La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Partagez cette publication

11. . ,> ^ ¿^^^^^Z^¿:^¿^ m VERDADERO HOMBRE DE BIEN. ^í'oml.'^ut orii)iiuiC EN TRES ACTOS Y EN VERSO pon DON EUSEBIO ASQUERIIVO. ^ MADRID. DE D. JOSÉIMPRENTA HEPILLES. Junio (íe 18 55. rniSONAS. ACTORES. />.'LA MOTA^ . Tcodom lAlVlfldrid.l.A MARQUESA DK Z^' Plácida Tahldrcs.iSAnEL mkndez nauio, )I). Tinrncio^ > />. Julián ¡lomea, hidalijo asluriano. . . . ) If- Antonio de Guzman.n. LKS.MKS /^. Floreucio liomra.L MARQUES DE LAREDO D. Pcdro Sohvado.MKíUEL TAüEo D. Luis Falliani.«i AulouioD. FERNANDO DE SILVA.. . . D. Álvcrá.yf D. Lázaro Pcrcz.UN DIPUTADO 1." D. JoSC DicZ.CABALLERO 2." DOMLNGO asturiano. ... D. Juan Torraba., CRLVDO D. Carlos Spuntoiii.UN UN ALGUACIL D. Ljuacio Silvostri. ALGUACILES. La escena es en Madrid. J^sta Comedía, que pertenece á la Galería Dramática es^ pro/iifJad de Don Manuel Delicado, JJditor de los teatros moderno antii^uo español estran^ero quien perseí^uiráj y ; representeante la ley al que sin su permiso la reimprima ó del reino en Sociedad de lasen al¿;un teatro o' atibuna for- madas por acciones, suscripciones o cualquiera otra contri- bución pecuniaria, sea cual su denominación confuere , arreglo a lo pra'enido en las Iieu'es órdenes de 5 de Mavo de 1837, 8 de /íbril de 18j9^v 4 de Marzo de 18M, relativas á la propiedad de las obras dramáticas. , / '..¿i^ *3 rcpreseiita por ladoEl teatro un una calle estrecha , y por el otro una sala de la casa de la marquesa. Una reja da á la calle, ESCENA PRIMERA. FERNANDO. Dcspues ISABEL, üsomadaDON á la reja. Ha empezado á anoclie(^£"\'^Temando. é Isabel me aguardará'\^^^ ^¡ah ! sí : la reja altrió ya , sus gracias voy á ver.y ¿Isabel? [Acercándose d la reja.) Isabel. Fernando niio ! i impaciente te aguardaba que el ahna en tu amor soñaba ardiente desvario.con Mucbo en venir lias tardado ; sufro tanto en tu ausencia!¡y ya conoces la vebemencia de la fé que te be jurado. Y asi , cuando llega la bora de l;« cita no lias ven¡(b>,y pecbo dolnriibiá mi vago temor le de\(ua. ali;un accidentePienso que fatal... ose temor,Fernando. Calma 607501 ,, , , , V ' \** .sv«f¿ nnael l)erio tle( mi amor. Ya estoy aquí. Felizmente.Isabel. con enojosNo me miresFernando. si que el sol se oculte esperoá brillar (juieropues sola ver hermosa luz de tus ojos.la ¿Cómo lian de verter jamas luz sus arreboles,tanta si son tus ojos dos soles otro un sol nada mas?ely ¡Siempre lisonjero!Isabel. No;Fernando. siempre tierno, enamorado, siempre desdichado.aunque desdichado ?Isabel. Tú¿ Fernando. Sí, yo. ¡Y cómo no lo he de ser si con delirio te adoro tu amor, que es mi tesoro,y temo que le he de perder ! dices? ¿Tienes en míIsabel. ¿Qué Wm poóü féle , quefj ese agravio IiItlQ^Aferir tu labio ? ¿Qué l^iicelo i,iK.^ para ello? Di.¿vuü 1 Fernando. No culpo á tu tierno amor, sino al destino cruel, que me hace apurar la hiél de la copa del dolor. Bien sabes que la fortuna me negó bienes sobrados : ah ! por qué los desgraciados ¡ ¿ morirán enno la cuna ? A nuestro enlace tu lio conse opone rigor liero, que aunque nací caballero pobre nací, dueño mío. En pos ascensosde y gloria por tí á Navarra volé mas solo heridas logré, el laurel de la victoria.y Capitán nombrado fui ;w ^>i%:\ *^ C*\,VI\^"\ aunque iiuis alto subiorori los que menos merecieron con la sangre que vertí. No logra el mas esforzado muchas veces ascender sino el que sabe coger los laureles del soldado. Y si aun me niega tu mano tu tio, ¡qué vale pues s(^' capitán, si á un marques lliVte quiere tirano! Isabel. ¿Mm no sabes que el galán •que mi pecho cautivó no es el rico marques, no. sino el pobre capitán ? Fernando. Ah ! Tan dulce confianza ¡ haLuí. Yo prefiero mi pobre capitán.i\ Fernando. De veras?¿ Isabel. Puedo engañarte ?¿ Me juras... Isabel. Nunca ofenderle. Fernando. Y yo amarte hasta la muerte. Isabel. Y yo jamas olvidarle. Dios, j)reii(la (pierida. Pues á Isabel. A Dios, mi dulce contento. juramento,Fernando. No olvides tu \ tú del maríjues te olvida.]Isabel. (Isabel se relira de la reja, se va (Ihn Fefnando.)y ESCENA II. En la misma calle D'».n Tiurucio domi.ngo en tragey de camino. Dom¡u<;o.Tibnrcio. Veu, ¡Jominyo. Ali ! ¡mi señor! ; vida llevéEn mi un susto mas grande. finTibnrcio. Al nos dejaron. Domingo. Pero sin un peso duro. fortuna no traíaTiburciu. Por mas (jue unos cuantos escudos, dejosi no las letrasy en la maleta, me luzco. lialiiaQuién de creer j cuando a mí se acercó el uní; cuatro,de los (pie el robarnos era su intención ! Si aun ¡ dudo lo que acaba de pasarme! parecía el muy tuno ; y un caballero!... Me dijo tan buen modo : « Presumocon »se le cayó una moneda. Como brillar vi un escudo en el suelo, le doy gracias, me bajo á cogerla... ah ! ! ¡ ¡burro se echan sobre mi los otros. ! lú le (|nt'ilasle mudoy de inicílü. ¡S¡Ihimiii'jü. me nj;arraroii también por el eiiello! Tiburcio. Al lumlo ¡ liemos He^MiloTele|;o fuera, con la condición casarme al puntode haber de con mi prima la marquesa de la xMola. Y de seguroDomingo. ;, ¡Pobre amo mióse casa? Abremmcio,¿Que? ¿yo casarme?Tiburcio. ' tenga aversiónV no es (pie nudoá ese indisoluble , poripie dar mi manosino ciiycts gustosá una muger amoldarse á los mios,no han de estúpido.lucra un proceder corte.Ella educada en la ! / yo í'ii MU jxiflilo : ella al lujo y liullirio acoslnuiliradaal ,y yo á la soiuillez: ilisIVulo retiro el sosie<4o011 mi (|ue apetezco, ruede v.\ inundo.y (|uéSi un mes, dluo ! ni medio ¡ ]»udierainos vivir juntos , cual perrosbilí que ^^nlosy estuviéramos. San Justo ! ¡ I\o liaré tal barbaridad; primero me vuelvo liireo. V eso que la jirinia dicen es un ImmIií/.o;que mas dudo que me lieeliice á mí. que el diaUloDominyo. Ay! ¡ las carga : mírelo mucho nosu mercó , se arrepienta tarde...muy Puf's teTiburciu. yo juro que no pararé hasta ver Cfuiio esa boda destruyo. me manda Uey ni Roque,Ni hago cuanto es de mi gusto;y joven todavía...rico y Y estirado como un junco.Domingo. xV i'é (jue no ha de l'aUarle quien le quiera. ESCENA III. DÍOUOS ALGUACILES.y Aquellos bultosAhjuacil. son sin duda los ladrones. Dense á prisión. %Doinintio. i^^y' Tiburcio. Ouc escucho ¡ Alíjnaril. Al liii los hemos co^íido. Tiburcio. (Jue se e(|U¡vocan discurro. Prendernos? por (pié causa? ;. ¿y Alijnaril. Va la sabrán. Tiburcio. Ahora juzgo
Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin