Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

¿Es necesario desinfectar los libros?

De
2 pages
Colecciones : Educación y biblioteca. Año 11, n. 104
Fecha de publicación : 1999
Voir plus Voir moins

CONSERVACiÓN Y BIBLIOTECA
¿Es necesario
desinfectar los libros?
"¿Alguien eabe o conoce algún eietema o producto para deeinfectr Iibr6f
(Men5aje enviado a FIDEL el 19 de mayo de 1999)
No es una casualidad que la sección El uso de pesticidas y de fmigaciones Arsenio Sánchez
Hernanpérez. Laboratorio de comience con una pregunta de este tipo. rutinarias constituyen una de las políticas
Restauración de la Biblioteca
El control de los organismos patógenos habituales en muchos archivos y bibliote­
Nacional (Madrid)
que contaminan los libros es una cuestión cas. Sin embargo, estos programas presen­
que ha preocupado seriamente a los biblio­ tan graves problemas que no deben nunca
tecarios desde hace siglos. Ello es debido ser obviados. La mayoría de los productos
a que los hongos y bacterias no sólo son incapaces de destruir las esporas de
dañan los materiales, sino que además hongos o las bacterias, tienen efectos noci­
pueden ser periciosos para las personas vos para el medio ambiente, una elevada
que trabajan en contacto con los materia­ toxicidad para las personas y sus efectos a
les contaminados. Sin embargo, existe una largo plazo son nefastos para la documen­
cierta leyenda negra sobre el tema, fruto tación. Todo ello ha generado una preocu­
del desconocimiento de lo que son los pación cada vez más intensa en el mundo
organismos patógenos y de cómo actúan. de la conservación, de fonna que en los
Existe en la naturaleza un gran número últimos años se prefere erradicar las pla­
de organismos capaces de nutrirse de la gas por sistemas menos perniciosos.
celulosa, de las proteínas y de algunos actuando sobre las condiciones que favo­
materiales plásticos de los que se compo­ recen su aparición.
nen la mayoría de los materiales bibliote­ Los microorganismos son seres omni­
carios. De todos ellos, los que atacan las presentes. Se encuentran en el suelo, en el
colecciones documentales son los hongos agua, en el aire, en las plantas y sobre
y las bacterias. Los virus tienen unas con­ todo tipo de objetos y animales. Ellos y
diciones de vida muy críticas y son inca­ sus esporas viajan transportados por el
paces de desarrollarse fera de ellas, por agua y por el viento, adheridos a las parí­
culas de polvo y tierra y poseen una lo que no es posible la transmisión de
enfermedades, como la tuberculosis o la extraordinaria capacidad para adaptarse a
las condiciones del medio en el que habi­gripe, a través de los libros. Los síntomas
de un ataque de microorganismos son muy tan. Afortunadamente, hongos y bacterias
vistosos: extinción de las zonas atacadas, necesitan de unas condiciones detennina­
fuerte olor a moho, debilitamiento del das de humedad y temperatura para su
soporte, etcétera. Es enonemente difcil desarrollo. Su presencia en materiales
para el profano determinar si el ataque documentales está asociada a atmósferas
está en activo o, por el contrario, ha remi­ cálidas y húmedas y aunque es posible
tido, y cuando se detectan las manchas encontrar ataques en colecciones conserva­
suele cundir el pánico y, como consecuen­ das en ambientes frescos, incluso en los
C nidiófe s (f uctuación ae
cia, la toma de decisiones drásticas que, alimentos que guardamos en la nevera, xual) de Asperi/us (q.) y
por lo general, son malas soluciones. siempre son necesarias tasas elevadas de Pii/ium
EDCIO y BIBLT - 10. 199 22
r

CONSERACION y BIBUOTECA
humedad. Yo no soy muy partidario de las ventiladores. Una vez seco, el ataque
habrá remitido. A continuación, debere­cifas, pero se podria decir que a parir de
una humedad absoluta superior a 9 gr/m3 mos limpiar cuidadosamente el objeto con
de aire podría existir un riesgo elevado de ayuda de un aspirador para succionar las
ataque biológico. Para entendernos, esta esporas de los hongos. Limpio y seco, el
humedad equivaldría a 200 e y una hume­ libro estará libre de peligro. Esta limpieza
dad relativa (HR) del 75%; 220 e y 65% debe realizarse siempre con gran cuidado,
HR o 25° e y 47% HR. Sin embargo, el pues los aspiradores pueden llevarse acci­
riesgo aumenta considerablemente a medi­ dentalmente fragmentos de papel. No es
da que la temperatura y, sobre recomendable cepillar con brochas la
todo, la humedad. De esta forma, a 20° e, documentación, pues una parte de las ¡
es enormemente más problemática una esporas se introducirá entre los intersticios Micelio de Mucor (Ficmice)
humedad del 85% que del 80%, y así del papel y otra parte, pasará al aire, de
sucesivamente, de forma que el riesgo se fona que impregnarán la ropa o se depo­
multiplicaría a medida que aumenta la pre­ sitarán sobre otros libros. No es necesario
sencia de agua en el ambiente. Sin embar­ recurrir, por tanto, al venenoso timol o al
go, los problemas no sólo se reducen a la cancerígeno paradiclorobeneeno y menos
temperatura y la humed ad. Son esenciales aún al peligrosísimo óxido de etileno.
la falta de ventilación y la acumulación de Para evitar ataques de microorganismos
polvo y suciedad. De todo esto se puede en las colecciones deberemos realizar una
extraer la conclusión de que para que se limpieza rutinaria de las colecciones al
produzca un ataque de microorganismos menos una vez al año, utilizando aspirado­
en nuestros depósitos son necesarias unas res y gamuzas de algodón secas para las
condiciones ambientales muy determina­ baldas. Se deberán evitar los embolsa­
das o que se dieran condiciones especia­ mientos de aire húmedo separando los
les, como la aparición de una gotera o una estantes unos 5 cm. de las paredes y
inundación. creando corrientes continuas con ayuda de
La presencia de síntomas de ataque ventiladores. Estas prácticas suelen ser
microbiológico en la documentación no es más que sufcientes. No obstante, antes de
indicador de que el ataque está en activo. sentir la tentación de recurrir a algún siste­
Pueden haber pasado días, años e incluso
ma de desinfección conviene consultar a
siglos, desde que se produjo el ataque. La un conservador experimentado o docu­
presencia de manchas vistosas, de color mentarse en alguna de estas referencias:
negro, morado, rojo o amarillo, sólo sirve
para determinar que, efectiva mente, los KAPLAN. lIilar A.: Mold: A Follow-up.
http://p.ümpst.'t.Rfod.eulYlutblkapIDmoldfu.btml libros han sufrido un ataque. Estas man­
National Park Service. Mold and Mildew: Prevention o[
chas no son en sí las colonias de microor­
Microorgonism Growlh In Museum Collec lions.
ganismos, sino los productos que han
bttp:llpa limpml.II.lford.rd./bylop lf/dllulen/prlmrrl
generado durante la destrucción del sopor­ Q,smold.html
NYBERG. Sanra: Te Invasion o[ Ihe Giant Spore. SOLl­
te. Antes de actuar deberemos examinar el
NET Preservation Program, Leafet Number 5, I
medio ambiente que rodea al documento,
Novcmbcr 1987
si los ejemplares contiguos presentan los bttp:/lpallmpsesutDforceuy.uthaybspre •• tl
VAILLANT. Milagros y Nieves V ALENTÍN: Principios mismos síntomas y si existen bolsas de
hásics de la mn.,eradón documental y causas de su
humedad alrededor -fltraciones en las
deterioro. Madrid, Ministerio de Educación y Cu ltura,
paredes cercanas, goteras o signos claros 19.
de haberlas sufrido-. A continuación,
deberemos aislar los objetos dañados en Gracias a Carme Pérez-Ventana por el per­
miso para utilizar su pregunta. I una sala independiente y determinar si los
objetos están húmedos colocando un
pequeño cristal o espejo frío y seco sobre Las tres ilustraciones han sido tomadas de: Gus­
tav Kraemer Koeller. Previsión y conseración de la superfcie. Si se condensa la humedad
bibliotecas y archivos contra agentes bióticos, e/
en su superficie, deberemos secar inmedia­
fuego y factores climáticos. Sección de Publica­
tamente la documentación estableciendo ciones de la Junta Técnica de Archivos, Bibliote­
una corriente de aire frío con ayuda de ca y Museos. 1960
Micelio cn medallons de Le­
zites (Eumícetes)
EDCIO Y BIBUOT - 10. 199 23

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin