La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres
Télécharger Lire

Geografia universal; descripción pintoresca y abreviada de todos los países del mundo, considerados bajo el aspecto fisico y politico ..

De
740 pages
f^t^fezM
y^
I
EDITORIAL'MADRID
^\U^
0/
LIOTECA
XI
PERLA
PROPIEDAD DERECHOS RESERVADOS
IMP.
MOLINER
u
%.
CRISTÓBAL DE REYNA
geografía universal
DESCRIPCIÓN PINTORESCA Y ABREVIADA DE TODOS LOS PAÍSES DEL MUNDO
considerados bajo el aspecto físico y político, poniendo de relieve los caracteres más notables que los distinguen, para dar de ellos una idea exacta; con diez mapas y mil cuatrocientos cinco grabados que ilustran y amenizan la narración, y precedida de algunas ideas de Geografía astronómica.
Nueva edición corregida
£DlTOI\¿AL"5ATUIVN IN O CALLE) A" S.A
CASA FUNDADA BL KYtO
1
8 7
í>
M
V
I
PRÓLOGO
A presente obra, dado el objeto que nos hemos propuesto llenar con ella, se basta por completo a sí misma; pero puede, en cierto modo, considerársela como comple-
*-^
I
mento del Atlas de Geografía universal qne, con el título de El mundo y sus divisiones, publica la Editorial «Saturnino
Calleja»^ S. A., obra esta última en que se concede particular
atención a ciertos datos numéricos y estadísticos que hemos creído deber tratar más de pasada en ésta, para no quitarle el
amenidad a que su título obliga. Lo pintoresco de no consiste sólo en los innumerables y preciosos grabados que ilustran el texto, sino en el texto mismo, que nos
carácter de
ella
hemos esforzado en lo posible por hacer ameno y agradable, sin sacrificar, no obstante, a esta condición la ...
Voir plus Voir moins

f^t^fezM
y^
I
EDITORIAL'<SÁTURNÍHO CALLEJA'SiA*MADRIDPERLALIOTECA^\U^
0/ XIPROPIEDAD
RESERVADOSDERECHOS
IMP. MOLINERu
%.
CRISTÓBAL DE REYNA
geografía
universal
DESCRIPCIÓN PINTORESCA Y
ABREVIADA DE TODOS LOS PAÍSES DELMUNDO
considerados bajo el aspecto físico político,y
poniendo de relieve los caracteres más
notables que los distinguen, para dar de ellos
una idea exacta; con diez mapas mil cua-y
trocientos cinco grabados que ilustran ame-y
nizan la narración, precedida de algunasy
ideas de Geografía astronómica.
Nueva edición corregida
£DlTOI\¿AL"5ATUIVN IN O CALLE) A" S.A
CASA FUNDADA BL KYtO 1 8 7 í>
M IVPRÓLOGO
A presente obra, dado el objeto que nos hemos
propuesI
*-^ to llenar con ella, se basta por completo a sí misma;
pero puede, en cierto modo, considerársela como
complemento del Atlas de Geografía universal qne, con el título de
El mundo sus divisiones, publica la Editorial «Saturninoy
Calleja»^ S. A., obra esta última en que se concede particular
atención a ciertos datos numéricos estadísticos que hemosy
creído deber tratar más de pasada en ésta, para quitarle elno
carácter de amenidad a que su título obliga. Lo pintoresco de
ella no consiste sólo en los innumerables preciosos graba-y
dos que ilustran el texto, sino en el texto mismo, que nos
hemos esforzado en lo posible por hacer ameno agradable,y
sin sacrificar, no obstante, estaa condición la exactitud en
las descripciones en las noticias, que es el primero de losy
requisitos con que debe cumpHr una obra destinada a
enseñar, lo mismo Geografía que otra materia cualquiera.
En la absoluta imposibilidad darde a las descripciones,
no ya toda latitudla a que la materia se presta, pues ésa
puede, sin ninguna exageración, decirse que es ilimitada,
pero siquiera la bastante para que pueda considerarse la
presente obra como un tratado univer-completo de Geografía
7PRÓLOGO
sal; pero obligados a dar de cada país, en el cortísimo
núpáginas puedenmero de que destinársele, una descripción
que permita reconocerlo e identificarlo, por decirlo así, entre
todos los demás, hemos procurado estudiarlo en lo que más
tenga de propio característico ponerlo en anteevidenciay y
el lector, omitiendo muchísimos otros datos que, por más
que sean a veces importantes, no revelan tan exactamente
su fisonomía su carácter.y
Como es natural, hemos concedido a la geografía de
nuestra Península a la de los países donde es nuestray
lengua la oficial, algún más espacio que el que les hubiera
correspondido en una obra de carácter absolutamente
cosmopolita, habiéndonos guiado, por lo demás, en la
descripción de sus diversas comarcas enpor el mismo criterio que
todo el resto de la obra.
C. de Reyna.Geografía Universal.
CAPÍTULO PRIMERO
Generalidades sobre el origen de la Tierra sobrey
Cosmografía.
el nombre de Geografía designa la ciencia la que tiene por ob-CON
jeto el estudio, descripción conocimiento de la superficie de lay
Tierra. Suelen agregarse laa palabra Geografía ciertos adjetivos,
como los de astronómica, física, política, comercial, histórica, botánica
otros que limitan su significado en el sentido que ellos mismos indican.y
Las más encumbradas eminencias las más hondas depresiones de lay
superficie de nuestro planeta son, comparadas con la extensión de su
superficie con su volumen, menos que las asperezas o rugosidades de lay
cascara de una naranja relativamente laa masa de ella. Las más
profundas excavaciones que haya practicado el hombre en el seno de la Tierra
son meros arañazos que nada puede enseñar respecto a su constitución
interna a su naturaleza. La suposición de una masa fundida interior,y
envuelta por una débil corteza sólida, está muy lejos de ser un hecho
probado científicamente, no resistiendo a ciertos argumentos que en su
contra se han presentado. Hay que reconocer, no obstante, que esa
hipótesis es la más verosímil más aceptada hoy. Según ella, ely sistema
solar, esto es, el Sol, con todos lo cuerpos que le están subordinados,
formaba en tiempos remotísimos una nebulosa o masa de vapores, ani-(1)
mada de un rápido movimiento de rotación, de la que se desprendieron
los planetas, cometas satélites,y que continuaron volteando sobre sí
mismos girando alrededor del Sol.y
(1) Nebulosa se llama por su semejanza con la niebla a ciertas manchas
blanquecinas que se distinguen en el cielo, unas a simple vista, otras con
ayuda del telescopio, de las que la más conocida camino dey es la Vía Láctea o
Santiago, que cruza todo el firmamento de horizonte a horizonte, formando una
ancha faja que se divide en dos brazos o ramales en cierto punto de ella.
Hay nebulosas, entre las cuales está la misma Vía Láctea, que examinadas
9BIBLIOTECA PERLA
Sistema planetario solar.—De los cjierfos que fjicía^íi nuestro
siso el si.§jteina plt^aet^rio spk(f7niejor dicho, el más cerca-jj&ma plantario,
albores el plgui€ta Mercurio, siguiéndole sucesivamente en distadíclano
g^tfo Venus, la Tierra, Marte, los Asteroides (que son muchosa dicho
muy pequeños comparados con los otros plai^etás, que algunoscger^s y
suj>€men fragy¿erñtos de alguno de éstos que esial-táseastrónomos en^froca
Jwptíer, Saturno, Urano Neptuno. A esos cji^i^os hay queremotísima), y
satélites o lunas, que son otros que losagregar los aíiompañan a pla^efas
en torno del.^0l^y que están ajiim^dos, .además, de otros dosen sus^ros
trasiatnón, desc-pr^iendomovimientos: uno de vaciísimas elipses
alredelos planetas de que de,peiíden, otro de volteo sobre sus propiosdor de y
ajes; los cometas, cueifr(5s de diyjersas Jm^nlas, compuestos en generaly
njíoleo de una j2i«sa vaporosa que lo envuelve, lo sigue o lo pre-de un y
formándole como un mmXío, .cnla o cabellara. De esos cometas, loscede,
que recorren grandes c«rvas cerradas, lo mismo que'-'^ay muy conocidos
planetas, alrededor del-Sbl en épocas Ajas precisas, los hay quelos yy
re^erriendodespués de írsele acercando una órbita que da la^AUj^a
se alejan de él, sumergiéndose hasta^perderse dealpededor de ese astro,
para siempre en las profjindldades del espacio.vi»ta
Porjo^ción de la TierrSí.—Complemento de la hipótesis dicha sobre
la forjjMkrton del sistema solar es la que supone que todos los ^J;a«€tas, y
de tantos, en estado de ga-la T^fa como uno comerízaron por hallarse
que, enfriándose co.ttferáyéndose en el trascurso de muchos«nilo-ses, yy
nes de siglos, pasaron primero al estado líquido por últtmo al en quey
se varrros de ellos, firman-hoy se encuentran o se supetie que encuentran
una^asa en estado de fusión, envuelta en una .costra sólida'más odo
menos gruesa, pero en todo ciiso muy delg-ada en comparación de la
madel planeta del satélite, costra s4ltda cubierta en gran parte desa total o
una p^eiói). con^idrérable de materia líqaitia rodeada toda ella dejxnay
gC»«sa car|)a gaseosa fai;«ríida por los yai^tos cuerpos de que se c^w^ñé
el aire^
No creen los que admiten esta tderfía que todos los cueriTos del sisJtetíia
scfér se h^Heh en el mismo estado, sino que suponen que algunos de
ellos, como nuestra íjuna, por ejemplo, están completamente
solidificados hasta la niedula, careciendo hasta de.agua «íre en sus superficies,y
otros, aún iorm»ndomieHtí'as que como el_3í^l, padre de todos, se lialía
una masa incandescente de gases materias derretidas. Lo cierto po-y y
sitivo es que las densidades de los planetas, o sea sus ,pe'sos comparados
ellos, es elcon sus vojiímenes, son distiatbs. Júpiter, que es el mayor de
que pesa menos, relativaiíiente, Mercurio, que es el más pequeño, es,y
para su volui^en, el más p^»€Cáo.
La s^gTÍn la tearía que a grandes estamos exponiendo,Xieí*ra, rasges
no comenzó a cubrirse de plíyitas ni a poblarse de animales hasta que,
con el telgsecTpio se re^»«iveii en monfeolies o de estilitas; pero hayraciafos
podidootras en que los instnimentos ópticos más per|eictos modeíhos no hany
descubrir sino nubes lumiiíósas como c£ib©lleras de los coinetas. Alasji^Ms o
ésas se las cree formadas por agípm-eraciones de materia cósmica (que así se
llama a la sustancia de que todos los c»€Ípo9sutüísima S3 sja^one con*ti%uídos
cel^st^s, sin e;fccluir nuestra Tierra). Una de tales n^ulosas irj;,»B<5rublQS se
cree que sería si^ma fraccionarseel planetario solar antes de con^^rísarse y
para adjyptar la iormA que al príisente tiene.
10

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin