Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 7,45 € Lire un extrait

Lecture en ligne + Téléchargement

Format(s) : PDF

sans DRM

Los hijos de Juan

De
131 pages
Preámbulo: Por las calles empedradas de aquella lejana ciudad deambulaba aquella extraña mujer, abandonada por los años, abandonada por la vida, cargando sobre sus hombros todo un mundo de sufrimiento y de traición. Su paso lento, como quien no tiene prisa por avanzar con el tiempo, de equipaje, unos trapos viejos y una vida llena de dolor. Por las noches dormía donde el cansancio la venciese, recibiendo de la caridad humana quien le lanzara un trozo de pan, o lo que fuera para mitigar el hambre. Repitiendo una y mil veces más: “Seré la madre de mi sobrino, o la tía de mi hijo”, mientras se acariciaba sin cesar el vientre, ese vientre que en su interior albergaba hasta los confines de la amargura y del pecado, aquel petrificado feto que se negó a nacer.
Voir plus Voir moins

Vous aimerez aussi

2
Los hijos de Juan

3Rony Fer
Los hijos de Juan

Roman
5Éditions Le Manuscrit























© Éditions Le Manuscrit, 2007
www.manuscrit.com

ISBN : 2-7481-9590-6 (livre imprimé)
ISBN 13 : 9782748195903 (livre imprimé)
ISBN : 2-7481-9591-4 (livre numérique)
ISBN 13 : 9782748195910 (livre numérique)

6





A mi madre, que siempre creyó en mí y me alentó en
mis sueños é ilusiones, donde los demás dudaron.

RonyFer
. .

8





Los personajes me parecen muy reales y las
situaciones sumamente humanas. El final es sumamente
fuerte pero creíble.

Hay algunos momentos en que se telegrafía un poco
la relación padre/hijo pero creo que en una película
quizá sea posible disfrazarla un poquito más. Me gusta
mucho porque sentí de verdad que me estaba
sumergiendo en ese mundo, se percibe muy real y se
percibe que el autor realmente conoce esa vida.

Una obra fantástica y profunda, con un gran
contenido moral y humano.

Héctor Arriola, cineasta guatemalteco
PREÁMBULO
Por las calles empedradas de aquella lejana
ciudad deambulaba aquella extraña mujer,
abandonada por los años, abandonada por la
vida, cargando sobre sus hombros todo un
mundo de sufrimiento y de traición.
Su paso lento, como quien no tiene prisa por
avanzar con el tiempo, de equipaje, unos trapos
viejos y una vida llena de dolor.
Por las noches dormía donde el cansancio la
venciese, recibiendo de la caridad humana quien
le lanzara un trozo de pan, o lo que fuera para
mitigar el hambre.
Repitiendo una y mil veces más : “Seré la
madre de mi sobrino, o la tía de mi hijo”,
mientras se acariciaba sin cesar el vientre, ese
vientre que en su interior albergaba hasta los
confines de la amargura y del pecado, aquel
petrificado feto que se negó a nacer.
11
VAQUERO ERRABUNDO
Todo había sucedido algunos años atrás, aun
en plena adolescencia cuando hubo de
abandonar sus estudios para trabajar en aquella
hacienda cercana a la ciudad de Jutiapa y con
ello socavar las necesidades de la casa.
Su madre trabajaba desde ya hacía un buen
tiempo en la casa patronal como sirvienta, pero
el salario devengado no alcanzaba para cubrir
las necesidades más congruentes. Además, por
iniciativa propia, sabía que era él quien debía
llevar el sostén diario.
Después de todo, era el hombre del hogar y
debía asumir su responsabilidad como tal.
Había llegado el momento de ocuparse de su
madre, a quién le debía todo.
Cuando los niños de un tajo se convierten en
adultos, así, de pronto, en un abrir y cerrar de
ojos, sin tiempo de descubrir por etapas, el ciclo
normal de la vida, sin gozar de su infancia y de
sus mejores años.
13