La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Partagez cette publication

BOLETÍN
DE LA
REAL ACADEMIA DE BUENAS LETRAS DE BARCELONA
TOMO CUARTOc. \
BOLETÍN;
DE LA
lAMIiSLEmS
DE
BARCELONA
^^- -4TOMO CUARTO
CLXXIXAños Académicos y CLXXX
BARCELONA
PROVINCIAL DE CARIDADIMPRENTA DE LA CASA
CALLE DE MONTEALEQKE, NÚM. 5
1907 19084
y.^
9594Í1
Año vn núm. 25IDrM Un^ T IVTboletín
DE LA
Real/academia deBuenas Letras
— ^^-DE BAÍJGEDONA
—Í3 ENERO Á MARZO DE 1907
E>-A LA MEMORIA DEL EXGMO. SR. D. MANUEL DURAN Y BAS
La Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, ha querido
encabezar el primer número del VII año de su Boletín, tributando un
cariñoso recuerdo de gratitud respeto á lay memoria de quien la
presidió hasta el último día de su aprjvechadísima larga existencia,y
el Excmo. Sr. D. Manuel Duran Bas. La reconociday importancia de
su personalidad, los lazos que le unieron á esta Corporación cuantoy
contribuyó al desarrollo intelectual de Cataluña en la última mitad
del siglo pasado, motivos son que semejante tributo demandan aúny
mucho mayor lo merecen. En cumplimiento, pues, del cometido que
se nos ha confiado, nos proponemos señalar desde dónde con re-quéy
sultado intuyó en los estudios históricos tendencias literarias de suy
época, por considerarlo asunto más enlazado con la índole de este
Boletín aun de esta Real Academia^ que los muchos que pudieran sery
objeto de encomio del señor Duran Bas, por lo que se aventajó eny
las disciplinas de las ciencias sociológicas en el desempeño de losy
altos puestos dignidades quey obtuvo en el estadio de la política
militante, obedeciendo siempre á convicciones arraigadas de ladentro
más inmaculada conducta de hombre público.
Ante todo haremos constar que tuvo á manera de una ingénita
vocación para la enseñanza, la cual se desarrolló sin duda por efecto de
la espontaneidad de su carácter, por sus continuos estudios ansia dey
saber porque los acontecimientos de su vida la favorecieron eny
gran manera. Poco después en obtuvode graduarse de abogado 1846,
en 1856 el nombramiento de profesor auxiliar la Universidad,de
desempeñando con lucimiento la cátedra de Derecho Romano; cuan-y
do ya había adquirido general aprecio en el cargo de Secretario del
1907.—.
DE AMATF. BERTRÁN2
dis-cuando había ganado ya premiosAyuntamiento de esta capital; y
memorias escritos enla publicación detinciones honoríficas por y y
docto, publicista concienzuestimaba como hombretodas partes se le
bases de uno de los mejores des-fácil-, cuando sentaba lasdo oradory
Madridanunciáronse oposiciones enpachos de abogado de Barcelona,
Universidad.Derecho Mercantil de nuestrapara proveer la cátedra de
certamen porque imaginaen tomar parte en elVacilo el señor Duran
según io dicho se había ganadoreputación prestigio queba que la y
detrimento si no se le otorgaba el pri-laboriosamente, sufrirían grave
formase el tribunal de oposiciones. Pormer lugar en la terna que
porlos ancianos que ya entonces se preocupabanotra parte, recuerden
al plantearse lasCataluña sepan los más jóvenes quela gloria de y
Pidal, acudió á disputarse las cátedrasde enseñanza del señorleyes
oposición aquella pléyade de jóvenes queque en Madrid se dieron por
maestros labraron la alta reputación alcan-después fueron nuestros y
Universidad. Las del señor Duran, algún tiempozada por nuestra
quebrantarla.celebradas, debían de colmar aquella gloria ódespués
sus clientes, suspues, sus compañeros de claustro, sus amigos,Así
capital, esperaban su triunfodiscípulos no pocas personas de estay
galardón para las letras catalanas.como si se tratase de un nuevo
sentir ese movimiento de la opinión ilustrada de susDuran debió
paisanos le empujaba hacia la lucha con el deber, empero, de sa-que
lir vencedor de sus émulos. Las condiciones de semejante mandato,
porvenir tendríalas consecuencias que, según lo dicho^ para suy
oposiciones, explican su agitación preocupael resultado de las y
ciones.
Precisamente la víspera de la publicación del fallo, hallándose en
Madrid quien estas líneas escribe, tuvo el gusto de sentarse á la mesa
con el señor Duran, invitados por un amigo común, como era natu-y
oposiciones nos ocupamos todos. El señor Duran confiabaral, de las
había razonado con acierto sobre derecho civil, para determien que
nar en qué manera las instituciones del Mercantil son excepciones
ampliaciones ó complemento de los principios jurídicos, mas podíano
desechar los temores que le asaltaban, Al llegar á los postres de la
comida entró en el salón un caballero anciano, tío dignade su esposa,
que trajo la noticia de que en aquel momento se acababa de firmar la
enterna, la que el señor Duran ocupaba el primer lugar, que al día
siguiente remitiríase al Gobierno que era seguro su nombramiento.y
Comprenderán nuestros lectores la emoción de nuestro amigo, el gozo
de todos los comensales, los parabienes, felicitaciones abrazos quoy
indemnizabanle de las pasadas cavilaciones; él se ocupó ante todo de
telegrafiar á su bien amada esposa para que de su gozo participase
con toda su familia aun muchosy amigos que esperaban ansiosos la
noticia.
Desde este momento el Sr. D. Manuel Duran Bas catedráticoy fué

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin