Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 8,80 € Lire un extrait

Téléchargement

Format(s) : PDF

avec DRM

Partagez cette publication

Vous aimerez aussi

Introducción
En sus orígenes, Itzocan (o Izúcar) se destacó como un importante centro de civilización olmeca que dejó como testimonio excepcionales piezas de alfarería. Posteriormente atravesó una etapa de dominio teo-tihuacano —particularmente reconocible en la cerá-mica Anaranjado Delgado—; y su siguiente periodo estuvo representado por el Negro sobre Anaranjado y los olmeca-xicalanca, conquistados y expulsados de sus territorios hacia el año 1200 d. C.
A partir de esta fecha, los últimos tres siglos de la historia prehispánica de Itzocan se conîguraron por la presencia de diversos grupos, entre ellos los chi-chimecas, los mixtecos y los mexicas, así como al-gunos pueblos locales, quienes desarrollaron varias tradiciones cerámicas singulares e importantes por sus cualidades y su distribución geográîca. De ellas, algunas se reconocen como locales, mientras que otras fueron compartidas por esta región y otros importantes sitios del Altiplano Central.
Finalmente, a principios del siglo XVI, con la llegada de los españoles, la región se incorpora al sistema colonial y el mundo mesoamericano sufre una ruptura. Por supuesto, los estilos cerámicos se interrumpen y la historia prehispánica de Itzocan înaliza; a pesar de ello, algunos aspectos desarrollados durante esa época persisten hasta nuestros días, como el riego mediante acequias o canales.
3
1La identidad persiste
1.1 Nexapa Rojo sobre Bayo
Durante el periodo comprendido entre los años 900 y 1200 d. C. —conocido como Posclásico Temprano—, se consolidan importantes sitios fortiîcados en los valles de Matamoros y Epatlán, al igual que una cerámica elaborada en rojo sobre bayo, con decoración incisa, identiîcada con el nombre de Nexapa.
Los alfareros de Nexapa produjeron casi exclusivamente cajetes trípodes, que destacan por el grosor de sus paredes y la peculiar forma de sus soportes sonaja que terminan en punta. Las superîcies llevan abundante pintura rojiza y motivos simbólicos como la greca escalonada, cuyo contorno se delinea mediante incisión.
Expansión azteca a la región olmeca-xicalanca
Cajete trípode estilo Nexapa rojo sobre bayo.
Imagen de sitio fortiîcado representado en códice.
Nexapa es interesante porque, a pesar de sus particularidades, es la cerámica más emparentada —desde el punto de vista estilístico— con las producciones toltecas del Posclásico Temprano.
4
1.1.1 Río Nexapa
5
U na parte muy importante de la historia no escrita de la antigua Itzocan se encuentra en el cauce del río Nexapa, la fuente más importante de agua en la antigua Coatlalpan.
Originado en los deshielos del volcán Popocatépetl, este río representó la espina dorsal de las socieda-des prehispánicas quienes, desde épocas remotas, aprovecharon su caudal por medio de acequias, para regar adecuadamente sus campos de cultivo.
De esta manera, el Nexapa se convirtió en eje fun-damental para el desarrollo agrícola de los pueblos asentados en la región.
Agricultura.
Río Nexapa.
Acequias o canales.
1.2 La cerámica Epatlán
J unto con Nexapa, otra cerámica típicamente local fue Epatlán. Así lo conîrma el hecho de haberla lo-calizado arqueológicamente en Tepapayeca y en compilaciones de Matamoros y San Juan Epatlán. Su participación en otras colecciones particulares puede ser atribuida, con las reservas del caso, a la región.
Pero ante todo, ¿cómo es dicha cerámica? Su nombre completo proporciona una clara idea de sus características: Epatlán Café Oscuro con Pu-limento de Palillos.
Es una manufactura cuya extrema sencillez y ele-gancia se encuentran envueltas por el velo del mis-terio, ya que se desconoce la procedencia de su materia prima, así como a qué grupo o fracción de los diversos pueblos que habitaron la región puede ser atribuida.
Probablemente los ejemplares completos que ob-servamos en colecciones particulares provienen de tumbas ubicadas en sitios arqueológicos no explo-rados de los valles de Izúcar y Epatlán.
Cerámica Epatlán.
6
Cerámica Epatlán.