Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Amazonía contemporánea: fronteras y espacio global. Comentarios al dossier de ICONOS Nº 25 (Contemporary Amazonia: frontiers and global space)

De
12 pages
Resumen
Al igual que los mundos amazónicos que la componen, diversa y contradictoria -fascinante en su fragilidad a la vez que exuberante en su complejidad- la cuenca amazónica ha sido materia de la investigación social en el dossier de Iconos Nº 25, referido a ?La Amazonía en la agenda global?. Cuatro artículos diversos, complejos, de diferente escala, alguno que otro contradictorio, siempre en la perspectiva de la integración del espacio amazónico al Estado y al mercado global, por medio de la expansión de fronteras económicas y demográficas, nos aportan su particular comprensión y método de análisis sobre las condiciones e implicaciones de la globalización en la Amazonía del siglo XXI. Nuestro trabajo ubica estos aportes en el debate sobre una Amazonía, caracterizada por ser contemporánea, actual, plural, en transformación y adaptación permanente, pero también postergada, expoliada y olvidada. Identificamos en los textos sus premisas teórico-metodológicas, señalando aquellos elementos que en nuestra opinión merecen un tratamiento posterior. El espacio global, aparece como una categoría de análisis a ser considerada en los estudios amazónicos sobre el tema que nos ocupa.
Abstract
The article comments critically four diverse articles included in ?La Amazonía en la agenda global?, the dossier of ICONOS No. 25, may 2006. We locate these contributions in the debate about an Amazonian characterized for being contemporary, present, plural, in transformation and permanent adaptation, but also delayed, spoiled and forgotten. We identify in texts its theoretical and methodological premises, and indicate those elements that in our opinion deserve a further treatment. Al last, ?global space? appears as an analytical category to be considered in the Amazonian studies.
Voir plus Voir moins

Amazonía contemporánea: fronteras y espacio global
Comentarios al dossier de ICONOS Nº 25
Contemporary Amazonia: frontiers and global space
Víctor López A.
Antropólogo. Profesor invitado, FLACSO-Ecuador
Email: vlacev@yahoo.com
Fecha de recepción: agosto 2006de aceptación y versión final: agosto 2006
Resumen
Al igual que los mundos amazónicos que la componen, diversa y contradictoria -fascinante en
su fragilidad a la vez que exuberante en su complejidad- la cuenca amazónica ha sido materia
de la investigación social en el dossier de Iconos Nº 25, referido a “La Amazonía en la agenda
global”. Cuatro artículos diversos, complejos, de diferente escala, alguno que otro contradicto-
rio, siempre en la perspectiva de la integración del espacio amazónico al Estado y al mercado
global, por medio de la expansión de fronteras económicas y demográficas, nos aportan su par-
ticular comprensión y método de análisis sobre las condiciones e implicaciones de la globaliza-
ción en la Amazonía del siglo XXI. Nuestro trabajo ubica estos aportes en el debate sobre una
Amazonía, caracterizada por ser contemporánea, actual, plural, en transformación y adaptación
permanente, pero también postergada, expoliada y olvidada. Identificamos en los textos sus
premisas teórico-metodológicas, señalando aquellos elementos que en nuestra opinión merecen
un tratamiento posterior. El espacio global, aparece como una categoría de análisis a ser consi-
derada en los estudios amazónicos sobre el tema que nos ocupa.
Palabras clave: A m a zonía contemporánea, espacio, fronteras, globalización, estudios amazónicos,
s u s t e n t a b i l i d a d
Abstract
The article comments critically four diverse articles included in “La Amazonía en la agenda glo-
bal”, the dossier of ICONOS No. 25, may 2006. We locate these contributions in the deba-
te about an Amazonian characterized for being contemporary, present, plural, in transforma-
tion and permanent adaptation, but also delayed, spoiled and forgotten. We identify in texts
its theoretical and methodological premises, and indicate those elements that in our opinion
deserve a further treatment. Al last, “global space” appears as an analytical category to be con-
sidered in the Amazonian studies.
Keywords: Contemporary Amazonia, Space, Frontiers, Globalization, Amazonian Studies,
Sustainability
Iconos. Revista de Ciencias Sociales. Num. 26, Quito, septiembre 2006, pp. 119-130
© Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-Sede Académica de Ecuador.
ISSN: 1390-1249Víctor López A.
des sedentarias, de elevada densidad pobla-ntes de comentar los aportes y lími-
cional y estructura social estratificada. Sutes del dossier del número anterior
análisis se basa en las primeras crónicas espa-A de ICONOS señalaré algunas de las
ñolas, relatos etnohistóricos y evidenciapremisas teórico-metodológicas que me sir-
arqueológica de la existencia de suelo antro-ven de base para el análisis de los artículos. Se
pogénico en extensiones considerables de latrata de corrientes teóricas que ponen énfasis
Amazonía, aunque tampoco esta evidenciaen la contradicción –más que en la interac-
demuestra que éste fuera ocupado de maneración- entre autoconsumo y mercantilización
permanente en el tiempo y continua en elde la naturaleza, entre las políticas de desa-
espacio. Pero, si hay algo que demuestra feha-rrollo y el reto por la conservación de la diver-
cientemente la evidencia arqueológica, es quesidad biológica y cultural, o entre la integra-
los territorios protohistóricos se encontrabanción impuesta desde fuera y la poco explora-
bisectados por los ríos y que las fronteras seda dimensión de la incorporación del Estado
definían por las confluencias, debiendoy el mercado al espacio comunal, local y
notarse que es el límite de los recursos acuáti-regional. Al mismo tiempo se registran avan-
cos provistos por la várzea el factor que defi-ces teóricos en la comprensión de las relacio-
nía una frontera cultural, entre ribereños ynes entre soberanía y autodeterminación en
gente de tierra firme, algo muy similar a lolos procesos de integración, el transito de
que se observa entre los grupos contemporá-fronteras violentas a fronteras domesticadas, o la
neos (Meggers 1997:98).instrumentación de la identidad cultural en
La segunda teoría, basada en estudios decontextos de cambio social y globalización.
ecología humana, antropológicos y arq u e o l ó-Varios de estos elementos se encuentran esbo-
gicos, señala que la inestabilidad de las inun-zados en los trabajos del dossier y tienen
daciones, del clima y los suelos pobres de tie-implicaciones de distinto nivel para el desa-
rra firme ha provocado limitaciones en larrollo de los estudios sobre globalización y
capacidad de carga sostenible de la Amazo n í a ,ocupación del espacio en la Amazonía con-
condicionando la ocupación de su espacio ytemporánea.
la estructura socio-demográfica de sus pobla-
ciones. Así, el patrón de asentamiento se
caracterizó por una ocupación itinerante y de¿Cómo se ha planteado el problema
baja densidad, correspondiéndole una estru c-de la globalización en los estudios
tura social sin estratificación (aunque la socie-amazónicos?
dad se dividida en mitades), con una organi-
zación social basada en el parentesco (por afi-La ocupación del espacio es una categoría de
nidad y consanguíneo), con exogamia aldeanaanálisis fundamental en los estudios amazóni-
y endogamia territorial, tal como se observacos y esto ha servido de base a los más enco-
e n t re las comunidades y pueblos de hoynados debates. Sobre la ocupación de la
( Meggers 1997:105). So b re esta “teoría de lasAmazonía antes del “contacto” europeo, exis-
limitaciones medioambientales en la selva tro-ten dos posiciones abiertamente contradicto-
p i c a l”, se ha llegado a decir que se desconocerias. La primera plantea que en las zonas ribe-
el nivel de organización social alcanzado en lareñas de várzea o llanuras inundables, por su
1 región y su potencial agrícola, o que re p re s e n-potencial de subsistencia , existieron socieda-
ta una versión “distorsionada y exc e s i va m e n t e
simplificada de las culturas nativa s” (De n e va n1 Estas han sido consideradas iguales o mayores a las del
1966, citado por Meggers 1997:103).río Nilo en Egipto.
120
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Amazonía contemporánea: fronteras y espacio global
Para García Jordán (1994:234), las tres
estrategias fronterizas identificadas por
Saignes en 1979 al estudiar la ocupación de la
2selva amazónica , favorecieron la colonización
de tierras teóricamente “d e s p o b l a d a s”, la
extracción de sus recursos y el reclutamiento
de la “mano de obra selvícola”. Como res-
puesta se produjeron en los grupos de selva,
tanto desplazamientos hacia el Este como
enfrentamientos directos, producto de los
cuales se provocó una fractura en el conti -
nuum cultural existente desde la antigüedad
entre los Andes y la Amazonía, sobre todo en
el pie de monte. La evangelización de estos
pueblos reemplazo a la ocupación militar,
después de constarse su fracaso a mediados
del siglo XVI, y se convirtió en una estrategia
tanto territorial como ideológica con profun-
da significación en los procesos de aldea-
miento o reducciones que se conformaron en
Estados desarro l l a ron fronteras internaslas históricas “Misiones”, institución a la que
en realidad le correspondería el mote de “des- (demográficas y económicas, básicamente),
pero que también forzó la delimitación decubridores” de la Amazonía.
fronteras externas entre los Estados (colonia-La discusión continúa en los estudios
sobre la ocupación de la Amazonía después les y republicanos); y finalmente, un espacio
ideológico, estructurado a partir de la evange-del siglo XVII. Según esta perspectiva históri-
lización y la civilización de los pobladores deco-culturalista, la ocupación de la cuenca
amazónica es resultado de procesos sociales la selva: salvajes, bárbaros y en el mejor de los
casos semi-civilizados. (Ga rcía Jo rd á n–no meramente geográficos o físicos- los cua-
1996:426). En nuestra opinión, este aporteles dieron origen a cuatro “espacios” de dife-
rente tipo: el espacio imaginario, que se ali- debe ser actualizado, incorporando al análisis
del espacio imaginario contemporáneo (el mitomentó del mito y la fantasía que impulsó la
moderno de la “naturaleza intocada” o de la“conquista” hispano-lusitana de El Dorado,
del lago sagrado de Parima, de la gran ciudad Amazonía como “el pulmón del mundo) el
del espacio real (la creciente urbanización,dorada de Manoa, así como para la recon-
extensión de cultivos “ilegales”, áreas protegi-quista del Paititi, la última capital del imperio
inca en la selva; el espacio físico, que consistía das, bases militares y guerrilla); igualmente
habría que sumar el estudio del espacioen la base territorial de los pueblos indígenas;
el espacio s o c i o - e c o n ó m i c o , en el cual los socioeconómico (los modelos e impactos de los
mega proyectos extractivos, hidrocarburos,
agua o biodiversidad, pero también de las ini-2 Estas tierras fueron ocupadas en distintos momentos
ciativas de integración regional tipo IIRSA ypor agricultores de tierras altas y bajas para una pro-
ducción complementaria; por los imperios inca e ibé- OTCA), y el del espacio ideológico (el análi-
rico para el control y defensa de fronteras territoriales,
sis de la ideología del desarrollo para la
y por ocupantes con fines estrictamente económicas
Amazonía y de la conservación de su biodi-de la actualidad
121
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Víctor López A.
versidad). Desde una perspectiva endógena - cho amazónico y colocar la materia prima
desde la Amazonía- estos mismos elementos proveniente de sus plantaciones en el sudeste
nos sugieren adecuar el análisis a un nuevo asiático (Chirif y Mora 1980, Gray 2005).
tipo de condicionante: el espacio global, en el El relativo consenso sobre la relación entre
que convergen y se articulan, de manera con- violencia y ocupación del espacio para el con-
tradictoria, Estado, mercado internacional e trol de la fuerza de trabajo local y recursos
iniciativas locales para la ocupación del espa- naturales, definió la teoría de la frontera vio -
cio amazónico. lenta que ha guiado a la inmensa mayoría de
El debate en torno al boom del caucho en estudios en la ocupación contemporánea de
la Amazonía nos trae diversas constataciones; la Amazonía desde los años 70, y que bien
primero, que se trata del antecedente inme- puede ser catalogada según la figura de
diato de mayor significación para los actuales Malbury Lewis como una “segunda conquis-
3p rocesos de integración y globalización ta” . Sin embargo, actualmente se constata
(Santos 1996); segundo, que fueron dos que la frontera violenta está dejando paso a
boom y no uno solo, el inicial de fines del una de nuevo signo, la frontera domesticada,
siglo XIX hasta 1913, que implicó transfor- que analiza el desarrollo endógeno de la socie-
maciones permanentes en toda la cuenca, y el dad y economía amazónicas -de sus institu-
último que estuvo asociado a la Segunda ciones y autoridad, la expansión de la demo-
Guerra Mundial entre las décadas de 1930-40 cracia y los derechos humanos - puesto que
y que tuvo honda significación para la ama- según sus autores, la violencia no puede ser
zonía brasileña (Schmink y Wood 1992); ter- un factor permanente de estructuración social
cero, que el rol del cauchero se explica en (Barclay y Santos 2002). A esta nueva pers-
medio de una cadena de endeudamiento, que pectiva se suman otros estudios sobre la
partía desde las casas comerciales de Londres, demanda indígena de mercancías y servicios
para atravesar Lima, Manaos o Iquitos, hasta “modernos”, y su relación con el monopolio
llegar a lo más recóndito de la selva por externo en la provisión de bienes y para la
medio de los barcos a va p o r, desde el resolución de conflictos (Santos 1996, Hugh-
Putumayo hasta el Manu o por el Atlántico Jones 1996, López 2003).
hasta el Solimoes (Humphrey y Hugh-Jones Otro es el debate que nos plantean los
1996); cuarto, que las poblaciones indígenas estudios amazónicos sobre el desarrollo y la
fueron víctimas de la violencia con que se globalización en la cuenca amazónica, enfo-
implementó el mecanismo de reclutamiento, cados en las políticas públicas (aunque tam-
pero que además fueron activos en su interac- bién de empresas transnacionales privadas) y
ción con los mercaderes en el sistema de “peo- las consecuencias de su implementación, que
naje por deuda” o aviamento, en relaciones en el dossier de ICONOS son presentados
que articulaban el intercambio tradicional como impactos de la “modernidad tardía”
con la economía merc a n t i l ( Hu g h - Jo n e s sobre el ambiente amazónico. Entre estos
1996); sexto, que la denuncia sobre las atro- estudios incluimos el aporte crítico de la eco-
cidades de los caucheros peruanos que exter- logía política y más recientemente de la eco-
minaban a la fuerza de trabajo (indios y sirin- nomía ecológica. En términos muy generales,
geiros) hecha por el parlamento británico desde esta perspectiva, se analizan los mode-
(Chirif 2005), representó tanto una estrategia los económicos de enclave y escala, definidos
por globalizar la defensa de los derechos indí-
genas –tal vez la primera- como una estrate- 3 Ver al respecto el artículo de Fontaine que abre el
gia comercial para sacar del mercado el cau- dossier que comentamos.
122
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Amazonía contemporánea: fronteras y espacio global
en políticas nacionales para la Amazonía, los Dourojeanni (1998:187), por su parte,
impactos derivados de su implementación, plantea que la supuesta dicotomía entre
encontrando un debate que contrapone la “desarrollar” y “proteger” a la Amazonía no es
crítica de quienes denuncian un tipo de uso tal, puesto que después de constatarse una
que degrada, deteriora o privatiza el espacio evolución –claramente lineal- en lógica de su
amazónico, frente a otros que consideran integración al Estado nacional (desde la con-
existe una evolución en estos modelos, quista-ocupación-explotación hasta el desa-
abriendo posibilidades al manejo adecuado rrollo sustentable, pasando por el desarrollis-
de la biodiversidad. Este debate se generó a mo y el ecodesarrollo) existen posibilidades
p a rtir de las denuncias hechas en los estudios concretas de conjugar los factores del desarro-
de Becker a inicios 1980 y Hecht sobre las llo (economía, justicia social y ecología) de
políticas de la dictadura militar para incor- una manera sustentable, sobre todo en un
porar la Amazonía al Brasil, sus consecuen- contexto en que se observa la articulación
cias en la degradación ambiental y el conflic- entre globalización y afirmación local para la
to entre campesinos, indígenas y latifundis- definición de un “nuevo proyecto amazóni-
tas, en su objetivo por desactivar pre s i o n e s co”, que use intensivamente el espacio inter-
internas en otras regiones del país y re s p o n- venido y defina una “moratoria” en el uso de
der a la demanda de la economía internacio- la selva en pie. Esta conclusión la comparten
nal por materias primas (Schmink y Wo o d autores como Brack Egg (1996) desde el
1992). Para Hecht (1985), el re e m p l a z o del Perú, o la misma Bertha Becker el
bosque por una ganadería y latifundios poco Brasil, para quien el desafío actual para la
p ro d u c t i vos, correspondió a una salida defi- Amazonía se resuelve con una “revolución
nida en términos políticos e ideológicos por científico-tecnológica”, que utilice la biodi-
el gobierno militar brasileño desde 1964, versidad con inclusión social de las poblacio-
para hacer de la tierra el patrón de acumula- nes locales y permita la generación de valor
ción (vía subsidios o especulación) en con- agregado con proyectos de economía de esca-
textos de economías inflacionarias, según dos la (Becker 2004). Así, por medio de valorizar
fórmulas que se afianzaron desde entonces económicamente los recursos de la diversidad
como políticas pan-amazónicas: “tierra sin biológica (estrategia definida en Brasil como
h o m b r es para hombres sin tierra” (coloniza- política federal desde 1942) se podrá comba-
ción) e “integrar para no entre g a r” (fro n t e r a s tir de manera efectiva su uso depredatorio,
con soberanía). Desde entonces, cada vez sea por parte del latifundista, la agroindustria
más autores han abordado con mayor o o por el productor de soya y el minero artesa-
menor acierto este tema, entre los que cabe nal o garimpeiro, concluye la autora. Sin
resaltar por su magnífico aporte a B u n k e r, embargo, podría afirmarse que la sustentabi-
Schmink y Wood en Brasil, Ba rclay y Sa n t o s lidad está todavía por consolidarse en la
en Perú, D o m í n g u ez en Colombia o Taylor y Amazonía, sobre todo por un modelo econó-
Na rv á ez en Ec u a d o r. Algo que llama nuestra mico que prevalece y se basa en el beneficio
atención en el dossier, es que con rara fre- económico máximo posible, aplicado sin
cuencia se citan estos aportes. Al pare c e r, la consideraciones democráticas, tanto como
c o n s e rvación actualmente es asumida más ambientales y culturales. (López 2003b).
como una consecuencia de la “g l o b a l i z a c i ó n Este modelo de economía extractiva de la
con matices ve rd e s”, que como una conclu- naturaleza implica la sobreexplotación de tie-
sión de un debate político sobre gobierno y rras, recursos naturales y mano de obra, y se
geopolítica en el espacio amazónico. respalda en ciertas políticas públicas para el
123
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Víctor López A.
fomento de la inversión extranjera -vía desre- mercado, y sus implicaciones en lo que se
gulación y desinstitucionalización de la auto- viene proponiendo como la “incorporación”
ridad ambiental, tercerización laboral, etc.- o del Estado y el mercado global al mundo
para elevar la competitividad nacional –vía comunitario (H u g h - Jones 1996, Sa n t o s
externalización de costos ambientales y socia- 1996, Gray 2002, López 2003). Desde la
les- en la extracción de materia prima y pro- perspectiva de la integración, las incuestiona-
ducción de bienes, como nos muestra uno de bles atrocidades que provocaron el despobla-
los mejores aportes del dossier. Por otro lado, miento de la Amazonía indígena, la acultura-
se observa que en estudios enfocados desde la ción, adaptación y en muchos casos extermi-
ecología “profunda” o del ecologismo “de los nio entre los grupos pacificados, contactados,
pobres”, la preservación de la Amazonía y beligerantes o en aislamiento voluntario, así
pueblos que la habitan, sí plantea una dicoto- como la definición de territorios “neotradi-
mía entre desarrollo y conservación, puesto cionales”, o la referida ruptura en la relación
que de la biodiversidad dependen la repro- sierra-selva, terminaron por colocar a los pue-
ducción de estos pueblos, la preservación de blos indígenas como “minorías en situación
su conocimiento sobre el manejo de los recur- de riesgo”.
sos y la continuidad de su cultura tradicional Sin embargo, según lo sugiere Sa n t o s
(AA.VV 1995, Falconí 2002). La crítica que (1996), durante las tres “olas de cambio”
hacen a la mercantilización de la naturaleza identificadas (en el periodo colonial, en la
como la causa fundamental de deforestación expansión del capitalismo y en el reciente
y degradación del bosque amazónico por p roceso de globalización) las poblaciones
parte de actores externos, aunque en términos indígenas tuvieron sus propias expectativas e
generales es indiscutible ha centrado su análi- intereses en su relación con los agentes exter-
sis en la contradicción de dos tipos diferentes nos, lo que en opinión de Hugh-Jones hace
de uso de la naturaleza (explotación vs. auto- que el despliegue de la economía mercantil
consumo), dejando irresuelta su relación y no se interrumpa en las múltiples fronteras
articulación, la existencia de otros tipos de étnicas contemporáneas. Así, la tendencia
uso, así como el rol de la demanda local de analítica que asumía la introducción de bie-
mercancías y servicios “externos” en la cons- nes occidentales como la “manzana envene-
trucción de salidas a los conflictos o crisis que nada” (capaz de seducir al indígena para pro-
se generan en la Amazonía. Algunos de los vocarle su destrucción), viene siendo comple-
trabajos del dossier se hacen eco de esta con- mentada por el estudio de la demanda indí-
traposición de enfoques –formulada como gena de bienes y su rol en la articulación con
“representaciones” de la naturaleza- y buscan la sociedad nacional y global (por medio del
hacer sugerencias de distinto nivel. turismo, las tecnologías de información y
Finalmente, sobre la Amazonía indígena comunicación, prensa, telefonía móvil, etc).
contemporánea es posible identificar un
nuevo debate en formación. Por un lado,
encontramos los estudios clásicos que retra- El dossier: la Amazonía
tan de manera adecuada las consecuencias de en la agenda global
la “integración” (forzada) al Estado de los
pueblos indígenas (Ga rcía Jo rdán 1994, Una constante en el análisis de los autores es
Schmink y Wood 1992, Muratorio 1998), y la revisión de las consecuencias de la incorpo-
por el otro, algunos estudios sobre la relación ración de la Amazonía a los difere n t e s
y articulación entre economía indígenas y Estados nacionales y al mundo globalizado.
124
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Amazonía contemporánea: fronteras y espacio global
Cada uno, a escala diferente (desde la comu- por conservación de la naturaleza”. Indis-
nal, local, nacional y regional) nos presenta cutiblemente, estos elementos estuvieron pre-
un conjunto de hipótesis sobre las implica- sentes en las reacciones del ecologismo y los
ciones de la globalización en la ocupación del movimientos indígenas frente a la integración
espacio amazónico, con antecedentes de con- del espacio amazónico, sus recursos y pobla-
texto y referencias comparativas que ayudan ciones, bajo la lógica del mercado internacio-
al lector, a entender la particularidad de nal. El deterioro ambiental que esto provoca
varios de los elementos que buscan retratar. debe tomarse en cuenta al momento de exa-
Para Fontaine (2006), la tardía incorpora- minar las consecuencias de la globalización en
ción del espacio amazónico por parte de los la Amazonía, especialmente cuando en ella
países andinos (Ve n ezuela, Colombia, habitan pueblos indígenas.
Ecuador, Perú y Bolivia) para satisfacer la La integración regional promulgada e
demanda del mercado internacional de mate- impulsada desde Brasilia, actualiza la inser-
rias primaras y recursos energéticos (desde la ción de la Amazonía andina en el contexto de
segunda Mitad del siglo XX), significó un la cuenca hidrográfica del Amazonas, espe-
acelerado deterioro de los ambientes natura- cialmente después de la definición de la
les y la explotación de su población. Aunque Organización del Tratado de Cooperación
se distinguen ciertas diferencias con el caso de Amazónica en el año 2000 y de la Iniciativa
Brasil, se puede comprender que la denomi- para la Integración de la In f r a e s t ru c t u r a
nada “segunda conquista”, para el caso andi- Regional Sudamericana (IIRSA), calificada
no-amazónico, produjo una ampliación de por Fontaine como resultado de la “conver-
las fronteras extractivas y agrícolas. Así, la gencia de los propios Estados” en el proceso
deforestación y la colonización son los ele- de globalización de la Amazonía. Hay que
mentos centrales en la generación de la “crisis lamentar que el autor no haga una reflexión
ecológica” en la Amazonía, producto de la más detallada sobre el contexto, condiciones
cual, precisamente la presión internacional de y efectos que puede tener este nuevo tipo de
diferentes organismos y actores globales, pre- convergencia para la emergente región.
sionan por la definición de áreas de protec- Para Trinca (2006), en uno de los pocos
ción de la naturaleza en el bosque amazónico. estudios conocidos para la Amazonía norte, el
Con la crisis ecológica, la década de los 80 espacio amazónico gana proyección interna-
trajo la “crisis de la deuda”, signada por el cional con los procesos de globalización, en
incumplimiento en el servicio de la deuda tanto es “percibido como un hábitat natural
externa por los países andino amazónicos, en proceso de degradación y demandado
periodo en el cual, además, inicio la conver- como una inmensa reserva para la humani-
gencia entre “ecología y etnicidad”. Tal como dad por sus invalorables recursos genéticos”.
lo ha planteado el autor anteriormente para Importante es la distinción que la autora hace
los casos ecuatoriano y colombiano (Fontaine sobre la “revalorización” hecha por Venezuela
2003) la relación entre el movimiento indíge- y Brasil de sus respectivos espacios amazóni-
na y el ambientalista, interpeló al Estado cos, así como de los costos ambientales de
sobre la agenda política que definió en fun- estos procesos de integración al Estado nacio-
ción de intereses extractivos y apertura a la nal. Trinca parte de una hipótesis readecuada
inversión extranjera. Sin embargo, un ele- de los estudios histórico-culturalistas sobre la
mento importante a tomar en cuenta con ocupación del espacio amazónico, según la
mayor acuciosidad al que se ha referido el cual el tipo de modernidad con que
autor es el mecanismo del “canje de deuda Venezuela o Brasil se acercan a ese espacio,
125
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Víctor López A.
termina por definir –a través del tipo de tec- Bolívar- Pto. Ordaz – Sta. Elena de Uiaren
nología utilizada- el territorio y su respectiva (concluida en 1997). Este abandono históri-
historia de ocupación. Así, considera que co se explica por el interés puesto por el
para Venezuela, la “conquista del Sur” repre- Estado en combatir la presencia de misione-
sentó un hecho en el que se conjugaron ros ingleses, así como en controlar la explota-
“f rontera y soberanía”, fenómeno amplia- ción de oro y diamantes y ejercer soberanía en
mente registrado para los casos de países ama- un espacio tan próximo a Boa Vista (capital
zónicos confrontados en la definición de de Roraima, norte de Brasil), cuyos principa-
límites y el control de sus recursos y fuerza de les motores de ocupación efectiva del espacio
trabajo. Sin embargo, esta acotación le con- fueron la colonización y el garimpo (minas).
duce a una reflexión que siempre es bienveni- La escasa densidad poblacional y los pocos
da: la frontera debe ser concebida como un centros poblados venezolanos en el “sur”,
“hecho político” y no solo geográfico. reflejan no sólo una estrategia de protección
El aporte más significativo del artículo de de su extensa frontera sur sino un real desin-
Trinca es su análisis comparado entre la polí- terés sobre esta región por parte de un país
tica exterior de Ve n ezuela y la de Brasil en que mira hacia el “norte” (sobre todo después
relación al espacio amazónico, en el cual nos de su transformación en país petrolero a ini-
trae a debate las diferencias e implicaciones de cios del siglo XX).
las figuras jurídicas heredadas de los gobier- Aunque los cambios en la ocupación del
nos coloniales para delimitar fronteras exter- espacio son progresivos, sobre todo en miras
nas: la legitimación del dominio territorial de la integración entre el Caribe y la Zona
por medio del utti possidetis de facto p o rt u g u é s Franca de Manaus. Este proyecto de carácter
(el derecho del último en ocupar –de hecho- global, coloca a la frontera sureste de
la tierra) por parte de Brasil, frente al p a c t a Venezuela en una situación inédita, aunque
sum serva n d a de los españoles (atados –obli- Trinca advierte que no se conoce con certeza
gados- por el acuerdo sobre la definición de “cual podría ser el costo ambiental de la deci-
límites) que orienta la política ve n ezolana. La sión integracionista”, presumiendo que el
defensa de la soberanía de un territorio ocu- incremento en la actividad minera, turística y
pado de manera efectiva hace de la conquista maderera, provocara daños sobre las fuentes
territorial un elemento de “identidad y cohe- de agua.
sión social” nos re c u e rda la autora, y es este Cuestionable resulta la comprensión del
factor el que ha impulsado la política brasile- “problema indígena” por parte de la autora,
ña para la ocupación de su frontera norte, el ya que por falta de precisión en las implica-
d e s a r r ollo amazónico e inclusive para la pro- ciones de la ocupación del espacio amazónico
tección ambiental (por presión de ambienta- por el Estado sobre los territorios indígenas,
listas nacionales e internacionales), siempre deja la sensación de que los usos particulares
con el objetivo de completar la apro p i a c i ó n que hacen estos pueblos de “este territorio”,
física y el control del espacio amazónico. elude el tratamiento de los derechos de ellos
En el caso venezolano el tradicional aban- sobre la tierra y la cultura, entendidas como
dono de los territorios ubicados al sur del formas de organización y determinación fren-
Orinoco hasta fines de la década de 1960, se te al Estado y los actores globales.
rompe con creación la Corporación para el En su estudio de caso sobre la producción
Desarrollo del Sur, con el emplazamiento de de soya en la Amazonía legal de Brasil, Pasquis
la industria básica nacional en el estado (2006) analiza las condiciones y estrategias
Bolívar y la rehabilitación de la vía Ciudad que están detrás de las actuales “ventajas com-
126
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Amazonía contemporánea: fronteras y espacio global
petitivas” que han colocado a Brasil como el cos se relacionaron con la demanda del mer-
segundo productor mundial. La respuesta cado internacional de la soya, la que actual-
nacional a la creciente demanda del mercado mente ha crecido de manera sostenida por los
internacional de la soya tiene serias implica- requerimientos de China. Con el tiempo,
ciones para la biodiversidad amazónica, sobre estos cambios reflejaron el colapso de los
todo por la ampliación de la frontera agrícola mecanismos de regulación nacional e interna-
(monocultivo y desmonte), pero en último cional, los cuales pasaron a manos de las
término, esta degradación afecta a la activi- a g roindustrias transnacionales que actual-
dad agrícola en otras regiones del Brasil (por mente controlan el mercado. Además, estos
el cambio climático y sequía). Para el autor, la cambios implicaron la transformación de la
globalización representa un proceso de com- agricultura tradicional. En la última década,
petencia entre los países para atender las la aplicación de una estrategia “liberalizadora”
demandas del mercado internacional, repre- alteró las funciones del territorio, para favore-
sentando para la A m a zonía brasileña cambios cer las inversiones, conduciendo a la defores-
en su estructura institucional, redefinición de tación de un promedio de 17.000 km2 por
políticas públicas e integración territorial para año en Brasil, tanto en los estados amazóni-
la explotación de recursos naturales, aunque cos como en áreas del “Cerrado” (sabanas y
según lo advierte con claridad el propio autor, bosques secos contiguos al bosque tropical
sin consideración de sus “e s p e c i f i c i d a d e s”. Se amazónico). La soya se convirtió en el motor
trataría, de acuerdo a Pasquis, de v e n t a j a s de un proceso en el que los patrones de ocu-
c o m p e t i t i vas alcanzadas por tres medios: la pación del espacio guardan relación con los
reducción en los costos de producción, especial- ciclos productivos (exportación y cultivo),
mente con la disponibilidad de extensas áre a s aunque el autor no alcanza a definir con pre-
de tierra de bajo precio; el i n c remento de la cisión el tipo de relación, dejándonos entre-
p ro d u c t i v i d a d con el desarrollo por parte del ver únicamente su mecanismo: “la expansión
Estado federal de paquetes tecnológicos ade- de la frontera de recursos”.
cuados, la provisión de servicios públicos y la Apenas re f e r enciados en anexos y sin nin-
i n vestigación científica con aporte de las gún análisis por parte del autor, los costos
a g roindustrias; y, por ultimo, la e x t e rn a l i z a - sociales de la definición de estas ve n t a j a s
c i ó n de los costos ambientales y sociales. Esto c o m p e t i t i vas para la soya brasileña, se re f i e-
ultimo condujo, al mismo tiempo, a la trans- ren a la concentración de la renta, lo cual
formación de áreas naturales en monoculti- p rovoca conflictos (sin definir entre quienes,
vos, la deforestación asociada a las vías que los motivos o sus formas), siendo el éxo d o
facilitan la exportación de la soya y sus impac- rural la expresión de un tema de fondo que
tos sobre el clima (cambios en la temperatura, no trata el autor, pero que lo enuncia: la
e votranspiración, precipitaciones y circ u l a- e xclusión social en la Amazonía brasileña.
ción atmosférica), los cambios en los ciclos Así, estos elementos nos re c u e rdan a los ya
del carbono (liberación de CO2) y del agua clásicos trabajos de Bu n k e r, Hecht, Schmink
( recarga, disponibilidad y calidad), así como y Wood, sobre las políticas federales y las
la degradación de la biodiversidad, todo lo “f ronteras en disputa” que caracterizaron el
cual re p resenta un problema muy serio para la “d e s a r ro l l i s m o” de las actividades agro p e c u a-
actividad agrícola en todo el Brasil, no solo en rias en la Amazonía brasileña desde los años
las áreas de producción de soy a . 60 y su impacto en un modelo de degrada-
Desde 1960 los cambios en la institucio- ción ambiental con sustrato político-ideoló-
nalidad y en el uso de los territorios amazóni- g i c o.
127
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130Víctor López A.
Con estos elementos, entre las considera- caza y pesca (dentro de la RBL, en sus áreas
ciones finales del autor cabe resaltar su preo- núcleo de bosque inundado y lagunas, o en su
cupación por la privatización de los benefi- zona de amortiguamiento), lo cual abre una
cios y la socialización de los costos (ambién- gran incógnita sobre el conservacionismo cor -
tales y sociales); la amenaza que representa porativista que critica como fenómeno del
para el complejo brasileño de la soya (y otros tipo “globalización con matices verdes”. Así,
granos) el control del precio por las políticas si los kichwa se proveen de proteína fuera de
proteccionistas de EEUU (subsidios a los las áreas de protección, podría ser porque el
productores) y de las transnacionales (inver- deterioro ambiental en las zonas de amorti-
siones), control que podría significar un ries- guamiento es mínimo; pero, si por el contra-
go muy elevado para la economía y el rio la encuentran dentro de las áreas protegi-
ambiente en Brasil. De allí, que las estrategias das, entonces se constataría que éstas se han
vuelven al debate sobre intensificar el uso de convertido en zonas de refugio para la vida
la Amazonía desmontada, y la moratoria para silvestre frente a las presiones externas, parte
la selva amazónica en pie. de las cuales bien pueden ser las actividades
En el artículo de Neira (2006) en el dos- de subsistencia kichwa. En el primer escena-
sier de ICONOS la globalización es presenta- rio, la conservación en áreas protegidas no
da como una amenaza -tal vez la mayor- para tendría mayor sentido, mientras que en el
que las poblaciones amazónicas puedan man- segundo, la conservación se justificaría en
tener sus niveles de uso de la naturaleza a áreas de protección, tanto por el refugio que
largo plazo. Estos niveles se expresan en las representan para la vida silvestre, como por el
prácticas económicas de subsistencia (auto- aporte social para la subsistencia de las pobla-
consumo y reciprocidad), que hacen de la ciones locales. Sobre este dilema, desafortu-
naturaleza “el pan de cada día” para estas nadamente no se encuentra reflexión alguna
poblaciones, indicándonos que este tipo de en el texto, quizá por partir de la dicotomía
uso no es la causa principal de la deforesta- entre subsistencia vs. mercantilización, y que
ción y el deterioro ambiental en la Amazonía. tampoco se resuelve con la referencia comen-
Para ello, reporta en su estudio algunos indi- tada de la “conservación biocultural” como
cadores sobre la perdida de bosque por la propuesta a probarse en los hechos.
agricultura de subsistencia en la zona de Finalmente, cabe decir que el empleo que
a m o rtiguamiento de la R e s e rva B i o l ó g i c a el autor hace de los conceptos culturales sobre
Limoncocha (RBL) en el alto Napo ecuato- la representación, visión y usos de la natura-
riano (0,82% año), su aporte energético para leza, adolece de generalizaciones e imprecisio-
la dieta de la población kichwa (yuca = 7.055 nes que estereotipan las prácticas de manejo,
Kcal/día/persona), así como de las actividades entre aquellas que provienen de una genérica
de caza (1.014 Kcal) y pesca (4.540 “cultura occidental” frente a otras, que por
Kcal/semana). Aunque de manera general antonomasia pertenecen a una “cultura nati-
–sin referencia al caso que presenta- el traba- va”, fuertemente tradicionalizada. Estos son
jo nos advierte sobre las constricciones que el los aspectos sobre los que se debe avanzar en
enfoque de la biología de la conservación para el tratamiento de la ocupación del espacio y la
el uso de los ecosistemas, según el tipo de incorporación e integración de los pueblos
actividades que asigna a los pueblos indíge- indígenas en la Amazonía ecuatoriana con-
nas, según su “cultura nativa”. temporánea.
En su trabajo, tampoco el autor especifica
el lugar en que se realizan las actividades de
128
ÍCONOS 26, 2006, pp. 119-130

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin