Figures de la censure dans les mondes hispaniques et hispano-américain

De
Publié par

Le présent volume est le résultat de trois ans de travail au sein du CIREMIA (Centre Interuniversitaire de Recherche sur l'Éducation et la Culture dans le Monde Ibérique et Ibéro-Américain), consacrés à l'étude des théories et des pratiques de la censure. Les contributions qui le composent analysent la question dans tout le domaine hispanique et à travers une vaste période (du Moyen Âge à nos jours), ce qui a permis de relever des évolutions, des infléchissements et des constantes. Les diverses approches – critique littéraire, psychanalyse, histoire, sociologie – contribuent également à offrir un panorama complet du phénomène – pratique répressive, intériorisation, autocensure –, mais aussi des stratégies de résistance voire de lutte.
Publié le : samedi 1 mars 2014
Lecture(s) : 9
Tags :
EAN13 : 9782336346465
Nombre de pages : 397
Prix de location à la page : 0,0120€ (en savoir plus)
Voir plus Voir moins
7 jours d'essai offerts
Ce livre et des milliers d'autres sont disponibles en abonnement pour 8,99€/mois
FIGURES DE LA CENSURE DANS LES MONDES HISPANIQUE ET HISPANO-AMÉRICAIN
FIGURES DE LA CENSURE DANS LES MONDES HISPANIQUE ET HISPANO-AMÉRICAIN
Sous la direction de Juan Carlos GARROT, Jean-Louis GUEREÑA etMónica ZAPATA
Avec la participation de José Manuel MUÑOZ, Ricardo SAEZ, Hélène RABAEY, Alexandra DANET, Fernando COPELLO, Rosa CAPEL, Patricia MAUCLAIR, Jorge CAGIAO Y CONDE, Fausto GARASA, Lionel BAR, Diana S A R R A D E , E m m a n u e l V I N C E N O T, A n t o n i o G I L G O N Z Á L E Z , P a u l a M A RT Í N E Z , E m m a n u e l L E VAGUERESSE, Félix TERRONES SALDAÑA, Jean-Pierre CASTELLANI
INDIGO
Fondé en 1983 par Jean-René Aymes, Ève-Marie Fell et Jean-Louis Guereña, le CIREMIA mène des recherches interdisciplinaires sur des aspects multiples des cultures ibériques et latino-américaines.
Responsable : Mónica Zapata
Comité de lecture : Juan Carlos Garrot Jean-Louis Guereña Florent Kohler Bénédicte Vauthier Mónica Zapata
Centre Interuniversitaire de Recherche sur l’Éducation et la Culture dans le Monde Ibérique et Ibéro-Américain
En application des articles L. 122-10 à L. 122-12 du code de la propriété intellectuelle, toute reproduction à usage collectif par photocopie, intégralement ou partiellement, du présent ouvrage est interdite sans autorisation du Centre français d'exploitation du droit de copie (CFC, 20, rue des Grands-Augustins, 75006 Paris). Toute autre forme de repro-duction, intégrale ou partielle, est également interdite sans autorisation de l'éditeur.
© INDIGO & côté-femmes éditions 55 rue des Petites Écuries 75010 Paris http://www.indigo-cf.com
er Dépôt légal, 1 trimestre 2009 ISBN 2-35260-046-4 EAN 9782352600466
SOMMAIRE
 Juan Carlos GARROT Prólogo.........................................................................................................7
THÉORIES ET HISTOIRE DE LA CENSURE
 Mónica ZAPATA De los sueños al discurso. La censura en la teoría freudiana.......................33  Frédéric PARRA 51 Elle crie...Lévitique.....................................................................................  José Manuel MUÑOZ Interpretación de la censura cultural a la luz de la pedagogía de los espacios65  Jean-Louis GUEREÑA Pour une histoire de la censure. Censures, censeurs, censuré(e)s................83
LES TEMPS MODERNES : HISTOIRE DES IDÉES, FIGURES DE LA CENSURE
 Ricardo SAEZ 105 Censure et création : le cas duLazarillo de Tormes(1554, 1559, 1573).....  Hélène RABAEY La traduction d’Érasme en Espagne : censure ou acclimatation de sa pensée ?122  Alexandra DANET Raison d’État et raison de religion dans la traduction espagnole anonyme duDavid persécutéde Virgilio Malvezzi (1635) ........................................133  Fernando COPELLO Jardín, clausura y censura: historias de tijeras en la España de los siglos XVI y XVII .................................................................................................145  Rosa CAPEL Ilustración, matrimonio y censura inquisitorial ............................................164  Patricia MAUCLAIR e Eros dans l’Espagne du XVIII siècle : d’un corps qui se tait à un corps qui 180 se vend ........................................................................................................
6
DANS LES MONDES HISPANIQUE ET HISPANO-AMÉRICAIN
L’ÉPOQUE CONTEMPORAINE : DE LA RAISON D’ÉTAT AUX RAISONS DU MOI. DE LA RÉPRESSION À LA TRANSGRESSION
 Jorge CAGIAO Y CONDE La nación como censura del federalismo. El caso de Pi y Margall .............197  Fausto GARASA L’homme et la femme à travers la censure populaire : l’exemple du haut-aragon montagnard .....................................................................................222  Lionel BAR e Médias, pouvoir et société au Nicaragua dans la seconde moitié du XX 254 siècle ...........................................................................................................  Diana SARRADE 282 El grafito y la expresión de la libertad en Quito ..........................................  Emmanuel VINCENOT La censure de la mémoire prérévolutionnaire dans l’historiographie du 297 cinéma cubain..............................................................................................  Antonio GIL GONZÁLEZ Silencio administrativo.Memorias de un censor descolocado:ante la 315 narrativa de Gonzalo Torrente Ballester .....................................................  Paula MARTÍNEZ 326 La represión cultural en la España franquista ..............................................  Emmanuel LE VAGUERESSE José Hierro et la création poétique sous la censure franquiste ....................346  Félix TERRONES SALDAÑA El ataque a la ciudad colonial y sus valores criollos enLima la horrible como liberación histórica o reacción conservadora ...................................360  Jean-Pierre CASTELLANI Les masques du «je» dans le discours autobiographique ............................376
PRÓLOGO
Juan Carlos GARROT (Université François-Rabelais, CIREMIA, Tours)
Cuando el CIREMIA decidió dedicar su programa de investigación a la censura, todos esperábamos la habitual variedad de enfoques y de objetos concretos en un grupo tan pluridisciplinar como el nuestro, en donde unimos esfuerzos estudiosos e historiadores de la literatura, sociólogos, antropólogos, historiadores…, que cubrimos un amplio período que va desde finales del siglo XV hasta nuestros días y, según es preceptivo y deseable en nuestros Departamentos, nos interesamos por ambas orillas del Atlántico. Esa heterogeneidad connatural ha sido acrecentada por la curiosidad de ciertos miembros, deseosos de explorar terrenos alejados de nuestras áreas de estudio, como la Biblia y la obra de Marguerite Yourcenar y, ante todo, por el uso elástico de propio término «censura». No se trata tanto de ausencia o divergencia en su definición como de considerar los usos propios aplicados a textos (o a representaciones y espectáculos), esto es, la censura literaria, historiográfica, de medios de comunicación…, junto con la crítica de comportamientos a partir de estereotipos masculino / femenino, la omisión de determinados aspectos del pasado conducentes a la falsificación de la historia nacional, la reacción ante la falta de canales de comunicación que permitan la expresión espontánea de ideas y sentimientos juveniles o incluso, la transformación de la naturaleza en jardín. Un caso aparte lo constituye el recurso a las teorías freudianas sobre los sueños, la censura inconsciente y su paralelismo con la autocensura consciente y con la censura exterior. Con todo, el escollo más importante que se encuentra al querer presentar un conjunto de trabajos tan diverso proviene principalmente de la ausencia de monografías en donde se estudie tal fenómeno durante períodos largos y en distintos ámbitos culturales, según lo señala Jean-Louis Guereña páginas más adelante. Ni siquiera contamos con obras que partiendo de un corte temporal más estrecho (el Renacimiento, pongamos por caso) atraviesen las fronteras. En este sentido, una de las tristes ventajas del caso hispano es la extraordinaria longevidad de la Inquisición. El libro de Márquez, (1980) – luego completado por distintos volúmenes colectivos,
DANS LES MONDES HISPANIQUE ET HISPANO-AMÉRICAIN 8 1 como los índices que va publicando Bujanda (1984 y 1993) , o el dirigido por Ángel Alcalá (1984), o el coordinado por Pérez Villanueva y Escandell 2 (2000) , al que debe añadirse como poco una reciente monografía (Alcalá, 2001) –, se centra en la literatura, pero ya permitió poner de realce la evolución en el tiempo de los criterios de dicha institución, menos interesada 3 por fiscalizar las obras de ficción de lo que siempre se habría creído . Gracias a esos estudios comprendemos mejor el funcionamiento «censorio», los cambios operados dentro de cierta continuidad, que corren parejas con los que sufre la sociedad hispana e incluso europea, si consideramos por ejemplo la creciente pudibundez y estrechez de miras. Me limitaré a un conocidísimo ejemplo, el deLa Celestina, la cual sale incólume del XVI, sufre un expurgo severo en el índice de Zapata, de 1632, para estrellarse en 1793, cuando se 4 prohibió por entero (MÁRQUEZ, 1980: 237) . Ahora bien, siguiendo con el Antiguo Régimen, la única censura no era la del Santo Oficio, el cual actuaba después de la publicación (o de la representación en el caso del teatro). Había una censura previa a la impresión o a la escenificación, que 5 dependía directamente del Rey , con la diferencia de que las obras teatrales debían presentarse a censura en todas las localidades en que las compañías 6 7 actuaran . Y este obstáculo previo ha concitado menos atención . Por lo tanto, se tendrían que conjugar una y otra, porque aunque su actividad se completa: ambas dependen en última instancia de la autoridad real y comparten preocupaciones (la heterodoxia religiosa, la sedición, la moral y buenas costumbres), no actúan con el mismo criterio, por no hablar de la personalidad de los propios censores. Eso sí, al igual que sucederá siglos después durante la dictadura franquista, la religión constituye la preocupación fundamental, según se deduce tanto de los índices inquisitoriales como de la lectura de las aprobaciones. Veamos algunas muy conocidas como botón de muestra:
Por comisión de los señores del Supremo Consejo de Aragón vi un libro intituladoNovelas ejemplares, de honestísimo entretenimiento, su autor, Miguel de Cervantes Saavedra, y no sólo no hallo en él cosa escrita alguna en ofensa de la religión cristiana y perjuicio de las buenas costumbres, antes bien confirma el dueño de esta obra la justa estimación que en España y fuera de ella se hace de su claro ingenio […] y así se debe imprimir; tal es mi parecer. (Aprobación 8 de Salas Barbadillo aNovelas ejemplares: CERVANTES, 2001: 8) .
Por mandado de Vuestra Alteza [el Consejo de Castilla] he visto el libro de Los trabajos de Persiles, de Miguel de Cervantes Saavedra, ilustre hijo de nuestra nación y padre ilustre de tantos hijos con que dichosamente la ennobleció y no hallo en él cosa contra nuestra Santa Fe Católica y buenas costumbres, antes muchas de honesta y apacible recreación […]. Este es mi parecer.
9 FIGURES DE LA CENSURE (Aprobación de Valdivielso aLos trabajos de Persiles y Sigismunda: CERVANTES, 2002: 111-112).
Atentamente he vistoLa Doroteade frey Lope de Vega Carpio, del hábito de San Juan, por mandado y comisión de Vuestra Alteza [el Consejo de Castilla]. No tiene cosa opuesta a nuestra sagrada fe y a la honestidad y decoro de las costumbres. De su artificio y estilo, que ejemplar enseña y dulce entretiene, no me atrevo a exagerar mi sentimiento […]. Y así diré solamente que tieneLa Doroteahermosura y entendimiento para salir a la luz, siendo V. alteza servido: que éste es mi parecer. (Aprobación de Valdivielso aLa Dorotea: LOPE DE VEGA, 1980: 65-66).
El lector notará junto con el carácter formulario de las tres aprobaciones, semejantes a otras muchas, la insistencia en la calidad literaria de los escritos. Ahora bien, por importantes que sean los testimonios de ese tipo, no por ello proporciona la información decisiva: qué se prohibía concretamente. Las observaciones destacan por su vaguedad y, en definitiva, el texto que se da a la imprenta ya está depurado. Ese conocimiento se obtiene únicamente recurriendo a manuscritos enviados al censor y en lo que se me alcanza, contamos sólo con aquellos que las compañías teatrales presentaban 9 antes de cada representación . Continuando con las carencias incluso dentro de una misma área cultural, los cortes temporales nos impiden justipreciar los cambios ya aludidos, pues lejos de estar constituida por una evolución pseudo-darwiniana que conduciría de las tinieblas a períodos de mayor libertad, acordes con la instauración de sociedades más laicas y/o más democráticas, la historia de la censura ofrece momentos de mayor o menor cerrazón según el campo que se considere: religión, política, sexualidad, por tomar los tres establecidos por Jean-Louis Guereña. Acabo de citar el ejemplo deLa Celestina; me viene a la memoria otro de lo más significativo: cuando trata del proceso incoado aEl amante de lady Chatterley, Coetzee cita unas palabras del autor:
Las palabras que al principio escandalizan tanto ya no escandalizan en absoluto al cabo de un tiempo […]. Hoy hemos […] evolucionado y [nos hemos] cultivado hasta superar con mucho los tabúes que son inherentes a nuestra cultura […] el poder evocador de las llamadas palabras obscenas debía ser muy peligroso para los caracteres cortos de alcances de la Edad Media, y quizá sigan siendo demasiado fuertes para los caracteres inferiores, poco despiertos y semievolucionados de la actualidad… (COETZEE, 2007: 70).
No se percata el novelista sudafricano del error cometido por Lawrence al juzgar que a principios del siglo XX (y cabe afirmar lo mismo del XXI) se habían superado «los tabúes que son inherentes a nuestra cultura» en
DANS LES MONDES HISPANIQUE ET HISPANO-AMÉRICAIN 10 relación con una Edad Media dominada por ellos. Antes bien algunos continúan o se acentúan, al tiempo que surgen otros nuevos. Abundando en lo mismo, cualquier lector de las comedias del primer Lope de Vega sabe que durante el reinado de Felpe II la escena española alcanzó cotas de 10 libertad que no reaparecerían hasta el Valle de lasComedias bárbaras. Siempre me he preguntado, por cierto, cómo se escenificó la escena de la violación de Liberata, deÁguila de blasón, que subió a las tablas en 11 Barcelona en 1907 . Y si el paso del Siglo de Oro, a su vez partido en varios bloques, al XVIII se ha analizado, según ha quedado dicho, desearíamos poder proseguir por el XIX y parte del XX, hasta llegar al otro momento que ha centrado la atención de los estudiosos: el franquismo. Y, por descontado, continuar con lo que sucede actualmente cuando tanto España como Hispanoamérica, salvo algún pequeño o gran lunar, están libres de dictaduras; porque la instauración de regímenes democráticos no garantiza la libertad de palabra y obra, desdichadamente. Aunque el adverbio pueda y deba discutirse. Va siendo tiempo de enumerar los puntos fundamentales de nuestro tema: qué se censura y qué entendemos por ella, quién la ejerce, quiénes son, de forma concreta, los censores, cómo se censura y qué reacción provoca en sus «víctimas», ya sea la autocensura, el desafío o el uso de determinadas tácticas para sortearla, entre las cuales destaca el «escribir entre líneas» que según Leo Strauss caracterizaría a buena parte de los filósofos desde Platón, el cual evita gracias a ello correr la misma suerte que su maestro (Strauss, 1996), fenómenos poco atendidos en este volumen, carencia que 12 quizá sea subsanada en nuestra siguiente compilación . Tratar todos esos puntos exigiría demasiado espacio y supondría rebasar con mucho los límites de una mera presentación, me contentaré por ello con un rápido e incompleto repaso. Definiciones como las de José Luis Abellán, recogidas en este volumen por varios autores (Martínez, Sáez), resultan incompletas:
Cabe entender por censura literaria el conjunto de actuaciones del estado, grupos de hecho o de existencia formal capaces de imponer a un manuscrito o a las galeradas de la obra de un escritor – con anterioridad a su difusión-supresiones o modificaciones de cualquier clase, contra la voluntad o beneplácito del autor (ABELLÁN, 1987: 16).
13 En efecto, aparte de centrarse únicamente en los textos , deja fuera de juego la que fue durante siglos en nuestro ámbito cultural instancia censoria decisiva: la Inquisición, que actuaba después de que el libro saliera de las prensas o tras la representación. Jean-Louis Guereña nos propone una definición más satisfactoria:
Soyez le premier à déposer un commentaire !

17/1000 caractères maximum.