La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Partagez cette publication

l^ISTERIOS •B lA INQUISICIÓN DE ESPAÑA. TOMO SEGUNDO -BIBLIOTECA HISPANO AMERICANA. MISTERIOS DE LA N Ok ON D[ [SPAÑÍ POR CON ROTAS HISTÓRICAS DE CUENDIAS.MANUEL TERCERA EDICIÓN AR*»erAW.VSÍTIADa con magníficas LAMINaS del IBPUTADO B-A.PtCELOnsr-A.: KST^IECIMIENTO TIPOfiRÁFICO EDITORIAL ilhJi PÍNS.BE Galle del Olmo, n." 13. 1877. A '-ÍV...-i-. ^\> \OíoOU PONSDB JUANPROPIEDADES i mi.i Li iMiisiMimi -*-X)9C»<6í- PRIMERO.CAPITULO inquisición pintada por nn frailelif» quedaron solos.José la doncellay tablas, habia re-en su lecho de—La primera tendida arro-mientras que José,cadáver,vestido la palidez de un mor-quitado sudespués de haberledillado cerca de ella y un hermano, los cam-con la solicitud dedaza, observaba operaban en su rostro.bios que se in-hora joven continuóPor espacio de un cuarto de la móvil. por el blando movi-Parecía una difunta á no sery que el dolordominico hubiese creidomiento de su seno, el gloria.la habia abierto las puertas de la unfué hacerla respirarLo primero que hizo el joven, unoá prevención enpomito de sales que siempre llevaba embebi-de sus bolsillos mojar su rostro con un pañueloy 6 MISTERIOS sucio cántaro que se lado en el agua de un roto veía eny mazmorra. tanPero el golpe había sido violento que nada era sus sentidos.capaz de devolverla Si en aquella estancia hubiese circulado el aire, la jo- tardado mucho en recobrarlos; pero ya seven no hubiese sabe que las mazmorras del Santo-Oficio carecían de aire y creaciónde luz. de estos dos grandes elementos de que la se muestra pródiga, los massiempre tan quizá porque son necesarios á la vida. José determinó, entonces, abrir puerta del calabozola á fin de qae el aire que circulaba en los sombríos corredo- at-dores entrase en este último purificase un tanto suy mósfera; luego, en cuando cruzabanviendo qae de cuando por aquel corredor algunos familiares del Santo-Oficio y comprendiendo que su solicitud por Dolores le haria sos- pechoso, el determinó cerrar la puerta aguardarjoven y que el tiempo, la juventud robustez de la amante dey Vargas obraran sus efectos. Por fin Dolores desmayo fijó sus ojosse recobró del y en torno suyo. La joven al ver hombre, con el traje de losque un mismos esbirros que habia visto en la cámara del tormen- to, se encontraba cerca de ella, lanzó un segundo grito y quiso huir de su lecho. Pero José la detuvo por el brazo echando haciay atrás la caperuza que ocultaba su semblante, dijo con voz dulce:
Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin