Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

“La muralla” de Joaquín Calvo-Sotelo: aproximación a una obra de teatro reformista. ("The wall" by Joaquin Calvo-Sotelo: approach to reformist theater)

De
23 pages
Resumen
Este estudio pretende enfocar la luz sobre La muralla, 1954, de Joaquín Calvo Sotelo. Fue representada en más de cinco mil ocasiones y traducida a varios idiomas. Con ella, el autor alcanzó el mayor éxito de su carrera de escritor. La muralla, drama justo y medido, es definida por su creador como «radiografía de la sociedad». Hay que resaltar la valentía del autor al plantear, en los años cincuenta, la corrupción de los vencedores. La obra es además una sátira de las conductas inmorales de los personajes que rodean al protagonista, pues plantea el enfrentamiento entre los deseos más nobles de un hombre arrepentido que quiere restituir lo que ha robado y la muralla levantada a su alrededor. En ella, el autor llama a la reconciliación entre los bandos que forman el pueblo español y olvidar lo que pasó durante y tras la contienda civil. Además, la pieza está impregnada en verdaderos valores morales que triunfan sobre los intereses de la sociedad. En definitiva La muralla es un drama de conciencia, fue escrito con gran habilidad técnica y con diversos rasgos de humor que suavizan la amargura del argumento.
Abstract
This study aims to focus the light on The Wall, 1954 by Joaquín Calvo Sotelo. It was performed more than five thousand times and translated into several languages. With it, the author reached the biggest hit of his career as a writer. The Wall, measured and right drama, is defined by its creator as a "ray of society." Note is the author's courage in raising, in the fifties, the corruption of the victors. The book is also a satire of the immoral behaviour of the characters surrounding the protagonist, because it raises the clash between the desires of a more noble penitent man who wants to return what he stole and the wall built around it. In this drama, the author called for reconciliation between the sides that make up the Spanish people and to forget what happened during and after the civil strife. In addition, the piece is immersed in real moral values that triumph over the interests of society. The wall is definitely a drama of conscience, written with great technical ability and with various features of humor that softened the bitterness of the argument.
Voir plus Voir moins







“LA MURALLA” DE JOAQUÍN CALVO-SOTELO: APROXIMACIÓN
A UNA OBRA DE TEATRO REFORMISTA
"THE WALL" BY JOAQUIN CALVO-SOTELO: APPROACH TO REFORMIST
THEATER
Khaled M. Abbas
Facultad de Lenguas y Traducción, Universidad Rey Saúd, Riad, Arabia Saudí


REUMEN: Este estudio pretende enfocar la luz sobre La muralla, 1954, de Joaquín Calvo Sotelo.
Fue representada en más de cinco mil ocasiones y traducida a varios idiomas. Con ella, el autor
alcanzó el mayor éxito de su carrera de escritor. La muralla, drama justo y medido, es definida por
su creador como «radiografía de la sociedad». Hay que resaltar la valentía del autor al plantear, en
los años cincuenta, la corrupción de los vencedores. La obra es además una sátira de las conductas
inmorales de los personajes que rodean al protagonista, pues plantea el enfrentamiento entre los
deseos más nobles de un hombre arrepentido que quiere restituir lo que ha robado y la muralla
levantada a su alrededor. En ella, el autor llama a la reconciliación entre los bandos que forman el
pueblo español y olvidar lo que pasó durante y tras la contienda civil. Además, la pieza está
impregnada en verdaderos valores morales que triunfan sobre los intereses de la sociedad. En
definitiva La muralla es un drama de conciencia, fue escrito con gran habilidad técnica y con
diversos rasgos de humor que suavizan la amargura del argumento.
Palabras clave: teatro español, posguerra, crítica, La muralla, Joaquín Calvo Sotelo.
ABSTRACT: This study aims to focus the light on The Wall, 1954 by Joaquín Calvo Sotelo. It was
performed more than five thousand times and translated into several languages. With it, the author
reached the biggest hit of his career as a writer. The Wall, measured and right drama, is defined by
its creator as a "ray of society." Note is the author's courage in raising, in the fifties, the corruption
of the victors. The book is also a satire of the immoral behaviour of the characters surrounding the
protagonist, because it raises the clash between the desires of a more noble penitent man who wants
to return what he stole and the wall built around it. In this drama, the author called for reconciliation
between the sides that make up the Spanish people and to forget what happened during and after the
civil strife. In addition, the piece is immersed in real moral values that triumph over the interests of
society. The wall is definitely a drama of conscience, written with great technical ability and with
various features of humor that softened the bitterness of the argument.
Key words: Spanish drama, war, criticism, The Wall, Joaquín Calvo Sotelo.
Abbas, K. M. (2009). ‘La Muralla’ de Joaquín Calvo Sotelo: aproximación a una obra de teatro
reformista. Espiral. Cuadernos del Profesorado [en línea], 2(4), 4-25. Disponible en:
http://www.cepcuevasolula.es/espiral.

Fecha de recepción: 08/05/2008 Enviar correspondencia a:
Fecha de aceptación: 23/01/2009 rimkhaled2001@yahoo.com
‘La Muralla’ de Joaquín Calvo Sotelo: aproximación a una obra de
teatro reformista.

1.- INTRODUCCIÓN. 2.- EL TEATRO ESPAÑOL EN LA
POSGUERRA.
En 1939 finalizó la Guerra Civil Española, y
aunque la paz se había impuesto, la sociedad Los españoles accedían pues a una producción
española se hallaba postrada y la Nación agotada; teatral muy limitada. Docenas de obras se
en este contexto, no es extraño, pues, que la vida prohibían en su totalidad y cientos de ellas eran
intelectual y artística se viera terriblemente mutiladas rigurosamente. Aquel autor que osara
afectada. expresar su punto de vista en plena libertad,
probablemente padecería un periodo de exilio. La pavorosa situación no escapaba a la
percepción de algunos autores teatrales, los En 1939, tanto la novela como la lírica
cuales preconizaron sin ambages la iniciaron su renovación, buscando nuevos temas
reconciliación nacional. Dicha tendencia (o más y diferentes cauces de expresión. En cambio, el
propiamente reivindicación) es una de las teatro, sobre todo durante los diez años
peculiaridades más perceptibles del teatro posteriores a la Guerra Civil Española (1936 –
español de posguerra. Aún así, la crítica teatral 1939), padeció una profunda postración,
española posterior al periodo franquista ha caracterizada por su talante reiterativo, a
optado por ignorar esta tendencia y por tachar de excepción de determinados estrenos de Jardiel
(1)acomodaticios y convencionales a los autores de Poncela . De hecho, la producción dramática
la época, sin apelar a otro criterio que no sea su española del mencionado periodo se vio
propia ideología y el grado de acatamiento que amordazada por la censura oficial y condenada a
los diversos autores mostraron hacia el régimen la inactividad por una acuciante pobreza de
político triunfante en 1939. medios; de hecho, a lo largo del régimen
franquista se agravaron las dificultades y los Joaquín Calvo Sotelo, uno de los
problemas que desde principios del siglo XX dramaturgos que aceptó el nuevo sistema
arrastraba el teatro como espectáculo de masas. Y político, se destaca en este sentido como uno de
al acabar la guerra se unieron las dificultades los autores más criticados, en su calidad, además,
económicas, la hostilidad que se profesaban de firme y fiel defensor de la moral cristiana. Se
vencedores y vencidos y un asfixiante ambiente le tacha con frecuencia de convencional, de autor
(2)de censura social . Posteriormente, el teatro pasó rutinario al estilo benaventino, de buscar con
a depender del Ministerio de Información y demasiada ansiedad el aplauso de la burguesía,
Turismo -creado en 1951-, así como de las etc. Con él, como con otros tantos autores, la
diversas Juntas de Censura de Obras Teatrales. crítica izquierdista ha sido al menos tan injusta
como dura y excesivamente categórica. Basta Aún trabada por los rigurosos controles que
para desmentir tan dudosos planteamientos una sufría, la palabra escrita siguió constituyendo una
lectura detenida de “La muralla” (1954), una de posibilidad excepcional de libre expresión, cuyo
sus obras teatrales, que descolla por méritos potencial revolucionario era perfectamente
propios entre la extensa producción teatral percibido por los propagandistas y valedores del
española del siglo XX. régimen político en vigor: «[...] el teatro recibe
siempre las más destructoras descargas de los Utilizando como base de partida la
controles del Estado», asegura con razón el mencionada obra, hemos realizado a la par un
(3)crítico Adolfo Prego . análisis del teatro español de posguerra y del
resto de la obra de ese autor. Nuestra Así pues, los dramaturgos de la posguerra se
interpretación de “La muralla”, se centra en el enfrentaron a una férrea censura que hacía difícil,
mensaje reformista que dicho texto preconiza si no imposible, ofrecer una visión crítica de la
abiertamente: realidad; sin embargo, no pocos escritores
perseguían: olvidar lo peor del pasado, apostar por
un futuro común y abertura «[...] el objetivo de elaborar textos
incondicional, además de abrir los dramáticos exigentes en los que
brazos al otro. En definitiva, una continúan desarrollando las
reconciliación entre todos los posibilidades de expresión dramáticas
españoles, vencedores y vencidos. respectivamente dominantes y en los
que –con ayuda de su propio discurso
dramático- ponen en escena y
problematizan situaciones de carácter
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 4
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25

Khaled M. Abbas

humano universal o de trasfondo existe relación alguna entre un mayor número de
(4)social» . estrenos y el incremento de la calidad textual. El
teatro, además, es un espectáculo minoritario, El teatro, sobre todo en los años inmediatos
adaptado fielmente a su público, que condiciona al conflicto, ofrecía obras que no se
las características del mismo. «El teatro –escribía correspondían con la realidad y que respondían a
con acierto Unamuno– es algo colectivo, es una clara voluntad de “escapismo”. En puridad,
donde el público interviene más y el poeta tan sólo escapan parcialmente a esta tentación las
(6)menos» . sendas producciones de Adolfo Torrado, (cuya
producción dramática es conocida como En el teatro de posguerra se percibe un
“Torradismo”), José María Pemán y Joaquín evidente retroceso del llamado “realismo
Calvo Sotelo, quienes satisfacían las necesidades burgués”, por entonces predominante: el
de una burguesía traumatizada, sin que por ello componente dramático cede paulatinamente su
dejasen de escribir esporádicamente “teatro de puesto a la expresión poética. En consonancia
tesis” como por ejemplo “La Muralla”. con este proceso, durante varios lustros los
dramaturgos españoles optaron por expresarse José María de Quinto, uno de los críticos
con una poesía más bien prosaica, de tal modo destacados de la época, calificó así el teatro de
que el realismo imaginativo se convierte en uno posguerra:
de sus componentes fundamentales. Sin embargo,
«En realidad eran los tiempos del
esta revitalización poética del arte dramático –
melodrama, del juguete cómico, de la
detectable por igual tanto en la creación de los
comedia montada en el vacío, de los
autores consagrados (Edgar Neville, Víctor Ruiz
espectáculos flamencos o folklóricos y
de Iriarte, López Rubio, etc.) como en la de los
de las revistas musicales. Su primordial
autores noveles (Jaime de Armiñán, Alonso
característica residía en la falta de todo
Millán, Jaime Salom y otros)– no supone, en
sentido crítico. Se entronizaba
absoluto, que sea preciso apartarse de la realidad
oficialmente la tragedia y el
española del momento. En realidad, han dado (5)optimismo» .
pasos positivos hacia la renovación del teatro,
Durante varios años la escena española se sobre todo el cómico, ahondando en un proceso
siguió nutriendo con producciones de Jacinto iniciado por Jardiel Poncela, quien superó las
Benavente, Eduardo Marquina, Carlos Arniches, innovaciones grotescas de Arniches y las
Jardiel Poncela y algunos otros autores de menor aberrantes de Muñoz Seca. Hay quien cree que
categoría, aunque de cierto renombre, como los esta tendencia se empleó conscientemente para
ya mencionados Torrado y Leandro Navarro. burlar la censura y obtener una libertad de
Hubo que esperar cerca de un decenio para que expresión inalcanzable por otros medios. Ahora
despuntasen nuevos valores. bien, a finales de los años 50 del pasado siglo, y
En la etapa posterior a la lucha con mayor claridad en la década de los sesenta de
desaparecieron paulatinamente el teatro poético, la misma centuria, cuando el llamado “teatro
el teatro lírico y el musical. En cambio, el teatro social” había alcanzado el favor del público
costumbrista, en sus múltiples formas, se español, las tendencias se habían invertido y la
mantuvo con pujante vitalidad, aunque sin protesta social comenzó a encauzarse con mayor
aportaciones originales, y siguieron surgiendo coherencia y solidez, los autores adheridos a esa
algunos autores de gran peso específico, tendencia fueron tachados de «evasionistas».
respetados unánimemente por la crítica Estas acusaciones, si bien no carecen por
contemporánea, como por ejemplo Joaquín Calvo completo de razón, (pues, ciertamente, el
Sotelo, Buero Vallejo, Ruiz de la Fuente, López “dramaturgo evasivo” no afronta nunca la
Rubio, Alfonso Sastre, Edgar Neville, Ruiz realidad, sino que la enmascara, la disfraza y
Iriarte y Alfonso Paso. evita hablar de ella, alardeando continuamente de
En 1949, el estreno de “Historia de una «deshumanizar el arte»), en cambio han
escalera”, -de Buero Vallejo-, inició una nueva generado una desigual apreciación de su obra de
etapa, caracterizada principalmente por las conjunto: así, por ejemplo, algunos críticos
innovaciones formales y por un caudal de nuevas defendieron a estos autores arguyendo su doble
obras cargadas de valor. La existencia de ese derecho a la libertad intelectual y a la búsqueda
fenómeno, sin embargo, es rechazada por una de un camino de expresión en completa libertad,
considerable parte de la crítica, que alega que no y otros, -en general afectados de una notable
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 5
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25.
‘La Muralla’ de Joaquín Calvo Sotelo: aproximación a una obra de
teatro reformista.

beligerancia política y en su totalidad defensores como de rechazar sistemáticamente a aquéllos
del llamado “teatro comprometido”-, les tacharon autores con quienes no concordaba. Éstos
de frívolos, vanidosos y burgueses. últimos, al contrario de aquellos, sí lograron
estrenar sus obras y gozaron de una popularidad En puridad, ese teatro, imbuido de una nueva
indudable, aunque al cabo les acusase atmósfera de poesía, no se alejó de la temática
reiteradamente tanto de asumir sin vacilación las social y humana, sino que trató de expresarse por
convenciones sociales como de carecer de otros cauces que no fueran los habituales de la
compromiso. mera proclama, tan ayuna, en general, de calidad
estética. En definitiva, trataron de fundir A diez años pasados de la finalización de la
«poesía» y «realidad». brutal Guerra Civil, apareció Historia de una
escalera, una obra que abanderó con claridad el Cabe resaltar también el notable incremento
resurgimiento de la dramaturgia teatral española. de las obras extranjeras traducidas y adaptadas en
Y aunque no era en absoluto un texto cuya el teatro español de la posguerra. Sorprende
estructura resultase convencional, sin embargo constatar que las más osadas obras extranjeras se
fue excepcionalmente acogido por el público, ya representasen en los teatros madrileños después
fuera a causa de su indudable calidad, ya a causa de haber padecido durante años serias
del favorable contexto social. Quizá la clave de restricciones en la escena nacional. En el fondo,
su éxito radique en que el espectador español de su temática no era muy diferente de la española,
aquella década se sentía cercano a cuanto veía en y el genio nacional añadió algunos componentes
esa representación, si no implicado en ella. muy osados durante los años sesenta (el divorcio,
las más grotescas apostillas al adulterio, los Este texto de Buero Vallejo es uno de los
matrimonios cruzados, etc.). más excepcionales frutos de este resurgimiento,
al cual siguieron otros estrenos fundamentales, Sin embargo, durante las dos décadas
como por ejemplo “Celos del aire” (1950), de posteriores a la Guerra Civil predominaron en los
José López Rubio, “El baile” (1952), de Edgar teatros españoles las piezas de tesis, la farsa y el
(7)Neville, “Tres sombreros de copa ” (1952), de teatro costumbrista, aunque a su lado fue
Miguel Mihura, “Escuadra hacia la muerte” adquiriendo vigor un teatro muy innovador que
(1953), de Alfonso Sastre, “La muralla” (1954), en nada tenía porque envidiar al resto de la
de Joaquín Calvo Sotelo, “El Tintero” (1961), de producción europea occidental, el cual muestra
Carlos Muñiz, “La camisa” (1962), de Lauro una considerable ebullición de tendencias y
Olmo, etc. directrices.
Es preciso reconocer que este fenómeno Los años cincuenta representan la edad de
inconformista e innovador se desencadena a oro del llamado “teatro español de posguerra”.
partir de los años cincuenta: en realidad, es fruto Los escritores de ese periodo adoptan una postura
de las nuevas generaciones que quieren abrirse muy diferente ante la realidad: u optan por un
paso declarando material de derribo a las figuras dramatismo descarnado, brutal y sin fisuras, casi
e ídolos de las décadas anteriores, en particular a deshumanizado, o por hacer gala de una ironía
Benavente, su “bestia negra” por definición; terriblemente sarcástica, aunque suavemente
ahora bien, muchos de sus jóvenes detractores expresada. Por tanto, en nuestra opinión, no se
emplearían sus recursos al cabo de los años. Por ajustan a la realidad las acusaciones de la crítica
esa razón, algunos críticos calificaron a sus obras contemporánea, pues en modo alguno es lícito
de «neobenaventinas». tacharles de “convencionales”.
Desde los años 50 del pasado siglo, Madrid y Algunos de ellos escribieron un teatro
Barcelona encabezaron este movimiento de oscuro, tortuoso y atormentado, cuyas obsesiones
renovación del teatro español, felizmente van más allá de lo religioso o anímico, oscilando
acompañado por el surgimiento de nuevos grupos entre su particular visión de lo contemporáneo y
y compañías ávidas de representar obras un desgarrador proceso espiritual. Estos
(8)supuestamente trascendentes . En este favorable escritores anhelaban sin duda incorporar al teatro
contexto surgieron pues algunas iniciativas de los temas trascendentales de su tiempo, pero
interés, como el llamado «Teatro de Agitación otros, en cambio, compusieron sus dramas
Social» (1950), -que fundó Alfonso Sastre junto a buscando el esperpento, la caricatura más
otros entusiásticos compañeros-, el «Teatro accesible para un espectador vivaz y brusco, tan
Popular Universitario» (1953), de Pérez Puig o capaz de demostrar una adhesión permanente
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 6
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25

Khaled M. Abbas

el «Teatro Nacional de Cámara y Ensayo» 3.- SU OBRA, CARACTERÍSTICAS Y
(1954). Los Colegios Mayores y las Facultades CLASIFICACIÓN.
fomentaron la proliferación de coloquios, charlas
Características.
y todo tipo de actos culturales, y algunos
muchachos abandonaron sus carreras para El teatro de Calvo Sotelo ha despertado mucho
interés en más de un crítico e hispanista consagrarse a la creación teatral, cosechando a la
extranjero (Klein, Redher, Jiménez-Vera), debido postre un éxito desigual en la escena de habla
española. En definitiva, con mucho brío y muy a su ambición ideológica; desgraciadamente, no
hemos podido disponer de todos esos trabajos, pocos medios, esta tendencia superó todas las
barreras que se oponían a su avance, logrando sino tan sólo de un estudio preparado por
Jiménez-Vera, titulado: “El comportamiento imponerse junto a los autores más comerciales y
político-moral en cuatro dramas de Joaquín que gozaban de un predicamento cierto en la
(11)escena de su época (como por ejemplo Pemán, Calvo Sotelo ”
Calvo Sotelo, Luca de Tena, etc.). Antes de clasificar su obra teatral sería
oportuno, a nuestro juicio, dar una idea general Las salas de teatro, sin embargo, se trocaron,
como era de suponer, en el filtro natural de esa de las características de su extensa producción,
pues este autor fue un habitual de las tablas nueva generación, de la cual se distinguieron, al
durante más de medio siglo y escribió cerca de cabo, autores como Paso, Calvo Sotelo, Ruiz
Iriarte, Mihura, Casona, Buero Vallejo, Alonso cincuenta obras teatrales. No es que fuera
especialmente prolífico, sino que comenzó su Millán, quienes impusieron su magisterio durante
carrera de dramaturgo a una edad muy tierna, dos décadas. Otros autores, como José María
Pemán, Jaime de Armiñán, Jaime Salom y E. pues a los 14 años realizó su primer ensayo
teatral, In fraganti, que ofrece una idea muy clara Romero gozaron de un favor considerablemente
de su decidida y temprana vocación. menor que los autores anteriores. Todos
cosecharon algún que otro estreno exitoso, pero Entre sus obras inmediatamente anteriores a
el resto de su producción, en el mejor de los la posguerra española destacan seis textos:
casos, apenas superó las cien representaciones. 1932: A la tierra, kilómetros 500,000,
Por último, existe un teatro con un perfil (comedia en tres actos).
marcadamente diferente y de franca aceptación 1934: El rebelde.
popular, representado por Jorge Llopis, Antonio
1936: Alba sin luz. Lara «Tono» y Juan Ignacio Luca de Tena, cuyos
1939: La vida inmóvil. éxitos, no obstante, apenas superaron el centenar
de representaciones. Al fin y al cabo, los teatros 1939: Lo imposible (en colaboración con
se debían a su público, integrado Miguel Mihura).
mayoritariamente por una burguesía fielmente A partir de 1940 estrenó una pieza anual y en
seguidora de determinados actores y de una 1943 su obra Cuando llegue la noche le otorgó
ideología bastante neta. una sólida fama. Esta obra es una clara muestra
Así pues, no es de extrañar la escasa acogida de teatro bien hecho, aunque de argumento
que obtuvieron autores como Sastre, Gómez convencional. Bajo su aire de farsa ligera e
Arcos, Muñiz, Rodríguez Méndez o Gala. En una intrascendente, alienta un fondo profundamente
encuesta realizada por Miguel Mihura se cristiano y humanístico, una característica que se
afirmaba lo siguiente: desarrollará ampliamente en piezas posteriores.
Aunque en la obra existe un doble drama, -el de «En el teatro hay solamente una
la ceguera y la muerte- su autor no cayó en la orientación que pueda seguirse:
tentación de lo melodramático ni del estrenar comedias que gusten,
histrionismo. representadas por actores que
(9)gusten» . Ruiz Ramón reúne los cuatro puntos de vista
más autorizados que se han creado en torno a la Después de esta breve presentación sobre la
producción dramática de J. C. Sotelo. Por su evolución del teatro español durante dos
(10) importancia sería conveniente reproducirlos en décadas , pasemos pues a analizar la obra de
(12)este estudio : Calvo Sotelo, basándonos en una de sus obras
capitales, “La muralla”.
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 7
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25.
‘La Muralla’ de Joaquín Calvo Sotelo: aproximación a una obra de
teatro reformista.

(13)1. El primero de ellos corresponde a Ignacio Benavente y una proclividad a lo periodís-
Soldevila, quien describe así a nuestro autor tico:
y su teatro: «…Sabe aunar la herencia
«Proteico en sus intentos, desacertado benaventina con las formas del
o desorientado las más de las veces, el periodismo de ocasión moderno.»
escritor Joaquín Calvo Sotelo ocupa un
puesto aparte en el teatro español, y
Este último rasgo, el de su proclividad a lo
aunque no hubiera estrenado otra
periodístico, lo ha señalado más de un crítico.
cosa, el éxito sensacional de su pieza
Se denota también en su teatro una tendencia La muralla bastaría para que su
didáctica, muy característica, que da cohesión a nombre no quedase en el olvido. Esta
toda su obra. Arturo Jiménez-Vera resalta este pieza de tesis moral más que social
fenómeno diciendo: servirá siempre para indicar cuál era el
atrevimiento máximo que un autor de «A través de todas sus dramas
percibimos por parte del autor una teatro podía permitirse entre 1940 y
1960 en España, por lo que a realismo preocupación por enseñarnos ante
determinadas situaciones un modo de se refiere.»
conducta moral, ya sea dentro de la 2. Alfredo Marqueríe se opone a los argumentos
familia, en la sociedad frente al de Ignacio Soldevila, aunque no ignora los
(14)gobierno o ante la religión» . vaivenes del autor coruñés:
Enrique Ruiz Fornells ve en la variedad «Desde sus primeras obras, El rebelde,
temática de su teatro la característica principal de por ejemplo, Joaquín Calvo Sotelo tuvo
su producción dramática: la ambición de conseguir triunfos
«Es objeto de su atención cualquier duraderos e importantes y no éxitos
fáciles. Ha tocado los temas político- momento de la vida observada en su
propia medida. Su profundo sociales, ha desarrollado ciclos vitales
conocimiento de los problemas del o familiares con cierto fondo histórico,
ha inventado tipos de traza burlesca mundo actual le han llevado a tratar
los más distintos asuntos de la vida inolvidables y ha dejado siempre en sus
(15)misma» . obras la huella del estilo de buen
escritor que está atento a lo que sucede Alfredo Marqueríe comparte con él la misma
al otro lado de las fronteras y que tiene idea cuando dice:
ingenio, fantasía y una cultura literaria
«El autor había acertado a decir en el
y viajera que da a su labor categoría escenario lo que estaba en el ánimo
excepcional. Como en toda producción (16)público» .
extensa, hay en las creaciones teatrales
En el mismo estudio, este último crítico de Calvo Sotelo altibajos innegables,
había resumido así las características generales vacilaciones y tanteos, dudas entre la
de Calvo Sotelo: línea dramática o la cómica que a
«Ha tocado los temas político-sociales, veces le perjudicaron».
ha desarrollado ciclos vitales o 3. Por su parte, Rubina E. Henry y Enrique Ruiz
familiares con cierto fondo histórico, Fornells sintetizan así su teatro:
ha inventado tipos de traza burlesca
«Entre los dramaturgos españoles, inolvidable y ha dejado siempre en sus
Joaquín Calvo Sotelo es el que con obras la huella del estilo de un buen
mayor éxito ha adaptado al teatro los
escritor que está atento a lo que sucede
problemas de la sociedad del siglo XX. al otro lado de las fronteras y que tiene
Trata sus temas con originalidad y ingenio, fantasía, y una cultura
sigue hábilmente la vía media entre las
literaria y viajera que da a su labor
dos corrientes principales del teatro (17)categoría excepcional» .
español desde 1900: tradicionalismo y
Calvo Sotelo aspiraba a escribir una obra modernismo».
maestra, capaz de consagrarle en el olimpo de las
4. El último juicio es de Pérez Minik, quien se- letras. Toda su obra está pues inspirada por ese
ñala que hay en su dramaturgia un influjo de
anhelo, el cual casi satisfizo en algunas piezas.
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 8
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25

Khaled M. Abbas

En consecuencia, es un autor muy exigente críticas contra el sistema gubernamental, como
consigo mismo, siempre dispuesto a la auto sucede en La muralla.
corrección, hasta llegar a límites aceptables de En resumen, el teatro de Calvo Sotelo se
perfección. Basta leer la «Introducción» de La caracteriza principalmente por su buen quehacer
muralla para saber cuánto tiempo empleó en escénico, por su indudable amabilidad, por su
preparar un desenlace lógico y convincente de la simpatía y por su agudeza. Estas características y
misma. Su ambición explica, a nuestro juicio, el la estructura clásica de sus obras le hicieron grato
triunfo que han logrado ésta y otras muchas otras al público burgués de la época. Por otra parte, en
de sus obras, cuyos planteamientos han suscitado sus piezas hace gala de un diálogo elegante y
ciertas polémicas e interés en los críticos más pulido, y no excluye el retrato de las diversas
avisados, como Alfredo Marqueríe: clases sociales, aunque destaca su fina
«Y todo eso no se habría logrado si en observación de los sectores medios y altos de la
población. el autor no hubiera existido
previamente la ambición, largamente De hecho, ese es un ambiente en el que se
mantenida y sostenida, de alcanzar el desenvuelve perfectamente, y con frecuencia
triunfo a través de muchas cuartillas emplaza en él a sus protagonistas. El diálogo,
escritas y rotas y vueltas a escribir, de más que las acciones, revela el perfil de aquellos
muchas comedias estrenadas con la personajes. Su lenguaje tiene un tono discursivo,
ilusión de que se hicieran centenarias enraizado en el maestro Benavente. Hace uso de
(18)en los carteles…» . un lenguaje pulcro, correcto, literario y
Su teatro desea reformar la sociedad expresivo, es fino y ponderado en los detalles y
franquista española; esta aspiración es no se regodea en bajeza alguna. Sin duda, su
meridianamente clara en los siguientes títulos: La admiración por Molière y Jacinto Benavente
herencia, La muralla y El proceso del Arzobispo ejerció una sana influencia en estos aspectos. De
Carranza. hecho, al igual que sucede en esos autores, sus
piezas cómicas se basan en el humor verbal y la Tres son los temas-eje de su teatro:
elegancia de sus diálogos, que emplea también
• Un marcado anticomunismo.
para caracterizar a sus personajes.
• La Guerra Civil Española.
En cambio, su labor de abogado del Estado • Una profunda inquietud moral y
le aportó una cierta perspectiva de su entorno, religiosa.
capaz de generar algunos sólidos dramas de tesis
En su conjunto, son temas ambiciosos, a los en su sentido más docente, motivados, en nuestra
cuales añade otras obsesiones menores como el opinión, por su tendencia a contener las heridas
amor o la desigualdad de derechos. espirituales causadas por la guerra civil. En
En su conjunto, tiende a tratar definitiva, nuestro dramaturgo comprendía muy
idealizadamente esas cuestiones, que no bien el interés del público español del momento,
abandona en ningún momento a lo largo de su limitado a mostrar la vida habitual de la
dilatada obra. Su actitud anticomunista le llevó a burguesía desde un punto de vista atractivo e
predecir la caída del comunismo, porque –según incluso divertido.
él– ¿cómo puede subsistir un mundo que no cree El humor de Calvo Sotelo se basa pues en:
en Dios?. En La cárcel infinita, atacó «la
« La ironía inteligente, en el rasgo ideología comunista cómo una enérgica defensa
sutil, que le bastan para que el público (19)de la fe cristiana» . Es indudable la influencia
capte la tragedia que anida en unas del contexto existente a la sazón, condicionado
almas atormentadas, sin necesidad de por las diferencias entre Occidente y la
recurrir al desgarre violento.
desaparecida Unión Soviética.
Tratamiento humorista, pues, el suyo,
Su profundo anticomunismo le hizo de unos problemas graves y acuciantes,
(20)simpático al régimen político en vigor y facilitó según es propio de la farsa» .
el frecuente estreno de sus obras en los teatros
Clasificación de su teatro. nacionales y su acceso a los más variados
honores, como por ejemplo la presidencia de la A nuestro juicio es harto complejo, y por
Sociedad de Autores y del Círculo de Bellas añadidura inútil, encasillar dentro de un marco
Artes. Sin embargo, las prebendas de las cuales estático y definido la amplia y variada
disfrutó no le impidieron encauzar a menudo sus
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 9
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25.
‘La Muralla’ de Joaquín Calvo Sotelo: aproximación a una obra de
teatro reformista.

producción dramática de Calvo Sotelo. No fruto, probablemente, de los golpes de estado o
obstante, aunque algunos críticos han evitado guerrillas comunistas que, alimentadas por la
caer en este error, otros han cedido a la tentación Unión Soviética, alcanzaron el poder en algunos
(21)de clasificar su teatro . países durante la Guerra Fría.
En todo caso, a grosso modo su producción En Criminal de guerra (1951) analiza los
dramática puede clasificarse en cuatro grupos juicios incoados a los vencidos y que siguieron al
principales, cuyas características expondremos a final de la Segunda Guerra Mundial; aunque la
continuación, precisando cuáles de sus obras son solución que propone es bastante idealista, -un
un paradigma claro de cada uno de ellos. rasgo habitual de su teatro-, pues en su opinión,
ambos bandos estarían obligados a construir un
Clasificación de su teatro.
futuro común.
Son dramas de tesis aquellas obras en: Tanto El jefe (1953) como otra pieza
«…Las que Calvo Sotelo, sin pretender anterior, El rebelde (1934), tratan en cambio el
subvertir o atentar gravemente contra tema de la necesidad social del poder y la utopía
el orden establecido, acierta a del anarquismo. Su tesis básica, cómo dice Ruiz
denunciar o, al menos, a poner en Ramón, es la de justificar la necesidad de las
cuestión ciertas actitudes mentales, leyes, consideradas éstas como base de una
(25)morales o sociales típicos de la sociedad justa y estable . El objetivo común de
burguesía alta y media. [...] nuestro todas estas obras es la exaltación de los valores
autor consigue crear excelentes piezas humanos, por medio del enfrentamiento entre
en donde humor, ternura y humanismo caracteres y personalidades. Sus diálogos son en
se alían felizmente con la buena conjunto tan precisos como correctos, y los temas
(22)construcción teatral» . están claramente influenciados por su contexto.
Sus obras de tesis más características se ven Entre esas obras destaca La muralla, donde
teñidas de numerosos rasgos de humor, sin duda Calvo Sotelo plantea un dilema moral de gran
un recurso arbitrado por el autor para aliviar la calado: si la devolución de los bienes mal
tensión generada por los momentos de intenso adquiridos es sin duda una exigencia moral
dramatismo, revistiéndolos de ternura y sentido ineludible, sin embargo no lo es menos garantizar
humano, aunque no por ello sean en modo alguno una digna existencia de los familiares, que se
obras humorísticas. Lo que quería –pensamos– es verían perjudicados de optar por la primera
introducir una pequeña dosis de humor para posibilidad.
producir la sonrisa en el espectador después de Historia de un resentido (1956) narra a
que éste haya atravesado algunos momentos través de un supuesto cronista la vida de Dalmiro
trágicos o de tensión dramática. En este sentido, Quintana, un mediocre escritor, resentido a causa
los recursos humorísticos de los que hacía gala de sus repetidos fracasos escénicos y que trata de
Calvo Sotelo son muy parecidos a los de Ruiz vengarse iniciando una carrera criminal durante
Iriarte, por ejemplo. Su humor, según comenta la guerra. Quintana es castigado, pero se recalca
Enrique Ruiz-Fornells, le servía para: que entre los «rojos» también hubo gentes de
«Reducir la crudeza del fondo del tema noble proceder.
que expone y, en especial, para La herencia (1957) plantea sin rodeos la
introducir un cierto optimismo en la necesidad de olvidar la Guerra Civil Española:
(23)sicología del público» . Luís, marino, e hijo a su vez de un marino muerto
En definitiva, las obras de este grupo carecen en la guerra, espera a su novia americana, hija de
de tono trascendente. padres españoles, que resulta a la postre ser hija
de quien condenó a muerte a su padre cuando la Pertenece a este primer grupo La cárcel
sublevación fracasó. Finalmente, Luís abandona infinita (1945), una pieza contra el comunismo,
( ) la Marina y se casa sin consentimiento de su dedicada a la memoria de su hermano José 24 y
madre. La obra ha envejecido y es algo precedida por un extenso prólogo de carácter
artificiosa, pero en cierto modo es interesante por decididamente antisoviético. Sobre el mismo
(26)las ideas que expone . argumento escribe La ciudad sin Dios (1957)
cuyos personajes intentan huir de un país Dramas históricos.
opresivo y autoritario, pues su gobierno trata de
Entre sus dramas históricos destacan tres títulos: erradicar la Fe entre sus ciudadanos; esta obra fue
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 10
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25

Khaled M. Abbas

El poder (1965) es una pieza ambientada en Calvo Sotelo no fue ni tan genuino ni tan
el Renacimiento. En ella, el príncipe Bruno, constante como el de sus colegas de juventud.
tullido y condenado a vivir en un carrito, va
Comedias.
eliminando a sus familiares hasta convertirse en
heredero del trono. La visita que no tocó el timbre (1950), es un
sainete bienintencionado e idealista, en cuyo El proceso del Arzobispo Carranza (1964) y
transcurso dos hermanos solteros, fortuitamente, La pasión de amor (1990) recrean personajes
se hacen cargo de un recién nacido, hasta que históricos sin descender a conflictos de fondo,
finalmente la arrepentida madre reclama a su recreándose en algunos detalles históricos. En la
hijo. Es una pieza evidentemente navideña, e primera de dichas piezas se describe la detención,
incluso el espacio temporal en la cual la sitúa interrogatorio, traslado a Roma y muerte del
coincide con la Nochebuena. Arzobispo Primado Fray Bartolomé de Carranza,
declarado sospechoso de herejía. Milagro en la Plaza del Progreso fue
estrenada en el teatro Infanta Isabel el 18 de
Comedias de humor.
noviembre de 1953 por la compañía titular de
Calvo Sotelo, quien durante su juventud mantuvo Isabel Garcés; es otro sainete de ambiente
un intenso contacto con los más destacados navideño, que incide en la injusticia social. Su
humoristas del momento, -Mihura, Jardiel, Tono- trama no es demasiado compleja: un modesto
, y que colaboró con la gaceta humorística empleado bancario se apropia de un millón de
Gutiérrez, no abandonó nunca su inclinación por pesetas de la entidad en que trabaja, para
la obra humorística, que no intrascendente, e repartirlo, –a la manera de los Reyes Magos-,
incidió en este género en repetidas ocasiones, ya entre los primeros transeúntes con que tropiece
fuera en solitario o en compañía de algunos de en la calle. Pero cuando el empleado se halla en
sus más entrañables amigos de juventud. Por trance de ser encarcelado a causa de su acción,
ejemplo, en colaboración con Miguel Mihura los beneficiarios, aún a pesar de sus evidentes
escribió ¡Viva lo imposible!, y El contador de privaciones, deciden devolver el numerario para
(27)estrellas (1958). que el buen hombre no vaya a prisión. Esta obra
logró un éxito aplastante entre el público y la Su obra humorística en solitario se inició
crítica. A su éxito contribuyeron no poco su prontamente y fruto de ella han sido algunas
realismo, su ingenio y su acertado sabor local, la contribuciones insignes y de cierto mérito: en
humanidad de sus personajes y su evidente 1945 escribió Tánger, una interesante pieza
incardinación en su contexto, la sana y robusta cómica que parte de una situación inverosímil y
llaneza psicológica y moral de sus protagonistas cosmopolita: un personaje, al cual se dio por
y su profunda humanidad. Esta comedia, no muerto a raíz de un naufragio, reaparece tras ser
obstante, arroja una exagerada ternura. recogido por un submarino alemán que hizo
escala en Japón. Su viuda acaba de firmar los Una muchachita de Valladolid (1957)
esponsales con otro hombre, pero los tres deciden constituyó otro gran éxito, sólidamente escrito y
irse de viaje a Tánger para que ella decida quien harto maduro, aunque algunos insistan en tratarla
(29)ha de convenirle más entre ambos aspirantes. de intrascendente. Se trata de una comedia
Uno es vitalista y antiburgués; el otro, aplicado y ambientada en el mundillo de la alta diplomacia,
hombre formal, espera una herencia. Este tema imbuida de patriotismo, que retrata muy bien los
del miedo a la pérdida del amor por el roce con la modos y maneras de sus protagonistas. En
convivencia diaria es tópico en los autores antes esencia, su argumento es el siguiente: con el fin
mencionados. de obtener una concesión petrolífera, cierto
ministro, a la sazón casado, se ve en la supuesta El ajedrez del diablo (1954), es la última
obligación de galantear a la hermosa mujer de obra adscrita a esta tendencia. Ahonda en el
determinado canciller sudamericano; la dama humor disparatado, y so capa de su amabilidad,
rechaza sus requiebros y lo que era en principio es una obra considerablemente atrevida para la
un mero asunto personal adquiere caracteres de época: un hombre muere y, gracias a una
problema de Estado cuando el ofendido canciller propuesta del diablo, contempla las poco
sudamericano inicia un acercamiento deliberado estimulantes reacciones de sus deudos y
hacia la mujer del ministro. próximos; ante el engaño, monta en cólera y
resucita con la única intención de Cartas credenciales (1960) y Operación
(28)escarmentarlas . Sin embargo, el humor de embajada (1962) también tienen por objeto el
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 11
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25.
‘La Muralla’ de Joaquín Calvo Sotelo: aproximación a una obra de
teatro reformista.

cuerpo diplomático, aunque analizan la política «[...] Una comedia de actualidad, como
de destinos y las aspiraciones profesionales de tantas otras de su producción
los miembros del Cuerpo. dramática; y ésta es su mayor virtud
(33)...» . El mismo año del estreno de Operación
embajada se pone en escena un nuevo título de En una época en que una nueva, pujante y
Calvo Sotelo, cuya temática se aleja flamante clase de “nuevos ricos” se había
decididamente de las tres anteriores: Micaela asentado firmemente en el panorama social
(1962); en ella, dos gemelos se enamoran, español, al socaire de las consecuencias de la
seducen y discuten por la criada, que no acierta a guerra, de las necesidades de los desfavorecidos
identificar al padre de la criatura que es fruto de y de las oportunidades ofrecidas por el régimen
sus amores. La solución de este enigma es muy político en vigor, La muralla constituía,
absurda: sortear al bebé. Dos años después evidentemente, una audacísima proclama.
estrena La condesa Laurel, aunque esta obra no
Temporada teatral de 1954. Contexto teatral
logró tanto éxito.
de La muralla:
El baño de las ninfas (1966) transcurre en un
Es fundamental situar en su contexto La muralla arruinado convento de monjas, las cuales, para
(34)(1954) . Durante el año 1954, vieron la luz una obtener algunos ingresos, deciden exhibir un
gran cantidad de obras teatrales, y algunas de cuadro del Greco que yacía apolillado en un
ellas, por cierto, no carecían de valor. Ahora desván del convento. Un antiguo anarquista,
bien, a pesar de ello, Federico Sainz de Robles escondido en el convento desde 1936, dinamita el
escribió -en su introducción a Teatro Español cuadro, para que las monjas cobren el seguro y
1954-1955-: sigan cuidando sordomudos y escondiéndole. En
«La temporada teatral 1954-1955, si en cierto modo es una comedia de reconciliación,
su conjunto no ha sido superior a las como otras suyas. Este grupo termina en Una
noche de lluvia, obra por la cual obtuvo el anteriores inmediatas, considerada en
(30) particular ha dado algunos frutos de Premio Nacional de Literatura en 1968 .
excepción; no muchos […], pero sí de
Comedias histórico-poéticas.
la suficiente calidad para que su
Calvo Sotelo escribió comedias históricas, enumeración compense, en parte, de
profundamente nacionalistas y muy tantas obras mediocres extranjeras
(35)sentimentales, cuya estructura no es lineal. Entre cuya traducción asombra…» .
ellas destaca: Es el año en que se escribieron La muralla,
(31)Cuando llegue la noche… (1943), La otra orilla, de José López Rubio, La mordaza,
empapada de humor disparatado, amable e de Alfonso Sastre, Irene, o el tesoro, de Antonio
inteligente, fue su primer éxito teatral importante; Buero Vallejo, La rueda, de Juan Antonio de
la siguió Plaza de Oriente (1947), donde se hace Laiglesia, y ¡Sublime decisión!, de Miguel
un recorrido por la historia de España, desde la Mihura. Son en total seis obras clave que pueden
época de la Restauración hasta las elecciones de dar una idea bastante neta de la situación teatral
1936. española durante ese año. Su evidente calidad
garantizó su recopilación en un volumen cuyo
4.- ANÁLISIS DE ‘LA MURALLA’.
editor, no obstante, las consideraba insuficientes
Tipología de la obra. en relación con los doce largos meses del año
(36)escénico en Madrid . Como se ha señalado en el apartado dedicado a la
clasificación del teatro de Calvo Sotelo, La Sin duda, junto a estas obras señeras se
muralla, es, sin lugar a dudas, una obra de estrenaron un centón de piezas decididamente
(32)tesis . Su extraordinario éxito se debe sin duda menores y de escasa relevancia, aunque no
al atrevido planteamiento que ofrece la obra y a carentes de cierta valía. Por ejemplo, el 28 de
su incardinación en un contexto contemporáneo. septiembre de 1954 se estrenó, -en el Teatro
En realidad, uno de los mayores aciertos de esta Alcázar de Madrid-, La divina pelea, de José
obra –y ciertamente, son muchos y muy notables- María Pemán y el 19 de octubre del mismo año
, fue tratar un tema de actualidad. Al día se puso en escena -también en el Teatro Alcázar
siguiente del estreno, un comentarista portugués de Madrid- la farsa de Víctor Ruiz de Iriarte La
la calificó como sigue: cena de los tres reyes. El mismo autor vuelve a
Espiral. Cuadernos del Profesorado. ISSN 1988-7701 12
2009, vol. 2, nº 4, pp. 4-25

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin