Cette publication est accessible gratuitement
Lire

Apuesta todo al rojo

De
20 pages
Apuesta todo al rojo María Gema Salvador Sánchez 1 Una palabra: asesinato, un color: el rojo, un estado anímico: pánico, tres elementos para formar una cuerda y colgar a un hombre Mi nombre es Dexter y nunca pensé que todo esto iba acabar así. En realidad nadie me lo advirtió y cuando quise darme cuenta ya estaba demasiado dentro para poderme echar atrás, pero ustedes se preguntarán ¿por qué un hombre se mete en un embrollo como ese? Unos les dirán por venganza, otros por dinero, alguno más por mujeres. Yo puedo contestarles a esto, por las tres cosas. Voy a empezar por un final que es un principio. Estoy en la cárcel y a punto de que me frían y les aseguro que he pensado un montón de veces si valió la pena lo que hice. Y mi respuesta siempre es la misma: fueron las circunstancias. La conocí en un bar. Ella estaba tomando un café cuando llegué. Acaba el verano, pero aún hacía calor. Llevaba un ceñido vestido negro de tirantes y unos zapatos de tacón a juego. Su pelo era rubio cobrizo, largo y sedoso y sus ojos violeta. No creo que ningún hombre dejara de mirarla. Era la mujer más atractiva que había visto nunca. Su piel exhalaba un perfume caro que podía ser Misouko o Chanel. Casualmente había una silla libre a su lado y le pregunté si podía cogerla. 2 -Si, desde luego, la cita que esperaba ha debido ir a otra parte- me contestó -Si es un hombre es un necio -¿Y si fuera mujer que?
Voir plus Voir moins

Vous aimerez aussi

Apuesta todo al rojo
María Gema Salvador Sánchez 1
Una palabra: asesinato, un color: el rojo, un estado anímico: pánico, tres elementos para formar una cuerda y colgar a un hombre
Mi nombre es Dexter y nunca pensé que todo esto iba acabar así. En
realidad nadie me lo advirtió y cuando quise darme cuenta ya estaba
demasiado dentro para poderme echar atrás, pero ustedes se preguntarán
¿por qué un hombre se mete en un embrollo como ese? Unos les dirán por
venganza, otros por dinero, alguno más por mujeres. Yo puedo contestarles a esto, por las tres cosas. Voy a empezar por un final que es un principio. Estoy en la cárcel y a punto de que me frían y les aseguro que he pensado un montón de veces si valió la pena lo que hice. Y mi respuesta siempre es la misma: fueron las
circunstancias.
La conocí en un bar. Ella estaba tomando un café cuando llegué. Acaba el verano, pero aún hacía calor. Llevaba un ceñido vestido negro de tirantes y unos zapatos de tacón a juego. Su pelo era rubio cobrizo, largo y sedoso y
sus ojos violeta. No creo que ningún hombre dejara de mirarla. Era la mujer más atractiva que había visto nunca. Su piel exhalaba un perfume caro que podía ser Misouko o Chanel. Casualmente había una silla libre a su lado y
le pregunté si podía cogerla. 2
-Si, desde luego, la cita que esperaba ha debido ir a otra parte- me contestó
-Si es un hombre es un necio
-¿Y si fuera mujer que?- dijo mirándome fijamente con esos ojos tan bellos -Mejor para mí en los dos casos. Oiga si no lo considerara un atrevimiento ¿podría sentarme con usted’ Mi cita también ha debido pensárselo
-¿Cómo no? Nos haremos compañía mutuamente
A los diez minutos ya hablábamos como si nos conociéramos desde
siempre. Luego me dijo que quería contratar a un detective y daba la
casualidad que yo lo era, para hacerse con cierta cantidad que le debía digamos su familia. -No me diga más señorita Kerensky. Usted es la bella madrastra a la que
odian sus hijastros
-No, señor Dexter
-O la hermosa hija del multimillonario a la que intentan estafar -No soy la hija ni la esposa de Kerensky, soy su hijastra y quitando lo otro, ha acertado en todo. Verá señor Dexter la familia Kerensky es muy rica y sus hijos no quieren repartir la herencia. -Kerensky ahora recuerdo haber oído algo de eso en el periódico
-Si, salió en todos por su trascendencia -Yo soy la intrusa y claro los lazos de sangre me excluyen -Y ellos han hecha peña contra usted
-Algo así, aunque ellos se odian 3
-¡Que suerte no formar parte de esa familia!
-No lo diría si supiera la cantidad de dinero que hay en juego -Ahora siento curiosidad ¿Cuánto? ¿Un millón? ¿Dos? ¿Cinco? -Veinte millones de dólares señor Dexter
-Por ese dinero algunos matarían a sus madres ¿cree que podría adoptarme? No es demasiado tarde. Puede decir que soy su hermano -No sea tonto, esto es muy serio
-Si quiere contratar mis servicios le informo que cobro por adelantado 300
dólares por hora
-Es usted muy caro -¿Y a usted que más le da? Con toda la herencia puede comprarse un Estado entero
-Está bien, le contrato. Aquí tiene 200 dólares. Siento no tener más. -Más vale pájaro en mano. Oiga lo de antes era una exageración, pero le aseguro que no perderá nada contratándome. Hábleme de ellos. -Son cinco hermanos. Mike es el primogénito. Ha seguido con los negocios de nuestro padre desde que cumplió los dieciocho. Por aquel entonces ya
recibió una parte y se casó con Rose, una aspirante actriz. Se llevan a
matar, pero ella aguanta por el dinero. Luego está Jacob. Es dos años menor que Mike y se dedica a la abogacía, pero no creo que haya pisado jamás una sala de justicia. Su mujer Mary es 4
una fanática de la comida sana y es de esas que todo el día están organizando algo.
El tercer hermano, Patrick, se dedica a promocionar grupos de rock y cosas
de esas. Unas veces le va bien y otras se hunde, pero siempre puede contar
con su pasta. El cuarto es Dorian. Es el más humano de los cinco. Es un poco de todo. Cantante, mujeriego y bebedor, un fracaso total.
La última de la pandilla es Amy. Parece una monja, pero no se lleve a
engaño, es una víbora vestida de santa.
-Parece una familia deliciosa
-El señor Kerensky es viudo
-¿No ha muerto?
-Prácticamente. Está inválido y con una salud muy delicada. Todos esperan su muerte -¿Y usted no Pamela? -Vamos, vamos señor Dexter, creía que estaba de mi parte. Después de todo yo le he contratado.
Para investigar más a fondo podía hacerme pasar por un novio de ella o directamente ir a visitarlos por separado a cada uno, aunque eso me obligaría a asumir varias personalidades. Decidí que la opción primera
sería la mejor. Así que armado de valor, cogí del brazo a aquella bella
mujer y nos encaminamos hacia la casa Kerensky. La verdad es que en esa 5
Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin

Avertissement

Ce thème est destiné à un public légalement majeur et averti. Il contient des textes et certaines images à caractère érotique ou sexuel.

En entrant sur cette page, vous certifiez :

  • 1. avoir atteint l'âge légal de majorité de votre pays de résidence.
  • 2. avoir pris connaissance du caractère érotique de ce document.
  • 4. vous engager à ne pas diffuser le contenu de ce document.
  • 4. vous engager à ne pas diffuser le contenu de ce document.
  • 5. consulter ce document à titre purement personnel en n'impliquant aucune société ou organisme d'État.
  • 6. vous engager à mettre en oeuvre tous les moyens existants à ce jour pour empêcher n'importe quel mineur d'accéder à ce document.
  • 7. déclarer n'être choqué(e) par aucun type de sexualité.

Nous nous dégageons de toute responsabilité en cas de non-respect des points précédemment énumérés.