Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Acerca de las bibliotecas de prisiones y sus servicios

De
5 pages
Colecciones : Educación y biblioteca. Año 9, n. 85
Fecha de publicación : 1997
Voir plus Voir moins

. _d, �. SERVICIOS BIBLIOTECARIOS EN LS PRISIONES
:" l.¡nn
Acerca de las
bibliotecas de prisiones
• •
y sus serIcIos
• MARGARIA PÉRE PUUD
sión de la justcia y el reglamento interor de
siones en Cincinnati (1). el estudio del la institución. y que contrtbuyen a que los
centros penitenciartos no sean vistos como ele­crtmen y los establecimientos penitencia­E n ros 1870, se direcciona en el Congeso fnnemente Nacional hacia de P­las mentos discrminatoros.
ciencias sociales. con la consideración de los
profesionales de las leyes del comportamiento En el medio penitenciaro. el Mdercho a sr
crtminal. Desde ese momento. la educación inforado" consiste en (3):
pasa a ser una parte integal de las técnicas
de rehabilitación e inserción. iniciándose los • Recibi información peronal y actualizada
prtmeros programas de lectura en prtsión. de su situación prcesl y penitenciarta.
En el programa de rehabilitación de una inst­
tución penitenciarta la biblioteca es imprtante. • Conocer los datos de carácter prsonal que
ya que puede contrbuir en gran medida a pr­ se rcogen en fchers automatizados. rectif­
veer matertales con un valor positivo. Se está car esos datos y mantener la confdenciali­
dad de aquellos reconocidos como "sensi­demostrando. cada vez con mayor efcacia. el
valor terapeútico de los libros en el cambio de bles" (creencias. r. salud o sexo).
comportamiento y en el descubrtmiento. como
resultado de leer. de actitudes óptimas hasta • Sr inforado al ingresr en el centro de
ese momento desconoidas por la persona. L sus derechos y obligaciones y de los procedi­
biblioterapia aporta programas de rehabilita­ mientos para hacerlos efectivos en la lengua
ción por medio de grupos establecidos para propia. en el caso de reclusos ejeros.
comentar obras. y cambia los comportamientos
de los reclusos. por la capacidad de actua • Comunicarse. orl o por escrto. con sus
libremente al expresa una opinión confonne a familiares. amigos y representantes.
las ideas presentes en los libros. Ls bibliote­
cas de los centros penitenciartos tiene una • Consultar las noras reguladoras. siendo
clara rsponsabtlidad que puede convertirse en obliga torta la exstencia en la biblioteca de
una buena base para competir por la adquisi­ vartos ejemplares de los textos legales que
les afectan. ción de fondos y adjudicación de presupuestos.
A pesar de que una sentencia a prtsión prva a
ciertos indivduos de libertad. la propia legisla­ • Et infonados del horaro y las activida­
ción contempla el respeto a derechos y liberta­ des que se organicen en el centro.
des. de los cuales nos concieren el derecho a
la infonnación. la educación y la lectura. en Cuando nos refermos a Mdercho a leer" est­
un esfuerzo por favorecer la inserción social y mos hablado de:
profesional de los reclusos. Es lo que podemos
denominar "derecho a ser infonnado" y "dere­ • L utilización de los fondos disponibles en la
cho a leer" (2). ambos no limitados por la deci- biblioteca.
EDUCACION y BIBLIOTECA - 85, 1997 1401

SERVICIOS BIBLIOTECARIOS EN LS PRISIONES "_ �
q .-
'JI J4..¡'UJ
• L propsición de adquisiciones. te a las de otro tip, viéndose envueltas en los
cambios de procedim ientos y mosofas.
Debido a estos cambios acaecidos en el mundo • El acceso a publicaciones en oto idiomas.
de las prsiones y a la prolif eración de las nue­
• L disposición de fondos de libre circulación vas tecnologías y los nuevos soportes, la
en el exterior y en los deparmentos espe­ AL/ACA redacta. en 1981. unas nuevas nor­
ciales. mas que defnen el sericio bibliotecario de pri­
siones como un soporte y una oportunidad
• L utilición de medio audiovsuales. para el progra ma total de rehabilitación del
centro (7). En el momento de su elaboración se
• El uso de ordenadores con fes educativos discuten cuestiones acerca de las secciones de
y culturales. textos legales antes no reguladas, la misión a
realiz o la incoror ación de medidas de ren­
dimiento para determinar metas, conocer obje­Ambos derechos son defendidos en dispsicio­
nes de carácter general. como la Declaración tivos, adaptar las adquisiciones a las necesida­
de los Derechos Humanos, la regla 40 de las des de los usuaros o proveer sercios apro­
Naciones Unidas del Tratamiento de los Prisio­ piados.
neros o las recomendaciones adoptadas por el En ese mismo año la brtánica LibraI Assoia­
Consejo de Europa, y en las disposiciones tion (L) publica unas normas de carácter
legales de carácter nacional que regulan el sis­ nacional para evaluar niveles de servicio,
tema penitenciaro en los diferentes pases (4). actualmente en proceso de revisión debido al
L legislación española apoya estos derechos cambio expermentado en estos últimos aos
desde el marco de la Constitución y de las en la administr ación penitenciara hacia una
leyes específ cas que regulan la política peni­ actitud más receptiva.
tenciaria: la Ly Orgánica Genera Penitenciara Otros paises poseen también noras de alcan­
1/1979. de 26 de septiembre, y el Real Decre­ ce nacional como Ca nadá, Holanda o Taila­
to 190/1996, de 9 de febrero, por el que se dia, aunque se puede considerar que, en gene­
apreba el Reglamento Penitenciaro, reciente ral, lo que predomina es una ausencia de
regulaciones de este tipo (8). reforma de la norativa penitenciaria de 1981.
El aspecto más innovador de esta nueva Por todo ello, en 1985, en el seno de la IFL.
norma se encuentra en el planteamiento de la Sctn 01 Lras Srvi Diadvantagd Per­
propia misión del centro penitenciario como sonso se crea un grupo de trabajo denominado
Institución dedicada a preparar a los reclusos Working Group for Librar Serces to Ptsio­
para la vida en libertad y su relnserción, con­ ners cuya misión consiste en elaborar unas
cebida como un proceso de formación intega noras interacionales para el sericio de la
de la personalidad. Too ello se ha de materia­ bibliotecas de prisión (9). Concluidas en el año
lizr en acciones concretas de apertura de las 1991. de acuerdo a los nuevos tiempos y a la
prisiones a la sociedad, favoreciendo la colabo­ nueva flosofa abiera de los sistemas de pri­
ración con asociaciones y otras instituciones, y siones, se regulan aspectos clave para la orga­
de adopción de nuevas tecnologías en los pr­ nación de un buen sercio. incidiendo esp­
cesos de gestión y formación (5). cialmente en la comuni cación entre los diferen­
Para que puedan ejercerse estos derechos, e tes miembros de la comunidad penitenciaia, el
necesario reconocer la organición de los ser­ soporte educacional y el derecho de los reclu­
vicios bibliotecarios de prisiones. Una normati­ ss de acceso a l infonación.
va (6) contribuye a convencer a las autoridades
de que un excelente sercio de prisiones es
vital para cumplir los objetivos de la institu­ El modelo de biblioteca pública
ción y establecer las bases de funcionamiento En Estados Unidos, en los años 80, surge una
de los mismos. cuestión que no se contempla polémica en relación al planteamiento del
con exactitud en los reglamentos penitencia­ modelo de biblioteca pública como modelo de
rios. biblioteca de prisión en su esfuerzo por con­
En 1915 la Amerca Lbra As ation ( traresta la crmin alidad.
comienza su política activa en favor de estos William Coyle, autor de uno de los pocos
sericios con la elaboración de las primeras manuales que exsten sobre bibliotecas de pri­
normas para bibliotecas de prisiones. Ls ídi­ sión (lO), defende que es un planteamiento
ces de crminalidad en Estados Unidos son de erróneo utilizr la biblioteca pública dirigida a
los más altos del mundo y esto hace que l un tp de usuaro general para serir a reclu­
prisión sea un factor de vida para un porcen­ sos, ya que éstos tienen unas necesidades de
taje muy elevado de su población. Desde 179 información especícas. Un sericio de bibliote­
los reclusos americanos disponen de libros en ca de prisiones basado en un modelo de biblio­
las prsiones y desde principios de siglo sus teca pública centrado en el desarollo de las
bibliotecas, atendidas por bibliotecarios profe­ colecciones de oio y en la elección exclusiva
sionales, s han ido desarollando paralelamen- del recluso. s habría de convertir en u cen-
EDUCACION y BIBLIOTECA - 85, 1997 1411

"1 SERVICIOS BIBLIOTECARIOS EN LAS PRISIONES
" lt.l¡¡
tro de recreo. Propugna que los defensores de entre la institución penitenciaria y la biblioteca
las bibliotecas de ocio lo hacen porque consi­ pública. a través de los respectivos ministerios
deran que este tipo de literatura reduce la vio­ de Cultura y Justicia. En el texto del convenio
lencia y los problemas de disciplina en el cen­ se establece que la biblioteca pública dota de
tro. Según Coyle (11). estos seóan argumentos personal y presupuesto a la biblioteca de pri­
en contra del profesionalismo. ya que en reali­ sión al ser considerada una sección de ella. Es
dad se trataóa de mantener el estatus de la responsabilidad de la biblioteca pública cons­
biblioteca y utilizar la literatura recreacional truir y mantener las colecciones siguiendo las
como cebo para captar usuarios. Defiende el pautas marcadas en la selección de fondos. L
valor de los sericios de prisión en la capaci­ institución penitenciaria se encarga de las sus­
dad de reinserción. por ello se han de desarro­ cripciones a periódicos. del personal ayudante
llar colecciones adecuadas. de uso informativo (reclusos) y de la organización del sericio en
y educacional. donde se produzca un cambio general. El bibliotecario mantiene buenos con­
de actividades orientadas a los grupos de dis­ tactos con la dirección y paicipa en las reu­
cusión. estudios autodirigidos. etc. La bibliote­ niones del centro.
ca como estímulo intelectual puede proveer Pero mientras algunos mantienen la estructura
más gratifcaciones a los reclusos. L biblioteca tradicional de colaboración con la biblioteca
pública como proveedora de literatura de ocio pública. otros prefieren introducir modelos
no justificaóa el valor de los sericios bibliote­ alterativos. En el ámbito anglosaón (14) el
carios de prisión. director de la prisión tiene completa autoridad
En opinión de Rubin y Souza (12). esta floso­ para determinar su propia gestión y crear
fa lleva a la eliminación de un segmento de la estructuras dentro de sus establecimientos. L
población de los sericios de biblioteca. contra­ privatización del sericio es una de las opcio­
rio a las normas bibliotecarias y a la opinión nes. realizando una provisión directa (por ofer­
legal. además de implicar un profundo desco­ ta competitiva) de facilidades bibliotecarias sin
nocimiento de la diversidad de intereses y el soporte de la biblioteca pública. La dotación
necesidades de este tipo de usuarios y un del servicio está sometida a rigurosos controles
cuestionamiento de la profesionalidad de los de calidad y normas de provisión. pero la posi­
bibliotecarios. bilidad de sostenerse año a año depende de la
Para estos autores lo más apropiado es el uso regularidad en la dotación de presupuesto y
de los principios básicos de selección en con­ personal. añadiendo a esto la desventaja en la
junción con las propuestas de la biblioteca provisión y renovación del fondo. que puede
pública y el aprovechamiento de los servicios volverse estático al no colaborar con otros ser­
de ésta considerando la población de la prisión vicios.
como un microcosmos o segmento más a aten­
der.
El modelo de biblioteca pública. abandonando
principios tradicionales y centrado en la aten­ Dificultades en el acceso a la
ción de los derechos de los reclusos. es información
comúnmente aceptado. L A confrma la ver­ Asegurar el acceso a la información es una
sión de este modelo y subraya la afrmación de de las cuestiones más complejas con las
que MIos reclusos tienen la misma innata nece­ que se enfrenta una biblioteca de prisión.
sidad y derecho a los servicios bibliotecarios El entoro actúa como un factor de peso
que los ciudadanos libres". Se puede conside­ que intensifca las limitaciones que ya exs­
rar que los reclusos forman parte del público ten en toda biblioteca y añade otras nue­
pasado y futuro de la biblioteca pública y. vas. Estas barreras al acceso podóan agru­
aunque aislados. están incluidos en los seri­ parse en varias categoóas (15):
cios de la comunidad. Las normas para biblio­
tecas públicas de la A hacen propuestas • Físicas.
específcas para estos grupos de usuarios.
como facilitar la educación formal e informal. El horario de apertura de la biblioteca con las
ser soporte de actividades educacionales. cívi­ limitaciones de acceso por la necesidad de
cas y culturales o colaborar en el uso del ocio compaginar el tiempo libre con otras activida­
de manera constructiva. Desde que las biblio­ des. las restricciones de permanencia en ella
tecas de prisiones son el único acceso de los (20 minutos) o la imposibilidad del uso de
reclusos a la información deben focalizar todos áreas comunes por cuestiones disciplinarias.
sus esfuerzos en conseguir y renovar fondos. L ausencia de espacio y de puntos de visibili­
según las necesidades de sus clientes. dad. por utilizar como biblioteca lugares no
El principio de importar recursos es reconocido pensados para ello. o el nuevo modelo de
en todos los países con sericios bibliotecarios arquitectura modular que obliga al bibliotecario
de prisiones organizados. Pongamos el ejemplo a organizar un servicio descentralizado. incor­
de Noruega (13). donde desde 1980 están per­ porando pequeñas bibliotecas de referencia en
fectamente regulados convenios de colaboración cada uno de los módulos.
EDUCACION y BIBLIOTECA - 85, 1997 1421

. SERVICIOS BIBLIOTECARIOS EN LS PRISIONES -
...
Il --4
. " h.l.ul
• Específcas del entoro Una de las cuestiones más controvertidas de
los sericios bibliotecarios de prisiones es el
L regulación de las posesiones personales de desarollo de los presupuestos. por la imposibi­
los reclusos circulates ya que pueden tener lidad de sostener una política coherente en la
un número determinado de obras en su poder. claridad de la fnanc iación. A esto se le añade
la restrcción del préstamo de ciertos materia­ la cooperación y el compromiso de las distintas
les o la censura en temas considerados no instituciones de los que dependen relacionadas
apropiados por atentar contra la seguridad del con la educación. la cultura y el sistema peni­
centro. tenciario. Estas circunstancias causan difcul­
tades cuando se intenta calcular una forma de
• Culturles y educacionaes indicador coste/benefcio: coste por recluso o
transacción entendiendo ésta por el coste de
El alto porcentaje de analfabetismo en los mantener la biblioteca abierta o el del
reclusos. los problemas de expresión o inter­ uso de un documento.
pretación de la inforación y el idioma. Indicadores específcos o "a medidaM son los
relativos al acceso. que depende de las limita­
• Psicológicas ciones impuestas por el reglamento penitenCia­
ro y pueden afectar a la estabilidad del seri­
Intimidación del bibliotecaro por el entoro o cio. Se trata de medir cúanto tiempo está la
situaciones de presión entre reclusos y perso­ biblioteca abierta y el porcentaje de tiempo de
nal del centro en las que el profesional ha de acceso de un recluso. Es importate distinguir
mantener una posición neutral. entre las horas que la biblioteca permanece
Existen. además. subculturas. valores que des­ abierta y el tiempo de acceso de los reclusos a
criben un tipo ideal de compañero. códigos de la misma y cúanto tiempo permanece un
conducta inforales que regulan las relaciones recluso en ella ya que puede influir en su per­
entre reclusos. mecanismos de distribución de cepción de la biblioteca y sus necesidades de
recursos morales y materales dentro de un información.
grupo de prisioneros o acomodación de intere­ De igual modo. es necesario medir el uso de la
ses que puede dar lugar a la corrupción.
biblioteca (usuarios por semana) y el número
de usuarios activos por año para el control del
• Tecnológcas
préstamo. extender el libre aCCeso o examinar
los niveles de conocimiento de la biblioteca.
Relacionadas con el uso de las nuevas tecnolo­
Para ello se han de analizar las búsquedas de
gías. Por segurdad se extreman las precaucio­
usuario por año y el porcentaje de ellas satis­
nes en el acceso a medios electrónicos y por
fechas dentro de un número específco de
niveles educacionales del usuaro tambien pue­
eHos.
den establecerse limitaciones en el uso de nue­
Uno de los factores que afecta a la calidad de vos sopores.
los sericios es la provisión de un bibliotecario
profesional en la plantilla del centro y sus con­
diciones de trabajo. A veces es la propia legis­
Buscando la efectividad y
lación la que impide que profesionales ocupen eficiencia de los servicios
los puestos de la biblioteca. dirigiendo esta L demanda de y efciencia impuesta
responsabilidad a los maestros o educadores. A por los distintos sectores de usuarios que esperan
todo ello se le añade las malas retribuciones y calidad en el sericio es indiscutible en los secto­
el excesivo número de horas de permanencia res comercial e industrial. pero cada vez se está
en el centro. aunque los propios reclusos reali­imponiendo con más rgurosidad en el sector ins­
zan labores bibliotecarias constituyendo un titucional. El uso de medidas de rendimiento y
fuerte soporte para los responsables. A la hora evaluación aplicadas a sericios para grupos
de analizar los puestos de trabajo sera nece­especiales puede suponer un gan cambio en la
sario ver si hay bibliotecario a tiempo comple­gestión de los mismos (16).
to. las horas de permanencia del personal en Ls bibliotecas de prisiones operan en un
relación a las horas de apertura de la bibliote­entoro volátil y de imprevisible demanda. sos­
ca o las horas del profesional en relación al tenido por unos factores que contribuyen a
tiempo de acceso de los reclusos. marcar diferencias en la relación usuario-ser­
L medida de recursos disponibles puede cio: la transitoredad de la población. el acceso
medirse por el número de volúmenes/usuaro de los reclusos a las fuentes. la intensidad del
activo expresado en categorías. teniendo en uso. la seguridad. la procedencia del personal
cuenta la relación de un mínimo nivel de o la provisión del fondo. Esto justifca la crea­
fondo basado en las recomendaciones de las ción de indicadores específcos operativos den­
noras bibliotecaras (según las normas de la to del régimen de prisión. lo que lleva a ale­
\FL se establece un número de 20 volúmenes Jarse. en cierta medida. de los utdos par
por recluso). ealuar la biblioteca pública (17).
EDUCACION y BIBLIOTECA - 85,1997 141

·¡, SERVICIOS BIBLIOTECARIOS EN LAS PRISIONES
Ü '�l!
NOA: Por otra parte. si queremos establecer los lla­
mados indicadores de consumo (18) analizare­
(l) Sulllvan. L.: "Btween empty covers: prlsn librare In
mos los usuarios de la biblioteca como un por­ hlstorcaJ p r p tlv ". En: WIl U But. oto­
centaje del total de la población y su nivel de br. 1989.
conocimiento y satisfacción en las diferentes
(2) Bne. R: "De-prng prsn Ubrare". En: S actividades del sericio además del índice de
llbmrtes. vl. 6. n° 9. septembr. 1977
facaso. Podemos utilizar también como medida
las opiniones de los reclusos teniendo en cuen­ (3) Chasco VUa. C.; Mel os Cao. J. y Valle-Inclán
ta la facilidad o no de los mismos para expre­ Aslna. J. del: "L acesibilidad y las bibliotecas de cen­
tr penitenciaro en España". En: Bll d la Assar sus ideas. Ls entrevistas o distribución de
cin Espfola de Arhtl>. Bie. Mucuestionarios han de realizarse en diversos
g Y Dumntalistas. X (19911. n° 3-4.
espacios dentro de la institución y a veces es
difcultoso acceder a ellos. sin contar con la (4) Mayol I Femánde. C.: "Srcios blbUoleartos en la
inhibición de los reclusos al responder a las Cárceles de Bcelona y prvncia". En: Blln d la
As Analu d Ble. Junio. 19. preguntas considerando que se hallan en pre­
sencia de personal de la institución.
(5) Ep Rl P1. Madrd: BE. 19.
(6) Ksr. F.: "A Introuction lo Ihe InleratlonaJ Gu ld ll­
ne for IIbr serce to prtsners". En: 1f Ju Actualidad y nuevas perspecti­
19 (19) 1. vas
En los sercios bibliotecaros para prsiones se
( Suvak. D.: "Pn ad Ink: wrttlng slandards for prts n
están produciendo en la actualidad una serie librarles". En: WtIn U B. otobr. 19.
de nuevos cambios e iniciativas (19). Ls tec­
(8) Dalton, P. l.: "Psn Ubr sce fm a ItemUonologías posibilitan el acceso a las fuentes de
naJ vlewlnt". En: If J 14 (1988) 2.
la biblioteca pública y favorecen los procesos
de gestión a los bibliotecarios que agilizan su
(9) Kaiser, F.(comp.): Pua p sll biie
trabajo cotidiano y centran su atención en p pin. L Haya: IF, 193.
otras prácticas soiales dentro del entoro de
(lO) Cole, W.: Us I p a bl of Itt, la biblioteca.
Ne York: Gre nwo, 1987.
Todo esto permite desarrollar programas de
activdad cultural incluyendo trabajos de escr­ (11) Cole, W.: "Rfortng prn Ubre", En: U
tura creativa. progamas radiofónicos, exhibi­ n no. 1. 1989.
ciones temáticas o servicios multiculturales y
(l2) Rubln, R.J, Y Su, S.: 'Te challenge conUnues: pr­
multilingüísticos. además de proyectos conjun­
son IIbrarlanshlp In Ihe 1980". En: Ur Ju
tos con los familiares de los rclusos.
marh, 1. 1989.
L oportunidad de mejorar sericios permite la
creación de � omités o gupos de usuarios para (l3) Hang, T.: "Ubr srces I Nor Psn" , E:
Sv pul U qu, 17 (1) 8. la consulta en la organización o provisión de
los mismos.
(l4) Blunt, p,: "Psn Ubrar scs: Ihe prsn src
L especialización de los reclusos que colabo­ perptiv". En: Pll Ur ju vol. 9, n. 6,
ran en tareas bibliotecarias abre una puerta al 194.
aprendizaje incorporándose a estudios universi­
(15) Uthgow, S.: "Bnier lo tnforation: Ihe prsn pr­tarios de biblioteconomía (20).
pctlve". En: T 15th ang/scndlnavln pull li
L introducción de indicadores de rendimiento
cnJernc: je acs to injn June 197.
supone la oportunidad de un proceso dirigido
(16) Ad er n. W.: 'Te elutlon of Ubrar ad Inforation regularmente y la necesidad de mejorarlo.
serlces fos speclaJ goups: the role of perfo r ance L colaboración de las distintas instituciones
rew and Ihe u ser". E: 11j 17 (l91) 2.
permite crear unas bases para el reconocimien­
to de responsabilidades de cada una de ellas y (17 Uthgow, S. y Hepworth, J.: "Prforanc measurement
establecer convenios que las regulen. In prlson librarles: research, methods, prb1ems and
prspectlves". En: Joumal oJ Ilshl a in­Pero todavía quedan muchas cuestiones que
!o sl, 25 (2) June 193. resolver relacionadas con la provisión de pues­
tos especializados de trabao. dotación de pre­
(l8) Uthgow S.: 'Te development of prforance Indlcator
supuestos o clarifcación del papel que juegan for prtsn libres". En: Norhumr IncemaNonal Co·
las distintas instituciones comprometidas. con ference in performance msurement I librarles and
I.ln sts, septembr 195. las barreras al uso de sistemas electrónicos. la
apertura de los centros penitenciarios a la
(l9) Hopk1ns, L.: "Psn Ubrarles serlces: Ihe publlc IIbrar
sociedad y. sobre todo. la apertura de la soie­
aulhorlties perpcUve". En: Plte llbr JoumaL vl.
dad hacia las personas privadas de libertad y 9, nO 6, 194.
sus circunstncias.
(20) Lke, J. y Galler, A.M.: "lnnovatlve prsn prJecl: br­
• M N Plio. Facultd de Blbllotnola y akng out wlh bo k", En: cn lir j n°
45, 2, aprl. 198. DumentadOn. UnIversidad de Etrmadura.
EDUCACION y BIBLIOTECA - 85, 1997 141
ej

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin