Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

La literatura infantil en Centroamérica

De
11 pages
Colecciones : Educación y biblioteca. Año 11, n. 102
Fecha de publicación : 1999
Voir plus Voir moins

UTERTURA INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
La literatura infantil en
Centroamérica
Manuel Peña Muñoz: escritor, investigador literario, especialista en literatura infantil y juvenil, naci­
do en Chile (1951) donde trabaja como profesor y critico literario. Ha escrito numerosos libros de
cuentos, novelas y artículos especializados en literatura infantil. Autor de El niño del pasaje y Un
ángel le sopló al oído, ha obtenido en España el Premio Gran Angular 1977 por su novela Mágico
sur (SM). Entre sus obras de investigación se mencionan Alas para la infancia, Folklore infantil en
la educación y Había una vez en América: literatura inantil de América Latina.
Sabemos poco de la literatura infantil en Manuel Peña Muñoz Guatemala
América Latina y mucho menos de los
Como en la mayoría de los países lati­libros para niños que se escriben en Centro­
noamericanos, los orígenes de la literatura
américa. Pareciera éste un continente miste­
infantil en Guatemala hay que encontrar­
rioso o lejano, aun para los latinoamerica­
los en los cuentos folklóricos narrados en
nos que por diversas razones no se animan a
las noches alrededor de un fogón bajo un
explorar un universo riquísimo que tiene
cielo estrellado. Estos cuentos estaban
mucho por descubrir. Tierra de volcanes e
impregnados de aquellos mitos indígenas
inmensos lagos, de vastas llanuras y bos­
de origen maya mezclados con la tradición
ques, con una cultura maya inexplorada y
hispánica. Eran relatos portentosos de
con vetustas ciudades coloniales, ha sido
princesas y castillos encantados, protago­
destruida muchas veces por cataclismos y
nizados por el pícaro Pedro Urdemales o
ciclones. Recientemente países como Nica­
por animales centroamericanos como el
ragua y Honduras han quedado en la ruina
coyote, el tigre, el zanate, los pájaros y el
después de ser asolados por impresionantes
conejo. Todos estos cuentos milenarios
ciclones. La miseria es dramática en El Sal­
tienen hoy una asombrosa actualidad por­
vador o Guatemala que tienen por lo demás
que en todos ellos late un fondo ecológi­
una ferte presencia indígena. En territorios
co.
como estos pareciera que cobran vida las
En la época de la Colonia se imprimen
palabras de Gabriela Mistral cuando decía
los primeros libros para niños en idioma
que "la infancia se llama ahora". Son aque­
castellano. Son fábulas versifcadas a imita­
llos desposeídos niños mestizos los que más
ción de las españolas que escriben los gua­
necesitan de la palabra digna que les devuel­ temaltecos en los inicios del siglo XIX.
va la espiritualidad. Esto lo han comprendi­ Muy bien escritas, en ellas late siempre un
do desde siempre los poetas y narradores fondo de verdad, un tono social y una ligera
que han escrito versos y cuentos inspirados lágrima flosófica. Simón Bergaño y Ville­
en la rica sabia de estos pueblos empapados gas las escribió y también el ecuatoriano
de tradicionalismo rural, de mitología ver­ Rafael García Goyena radicado en Guate­
nácula y de una genuina presencia étnica. mala que dedica sus fábulas "a los niños
De estas raíces telúricas se nutren los auto­ centroamericanos" .
res para escribir libros llenos de magia que Luego se inician las publicaciones de
circulan entre las manos morenas de niños leyendas y mitos de Guatemala que se
centroamericanos y que de pronto llegan por parecen mucho a los de otros países cen­
sorpresa a una biblioteca de otro país lejano troamericanos, ya que existe una gran
y nos invaden de maravilla o de asombro. homogeneidad cultural, racial, espiritual y
EOUCACION y BBLIOTECA -10. 199 54

LRTR INFAIL Y JUENIL EN AMÉRICA LTINA
una idiosincrasia común. Son cuentos que la vida animal en las selvas del trópico cen­
circulan por toda Centroamérica protago­ troamericano. En este aspecto, hay que
mencionar una adaptación y simplifcación nizados por Tía Boa, Tío Tigre, Tío Coyo­
te y Tío Conejo, personajes muy queridos de las antiguas historias de los indios qui­
y conocidos por los niños de estos países. chés de Guatemala por Albertina Saravia en
Todas estas narraciones populares tienen la Editorial Purúa de México, al genial
hoy también una actualidad porque se Augusto Monterroso, creador de unas bre­
ves y corrosivas fábulas moderas y autor transmiten por boca de los "cuenteros",
tan característicos de la cultura oral cen­ del libro /6 cuentos latinoamericanos para
troamericana. jóvenes y, por cierto, el Premio Nobel de
Siendo tan rica la cultura folklórica, los Literatura, Miguel Ángel Asturias que ha
autores se inspiran en ella para escribir sus escrito para la infancia Leyendas de Guate­
libros. Daniel fue uno de los primeros auto­ mala.
Diversos autores destacan en los años res que escribió un conjunto de poemas
infantiles titulado Mi niño (1926). Otro recientes, entre ellos Francisco Albizúrez
autor y pioncro es Manuel Galich (1913- Palma, autor de Las lágrimas del somhre­
1984) autor teatral que escribió Entremés de rón, ambientado en la región central de
los cinco pescaditos y el río revuelto, muy Guatemala, en tanto que en Por qué el cone­
jo tiene las orejas largas narra una hermosa representado en los países centroamericanos
y Cuba. leyenda desarollada en el corazón de la
En la década del cuarenta, Gabriela Mis­ civilización maya.
tral visita Guatemala e impulsa la creación y Teniendo Guatemala las famosas rinas
difsión de la revista Alegría, una de las de Tikal con vetustas pirámides en medio de
pocas revistas para niños que en ese la selva y vestigios de aras para sacrifcios a
los dioses, es fácil imaginar a los autores momento había en América Latina. "A mis
niños de Guatemala", escribe "me lo ha rescatando ese tiempo para la literatura
dicho un zenzontle, los asustan de noche infantil y juvenil. En este orden, H. F. Cruz
con guayabas de azufe. Pero las madres Coro ha publicado La queja del zanate
mayas les tejen eordoncitos con canela y combinando los elementos folklóricos, la
toronjil que preservan su canto y abultan su exuberante naturalez centroamericana con
alegria en los amaneceres antiguos". un fondo cristiano y una suave poesía.
En las últimas décadas, destacan varios Oralia Díaz es una de las escritoras más
libros basados en el folklore, entre ellos el fecundas. Ha dado a conocer sus libros de
de Francisco Bamoya Gálvez, Han de estar cuentos en la década de los ochenta. En
y estarán (1961), colección de cuentos y ellos -como
leyendas de Guatemala que nos introduce a en El ori­
.
los mitos guatemaltecos y nos transporta a gen del � .' / ..
� " .
la poderosa naturaleza centroamericana. En
la misma línea fgura Madre Milpa de Car­ ,�.
los Samoyoa Chinchilla, autor de una serie
de relatos de sabor antiguo, entre ellos La
lagartia Esmeralda basada en un milagro,
al modo de los "Exiemplos" del Conde
Lucanor. Igualmente merecen citarse El
lorito fantasioso de Hugo Carrillo y To
Tigre y Tío Conejo de Ricardo Estrada,
puesto que, como se ve, los autores reinven­
tan otros cuentos basados en su propia ani­
malística folklórica. En la misma línea,
Adrián Ramírez escribe Juanaipú e /xbalan­
qué basado en tradiciones populares e indí­
genas.
Virgilio Rodríguez Maical publica L
mansión del Pájaro Serpiente (1979) Y El
mundo del misterio verde (1981) contando Og Cul. A eutr deleto. Bot: Talle d Talle, 19
ED Y BlBUTC - 10. 199 55

LITERTUR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
un panorama esperanzador en el campo de maíz blanco se mezcla el fabula­
rio local con sentimientos de la literatura infantil, toda vez que existen
solidaridad y amor a la Natura­ diversas acciones encaminadas a la difsión
leza. del libr para niños a través de seminarios,
En 1987 aparece Poemas esco­ cursos y talleres para profesores y bibliote­
gidos para niños de Francisco carios auspiciados por la Fundación Leer.
Morales Santos y un año más tarde También existe el Proyecto de Acercamien­
to a la Literatur Infantil que aspira a la Cuentos para vivir en paz de Sagstune
Gemmel, auspiciado por la UNICEF, en expresión escrita y libre del niño. También
los que ilustra a través de ejemplares se ha potenciado la difusión del autor guate­
relatos los derechos universales de malteco que escribe para niños a través de la
los niños. También se destaca El Editorial Piedra Santa y la Fundación Cultu­
canto del Chiquirín de M. Val­ ral Óscar de León Palacios.
deavellano que tiene de protago­ Una iniciativa interesante es el fomento
nistas a los insectos y pequeños de la canción infantil. Como México, los
países centroamericanos son muy musicales animales de la región oriental de
Guatemala, tan rica en leyendas, y cuando escriben poesía la escriben bajo la Oiga Cuéllar. Al euentr de
ltor. Bogotá: Taller de Talleres, coplas y corridos, en tanto que Paul Villa­ forma de canción. Así, se ha editado el can­
198
grán, consciente de la necesidad de un buen cionero Canta conmigo con los tradiciona­
libro de lectura escolar, escribe Este era un les cantares de los niños guatemaltecos.
También los artistas dan recitales de sus rey (1985) con cuentos y poesías ligados al
medio guatemalteco. propias composiciones y editan casetes,
En el área de la literatura juvenil se des­ entre ellos los de Karla Salas, Aníbal Del­
taca Relatos quichés para jóvenes de una gado y muchos otos.
época infame de Lionel Méndez D' A vila
que obtuvo en 1990 el Premio Casas de las
Honduras
Américas por constituir "una sugestiva
visión del mundo mesoamericano, entreteji­ La literatura infantil en Honduras es
da con elementos de poesía y prosa, magia y escasa y con graves prblemas de difusión
realidad". debido a la ausencia de editoriales, librerías
Últimamente se están publicando cuentos especializadas y políticas que estimulen el
en lenguas veráculas con el propósito de género. No obstante, reciben desde México
conservar la lengua original del territorio y y Costa Rica -países referenciales cultural­
proveer a los niños mayas por primera vez mente- frecuentes cursos de especializa­
de materiales literarios en su lengua mater­ ción, talleres para maestros y bibliotecarios,
na, estimulando así a los pequeños indíge­ ocasionales visitas de escritores y un interés
nas para la lectura y escritura en su propio en ascenso de parte de personas vinculadas
idioma, lo que generará en el futuro la crea­ a la universidad, en el sentido de estimular
ción literaria en lenguas aborígenes, algo la lectura en los sectores más pobres.
muy importante para conocer y difundir la Entre los escritores más interesantes hay
cultura e identidad de estos pueblos. En este que mencionar a Juan Ramón Molina, Ale­
sentido se publicó una Enciclopedia de los jandro Alfaro y Víctor Cáceres. Un escritor
animales de Guatemala escrita original­ hondureño contemporáneo es Pompilio
mente en lengua Kakchikel y traducida pos­ Ortega. en cuya obra se refleja el paisaje y
teriormente al español. También hay histo­ la geografa de su patria. Ha publicado
rias con relatos que nos evocan el mundo de Patrios lares y Leyendas, cuentos y curiosi­
Popol Vuh, como Las personas que se con­ dades de Honduras en el que aparecen algu­
virtieron en estrellas, que nos revelan nos cuentos tradicionales de corte folklórico
aspectos inexplorados de la cosmovisión como La viejecita de Curarén. Otro autor
maya. Todos estos libros propenden a una contemporáneo es Rubén Berríos (1936)
apertura del mundo desde la infancia, ya soñador de gran sensibilidad que escribe
que es necesario fortalecer en esta etapa de una serie de libros en los que late una tiera
la vida una actitud positiva hacia las lenguas poesía, entre ellos El caracol de cristal
y etnias. (1988). El avión de papel (1990), País de
Pese a las difcultades, existe en este país rayuelas (1993) Y Niños de país hondo
EDIO Y BIBUT- 10, 199 56

1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1

LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
guas tradiciones de origen maya que han
sido transmitidas de generación en genera­
ción. Desde muy antiguo, los niños salvado­
reños han avivado su imaginación con
narrciones indígenas e hispánicas de sabor
colonial. Especialmente atractivas eran
aquellas protagonizadas por el Náhual, \ '
especie de ángel de la guarda que acompa­
\ \ i ',1 ;
ñaba y protegía a los niños, representándose
generalmente bajo la apariencia de un ani­
mal. Sobrecogidos, los niños oían estas
narraciones fabulosas como la del cacique
Tecum-Umam que murió bajo la espada de
Alvarado. De inmediato bajó del cielo un
inmenso quetzal de plumas multicolores
que atacó mortalmente al español, siendo el
Náhual del cacique que cobraba venganza.
I ,
Los niños escuchan en tomo al fuego y
, !
después juegan repitiendo fórmulas folkló­
ricas como verdaderos conjuros:
OIga Cuéllar. A ecuetr de letor. Botá: Tall de Talles, 198
Indito soy de estas tierras
valientes de Cuscatlán (1994). En estos cuentos muy bien escritos
cargando voy mi cacaxt
se refeja la niñez en este país que Cristóbal
con nfsperos y melón.
Colón bautizó como Honduras por las pro­
fndidades del mar frente a sus costas. La
, En los años treinta se publican muchos
actividad principal en tomo a la literatura
libros que recogen la rica mina costumbris­infantil en Honduras radica en su capital,
ta y folklórica. Entre los más interesantes Tegucigalpa, en donde los autores escriben
sobresale Cantos de cuna (1933) de Fran­sus libros de poesía, leyendas y cuentos,
cisco Espinosa. Siguiendo esta línea, se
ambientados algunos de ellos en las impre­
publica Panchimalco (1959) de Alejandro sionantes ruinas de Copán donde es posible
Marrochín que narra le leyenda de la cala­advertir la riqueza cultural de la civilización
vera de la iglesia de la aldea que lleva ese maya.
nombre. También destaca Sabino Deodanes
con Leyendas y realidades del folklore
El Salvador
nacional (1960), Adolfo Herrera con Expre­
El más pequeño de los países centroa­ sión literaria de nuestra vieja raza ( 1966) y,
mericanos es El Salvador, sin embargo es en los últimos años, José Villegas con
uno de los más densamente poblados en Leyendas ( 1984) en el que recoge la fabulo­
América. Su nombre deriva de una batalla sa mitología de un llano pletórico de tradi­
ganada por los españoles a los indios pipiles ciones. De todos, uno de los autores más
un 6 de agosto, día de la Transfguración del interesantes es Miguel Ángel Espino con
Salvador del mundo. Como Honduras, El Mitología de Cuzcatlán (1976) por la rique­tiene difcultades para publicar za del léxico que utiliza para referirse a
libros infantiles. La carencia de medios eco­ culebras, lagartos, aves, piedras, fores y
nómicos unida a la falta de incentivos y árboles de la geografa salvadoreña.
ausencia de políticas culturales, hace que En este país y en la mayoría de los cen­
sea muy difcil encontrar librs de buenos troamericanos se arraigaron mucho los
autores salvadoreños. No obstante, siempre cuentos "de encantamiento" de la andaluza
hay escritores que sobresalen, especialmen­ Femán Caballero (Cecilia 86hl de Faber).
te aquellos que han buscado inspiración en Aquí tomó carta de ciudadanía el célebre
los saberes tutelares. cuento del Ratón Pérez "que se cayó a la
Desde luego, el fabulario mitológico del olla y la hormiguita lo siente y lo llora",
país es riquísimo y está impregnado de anti- sólo que se hicieron variantes, como la de
EDIO Y BIBLT- 10, 199 58

UTERTURA INFANL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTIN
"La cucarachita Mandinga" que circula en ce bien el romancero español y escribe al
toda Centroamérica. Hay otra versión del modo dc Lope dc Vega, tomando de mode­
mismo cuento popular en El Salvador, lo los antiguos madrigales de corte, los
villancicos y las canciones de cuna de la escrita por Quino Caso, seudónimo de
España del Siglo de Oro. Inspirada en el Joaquín Castro Canizales, gran contador
de historias. motivo de la madre arrullando a un niño
Narradores ha habido muchos, pero entre escribe:
los más destacados figura Sal aré, seudóni­
El niño quiere perderse mo de Salvador Salazar Arrué, autor de
Cuentos cipotes (1945). También han escri­ entre los árboles,
to relatos infantiles León Sigüenza, Antonia el niño tiene un caballo
Portillo de Galindo y Claribcl Alegría entre de pura sangre.
otros. Autores de textos narrativos más
El niño sube a países extensos han sido José E. Córdova con la
novela infantil Ricardillo y Miguel Ángel de luz y aire;
Cobos con La casa gris. con una espinita de oro
También se ha escrito poesía infantil, mata gigantes.
especialmente durante los años veinte y
El niño muerde manzanas treinta, cuando sobresalieron autores como
Salvador Cañas, Alfredo Espino, Mercedes así ... de grandes . ..
Durán, Orlando Fresedo y muchos otros que y a orillas de un mar de música
se inspiraron en la rica tradición del folklo­ llama a su madre.
re. Posteriormente destacó David Escobar
En tanto que en el prólogo de Escuela de Galido que cscribió pequeñas rondas, fábu­
las para catar y adivinanzas poetizadas Pájaros leemos: "El niño tiene una sensibi­
tomando de modelo las flores y frutas del lidad más fna que la del adulto porque és un
trópico como la guayaba, el mango, el ana­ ser nuevo y puro. Si no ha sido pervertido
nás, el coco, la maracuyá o la papaya. por libros "añoñados" o de mal gusto, está
listo para recibir -aunque tan sólo sea como No obstante, quien verdaderamente ha
trascendido en la lírica infantil ha sido Clau­ presentimiento la oulta dádiva del poeta".
dia Lars (1899-1974) seudónimo de Carmen
Brennon, hija de padre norteamericano y
Nicaragua
madre salvadoreña. Sus libros más conoci­
Como en toda Centroaméríca, el origen dos son Centellas en el pozo (1934), Can­
ción redonda (1937), La casa de vidrio de la literatura infantil en Nicaragua hay que
( 1942), Romance del norte y del sur ( 1946), encontrarlo en las zonas rurales donde los
Escuela de Pájaros (1955) y Tierra de abuelos tendidos en hamacas contaban a sus
iranda (1958) en el que recoge sus memo­ nietos los cuentos de Tío Tigre a la sombra
rias de la niñez en la gran hacienda que su de los añosos árboles de jocote. Son los
abuelo matero tenía en el llano. Posterior­ famosos "cuentos del camino" que todavía
mente publ ica Girasol (1962), una antología hoy perviven en la boca de los cuentacuen­
de la poesía infantil hispanoamericana, en tos, tan frecuentes y populares en estas tie­
una cuidada edición para los niños salvado­ rras. En los campos y especialmente en los
reños. patios de las casas coloniales, los niños se
La obra de Claudia Lars s inspira en el entretenían también jugando a los "chone­
rico folklore infantil de España de donde tes", un antiguo juego de origen azteca
toma ritmo y musicalidad para escribir ron­ (chotl: verde; etl: fréjol) mediante el cual se
d y versos de auténtico valor poético. En lanzaba una semilla a un ladrillo con diver­
este sentido, su obra -en contenido y sas puntuaciones.
forma-se relaciona con la de otras autoras La literatura infantil propiamente tal
hispanoamericanas que han poetizado tam­ empieza en Nicaragua con Rubén Darío
(1867-1916). Su obra, abundante y variada, bién la infancia, entre ellas Gabriela Mistral
(Chile), Juana de Ibarbourou (Uruguay) o llena de matices y sugerencias moderistas,
Alfor sina Stori (Argentina). Claudia Lars interesantísima desde el punto de vista del
es una mujer culta y cosmopolita que cono- idioma, tiene piezas antológicas en la litera-
ED Y BIB -10. 199 59

LITERATUR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
tura infantil latinoamericana, entre ellas La joven que no ha viajado nunca y Poemas de
cabeza del Raví ("¿Cuentos quieres, niña unjoven que no sabe inglés. Su poesía, muy
bella?"), la Sonatina ("La princesa está tris­ original y fuera de cánones, ha sido revalori­
te ¿qué tendrá la princesa?") y la conocidí­ zada también por Eresto Cardenal por consi­
sima poesía dedicada "A Margarita Debay­ derarla "un aporte a la lírica de Nicaragua".
le", modelo de cuento versifcado: Muchos de sus poemas son aptos para la
infancia en Latinoamérica, en especial aque­
Margarita. está linda la mar llos que nos brindan estampas costumbristas
y el viento lleva esencia sutil de azahar. como el de "La Verdulera":
Yo siento en el alma una alondra cantar.
Tu acento ... "esa que va al merado cn los pies lIen0
Margarita. te voy a contar un cuento ... de tierra
la que llea
En una Nicaragua pobre, Rubén Darío el chayot. la yu ca. la yerba buena.
reivindicó a las hadas y puede decirse que la del canast. la de la r. la de la esu­
las reinventó. En su primer libro, Azul que ra"( ... )
publicó en Valparaíso, Chile, en 1888, fgu­
ra su cuento: "El velo de la reina Mab", En las últimas décadas ha habido un inte­
ejemplo de prosa preciosista y mágica, llena res por recopilar los cuentos viejos con
de excentricidades verbales y sonoridades sabor a tiempo, destacándose la labor soste­
idiomáticas que llamaron poderosamente la nida por María Berríos Mayorga, quien en
atención a Juan Valera, el autor de Pepita 1960 publicó Juegos nicaragüenses de ayer
Jiménez y de las Cartas americanas. Este y de hoy, con rondas y juegos de prenda y
notable escritor español prologó el libro de cordel de los niños nicaragüenses. Luego,
Darío y sus palabras presentadoras abrieron esta investigadora del folklore infantil,
las puertas literarias de este autor que reno­ publicó La adivinanza en Nicaragua
vó la poesía en lengua castellana a ambos (1966). Años más tarde, los poetas Francis­
lados del océano. co Pérez Estrada y Pablo Antonio Cuadra
Contemporáneo de Rubén Darío fe el publicaron Las Pasadas de Tío Conejo
sacerdote Azarías H. Pallais, a quien Eres­ ( 1981), una antología de cuentos populares
to Cardenal, ex- Ministro de Cultura, gran de Nicaragua para los niños centroamerica­
autor y una de las grandes voces poéticas de nos.
Centroamérica, redescubre y llama "nuestro Las iniciativas tendentes a la revaloriza­
Capellán y nuestro Arcipreste". El sacerdo­ ción de la cultura popular prenden. Los años
te poeta escribió libros de gran calidad artís­ sesenta fueron decisivos en este orden y se
tica, entre ellos A la sombra del agua. Tam­ montaron diversas obras infantiles que enfa­
bién es relevante José Coronel Utrecho que tizaban lo folklórico, como ocurrió por lo
se inspiró en la imaginación popular para demás en casi todos los países latinoameri­
escribir una obra poética versificada a la canos en esos años. Labor importante la rea­
criolla, en la que encontramos lizó el poeta Octavio Robleto al recopilar
ecos de los cantares, canciones de cuna y villancicos que ha
coplas, difundido en suplementos culturales y anto­
y logías de poemas.
En la década de los ochenta, se advierten
publicaciones más especializadas para la
infancia, aunque la labor se hace difcil
tono debido al crecimiento del conflicto bélíco y
más culto es al bloqueo económico y fnanciero entre
Joaquín Paos 1983 y 1990. No obstante, hay logros como
(1915-1947), la disminución del analfabetismo, la funda­
poeta alegre ción de la Biblioteca Infantil Luis Alfonso
y de verso Velázquez de Managua y el desarrollo de
musical que programas en las salas infantiles de las
escribió Poe- bibliotecas públicas. Igualmente se confor-
Aa Mara Londoño. Cóo forar hios letors y n morr e
mas para un man las editoriales Nueva Nicargua y Van-e intento. Bo otá: Taller de Tallere. 198
EDCIO y BIBL - 10. 199 60

1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1

LITERTUR INFAIL Y JUVNIL EN AÉRIC LTN
guardia que. aunque con difcultades. publi­ tacar en la actualidad a Vidaluz Meneses
can libros para niños de autores nicaragüen­ Robleto ( 1944). nacida en Matagalpa. espe­
ses en ediciones modestas. cialista en bibliotecas infantiles y en la pro­
moción de la lectura. Otros investigadores En 1986 se forma la Asociación Nicara­
güense de Literatura Infantil y Juvenil que son Jorge Eduardo Arellano. estudioso de la
convoca al primer concurso nacional bajo el evolución que la literatura para niños ha
lema "Los niños queremos cuentos". El pri­ tomado en Nicargua en los últimos años y
el escritor Octavio Robleto. especialista en mer premio lo obtiene María López Vigil
la tradición oral como fente de la literatura (1944). con la obra Un güengüe me lo contó.
En una ponencia presentada en 1994 en El infantil en Nicaragua.
Salvador. la autora expresó: "Sólo teniendo
raíces podremos tener frutos. Mi mayor Costa Rica
deseo es que. con lo que escribo. los niños y
niñas de aquí. sientan el orgullo de ser nica­ Una de las fguras más relevantes de la
ragüenses. que valoren todo lo que somos y literatura infantil costarricense es Carmen
Lyra. seudónimo de María Isabel Carvajal lo que tenemos. En el mundo en que vivi­
mos. el nacionalismo nos puede salvar. Quesada (1888-1949). Gran conocedora del
entre otras cosas. de esta aburridísima y pueblo. vivió en ambientes rurales y supo
nada democrática homogeneización cultural extraer de allí poesía. verdad y también
denuncia. Escribió mucho para la infancia y que nos venden y nos imponen los países
ricos. especialmente los Estados Unidos de se preocupó de los niños pobres y enfermos.
América. Hay que defender la biodiversi­ creando salas de lectura. casas de veraneo,
dad. no sólo en lo ecológico, también en lo una revista infantil y libros de texto para las
cultural"x. escuelas. Su obra más representativa es
Cuentos de mi tía Panchita (1920) que reco­En la actualidad. sobresalen los poemas
infantiles de Eresto Cardenal en los que ge lo mejor de la cuentística folklórica de
mezcla la tradición del romance histórico Costa Rica a través de una innata contadora
con la técnica del verso libre y siempre con de cuentos. Aquí. esta tía Panchita. sabedo­
una intención revolucionaria. Destacan de ra de narraciones inmemoriales. transmite a
su autoría Las Loras. El chancho que se los niños sus relatos con ese tono campe­
comió Rigoberto y El cuento de los garro­ chano y alegre. salpicado de modismos.
giros idiomáticos y vocablos regionales. bos. En 1990. Ediciones de la Torre publicó
Eresto Cardenal para niños. con poemas Cuentos suyos como Juan, el de la carguita
seleccionados por el propio autor en una de leña. El tonto de las adivinanzas. Salir
cuidada edición. con un domingo siete. son conocidísimos
En el Parque Luis Alfonso Velázquez. de entre los niños "tic os" como suelen llamar­
Managua. ha contado historias Tomás se los costarricenses.
Borge. que ha encantado al auditorio com­ En la misma línea fgura María de
puesto por niños y adultos con sus cuentos. Noguera con sus Cuentos viejos (1924)
El macho malo y la Historia de Maizgalpa recopilados en la región de guanacaste.
(1989). ambos con un contenido político. ya donde también aparecen los relatos de Tío
que este narrador fue uno de los fundadores Tigre y Tío Conejo. comunes a la región.
del Frente Sandinista de Liberación Nacio­ Carlos Luis Sáenz (1889-1983) es el abuelo
nal. En su mayoría los cuentos de su reper­ cuentacuentos que también escribe obras de
torio son alegorías del dictador derrocado. teatro infantil. Famoso es su relato navideño
Lo sorprendente fue ver a maestros y biblio­ Quiteché. "el cuento que nos contaba la
tecarios presentes que seguian absoros los abuelita india Candelaria. envuelta en su
relatos. aprendiendo de aquella verdadera rebozo de brillantes colores. recordando su
clase en el arte de narrar. algo muy arraiga­ tiempo de criada en ¿Guatemala? en ¿Sal­
do en el alma de Centroamérica. Los niños vador? ..... Ha publicado Mulita mayor: ron­
son los verdaderos "mimados de la revolu­ das, cuentos y canciones de miJantasía niña
ción" que siguen por las plazas a estos "tra­ y de mi ciudad vieja (1949). Las semillas de
bajadores de la cultura" como al fautista de nuestro rey (1958). Yorutsí (1975) y
Hamelin para que les cuenten un cuento ... muchos libros de poesía infantil llenos de
imaginación y sentido del humor. Su último En materia de investigación hay que des-
EIC Y BBl - 10, 199 62

..
..
»
.
.
..
'.
...
..
URTR INFAIL Y JUNIL EN AMÉRICA LnN
libro fue El gato tiempo (1983) con relatos carrera literaria en Costa y ; 1 �
Rica con varios libros, entre .' ?. . . . . . que valoran la fantástica naturaleza costarri­ -
," �
ellos Con dos cielos y un . ¡ . cense, sus pájaros y fores, así como sus per­ � T 1" " • .. �
sol (1981) y Los habitantes v? " " • + sonajes folklóricos característicos. Su espo­
s, Adela Ferreto (1903-1985) le acompañó de la brisa (1985). Otros • .. ' , + ." "
+. +
..
poetas son Luis Ferando � - * en sus andares literarios. Juntos publicaron
? v
Quijano con Jugando con ) -> muchos libros de texto para las escuelas de ? *.1
una estrella (1980) y � * - Costa Rica, seleccionando lo mejor de la . ? +
v. .. . Rodolfo Dadá con El abe-poesía y el folklore de Latinoamérica y . . �,. v1
España. cedarío del Yaquí y La voz + � *
+ * v
Otra autora y gran impulsora de la litera­ del caracol (1988). "� * " '
.. *
Rocío Sanz, que después v � i i tura infantil en Costa Rica fue Lilia Ramos, " � .. . ..
v " �
? + mujer de vasta cultura y conocedora del se radicó en México, escri­ . y .
�" . ,. . " alma del niño. Sus libros más destacados bió El insomnio de la Bella + .. * +
� 4, son Diez cuentos para ti (1942) Y Cuentos Durmiente (1985) en tanto 9 .. 1
'+ ,
t 7_L� .. de Nusicaa (1952). Psicóloga y estudiosa de que Lily Guardia escribió .. - ?'
� v - la infancia publicó teatro infantil y textos de Voces del viento (1989) y � ".,.��
"?. + * Cantos del agua (1993). investigación sobre la problemática infantil­ 4 .. ,
- .. Clara Amelia Acuña es la juvenil. Fundó la revista infantil Triquitra­ + " - -
que y editó la famosa novela de Anastasia autora de Agua de cántaro,
.� � <+�
Alfara, El delin de Coruhicí. premiado en 1991.
• .� �
� ' -:. Uno de los autores de mayor renombre es Una narradora conocida
Joaquín Gutiérrez (1918), autor del célebre
morir e el intento. Botá: Taller de Talleres, 198
Marilyn Echeverría de Sau-libro Cocorí (1947), un clásico de la litera­
tura latinoamericana. Como en El principi­ ter. Sus primeros libros son Algodón de azú­
to, este pequeño niño negro de Puerto car (1976) Y Los cuentos de mí alcancía
Limón narra su amor hacia una niña rubia (1979), en los que revela manejo del idioma
que desciende de un barco y, de paso, nos va y conocimiento del alma del niño. Luego
dejando refexiones más profundas. Indis­ vienen Pantalones cortos (1982) y Verano
pensable cono cerlo. de colores (1990), en los que evidencia sol­
Carlos Luis Fallas (1909-1966) es otro tura y naturalidad para captar el universo
autor merítorío, con sus libros de carácter infantil a través del diario de vida de un
autobiográfco Marcos Ramírez (1952) Y Mi niño. Posteriormente escribe Mo (1991),
madrina, en los que retrata una dificil niñez después de una rica experiencia conociendo
en Costa Rica. a los indios cabécar de la selva costarricen­
La poesía infantil en Costa Rica ha sido se. Con un estilo muy limpio, la autora nos
un género muy desarrollado con notables entrega "los primeros hilos de una madeja
poetas. Uno de los más destacados es Alfon­ de magia", protagonizada por una mucha­
so Chase (1945), que ha establecido víncu­ cha indígena. La obra contiene ilustraciones
los con escritores de toda América. Entre de Vicky Ramos, sin duda la más prestigio­
sus libros se cuentan, Fábula de fáhulas sa de su país.
(1977), La pajarita de papel (1988), Cultivo Recientemente han aparecido nuevos
una rosa blanca (1989) y recientemente, talentos con voces narrativas originales.
Historia de las tierras del tigre de agua y el Entre ellos hay que mencionar a Alfonso
colibrí de fuego (1992) en el que recrea u Cardona Peña con La nave de las estrellas
complejo fabulario indígena. ( 1978) Y a Floria Herrero con El planeta
Otro poeta es Ferando Luján con su clá­ Verde (1979), ambos ganadores del Premio
sico libro Tierra marinera ( 1937). Emma de Carmen Lyra consecutivamente. En su
Gamboa escribió El somhrero aventurero mayoría, los autores moderos resaltan la
de la niña Rosaar (1969), en tanto que fora y fauna de un país como Costa Rica,
Floria Jiménez es la autora de Las canciones que ha sabido preservar sus riquezas natura­
del viento (1990) Y muchos otros poemarios les. En el plano folklórico, Quince Duncan
para la infancia, todos de calidad. También recoge historias de la tradición oral afroca­
se destaca Mabel Morilla, que, aunque ribeña de Puerto Limón en sus libros Los
argentina de nacimiento, h desarrollado su cuentos del Hermano Araña y Los cuentos
EDO Y BBOT - 10, 199 6
es Lara Ríos, seudónimo de Ana María Londoño. Cómo forar hios letores y n
,. .. +� .. ?
� v *
9 J. . � ?

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin