco años (del 40% al 80%) mientras que el de estudiantes ha pasado del 63% al 90% (Meso et al., 2010).  “De cara al siglo XXI, la profesión del comunicador social se ha convertido en una mezcla de muchas tintas: por un lado el periodismo impreso coexiste con el audiovisual y, por el otro, toma fuerza el medio digital que une la tradicional prensa, radio y televisión con un mundo donde los átomos y los dígitos permiten la interactividad, la inmediatez, la consulta a base de datos, la compra desde el anuncio y otras muchas opciones que exigen del periodista unos cimientos formativos sólidos para cumplir con el nuevo rol” (Villalobos y Montiel, 2005).  3.- Propuesta: nuevos perfiles profesionales para nuevos medios de comunicación.                                                   1  Han participado 60 universidades que suponen un 93,7% de los estudiantes universitarios españoles. El informe también incluye esta vez un apartado con la evolución de las TIC en el SUE entre el 2006 y el 2010.  ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 6  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  Internet afecta y cambia la dicotomía entre sociedad e información e impacta de lleno en el Periodismo y la Comunicación. Cambia la forma y los contenidos y el modo de acceso a estos, por lo que medios y profesionales son los más afectados por estos cambios. De ahí que, una primera cuestión consiste en superar las barreras tecnológicas en su uso y concepto, principalmente éste último, ya que muchos medios están impregnándose de una cibercultura en sus redacciones. El objetivo es buscar caminos que eviten los ERE (Expediente de Regulación de Empleo) que se producen en las empresas informativas. Cada vez más empresas piden a los periodistas que, además de periodistas, deban ser digitales. Eso significa que los profesionales deben entrar en una dinámica de aprender a aprender, aunque antes, quizás, deban aprender a desaprender. Por tanto, el reciclaje se convierte en algo esencial y prioritario.  Las TIC se han consolidado en los medios, en el periodismo y en la sociedad. No adaptarnos a los nuevos entornos, desde una perspectiva periodística profesional puede suponer perder oportunidades de desarrollo laboral. En este contexto, la labor de las universidades, instituciones y organizaciones profesionales pasa por diseñar una serie de estrategias que redunden en una alfabetización digital para los diferentes colectivos profesionales, con mayor incidencia en el periodismo.  La demanda de profesionales para los medios digitales exige una formación con nuevos perfiles para la realidad actual de la industria periodística.  Tal necesidad es apremiante, razón por la cual, las propias empresas periodísticas elaboran planes de formación interna. Más aun, los medios de comunicación más importantes, en connivencia con centros oficiales de estudios, crean escuelas de Periodismo en donde imparten cursos de postgrado formando profesionales para los nuevos medios. En España, iniciativas de periódicos como El País, ABC y el diario El Mundo son solo una pequeña muestra de ello.   El desarrollo de numerosos nuevos proyectos sobre entornos de la red, promovidos por algunos medios digitales españoles, desde la perspectiva de la formación, hace que los demás se lancen a realizar nuevas iniciativa a fin de no perder el tren de la competitividad. La idea lanzada por algunos medios, no hace sino realzar la importancia que se tiene que la formación de profesionales en todos los campos del conocimiento, incluido el periodismo, debe hacerse desde una óptica dicotómica y yuxtapuesta entre universidad y empresa.  La incursión de los medios sociales (basados, principalmente, en las redes sociales y el microblogging y representados por Facebook, MySpace, Twitter, Flickr, etc.) en el desarrollo del periodismo, supone una reconfiguración de los modelos informativos y profesionales conocidos en el periodismo tradicional. Ante el avance de las tecnologías que crean nuevos perfiles, los medios se resisten, pero nada puede parar el cambio de paradigma en la comunicación. Por ejemplo, desde la perspectiva de los medios tradicionales y de los nuevos medios, los blogs y las redes sociales en Internet se han constituido en un fenómeno de masas cada vez más importante que interesa conocer y explotar. Por tanto, interesa analizar las nuevas formas de comunicación y de negocio que subyacen en las redes, formar a los nuevos perfiles profesionales que se ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 7  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  necesitan para esta nueva audiencia, y estudiar si los medios deben crear redes o adaptarse a los nuevos entornos de donde emerge un nuevo periodismo basado en la participación.  Asistimos a un panorama en donde la convergencia ha dado lugar a una participación activa del lector, quien interactúa con el medio a través de los comentarios de las noticias. Más aún, los usuarios tienen acceso al interior de las noticias. El diario El País, en palabras de Mario Tascón (2005), recibe más de 10.000 mensajes cada día laborable. Los accesos se producen por la “puerta trasera” o “lateral” de la noticia y no por el titular del artículo y menos por la portada del medio, lo que obliga a estudiar y diseñar estrategias para llegar a los usuarios. De esta forma, estudiar el comportamiento de los usuarios puede dar lugar a la creación de un nuevo entorno laboral o profesional que engloba a un perfil como responsable de monitorización de acceso a la noticia.   
 
 4.- Método para una propuesta universitaria.  Los periodistas deben saber trabajar con herramientas para la web como el lenguaje HTML básico, concienciarse de la importancia de la terminología tecnológica y saber utilizar algún programa de diseño y edición web como Dreamweaver o FrontPage. A juicio de Grimm, está bien preferir los ordenadores (computadoras) Mac, pero hay que familiarizarse con los PC ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 8  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  (personal computer) y estar seguro de que el trabajo que se haga pueda ser visto en cualquier plataforma o navegador.  Al margen de todos estos conocimientos, los periodistas deben pensar más allá de la web y saber cómo transmitir información a través de reproductores MP3 y teléfonos móviles (celulares). Y más aun, como señalan algunos expertos, los periodistas no deben pasar por alto la importancia de contar con fuertes habilidades en materia de criterio noticioso, ética y narración. Lo importante, al margen de las herramientas tecnológicas, es hacer buen periodismo. Es decir, contar historias y, contarlas bien, sigue siendo el objetivo del ejercicio periodístico, independientemente del medio o formato.  En este contexto, Crovi (2002), en sus investigaciones sobre el uso de las TIC en los medios, afirma que actualmente, buena parte de los periodistas ejercen su profesión en empresas integradas en enormes conglomerados, oligopolios en algunos casos, desde donde se cubre igual la información radiofónica que la televisiva, la impresa o los portales en Internet. Las TIC se han posicionado como eje troncal en las empresas periodísticas y sabemos que la rapidez para adaptarse a los cambios es una de las claves para hacer frente a la revolución de las comunicaciones, algo de lo que adolecen la mayoría de las empresas y gran parte de las universidades donde se enseña periodismo.  En lo que respecta a los periodistas que vienen trabajando en los medios, y en un aspecto más sociológico, miran con nostalgia las luces del otrora cuarto poder. Son pocos los profesionales que parecen demostrar una apertura mental, un cambio de cultura que exige la época turbulenta que ha tocado vivir en el presente, en el que aun se están definiendo y construyendo las bases para el futuro del periodismo. Para los profesionales, la crisis económica ha empujado a los grandes medios de comunicación a optar por la salida más cómoda: los despidos masivos, las prejubilaciones incentivadas y no incentivadas, sin que nadie pueda asegurar que eso sea la estrategia adecuada para conseguir la pervivencia del medio y, por consiguiente, del periodismo. Lo que sí está claro es que las empresas se están deshaciendo de sus activos intelectuales y eso puede acarrearles consecuencias.  La revolución tecnológica (además de la financiera) es una de las causas que genera la crisis que viven los medios en la actualidad. Y, junto con los medios, los profesionales que trabajan en ellos. Pero, muchos especialistas coinciden en que la revolución digital es imparable e innegable y que no nos queda más remedio que adaptar la profesión, y sobre todo, adaptar la etapa formativa con nuevos contenidos que está dando lugar a la emergencia de nuevos perfiles profesionales.  Desde la Universidad, los docentes afrontan un difícil reto ante una nueva generación que quiere aprender por vías no tradicionales y siempre empleando Nuevas Tecnologías. El ordenador (computadora), Internet y otras tecnologías emergentes propician la actividad independiente, la observación, análisis, exploración y búsqueda; la comparación, organización y clasificación; la toma
ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 9  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  de decisiones y el procesamiento de la información. Pero cómo satisfacerlo todo, más aún, cómo formar y enseñar todo esto.  El conocimiento de las tecnologías y de los recursos, herramientas proporcionadas por Internet a través de la web, obliga a utilizar cada vez más el término “ciber”, tratando de relacionar las tecnologías de la información con áreas y disciplinas del conocimiento, como ciberperiodismo, ciberaprendizajes, ciberespacio, etc. Las TIC ha provocado cambios tan drásticos en periodos de tiempo tan breves que lleva a muchos a plantearse que más que una época de cambios, empezamos a vivir un cambio de época, una nueva época social. Aunque esperado, este acontecimiento de cambio de época, sorprende por la rapidez con que se ha introducido prácticamente en todos los ámbitos y aspectos en la vida de la sociedad contemporánea (Flores, 2007).  A esto se suma que la globalización continúa in crescendo  alimentada, en parte, por las condiciones que propician las TIC para la comunicación y el intercambio sin fronteras, sin espacio, ni tiempo. En este entorno nace, crece, se desarrolla y se educa la Net Generation , una generación influida por la presencia cada vez mayor de las TIC. La telemática, con el ordenador e Internet como bandera, es responsable en gran medida de un cambio de percepción de la realidad, fundamentalmente entre jóvenes en pleno desarrollo universitario. Cada vez son más los expertos que afirman que la era de la información, impacta en mayor medida a los medios y al ejercicio del periodismo, trastocando la forma en cómo se presentan las noticias, motivo por el cual, se buscan nuevos caminos, nuevas estrategias que permitan “enganchar” a la nueva audiencia.   En este contexto, los medios viven sus propios cambios y transformaciones que Fidler llamó Mediamorfosis . En la actualidad, estas transformaciones se dan también en los contenidos de información lo que conlleva a la elucubración de un proceso similar que definimos como Infomorfosis . La infomorfosis es el cambio y transformación de la forma como se crea, se procesa y se produce la noticia o información, y que conlleva a la interactuación con el usuario o lector. Y, sobre el contexto de la infomorfosis es que deben recaer los planes formativos de los nuevos perfiles profesionales.  5.- Social Media: el uso de blogs y de las redes sociales  Actualmente, hablar de blogs y redes sociales es hablar de herramientas y recursos que se han consolidado en Internet, referidos a un nuevo concepto, los Social Media o los medios de comunicación sociales. Antes, debemos dejar claro que los blogs y redes sociales constituyen la cara visible de lo que desde 2005, ha venido en llamarse web 2.0. Sin lugar a dudas, existe una idea que subyace por encima de todas las demás que es la denominada Web 2.0 o Web Social. En concreto, el término Web 2.0 se adjudica erróneamente a Tim O’Reilly, pero en realidad se debe al término al que hi zo alusión Darcy DiNucci en un artículo en el año 1999, cuando hacía referencia al cambio sufrido por la Web. Sin embargo, es a partir del año 2004 cuando O’Reilly lo populariza con una fuerte repercusión al impartir la primera conferencia 2.0 (De Haro, 2010: ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 10  
Actas III Congreso Internacional Latina de Comunicación Social III CILCS Universidad de La Laguna, diciembre 2011  24). La Web 2.0 es la evolución a la Web 1.0, que se limitaba a mostrar la información pero que no proporcionaba tantas posibilidades al usuario a la hora de participar y colaborar en los contenidos digitales que se publicaban en línea.   Estos elementos están presentes en todos los estratos de la sociedad y también como aspectos divulgativos en las disciplinas del conocimiento. De ahí su uso, por un lado, empírico, natural, sin problemas de aprendizaje, por parte de los llamados nativos digitales (Prensky, 2001) y por otro, su uso como herramienta de conocimiento científico, por su característica divulgativa, de aprendizaje, y sobre todo, de comunicación. Por ejemplo, los estudiantes en general, al llegar a la universidad son, por excelencia, hábiles usuarios de este tipo de herramientas, puesto que disponen, cada vez, con mayor presencia, de smartphones  (teléfonos móviles con conexión a Internet), laptos  (ordenadores portátiles) y tabletas electrónicas (Ipad o similares).  La evolución de los blogs y de las redes sociales, utilizadas en el contexto de los medios de comunicación, demanda unos tipos de perfiles profesionales cada vez más específicos. Los grandes medios de comunicación, a escala global, intentan adaptarse o enfrentarse a esta revolución mediática. Son medios que han arriesgado sus inversiones lo que les ha convertido en abanderados de dicha revolución. Como consecuencia de esta adaptación, los medios convergen hacia la nueva esfera digital y, da como resultado la emergencia de nuevos perfiles profesionales como ya surgiera en los últimos años de la década de los noventa.   Diferentes perfiles profesionales son descritos y analizados por expertos y estudiosos en la evolución del periodismo, hecho que demuestra cómo los medios de comunicación se están adaptando a los nuevos entornos, ya que si no lo hacen corren el riesgo de desaparecer del espacio mediático. La información está pasando de estar impresa en papel de periódico a convertirse claramente en un producto bit. Es decir, que carece de naturaleza física como tal, y al reducirlo a sus componentes más primigenios, da lugar a ceros y unos encadenados de tal manera que lo dotan de sentido (Dans, 2010: 67). Particularmente por la Red, agrega Dans, los bits se transportan de manera inmediata, mientras que los átomos no son susceptibles de pasar a través de los cables y precisan de algún tipo de operador logístico para moverse de un sitio a otro (Dans, 2010: 67). En consecuencia, la información que siempre ha resultado ser un ente intangible, acentúa su intangibilidad cuando se digitaliza y no sólo eso, sino que evoluciona velozmente al caracterizarse por una continua actualización. Escobar de la Serna advierte que la aportación de los nuevos medios no es el retorno de la civilización de la imagen a la civilización del libro, sino la consagración de la civilización del número (Escobar de la Serna, 1991: 31).  Desde el punto de vista tecnológico, las redes de comunicación, las redes de ordenadores y las redes de radio y televisión convergieron gracias a las redes digitales, las nuevas tecnologías de transmisión y almacenamiento de datos, en particular la fibra óptica, las comunicaciones por satélite y el software avanzado
ISBN: 978-84-939337-6-0 / D.L.: TF: 1.111-2011  Página 11  
Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin