Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 5,99 € Lire un extrait

Téléchargement

Format(s) : MOBI - EPUB - PDF

sans DRM

Por los linderos de la lengua

De
426 pages

Este libro examina las identidades culturales en los paises andinos (Ecuador, Peru, Bolivia) desde la perspectiva de las ideologias linguisticas: el juego de creencias, opiniones y valores que informan sobre las actitudes de la gente hacia sus lenguas. El estudio comparativo se basa en entrevistas grabadas a una amplia gama de personas -quechua, castellano y aimarahablantes - y su argumento se centra en los testimonios de los mismos entrevistados. Asumiendo como metodologia al Analisis Critico del Discurso, la autora comenta las ideologias presentes en la construccion discursiva de las identidades andinas y pone de manifiesto las diferentes luchas de poder existentes. Este libro, sin duda alguna, contribuye de manera innovadora al debate sobre la diversidad cultural y tiene utilidad no solamente como reflexion sobre el tema, sino ademas como demostracion de un metodo analitico cada vez mas difundido en nuestro medio.


Voir plus Voir moins
Portada

Por los linderos de la lengua

Ideologías lingüísticas en los Andes

Rosaleen Howard
  • Editor: Institut français d’études andines, Instituto de Estudios Peruanos, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú
  • Año de edición: 2007
  • Publicación en OpenEdition Books: 11 junio 2015
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821844469

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • ISBN: 9789972511646
  • Número de páginas: 426
 
Referencia electrónica

HOWARD, Rosaleen. Por los linderos de la lengua: Ideologías lingüísticas en los Andes. Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 2007 (generado el 09 noviembre 2015). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/5275>. ISBN: 9782821844469.

Este documento fue generado automáticamente el 9 noviembre 2015. Está derivado de une digitalización por un reconocimiento óptico de caracteres.

© Institut français d’études andines, 2007

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

Este libro examina las identidades culturales en los paises andinos (Ecuador, Peru, Bolivia) desde la perspectiva de las ideologias linguisticas: el juego de creencias, opiniones y valores que informan sobre las actitudes de la gente hacia sus lenguas. El estudio comparativo se basa en entrevistas grabadas a una amplia gama de personas -quechua, castellano y aimarahablantes - y su argumento se centra en los testimonios de los mismos entrevistados. Asumiendo como metodologia al Analisis Critico del Discurso, la autora comenta las ideologias presentes en la construccion discursiva de las identidades andinas y pone de manifiesto las diferentes luchas de poder existentes. Este libro, sin duda alguna, contribuye de manera innovadora al debate sobre la diversidad cultural y tiene utilidad no solamente como reflexion sobre el tema, sino ademas como demostracion de un metodo analitico cada vez mas difundido en nuestro medio.

Rosaleen Howard

Es catedrática de Estudios Hispánicos de la Universidad de Newcastle y fue hasta 2005 profesora de Estudios Lingüísticos Latinoamericanos de la Universidad de Liverpool, Inglaterra. Es especialista en Lengua y Sociolingüística Quechua y autora de diversos libros y artículos escritos en inglés y castellano.

  1. II. Bases teóricas para el estudio de las ideologías lingüísticas en los Andes

    1. §2.1 El concepto de identidad
    2. §2.2 El campo de las ideologías lingüísticas
    3. §2.3 Las ideologías lingüísticas en relación con la adaptación lingüística
    4. §2.4 La estandarización lingüística: generalidades
    5. §2.5 Resumen
  2. III. Métodos de investigación y análisis de las ideologías lingüísticas en los Andes

    1. §3.1 El concepto de “discurso”
    2. §3.2 El Análisis Crítico del Discurso (ACD) como metodología
    3. §3.3 Para investigar las ideologías lingüísticas: métodos de colección y procesamiento de los datos
  3. IV. Vivir la diversidad lingüística: subjetividades multilingües en los Andes

    1. §4.1 Vivir los repertorios lingüísticos
    2. §4.2 La relación con la lengua del “otro”
    3. §4.3 La (no) transmisión intergeneracional de la lengua materna indígena
    4. §4.4 La variación dialectal del quechua
    5. §4.5 El contacto lingüístico: causa y efecto de las ideologías
    6. §4.6 Resumen
  4. V. La identidad en las fronteras: posicionamiento discursivo en el campo social

    1. §5.1 La construcción discursiva de la identidad cultural como estrategia de posicionamiento
    2. §5.2 Resumen
  5. VI. Lenguas y saberes en el espacio intercultural: ideologías lingüísticas y educación

    1. §6.1 Experiencias del modelo educativo tradicional
    2. §6.2 Valor y necesidad de una educación en lengua materna
    3. §6.3 La interculturalidad como marco socio-filosófico de la EIB
    4. §6.4 Aplicación de la EIB en el aula
    5. §6.5 Oposición de los padres de familia a la EIB
    6. §6.6 Logros y ventajas de la EIB
    7. §6.7 Dimensiones sociopolíticas de la implementación de la EIB
    8. §6.8 Enseñanza del quechua en contextos urbanos (educación secundaria y superior)
    1. §6.9 Resumen
  1. VII. La palabra domesticada: ideologías en la planificación lingüística

    1. §7.1 Los contextos institucionales de la planificación lingüística en los países andinos
    2. §7.2 Las Academias de las lenguas quechua y aimara en el Perú y Bolivia
    3. §7.3 Polémicas en torno a la escritura del quechua
    4. §7.3.1.1 Polémicas ortográficas en zonas dialectales del quechua IIC
    5. §7.4 ¿Cómo tratar el contacto de lenguas en la planificación lingüística?
    6. §7.5 La normativización léxica para los fines de la EIB
    7. §7.6 La “colonización” de las estructuras mentales como efecto de la planificación lingüística
    8. §7.7 La lecto-escritura en lenguas vernáculas: un desafío cultural
    9. §7.8 Resumen
  2. VIII. Por los linderos de la lengua: puntos finales

  3. Apéndice I. Contextos institucionales de participación-observación y entrevistas

  4. Apéndice II. Documentos de campo

  5. Siglas utilizadas

  6. Bibliografía

Prefacio

1El objetivo de este libro es examinar el lugar que ocupan las ideologías lingüísticas en la construcción discursiva de las identidades culturales en las sociedades andinas hoy. Por ideologías lingüísticas entiendo el juego de creencias, opiniones y valores que dan forma a las actitudes de la gente hacia sus lenguas. Considero las ideologías lingüísticas como un factor intrínseco en la formación de las identidades, tanto a nivel del individuo como a nivel de la sociedad. Estas ideologías están doblemente articuladas en el discurso hablado: en un nivel, se integran a la forma misma del lenguaje; en otro nivel, el discurso constituye un vehículo (metalingüistico) para expresar opiniones sobre las lenguas y las identidades. En el capítulo II estas premisas serán elaboradas más a fondo.

2Se trata de un estudio comparativo que abarca el Ecuador, Perú y Bolivia, y considera de manera particular el período que va desde el año 1990 hasta el año 2003. La investigación se basa en testimonios verbales grabados por la autora en entrevistas semi-estructuradas que se realizaron entre noviembre del año 1998 y junio del 1999. Los entrevistados representan una variedad de posiciones sociales en cuanto a sus roles, lenguas y antecedentes culturales. En términos metodológicos, se desarrolla una perspectiva antropológico-lingüística que combina los intereses y las técnicas de la antropología cultural y la sociolingüística. Con esta finalidad, y donde sea apropiado, se aplicará el Análisis Crítico del Discurso a los testimonios (véase el capítulo III).

3El tema de las identidades ha preocupado sobremanera a los estudiosos de las sociedades andinas en los últimos quince años, debido a la aceleración de los procesos de modernización que van generando prácticas híbridas en diversas esferas: por ejemplo, la música, la danza, la vestimenta, las técnicas agrícolas, la medicina, la organización sociopolitica, la educación y los medios de comunicación1 Entre estos estudios hay varios que tratan el tema de la relación entre lengua e identidad, aunque normalmente los enfoques se limitan a una región específica dentro de un país. Lo novedoso de mi acercamiento a la temática es, por una parte, el enfoque pan-andino que ofrezco y, por otra parte, la aplicación del Análisis Crítico del Discurso al estudio de las ideologías lingüísticas.

4Para los fines de esta investigación he concentrado mi interés en zonas del Ecuador, Perú y Bolivia con poblaciones de habla quechua en contacto con el castellano. Tuve la oportunidad de retornar a varias localidades donde había efectuado trabajos de campo anteriormente, esta vez con nuevos interrogantes en vista, y aprovechando mi conocimiento previo de los lugares y las redes personales ya establecidas. Se trata por lo demás de zonas que presentan una gran diversidad en lo cultural y en cuanto a las variedades del quechua habladas. De acuerdo con el esquema clasificatorio de Alfredo Torero (1964, 1974), los varios sitios de estudio seleccionados representan dialectos pertenecientes a tres grandes agrupaciones del quechua: el quechua IIB (Cantón, Cañar, Ecuador), el quechua I (Tantamayo, provincia Huamalíes, Perú), y el quechua IIC (Cuzco y Bolivia). Por primera vez llevé a cabo trabajo de campo en el departamento del Cuzco (ciudad de Cuzco y provincia Chumbivilcas) y en la ciudad de Cochabamba. Retornar a Cañar y Tantamayo me permitió apreciar los cambios ocurridos después de veintidós años de ausencia en el caso de Cañar y de quince en el caso de Tantamayo.

5Mis estudios anteriores se centraron en aspectos etnolingüísticos del quechua, en la tradición oral y en cuestiones de sociología de la lengua. Esta vez indago no tanto en las prácticas comunicativas en sí, sino en los factores sociopsicológicos que influyen de manera subyacente en dichas prácticas. Mi finalidad será elucidar las ideologías que entran en juego para determinar la adquisición, la transmisión, o el abandono de una lengua, entendida ésta como una disposición cultural. La situación del quechua es mi tema principal; sin embargo, también haré referencia a la posición del aimara, hablado en el Perú meridional y Bolivia.

6Se contempla, por lo tanto, un estudio comparativo de tres países que tienen en común la experiencia de la colonización española, pero que han vivido dicha experiencia de diferentes formas, lo que da lugar en el momento actual a contrastes y similitudes. El enfoque comparativo a gran escala es inusual en los estudios andinos.2 Sin embargo, hoy en día se vuelve imprescindible, por el hecho del contacto creciente entre los tres países en cuestión, en el cual los pueblos indígenas participan de manera especial. Además, una perspectiva comparada ayuda a profundizar nuestra comprensión de los casos individuales y permite un análisis conceptual más desarrollado.

7Este estudio se dirige a todos los que se interesan en la problemática social de las poblaciones andinas: docentes y estudiantes universitarios, educadores, y planificadores del desarrollo social y educativo.

8Para mantener la confidencialidad, los nombres de los entrevistados han sido remplazados por seudónimos; los nombres de los lugares quedan sin cambiar.

Apoyo financiero

9Por su apoyo financiero generoso agradezco a varios organismos: en la fase de trabajo de campo conté con una beca del Leverhulme Trust (Reino Unido); la British Academy (Reino Unido) subvencionó el trabajo de transcripción de las entrevistas; una estadía residencial en el Netherlands Instituteof Advanced Study (NIAS, Wassenaar, Holanda, 2003 a 2004) me ayudó a avanzar el manuscrito de manera significativa; también conté con una beca de subvención al año sabático del Arts and Humanities Research Board (AHRB, Reino Unido).

Ayuda técnica

10Agradezco a Alfredo Quiroz Villarroel, quien efectuó la transcripción de las entrevistas grabadas, tanto en quechua como en castellano, como asimismo la traducción al castellano de los testimonios en quechua II. Gracias a Jorge Gómez Rendón por encargarse de la corrección del castellano del Prefacio y los capítulos I, IV, V, VI y VII, y la traducción del inglés al castellano de los capítulos II y III. Gracias también a Luz Villarreal, Andrew Jobling y Sharon Creese por la ayuda técnica prestada.

Agradecimientos

11Durante la mayor parte del trabajo sobre este libro ocupé un cargo de docencia e investigación en el Instituto de Estudios Latinoamericanos (ILAS) de la Universidad de Liverpool. Debo mis agradecimientos tanto a la Institución como a mis colegas y estudiantes en ILAS por su apoyo y colaboración durante esos años. En 1999 pasé un semestre en el Departamento de Lingüística de la Universidad de Santiago de Chile, donde aproveché el diálogo con colegas y estudiantes de postgtado interesados en temas de etnolingüística andina. Compartí el año lectivo 2003-2004 con colegas de diferentes países y diversas disciplinas en el NIAS de Holanda. Su compañía, y el apoyo del personal del NIAS, fueron un gran estímulo a mi proceso creativo.

12Desde 2005, la Universidad de Newcastle me ofrece un ambiente de mucho estímulo intelectual, particularmente entre los colegas de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Mi reflexión sobre temas de socio-lingüística andina debe mucho a intercambios con los colegas y amigos —andinos y andinistas— con quienes comparto temas de interés en común, entte ellos: Xavier Albó, Denise Arnold, Andrés Chirinos, Rufino Chu-quimamani, Lindsey Crickmay, Sabine Dedenbach Salazar, Luis Fernando Garcés, Juan Carlos Godenzzi, Marlene Haboud, Penny Harvey, César Itier, Nina Laurie, Luis Enrique López, Aurolyn Luykx, Alejandro Mendoza, Pieter Muysken, Patricia Oliart, Joanna Overing, Tristan Platt, Fabián Potosí, Pablo Regalsky, Inge Sichra, Gerald Taylor, Simon van den Kerke, Juan de Dios Yapita y Martha Zegarra. Fue un privilegio conversar largamente con Alfredo Torero, quien residía en Holanda durante mi estadía en ese país. Un “dios se lo pague” muy especial a Willem Adelaar, Olivia Harris y Nancy Hornberger por patrocinar mis postulaciones a los organismos becarios; otro a Willem Adelaar, Rodolfo Cerrón-Palomino, Pedro Plaza, Jane Freeland, Utta von Gleich y Patricia Oliart por haber prestado su tiempo y capacidad de expertos al revisar los capítulos en detalle. De manera particular, agradezco a Pedro Plaza por el “ánimo” que me daba durante el largo período de redacción, gracias a la correspondencia electrónica.

13Este libro no hubiera sido posible sin la colaboración generosa de las muchas personas con quienes dialogué durante el trabajo de campo en el Ecuador, Perú y Bolivia. Tengo la suerte de contar con la amistad de ciertas familias en cada país, desde ya muchos años, en cuyos hogares me hospedo, y quienes me hacen sentir como uno de los suyos: en Perú, la familia Ocaña en Lima, Huánuco y Tantamayo, y las familias Marticorena, Mallqui y Lastra en Tantamayo y Pariarca; en Bolivia, las familias Fernández y Murillo Villanueva en San Pedro de Buenavista y La Paz, y la familia Mareño en la comunidad de Sikuya; en Cañar, el “Hotel Ingapirca” me asegura una acogida familiar; a todos ellos: ‘diospagarisunkichik’.

Notas

1 Algunos estudios recientes sobre la convergencia de la tradición y la modernidad en las prácticas culturales andinas, por ejemplo, son: Cánepa Koch, ed. 2001, Stobart y Howard, eds. 2002, Romero 2004, Degregori, ed. 2005, Coronel-Molina y Grabner-Coronel, eds. 2005.

2 Larson (1999), Albó (1999) y otras contribuciones al tomo de Salomon y Schwartz (1999) son algunas excepciones importantes.

I. El panorama sociolingüístico andino: Ecuador, Perú y Bolivia

1Los países andinos, como muchos países latinoamericanos con una fuerte presencia indígena, están pasando por un período crítico de su historia política y social. En 1992, la conmemoración del quincentenario de la llegada de los españoles al territorio americano permitió la coalescencia de los movimientos sociales indígenas que habían venido reclamando sus derechos legales y políticos dentro del Estado-nación por largos años. Estos movimientos coincidieron con tendencias regionales y globales hacia la democratización. En la década de los noventa, la confluencia de tendencias produjo una coyuntura propicia a una revisión de la Constitución Política del Estado tanto en el Ecuador, como en Perú y Bolivia. Por primera vez estos estados dieron reconocimiento de jure al carácter multiétnico y pluricultural de sus poblaciones.1 Este cambio en la ideología oficial se expresa de manera particular en el uso que se ha venido aplicando del concepto de “inter-culturalidad” en los campos de la educación, de la salud y el jurídico. Como mecanismo discursivo, este concepto sostiene la formación gubernamental de políticas sociales que tomen en cuenta las particularidades culturales de sus poblaciones étnicamente diversas.

2Con todos los avances que se vienen haciendo en la formación de políticas sociales más equitativas, y a pesar de la emergencia de un discurso oficial para articular las ideologías democratizantes en la aplicación de dichas políticas, la dimensión lingüística sigue siendo sumamente ambivalente y problemática. Si bien el discurso de la interculturalidad, apoyado por la nueva letra de la Ley, busca elevar el estatus de las lenguas indígenas y pro-mocionar su uso en esferas formales de las cuales antes estaban relegadas, el ideal de la democratización lingüística es lento en traducirse en un cambio de actitudes sociales en el ámbito de la práctica. Los valores negativos muchas veces asociados con las lenguas originarias siguen formando parte de un juego de disposiciones culturales que tienden a reforzar la discriminación social.

3Al buscar la explicación de este desencuentro entre la política y la práctica, identifiqué dos corrientes. En primer lugar, la explicación puede encontrarse en factores estructurales arraigados en las sociedades bajo estudio, legado de los procesos opresivos de colonización en los cuales han participado todos los sectores desde hace cinco siglos.2 El hábitus de la colonización (para usar el concepto de Pierre Bourdieu) socializa a la gente a vivir de acuerdo con ciertas normas, habituándose al statu quo por generaciones. En el caso de las sociedades andinas, este hábitus ha estado en evolución constante debido al mestizaje cultural, proceso que ha dado lugar a la reestructuración social que caracteriza las naciones modernas de hoy. El espacio del mestizaje, no obstante, es un espacio conflictivo que genera ideologías culturales ambivalentes, como veremos.

4En segundo lugar, la explicación del desencuentro entre las formulaciones políticas referentes a la planificación lingüística, por un lado, y las actitudes y prácticas subjetivas en la base, por el otro lado, se puede buscar en la naturaleza misma de la lengua. La lengua es una dimensión de la práctica social particularmente difícil de someter a controles externos. Esta dificultad se debe explicar, por lo menos en parte, por el hecho de que la lengua está íntimamente ligada a nuestra ontología humana, así como también forma parte de nuestra identidad social. Sin la lengua difícilmente actuamos como individuos y como miembros de un grupo cualquiera. Mediante nuestra lengua construimos y negociamos las relaciones que tenemos con otros, en todo tipo de interacción social.

5Tal vez por la relación tan orgánica que se establece, entre el ser humano en la sociedad y la lengua que habla, la lengua de alguna manera “se pierde de vista”. En la vida diaria, la lengua suele ser un hecho no cuestionado. La planificación lingüística, al contrario, involucra volver visible la lengua e instaurar un proceso metalingüístico de reflexión consciente sobre ella. En este proceso de reflexión sobre los usos lingüísticos, los valores entran en juego. Las prácticas de otro modo “dadas por sentadas” son cuestionadas, y la lengua se torna en un objeto de polémica donde los intereses muchas veces opuestos de diversos grupos de hablantes, social y culturalmente constituidos, entran en juego. En el segundo capítulo volveremos a este tema de la relación entre lengua y ontologia.

§1.1 Las ideologías lingüísticas en los estudios andinos

6A partir de la colonización europea, las lenguas andinas entraron en concurrencia con el castellano y sufrieron consecuencias drásticas: perdieron prestigio, retrocedieron sus funciones sociales, se disminuyeron sus números de hablantes, y, si es que sobrevivieron, su evolución interna fue arrestada. La evolución interna de una lengua se relaciona intrínsecamente con su desarrollo externo, vale decir, con su vigor social y político, y con las actitudes culturales que influyen en su destino. En situaciones de colonización lingüística como la que prevalece en los Andes, la continua vitalidad (Sichra 2003) de una lengua hace indispensable una explicación que tome en cuenta el papel de las ideologías lingüísticas.

7Fueron hombres de iglesia quienes se encargaron de la documentación de las lenguas indígenas andinas en la época colonial temprana, y sus labores nos brindan una fuente indispensable para la historia lingüística: el diccionario y gramática del fray dominico Domingo de Santo Tomás (1995 [1560]) y el trabajo lexicográfico de los padres jesuitas Diego González Holguín, para el quechua cuzqueño (González Holguín 1993 [1608]), y Ludovico Bertonio para el aimara (Bertonio 1984 [1612]), por citar algunos ejemplos notables. Otra fuente que destaca para la reconstrucción histórica del quechua, además del interés de su contenido etnohistórico, es el llamado “manuscrito de Huarochirí”, siendo la edición de Taylor (1987) la que presta más atención a su dimensión lingüística.

8El registro histórico muestra que las ideologías lingüísticas han preocupado a observadores del Nuevo Mundo desde los primeros años de la Colonia; un comentario histórico detenido trasciende los límites de este estudio, por cuanto remito a los lectores a la compilación de Juan Carlos Godenzzi (1992) y al trabajo de Bruce Mannheim (1991: 60-79), que constituyen excelentes puntos de entrada al tema. Lo cierto es que tanto en el pasado como en el día de hoy, las ideologías lingüísticas construían campos discursivos heterogéneos caracterizados por puntos de vista polarizados entre sí. Fray Domingo de Santo Tomás, por ejemplo, representaba la perspectiva lascasiana que caracterizaba a su orden, a juzgar por sus palabras a propósito del quechua:

(...) Lengua pues, Su Majestad, tan polida y abundante, regulada y encerrada debaxo de las reglas y preceptos de la latina como es esta (...) no barbara, que quiere decir (segun Quintiliano, y los demas latinos) llena de barbarismos y de defectos, sin modos, tiempos, ni casos, ni orden, ni regla, ni concierto, sino muy polida y delicada que se puede llamar [...]. (De Santo Tomás 1951 [1560], Prólogo: 10-11, citado por Godenzzi 1992: 23).

9Fray Domingo se refiere específicamente a la estructura gramatical de la lengua. En cuanto a su vocabulario, sin embargo, en la época muchos opinaban que el quechua carecía de los recursos léxicos para expresar la doctrina religiosa cristiana, como declaró en 1579 el sacerdote franciscano Antonio de Zúñiga, por ejemplo: “[...] hay entre ellos lengua ninguna que sea bastante para declararles los misterios de nuestra Sancta Fé Católica, por ser todas ellos muy faltas de vocablos [...]”.3 La obra del mestizo Garcilaso de la Vega el Inca —hablante nativo del quechua— ofrece una reflexión sociolingüística bastante desarrollada sobre el uso del quechua por los hispanohablantes (Garcilaso de la Vega, el Inca 1966: 681-684). En tiempos modernos, Walter Mignolo comenta el tema de la colonización lingüística del Nuevo Mundo desde la perspectiva de los estudios culturales (1992).

10En el campo de la lingüística moderna, disponemos de extensas obras de lingüística histórica, descriptiva y comparativa referentes a las lenguas andinas y sus variedades dialectales. Me refiero, por ejemplo, a los trabajos sobre la dialectología quechua de Alfredo Torero (1964, 1974), Gary Parker (1963), Rodolfo Cerrón-Palomino (1987), Gerald Taylor (1984) y Willem Adelaar (1977), y sobre relaciones históricas entre lenguas y familias lingüísticas de Torero (2002) y Adelaar y Muysken (2004). Con respecto a las lenguas aru contamos, por ejemplo, con Liliane Porterie (1988), Lucy Briggs (1993) y Rodolfo Cerrón-Palomino (2000) sobre el aimara, y con Martha Hardman sobre la gramática jaqaru (1966). En los estudios descriptivos algunos autores se muestran conscientes de las fuerzas ideológicas que influyen en los modos de hablar, reproducir y archivar las lenguas como organismos vivos (Cerrón-Palomino 2003; Torero 1974). Sin embargo, la dimensión ideológica no es una preocupación específica en tal tipo de estudio.

11El tema de las ideologías tiene su lugar natural en la investigación sociolingüística. El lingüista peruano Alberto Escobar abrió el camino, sobra la base de proyectos de lingüística aplicada en colaboración con Inés Pozzi Escot y Wolfgang Wölck, que se plasmaron en su obra sobre la relación entre lengua y discriminación social en América Latina (Escobar, Alberto 1972a). El programa “Bilingüismo Quechua Castellano” que se llevó a cabo en ese contexto tenía entre otros objetivos la recopilación de información sobre ideologías populares entre hablantes de quechua y castellano, con temas como: uso de los idiomas, valoración de las variedades, identidades y actitudes lingüísticas.4 La década de los años setenta en el Perú vio políticas lingüísticas de Estado progresistas. Al final del gobierno militar de Velasco Alvarado se oficializó el quechua mediante el Decreto Ley 21156 del 27 de mayo de 1975 y, en el mismo año, el Instituto de Estudios Peruanos bajo la dirección del antropólogo José Matos Mar publicó las primeras gramáticas y diccionarios sistemáticamente compilados de los principales grupos dialectales de la lengua.5

12El compromiso de Escobar durante ese período se vio además demostrado con la publicación de una compilación de ensayos dedicados al multilingüismo en el Perú (Escobar, Alberto 1972b). De similar importancia es la edición especial de la revista Allpanchis dedicada al tema “Lengua, nación y mundo andino”.6 Nancy Hornberger enfoca las ideologías lingüísticas en Puno sobre la base de su experiencia con el proyecto de educación bilingüe implementado en esa zona en los años ochenta (Hornberger 1988b), y Eva Gugenberger (1995) estudia las actitudes lingüísticas en contextos bilingües de Arequipa. Para Bolivia, Xavier Albó examina los rasgos formales del contacto quechua-español y la variación sociolingüística en la ciudad de Cochabamba (Albó 1974). El libro de Inge Sichra sobre lengua y sociedad en dos provincias de Cochabamba en los años ochenta es otro aporte valioso al tema (Sichra 2003). El trabajo de Marleen Haboud sobre contacto quechua-español en la sierra ecuatoriana, basado en extensivas encuestas, también se orienta hacia las ideologías lingüísticas (Haboud 1998, 2004). En cuanto a la sociolingüística y etnolingüística aimara contamos con las publicaciones de Martha Hardman (1981, 1988) y numerosos trabajos en el campo de la antropología lingüística de Denise Arnold y Juan de Dios Yapita (p. ej. Arnold et al. 1992).

13Referente al período histórico, Bruce Mannheim incluye un análisis del colonialismo lingüístico y la hegemonía cultural, en su trabajo sobre la lingüística histórica quechua del sur peruano (Mannheim 1991: 61-109). Un tomo de Juan Carlos Godenzzi (1992) contiene ensayos acerca de las ideologías y políticas lingüísticas relacionadas al quechua tanto del periodo histórico como el moderno. La recopilación de César Itier brinda una contribución importante a nuestro conocimiento de las políticas lingüísticas en el período crítico del siglo xviii (Itier 1995).

14Los estudios antropológicos que enfocan los problemas de identidad en las sociedades andinas no suelen colocar el tema de la lengua en el primer plano. La etnografía del bilingüismo en el sur del Perú realizada por Penelope Harvey (1987, 2002) y el estudio etnográfico de una escuela normal aimara en Bolivia de Aurolyn Luyxk (1999) constituyen excepciones importantes. También lo es el análisis etnográfico de la implementación de la Reforma Educativa Boliviana de Arnold y Yapita (Arnold y Yapita 2000).

§1.2 El panorama sociolingüístico andino en cifras

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin