Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Entrevista a Eduardo Pérez-Rasilla, profesor y crítico teatral

De
3 pages
Colecciones : Educación y biblioteca. Año 7, n. 56
Fecha de publicación : 1995
Voir plus Voir moins

TEATQO
EDUARDO
PÉREZ-RASILL
CRiTICO y PROFESOR
"SEGUIMOS
LA TENIENDO
SENSACION DE
DIFICULTAD A LA
HORA DE
ENCONTRAR
TEXTOS SOBRE
sí. por instituciones como la Asociación de TEATRO" Directores de Escena. la Sociedad de Autores
de España, el Centro Nacional de Nuevas Ten­
dencias Escénicas o la Real Escuela de Arte
+++++++++++++++++++++++++++++
Dramático, o por editoriales especializadas,
Eduardo Péez-asllla es Dotor en Filologla Hispánica y
habitualmente de carácter minoritario. Ucenciado en Filologla Rom.ica, Catedrático de Enseñanza
Secundaria en la asignatura de lengua y Uteratura españolas Sin embargo. seguimos teniendo esa sensación
y profesor de Critica Teatral e Historia de la Uteratura Dra de difcultad a la hora de encontrar textos
mática en la Real Escuela Superior de Arte Dramático. Es tam sobre teatro. ¿Por qué? Creo que la razón está
bién critico teatral de la revista Reseña y colaborador habitual
en la falta de criterios a la que me referia, No
en otras publicaciones como Primer Acto, ADE, etcétera. Ha
siempre hay una linea clara en el diseño de las
publicado varios libros y estudios diversos sobre Uteratura y
colecciones. ni una referencia segura a la hora Teatro y ha dirigido cursos de Uteratura dramática.
de seleccionar los títulos que se editan en una
111 Los Cuadernos de bibliorafia de las colección de carácter más amplio. lo cual dif­
ares escénicas, editados por el Centro de culta notablemente la labor del lector, del af­
Documentación Teatral del INAEM, recogen cionado e incluso del estudioso teatral. Abun­
casi 1.000 libros editados en 1991 y 1992. dan las repeticiones inexplicables y las ausen­
En este sentido, ¿cuáles son las característi­ cias Injustas. lo que contribuye a aumentar esa
cas de la edición española en el ámbito del sensación desalentadora a la hora de encontrar
teatro? determinados textos. Muchos de los textos
L caracterstica fndamental de la edición en básicos de la historia de la literatura dramática
el ámbito del teatro es, a mi entender. la dis­ son hoy por hoy prácticamente Inencontrables.
persión. S aprecia en algunos grupos edito­ A esto hay que añadir que. lamentablemente,
riales, Instituciones. entidades o personas se da con frecuencia en el mundo de la edición
individuales un notable esfuerzo por fomentar teatral una falta de rigor que permite la apari­
la actividad de edición en el ámbito del teatro. ción en el mercado de publicaciones verdade­
pero. por lo general y salvo excepciones más ramente Indignas, plagadas de eratas, o de
que loables. faltan criterios rigurosos. modos estudios menos que endebles dedicados a
de trabajo claros, líneas de edición coherentes. cuestiones que en otros géneros literarios ser­
Es signifcativo el dato sobre el número total de an tratadas con notable seriedad.
títulos editados. porque choca con una Impre­ Por último, y esta caracteristica se agdtza en
sión subjetiva y bastante generalizda. aunque relación a los restantes géneros literarios, no
errónea, de que el teatro no se lee y, en conse­ es difcil percibir cómo los textos que constitu­
cuencia, no se edita. Son muchos los grupos yen las lecturas obligatorias o recomendadas
editoriales -entre ellos los grupos mayoritarios­ en universidades. institutos y colegios, son
que incluyen ente sus fondos textos dramáti­ objeto de una profusión de ediciones que con­
cos o estudios sobre la materia. Además exis­ trasta con la penuria de otros textos no nece­
ten algunas colecciones dedicadas específca­ saramente inferiores. En este punto creo que
mente a la litertura dramática. editadas. éstas merece la pena destaca las notables e inJus-
EOUCACION y BIBLIOTECA - 56, 1995 1461

tas arbitrariedades que se cometen en la selec­ carteles, cuaderos de dirección, críticas, dis­
ción de un canon. tantas veces anquilosado y cos con la música de los espectáculos. cintas
fruto de la ignorancia teatral que sigue impe­ de casete que reproduzcan voces de actores. o
rando en tantos ámbitos del mundo profesoral de cintas de video en las que se graben los
y académico. espectáculos contemporáneos. etcétera. son
extraordinariamente útiles par el estudioso.
111 El bibliotecario que quiera formar una más. si cabe. que el propio texto. En este
sección de teatro en los fondos documenta aspecto hay que encomiar una vez más la
les de la biblioteca, ¿ha de emprender una labor impagable de la Fundación Juan March.
labor detectivesca para su adquisición? Es que desde hace muchos años viene recogiendo
decir, ¿las secciones de las librerias españo y poniendo a disposición de quien quiera con­
las, en general, están bien dotadas en este sultarlos, buena pare de los materiales que
ámbito? genera el teatro. los cuales sumados a su exce­
Tristemente es así, el bibliotecario lente fondo bibliográfco. propor­
que quiera formar una sección de cionan las mejores posibilidades •... M�·�i, • ..
teatro ha de emprender una labor paa la investigación teatral.
UL bilioteca pública pueden casi detectivesca y eso es así por las Respecto a los centros de docu­
razones a las que antes me refera. mentación teatral propiamente desarrollar una excelente labor:
En la mayoria de las librerías espa­ dichos. hay que deja un margen disponer de textos teatrales y
ñolas que yo conozco. la sección de de confanza. porque entiendo que
prmoionar por diversas teatro no existe o se limita. en el una institución de este tipo necesi­
mejor de los casos, a unos pocos t un tiempo para cuajar. para actividades, su lectura"
volúmenes que proporcionan la aclimatarse y convertirse en algo
sensación de que el teatro es. no ya realmente efcaz. De momento a los
un género minoritario. sino un mundo margi­ centros de documentación teatral les aqueja
nal. Es cierto que. en esas mismas librerías. un problema semejante a que me refería a
pueden encontrarse otros libros de teatro en propósito de la primera pregunta: la disper­
colecciones generales. sobre todo aqucllas de sión. En unas Joradas sobre el papel de la
carácter universitario o las que se destinan al crítica que se celebraron durante el mes de
mundo académico o escolar. Pero son muy septiembre organizadas por la Asociación de
escasas las libreras que incluyen entre sus fon­ Directores de Escena. se puso de manifesto la
dos los libros de las editoriales o de las coleccio­ extraordinaria abundancia de estudios y de
nes dedicadas específcamente al teatro. materales teatrales exstentes. pero cuya loca­
Es significativo que en Madrid sólo existan dos lización resultaba casi imposible. no ya para el
librerías especialiadas en teatro -la Avispa y lector interesado. sino incluso para el especia­
L Celestina- y que hace t sólo tres años lista. Faltan cauces que permitan acceder. de
haya tenido que cerrar sus puertas El Corral hecho, a esa información. Tal vez pueda ser
de Almagro. otra librería especializada en la ésta una de las misiones de los centos de
materia. Con excepciones tan loables como documentación teatral.
escasas. las librerías. incluso las mejor dota­ Por lo demás. yo echo de menos en estos cen­
das. ofrecen pocas posibilidades al lector inte­ tros la posibilidad de una utilización real de
resado. que se ve obligado a peregnar en los materiaes. Es evidente que son necesarias
busca de los títulos que necesita. las precauciones. ya que se trata de un mate­
ral delicado y. con frecuencia. difcil de obte­
111 Andrés Aorós, en una entrevista sobre ner. pero sería conveniente que estos centros
el tema de las bibliotecas en España publi dispusieran de las infraestructuras necesarias
cada en 1984, manifestaba que para estu para que el investigador pudiera utilizar sus
diar representaciones teatrales españolas fondos con comodidad. Por lo que con07.o.
debía de acudir a los Archivos de la Bienal hasta ahora esto no sucede. Incluso creo que
de Venecia, dadas las carencias existentes sería deseable que estos centros pudieran
en nuestro país. Estos últimos años se han idear fórmulas de préstamo o hasta la venta a
inaugurado y desarrollado diversos centros quienes estuvieran interesados en sus mate­
de documentación sobre el teatro y las ares riales. Y. si de momento no es posible. debiera
escénicas. ¿Cómo valoras la labor de tales intentarse al menos que determinadas institu­
centros? ciones pudieran utilizarlos.
L iniciativa de crear los Centros de documen­
tación teatral es. sin duda alguna. loable. Hay 111 Los textos teatrales no parecen contar
que recordar. aunque pueda parecer una con un espacio en 'os suplementos literarios
obviedad. que en el caso del teatro. el texto es de la prensa española. Si bien se lanzan
sólo un elemento que se inserta en el conjun­ campañas de promoción teatral incitando al
to que constituye el fenómeno de la represen­ público a la asistencia de las representacio
tación. Por ello. la compilación de materiales nes no existe una promoción del texto tea
como fotografias. reproducción de diseños de tral. ¿Cuál crees que podria ser la función
decorados o de fgurines. programas de mano, de las biblioteas públicas o las de los cen
EDUCACION y BIBLIOTECA - 56, 1995 1471

o
J
Ü
I
ü
o
f
o
l.
u
o
(
U
:
J
(
o
..
Z
U
«
(
o
:
tros de enseñanza seundaria en la prmo textos teatrales en los meios de comunica­
ción teatral? ción de masas.
Me parece que los intereses comerciales de los En este aspecto las bibliotecas públicas pue­
suplementos literarios de la prensa son evi­ den desarrollar una excelente labor que deja
dentes y. desde luego. excesivos, lo cual per­ un amplísimo margen de iniciativas: desde el
sonalmente. me hace cuestionarme muchas simple hecho de disponer de textos teatrales -
veces su función, Así no es extraño que los t infrecuentes en librerias y bibliotecas­
textos teatrales no tengan cabida habitual­ hasta la promoción de la lectura de estos tex­
mente -por no decir nunca- en estos suple­ tos mediante actividades que siempre son
mentos. Ls textos de literatura dramática sugerentes. como lecturas dramatizadas.
raramente tienen una viabilidad comercial. representación -si es posible- de piezas breves
Pero habria que preguntare si los suplemen­ o de escenas. o. en el caso más ambicioso. la
tos de la prensa no debieran ocuparse de algo organización de talleres teatrales. Y si estas
más que de aquello que alcanza éxtos de iniciativas superan las posibilidades reales de
venta fulgurantes. aunque en ocasiones sean muchas bibliotecas. me gustaria insistir en la
efmeros. L vigencia de los clásicos -éxtos conveniencia de que dispongan de fondos tea­
editoriales permanentes- debieran serr como trles y faciliten a sus usuarios el acceso a
motivo de refexón y como factor que corrigie­ ello, pues, como he dicho ya repetidas veces. el
ra ese entusiasmo por el éxto ocasional de acionado al teatro o el investigador encuen­
determinados títulos insustanciales. Y es tran serias dificultades para encontar textos
obvio que en el campo de la literatura dramá­ de literatura dramática.
tica se encuentran algunos de los gandes Ls bibliotecas de los centros de enseñanza
titulas que ha producido la humanidad. secundaria tienen ya mucho adelantado. pues
A esta mezquina razón comercial paa el a nadie se le escapa la intensa vida teatral que
desprecio del teatro se une otro factor. y es late en muchos de estos centros: talleres, gru­
que en muchos ámbitos se sigue conside­ pos de teatro, asistencia a espectáculos. etcéte­
rando. desgraciadamente. a la literatura ra, han pasado de ser algo ocasional a formar
dramática -incluso el teatro- como un fenó­ parte de los hábitos de tantos centros de bachi­
meno minoritario. lo que. para la mentali­ llerato y formación profesional.
dad de muchos. difculta la presencia de los • RAMÓ SALABERRIA. FRANCISCO SLANO
EDUCACION y BIBLIOTECA - 56, 1995 141

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin