Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Recensiones

De
50 pages
RECENSIONES Miguel Ángel LADERO QUESADA: El siglo XV en Castilla, fuentes de renta y política fiscal. Barcelona, Ed. Ariel, 1982, 213 pp. No hay bibliografía ni índices. una serie de aspectos importantes de No cabe duda de que, en el pano­ la Hacienda castellana de una época. rama de la investigación histórica es­ Se trata de trabajos ya publicados, pañola, los temas hacendísticos están pero quizá no suficientemente cono­de moda. Como en otros casos, esta cidos por el gran público, incluso por preocupación puede ser un reflejo de historiadores menos relacionados con los problemas del mundo actual, que las cuestiones tratadas; de ahí el acier­se proyectan en las inquietudes del to de reunirlos en un libro que sí investigador. En cualquier caso, la resulta novedoso. En conjunto, como historia de la Hacienda se justifica el autor indica, nos ofrecen una pro-por sí misma. Como recuerda Ladero fundización y abren nuevas vías de Quesada en el libro que comento (pá­ investigación en temas ya tratados en ginas 9-10), nos interesa la vertiente una obra anterior {La Hacienda Real institucional y cuantitativa de la vida de Castilla en el siglo XV, La Laguna, hacendística; también sus conexiones 1973), que han sido enriquecidos con inmediatas de carácter político, eco­ nuevas aportaciones documentales o nómico y social. No se puede olvidar, enfocados con diferente visión.
Voir plus Voir moins

RECENSIONES
Miguel Ángel LADERO QUESADA: El siglo XV en Castilla, fuentes de renta
y política fiscal. Barcelona, Ed. Ariel, 1982, 213 pp. No hay bibliografía
ni índices.
una serie de aspectos importantes de No cabe duda de que, en el pano­
la Hacienda castellana de una época. rama de la investigación histórica es­
Se trata de trabajos ya publicados, pañola, los temas hacendísticos están
pero quizá no suficientemente cono­de moda. Como en otros casos, esta
cidos por el gran público, incluso por preocupación puede ser un reflejo de
historiadores menos relacionados con los problemas del mundo actual, que
las cuestiones tratadas; de ahí el acier­se proyectan en las inquietudes del
to de reunirlos en un libro que sí investigador. En cualquier caso, la
resulta novedoso. En conjunto, como historia de la Hacienda se justifica
el autor indica, nos ofrecen una pro-por sí misma. Como recuerda Ladero
fundización y abren nuevas vías de Quesada en el libro que comento (pá­
investigación en temas ya tratados en ginas 9-10), nos interesa la vertiente
una obra anterior {La Hacienda Real institucional y cuantitativa de la vida
de Castilla en el siglo XV, La Laguna, hacendística; también sus conexiones
1973), que han sido enriquecidos con inmediatas de carácter político, eco­
nuevas aportaciones documentales o nómico y social. No se puede olvidar,
enfocados con diferente visión. además, el encuadre en referencias
Los trabajos tienen una doble ver­más amplias en que debe colocarse
tiente: visiones globales y cuestiones la Hacienda. El cuadro y sus figuras
parciales. «Ingreso, gasto y política entran en una dinámica relación de
fiscal de la Corona de Castilla. Desde causa-efecto que lleva a su mutua ne­
Alfonso X a Enrique III (1252-cesidad: no se explica uno sin las
1406)» recoge algunos criterios sobre otras, y viceversa.
la política fiscal de la Monarquía en
Lo dicho nos lleva a afirmar la ini-
una época clave en la que ya se ve
portancia del tema tratado y a consi­
el camino hacia el Estado autoritario.
derar el interés de una publicación
Es el artículo de publicación más re­
que, sin ser estrictamente novedosa,
ciente y creo que, en conjunto, el más
se reviste de toda actualidad. No se
importante de los recogidos. No es
trata de trabajos nuevos, pero sí de
extraño que vaya en primer lugar y
un libro nuevo. En él se nos hace
que, de alguna manera, dé el título al
ver en conjunción —que es más que
libro, aunque sirva también de porta-
la mera yuxtaposición de artículos
191 RECENSIONES
da, por la etapa cronológica que pectos institucionales. Lo avanzado
abarca. del sistema ayudaría a explicar la ma­
durez del Estado moderno español, a La importancia de la política de Al­
pesar de los problemas. fonso X, sobre todo, y de sus suce­
sores en la puesta a punto de un El tercer trabajo, «Para una ima­
nuevo sistema impositivo, y sus re­ gen de Castilla (1429-1504)», com­
percusiones políticas, quedan de ma­ pleta las visiones globalizadoras y ana­
nifiesto. Destacaría el estudio de la liza los datos fiscales de varios años,
relación de las fuerzas políticas con compaginados con un estudio geográ­
la Monarquía, al hilo de los proble­ fico, de regiones fiscales. Creo intere­
mas hacendísticos, así como la madu­ sante destacar una afirmación de rea­
ración institucional. El resultado final lismo histórico en relación con la geo­
fue la puesta en práctica de un siste­ grafía: «La idea de cómo era y se
ma de hacienda controlado por la Mo­ dividía el país formaba parte de los
narquía, a pesar de los abusos e in­ supuestos previos implícitos en las
tervenciones fácticas a que lo some­ acciones de los gobernantes, y es de­
tían diversos grupos de poder. El masiado frecuente que los historiado­
tema es de vital importancia por cuan­ res se lancen a analizar éstas sin re­
to, como recuerda el autor, se trata construir antes aquéllos, lo que pro­
de un período en el que se estable­ voca deformaciones por anacronis­
cen «estructuras que permanecerán mo...» (p. 88). En efecto, la geogra­
hasta el término del antiguo régimen» fía fiscal estaba muy relacionada con
(p. 14). Es, en definitiva, el funda­ la geografía política.
mento histórico del enorme peso que,
Los últimos cuatro trabajos estu­
en adelante, tendrá el Estado en la
dian aspectos particulares de la Ha­
economía castellana, factor decisivo
cienda. En «Moneda y tasa de pre­
en toda la historia económica espa­
cios en 1462. Un episodio ignorado
ñola.
en la política económica de Enri­
que IV de Castilla» no sólo se nos En «Instituciones fiscales y reali­
dad social en el siglo xv castellano» informa sobre los aspectos moneta­
se insiste en el contexto social y po­ rios de la crisis de 1462, antes des­
lítico de la Hacienda y se reafirma la conocidos, sino que se da un repaso
a todas sus implicaciones económicas idea de que la Real Hacienda era, ya
y políticas. Se ha añadido una nota en el siglo xv, un instrumento pode­
roso al servicio de una Monarquía final en la que se comentan aspectos
que actuaba de aglutinante político y aportados por publicaciones posterio­
res a la primera aparición del artícu­social en una etapa que completa el
lo. En «Los judíos castellanos del si­cuadro cronológico anterior, y que el
autor califica de «prenacional» (con­ glo XV en el arrendamiento de impues­
fróntese p. 66). Al tiempo, se realiza tos reales» se replantea el tema de
la importancia de la participación de la descripción de los principales as­
192 RECENSIONES
A lo largo de todo el libro queda los judíos en las finanzas reales de
de manifiesto la importancia de la Castilla. También aquí, el autor hace
gala de realismo histórico y de honra­ cuestión tratada, que une en la cúspi­
de una variedad de aspectos de la dez profesional. Según él, las fuentes
mayor importancia política, económi­hasta ahora usadas atestiguan la pre­
ca y social. Se trata, sobre todo, de sencia judía, pero no su importancia.
Las conclusiones se han exagerado, la delimitación progresiva de la insti­
tución hacendística: se perfilan las al menos en lo que respecta al si­
fuentes de ingresos y se delinea una glo XV. «Para salir del círculo vicioso
política fiscal. A través de la Hacien­que supone afirmar con exceso a par­
tir de una fuente defectuosa, lo único da, el Estado, que va madurando, en­
tra una vez más en diálogo con las que cabe, en buena ley de investiga­
distintas fuerzas sociales. Es un capí­ción, es apelar a otros órdenes de tes­
tulo más de la lucha por el poder. timonios y plantear nuevas hipótesis
de trabajo» (p. 147). La conclusión Así se reconstruye todo un cuadro
histórico completo, por lo que se dice lleva a disminuir un tanto la impor­
y por lo que queda implícito. tancia de los judíos en la Hacienda
de Castilla. No queda sino resaltar el rigor in­
vestigador del autor. Cada afirmación, En los dos últimos trabajos reco­
cada salto de lo concreto a lo más gidos, «Rentas condales en Plasencia
universal, va siempre respaldado por (1454-1488)» y «Renta eclesiástica
una larga tarea de búsqueda docu­en la Castilla del siglo xv», se nos
mental, así como por un dilatado pres­conduce al campo de la hacienda pri­
tigio de historiador. Sería de desear vada, para adentrarnos en el proceso
que este tipo de libros, en que se re­de renovación de la fiscalidad seño­
cogen importantes trabajos ya publi­rial y en las particularidades de la
cados en torno a un tema concreto, renta eclesiástica. En ambos casos se
proliferaran más en nuestro panora­analizan también las relaciones con la
ma bibliográfico. Así se amplía mu­fiscalidad de la Corona; en el prime­
cho más el ámbito de difusión de la ro, como usufructuadores, a través de
investigación histórica. los arrendamientos, y en el segundo,
como contribuyentes, a través de los Agustín GONZÁLEZ ENCISO
distintos subsidios. Universidad de Murcia
193 RECENSIONES
Andduc'ta Moderna. Actas del II Coloquio de Historia de Andalucía, 2 tomos.
Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, Cór­
doba, 1983.
Córdoba, que se ha ganado el títu­ Granada compartían el monopolio
lo de «capital» de la historiografía an­ universitario regional, la historia mo­
daluza, por las reuniones periódicas derna investigada y escrita en sus de­
de historiadores que en ella se cele­ partamentos brillaba por su ausencia,
bran, fue sede, en noviembre de 1980, y los escasos ejemplos que pudieran
de los II Coloquios de Historia de citarse en contrario, y que los hay,
Andalucía, dedicados a la Edad Mo­ vendrían a ser la excepción que con­
derna, promovidos por el Monte de firma la regla. En esos años de vacío,
Piedad y Caja de Ahorros de dicha los estudios sobre los siglos xvi-xviii
ciudad, gracias a cuya eficaz ayuda se andaluces los hacían investigadores
han publicado, en fecha reciente, las eminentes excluidos, a fortiori, de la
Actas correspondientes. Universidad, como Domínguez Ortiz,
o eran trabajos de estudiosos extran­Distribuidas en dos volúmenes,
jeros, como Hamilton, Deforneaux, constan las Actas de una Introduc­
Chaunu, Ponsot, Vincent, etc., por ción, inane y convencional, de Cepe­
citar tan sólo algunos ejemplos de da Adán; de un Balance final, sutil,
etapas diferentes. inteligente y crítico, de Domínguez
Ortiz, y, en medio de ambos, los tex­ De aquí el interés de la publica­
tos de algo más de medio centenar ción de estas Actas que recogen, en
de ponencias y comunicaciones. Si a parte principal, investigaciones re­
lo cuantitativo nos atenemos, por el cientes o en curso y que, en su ma­
número de participantes y páginas yoría, se realizan por jóvenes investi­
impresas, la aportación historiográfica gadores andaluces. La dedicación pres­
pudiera parecer muy sustantiva; pero tada a la historia de la Edad Moderna
si, por el contrario, procedemos a en estos últimos años comienza a dar
desenmarañar y calibrar el contenido, sus frutos, aunque con el agridulce
hay que concluir que entre calidad y sabor de una fruta que, no madura
cantidad, como es sabido, no tiene todavía, promete una mejor sazón.
por qué haber correlación necesaria, Porque, en efecto, comparados con
aún imperfecta. El auge de la histo­ los de otras regiones (Valencia, Ca­
riografía moderna andaluza, al menos taluña, Centro...), los estudios reco­
en los centros universitarios de la re­ gidos en las Actas que reseñamos
gión, es un fenómeno reciente y es­ adolecen, a mi entender, tanto de una
timo que, de modo muy directo, va falta de modernidad y actualización
ligado a la aparición de nuevas Facul­ en las metodologías aplicadas como de
tades de Historia en Córdoba, Mála­ una ausencia de fundamentación teó­
ga y Cádiz. Mientras que Sevilla y rica que diferencia el simple escrito
19i RECENSIONES
tuales, como el estudio de repartos erudito del verdadero trabajo de in­
de tierras tras la expulsión de los vestigación histórica.
moriscos, el análisis de los inventarios Pueden definirse, a partir de un
post mortem como fuente agraria y
análisis general de las Actas, algunos
los estudios específicos dedicados a rasgos significativos: en primer lugar,
explotaciones agrarias. Escasas, en nú­destaca el que casi todos los estudios
mero, son las comunicaciones referi­presentados sean resultado de investi­
das a la industria, y poco relevante, gaciones directas, en fuentes docu­
significativo o nuevo lo presentado, mentales primarias, aunque poco ela­
pese a la penuria de conocimientos borados; también habría que resaltar
que tenemos sobre el tema de las ac­el carácter localista de las investiga­
tividades industriales en la etapa an­ciones, lo que entronca con una tra­
terior a la revolución industrial; los dición muy acusada de la bibliografía
estudios presentados o abundan en histórica erudita andaluza; por últi­
lo ya conocido, como el del textil cor­mo, decir que proliferan, en clara ma­
dobés en el xvii, o hacen referencia yoría, las aportaciones referidas a la
a planteamientos muy generales. Sor­historia económica, lo que es más que
prende, por último, la escasez de tra­suficiente para que se dé cuenta de
bajos sobre el comercio andaluz de la dicha publicación en esta revista es­
época y, más aún, la casi ausencia de pecializada. El tomo I recoge los tra­
estudios sobre el comercio Andalucía-bajos presentados a las sesiones dedi­
América. Sin embargo, la ponencia cadas a demografía histórica, agricul­
dedicada a analizar los problemas de tura, industria y comercio. En demo­
la carrera de Indias en el siglo xvii, grafía, el esfuerzo de síntesis estuvo
elaborada por García-Baquero, respon­
a cargo de Alvarez Santaló, quien des­
de al esfuerzo de síntesis y crítica del taca, entre otros, como importante, el
estado de la cuestión realizado por el problema de la no fiabilidad de los
ponente. El resto de las comunicacio­registros de mortalidad para un buen
nes ofrecen interés, en los distintos
conocimiento de la demografía de la
ejemplos, por la novedad temática o época. El resto de las aportaciones
perspectivas que presentan, tales co­siguen esquemas convencionales sim­
mo el tema de la formación profesio­ples, carentes en sus formulaciones de
nal mercantil, los extranjeros comer­una teoría de población referencial;
ciantes del XVII o las relaciones de aunque algunas de ellas, como la de­
Andalucía con otras regiones españo­dicada a los comportamientos demo­
las. El tomo II, que comprende la gráficos marginales, no dejan de pre­
mitad de los trabajos, agrupa a éstos sentar cierto interés. La parte de agri­
en dos secciones: la de historia po­cultura acoge el mayor número de
lítico-social y la dedicada a mentali­comunicaciones, si bien las novedades
dades. Iglesia y urbanismo, con crite­documentales y aportaciones teóricas
rio, a nuestro entender, no siempre son escasas; sobresalen aspectos pun­
19S RECENSIONES
acertado. £n una mezcla un tanto tearse a la vista de las renovaciones
confusa se dan a conocer estudios metodológicas y, más aún, teórica del
muy desiguales en cuanto a contenido momento presente. No obstante, una
y valor historiográfico. Destacan, en cuestión de importancia para la histo­
cuanto a fuente novedosa, el estudio ria de Andalucía, como fuera la inci­
de los juicios de residencia, como po­ dencia de la crisis del xvii, ha atraído
sible fuente de interés para la histo­ la atención de varias comunicaciones,
ria urbana, así como los dedicados al lo que ha permitido una mejora en
régimen señorial andaluz, con aporta­ el conocimiento puntual de la misma,
ciones importantes, y los que analizan aunque alejadas en su contextualiza-
la conflictividad social en las ciuda­ ción de las reflexiones teóricas que,
des. Las aportaciones sobre la historia referentes a dicha problemática his­
religiosa son puntuales en exceso, si tórica, se vienen debatiendo en las
bien es significativo, para los estudios revistas especializadas en los últimos
socioeconómicos, el empleo que se años. De otra parte, el siglo xvi sigue
hace, en una de las comunicaciones, siendo, en las formulaciones económi­
sobre los expedientes de limpieza de cas principales para Andalucía, un
sangre. gran desconocido, y los estudios de­
dicados al siglo XVIII no hacen sino Por el carácter incipiente de buena
reafirmar las grandes líneas trazadas parte de las investigaciones presenta­
en investigaciones precedentes. En su­
das en el coloquio, y acaso por la es­
ma, un conjunto de aportaciones cuyo
tricta dependencia y apego a las fuen­
principal valor estriba en que permi­
tes documentales, sin sobrepasar las
ten vislumbrar la importancia de los
más de las veces los límites de un
tiempos modernos en la Andalucía ac­
simple análisis descriptivo, tal vez por
tual, confirman la proverbial riqueza
ello falten a lo largo de tantas pági­
documental de la región para este pe­
nas impresas unas formulaciones idó­
ríodo histórico y anuncian cuánto
neas, salvo muy contada excepción,
queda todavía por hacer.
que permitan avanzar en los proble­
mas que la historia moderna andaluza Antonio M. BERNAL RODRÍGUEZ
tiene planteados o que puedan plan­ Universidad de Sevilla
Miguel ARTOLA: La Hacienda del Antiguo Régimen, Madrid, Alianza Edito­
rial/Banco de España, 1982. Incluye fuentes y bibliografía, índice analí­
tico y de nombres.
Como es de todos conocido, hasta pectos que se relacionan con la evo­
lución hacendística de nuestro país hace algunos años, los diversos as­
196 RECENSIONES
rácter cuantitativo y cualitativo, en —instituciones, sistemas impositivos,
muchos casos de primera mano. figuras tributarias, fiscalidad, etc.—
han venido recibiendo un tratamien­ Ahora bien, conviene hacer algu­
to casi marginal en los estudios ge­ nas precisiones sobre lo anteriormen­
nerales de historia económica. De he­ te dicho:
cho, generalmente, su estudio se re­
En primer lugar, el autor rehuye
ducía a un tercer o cuarto capítulo
un planteamiento formal, meramente
menor con un enfoque meramente su­
legislativo, y ha preferido tratar de
perficial y accesorio.
mostrar las conexiones del aparato
En honor a la verdad, debe seña­ hacendístico con la realidad de las fi­
larse que, en este contexto, sólo los nanzas, básicamente por medio de las
estudios dedicados a la Hacienda del vicisitudes del sistema crediticio. En
Antiguo Régimen han merecido in­ segundo lugar, se ha realizado un es­
vestigaciones particulares pormenori­ fuerzo considerable en lo que hace
zadas acordes a su importancia. Ta­ a la agregación de valores para su
les trabajos —nos estamos refiriendo agrupamiento en series, tratando de
a las singulares aportaciones de Ga­ ofrecer una perspectiva dinámica que
rande, Ulloa, Domínguez Ortiz y La­ contribuye a reforzar la idea de la se­
dero— constituyen una elocuente cular inadaptación del sistema impo­
muestra de buen hacer histórico des­ sitivo a la realidad socioeconómica del
de una perspectiva monográfica, que, país; ello tiene su traducción en la
sin embargo, hasta ahora no han te­ permanencia de un déficit presupues­
nido continuidad en lo que al Siglo tario a lo largo de casi todo el perío­
de las Luces se refiere. do objeto de estudio que, aun siendo
muy difícil de calibrar, es, en parte, El estudio realizado por Miguel
consecuencia de las pretensiones hege-Artola supone un primer intento de
mónicas de sus dirigentes y, a su vez, trascender el marco de los estudios
resultado de la continuada y frustran­parciales a una visión más general,
te imposibilidad de modificar las ba­
con ánimo de mostrarnos el alto gra­
ses tributarias tradicionales. En ter­
do de continuidad existente en las
cer lugar, tal imposibilidad hace in­
instituciones y prácticas hacendísticas
defectible el recurso a un continuo
en tan dilatado período. Sin embar­ goteo de reajustes administrativos ten­
go, el autor, lejos de generalizaciones dentes a tratar de simplificar los pro­
teóricas y lugares comunes tan al uso cedimientos de exacción de los tribu­
en la materia, ha tratado de penetrar tos. La obra contiene un amplio re­
cada uno de los sinuosos aspectos pertorio de informaciones a este res­
pecto que constituyen una muestra parciales de tan abigarrado sistema
de los intentos de modernización del a través de un exhaustivo repertorio
aparato institucional de la Monarquía de informaciones de la época, que in­
y de las dificultades que ello com-corporan abundantes noticias de ca­
197 RECENSIONES
portaba. Por último, se ha tratado de En definitiva, nos encontramos an­
establecer, a través de los diferentes te un meritorio trabajo de investiga­
capítulos, los jalones que marcan una ción que nos aproxima al conocimien­
aparente discontinuidad temporal en to de la compleja temática hacendís­
dicha trayectoria; siendo de destacar tica del Antiguo Régimen. La obra,
en este sentido el particular trata­ lejos de dar por agotado el tema, con­
miento dado al sugerente tema de las tribuye a abrir nuevas vías de penetra­
Haciendas forales, que, siendo como ción que servirán para el desarrollo
es de rigurosa actualidad, no había de otras investigaciones, a las cuales,
merecido hasta ahora un estudio a la sin duda, habrá de servir de apoyo.
altura de su importancia, que contri­
buya a deshacer frecuentes mitos que Juan ZAFRA OTEYZA
se revelan inconsistentes a la luz del Universidad Complutense
análisis histórico. de Madrid
Ovidio GARCÍA REGUEIRO: «Ilustración» e intereses estamentales, Madrid,
Editorial de la Universidad Complutense, 1982, 356 pp. Incluye índice
y bibliografía.
No estamos, como podría pensarse blecer una comparación entre los in­
a simple vista, en presencia de un es­ tereses y los presupuestos mentales de
tudio dirigido a poner de manifiesto la burguesía francesa, que produjo a
la contradicción de intereses de los un abate Raynal, frente al «ordena­
distintos grupos sociales que forma­ miento social estratificado» que cobi­
ban parte de una sociedad estamental jaba la nobleza española del duque de
(la española, por ejemplo) en el mo­ Almodóvar.
mento de la «Ilustración». En el caso Mediante el «careo» entre Raynal,
que nos ocupa, el título del libro acla­ «portavoz de la burguesía», y Almo­
ra poco sobre su contenido, siendo dóvar, «un noble ilustrado», se trata
mucho más explícito su subtítulo: de bucear en las características parti­
«Antagonismo entre sociedad tradi­ culares de la Ilustración española. Po­
cional y corrientes innovadoras en la dría aducirse que la comparación no
versión española de la Historia de es eficaz por aquello de que no se
Raynal». pueden sumar peras con manzanas, ni
que la Ilustración española fue igual En efecto, es el subtítulo quien ubi­
que la francesa. Sin embargo, consi­ca al lector frente a los verdaderos
dero que el ejemplo es válido en tanto objetivos del autor: se trata de esta­
198 RECENSIONES
Almodóvar no fue un mero traductor personajes, que enfrentaban sus pun­
tos de vista en relación con cualquier de Raynal, sino un adaptador de su
obra, un re-creador. problema concreto. Y si lo hace así
es porque los juzga como arquetípi-Esa re-creación, esa nueva creación,
se realiza atendiendo los particulares cos representantes de la nobleza y la
burguesía y los hace reaccionar en puntos de vista de un sector de la no­
ese sentido. bleza española que participaba del
Aquello que Raynal pone de ma­proyecto reformista de los Borbones.
Atender a los particulares puntos de nifiesto, destacando los valores bur­
vista significa estar imbuido de todas gueses, o criticando la política colo­
las características y limitaciones de la nial española, o mostrándose crítico
ante problemas religiosos (por men­nobleza española frente a la econo­
mía, la religión, el papel de la bur­ cionar sólo algunos puntos de diver­
guesía y la nobleza en la sociedad, el gencia entre ambos personajes), es si­
mundo colonial, etc. Sin embargo, ba­ lenciado o modificado por Almodó­
var, cuando no se siente tentado, lo sándose en el análisis de la sociedad
ilustrada realizado por Palacio Atard, que ocurre en numerosas ocasiones, a
García Regueiro define algo tan in­ recrear párrafos enteros sobre un te­
tangible como el «ideal del sentir tra­ ma en particular. Y es allí donde se
pone de manifiesto la validez del es­dicional español» (que sería el «con­
cepto cristiano del hombre» más el tudio de García Regueiro y de su mé­
«sentido aristocrático de la vida»), y todo de trabajo, que busca permanen­
lo hace extensivo al conjunto de la temente las motivaciones estamentales
sociedad española, lo que podría lle­ en cada gesto del escritor francés y
de su adaptador español. var a no ver claro el juego de los
distintos intereses estamentales en En definitiva, nos encontramos
juego. frente a un libro de gran utilidad
para todos aquellos interesados en la Para cumplir sus objetivos, el au­
obra dd abate Raynal y del duque tor realiza un profundo análisis de
de Almodóvar, y de quienes se sien­los textos de Almodóvar y Raynal
ten preocupados por un período tan (casi diría una disección), buscando
decisivo en la historia de España. en cada una de sus alteraciones, ma-
tizaciones, repeticiones, supresión de
Carlos D. MALAMUD pasajes o ampliación de conceptos las
Universidad Complutense motivaciones contrapuestas de ambos
199 RECENSIONES
Aux origines du rétard économique de l'Espagne. XVI'-XIX' siécles (obra co­
lectiva), Toulouse, 1983, 169 pp.
La moderna historiografía exige al rían los historiadores de la escuela
historiador plantearse problemas con­ anglosajona; esta forma de trabajar
cretos y enfrentarse a las fuentes con resulta, en cambio, más flexible y
interrogantes precisamente formula­ comprensiva y permite obtener im­
dos capaces de arrojar nueva luz o portantísimas y matizadas conclusio­
de poner de relieve un potencial in­ nes de síntesis en aquellos terrenos
formativo antes ignorado. Así las co­ donde la investigación básica ha avan­
sas, uno de los grandes temas o cues­ zado ya bastante. El plan general de
tiones que más directamente nos afec­ la investigación consiste en plantear
tan es el del fracaso español a la hora tres grandes ejes en los que se coor­
de seguir el proceso de desarrollo eco­ dina el desenvolvimiento de las es­
nómico y de industrialización desde tructuras económicas: la agricultura,
el siglo XVIII. El caso español se ca­ la acumulación de capitales y su in­
racteriza por iin nivel de partida prác­ versión y las actitudes o precondicio­
ticamente equiparable al de los países nes mentales.
que pronto serían avanzados y por un
La primera de las citadas coordena­
creciente descuelgue hacia atrás, que das, la agricultura, está encomendada
la hizo pasar de ser la octava potencia en exclusiva al profesor Jean Fierre
industrial del mundo y la cuarta agrí­
Amalric; el estudio de las estructuras
cola a comienzos del siglo xix, según
y de la vida agraria en los albores de
nos muestra Bairoch, a una situación nuestra edad contemporánea es, sin
tal de atraso y agitación que llegaron duda, el tema más granado del libro,
a amenazar, ya entrado el siglo xx,
ya que se beneficia de numerosas y
con la ruptura total del sistema eco­
modernas investigaciones de base ya
nómico y social.
bastante avanzadas. Ante la pregunta
de si la agricultura española a finales Esta cuestión principal ha sido la
del siglo xviii estaba o no atrasada, que ha ocupado a ocho conocidos his­
concluye que prácticamente se encon­toriadores hispanistas franceses, en el
traba al nivel de otras contemporá­marco del CNRS, durante seis años
neas que pronto se desarrollaron feliz­de trabajo, bajo la dirección de Bar-
mente; a la de si el desarrollo gene­tonomé Bennassar. Planteada la cues­
ral, dadas esas precondiciones, pudie­tión o problema central en la línea
ra parecer automático (su frustración tradicional de la historiografía france­
sería atribuida en este caso a factores sa, no se ha formalizado un complejo
exógenos) o si, por el contrario, había modelo de análisis ni prediseñado rí­
elementos que inexorablemente ha­gidamente los instrumentos y crite­
brían de frenarlo (con lo cual la frus-rios de prueba, como, sin duda, ha­
200

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin