Cet ouvrage et des milliers d'autres font partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour les lire en ligne
En savoir plus

Partagez cette publication

URlR INFAIL Y JINIL EN AÉRIC LTN
Literatura infantil en
Venezuela: géneros,
autores y tendencias
Un recuento de la creación literaria
venezolana para niños y jóvenes, desde
sus orígenes hasta el presente
En Venezuela, como e todos los pueblos siderarse una rica fente y un punto de pa­ Maria Elena Maggi
y culturas, la literatura infantil nace de los tida para la literatura infantil. Licenciada en Letras en la
Universidad Central de libros didácticos y la tradición oral. Igualmente entre las primeras lecturas
Venezuela. Dirigió el
Con la llegada de la imprenta a nuestro del venezolano podemos citar una primera
Deparamento de Selección
país, en 1808, se dio inicio a la publicación revista, de corte religioso: El amigo de los del Banco del Libro de
de una literatura política y popular, y fe niños (1912-1950); libros de lectura como Caracas. Asesora de la
Biblioteca Nacional en el sólo a partir de 1829 cuando comenzaron a los de Alejandro Fuenmayor, que comenz­
área de selección de libros
producirse libros dirigidos a los niños, los ron a publicarse en 1916 y se feron remo­ para bibliotecas escolares
cuales, como sucedió en la mayor parte de zndo en numerosas ediciones hasta los urbanas y rurales. Desde
1991 es coordinadora de la nuestros países, feron libros didácticos: años setenta; ga cantidad de obras didácti­
"Colección Primera
silabarios, abecedarios, libros de lectura, cas y fnalmente las obras de algunos escri­
Dimensión. Libros para niños
uranidad, catones y catecismos, ente los tores que, la mayoría de las veces, no y jóvenes". de Monte Ávila
Editores. que destaca El libro de la infancia por un habían sido escritas para los niños pero que,
amigo de los niños (1856), de Amenodoro junto al folclor, se feron incororando a
Urdaneta, quien creó u conjunto de fábulas sus lectura, como sucedió con textos de
que seguían el modelo europeo y las formas Pedro Emilio Coll, José Rafael Pocatera,
clásicas, pero cuya escritura retórica, salpi­ Teresa de la Para o Julio Garendia, ya
cada de palabras criollas, hablaba de coco­ clásicos de nuestra literatura.
teros, monos filósofos y chivos enamora­
dos, prefigurando el nacimiento de la liter­
Las revistas infantiles de
t infantil propia.
Rafael Rivero Oramas y las Por otra parte, con la llegada de los con­
quistadores y colonizadores españoles a editoriales impulsan el
nuestras tierras, heredos el rico acervo de género
la tradición oral española, que a su vez s
Pero lo que se puede considerr un hecho alimentó del sustrato cultural propio y de
fndamental para el impulso del género en otas culturas, como la aficana, para d
el país, fe la creación de las revists Ona. lugar a nuevas creaciones. Pero aun cuando
tge y león (1938-1948) y Tricolor (1949-es de suponer que, desde la época de la
1993), Y la fgura de su fndador y director Colonia, composiciones tadicionales como
Rafael Rivero Dramas, a quien podemos las nana, canciones, rondas y cuentos for­
considerar como pionero y padre de nuestr maron pare de la vida de nuestros niños, o
eran disftadas por ellos, es a fnales del literatura infantil, además de u prolífico
autor. siglo pasado y principios de éste, con fg­
River Omas s propuso hacer llegar a rs como Tulio Febres Cordero o José Eus­
los niños u tipo de literatura opuesta a las taquio Machado, y sobr todo a parir de
"leturas escolares" imperantes en la época, 1940, con la creación del Instituto de Inves­
y desde sus revistas dio u g impulso al tigaciones Folklóricas, que la tadición oral
género, que sólo entonces comenzó a vitali-comien a valorarse ente nosotos y a con-
EN Y BE - 9, 191 57

LRTR INFANTIL V JUNIL EN AMÉRICA LTN
Vck Spere. Fábul d l
rtota pumid. Eka.
zarse. Especialmente habría que señalar la papel imporante en la defnición y orenta­192
imporancia de la revista Tricolor, que hasta ción del género.
el momento en que él la dirigió, en el año En ese momento se fndan las editoriales
1967, llegó a alcanzar altísimos tirjes y una especializadas en literatura infantil y
g receptividad dentro y fera del país, comienza a aparecer un grn número de
por lo que fe plataforma y guía en todo lo rvistas y periódicos para niños. En 1978
relativo a la literatura infantil en momentos surge Ediciones Ekaré, del Banco del Libro,
institución con amplia experiencia en pro­en los que todavía no existía ente nosotos
una infaestructura editorial. yectos de promoción de lectura, la cual se ha
A pesar de que entre los años cincuenta y convertido en la más importante del país,
sesenta existieron algunas iniciativas edito­ con un catálogo de unos 70 títulos; y, para­
riales, es en el año 1967 cuando surge una lelamente, la editorial Maria Di Mase, que
primera editorial de libros para niños, lla­ llegó a publicar a autores e ilustradores de
mada Churm Merú, que sólo tuvo un año fama interacional.
de duración, y en 1968 cuando se publican Entre los periódicos publicados a parir
dos importantes colecciones: "Puente Dora­ de ese momento destacan El cohete (1979-
do" y "Estrella Amiga", del Instituto 1981), el suplemento infantil de El carabo­
Nacional de la Cultura (INeI BA). Así que beño (1977), Perro nevado (1979) Y El bar­
podemos decir que, hasta fnales de los años quito (1978); ente las revistas: el Boletín
setenta, las ediciones de libros para niños nacional de literatura infantil y Parapara,
feron esporádicas muchas veces fnancia­ ambas para adultos, y posteriorente, L
d por los propios autores o por institucio­ ventana mágica (1985) Y Onza, tigre y león
nes y oranismos públicos y privados. en su nueva etapa, algunas de estas publica­
Pero a fnales de los setenta empiez a ciones todavía en circulación.
mejorar el panorama editorial debido a la Por esa misma épca surgen los prime­
confluencia de varios factores: el país vivía rs estudios de esta disciplina en el país,
un clima de bonanza económica que a su con libros como La literatura i¡antil
vez redundó en mayores aportes para la edu­ venezolana (1977), de Efraín Subero, y
cación y la cultura; se creó el Sistema con posteriores investigaciones y estudios
Nacional de Bibliotecas Públicas, que de Carmen Mannarino, Marisa Vannini,
demandaba libros y materiales de lectura Velia Bosch, Maria Beatriz Medina y Gri­
para los más jóvenes; existía una propuesta selda Navas, entre otros autores. Igual­
e intención nacionalista de producir mate­ mente, durante lo años ochenta, ocurre el
riales propios, exprsada por una asociación boom de la literatura infantil en España y
como AVELlJ (Asociación Venezolana de comienza a llegar al país mucho de esta
Literatura Infantil y Juvenil) que cumplió un literatura, lo que de alguna manera conti-
EC Y BBOT - 9. 19 5

1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1

LITERTUR INFANTIL Y JUVENIL EN AMÉRICA LTINA
buyó a la formación de nuevos gustos y década de los setenta a publicar sistemática­
tendencias. mente en la revista Tricolor adivinanzas,
Posteriormente se sumaron, a la labor de acertijos, enredos y coplas. Efraín Subero
las editoriales pioneras, editoriales como incorporó composiciones de este tipo en su
Tinta, papel y vida e Isabel de los Ríos, Poesía infantil venezolana; Luis Arturo
Amanda y Rondalera; se han creado colec­ Domínguez ofecía juegos, coplas y corri­
ciones infantiles en editoriales nacionales dos en sus libros de folclor para las escuelas,
como Alfadil y Monte Á vila Editores, y y Josefna Bello de Jiménez en su Arre,
existe un interés creciente en editoriales caballito (1965) incluye rimas y juegos para
extranjeras por publicar autores venezola­ los niños más pequeños.
nos, como es el caso de Alfaguara y Nora, Posteriormente aparecen libros de adivi­
que ya han incluido en su catálogo a algunos nanzas y acertijos que han resultado verda­
de ellos. deros éxitos editoriales en el país como los
Así, aun cuando todavía no podemos publicados por Ediciones Ekaré: ¿Qué será,
hablar de una gran producción en el área del qué no será? (1978) Y Tun, tun ¿quién es?,
Mónika Dopp. La call es libro infantil, pues no hemos sobrepasado con textos recopilados por Doris Marcano y
lbr. Eké. 1981
un número de 40 títulos nuevos al año, sí Carmen Heny; y un libro como Colmos y
podemos decir que durante las últimas déca­ colmillos, de Abilio Padrón (1992), con col­
das el libro para niños ha adquirido u mos, juegos de preguntas y respuestas y
nuevo rango; gracias a la labor de estas edi­ asociaciones de palabras.
toriales, las ediciones se han moderizado y También es de señalar la tarea de recopi­
la calidad de la literatura y los libros para lación de Josefna Urdaneta, conocida peda­
niños que se producen en el país ha aumen­ goga y escritora, en Contigo sí. Cómo diver­
tado considerablemente. Trataremos de tirse y jugar con niños en edad preescolar y
referimos entonces a los géneros más culti­ Si canto... soy un cantueso (1992), libro
vados, a los autores más importantes y a los donde reúne retahilas, antiguas y nuevas
aciertos y tendencias editoriales de los últi­ canciones y juegos de mímica.
mos años. Para fnalizar podemos citar a Iván Pérez
Rossi y su Cantemos con los niños (1987),
con versiones y recreaciones de cantos tra­La lírica tradicional y
dicionales, y El son del ratón y otras can­
moderna, juegos, rimas y
ciones (1987), libro de Rosario Anzola
canciones publicado por Monte Ávila Editores, que
incluye graciosas composiciones como "La
Periven entre nosotros, al igual que en
vaca Flor", "La piñata del sapo" o "Fábula
otros pueblos de América Latina, compo­
de los cochinos".
siciones líricas similares a las españolas,
junto a otras que refejan nuestra particular
La poesía, de los motivos idiosincrasia. Formas líricas como los
romances y las quintillas, expresiones escolares al juego y al
como los refranes y composiciones del lla­ humor
mado folclor infantil; canciones de cuna,
juegos, rondas, cantos, rimas trabalenguas En la década de los setenta incursionaron
en la poesía infantil muchas autoras que y adivinanzas, fueron asimiladas y recrea­
das entre nosotros, dando lugar a nuevas recreaban temas o motivos escolares, como
versiones de carácter criollo, mestizo y los animales, la escuela, la maestra, los sím­
popular, y a nuevas formas como coplas, bolos patrios o las efemérides, pero cuyas
corridos, décimas y galerones. Piezas lite­ obras no llegaron a alcanzar la calidad esté­
rarias llenas de poesía, humor, gracia, tica de un clásico de nuestra poesía en ese
campo, como fue Canta, Pirulero, de sabiduria y belleza, que gustan a los niños
de todas las épocas. Manuel Felipe Rugeles, editado en 1950 y
Rafael Olivares Figueroa, poeta e inves­ con reediciones hasta 1983, poemas de
tigador, incluyó el "Folklore infantil" y el medidas clásicas, en las que se percibía la
"Folklore materal" en su libro Folklore resonancia de los poetas españoles del 36 y
venezolano (1948), y se dedicó durante la de las coplas del folclor venezolano.
EDCIO y BlBUOTC - 9. 19 6

URTR INFAIL V JUNIL EN AMÉRICA LTN
Entre los poetas líricos publicados a par­ cr onas y metáforas de gran belleza, se pres­
ta para ser leída y disfrutada por niños y tir de los años setenta sobresalen Beatriz
Mendoza Sagarzazu y Fanny Uzcátegui, o jóvenes, y ha sido rescatada por los editores
autores de una poesía un poco más desen­ para este público en libros muy exitosos
como Fáhula de la ratondta presumida fadada y humorística como Flor Roffé de
(1982), RetabUllo de Navidad (1990), El Estévez con Una ceholla en la olla (1978) Y
El cumpleaños de la gallinita ( 1992) o Jesús libro de los animales (1991) y Fábula de la
Rosas Marcano con obras como Cotiledón, avispa ahogada (1992).
cotiledón la vida (1965), La ciudad (1968),
Manso vidrio del aire (1968), un libro de un La narrativa tradicional: el
tema novedoso como el de los astronautas:
cuento criollo y popular
Así en la tierra como en el cielo (1976), o
poemas sobre juegos y juguetes publicados Rafael Rivero Dramas concibió a un
recientemente en El mago del cuento personaje llamado El tío Nicolás, que él
(1989). defnió como "un viejo contador de leyen­
En 1971 se publicó un libro que constitu­ das y cuentos", y con esta fgura dio vida,
yó una curiosidad y un acontecimiento: La primero a través de la radio y las revistas,
huerta de Doñana, de Ferando Paz Casti­ y luego a través de la televisión, a una
llo, reconocido poeta de la generación del gran cantidad de cuentos de tradición oral.
18. Este "juguete lírico", como él lo llama­ Escribió un centenar de cuentos, pero los
ra, editado 50 años después de escribirlo, es que alcanzaron mayor fama y popularidad
un texto dramatizado en el que se intercalan fueron los de tío Tigre y tío Conejo, en
cuentos y cancioncillas, y al cual pcrenece los que el animal más pequeño y débil
El príncipe moro, delicado poema lleno de vence al más grande y fuerte, y los cuales,
musicalidad, publicado por Ediciones Ekaré como se ha afrmado, pr vie nen de la tra­
en 1982. Igualmente podríamos citar Ange­ dición africana. Algunos de esos cuentos,
litos negros y otros cantares (1983), de relatados con humor, picardía y un lengua­
Andrés Eloy blanco, editado por María Di je criollo, fueron recopilados en su libro
Mase, con poemas negroides, en los que El mundo de tío Cone jo, en 1973, y publi­
composiciones como "Rumba Pascual" cados después por Ekaré, junto a otros
emulan una festa de tambores. editados en forma independiente: El ho ja­
Siguiendo la línea de autores como rasquerito del monte, La piedra del zamu­
Rafael Olivares Figueroa y Rafael Ángel ro y Tío Caricad.
Insausti, que habían elaborado antologías de Pero Rivero Oramas no sólo escribió este
poesía infantil durante los años cuarenta y tipo de relatos, sino que recreó antiguas
cincuenta, se han llevado a cabo importan­ fábulas de origen europeo, cuentos de cono­
tes antologías como Poesía infantil venezo­ cidos personajes como Pedro Rimales y
lana (1967), de Efraín Subero; Poemas para . Juan Bobo, y famosos cuentos de hadas,
alumbrar la Navidad, de Morita Carillo; dotándolos siempre de un humor y estilo
Alas de letras (1976), de Josefna Urdaneta, personales, y de un carácter muy venezola­
y la más reciente: La infancia en la poesía no, y aunque también recreó mitos y leyen­
venezolana (1983), de Beatriz Mendoza das indígenas, es realmente en estos cuentos
Sargarzasu. También es importante mencio­ criolIos donde logró combinar un lenguaje
nar propuestas fndamentales y novedosas sencillo, anécdotas divertidas, comicidad y
para acercar al niño a la poesía a través del capacidad de síntesis, todo lo que hace que
juego, como Mariposas y arrendajos, de aún sean leídos con placer por niños y adul­
Velia Bosch. tos.
Pero la fgura que hoy en día se ve como En este tipo de naraciones también ha
el máximo exponente de nuestra poesía sido fundamental la labor de recopilación
infantil es Aquiles Nazoa (1920-1976), un llevada a cabo por la investigadora y escri­
poeta que se llamó a sí mismo "cantor de lo tora Pilar Almoina, quien publicó Este era
pequeño" o "de las cosas más sencillas", una vez ... (1968) y El camino de Tío Cone­
cuya hermosa poesía, a veces lírica, a veces jo (1970), cuentos reunidos posteriormente
Vicky Sempe. Fábula de l
humorística, de un estilo en el que se fnden en Hahía una vez... veintiséis cuentos y rtoncita preumida. Eké.
un lenguaje coloquial, expresiones muy Once cuentos maravillosos (1990), editados 1982
EOCIO y BlBUOTC - 9. 19 61

LRTUR INFANTIL Y JUENIL EN AMÉRICA LTINA
pr Ediciones Ekaré, en los de unos siete títulos: hermosas leyendas
que aparecen versiones de her­ de la tradición oral de los indios pemón,
mosas narraciones como recopiladas por el misionero Fray Cesáreo
"Juan Cenizo" o "La mucha­ de Armellada, cuentos cortos, narrados
cha y el pez". con un lenguaje poético, humorístico y la
De igual manera hay que inserción de breves diálogos, que explican
mencionar a Javier Villafañe, por qué los cocuyos o luciéragas tienen
escritor y titiritero argentino, luz en la cola (El cocuyo y la mora,
quien vivió muchos años ente 1978), de dónde viene el olor característi­
nosotros y realizó un hermoso co del rabipelado (El rabipelado burlado,
trabajo de recopilación en la 1978), el pacto entre el tigre y el zamuro
región de los Andes venezola­ (El tigre y el cangre jo), o la pelea del rey
nos. reflejado en los libros Los de la sabana con las ferzas de la natura­
cuentos que me contaron leza (El tigre y el rayo, 1980). De la tradi­
(1975), que reúne 94 cuentos ción guajira han editado relatos recopila­
tal como le fueron contados dos por el antropólogo y maestro de esa
por los niños de la región: comunidad Ramón Paz Ipuana, como El
desde cuentos de locos hasta cone jo y el mapurite (1980), La capa de
hermosas versiones de morrocoy y El burrito y la tuna,
"Rapunzel" o de "El cabaIlito
Entre otras ediciones más recientes hay Mate Herrera. L doncell guerrera y
de los siete colores ", y poste­otr rncs d amo. Ekaré. 194 que mencionar el original Ca/ibirri-nae
riormente La mujer que se vol­ Cudeido (1985) o árbol de todos los fu­
vió serpiente y otros cuentos que me conta­
tos , relatado por Luis Blanco y editado
ron (1977).
por Tinta, papel y vida. Mito de la tradi­
A estos cuentos se suman otras narra­
ción jivi o guajira, explica el origen de los
ciones populares, como los I1amados "de
grupos humanos, las características de
muertos" o "de fantasmas", en los que se
algunos parajes de esa zona del suroeste
mezclan antiguas creencias de distintas
del país y cómo se regaron los frutos
culturas, algunos reunidos en Cuentos
sobre la tierra, Y El viaje de Medatia
espantosos y aparecidos (1984) y
(1992), un mito de los indios makiritares,
de lugares encantados (1989), de la Coe­
recopilado por Marc de Civrieux, y adap­
dición Latinoamericana, valioso y sosteni­
tado y publicado por Henriette Arreaza.
do proyecto en el que participan editoria­
Ediciones cuidadas, en cuanto a la reco­
les de varios países y Ediciones Ekaré por
lección, transcripción, traducción y adapta­
Venezuela.
ción de los textos, y a las ilustraciones,
que nos permiten conocer los relatos vivos
Naraciones indígenas:
de los pueblos indígenas de hoy, en los
cuentos, mitos y leyendas que se vierten la sabiduría, fabulación e
ingenio de esas comunidades; narraciones de nuestras latitudes
de una gran y paricular belleza, que sólo
Aun cuando desde los años cuarenta en
pertenecen a nuestras latitudes, pero con
algunas revistas infantiles se habían incor­
validez universal.
porado mitos y leyendas indígenas, la adop­
ción de la tradición indígena en los libros
Narrativa contemporánea:
para niños es más reciente. En 1969 se editó
relatos, cuentos y novelas, un título que consideramos representativo:
El tigre, la rana, los muchachos y el fuego, del realismo a las nuevas
mito makiritare recopilado por Helmunt propuestas
Fuchs y adaptado por los escritores David
Alizo y Ramón Palomares; en él se narra Un escritor relevante dentro de la narati­
cómo los gemelos Yureke y Amanashaca va de las últimas décadas es Orlando Arau­
conquistan el fego para su pueblo. jo, quien publicó, en 1971, el relato Miguel
En 1978, Ediciones Ekaré inicia su tra­ Vicente Pata Cali ente, Arauja crea un per­
bajo editorial con la colección "Narracio­ sonaje: "un limpia tas muy caminador y
nes indígenas", que hasta ahora compren- amigo de conversar con todo el mundo", y
EI Y BBOTC - 9, 19 62
b

1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1

LRTR INFANTIL Y JUENIL EN AMÉRICA LTINA
nos muestra su miseria, sus amigos y sus como Un diente se mueve (1981) y Rosaura
inmensos deseos de viajar. Posteriormente en bicicleta (1990), en los que se parte de
publica Los via jes de Miguel Vicente Pata situaciones cotidianas para entrar en la fan­
tasía; Claudio Nazoa, con su texto-collage Caliente (1977), donde se relatan las aven­
turas reales y fantásticas que vive este per­ Mesas de Aguinaldo (1986), en el que se
sonaje en distintas regiones del país, su mezcla un cuento con una serie de recetas
amistad con el caballo Cometa y con la de comidas navideñas; Douglas Gutiérrez
con La noche de las estrellas (1987); Rafa­maestra de un pueblo andino, quien fnal­
el Arráiz Lucca con su libro Historias en la �; mente le enseña a leer. Obra con varias vir­
Vck Sempere. Fábula de la tudes, como son la creación de un personaje ciudad (1989), que justamente refeja en
rtoncita presumida. Ekaré.
cautivador: un niño sometido a circunstan­ tres historias situaciones cotidianas de la
192
cias adversas como la pobreza y la muerte gran ciudad, con un toque de humor y poe­
de su madre, pero en el que siempre está sía; a Yolanda Pantin, quien en su libro
presente el sueño, la imaginación y una acti­ Ratón y Vampiro se conocen (1992), ha cre­
tud esperanzadora; el refejo de una realidad ado dos atractivos personajes y hermosas
muy nuestra, pero inmersa en la fantasía, historias en toro a su amistad. También a
pues el niño habla con el rio y llega hasta el uno de los autores más prolífcos de la
fondo de la tierra montado en un dinosaurio actualidad, como es Luiz Carlos Neves, dra­
azul; y una riquísima prosa, cargada de fuer­ maturgo y cuentacuentos brasileño, residen­
za y emotividad, en la que confuyen la sen­ te en el país desde 1986, quien ha publicado
cillez del lenguaje coloquial y hermosísi­ libros de cuentos, poesía y teatro para niños
mos giros poéticos. y ha merecido varios premios de literatura
Posteriormente se han publicado otros infantil; sus cuentos, de los cuales preferi­
libros suyos, entre los que mencionaremos mos algunos de los contenidos en títulos
como Marita y el globo, Nuevas hazañas El niño y el cabalo (1993), que relata la
dura vida de un muchacho campesino en el del sapo Cururú (1991) Y Duendes de
medio rural venezolano y su amistad con el aquende y de allende (1993), un simpático y
caballo Canelapura. novedoso catálogo de duendes, tienen un
carácter lúdico y divertido, y un lenguaje Hay otros relatos que pertenecen a esta
tendencia literaria de tipo realista. Por un desenfadado, con un aire muy actual. Una
lado, La calle es libro, de Carmen Diana . de las sorpresas editoriales de 1993 fue la
publicación de Galileo en su reino, un her­Dearde, publicado en 1981 bajo el seudóni­
mo de Kurusa, que cuenta cómo los niños moso relato del conocido escritor Salvador
de un barrio caraqueño se organizan para Garmedia, protagonizado por un gato que
conseguir un parque para sus juegos, y el mira con curiosidad el mundo de los huma­
cual, acompañado de las extraordinarias nos y se dedica a sus actividades favoritas:
ilustraciones de Monika Dopert, ha sido tra­ dormir y soñar. Finalmente sabemos que
bajo la manga de los editores hay textos ducido a ocho idiomas y ha alcanzado un
gran éxito interacional. Igualmente Ni era como Gato encerrado, de Mireya Tabuas,
vaca, ni era caballo (1984), un relato con­ ganador de la Bienal de Literatura de Méri­
da en su primera edición, ingenioso relato movedor de Miguel Ángel Jusayú, narra de
una manera herosa la vida de un niño gua­ lleno de humor que revela a una nueva auto­
jiro y su desarraigo. r.
En el género del cuento, nos gustaria des­ En el caso de la novela, Rivero Oramas
tacar a autores de los últimos años: Arman­ ha sido uno de los pocos escritores que
han incursionado en el género. La danta do José Sequera, quien en su libro Evitarle
malos pasos a la gente, ganador del premio blanca, publicada inicialmente por entre­
Casa de las Américas, retrata, en brevísimos gas en Tricolor y editada como libro en
textos y con cierta dosis de humor negro, la 1965, se ha considerado la primera novela
fgura de un tío extravagante y soñador; de aventuras escrita para jóvenes en nues­
Corina Michelena y La princesa Tafetania; tro país y se ha convertido desde entonces
María del Pilar Quintero con Arca/a la en una lectura fundamental. En ella se
gran tejedora ( 1987), creado a la manera de cuentan las aventuras de un grupo de
un mito indígena; Daniel Barboy, a quien expedicionarios -entre ellos el fotógrafo
Ediciones Ekaré le ha publicado libros Martín Rivas-, que explora la Guayana
ECI y BIBLTC - 9, 19 6

LRTR INFANTIL Y JUNIL EN AMÉRICA LTIN
Venezolana; obra en la que se manejan hadas criollos, con prncipes y princesas que
hablan y se comporan como campesinos sabiamente la tensión y el suspense, y en
la que se pone de manifesto la extraordi­ venezolanos; de raíz africana como algunos
naria naturaleza americana. cantos, poemas y los cuentos de Tío Cone­
Podríamos hablar de otras incursiones jo; y de raíz indígena, como los mitos y
en el género como las de Marisa Vannini leyendas de las diferentes etnias que habitan
con La fogata o El oculto, o de hermosas nuestro territorio. Pero que también ha
novelas como Piedra y mar, de Francisco dado, en las últimas décadas, importantes
Massiani, o El mago de la cara de vidrio, autores, cuyas obras van desde el realismo a
de Eduardo Liendo, que sin ser escritas la exploración creativa de nueva, originales
para jóvenes tienen una honda repercusión y universales propuestas.
en ellos; pero más bien quisiéramos refe­ Creo entonces que es posible señalar
riros, para terminar, a tres autores que algunos rasgos característicos en la obra de
han explorado intencionalmente el género estos autores, nuestros escritores contempo­
con libros publicados coincidencialmente ráneos para niños, como son: la utilización
en 1992 y que plantean la relación entre de un lenguaje coloquial, más sencillo y en
culturas distintas. Verónica Uribe con Tres general más accesible a los niños; la selec­
buches de agua salada, obra protagoniza­ ción de temas menos "solemnes" o "tr s­
da por un niño que siente una inmensa cendentes" y más cercanos a los intereses y
atracción ante un broche con la fgura de gustos de los pequeños lectores; cierta
Yemayá, diosa africana del agua. Laura fusión de los géneros literarios, tal y como
-Antillano, conocida narradora para adul­ ha ocurrido en la literatura para adultos; la
tos, con Diana en la tierra wayúu, en la creación de personajes como duendes, pira­
que una niña y su amigo Juyá escuchan tas, fantasmas o animales que hablan yactú­
las historias de piratas que cuenta el abue­ an: ratones, sapos, vampiros o gatos; y una
lo y viven una gran aventura; una novela mayor presencia de niños, y sobre todo, de
narrada con frescura y un acertado equili­ niñas protagonistas. En fn, yo diría que en u
brio ent e fcción, historia y acercamiento estas obras es evidente el predominio del
a la cultura guajira. Y nalmente Luiz humor, la imaginación y la fantasía que
Carlos Neves eon Carahela. calavera, requiere una literatura escrita para niños de -
ganadora del Premio Andino Enka de hoy.
Literatura Infantil, quien a propósito del Podemos decir que los creadores venezo­
quinto centenario y de la réplica de una lanos se sienten cada vez más libres para
carabela que se encuentra en el Parque del plantear e inventar temas y personajes, lejos
Este, teje una divertida historia en la que del moralismo y el didactismo que imperó
la niña protagonista entabla una gran por mucho tiempo en nuestra literatura para
amistad con el fantasma que habita el niños; y también que en Venezuela se escri­
viejo cascarón, lo que da pie para crear ben y editan obras en las que existe un acer­
situaciones cómicas y hacerle cierto guiño tado equilibrio entre lo venezolano, lo pro­
burlón al lector en toro a la famosa cele­ pio o lo nuestro (que puede estar en el tras­
bración del "encuentro" entre culturas. fondo, en el paisaje o en el lenguaje) y lo
eomún o universal.
Todo esto nos habla hoy de una litera­Creadores
tura que tiene una fsonomía o un rostro
contemporáneos y una
propio, lo que podría representarse muy
literatura infantil con rostro
bien en esa hermosa imagen creada por
propio Rafael Rivero Oramas: una danta blanca,
Podemos afrmar que estamos ante una un tapir americano de excepcional color,
literatura infantil joven, que se ha funda­ un ejemplar único y particular capaz de
mentado en su mayor parte en el folelor y la seducir, tal y como se nos revela nuestra
tradición oral, en csa gama de composicio­ literatura infantil actual. e
nes tradicionales que refejan nuestro sin­
Aiculo publicado en: Revista Latinoamercana
cretismo y mestizaje cultural: piezas litera­
de Literatura Infantil y Juvenil. N° 1, enero­
rias de comprobada raíz hispánica o euro­ junio 1995. Bogotá (Colombia): Fundaletura -
pea, como juegos y canciones, o cuentos de Sción Colombiana de IBBY-.
65
f

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin