La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres
Télécharger Lire

y nunca este grupo parlamentario la ha violentado

De
7 pages

INTERVENCIÓN DEL PORTAVOZ DE CIU EN EL CONGRESO. DE LOS DIPUTADOS, JOSEP A. DURAN I LLEIDA, EN LA. COMISIÓN CONSTITUCIONAL EN ...

Publié par :
Ajouté le : 17 avril 2012
Lecture(s) : 0
Signaler un abus
INTERVENCIÓN DEL PORTAVOZ DE CIU EN EL CONGRESO
DE LOS DIPUTADOS, JOSEP A. DURAN I LLEIDA, EN LA
COMISIÓN CONSTITUCIONAL EN LA DESIGNACIÓN DE LA
PONENCIA DE LA PROPUESTA DE REFORMA DEL ESTATUTO
DE CATALUNYA
(Madrid, 6 de febrero de 2006)
Estamos en el inicio de la típica discusión parlamentaria, más allá del
debate de admisión del proyecto de Ley procedente del Parlamento de
Catalunya, en torno a ella, en nombre del Grupo Parlamentario de CiU,
quisiera aportar algunas reflexiones en el marco de esta Comisión
Mixta en su primera de las reuniones.
Recordar en primer lugar, hablo en nombre del Grupo Parlamentario
integrado
por
dos
fuerzas
políticas
que
una
de
ellas,
y
consecuentemente es patrimonio de ambas, también ha tenido la
fortuna y el honor histórico de estar en los tres debates parlamentarios
en torno a los tres proyectos de Estatuto de Autonomía que Catalunya
ha tenido a lo largo de este siglo. Tarea no fácil en la medida que el
sistema electoral de la época más bien favorecía la creación de
bloques y por tanto la bipolarización de la situación política que
después tan malos resultados provocó en el conjunto de la sociedad.
También realizo esta referencia histórica en la medida que nos permite
asimismo tener una perspectiva de lo que ha significado en otras
ocasiones, y no siempre siendo CiU fuerza política mayoritaria en
Catalunya, ni por supuesto en la II República, ni por supuesto tampoco
en los inicios de la Transición, y en cualquier caso lo que dio luz al
segundo de los Estatutos, el actualmente vigente, también esa
experiencia nos sirve para recordar que nunca, en ningún caso en las
Cortes españolas se aprobó el proyecto de Estatuto que en su día
aprobaron los parlamentarios de Catalunya, hasta el extremo de que el
representante del partido que tengo honor de poder presidir hoy, y por
tanto insisto que ello es patrimonio de la federación de Convergència i
Unió, fue expulsado precisamente por defender tesis contrarias al
grupo mayoritario de la época ERC en el debate estatutario de la II
República, me refiero a Manuel Carrasco i Formiguera. Por tanto hay la
experiencia histórica al respecto, y de que nunca en esta Cámara se
aprobaron los proyectos inicialmente emanados del Parlamento de
Catalunya también puedo, en nombre de CiU, hacer referencia a ello.
Es cierto señor Presidente, se ha evocado por otros miembros de esta
Comisión Mixta que existen pactos previos entre algunas fuerzas
parlamentarias de esta Cámara. Eso ni resta autoridad al sistema
parlamentario, ni por supuesto a las enmiendas presentadas por otros
grupos, ese es un procedimiento habitual, nada de opacidad. Nuestro
federación, coalición, nuestro grupo parlamentario ha asistido en
numerosas ocasiones, sea con un Gobierno del PSOE, sea con un
Gobierno del PP, ha discusiones, debates previos, donde se pactaron
enmiendas a cualquiera de los proyectos que a lo largo de los años
que no contaron con mayoría absoluta se discutieron en esta Cámara.
Por lo tanto insisto, procedimiento habitual que en nada resta de
autoridad al sistema parlamentario, ni nada resta de autoridad a las
enmiendas presentadas por otros grupos no presentes en esta
Cámara.
Por otra parte, entiende este Grupo Parlamentario que si alguien
realmente no quiere formar parte de lo que ha sido el debate es pura y
simplemente, y lo respeto, por el deseo no simplemente de no aprobar
el Estatuto, sino de utilizarlo como elemento de erosión del Gobierno. Y
no sorprende eso a CiU, porque lamentablemente no es la primera
ocasión, una vez por unos y otra vez por otros, que se ha utilizado el
apoyo de CiU o se ha utilizado la misma Catalunya para erosionar al
Gobierno de turno por parte del partido de la oposición. Por tanto,
desde la experiencia de haber utilizado Catalunya y sus legítimas
aspiraciones
por
interés
puramente
partidario,
este
diputado
representante de CiU reitera la tesis que en cualquiera de los casos no
resta autoridad lo que se ha hecho hasta la fecha al sistema
parlamentario.
El objetivo de este Grupo Parlamentario es, a partir de ese pacto,
elaborar un buen Estatuto, un buen Estatuto para Catalunya, un buen
Estatuto para el conjunto de la sociedad española. A nadie le vamos a
regatear, ni discutir su derecho de defender los intereses de Catalunya
y por supuesto en el conjunto español, pero tampoco vamos a permitir
que nadie cuestione nuestro derecho y nuestra capacidad en la
defensa de los intereses de Catalunya y de los del conjunto de la
sociedad española.
En contra pues de lo que se afirma por parte de alguna de las fuerzas
políticas presente en esta Cámara, este Estatuto no será muy malo
para todos los españoles, y muy especialmente para los ciudadanos de
Catalunya. Será un buen Estatuto para Catalunya, y será un buen
Estatuto para Catalunya.
Hubiese podido ser mucho mejor para
Catalunya y también para el conjunto español? Por supuesto, pero
será un buen Estatuto para Catalunya, reitero, y un buen Estatuto para
España, o hay alguien en esta Cámara que esté en condiciones de
discutir que aquello que no sea bueno para Catalunya es también
bueno para el conjunto de la sociedad española.
No será éste el Estatuto aprobado por el Parlamento de Catalunya,
hice referencia antes a ello al evocar la experiencia histórica de otros
Estatutos debatidos en esta Cámara. Ello no significa que Catalunya
renuncie, como antes se puso de relieve en la intervención de Artur
Mas, a las aspiraciones expresadas en lo que era el texto del Estatuto
aprobado por parte de la Cámara catalana. Lisa y llanamente siempre
hemos querido hacer compatible la defensa de nuestros legítimos
intereses y aspiraciones en el marco de lo que es la Ley de leyes, en el
marco de la Constitución. No en vano este Grupo Parlamentario ayudó
a que viese luz la Constitución y a que se desarrollar, y no todos los
que hoy la exhiben como la tabla de la Ley de leyes puede decir lo
mismo y nunca este grupo parlamentario la ha violentado. En la única
ocasión
que
el
Tribunal
Constitucional
dictaminó
una
ley
completamente inconstitucional por afectar al título VIII que reconocía
el derecho de las autonomías, CiU estaba frente a este proyecto,
estaba contra ese proyecto mientras los grupos mayoritarios en esta
cámara estaban con y detrás del proyecto al que el TC consideró nada
ajustado a la Constitución. Y por tanto, desde ese respeto a la
Constitución, desde ese respeto a las reglas de juego somos muy
conscientes que la propuesta elaborada por el Parlamento de
Catalunya podía ser modificada en las Cortes Generales en el contexto
precisamente que ahora estamos estableciendo.
En el 77 este grupo parlamentario ayudó, como recordaba, a que
naciese y se consolidase la democracia, por supuesto desde su
modesta aportación, pero ayudó. Lo hizo más tarde en la consolidación
de los pactos de la Moncloa en el ámbito del desarrollo económico;
modestamente, pero lo hizo, lo hizo en el 81 cuando el intento del
golpe de Estado y lo ha hecho en la estabilidad política en los años 93
al 96 y del 96 al 2000. Ahora es este grupo parlamentario que pide
precisamente a aquellas fuerzas políticas que han visto la trayectoria
de CiU, les pide en lo que es en el contexto de a ponencia y de la
comisión mixta, les pide que sean corresponsables y correspondientes
con lo que Catalunya ha aportado y especialmente la fuerza política
que yo represento.
CiU aprovechará señor presidente este trámite parlamentario para
aportar el máximo sentido común, para evitar al máximo la
confrontación política, que demasiada hay, y para evitar la crispación
que también existe en demasía. Para ello intentará la pedagogía, como
única arma que es capaz de utilizar para hacer frente a la demagogia
que a partir de ella se crea confrontación y crispación.
Por ello, no se cansa de repetir que no es cierto que se rompa España
y que se acabe España, que es compatible perfectamente la unidad
con lo que es el reconocimiento de un sentimiento nacional que todavía
que no expresa plena satisfacción en el contexto del actual pacto
aunque en el contexto y atendiendo otras consideraciones políticas
como tal hemos dado por bueno.
Que no quiebra el proyecto del Estatut, señor presidente y eso lo sabe
todo el mundo que realmente quiera ser racional, el principio de
solidaridad. Que Catalunya seguirá siendo solidaria pero que hay que
hacer compatible esa solidaridad, que seguirá prestando Catalunya,
con el reconocimiento del déficit fiscal que existe en Catalunya, como
existe también en otras CCAA.
Recientemente los diputados de la CDU alemana venían debidamente
informados a expresar su preocupación por el desarrollo del debate del
Estatuto y lo hacían en tres terrenos en particular: en el tema de
nación, en el tema de financiación y en el tema de solidaridad. Yo
recordé como un Estado como el de Baviera es el Estado libre de
Baviera y eso es compatible con la unidad de la nación alemana.
Recordé cuál es el sistema de funcionamiento del sistema de
financiación alemán y los diputados del CDU se quedaron muy
tranquilos al saber que incluso las previsiones de este Estatuto quedan
por debajo de las previsiones que son una vigencia en Alemania y que
incluso son cuestionados por algunos de sus landers.
Con la pedagogía intentaremos combatir la idea, malévola idea, que en
España se persigue el castellano. Todo el mundo tiene derecho a
utilizar esa lengua y además nosotros desde Catalunya tenemos el
privilegio de tener la propia y de poder enriquecernos con una lengua
universal.
Desde esa pedagogía también intentaremos defender que no es cierto
que se reduzca a la nada la presencia del Estado en Catalunya. Si no
fuese porque estamos en un debate serio me permitiría ironizar y haría
una propuesta: cambiemos las competencias que el Estado en
Catalunya tiene se las queda la Generalitat y el Estado se queda las
competencias que a partir del nuevo Estatut tendrá la Generalitat para
Catalunya, pero es evidente que no es necesario ironizar frente a un
debate de tanta importancia.
Y no es a pesar de todo un Estatuto intervencionista. Admito señor
presidente que en la lectura puede quedar un cierto regusto de
intervencionismo pero las palabras o los verbos que conjugan ordenar,
regular, intervenir no son nuevos en el ordenamiento jurídico. Lo único
que hace este proyecto de Estatuto de Autonomía es redistribuir esas
potencialidades, no crea nuevas potencialidades no crea nuevos
espacios de intervención política: lo único que hace es transferir del
Gobierno del Estado al Gobierno de la Generalitat, donde allá dice
ordenar, intervenir, regular, hoy ya hay alguien que ordena, interviene y
regula y es el Estado y por tanto lo único que hace el proyecto de
Estatuto es transferir esa posibilidad.
Finalmente señor presidente y acabo con ello, nos gustaría que este
Estatuto tuviera al final del proceso parlamentario el máximo consenso
posible. Por supuesto, de aquellos que desde el Parlamento de
Catalunya la aprobaron y a lo largo de este trámite y de las
negociaciones previas que han hecho sus aportaciones. Este es un
Estatuto que también es de ellos y es un Estatuto que todavía puede
serlo más y que espero que se aproveche el trámite parlamentario con
esta finalidad.
Y
ojalá
que
se
pudieran
incorporar
también
otros
grupos
parlamentarios como el principal partido de la oposición. Ya entiendo
que no lo pueden hacer hoy, porque antes se dijo que no se conocía lo
pactado entre CiU y PSOE, lo que me produce cierta sorpresa que se
critique el pacto sin conocerse. Pero entiendo que hoy no puedan
sumarse al consenso por no conocer el contenido pero estoy
convencido que a lo largo del trámite parlamentario, en la medida que
vayan
conociendo
los pactos
entre
CiU y PSOE,
no
habrá
inconveniente ninguno para que se sumen todas las fuerzas políticas
parlamentarias presentes en esta cámara y pueda por tanto finalmente
resultar un buen Estatuto para Catalunya y por supuesto estoy
convencido de que nadie de quienes hoy lo cuestionan serán capaces
de cuestionar que si es bueno para Catalunya lo es para España. No
he tenido la suerte de leer este fin de semana a Leonardo Da Vinci, me
he conformado con el nuevo libro de Enric Juliana “La España de los
pingüinos”. Yo, como Enric Juliana, creo que la concordia es posible,
aunque no depende simplemente de CiU sino que depende de todos.