Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Identidad y emergencia de los movimientos nacionales como expresión del nacionalismo (Identity and emergence of national movements as an expression of nationalism)

De
9 pages
Resumen
Este trabajo se propone analizar los fundamentos, identidad, predominancia étnica y el simbolismo cultural de los movimientos nacionales. El nacionalismo como factor de identifi cación es el principal aglutinante para la signifi cación y expresión política del poder de movilización en la emergencia de movimientos nacionales. La modernidad permea el nacionalismo en los movimientos nacionales y sus estructuras de oportunidad política y funcionamiento. Se concluye que los movimientos nacionales han sido un factor de cambio social en gran escala.
Abstract
The purpose of this paper is to analyze the foundations, identity, ethnic dominance and the cultural symbolism of national movements. Nationalism as factor of identifi cation is the main glue for political expression and signifi cation of mobilization power in the emergence of national movements. Modernity permeates the nationalism in national movements and their structures of political opportunity and functioning. It is concluded that national movements have been a factor of social change in large scale.
Voir plus Voir moins

AUTOR INVESTIGACIÓN
RECIBIDO
26 de diciembre de 2007José G. Vargas-Hernández
ACEPTADOCentro Universitario de Ciencias Económico
04 de abril de 2008Administrativas U de G.
PÁGINAS
jgvh0811@yahoo.com, jvargas2006@gmail.com De la
ISSN: 1885-365X
Identidad y emergencia de los
movimientos nacionales como
expresión del nacionalismo
Identity and emergence of national movements as
an expression of nationalism
Este trabajo se propone analizar los fundamentos, identidad, predominancia étnica y el simbolismo
cultural de los movimientos nacionales. El nacionalismo como factor de identifi cación es el princi-
pal aglutinante para la signifi cación y expresión política del poder de movilización en la emergencia
de movimientos nacionales. La modernidad permea el nacionalismo en los movimientos nacionales
y sus estructuras de oportunidad política y funcionamiento. Se concluye que los movimientos na-
cionales han sido un factor de cambio social en gran escala.
The purpose of this paper is to analyze the foundations, identity, ethnic dominance and the cultural symbolism of national
movements. Nationalism as factor of identifi cation is the main glue for political expression and signifi cation of mobilization
power in the emergence of national movements. Modernity permeates the nationalism in national movements and their
structures of political opportunity and functioning. It is concluded that national movements have been a factor of social
change in large scale.
Palabras clave: Cambio social, identidad étnica, modernidad, movimientos nacionales, nacionalismo.
Key Words: Social change, ethnic identity, modernity, national movements, nationalism.
1. In1. Inttroducciónroducción
Los movimientos nacionales son coaliciones de fuerzas nacionales que utilizan la co-
nexión nacional de la mejor manera para el logro de la cohesión social, a través de la
identifi cación con los movimientos sociales como una extensión del desarrollo comunal
(ERCEGOVAC, 1999 y TILLY, 1993a). El movimiento nacional signifi ca la lucha y even-
tual logro del Estado nacional (TARROW, 1993b). El movimiento nacional defi ne la mo-
vilización nacional como principios del ethnos, lenguaje, religión y costumbres, mas que
el movimiento por sí mismo como medio de activismo de protesta consistente (CON-
NOR,1977). La movilización nacional polariza la sociedad entre el centro y la periferia,
para ventaja de los movimientos.
Los movimientos nacionalistas surgen en periodos de desarrollo del Estado nación.
Los movimientos nacionales están conectados con problemas del desarrollo de la so-
ciedad y responden a los fenómenos de la economía, política y sociedad nacional. La
emergencia de los movimientos nacionalistas fue causada por las fallas del desarrollo
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 20084 5
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
del Estado y el régimen nacional para re- gentes en el cuerpo del gobierno neu- cíclica de los movimientos sociales lo-
solver la cuestión nacional. Un movimien- tralizando cualquier potencial oposición las tendencias económicas nacionales e gran metas a través de retar al Estado
to nacional refl eja una base ampliada, futura (THOMIS, & HOLT, 1977; TILLY, internacionales. Los movimientos popula- directamente (SNOW, and BENFORD,
con frecuencia multi clasista, actividad 1994b, TILLY, 1995; TILLY, 1997). Los res en México y sus aliados internaciona- 1992, TRAUGOTT (ed.) 1995) La inves-
coordinada a nivel nacional. La expansión movimientos de los trabajadores del si- les han tenido demostraciones masivas tigación en movimientos sociales desde
y consolidación del Estado nación glo XIX y de principios del XX son una para demandar la democracia y la digni- los sesentas ha estudiado los nuevos
proveyó la formación de la forma de paradigmas de los movimientos dad humana por sobre las ganancias cor- movimientos sociales y sus razones de
actividad del movimiento. sociales viejos. La revolución de 1848 porativas. existencia, en oposición a la previa teoría
Los actores La nación como una co- llevo a los movimientos de los derechos La abundancia de los movimientos marxista de lucha de clases.
de los munidad imaginada es de los trabajadores y a los movimientos universalistas de liberación nacional y
tradicionalmente una de liberación nacional, a pesar de que los las actividades revolucionarias resultan movimientos
22. L. Loos fundamens fundamenttos de los de loos s base de contra mo- movimientos nacionalistas fueron sofoca- de la negación continuada de las de-nacionales mmo ovimienvimienttos nacionalos nacionalees svimiento del Estado. dos por los gobiernos europeos durante mandas públicas (TILLY, 1994b:134). La actúan
Comunidades no in- la Primera Guerra Mundial. Los marxistas movilización del movimiento nacional es Los movimientos nacionales tienen como
de forma
corporadas ponen en argumentan que los movimientos fueron un movimiento revolucionario social. Un un objetivo signifi cante el Estado necesa-
simultánea dirección los asuntos expresiones colectivas del descontento movimiento puede lograr una revuelta en riamente fundado en principios tradicio-
en múltiples económicos, sociales por una clase auto motivadas. El Estado contra del centro como un movimiento nales del Estado nacional. Nación y mo-
niveles y políticos importantes provee un marco para la movilización del social. El desarrollo del movimiento na- vimiento nacional tienen similitudes para
en un movimiento social descontento popular y la acción de mo- cionalista revolucionario deja las limita- identifi car sus objetivos y modos de mo-
(BANAC, vimiento que surge de el. En los veintes, ciones de su organización socio política, vilización socio política (JENSON, 1995).
1995; BRETON & BRETON, los primeros años del movimiento de las elitista y religiosa (SMITH, 1991). Sin el Estado no habría movimiento
1995, BRUBAKER, 1996). mujeres fue difícil y desastrosos en la po- Los movimientos nacionales están bus- como tal. Las dinámicas relaciones entre
Cuando hay disparidades sociales, eco- lítica nacional, pero el movimiento mura- cando y encontrando formas de hacer el Estado y las comunidades periféricas
nómicas y políticas en las comunidades lista continuó su tradición bajo el apoyo sus esfuerzos y complementar aquellos infl uencian el desarrollo de movimientos
nacionales, los movimientos nacionales de un gobierno revolucionario. de otros organizados alrededor de temas nacionales y el espectro en el cual el acti-
se convierten en el pater familias en los Desde los sesenta del siglo pasado, hay similares en cualquier otra parte. Los mo- vismo de movimiento ocurre (DEUTSCH,
que el ego queda inserto en el supere- una correlación entre el desarrollo entre la vimientos nacionales se distinguen por 1963: O’SULLIVAN, 1980; ROKKAN & W.
go a cambio de la promesa de deliberar movilización cívica social inicial y la emer- los actores y recursos que movilizan y en URWIN, 1983). El activismo de los movi-
(KECMANOVIC, 1996; TARROW, 1977). gencia de cuestiones ethno nacionales en cierto grado con los cuales tienen comuni- mientos sociales es una opción política
El concepto de la comunidad nacional es el desarrollo de la organización de los mo- cación, consultas, coordinación y coope- viable de oposición y alternativa social.
una formación discursiva (FOUCAULT, vimientos nacionales (CONNOR, 1977; ración en la arena internacional (COHEN El Estado promueve el activis-
1972; FOUCAULT, 1988), para concentrar NAIRN, 1993, HROCH, 1996; COHEN and RAI, (ed.). 2000, p. 8). mo de movimientos para
esfuerzos de los marginados que retan el and RAI, 2000) claman que el mundo se Los actores de los movimientos nacio- aplacar intereses que
Los predominio de los sistemas del estado a ha movido desde los sesenta y con ello nales actúan simultáneamente en múlti- de otra manera bus-
movimientos través de la participación política dentro se han movido también los movimientos ples niveles en donde existen algunos mo- carían no redirigir a
nacionales tienen de las actividades de los movimientos o sociales. La re emergencia en los sesenta vimientos que se entrelazan tales como través de medios
de los actos individuales de defensa. de los movimientos nacionalistas inspira- los movimientos de los campesinos. institucionales como un objetivo
Los movimientos nacionales constru- dos, con gran alcance, en términos de los Los movimientos nacionales han sido apoyados por el significante
yen la noción de comunidad nacional asuntos políticos y sociales orientados, estudiados como reacciones no como Estado (KRIESI, el Estado
fuera de la noción de comunidad nacio- más que los movimientos nacionales clá- actores con sus propias metas. La forma- 1996).
necesariamente
nal y de diferenciación de clase (JOHNS- sicos del siglo XIX (LEVI, & HECHTER, ción de los movimientos nacionales com- Los movimien-
fundado en TON, KNIGHT & KOFMAN, 1988; p. 9, 1985). CALDERÓN, PISCITELLI, y RE- petentes conduce a la teoría los ciclos tos nacionales pue-
principios HECHTER, 1985). Los movimientos na- YNA (1992:19) argumentan que en los de protesta e integral al desarrollo de las den tratar al Estado
cionales como cualquier otra forma de sesentas los movimientos sociales se en- fuerzas opositoras a los centros del Esta- como un antagonista, tradicionales
oposición política en formación, ofrece focaron en los movimientos de liberación do. La teoría de los ciclos de protesta y organizador del sistema
hegemonía de propósito, comunidad y nacional, movimientos populares nacio- expansión del repertorio de los movimien- político, un blanco o un sopor-
experiencia compartida (MUGNY, & PÉ- nales, luchas de estudiantes, trabajado- tos nacionales, explica la emergencia de te. Un movimiento nacional no es capaz
REZ, 1991; DRUCKMAN, 1994). res y campesinos. Las relaciones entre las alternativas nacionales al integracio- de enganchar al Estado exitosamente
En el siglo XIX, los gobiernos coopta- los movimientos estudiantiles y populares nista central. El Estado es el blanco de debido a varios factores importantes tales
ron los movimientos nacionales emer- en general cambiaron como resultado de los movimientos nacionales. La dinámica como las pasadas experiencias de repre-
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández6 7
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
sión. Los movimientos nacionales en los sadores líderes de los movimientos anti condiciones óptimas emerge de una elite de desarrollo de la identidad social y re-
sistemas de Estados represivos se funda- globalización. Los movimientos sociales, educada de un grupo donde el poder so- cuperación democrática mientras que or-
mentan en el apoyo popular. las organizaciones no gubernamentales y cial y político se concentra y difi ere en len- ganiza las movilización política contra la
Los movimientos nacionales son vehí- los sindicatos acuerdan en Agosto 2001 guaje y religión de la mayoría de la pobla- dictadura. El movimiento nacional profesa
culos para el logro de objetivos colectivos en la Primera Reunión Internacional de ción. Es importante determinar el carácter una alternativa ideológica a la organiza-
específi cos que son movilizados Movimientos Sociales en la Ciudad de de la respuesta de los grupos de poder y ción social que puede afectar tanto a la
en tiempos cuando la crisis México por cooperación para movilizar a las agencias sociales que tienen a los mo- identidad individual como colectiva. Una
se acentúa en la habili- nivel mundial contra las reuniones cum- vimientos (ANDERSON, & DYNES 1975, movilización de un movimiento nacional
dad del Estado para bre de las instituciones fi nancieras inter- 18), TILLY (1986: 386) compara los mo- recíproco en el centro del Estado crea Los prejuicios
solucionar asuntos nacionales. vimientos a los niños por el confl icto que riesgos de su identidad propia.hacia la periferia
sociales específi - La elite debe tener la habilidad de crear emerge entre el Estado y los reclamantes La identidad del movimiento nacional
dependen de
cos sobre la perife- un movimiento nacional a través de la in- oponentes al poder. El movimiento nacio- dentro de los procesos de acción colec-
las conexiones ria (ERCEGOVAC, trospección e infl uencia de factores exter- nal intensifi ca la creación del poder de los tiva, por si misma puede ser codifi cada
entre la elite 1999). Una nación nos tales como el Estado (SHARP, 1996, marginados en la existencia de la comu- por una crisis instigada por el Estado. Los
burocrática con movilización 10). Los movimientos nacionalistas están nidad. movimientos toman la acción colectiva a
continua y depen- en oposición directa a los puntos de vista Los movimientos tienen un instrumental través de la absorción del repertorio etno y la clase
diente de un esca- sostenidos por la elite del Estado (BUR- para reconocer la centralidad del género, nacionalista en un repertorio de protesta económicamente
lamiento de la crisis KE, 1992, 294). Los prejuicios de la polí- sexualidad, objetividad y en retar la confi - más amplio. Un movimiento nacional al-
dominante
justifi ca un estado per- tica nacional hacia la periferia dependen guración del poder, la identidad nacional y ternado que logra la efabilidad para for-
manente de movilización de las conexiones entre la elite burocráti- la ciudadanía. La identidad del Estado es mular una política colectiva provee de
pronunciada del movimiento na- ca administrativa nacional y la clase na- eventualmente evaluada, procesada y ac- una movilización continua cíclica contra
cional. Su éxito se basa en su habilidad cional económicamente dominante (TA- tuada con el movimiento a efecto de crear la forma del Estado. Los movimientos na-
para llevar la necesidad de su existencia RROW, 1977, 35) El nivel del movimiento un espacio autónomo. Los movimientos cionales tienden a formarse alrededor de
dentro de un continuo histórico defi nido de oposición que surge de la periferia es nacionales que aceptan la participación la retórica de la representación personal
en el desarrollo recíproco y paralelo, de determinado por la habilidad de la elite no formalizada incrementa la creación a través de la seguridad colectiva (TILLY,
movimientos étnicos e ideológicos en para involucrar. Una forma continua de la de poder de los individuos originando un 1975c, 602). Los movimientos naciona-
competencia con el Estado. oposición del movimiento emerge como sentido mayor de democracia colectiva listas tienen su propia solución para las
Los movimientos nacionales, como una forma de respuesta del Estado. que traspasa fronteras nacionales. crisis de identidad y legitimidad.
una amplia formación que sobrepasa la Muchos movimientos nacionales abra- Un movimiento binacional para la for- Los movimientos se consolidan y trans-
movilización social, son históricamente zan un alcance más amplio de los asun- mación de poder, democracia y solida- forman por sí mismos en estados consti-
específi cos. El movimiento es coloca- tos sociales, de género, sexuales, etc, ridad surgió cuando los Wobblies de los tutivos cuando alcanzan legitimidad a tra-
do en un paradigma histórico continuo tradicionalmente defendidos por los mo- Estados Unidos apoyaron a los hermanos vés de las movilizaciones de la
(GREENWOOD, 1977; HOROWITZ, vimientos de derechos humanos, para Flores Magon, anarco sindicalistas del voluntad popular. VAUG- Los
1985; DRUCKMAN, 1994; RAMET, 1994). llegar a ser verdaderamente representa- Partido Liberal Mexicano ayudo a escri- HAN (1997); y RUBIN movimientos
Para examinar como los movimientos tivos de sus comunidades. bir el Manifi esto Zapatista que proclamo (1997) enfatizaron la nacionalistas
sociales son cíclicamente relacionados “Tierra y Libertad” y “la tierra pertenece identidad nacional
tienen su
se hace posible establecer su presencia a quien la trabaja”. Los movimientos sin y construyeron en
propia 33. Significación política del . Significación política del histórica. tierra en México, llevan la reforma de la el contexto de los
ppoder de mooder de movvilizaciónilización solución para Los movimientos responden simultá- tierra hacia el centro del escenario. Los esfuerzos contra
las crisis de neamente a las cambiantes circunstan- El paradigma de la construcción del Es- movimientos sociales de los derechos de hegemónicos de los
cias históricas, las cuales pueden ser tado ha fallado en predecir la emergencia las mujeres han llevado a cabo una ex- movimientos y comu- identidad y
económicas. Los procesos de globali- de los movimientos nacionales periféricos tensiva red binacional para el aprendizaje nidades de base. Sin legitimidad.
zación económica han dado lugar a una en su signifi cación política y el poder de e intercambio mutuo para apoyar las ba- embargo, los movimien-
larga historia de movimientos sociales, movilización como un medio de revolución ses de formación de poder de las mujeres tos de inspiración internacio-
tales como por ejemplo los movimientos social en un ambiente dictado por estados trabajadoras y las mujeres indígenas. nalista, tales como la globalización de las
anti globalización, los movimientos na- nacionales fi jos (ERCEGOVAC, 1999). fuerzas del mercado, el capitalismo y el
cionalistas, los movimientos campesinos, Los movimientos nacionales buscan tener comunismo son igualmente hegemónicos
4. Iden4. Identidad de ltidad de loos mos movvimienimienttos os los movimientos de la izquierda, movi- acceso al poder dentro de los marcos de (BRENNAN, 1994, 46; SAUL, 1997) por-
nnacionalacionalesesmientos ambientales, y movimientos de referencia del Estado existente. El creci- que ignoran los sistemas de valores na-
la comunidad. Bello es uno de los pen- miento de un movimiento nacionalista en Los movimientos nacionales son medios cionales. La globalización ha jugado una
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández8 9
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
más activa participación en los movimien- grupos urbanos formados por las clases el Consejo Nacional de Pueblos Indíge- cional, y en ambiente económico y social.
tos nacionales en el incremento de la so- medias educadas que han encontrado nas (CNPI), y la Asociación Nacional de A través del uso creativo de imágenes e
ciedad civil global. La internacionalización una convergencia de intereses con las or- Maestros Bilingües. La orientación estra- información, las gentes indígenas han vol-
de la sociedad civil se refi ere a las ligas ganizaciones indígenas y de campesinos tégica hacia adentro de los movimientos teado la marginalidad y la pobreza en su
transfronterizas establecidas por las or- existentes del segmento más marginal indígenas hacia el contexto nacional de- más grande fortaleza en la emergencia de
ganizaciones de los movimientos del pobre rural de México. pende del nivel del control y entrada. los movimientos basados en la identidad
sociales de paz, derechos La contradicción entre las crecientes Desde los inicios de los ochentas, las internacionalizada. El Congreso Nacional
humanos, ambientales, presiones en las instituciones fi nancieras organizaciones regionales en México Indígena empezó en 1996 a traer consigo
La
género y trabajo, indí- internacionales y el estado ampliado con están formando movimientos sociales los movimientos indígenas alineados con
globalización
genas y otros movi- la consolidación en los noventas del mo- rurales que involucran redes de villas en los Zapatistas bajo el supuesto de crear
ha jugado una mientos. vimiento ambientalista transnacional y los varias municipalidades. Algunas veces un entendimiento del sentido colectivo de
participación Los más acti- derechos de las comunidades indígenas estos movimientos sociales son regio- sí mismo en movimiento en contraste a
activa en los vos sectores de la para sostener sus propios proyectos de nales, en todo el Estado y redes nacio- homogeneizar el mestizaje (Mixed-race)
sociedad civil no vida fueron legitimados y los movimientos nales unidas alrededor de intereses so- y las categorías de identidad así como a movimientos
siempre forman indígenas y ambientales consolidados. El cioeconómicos, mientras que entre ellos ganar reconocimiento como ciudadanos nacionales en
parte de los movi- movimiento ambientalista es naturalmen- se respetan las diferencias políticas y la (ROSALDO, 2000).
el incremento
mientos sociales na- te del movimiento de los inmigrantes por- autonomía interna (FOX and GORDILLO, La respuesta de los movimientos para
de la sociedad
cionales para forzar que internacionalmente están tratando 1989). Las tensiones dentro de las alian- responder a la homogenización del Esta-
civil global al gobierno a conceder con el mismo tipo de condiciones. La pre- zas entre movimientos y organizaciones do mide la popularidad y legitimidad del
las demandas cívicas de- servación de diversidad de especies es convierten las actividades colectivas en la control del Estado en una relación diná-
mocráticas. El movimiento de intrínseca a la sustentabilidad del desa- quiebra de la confi anza en algunos gru- mica perpetua entre el centro y la perife-
los Zapatistas ofreció a la sociedad civil rrollo y a los movimientos ambientales y pos regionales, decreciendo en el tamaño ria (TILLY, 1975a).
la oportunidad para movilizar y al gobier- el movimiento internacional de derechos e infl uencia nacional.
no mexicano que no puede fi gurar como indígenas. Un movimiento ambiental en el Una fuerte tendencia neo nacionalista
55. Emergencia de mo. Emergencia de movvimienimienttos os
poner un fi nal al movimiento que todavía Sur de México y América Central preten- entre los movimientos de oposición en
nacionalnacionalees como expresión s como expresión
tiene un apoyo internacional considera- de preservar la salud de la biodiversidad. los fi nales de los ochentas en México,
políticapolíticable. El Zapatismo administra los tiempos En el 2001, los grupos internacionales de se re apropiaron del lenguaje simbólico
poniendo a las comunidades primero, dis- derechos y ambientalistas lanzaron una de mexicanidad mas que un simple re- La emergencia de movimientos nacio-
tanciando los movimientos de los eventos campaña de apoyo masiva para dos acti- chazo. Los activistas de los movimientos nales como expresiones políticas de
nacionales. vistas de un movimiento de campesinos sociales bajo el liderazgo de Cuahtemoc descontento popular social cuesta a las
Los movimientos ciudadanos son nue- quienes fueron arrestados por parar la Cárdenas, hijo de el creador del Estado elites centralistas (DOFNY, &
vas formas de expresión de las identida- tala forestal ilegal en la Costa de Pacifi co mexicano, presidente Lázaro Cárdenas AKIWOWO (eds), 1980:
des colectivas como una respuesta a las en el Estado de Guerrero. (1934-1940), ofreció recobrar la identidad CONNOR, 1994f). Los
reformas del libre mercado de los ochen- La internacionalización de los movi- nacional perdida por la implementación movimientos nacio-
Las aspiraciones
tas y noventas y son diferentes desde mientos sociales indígenas de México de las políticas económicas neoliberales, nales de oposición
contemporáneas
otras formas de movilización social, tales encuentra apoyo alrededor del mundo. pero perdió las elecciones presidenciales reaccionan al rit-
de los como los retos populistas e insurgentes Varios hechos han elevado la conciencia de 1988. Algunas de las iniciativas estra- mo del Estado.
movimientos al orden social. de los nuevos movimientos nacionales tégicas de los movimientos urbanos popu- El objetivo de es-
La participación en redes de movimien- indígenas. Los movimientos indígenas lares urbanos en México esta fuertemen- tos movimientos emergen entre
tos nacionales ha implicado ajustes de americanos iniciaron en 1992 con la legiti- te inmiscuidas en movimientos que retan de oposición es el control de las
su identidad en la perspectiva nacional o mación de los asuntos indígenas y la con- al viejo PRI ligada a las redes basadas en la neutralidad del elites y sus grupos
regional cuando la interacción con otros ciencia internacional que vino del énfasis caciques o jefes políticos locales. La po- Estado debido a su
constituyentes
movimientos tales como los indígenas, del 500 aniversario del descubrimiento de litización repentina de estos movimientos apertura a la movili-
las feministas y ecologistas. Estas alian- las Américas. El peso demográfi co de los sociales emergentes y su inclusión en el dad y a la competencia
zas otorgan autonomía de organización movimientos indígenas es nacional y re- proyecto nacional del cardenismo, no ha innata que fomenta en-
política dentro de ciertas limitaciones gionalmente importante. A nivel regional afectado mucho a su independencia. tre las elites en competencia
(PRZEWORSKI, LAITIN et.al 1995). CA- son asociaciones integradas de grupos Los movimientos indígenas en México (MARKOVITS, & W. III OLIVER, 1981).
RRUTHERS (1996) analiza la formación étnicos y a nivel nacional los movimien- están formados por las luchas por la iden- El surgimiento de los movimientos na-
de alianzas entre movimientos contem- tos indígenas iniciaron en 1975 con las tidad y la necesidad para abrir un espacio cionales en los últimos dos siglos ha sido
poráneos, los grupos ambientales los organizaciones indígenas, tales como de sobre vivencia dentro de la política na- la necesidad de la organización política
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández10 11
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
de grupos socio cultural coherente, ba- lismo el cual es central al Estado. Los cibido como voluntarioso y dinámico de El movimiento nacional esta en una
sado en la incorporación de elites a tra- movimientos nacionales incluyen el factor desarrollo continuado de procesos de permanente posición de oposición direc-
vés de progresivas integraciones (TILLY, de identifi cación de nacionalismo con la ideología revolucionaria que cambian de ta a la solución ideológica propia del Es-
1975b, 39). Los movimientos nacionales percepción de la comunidad en el ritua- acuerdo con las reacciones del Estado (TI- tado (VAN DEN BERGHE, 1978; GINER,
tienen como precondición el papel expan- lismo de la protesta dentro de los activis- RYAKIAN, & NEVITTE, 1985, p 56-61). 1984). Una respuesta del movimiento na-
sivo del centro del Estado, la tas potenciales a través de la rebelión, Los movimientos ideológicos incluyen cional implica una defi nición contraria a la
creación de elites inspira- levantamientos y revoluciones (WEILEN- nacionalismo como una expansión del estrategia ideológica del Estado, es parte
das en la polarización MANN, 1963, 46). El nacionalismo como repertorio de protesta en sí mismo cuan- de un ciclo perpetuo dinámico. Los Esta-
social y la expresión un agente social pone la voluntad de las do crea un sentido de historicidad y pone dos reaccionan a la movilización ideológi-El nacionalismo
de una etnicidad personas en el corazón de la referencia en su lugar que más movimientos socia- ca que transforma la conciencia nata en
es una narrativa
reactiva. de los movimientos los cuales lo hacen de les tradicionales lucharían por alcanzar. la agencia política.
que coloca a Las aspiracio- una vez más programático y volátil (SMI- La ideología de la izquierda ha perdido La dinámica de desarrollo del Estado y
los movimientos nes contempo- TH, 1991, 12). el poder de unir a los trabajadores trans sociedad en movimiento determinan las
dentro de un ráneas de los El nacionalismo es un principio que fronterizos en el mundo de la post Guerra actividades del movimiento (GIDDENS,
movimientos toma la forma de sentimiento nacional Fría. Sin embargo, considerando los años 1979, 96). La movilización provee un paradigma
emergen entre cuando los principios de organización posteriores a los sesentas, los movimien- marco de referencia para externar quejas histórico de
el control de las social han sido violados. Llega a ser un tos ambientales nacionales como un re- y resentimientos y la ideología ofi cial del desarrollo social
elites y sus grupos movimiento una vez que ha actuado en nacimiento del ethno nacionalismo es una Estado suple la contención (TARROW,
y político
constituyentes. Las consecuencia. El nacionalismo es un con- lectura errónea. FUKUYAMA (1994: 24) ig- 1995,192). Un movimiento nacional
elites en competencia tra movimiento que establece un orden nora los movimientos sociales como una opuesto al Estado ideológicamente de-
son evaluadas por los partici- de Estado, una estrategia que responde ideología de transformación política por- fi nido como movimiento popular (FRA-
pantes dentro de los movimientos nacio- territorial y políticamente a los procesos que divide a la gente entre las líneas co- SER, 1986), necesita orientarse hacia
nales de una manera racionalista. Hay de expansión del Estado (JOHNSTON, lectivas y minimiza lo individual dentro de una alianza multifacético de movimientos
también una naturaleza mecánica de los KNIGHT & KOFMAN, 1988, 8). Los movi- los procesos políticos de representación. capaz de involucrarse en el Estado en di-
movimientos nacionales en la relación di- mientos sociales nacionalistas rompen el Los movimientos nacionales son una ferentes niveles. Los movimientos regio-
námica entre un Estado en expansión y orden del Estado y representan alternati- respuesta ideológica a la ideología ofi cial nales crean espacios para abrir alianzas
en consolidación y la dolarización con las vas al orden político existente. de integración del Estado. El movimiento con partidos nacionales y dentro de las
elites periféricas opuestas. Hay una rela- El nacionalismo es una fuerza unifi ca- nacional se basa en la infl uencia ideológi- diferencias que se desarrollan como un
ción dinámica entre los movimientos y la dora dentro de los movimientos sociales ca anti-elitista de movilización naturaleza resultado de un confl icto ideológico emer-
dolarización del Estado. que ofrecen un repertorio ideológico para ethno - nacionalista (SMITH, 1987), (BAN- gente y la reformulación de las relaciones
los movimientos periféricos. El naciona- TON, 1986). Un movimiento nacional que centro periferia. El movimien-
lismo es un movimiento ideológico para el se moviliza busca una justifi cación ideo- to tiene un mayor rol que
66. El nacionalismo como factor . El nacionalismo como factor El logro y mantenimiento de la autonomía, lógica para su organización de oposición. aquél del partido polí-
de idende identtificaciónificación nacionalismo unidad e identidad en nombre de la po- Los movimientos nacionales son por lo tico.
como un El nacionalismo es una narrativa que co- blación recomendado por algunos de sus tanto, alternativas ideológicas formuladas El nacionalismo
loca a los movimientos dentro de un pa- miembros para constituir una nación ac- en periodos de crisis engendrada por el es una doctrina de movimiento
radigma histórico de desarrollo social y tual o potencial (SMITH, 1991, 73). Estado a fi n de establecer y desmantelar movilización de ideológico
político para legitimar la consolidación El nacionalismo como un movimiento relaciones de poder existentes. movimientos que explota la
del poder (Bhabha 1994: 303-304). En el ideológico explota la ventaja de una co- La Ethnogenesis de las ideologías na- se basan en un
ventaja de una
movimiento hacia la creación del poder, munidad no integrada a la que represen- cionales competitivas entre el centro y arreglo populis-
comunidad no el nacionalismo emerge como una meta ta. la periferia toma cuerpo en el desarrollo ta y su habilidad
integrada a la que simboliza el control sobre el Estado El nacionalismo como la ideología cen- dinámico entre el Estado y el movimiento para integrar a los
que representa(GELLNER, 1983b). El nacionalismo es tral de la movilización de movimientos (CONVERSI,1997, 231; WILSON, 1991). marginados previa-
por lo tanto, una respuesta histórica a los periféricos es signifi cante para las accio- Entre el movimiento y el Estado se ha mente. El nacionalis-
problemas sociales contemporáneos rela- nes del Estado y las reacciones del mo- desarrollado una reciprocidad ideológica. mo como doctrina es el
cionados con la idea de la formalización vimiento. El Estado orienta a la periferia Las ideologías que compiten en el movi- hilo entre los momentos de
de un modo cultural de oposición (BREUI- las acciones de las reacciones de los mo- miento nacional se desarrollan en un con- alzamiento y caída en las actividades
LLY, 1982). vimientos y modula su manifestación. La fl icto directo y de oposición entre ellas. El de los movimientos de protesta presen-
La formación de los movimientos na- habilidad del nacionalismo es una fuerza uso estratégico de la ideología expande tes dentro de las divisiones latentes de la
cionales es la razón de ser del naciona- cohesiva dentro de un movimiento, per- el repertorio del movimiento. sociedad.
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández12 13
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
El nacionalismo es equiparado con (DEUTSCH, 1962, 79). Los movimientos tica que valora el nacionalismo. chazaron los símbolos dominantes de la
la doctrina de la centralización del gran adoptan la doctrina nacionalista cuando La agencia del nacionalismo permite a nación. Algunas de las transformaciones
Estado, inherentemente tratando de hay una carencia de congruencia entre el los movimientos reclamar espacios políti- que han ocurrido desde el movimiento es-
los modelos obsoletos de la Revolución Estado y la comunidad nacional (ANDER- cos dentro de un sistema dado de Esta- tudiantil son la emergencia de una red de
Francesa y los movimientos nacionales SON, 1993) (CONNOR 1994a). La doc- do que de otra manera estaría cerrado a movimientos sociales y el despertar de la
Manznian (SAID, 1993). Los trina nacionalista cambia de la derecha a las alternativas organizacionales políticas conciencia de un partido que ha goberna-
movimientos adoptan la izquierda de acuerdo a las necesidades (DEUTSCH, 1969b, 101). La agencia del do por largo plazo, el Revolucionario Ins-
una respuesta alter- percibidas de los movimientos en el tiem- nacionalismo es un movimiento de eman- titucional que clama ser el cuidador del
Los nativa nacionalista po (ELORZA, 1978). cipación de grupos marginados que han nacionalismo mexicano y de la identidad
movimientos a la creciente cen- El movimiento nacional es una reacción sido negados el acceso a las estructuras nacional. Los movimientos sociales mexi-
nacionales son tralización. Erce- a la naturaleza de la relevancia ideoló- de oportunidad política debido a su etni- canos identifi cados con el Frente Car-
govac (1999) ex- gica propia del Estado y al continuado cidad. El nacionalismo, a través de la mo- denista, a pesar de que la fórmula para una respuesta
plora la teoría de desarrollo de la doctrina del Estado. Los vilización de los movimientos nacionales, reformar fue dentro del nacionalismo eco-ideológica a
‘mimicking’ arre- movimientos adoptan una ideología na- se asocia con conceptos de soberanía nómico mexicano y desarrollo con justicia
la ideología
medamiento, que cionalista como la agencia y la pieza del comunitaria, representación periférica y social, han tenido alcances limitados.
oficial de
establece que el centro de su movilización ideológica que movilización opositora. En un ambiente posterior a 1989, los
integración del movimiento es un se opone a la doctrina ofi cial centralista Los nacionalismos alternativos de na- movimientos cívicos y sociales son utili-
Estado niño del empuje del del Estado de nacionalidad (TILLY, 1993b, turaleza voluntaria emergen dentro del zados por el nacionalismo en la misma
Estado por la centraliza- 3031). Para la mayoría de los movimien- movimiento como un medio de moviliza- manera que en el Siglo XIX lo hicieron
ción a través de repetir la na- tos nacionales, las dos están reconocidas ción política. El nacionalismo incrementa (STOKES, 1993; RAMET, 1995, 112). El
turaleza de la respuesta del Estado dentro de la retórica (DURING, 1994). un repertorio de movilizaciones creando nacionalismo que abrazan algunas comu-
a las demandas periféricas. El desarrollo Los movimientos nacionales que van una gran escala en la cual el movimiento nidades como una doctrina y agente de la
del movimiento nacional es equiparado en contra de las doctrinas establecidas puede interactuar en la batalla contra la emancipación socio política a través de
con la centralizaron del Estado (BALME, de ideología y nacionalidad, son reglas identidad competitiva del Estado (KUP- los movimientos sociales, es considera-
1995). combatientes de movilización social y CHAN, (ed.), 1995). do ser de naturaleza retrógrada atávica
La doctrina que pone a la nación en cultural dictadas para mantener el orden Las críticas al nacionalismo y a los (DEUTSCH, 1969a, BIENEN, 1995; BI-
el centro de la movilización política de establecido. En el surgimiento de los mo- movimientos nacionales se dirigen hacia LLIG, 1995).
oposición a través de los siglos XIX y XX vimientos nacionales como formas de la naturaleza de la Gran Nación Estado El Nacionalismo como doctrina de cam-
se expanden como la garantía de legiti- oposición de la organización socio políti- (RONEN, 1986; VAN EVERA, 1995). El bio social es atractivo al medio ambiente
midad y liberación para ser utilizada por ca y fuerzas, el nacionalismo provee una movimiento estudiantil de 1968 en Méxi- político. El movimiento nacional es transi-
los movimientos en la periferia étnica alternativa ideacional a la doctrina del co, por ejemplo, se enfocó en la represión torio y la ideología nacionalista
(SCHÖPFLIN, 1995). Estado. Los movimientos que mantienen del gobierno, la crítica del nacionalismo es una doctrina de cambio
El funcionalismo de la adopción de la una doctrina nacionalista pueden retar la ofi cial, el asalto con coraje en el régimen puestas en comunida-
doctrina nacionalista en un activismo legitimidad del Estado y rectifi car el desa- posrevolucionario y por espacios abiertos des étnicas y más
ideológico del movimiento vis-à-vis el rrollo de las políticas recreando la política para la participación política. estáticas (DEUTS- El movimiento
Estado se explica por las razones eco- para incluir a los grupos minoritarios. Los El movimiento del 68 rehace el signifi ca- CH, 1979, 3). Los nacional
nómicas, políticas y socioeconómicas. movimientos penetrados por una doctrina do de democracia, el Estado mexicano, y movimientos na- es una
La sociedad de masas (ARENDT, 1976) nacionalista como una herramienta ideo- el nacionalismo mexicano. El movimiento cionales forjan
reacción a la
y la reprivación de las masas son acer- lógica hacia la liberación que “mimics” estudiantil del 68 fue un movimiento sos- una unidad políti-
naturaleza de
camientos cercanos a esta teoría. Los simula o parodia el Estado. tenido a escala nacional. El movimiento ca basada en me-
la relevancia movimientos políticos nacionalistas son El nacionalismo es una elección racio- estudiantil fue un movimiento social am- dios sociológicos
ideológica potentes por su habilidad para alimentar nal para un movimiento que busca la per- plio demandando justicia social y la de- tradicionales de
los instintos de las masas. La doctrina manencia de las estructuras de oportuni- mocratización del régimen autoritario de control comunitario propia del
social revolucionaria del socialismo esta dades políticas creadas por la lucha entre México. El repentino incremento de la ac- en tiempos de cam- Estado
conectada con la del movimiento nacio- la reforma del estado y las periferias en ción de protesta después de 68, se deriva bio social (DEUTSCH,
nal (ANDERSON, 1996). movilización. Los movimientos naciona- de la tensión política que existe entre el 1979).
El movimiento nacional utiliza la doctri- les están anclados en la elección racional movimiento y el estado (TARROW, 1992, El signifi cado de nacionalismo como
na del nacionalismo para adquirir una me- que puede ser de naturaleza transaccio- 175). una herramienta para el cambio social y
dida de control efectivo sobre la conducta nal. La formulación de un movimiento na- En la marea de la ruptura represen- la organización política no ha sido reco-
y la voluntad política de sus miembros cional otorga autonomía de elección polí- tada por 1968, las representaciones re- nocido (KEDOURIE, 1960) porque las
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández14 15
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
experiencias culturales se lograron mucho versidad de derechos, etc., pero también Identidad y emergencia de los movimientos
antes de que la ideología haya salido a la en asuntos indígenas, rurales y agrícolas.
superfi cie en su forma de movimiento con- Un movimiento nacional tiene un gran nacionales como expresión del nacionalismo
temporáneo (SMITH, 1991). Un movimiento impacto en la agenda ofi cial, pero las or-
José G. Vargas-Hernándezque adopta causas nacionales como punto ganizaciones políticas tienen que estar a
central de movilización del movimiento, si- tono con las formas y tiempos ofi ciales.
mula y remeda las formas predominantes El nacionalismo en los movimientos no
de organización política dictada por el Esta- entrega una teoría de cambio social o po-
do al que están retando. lítico, aunque debido a la fl exibilidad, hay Bibliografía
Los movimientos de paz y el desarme una ventaja en mantenerla como una doc- LLibrosibros
nuclear tienen siempre importantes cau- trina efectiva de cambio social (BUGAJS-
ERCEGOVAC, Anthony (1999). Competing National Ideologies, Cyclical Responses:
sas para movilizar la gente pero no en la KI, 1994; 102-105, FERRERO, 1995; GE- The Mobilisation of the Irish, Basque and Croat National Movements to Rebellion
equidad global como los movimientos lo LLNER, 1995, 119, RAMET, 1995, 112). La Against the State. Thesis. Department of Government and Public Administration,
University of Sydney.hacen, porque el movimiento de la paz protesta como forma de manifestación de
BRUBAKER, Rogers (1996) Nationalism Reframed: Nationhood and the National
esta politizado por el nacionalismo. Am- movimientos nacionales de movilización Question in the New Europe. Cambridge: Cambridge University Press.
KECMANOVIC, Dusan (1996) The Mass Psychology of Ethnonationalism. New York: bos, movimientos ambientales y de paz separatista da el alcance de las opciones
Plenum Press.
tienen oportunidades de valor agregado para escoger la dirección del Estado, si se
TARROW, Sidney (1977) Between Centre and Periphery: Grassroots Politicians in Italy
e intereses en las redes interconectadas orienta a la reforma o a la reestructuración and France. New Haven: Yale University Press.
FOUCAULT, Michel (1972) The Archeology of Knowledge and the Discourse on de organizaciones de cambio social. El de la sociedad. Los movimientos sociales
Language. New York: Pantheon.
impacto de las redes de movimientos na- y el nacionalismo combinado tienen acce- MUGNY, Gabriel & PÉREZ, Juan A. (1991) The Social Psychology of Minority
Infl uence. the Arms Race. New York: Pantheon.cionalistas es importante en la defi nición so a las estructuras de oportunidad política
THOMIS, Malcolm I. & HOLT, Peter (1977) Threat of Revolution in Britain 1789- del plurinacionalismo y el pluriculturismo que el estado y los movimientos oposito-
1848. London: MacMillan.
y en ciudadanía y derechos colectivos, di- res expanden de acuerdo. TILLY, Charles (1994b) “States and Nationalism in Europe 1492-1992” Theory and
Society: Renewal and Critique in Social Theory 23(1): 131-146.
SMITH, Anthony D. (1987) The Ethnic Origins of Nations. Oxford: Basil Blackwell.
TILLY, Charles (1995) Popular Contention in Great Britain 1758-1834. Cambridge,
Ma.: Harvard University Press.
TILLY, Charles (1997) Coercion, Capital, and European States, AD 990-1992.
Cambridge, ma.: Blackwell.
COHEN, Robin and RAI, Shirin M. (ed.). (2000) Global social movements. London :
Athlone.
TILLY, Charles (1994b: 134)
SMITH, Anthony D. (1991) National Identity. London: Penguin. P. 96.
COHEN, Robin and RAI, Shirin M. (ed.).(2000) p. 8.
TRAUGOTT, Mark (ed.) (1995) Repertoires and Cycles of Collective Action. Durham,
N.C. Duke University Press.
DEUTSCH, Karl Wolfgang (1963) The Nerves of Government: Models of Political
Communication and Control. New York: The Free Press.
ROKKAN, Stein & Derek W. URWIN (1983) Economy, Territory, Identity: Politics of
West European Peripheries. London: Sage Publications.
ERCEGOVAC, Anthony (1999). Op. Cit.
HOROWITZ, Donald L. (1985) Ethnic Groups in Confl ict. Berkeley: University of
California Press.
TARROW, Sidney (1977) Op. Cit. p 35.
ERCEGOVAC
ANDERSON, William A. & Russell R. DYNES (1975) Social Movements Violence and
Change: The May Movement in Curaçao.Columbus: Ohio State University Press. p 18.
TILLY, Charles (1986) The Contentious French. Cambridge, Ma.: The Belknap Press
of Harvard University Press.
VAUGHAN, Mary Kay. (1997). Cultural Politics in Revolution: Teachers, Peasants, and
Schools in Mexico, 1930–1940. Tucson: University of Arizona Press
RUBIN, Jeffrey W. (1997). Decentering the Regime: Ethnicity, Radicalism, and
Democracy in Juchitán, Mexico. Durham, NC: Duke University Press.
PRZEWORSKI, Adam; David LAITIN et.al (1995) Sustainable Democracy. New York:
Cambridge University Press.
DOFNY, Jacques & Akinsola AKIWOWO (eds) (1980) National and Ethnic
Movements. Beverley Hills: Sage.
GELLNER, Ernest (1983b) Nations & Nationalism. Ithaca: Cornell University Press.
BREUILLY, John (1982) Nationalism and the State. Manchester: Manchester
University Press.
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández16 17
INVESTIGACIONES INVESTIGACIONES
SMITH, Anthony D. (1991). Op. Cit, p 12.
Explanation. Boston: Allen & Unwin.Anthony D. (1991) Op. Cit. 73.
CALDERÓN, Fernando, Alejandro PISCITELLI, and Jose Luis REYNA. (1992)
CONVERSI, Daniele (1997) The Basques, the Catalans and Spain: Alternative Routes
“Social Movements:Actors, Theories, Expectations,” in Arturo ESCOBAR and Sonia to National Mobilisation. London: Hurst & Company. P 231.
E. ALVAREZ, eds. New Social Movements in Latin America: Identity, Strategy, and
GIDDENS, Anthony (1979) Central Problems in Social Theory: Action, Structure and
Democracy. Boulder, CO: Westview Press, 1992, 19-36. Contradiction in Social Analysis. London: MacMillan. p 96.
SNOW, A. David and Robert D. BENFORD. (1992). “Master Frames and Cycle of
TARROW, Sidney (1995) Power in Movement: Social Movements, Collective Action
Protest.” In Frontiers in Social Movement Theory, edited by Aldon D. MORRIS and and Politics. New York: Cambridge University Press p. 192,
Carol McClug MUELLER.. New Haven: Yale University Press.
FRASER, Ronald (1986) Blood of Spain: An Oral History of the Spanish Civil War.
JENSON, Jason (1995) “What’s in a Name? Nationalist Movements and Public London: Pimlico.
Discourse” in Hank JOHNSTON & Bert KLANDERMANS (eds). (1995) Social
ERCEGOVAC, Anthony (1999). Op. Cit.
Movements and Culture. Minnesota: University College of London Press. p 107.ARENDT, H. (1976) Totalitarianism. In R.Braungart (ed.) Society and Politics. New
O’SULLIVAN, Katherine (1980) “The Social Origins of Ethnic-National Identities in
Jersey: Prentice Hall.
Ireland and Canada” in Jacques DOFNY & Akinsola AKIWOWO (eds) National and DEUTSCH, Karl Wolfgang (1962) Nationalism and Social Communication: An Inquiry
Ethnic Movements. Beverley Hills: Sage.
into the Foundations of Nationality. Cambridge, Ma.: The M.I.T. Press.p 79.
KRIESI, Hanspeter (1996) “The Organisational Structure of New Social Movements in ANDERSON, Benedict (1993) Imagined Communities: Refl ections on the Origin and
a Political Context” in Doug MCADAM; John D. MCCARTHY & Mayer N. ZALD
Spread of Nationalism. London: Verso Revised Edition.
(eds) (1996) Comparative Perspectives on Social Movements: Political Opportunities, CONNOR, Walker (ed.)(1994) Ethnonationalism: The Quest for Understanding.
Mobilising Structures, and Cultural Framings. New York: Cambridge University Press.
Princeton: Princeton University Press
GREENWOOD, Davyd J. (1977) “Continuity in Change: Spanish Basque Ethnicity as ELORZA, Antonio (1978) Ideologías del nacionalismo Vasco, 1876-1937.San
an Historical Process” in Milton J. ESMAN (ed.) (1977) Ethnic Confl ict in the
Sebastián: L.Haranburu.
Western World. Ithaca: Cornell University Press.
DEUTSCH, Karl Wolfgang (1969b) Political Community and the North Atlantic Area:
RAMET, Sabrina Petra (1994) “Primordial Ethnicity or Modern Nationalism: The Case
International Organization in the Light of Historical Experience. New York:
of Yugoslavia’s Muslims, Reconsidered” in Edward ALLWORTH (ed.) (1994)
Greenwood Press. p 101.
Muslim Communities Reemerge: Historical Perspectives on Nationality, Politics, and
KUPCHAN, Charles A. (ed.) (1995) Nationalism and Nationalities in the New Europe.
Opposition in the Former Soviet Union and Yugoslavia. Durham: Duke University
Ithaca: Cornell University Press.
Press.
RONEN, Dov (1986) Ethnicity, Politics, and Developments. Mimeo.
SHARP, Alan (1996) “The Genie that would not go Back into the Bottle: National Self-
STOKES, Gale (1993) The Walls Came Tumbling Down: The Collapse of Communism
Determination and the Legacy of the First World War and the Peace Settlement” in
in Eastern Europe. New York: Oxford University Press.
Seamus DUNN & T.G. FRASER (eds) (1996) Europe and Ethnicity: The First World
RAMET, Sabrina Petra (1995) Social Currents in Eastern Europe: The Sources and
War and Contemporary Ethnic Confl ict. London: Routledge.
Consequences of the Great Transformation. Durham: Duke University Press.
BURKE, Peter (1992) “We, the People: Popular Culture and Popular Identity in Modern
DEUTSCH, Karl Wolfgang (1969a). Nationalism and its Alternatives. New York:
Europe” in Scott LASH & Jonathan FRIEDMAN (eds) (1992) Modernity and Identity.
Alfred A. Knopf.
Oxford: Basil Blackwell.olfgang (1979) Tides Among Nations. New York: The Free
TILLY, Charles (1975c) “Western State-Making and Theories of Political Press/MacMillan. p 308-309
Transformation” in Charles TILLY (ed.) .) (1975) The Formation of National States in
DEUTSCH, Karl Wolfgang (1979) Op. Cit. p. 3.
Western Europe. Princeton: Princeton University PressKEDOURIE, Elie (1960) Nationalism. London: Hutchinson Press.
BRENNAN, Timothy (1994) “The National Longing for Form” in Homi K. BHABHA
SMITH, Anthony D. (1991) Op. Cit. p. 123-125.
(ed.) (1994) Nation and Narration. London: Routledge.GELLNER, Ernest (1995) Antropología y política. Barcelona, Ediciones Altaya. P. 119.
FOX, Jonathan, and GORDILLO, Gustavo. (1989). “Between State and Market: The
RAMET, Sabrina Petra (1995) Social Currents in Eastern Europe: The Sources and
Campesinos’ Quest for Autonomy.” In Mexico’s Alternative Political Futures, ed. Consequences of the Great Transformation. Durham: Duke University Press.
Wayne CORNELIUS, Judith GENTLEMAN, and Peter SMITH, pp. 131–72. La Jolla
University of California, Center for U.S.-Mexican Studies.
TILLY, Charles (1975a) “Food Supply and Public Order in Modern Europe” in Charles CCononttribuciones en librosribuciones en libros
TILLY (ed.). .) (1975) The Formation of National States in Western Europe. Princeton:
CONNOR, Walker (1977) “Ethnonationalism in the First World: The Present in Princeton University Press 385-388.
Historical Perspective” in Milton J. ESMAN (ed.) (1977) Ethnic Confl ict in the CONNOR, Walker (1994f) “Myths of Hemispheric, Continental, Regional, and State
Western World. Ithaca: Cornell University Press. Unity” in Walker CONNOR (ed.)(1994) Ethnonationalism: The Quest for
BANAC, Ivo (1995) “Nationalism in Southeastern Europe” in KUPCHAN Charles A. Understanding. Princeton: Princeton University Press.
(ed.) (1995) Nationalism and Nationalities in the New Europe. Ithaca: Cornell MARKOVITS, Andrei S. & warren W. III OLIVER (1981) “The Political Sociology
University Press. of Integration & Social Development: A Comparative Analysis of Emile Durkheim &
BRETON, Albert & BRETON, Margot (1995) “Nationalism Revisited” in BRETON; Karl W. Deutsch” in Richard L. MERRITt & Bruce M. RUSSETT (eds) (1981) From
Albert, GALEOTTI, Gianluigi; SALMON, Pierre & WINTROBE, Ronald (eds) National Development to Global Community: Essays in Honor of Karl W. Deutsch.
(1995) Nationalism and Rationality. Cambridge: Cambridge University Press. TILLY, Charles (1975b) “Refl ections on the History of European State-Making” in
FOUCAULT. Michel (1988) “Technologies of the Self” in MARTIN, L.H., GUTMAN, Charles TILLY (ed.) .) (1975) The Formation of National States in Western
H., HUTTON, P. H., (eds), (1998) Technologies of the Self: A Seminar with Michel Europe. Princeton: Princeton University Press. p. 39.
Foucault, Amherst, Mass.: University of Massachusetts Press. BHABHA, Homi K. (1994) “DisseminNation: Time, Narrative, and the Margins of the
JOHNSTON, R.J.; KNIGHT, David & KOFMAN, Eleonore (1988) “Nationalism, Self- Modern Nation” in Homi K. BHABHA (ed.) (1994) Nation and Narration. London:
Determination & the World Political Map: An Introduction” in R.J. JOHNSTON; Routledge
David, KNIGHT & Eleonore KOFMAN (eds) (1988) Nationalism, Self- WEILENMANN, Hermann (1963) “The Interlocking of Nation and Personality
Determination and Political Geography. London: Groom Helm. Structure” in Karl Wolfgang DEUTSCH & William FOLTZ (eds) (1963) Nation-
HECHTER, Michael (1985) “Internal Colonialism Revisited” in Edward A. Building.New York: Atherton Press.
TIRYAKIAN & Ronald ROGOWSKI (eds) New Nationalisms of the Developed West: JOHNSTON, R.J.; David KNIGHT & Eleonore KOFMAN eds (1988) Nationalism,
Toward Explanation. Boston: Allen & Unwin. Self- Determination and Political Geography. London: Groom Helm.
CONNOR, Walker (1977). “Ethnonationalism in the First World: The Present in TIRYAKIAN, Edward A. & Neil NEVITTE (1985) “Nationalism & Modernity” in
Historical Perspective” in Milton J. Esman (ed.) Ethnic Pluralism and Confl ict in the Edward A. TIRYAKIAN & Ronald ROGOWSKI (eds). New Nationalisms of the
Western World, Cornell University Press. Developed West: Toward Explanation. Boston: Allen & Unwin.
LEVI, Margaret & HECHTER, Michael (1985) “A Rational Choice Approach to the FUKUYAMA, Francis (1994) “Comments on Nationalism and Democracy” in Larry
Rise and Decline of Ethnoregional Political Parties” in Edward A. TIRYAKIAN & DIAMOND & Marc F. PLATTNER (eds) (1994) Nationalism, Ethnic
Ronald ROGOWSKI (eds) New Nationalisms of the Developed West: Toward
Revista Comunicación y Hombre · Número 4 · Año 2008Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández18
INVESTIGACIONES
Confl ict, and Democracy. Baltimore: The John Hopkins University Press.
BANTON, Michael (1986) “Ethnic Bargaining” in Dov RONEN (ed.) Ronen, Dov
(1986) Ethnicity, Politics, and Developments.
GINER, Salvador (1984) “Ethnic Nationalism: Centre and Periphery in Spain” in
Christopher ABEL & Nissa TORRENTS (eds) (1984) Spain: Conditional Democracy.
London: Croom Helm.
SAID, Edward W. (1993) “Nationalism, Human Rights, and Interpretation” in Barbara
JOHNSON (ed.) Johnson, Barbara (ed.) (1993) Freedom and Interpretation: The
Oxford
BALME, Richard (1995) “French Regionalization and European Integration: Territorial
Adaptation and Change in a Unitary State” in Barry JONES & Michael KEATING
(eds) (1995) The European Union and the Regions. Oxford: Clarendon Press.
SCHÖPFLIN, George (1995) “Nationalism and Ethnicity in Europe, East and West” in
Charles A. KUPCHAN (ed.) (1995) Nationalism and Nationalities in the
New Europe. Ithaca: Cornell University Press
ANDERSON, Benedict (1996) “Introduction” in Gopal BALAKRISHNAN (ed.)
Balakrishnan, Gopal (ed.) (1996) Mapping the Nation. London: Verso.
DURING, Simon (1994) “Literature- Nationalism’s Other? The Case for Revision” in
in Homi K. BHABHA (ed.) (1994) Nation and Narration. London: Routledge.
VAN EVERA, Stephen (1995) “Hypotheses on Nationalism and the Causes of War” in
Charles
TARROW, Sidney (1992) “Mentalities, Political Cultures, and Collective Action
Frames: Constructing Meanings through Action” in Aldon D. MORRIS & Carol
McClurg MUELLER (eds) (1992) Frontiers in Social Movement Theory. New Haven:
Yale University Press.
BIENEN, Henry (1995) “Ethnic Nationalisms and Implications for U.S. Foreign Policy”
In Charles A. KUPCHAN (ed.) (1995) Nationalism and Nationalities in the
New Europe. Ithaca: Cornell University Press
BILLIG, Michael (1995) “Rhetorical Psychological, Ideological Thinking, and
Imagining Nationhood” in Hank JOHNSTON & Bert KLANDERMANS (eds) (1995)
Social Movements and Culture. Minnesota: University College of London Press.
BUGAJSKI, Janusz (1994) “The Fate of Minorities in Eastern Europe” in Larry
DIAMOND & Marc F. PLATTNER (eds) (1994) Nationalism, Ethnic Confl ict, and
Democracy. Baltimore: The John Hopkins University Press
FERRERO, Mario (1995) “The Economics of Socialist Nationalism: Evidence and
Theory” in Albert BRETON; Gianluigi GALEOTTI; Pierre SALMON & Ronald
WINTROBE (eds) (1995) Nationalism and Rationality. Cambridge: Cambridge
University Press.
.
ArtículArtículos en reos en revvistas y períodicosistas y períodicos
TILLY, Charles (1993a) “Contentious Repertoires in Great Britain, 1758-1834” Social
Science History 17(2): 253-280
TARROW, Sidney (1993b) “Modular Collective Action and the Rise of the Social
Movement: Why the French Revolution was not Enough” Politics and Society 21(1): 69-90.
DRUCKMAN, Daniel (1994) “Nationalism, Patriotism, and Group Loyalty: A Social
Psychological Perspective”, Mershon International Studies Reviews: Supplement to
the International Studies Quarterly. Vol: 38 April 1994. Cambridge, Ma.: Blackwell
Publishers.
NAIRN, Tom (1993) “Internationalism and the Second Coming” Daedalus: Journal of
American Academy of Arts and Sciences. Reconstructing Nations and States 122: 155-
170.
HROCH, Miroslav (1996) “Nationalism and National Movements: Comparing the Past
and the Present of Central and Eastern Europe” Nations and Nationalism: Journal for
the Association for the Study of Ethnicity and Nationalism 2(1): 35-44.
DRUCKMAN, Daniel (1994). Op. Cit.
SAUL, John Ralston (1997) “Meaning Lost in Corporate World” The Sydney Morning
Herald: Opinion, 21.III.1997: 21.
ROSALDO, Renato (2000) “La pertenencia no es un lujo: procesos de ciudadanía
cultural dentro de una sociedad multicultural,” in Desacatos. Ciudad de México
: CIESAS, Spring, pp. 39-49. Speed, Shannon.
VAN DEN BERGHE, Pierre (1978) “Race and Ethnicity: A Sociological
Perspective” Ethnic and Racial Studies 1(4): 401-411
WILSON, Richard (1991) “Machine Guns and Mountain Spirits: The Cultural Effects
Of State Repression Among the Q’eqchi’ of Guatemala” Critique of Anthropology
2(1): 33-61.
TILLY, Charles (1993b) “National Self-Determination as a Problem for All of Us”
Daedalus: Journal of American Academy of Arts and Sciences. Reconstructing
Nations and States 122: 29-36. p 30-31.
Identidad y emergencia de los movimientos nacionales... por José G. Vargas-Hernández

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin