Cet ouvrage et des milliers d'autres font partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour les lire en ligne
En savoir plus

Partagez cette publication



Vol. 4 Nº 3 págs. 327-341. 2006

www.pasosonline.org


El discurso de rechazo al turismo en Canarias:
1una aproximación cualitativa


J. Rosa Marrero Rodríguez
Universidad de La Laguna (España)


Resumen: La actividad turística tiene una gran importancia económica y social en Canarias. La pobla-
ción residente se beneficia de dicho sector en términos de crecimiento económico y empleo, entre otros.
Pero después de varias décadas de implantación progresiva en las Islas y pese a esta importancia, el
conocimiento académico acerca de la dinámica de este sector y los impactos que genera sigue siendo
insuficiente. Uno de los aspectos probablemente menos conocidos se refiere a las percepciones de los
residentes acerca del turismo. Este artículo pretende contribuir al conocimiento de este aspecto de los
impactos sociales. En particular, me voy a centrar en los discursos de rechazo al turismo en Canarias,
aunque para ello requeriré del concurso de los discursos de aceptación. La perspectiva adoptada es fun-
damentalmente cualitativa, pues no se trata tanto de analizar cuántas personas en Canarias rechazan o
aceptan el turismo y en qué términos, sino de comprender los discursos acerca de dicha realidad; es cen-
tral en este sentido el análisis de los significados y percepciones que implica el rechazo del turismo.

Palabras clave: Turismo; Percepciones; Poblaciones locales; Metodología cualitativa; Clase social.
.


Abstract: Tourism is a very important activity in the Canary Islands, both economically and socially. It
benefits local population through economic growth and employment creation. But after several decades
of tourism development in the islands, academic knowledge about the behaviour of the sector and the
impacts it creates is still scarce, considering its importance. One of the less known issues about tourism
in the Canary Islands is the resident’s perception towards tourism. And it is this issue this paper deals
with. It will be focused on the social discourses rejecting tourism in the Islands, even though it will also
consider social discourses that have supported and still support tourism development. The paper adopts a
qualitative strategy. The objective is not to analyze how many people in the Canary Islands reject or
accept tourism, but rather to understand the meaning of their discourses about it. There are three impor-
tant ideas in the reject discourse: tourism generate high concentration of population in the islands, the
benefits of the activity go out and the tourists and the touristic model symbolize a low prestige consump-
tion leisure product. Because today the sun and sea model symbolize low prestige.

Keywords: Tourism; Perceptions; Host population; Qualitative methodology; Social class.



† • J. Rosa Marrero Rodríguez es Doctora en Sociología y profesora del Departamento de Sociología de la Universi-
dad de La Laguna (Tenerife, España). E-mail: jrmarrod@ull.es
© PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. ISSN 1695-7121 328 El discurso de rechazo al turismo en Canárias ...

Introducción respecta a la valoración subjetiva de los
productos de consumo, de ocio o turísticos.
Es conocida la importancia económico- Hay que aclarar varios aspectos antes de
social del turismo en Canarias. Desde hace continuar. En primer lugar, la perspectiva
décadas, la población residente se beneficia metodológica adoptada es cualitativa. Pues
de dicho sector en términos de crecimiento no se trata tanto de analizar cuántas per-
económico y empleo. Sin embargo, pese a su sonas aceptan o rechazan el turismo en
implantación progresiva en las Islas y a su Canarias y en qué términos, sino de com-
centralidad en el tejido productivo, el cono- prender el proceso de formación de los dis-
cimiento académico acerca de la dinámica cursos acerca del mismo, siendo central el
de este sector y los impactos que genera análisis de los significados y percepciones
sigue siendo insuficiente. Uno de los aspec- que implica el rechazo. Por tanto, de lo que
tos probablemente menos conocidos se re- se va a exponer no se podrán derivar gene-
fiere a las percepciones de los residentes ralizaciones estadísticas puesto que se apo-
2acerca del turismo . Este artículo pretende ya en una metodología estructural que pre-
contribuir al conocimiento de este aspecto tende la comprensión de los significados de
de los impactos sociales del turismo. En los discursos emitidos por los individuos
particular, me voy a centrar en los discur- (Alonso, 1994, 1998). En definitiva se trata
sos de rechazo al turismo en Canarias, de un abordaje que pretende incidir en las
aunque para ello requeriré del concurso de ideas base que permiten la construcción de
los discursos de aceptación. un discurso de rechazo del turismo. Como
Se puede afirmar que la literatura aca- plantea Alonso (1998: 46),
démica que aborda los impactos sociocultu- “he aquí el campo específico de aplica-
rales del turismo es amplia y densa. El ción del enfoque cualitativo en sociología: el
interés por esta temática tiene que ver con estudio de los discursos, entendiendo por
la preocupación cada vez mayor entre aca- discurso un conjunto de prácticas signifi-
démicos y gestores públicos por las conse- cantes, no sólo las prácticas lingüísticas en
cuencias que tiene la implementación de la sentido estricto; siendo cada proceso con-
actividad turística. En concreto, por lo que creto de articulación el que fija, inestable y
respecta a las manifestaciones de rechazo parcialmente el significado de cada discurso
al turismo, por su posible impacto negativo en la infinitud del campo de la discursivi-
sobre la dimensión económica del servicio dad. Este campo de la discursividad, ade-
turístico y en el encuentro entre ‘anfitriones más, no se inscribe en el espacio de lo men-
e invitados’. tal o de la subjetividad radical, sino en la
En este artículo presento un estudio de materialidad social como producto de un
caso, donde se centra la atención en el pro- sistema de identidades y diferencias que, al
ceso de conformación de los discursos de coincidir y enfrentarse, se objetivan; los
oposición al turismo. Por lo que se procede- discursos fijan las posiciones de los sujetos
rá a una descripción de los mismos y poste- en un sistema instituyente de fuerzas y
riormente a su análisis; para ello se consi- contrafuerzas sociales”.
derarán como variables relevantes las ca- En segundo lugar, la investigación de la
racterísticas del destino, la influencia del que se extrae el material de entrevistas que
turismo en la sociedad local específica –en se utilizan en este artículo no tenía como
este caso la isla de Tenerife en Canarias-, objetivo central de estudio las percepciones
pero también a los componentes de clase sobre el turismo, y sí sólo algunos aspectos
que influyen en las percepciones de los re- concretos de dicha actividad. Se trataba de
sidentes. En este sentido, es clara la vincu- una investigación cuyo objetivo central era
lación teórica con la perspectiva bourdiana, el análisis de la actividad deportiva náutica
en tanto se expondrá que los discursos de en torno a los puertos deportivos de Teneri-
3los individuos, además de estar condiciona- fe . Los discursos sobre el turismo se produ-
dos por la impronta de la estructura turís- jeron a partir de unos estímulos verbales
tica en el territorio, se encuentran estruc- confeccionados para este objetivo. Pero da-
tural y diferencialmente vinculados a su do que algunos de los puertos deportivos
condición social, en particular en lo que seleccionados estaban ubicados en zonas
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

J. Rosa Marrero Rodríguez 329

eminentemente turísticas del sur tinerfeño, guió el discurso de más de una persona que
y debido a la influencia permanente del pudiera cumplir las características relevan-
turismo y de los turistas en todo lo relativo tes, obteniendo un total de 16 entrevistas.
a las costas canarias, los discursos de los Por último, señalar que el perfil sociodemo-
entrevistados, en el marco de ‘libertad dis- gráfico de los entrevistados se viene a ajus-
cursiva controlada’ que posibilita la entre- tar al de varones jóvenes con un nivel so-
vista abierta, se deslizaron ‘espontánea- cioeconómico alto. Es en este marco de in-
mente’ en muchas ocasiones hacia el mode- vestigación en el que surgieron los discur-
lo turístico canario y sus consecuencias sos de oposición al turismo de los que se
para la población residente. habla en este artículo.
Por ello conviene dedicar un comentario
adicional a los principales pormenores de Aproximación teórico-metodológica al pro-
dicha investigación. Como se ha expuesto, blema de las relaciones entre poblaciones
el objetivo de la investigación era el estudio locales y turísticas
de las prácticas deportivas y turísticas vin-
culadas a los puertos deportivos de Teneri- Desde hace algunas décadas es creciente
fe, partiendo de su diversidad, y atendiendo el interés académico por las relaciones en-
a los diferentes discursos que los protago- tre las poblaciones locales y turísticas. En
nistas directos o indirectos de los puertos los sesenta, estos estudios se desarrollaron
deportivos tenían acerca de dichas prácti- primeramente en un contexto muy influido
cas. Así mismo, la evaluación y valoración por una visión positiva y optimista relativa
de los recursos deportivos, turísticos y por- a los efectos del turismo sobre las poblacio-
tuarios existentes en el ámbito de influen- nes tanto de los países desarrollados, cuan-
cia del puerto deportivo. Y en tercer lugar, to no más de los subdesarrollados o en vías
destacar las consecuencias que, en diferen- al desarrollo (Swain y otros, 1998), siendo
tes órdenes sociales conllevaban las prácti- entonces dominante la perspectiva econó-
cas deportivas y turísticas que tienen en un mica. Luego los finales de los setenta y la
puerto deportivo su punto de referencia, década de los ochenta ven aparecer una
incidiendo en el aspecto relativo a la confi- literatura tanto de corte antropológico como
guración de nuevos perfiles y espectros sociológico, e influida en muchas ocasiones
deportivos. por la economía política marxista, que inci-
Se seleccionaron dos puertos deportivos, dirá en los impactos negativos provocados
uno integrado en una infraestructura por- por el turismo. Estos impactos llevan en
tuaria mayor (puerto deportivo integrado ocasiones a actitudes y comportamientos de
en la capital de Santa Cruz de Tenerife) y rechazo o de distanciamiento de la pobla-
otro no (puerto deportivo exento, Puerto ción residente. Ahora serán objeto de estu-
Colón en el municipio sureño de Adeje, dio tanto los impactos económicos, como los
donde se concentra la mayor parte de la sociales, culturales y medioambientales. En
actividad turística insular); y una serie de la década de los noventa, el planteamiento ades deportivas (actividades sub- más general se aproxima a la idea de que el
acuáticas, pesca deportiva y recreativa, turismo puede tener impactos diferentes
motonáutica y esquí náutico; vela y nave- según los agentes implicados en qué tipo de
gación; surf; actividades acuáticas de carác- procesos de desarrollo (Picornell, 1993: 67),
ter expresivo). Dado que se entendía que aunque el repaso a la literatura sociológica
tendrían diferentes percepciones del puerto general lleva a la impresión de que los im-
y de la actividad deportiva los turistas y los pactos negativos no son marginales (Robin-
residentes habituales, pero también los son y Boniface, 1998).
practicantes de las diferentes actividades, Así, las consecuencias que el turismo
se procedió a seleccionar personas que tiene para las comunidades receptoras se
cumpliesen con alguna de las anteriores pueden clasificar en tres categorías: econó-
características. En este sentido, se optó por micas, socioculturales y medioambientales
hacer una saturación cruzada de los mis- (Santana Talavera, 1997; Andereck y otros,
mos, de modo que se pudiera acceder a la 2005). Respecto del segundo grupo, y aun-
máxima variabilidad con el mínimo de en- que es general la idea de que el turismo
trevistas posibles. De este modo se consi- implica impactos sociales, el estudio de los
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

330 El discurso de rechazo al turismo en Canárias ...

mismos no siempre determina con exacti- o aceptación del mismo. Se trata de una
tud la naturaleza de los mismos y los méto- aproximación a la dimensión comprensiva
dos idóneos para estudiarlos (Mathieson y de los discursos de rechazo o aceptación.
Wall, 1990). Por lo que me detendré pre- Porque de lo que se trata en este caso es de
viamente en estas dos cuestiones. El abor- comprender los fundamentos discursivos
daje teórico y el metodológico acerca de los aplicados por la población residente a su
impactos sociales del turismo. argumentación sobre el modelo turístico
canario. Por ello requerimos de una ‘liber-
Las decisiones de tipo metodológico tad controlada’ en la exposición de motivos
En cuanto al abordajeo, la de los individuos, tanto sea su discurso de
investigación encaminada a las percepcio- rechazo como de aceptación. Creo que am-
nes y actitudes de la población local con bas aproximaciones son igualmente válidas
respecto a la presencia de los turistas re- pero necesarias en cualquier caso, para la
quiere del contacto con dicha población, comprensión del fenómeno de los impactos
para identificar exactamente dichas per- sociales del turismo. Pero la metodología
cepciones. Esta aproximación puede ser cualitativa que pregunta acerca de aspectos
cuantitativa o cualitativa. La mayor parte concretos de la realidad social también está
de la literatura publicada se adscribe al contagiada de lo que se considera una ‘debi-
primer grupo, operacionalizando diversos lidad’ metodológica de las aproximaciones
impactos, pero que siempre quedan mate- cuantitativas, esto es la parcelación de la
rializados a través de preguntas concretas o realidad para su inclusión en preguntas
escalas de opinión (Ap, 1992). En muchas que puedan ser tratadas estadísticamente.
ocasiones, los investigadores han estableci- Este fraccionamiento es necesario para el
do el conjunto de ítems con posterioridad a abordaje de dimensiones de la realidad
una aproximación cualitativa que ha per- social susceptibles de ser estandarizadas y
mitido su identificación. sometidas a tratamiento estadístico, pero
Ahora bien, mientras que las técnicas inadecuado cuando de lo que se trata, como
cuantitativas, dada su naturaleza metodo- pretendo aquí, es de comprender el proceso
lógica, obligan a la referencia a aspectos de formación de los discursos (Ortí, 1986;
concretos, se observa algo similar en algu- Beltrán, 1994). Objetivo para el que esta
nos de los enfoques cualitativos. Por ejem- aproximación parceladora resulta inade-
plo, Brunt y Courtney (1999), a partir de la cuada.
literatura anterior sobre impactos, utilizan Así pues, aunque no conviene olvidar el
como estímulos verbales en las entrevistas marco (limitado) de investigación en el que
referencias concretas a elementos de la vida se apoya este artículo, se atiende en él a los
de la población local que son susceptibles discursos de rechazo o aceptación del tu-
de valoración positiva o negativa: oportuni- rismo en Canarias, con un nivel reducido de
dades de vida, empleo, seguridad, estilo de intervención sobre las participaciones de
vida, etcétera. De manera que la entrevista los entrevistados, que permitiera seguir el
se presenta como claramente orientada a proceso ‘espontáneo’ de construcción de la
4una serie de impactos posibles detectados negativa o aceptación de dicha actividad .
en investigaciones anteriores, con el objeti- Por otro lado, quisiera indicar que se ha
vo de confirmar o rechazar para este caso si pretendido apoyar las hipótesis desarrolla-
se reproducen resultados. Este enfoque das en este trabajo con extractos de los
metodológico implica una concepción dife- discursos de las personas entrevistadas, -
rente del enfoque cualitativo en que se basa apareciendo en notas a pie de página.
este artículo.
En el caso que nos ocupa, se propone Las decisiones de tipo teórico
una aproximación a los ‘discursos libres’ de Por otro lado, en cuanto al abordaje teó-
la población local, centrando la atención no rico de los impactos sociales del turismo, y
en aquellos aspectos concretos de la vida específicamente de las percepciones de los
económica y social que se perciben como residentes, se puede plantear que hay dos
positivos o negativos como consecuencia de tipos de aproximación. En la primera de
la presencia del turismo. Sino a los argu- ellas, los intentos de sistematización de los
mentos e ideas que fundamentan el rechazo procesos de aceptación o rechazo del turis-
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

J. Rosa Marrero Rodríguez 331

mo están vinculados a la literatura proce- locales hacia el turismo. En las etapas de
dente del ciclo de vida de los destinos turís- madurez, cuando se expresan abiertamente
ticos, inaugurada por Butler en los ochenta. los problemas que atrae el turismo, co-
En este caso, se vinculan las percepciones mienzan las poblaciones a manifestar su
de las poblaciones locales al momento de rechazo al mismo, que contrasta con las
desarrollo del destino. Butler considera que primeras etapas en que se estaba expan-
un destino turístico puede ser analizado diendo y se vivía positivamente el mismo.
como un producto, por lo que su estudio es Dependiendo a su vez de la resolución
equiparable al proceso del ciclo de vida de adoptada en la etapa de estancamiento, así
los productos comerciales. A partir de esta será la reacción de los residentes. En cual-
idea, propone seis etapas por las que pasa quier caso, esta línea de trabajo se encuen-
un destino a medida que se desarrolla: ex- tra más centrada en el estudio del ciclo de
ploración, implicación, desarrollo, consoli- vida y las variables que influyen en el
dación, estancamiento y post- mismo, que en las relaciones entre fases del
estancamiento. Cada una de ellas es reco- ciclo y reacciones de la población residente.
nocible por un número identificable de ca- En cuanto a la segunda tradición, y
racterísticas. Algunos estudios resumen mientras que la orientación anterior es
estas fases en cuatro, denominándolas in- predominantemente económica, desde la
troducción (etapas de exploración e impli- sociología, la psicología y la antropología, el
cación); crecimiento (desarrollo); madurez problema de las percepciones de las pobla-
(consolidación y estancamiento); y de decli- ciones locales hacia el turismo se ha abor-
ve o rejuvenecimiento (post-estancamiento). dado a partir de un concepto que sintetiza-
Las cuatro primeras etapas descritas por ré a través de la genérica expresión ‘natu-
Butler significan crecimiento, mientras que raleza del contacto entre locales y turistas’.
la etapa de estancamiento representa un Este concepto se presta a ser operacionali-
declive gradual. El final del ciclo viene zado mediante diversas dimensiones y va-
6marcado por una fase de post- riables .
estancamiento, etapa crítica en el desarro- • A través de la variable ‘tipo de
llo de un destino turístico y para la que adaptación de los turistas a las normas
Butler aporta cinco escenarios posibles, tres locales’, como en Smith (1989). Lo que lleva
de los cuales son: la posibilidad de rejuve- a considerar tipologías de turistas.
necimiento, estabilización durante un • Considerando la proporción relativa
tiempo o el declive. Éste puede ser pospues- de población local y foránea en el territorio
to o evitado si se adoptan medidas correcto- (Smith, 1989; Ap, 1992; Pizam, 1978). De-
ras, como la reorientación de los atractivos pendiendo del modelo de desarrollo turísti-
turísticos, las mejoras medioambientales o co o del momento del ciclo, la proporción
el reposicionamiento del destino en el mer- entre población local y foránea será a favor
5cado (Agarwal, 2002) . de unos u otros.
Para muchos autores es un enfoque teó- • El ‘tipo de beneficios’ que percibe la
rico eficaz para el estudio de las dinámicas población local, sean económicos o de em-
turísticas (Oppermann, 1998). Intenta pleo (Perdue y otros, 1990; Lee y Back,
aportar un marco analítico para el estudio 2003).
de la evolución de los destinos turísticos en • Las ‘actitudes hacia el impacto po-
el seno de sus complejos entornos económi- sitivo del turismo’ (Andereck y otros, 2005).
cos, sociales y culturales (Cooper y Jackson, • La existencia o no de relación entre
1989), y ha servido como base empírica a unos y otros (Milman y Pizam, 1988). De-
numerosas investigaciones (Agarwal, 2002). pendiendo del modelo turístico y del tipo de
Téngase en cuenta que las variables princi- turistas, las relaciones entre una y otra
pales a partir de las cuales se establece la población tendrán una determinada fre-
secuencia de estadios son el número de cuencia o intensidad.
turistas y el nivel de infraestructuras. Pero • La distancia cultural también ha
lo que me interesa resaltar aquí es que las sido un elemento analizado, pues da lugar
distintas fases por las que se supone que en ocasiones a complejas relaciones que
pasa todo destino turístico acarrea una conducen a ambigüedades, errores e incom-
determinada actitud de las poblaciones prensión de los estándares culturales (Ro-
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

332 El discurso de rechazo al turismo en Canárias ...

binson y Boniface, 1998). Luego, la distan- jerarquizadas en clases sociales, las cuales
cia cultural se puede analizar en sus distin- a través de sus respectivos habitus, valoran
tas dimensiones, como la mercantilización diferencialmente los diversos productos y
cultural que pueda conllevar y el control de prácticas de consumos (Bourdieu, 1994,
dicho negocio por parte de la industria local 2000).
(Smith, 1989).
• La orientación de los residentes Las hipótesis
hacia los asuntos de la comunidad (Wi- Pues bien, atendiendo a la literatura
lliams y Lawson, 2001). académica sobre este tema, se considera en
Muchos de los autores de este segundo este artículo que la fase en que se encuen-
grupo atienden al momento de desarrollo tra el destino analizado, la distancia entre
del destino, como componente relevante población local y foránea y la percepción de
para explicar los distintos tipos de percep- beneficios económicos para la comunidad
ciones de la población local. Por lo que en son dimensiones relevantes para la com-
algunos casos, los preceptos teóricos del prensión de los discursos de los residentes.
ciclo de vida del destino turístico se encuen- Por lo que el planteamiento que se desarro-
tran también presentes en el mismo, de llará a continuación va a seguir la siguiente
forma implícita o explícita. lógica teórico-metodológica.
Pero, en tercer lugar, las percepciones En primer lugar, parto de que el destino
de las poblaciones locales acerca del turis- turístico canario se encuentra consolidado.
mo no son independientes del hecho de que Pues se trata de una actividad instaurada,
el turismo es una actividad de ocio inserta al menos en las islas de Tenerife y Gran
en la sociedad de consumo de la moderni- Canaria, desde hace más de treinta años,
dad tardía. Por lo que su análisis requiere recibiendo anualmente entre diez y doce
también de los marcos teóricos que se han millones de turistas. Por tanto, hay diver-
detenido a estudiar los procesos mediante sos indicadores a través de los cuales se
los cuales los bienes de consumo son utili- puede definir a Canarias como destino tu-
8zados por grupos sociales específicos, en rístico maduro .
concreto por clases socioeconómicas, para Se trata de un destino masivo especiali-
delimitar su forma particular de vida. zado en el producto sol y playa. Lo que im-
En el capitalismo de consumo, los gru- plica una ocupación muy considerable de la
pos de estatus y clase social se diferenciarí- costa. Este es el contexto más general a
an entre sí por medio de patrones de con- partir del cual comprender el surgimiento
sumo, para conseguir una distinción de de discursos de rechazo al turismo en Ca-
estilo de vida (Bourdieu, 1994; Crompton, narias. Después, la mayor parte de los en-
71993) . En este sentido, hay que valorar el trevistados con un discurso de rechazo son
consumo como un conjunto de prácticas personas cuya relación con la actividad es
sociales y culturales que sirven para esta- baja, y residen lejos de los núcleos turísti-
blecer diferencias entre grupos sociales, no cos; en algunos casos, perciben que algunas
como un simple medio de satisfacción de de las intervenciones sobre la costa deriva-
necesidades. Esto tiene como consecuencia das de la expansión territorial del turismo
el que los elementos de consumo, incluidas les perjudican. Y, en su mayor parte, perte-
las prácticas y destinos turísticos, están necen -o muestran un comportamiento de
jerarquizados, y el prestigio de unos u otros consumo vinculado- a las clases medias.
dependerá de los grupos sociales que los Por lo que el análisis del discurso recogido
debe atender a estos componentes objetivos, practiquen y de la fuerza social que deten-
señalados ya en otras investigaciones. ten para situarlos en la escala de prestigio
Pero lo que se subrayará en este artículo de los consumos generales y específicos. Y
tiene que ver fundamentalmente con este deja por supuesta la idea de que el consumo
último aspecto: la orientación de clase y las es una práctica social que actualmente
preferencias en cuanto a los consumos de permite comprender la vertebración de
ocio que se derivan de ello. En este sentido, algunos de los componentes de las identi-
como ya se ha señalado, recojo el testigo dades sociales (Alonso, 2005; Bocock, 1993).
bourdiano. Así como varios autores han Por ello, no se puede considerar a las
poblaciones locales como homogéneas sino aplicado esta perspectiva a los procesos de
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

J. Rosa Marrero Rodríguez 333

9estructuración de la mirada de los turistas , emergencia de discursos que iban a tener
se pretende aquí aplicarlo a la mirada de como protagonista al turismo.
las poblaciones locales sobre su propio des- Pues bien, se observa que los discursos
tino y producto turístico. Y es que ha sido más opuestos al turismo son formulados
frecuente en este análisis de las percepcio- por residentes con poca vinculación al mis-
nes considerar como homogénea a la pobla- mo, o afectados directa y negativamente
ción local, en cuanto a su estructuración por la misma. Mientras que los individuos
social -con algunas excepciones como es el que ocupan posiciones empresariales, de
caso de Husbands (1989). Olvidando que gestión o de vinculación a la actividad tu-
existen distintos grupos sociales en cuanto rística o económica en general tienen un
a la conformación de su mirada no sólo en planteamiento más favorable hacia el tu-
las sociedades emisoras, sino también en rismo. Evidentemente dado el enfoque cua-
las receptoras. La valoración del producto litativo empleado aquí, no puede conside-
turístico o de los turistas que recibe un rarse como afirmación generalizable, pero
destino no sería así ajena a la clase social vendría a confirmar lo que la literatura
de referencia y las valoraciones que el habi- sobre el tema ya ha comprobado cuantitati-
tus de la misma contribuye a generar. vamente en otros espacios turísticos (Liu y
De ahí la hipótesis central de este traba- Var, 1986; Milman y Pizam, 1988; Ap,
jo: el discurso de rechazo del turismo en la 1992; Brunt y Courtney, 1999; Lee y Back,
población estudiada se alimenta de dos 2003; Andereck y otros, 2005).
componentes centrales (alta concentración El discurso acerca del turismo no es
turística y bajos beneficios locales), que sólo unánime, por supuesto, pero en líneas ge-
alcanzan fuerza gracias a un tercero (el nerales, se puede afirmar que hay una ten-
modelo turístico canario representa un con- dencia en muchos de los residentes, e inclu-
sumo de ocio de bajo prestigio). Sólo una so de algunos de los turistas entrevista-
10aproximación a los discursos lo más libre dos , a rechazar el turismo masivo de sol y
posible puede ahondar en estos componen- playa. Es una expresión espontánea, donde
tes. se tiende a minusvalorar los efectos positi-
vos de esta actividad, a acentuar los nega-
Los discursos sobre el turismo en la isla de tivos, a rechazar a los practicantes del tu-
Tenerife rismo que reciben las islas. Y a calificar
negativamente a los turistas. Sin embargo,
La hipótesis principal es la siguiente: el tras estas explosiones de sinceridad, llega
rechazo del turismo resulta de la asimila- la mesura, y se pasa al reconocimiento de
ción del mismo a los consumos de ocio de los beneficios que directa o indirectamente
bajo prestigio. Ello requerirá de otros ele- reporta el turismo para el desarrollo de las
mentos discursivos que expondré a conti- islas. En esta segunda fase discursiva lo
nuación, que se resumen en la idea de que sobresalen son los argumentos de tipo
‘malthusianismo’ (alta concentración turís- económico. Se trata principalmente de un
tica) y ‘desarrollo defectuoso’ (bajos benefi- rechazo del modelo turístico, más que de la
cios locales). Es importante insistir en que actividad en sí misma. Quiero resaltar esta
la idea central sobre la cual los restantes cuestión, la de que el rechazo aparece es-
argumentos encontrarán sólido apoyo es la pontáneamente, seguido de una valoración
primera. positiva influida por los efectos económicos.
Hay que recordar que el turismo es una El argumento ‘malthusiano’, esto es, el
actividad económica que supone un despla- exceso de gente que atrae el modelo turísti-
zamiento de individuos para el consumo de co actual, plantea que dicho modelo genera
espacios y paisajes, individuos que en oca- problemas demográficos, medioambientales
siones pertenecen a otras culturas. Ello y de convivencia. Dado que se da una situa-
genera impactos que no son exclusivamente ción en la que algunos de los recursos bási-
económicos sino geográficos y sociales. La cos son limitados, y otros crecen menos que
masiva recepción de turistas hace que en las necesidades de la población. Por ello, se
Canarias la interrelación entre éstos y los da una vinculación directa entre desarrollo
residentes sea incesante y permanente, lo turístico y fuerte competencia por el terri-
11que facilitó en la investigación realizada la torio, sobre todo por la costa . Competencia
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

334 El discurso de rechazo al turismo en Canárias ...

que surge no únicamente a partir de la nizado, sinónimo de reducido gasto e inicia-
presencia cada vez mayor de turistas, sino tiva por parte de los turistas. Negativos los
de la presión que esta misma actividad comportamientos en el sentido de que re-
económica ejerce, tanto en términos direc- sultan poco atractivas las actividades de ir
tos como indirectos, sobre el territorio. Esta a la playa y salir a tomar copas. Y en senti-
competencia por la costa ha contribuido a do de que no son frecuentes otras activida-
reafirmar una diferenciación espacial de- des más recomendables, tales como realizar
ntro de la isla, entre norte y sur, y entre visitas culturales o a la naturaleza. Es des-
costa e interior –medianía, cumbre-. Esta de una catalogación previa de los compor-
aproximación de carácter malthusiano re- tamientos turísticos ‘buenos’/‘malos’ desde
sulta importante como argumento que ayu- donde se pasa a condenar el modelo turísti-
dará a reforzar el resto de los elementos co canario.
discursivos. Así, es un rechazo por motivos económi-
En segundo lugar, la caracterización cos pero también sociales y estéticos. En
económica del modelo. Pues aunque en ge- este proceso de rechazo del turismo masivo
neral se reconocen los efectos positivos que de sol y playa, se presenta, como en todo
dicha actividad ha supuesto en una región juego de oposición, la alternativa positiva
históricamente condenada al subdesarrollo para la región. Y que alberga las caracterís-
y a la emigración, se trata para los oposito- ticas contrarias, aunque sean minoritarios.
res al turismo de una actividad cuyas con- Y aquí hace su aparición el referente ‘tu-
secuencias sobre el desarrollo son negati- rismo de calidad’.
vas, al dejar pocos beneficios económicos en El turismo de calidad es un referente
las islas; el reducido empleo de calidad que ideológico que utilizan muchos entrevista-
crea está ocupado por personal foráneo, en dos como punto de apoyo para expresar
parte debido al tercer componente: se trata opiniones sobre el turismo en las islas. Se
de una industria controlada por empresa- equipara en este sentido turismo de calidad
rios no canarios. Supone por ello un modelo con el turismo de alto nivel adquisitivo. Por
de ‘desarrollo defectuoso’. oposición a los turistas que han comprado
Y en tercer lugar, los componentes socia- en sus países de origen un paquete cerrado,
les del modelo turístico. En este sentido, sinónimo de bajo nivel adquisitivo y por
14destacan los siguientes elementos de dis- tanto de baja calidad . Esta visión del tu-
cursos de los entrevistados. Por un lado, rismo que recibe Canarias, que se asocia
cómo se adjetiva el tipo de viaje practicado con la baja calidad en cuanto a gasto, está
15por los turistas que visitan las islas, con la muy generalizada .
fórmula del viaje organizado. Y por otro, Un caso extremo de rechazo se da cuan-
íntimamente conectado a esto, las caracte- do la competencia por el espacio genera
rísticas sociodemográficas y conductuales conflictos entre residentes y foráneos. En
12de los turistas . En este sentido, se insiste este sentido, destaca la práctica del surf,
en que presentan un nivel de gasto reduci- donde se compite por la playa y el espacio
do pero también características sociodemo- marítimo. Los preciados lugares para ‘coger
gráficas y culturales rechazables: mala olas’ son limitados y el atractivo creciente
educación, poco interés cultural por las de Canarias para la práctica de esta activi-
islas y sus habitantes, motivaciones para la dad ha generado un conflicto entre aficio-
realización del viaje centradas en el consu- nados -y deportistas- locales y foráneos. En
13mo de alcohol y bronceado . Es por ello que una dinámica de creciente internacionali-
se rechaza el modelo turístico por la fórmu- zación de la práctica de los deportes, donde
la de viaje y por el tipo de turista que favo- los aficionados tienen cada vez más cono-
rece. cimiento e información de los pormenores
Lo que me interesa señalar en este pun- de la misma, las playas y los territorios
to es que frente a la posible existencia –o están al alcance de muchas personas, más
no- de tipos diversos de turistas, compor- cuando se trata de territorios turísticos,
tamientos y formas de viajes, los opositores donde se aprecia una mayor facilidad de
al turismo inciden en sus discursos en acceso y alojamiento. Al mismo tiempo, los
aquellos más negativos. Pero negativos por aficionados y deportistas locales defienden
cuanto se considera como tal el viaje orga- lo que consideran su territorio. Así, están
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

J. Rosa Marrero Rodríguez 335

puestas las bases para un potencial conflic- utilizan expresiones que tienen que ver con
to. la actividad, para referirse a su comporta-
Además agravado por dos elementos miento y a los efectos del mismo: actividad,
adicionales. Por un lado, Internet viene a información e iniciativa. Así, en primer
romper las barreras existentes entre cono- lugar, muchas personas perciben (no siem-
cimiento local y foráneo. Hasta ahora, para pre positivamente) que los turistas tienen
los deportistas foráneos suponía una des- un mayor conocimiento de los recursos y
ventaja el desconocimiento del lugar a visi- oportunidades que las islas ofrecen. Esta
tar, atrapados por las guías turísticas y los percepción está relacionada con la informa-
tour operadores –lo que es común al resto ción privilegiada a la que acceden los ex-
de los turistas-. Pero cada vez más inten- tranjeros en sus países de origen, que les
samente, Internet se erige como un espacio permite acceder a recursos que los residen-
donde se accede a información que rompe tes desconocen, entre otras razones por la
esas limitaciones previas del turismo de clara orientación turístico-promocional de
16masas . dichos conocimientos. Aquí el turista se
Por otro lado el mar constituye un espa- percibe como persona activa en compara-
cio muy especial. Pues, al contrario que la ción a la población local, a la que se aprecia
tierra, aparentemente carece de dueño. Es como pasiva.
un espacio cuya delimitación precisa resul- En segundo lugar, el turismo favorece la
ta complicada, lo que puede hacer que los actividad económica a través de la creación
19foráneos se crean con más derecho a entrar de empresas y empleo . Así, por ejemplo, la
en la playa a coger olas, y los aficionados influencia de los foráneos como positiva
17locales a defenderlo . Esta situación puede para el desarrollo del deporte se aprecia
ser aplicable a la costa en su conjunto, claramente en el caso de algunos clubes,
puesto que el problema de competencia como el inglés en el sur de la isla, y en el
espacial tiene lugar en la misma, y en ella caso de la práctica de submarinismo. La
la playa, pese a su carácter público, termi- población local no mantiene una relación
na teniendo uso (casi) exclusivo para algu- comercial con algunos espacios y son final-
nos hoteles, dada la configuración territo- mente los turistas los que van a promocio-
rial y urbanística de algunas zonas turísti- narla. El turismo atrae más actividades, es
cas. sinónimo de vida. Por ello, algunos entre-
Aquí se condensa y comprende en gran vistados vinculados sobre todo a la activi-
medida el discurso de rechazo al turismo de dad deportiva vía empresarial, tienden a
masas, porque supone una competencia por oponer en sus discursos los espacios del
20el espacio. Al ser éste reducido y los forá- norte a los del sur . Es la dimensión mer-
neos cada vez más, surge una actitud de cantil de la visita foránea la que se encuen-
rechazo. Al parecer estos problemas son tra en la base de esta adjetivación de acti-
más o menos agudos dependiendo de los vidad.
lugares, lo que se plantea como parcialmen- Pero el turista no sólo es promotor de la
te independiente de los mismos, condicio- actividad turística sino beneficiario de la
nándolo a las características internas de los misma. Encontramos deportistas de vela y
grupos locales. Por otro lado, también la de surf que vienen a las islas por tempora-
actividad turística puede actuar en sentido das completas, con el objetivo principal de
contrario, pues en la internacionalización practicar deporte, pero que al mismo tiem-
creciente de turismo y deporte la población po, dado el dinamismo económico generado
residente se convierte en ocasiones, en tu- por el turismo, se encuentran con la posibi-
rística, lo que induce a una mayor flexibili- lidad de encontrar un empleo, mientras
dad y relativización del comportamiento en practican su afición en las islas. Se trata de
18el ámbito cotidiano . deportistas muy identificados con la afición
El discurso de rechazo tiene como con- que practican y que ponen la organización
trapunto el discurso de aceptación del tu- de sus vidas al servicio de la misma. Lo
rismo. Éstos se apoyan en una base princi- cierto es que en estos casos, el turista no es
pal de argumentación: el impulso económi- el promotor de la actividad, sino el benefi-
co que dicha actividad promueve en la isla. ciario de la misma, con efectos positivos
21Por lo que los discursos sobre los turistas claros para la actividad deportiva .
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

336 El discurso de rechazo al turismo en Canárias ...

¿Por qué se desarrollan estos discursos de consumo de ocio de bajo prestigio, debido a
rechazo al turismo en Canarias? la lógica de la distinción que estructura las
prácticas de consumo. Ello es así por tra-
Los discursos tienen su lógica y su con- tarse, en primer lugar, de una práctica ma-
texto. El planteamiento pues no es cotejar o siva, pues son los productos practicados por
comparar los discursos con los datos que las minorías los que albergan mayor prestigio.
perspectivas académicas tienen sobre el Tal y como ha sintetizado recientemente
objeto material referenciado, el turismo. Y Alonso (2005), mientras que “típicos del
si anteriormente se ha procedido a una fordismo eran el gusto de clase media, los
descripción de la lógica seguida por los dis- grandes mercados de productos poco dife-
cursos de oposición al turismo, ahora se renciados, la fabricación en cadena de lar-
trata de dar un paso más e intentar dar gas series de enorme duración comercial
una explicación coherente al surgimiento y con escasa renovación estética y simbólica
presencia de los mismos. de los productos” (página 67), en el posfor-
En lo que se refiere al componente dismo, “aparecen todo tipo de formas de
malthusiano, hay que considerar el que consumo privativas y posicionales, cuyo
Canarias sea un destino masivo y maduro, carácter excluyente es parte de su reclamo
tratándose de un territorio caracterizado comercial” (pagina 68-69). La fragmenta-
por su insularidad, fragmentación y lejanía ción e individualización en las prácticas de
del resto del estado. En el que su población consumo lleva a muchos consumidores a
ha dejado de ser emigrante para pasar a valorar negativamente los productos o
ser un espacio de inmigración, tanto regu- prácticas masivos, y al contrario, las expe-
lada como irregular, lo que ha contribuido a riencias minoritarias. Así también Urry
un crecimiento poblacional sin preceden- (1990), para quien las nuevas clases medias
22tes . Con un producto turístico masivo, que profesionales han influido poderosamente
en 2004 recibió 10,1 millones de turistas en la idea de que ‘las vacaciones reales de-
extranjeros -que supuso un total de 103 ben estar lejos del turismo de masas’.
millones de pernoctaciones- (Frontur, IET), En segundo lugar, se trata de viajes en
y 1,7 millones de viajes turísticos naciona- su mayor parte programados, lo que des-
les - sumaron 13 millones de pernoctacio- prestigia nuevamente el modelo. Como
nes- (Familitur, IET). Pero es importante plantean Callejo Gallego y otros (2004: 73),
subrayar algo más. a partir del análisis de entrevistas abiertas:
El discurso político predominante en las “son los viajes organizados los que en su
últimas décadas ha venido incidiendo en conjunto se perciben como más baratos y
dicho carácter insular, frágil y alejado del los que aparentemente más se realizan,
continente europeo. Lo que ha contribuido a mientras que los más notorios y valorados
darle rango de referente permanente y re- son los menos organizados y por tanto pla-
iterativo a la idea de los límites del espacio nificados en mayor medida por el propio
y la capacidad de carga del mismo, pues los turista o persona interesada (…) este tipo
espacios insulares de tales características de viaje espontáneo o no programado es el
se conciben como más débiles para soportar que se toma de referencia para distinguir el
un excesivo crecimiento turístico. No hay resto de viajes estandarizados por las agen-
más que consultar la prensa local diaria cias (…) el viaje no organizado se erige en
para cerciorarse de esta última afirmación. referencia de individualidad”.
Todas las discusiones que abordan, por Además, se valora negativamente este
ejemplo, el modelo de inserción del Archi- modelo por cuanto ha favorecido la consti-
piélago en la Unión Europea, o las compe- tución de espacios urbanos para albergar a
tencias autonómicas apelan de forma recu- los visitantes, lo que ha comportado concen-
rrente a la lejanía y ultraperificidad del tración de población. En la escala de atrac-
Archipiélago. Así, el componente malt- tivo de los espacios, ello implica un doble
husiano se encuentra reforzado por la im- negativo, en cuanto resulta como espacio
portancia que mediática y políticamente se masificado y artificial, opuesto a experien-
ha asignado al mismo. cia individualizada y genuina.
Por otra parte, el turismo masivo que No menos desprestigio supone la rela-
reciben las islas es considerado como un ción de actividades que viene a practicar el
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 4(3). 2006 ISSN 1695-7121

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin