La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres
Télécharger Lire

"Se ha llegado al punto en que la mentira suena como verdad, y la ...

De
5 pages

CULTURA & POLÍTICA @ CIBERESPACIO. 1er Congreso ONLINE del Observatorio para la. CiberSociedad. Comunicaciones – Grupo 4. Cibercultura, Gestión ...

Publié par :
Ajouté le : 16 avril 2012
Lecture(s) : 48
Signaler un abus
CULTURA & POLÍTICA @ CIBERESPACIO 1er Congreso ONLINE del Observatorio para la CiberSociedad Comunicaciones – Grupo 4 Cibercultura, Gestión y Políticas Culturales Coordinación: Guillem Mundet (editgm@bsab.com)http://cibersociedad.rediris.es/congresoArte en red. El net-artista como agente social Clara Gari clara.coclea@eresmas.netEl arte y la creación contemporáneas han dado en los últimos 30 años un giro de 180 grados. Después de pasar, en la primera mitad del siglo XX de la estética a la revulsión social, el arte se dirige desde hace un tiempo hacia la creación de instrumentos, de piezas interactivas, de herramientas de crecimiento personal y de goce, en las que desaparecen paulatinamente los conceptos de autoría y la importancia de creador y de producto a favor de la importancia del usuario y del proceso. En este nuevo paradigma del arte, los artistas que trabajan en, para y con la red tienen mucho que decir y estan haciendo avances realmente interesantes y estimulantes. Arte y educación contínua Hasta hace muy poco tiempo educación escolar nunca había sido exclusiva en proporcionar al individuo los conocimientos necesarios para afrontar la vida en sociedad. La familia, el taller, el entorno laboral, el pueblo , la calle o el barrio, completaban en otros tiempos la formación de la escuela. A lo largo del siglo XX la escuela fue ganando protagonismo tanto en su papel protagonista en la educación de los individuos como en el número de éstos que eran escolarizados, hasta alcanzar el primer lugar y más adelante, la casi exclusividad de la formación integral de los sujetos. En las últimas décadas del siglo pasado, sin embargo, la crisis de la formación escolar no ha hecho sino agravarse: la escuela ha dejado de ser el lugar privilegiado de la formación y de la información y el período de escolar es solamente un momento entre los muchos, a lo largo de la vida del sujeto , en los que la formación es deseable o necesaria. Hemos descubierto un universo en constante cambio y nos cabe ahora aprender no las cosas como son sino las cosas tal y como "estan siendo" por lo que la idea de conocer el mundo de una vez por todas se ha quedado obsoleta.
õ:L,ÿ-S?ÁÎ˙j([ˆ³^N­æ»{ÑYÿ˜"Î÷yë/ì·tÖ@”*£a'u}ÏçB–n-¦t" style="top:401px;left:767px;width:188px;height:25px;">
La escuela, pero también la ciudad, el trabajo, y por supuesto la red cibernética deben proporcionar a los ciudadanos los instrumentos necesarios para hacerse individual y colectivamente con la información que cada cual desea y necesita. Si se consiguiera este objetivo -del que aún está lejos-, las políticas e infraestructuras culturales deberían servir a la sociedad, durante toda la vida de los individuos como fuentes de información y formación constante. Esto cambiaría completamente la manera de entender el "suministro" de la cultura: el público pasa a ser usuario y por lo tanto el arte y la cultura tienen necesariamente que ofrecerse en otros contextos. Resulta obvia la importancia de la comunicación, de la interacción y del intercambio de saberes a través de la red en este nuevo panorama mundial. El net-artista como agente social El arte es una de las formas culturales que por sus características de lenguaje permite ciertos "saltos" en la comprensión del mundo. El descubrimiento y la comprensión de una forma cualquiera de arte produce una intensa alegria un gran placer, en la medida en la que uno siente a menudo que ha roto la cadena secuencial, que ha saltado fuera del sistema. La comunicación en arte no depende exclusivamente de conocimientos enciclopédicos o racionales. El arte puede aportar en el mundo contemporáneo, algunas claves de comprensión que no son posibles desde otras ópticas. Sin embargo para que el arte sea un instrumento eficaz en la sociedad contemporánea, es muy importante el salto del artista como “genio creador” de admirables obras al artista como vehículo, como catalizador de energías colectivas, como agente social, incluso como instrumento de articulación democrática del disentimiento. Las sociedades contemporáneas han de evolucionar cada vez más hacia una estructura por un lado diversa y tolerante y por otro capaz de generar en su propio seno y si es posible de manera no traumática o violenta su propia autocrítica. Esto es algo que a menudo han hecho algunasélites (intelectuales, religiosas, empresariales o militares). Dentro de una democracia evolucionada, son los grandes grupos sociales los que deben generar oposición. Es deber de las instituciones cultivar un clima abierto y crítico que permita el desarrollo de esas autocríticas si se quiere tender hacia sociedades que evolucionen menos traumaticamente o que reaccionen con mayor rapidez a los cambios que exigen adaptación y flexibilidad. Vivimos momentos de profunda transformación, incertidumbre y cambios inmensos, de desplazamientos globales y masivos. Tiempos en los que la globalización mundial de la economía y el fantasma de la homogeneización cultural nos ofrecen infinitas posibilidades e infinitas trampas a la vez. Son momentos en los que parece como si fuéramos simples espectadores, como si no tuviéramos el protagonismo de todos estos procesos que afectan a la transformación estructural de todos los órdenes de nuestra vida. Como si las cosas ocurrieran por inercia ante nuestros ojos y como si hubiera también desaparecido nuestra responsabilidad moral ante la sociedad y ante la historia. Más que nunca es necesario resistir a la presión de este espejismo alimentado por las teorías del fin de la historia, del escepticismo postmoderno yde la muerte de las ideologías
Por ello más que nunca es imprescindible el imperativo ético de salvar la responsabilidad política de los sujetos y de defender desde ese lugar la responsabilidad social de los mismos. El net-art no es solamente una gran promesa, un medio idóneo para la eclosión de estas nuevas formas de comunicación colectiva: está ya siendo una realidad en la medida que muchos colectivos de creadores han iniciado ya sus proyectos en la red y los están llevando a cabo de un modo totalmente distinto al que es habitual en el mundo del arte tradiocional: de modo interactivo, en equipo, lejos de la idea de estética que nos era familiar y muy sensibles al concepto de comunicación. La creación en la red no es la única que ha seguido este camino. Hay muchas formas del arte contemporáneo que han evolucionado hacia un compromiso de este tipo: fuertes cruces del arte y la política y también una revisión constante de la propia razón de ser: todo arte genuino es una visión del mundo que se cuestiona constantemente. Las estrategias de algunos artistas, mejor aún que sus obras, pueden aportar algunos elementos clave a la vida cultural de los ciudadanos. El arte experimental posee como la ciencia un factor de perpetuo autocuestionamiento. Pero mientras la ciencia habla un lenguaje intextrincable para los no iniciados, el arte en cambio es a menudo legible desde muchos registros distintos. En el caso de la cultura y el arte ello significa que somos aun responsables de un uso de la cultura que no esté condenado a la subsidiariedad permanente: control ideológico, cohesión social, políticas de empleo, reconversión económica, armonía territorial o cualquier otra función. Con la misma intensidad que la cultura y más concretamente el arte reclaman un papel activo en tales estrategias, deben tener también su lugar y su valor por sí mismas, en el desarrollo integral de los individuos. Las prácticas culturales vinculadas en última instancia al ejecicio del pensamiento, tienen una responsabilidad última de la que nunca podrán abdicar. Por otra parte es característica de nuestra época la dispersión total de los movimientos de resistencia y rebelión. Hay que entender pues que una alternativa al poder globalizador y unificador que nos amenaza, tiene que saber reunir toda esta dispersión, pero sin anularla, respetándola. Sea cual sea la definición del módulo que los interconecte, la efectividad de cualquier proyecto radical hoy dia tendrá que respetar y programar incluso esa misma dispersión de las luchas multiplicadas del poder, los ejercicios de la dominación irreductibles a la formulación de un panorama unívoco o bipolar. Una práctica política contemporánea que merezca el título de innovadora pasa necesariamente por esta multiplicación de los escenarios de intervención. Este es el punto de encuentro del arte y de los artistas con las instituciones artísticas y los gestores culturales: sometida a la tensión de una dialéctica negativa la del arte es una práctica necesariamente enfrentada al conocimiento crítico y a la revisión constante de su propia dimensión institucional. Algunos “puntos calientes” del net art El net art tiene sus “puntos calientes” a través de los cuales contribuye al desarrollo de la red y a este nuevo intercambio de saberes a escala mundial: 1.Voluntad colectiva
los equipos que hoy día trabajan en ciberproyectos tienen una clara voluntad colectiva. El artista ha renunciado definitivamente a su protagonismo individual y no solamente porque el alcance de su proyecto necesite de colaboraciones ajenas (músicos, fotógrafos, programadores). Incluso cuando un solo individuo es capaz de mantener por si mismo todo el peso del ciberproyecto, es muy frecuente que la idiosincrasia del mismo incluya la colaboración de los demás. En este sentido el creador se confunde poco a poco con el coordinador, el editor o el crítico, en un nuevo papel, más rico, que abarca algunas de las características más importantes de todos ellos. Es por ejemplo el caso del netartista británico Stanza, responsable, junto a sus proyectos personales, de la página http://www. soundtoys.net en la que se albergan trabajos experimentales de sonido recogidos por la convocatoria del autor, clasificados y comentados con extraordinario rigor. 2. Voluntadinteractiva Como verdaderos ciberproyectos, los proyectos en red tienen casi siempre presenta la importancia de la interactividad. El espectador ha desaparecido dejando su lugar al usuario. Los proyectos son más o menos hábiles en vehicular la interacción y en hacer de ella algo esencial o un simple ornamento, pero en todo caso la voluntad está siempre presente. La interactividad de los proyectos abarca desde el diseño y los sistemas de acceder voluntaria o azarosamente a diferentes lugares del sitio web hasta la transformación constante del propio proyecto que en muchos casos no existiría sin esa colaboración colectiva. La interactividad es esencial en los proyectos de arte en la red porque con su eficacia distancia definitivamente estos proyectos de cualquier creación artística precedente y también porque presupone un público inédito –por lo menos de manera explícita- en el mundo del arte contemporáneo. Martin Heiddegger había dicho “el hombre es el Guardián del Arte” comprendiendo que incluso para las formas tradicionales como la pintura o la escultura, nada queda del potencial artístico sin los sujetos capaces de interiorizarlas y comprenderlas. En realidad el net art no hace sino llevar esta idea a sus últimas consecuencias, permitiendo que la acción del espectador, transformado en usuario, interrumpa la estabilidad temporal del objeto y convirtiendo al sujeto en motor permanente del proceso artístico. Algo que nos lleva de nuevo al tema de la autoría , al cuestionamiento de la idea y a todo un horizonte de nuevas perspectivas. 3.- Voluntad socialel net artista no quiere un arte de minorías ni un arte para un reducido grupo de amistades. Esto le diferencia esencialmente de los movimientos más radicales de las vanguardias del siglo pasado. Sabe que es el momento de interactuar con la sociedad, que la red es un gran campo de intercambios, y que en ella, su papel es transmitir, dinamizar, articular, vehicular. Su trabajo se aleja de la inqueitud estética a la misma velocidad que se aproxima a las diversidades, al disentimiento, al intercambio, a la fascinación de los ecos y de los espejos del mundo. El net artista busca sobre todo su papel de agente social y su lugar en el contexto de la cibersociedad a la que ofrece su investigación como un ejemplo de flexibilidad y de dinamismo. No siendo un político, ni un programador, ni un gestor, ni un científico, ni un maestro, el artista se permite a si mismo tomar, de estas profesiones , las características que mejor se adecuan a cada proyecto y utilizarlas en un contexto distinto en el que no hay una dictadura de los resultados inmediatos.
En este sentido el trabajo el net artista puede aparecer como algo extraño, sin norte, poco eficaz, algo que no se sabe para qué sirve pero por otra parte, algo que dada su voluntad de permanecer presente, con los pies bien firmes en el mundo, aporta a menudo lo que ninguna de estas profesiones puede aportar. Las páginas de colectivos como platoniq (http://www.platoniq.org) o superflex (http://www.superflex.org) son, entre muchísimas otras,ilustrativas de esta voluntad de estar presentes en el mundo. Platoniq es una plataforma independiente para la producción y difusión de audiovisuales que busca conexiones entre la www y el espacio público. Su trabajo incluye la selección de contenidos audiovisuales y musicales en un contexto cultural de intersección entre la formación y la información, el ocio y el entertainment. También se dedican a la creación de software de uso público. Están más interesados por estos objetivos que por realizar productos de expresión personal. Por otra parte, buena cantidad de su producción consiste en contenidos documentales para la televisión así como música electrónica y experimental para la radio en internet. Las estrategias y los contenidos del colectivo ponen en primer plano la realidad del mundo de tal modo que las sociedades se transforman en el tema espectacular (y especular) de si mismas al mismo tiempo que los públicos devienen usuarios. En muchos casos la tecnología puede ser entendida por los artistas como un foro de debate que permite el intercambio de ideas y puntos de vista. Este es el campo de acción del colectivo danés Superflexhttp://www.superflex.dkintegrado por tres artistas, Bjørnstjerne Christiansen, Jacob Fenger y Rasmus Nielsen. La discusión, entendida como una forma de estimular un pensamiento diferente, es esencial en su proceso de trabajo. Su proyectoKarlskrona 2consiste en la creación de una copia digital de la ciudad de Karlskrona, en Suecia, accesible a los habitantes de la ciudad vía Internet. En esta representación virtual de Karlskrona, susciudadanos pueden encontrarse (virtualmente) e interactuar y decidir o proponer cambios urbanísticos o de funcionamiento. De este modo, las jerarquías de poder se alteran y se refuerza la idea de comunidad, al tiempo que Internet potencia su capacidad de "canal local" por encima de la noción de comunicación global que lo caracteriza. Superchannel, diseñado por Superflex y por el programador Sean Treadway, es un “instrumento” para intercambiar conocimiento e ideas. Estesoftware on-liney multimedia ofrece a los grupos e individuos interesados la oportunidad de emitir en directo vía Internet. El usuario se convierte así de mero consumidor, en productor y distribuidor, pudiendo utilizar este canal televisió vía Internet como instrumento de comunicación con el que intercambiar informaciones y puntos de vista, de tal manera que Superchannel está completamente al servicio de los intereses y necesidades de sus usuarios. Estos dos casos, escogidos entre decenas de propuestas , son suficientes para señalar por donde puede ir el camino de una nueva forma de entender las artes y de nuevas funciones y papeles para el artista en el futuro. Catalizador, dinamizador, coordinador, el artista puede permitirse el uso simultáneo y libre de conocimientos científicos, técnicos, políticos, sociológicos, religiosos, sanitarios o legales;: que habitualmente están restringidos a campos de acción muy precisos y que son utilizados con arreglo a estrategias propias de cada especialidad. El artista se otorga a si mismo la posibilidad de dar esos saltos fuera del sistema que pueden permitir a las disciplinas fusionarse entre si y alcanzar nuevos objetivos: la visibilidad de las masas, la huida del pensamiento único , el imperio de la economía de mercado, la organización no violenta del disentimiento civil o una forma radical de rechazo a la cultura del miedo y de la sumisión totalizadora. Es, quizá , la mejor revisión del rol del arte que se ha producido en los últimos años.
Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin