Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 4,99 € Lire un extrait

Téléchargement

Format(s) : EPUB - MOBI - PDF

sans DRM

Bogotá 450 años

De
379 pages

El pasado 6 de agosto, Bogotá cumplió 450 años de fundada. Con este motivo durante los meses finales de 1987 un grupo de investigadores que trabajan sobre distintos aspectos de la problemática de la ciudad capital de Colombia, decidimos reunir-nos para discutir la posibilidad de un trabajo colectivo que tomara como objeto de su reflexión la ciudad de Bogotá. Esta idea fue promovida en el marco del Convenio Foro Nacional por Colombia-Instituto Francés de Estudios Andinos. De hecho las dos instituciones aportaron en las sesiones semanales o quincenales que se realizaron con el grupo de investigadores invitados a tomar parte en la idea de producir un texto que trabajase sobre temas relevantes de la ciudad. En este grupo de reflexión tomaron parte todos los autores del presente texto y además se contó siempre con la entusiasta participación de Samuel Jaramillo, a quien debemos un reconocimiento público, pues, muchas de sus observaciones a los borradores presentados a lo largo del año, fueron incorporadas en la versión final que hoy entregamos a nuestros lectores. También contamos con la presencia de Helena Useche y Ligia Castro, de la Unidad de Vivienda y Desarrollo Urbano de FORO. La Coordinación operativa del grupo, lo mismo que las actas y relatorías de todas las sesiones que realizamos desde septiembre de 1987 y hasta agosto de 1988, estuvo a cargo de Clara Rocío Rodríguez, asistente de investigación en el convenio FORO-IFEA. Ella fue la encargada, igualmente, de la documentación del conjunto del proyecto. Como coordinador editorial quiero dar un agradecimiento público a todos ellos por sus aportes.


Voir plus Voir moins
Portada

Bogotá 450 años

Retos y realidades

Pedro Santana, Julián Vargas, Fabio Zambrano, Juan Díaz, Vincent Goueset, Fabio Giraldo, Hernando González, Néstor López y Irma Andrade
  • Editor: Institut français d’études andines, Foro Nacional por Colombia
  • Año de edición: 1988
  • Publicación en OpenEdition Books: 4 junio 2015
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821845152

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • Número de páginas: 379
 
Referencia electrónica

SANTANA, Pedro ; et al. Bogotá 450 años: Retos y realidades. Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 1988 (generado el 13 noviembre 2015). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/6879>. ISBN: 9782821845152.

Este documento fue generado automáticamente el 13 noviembre 2015. Está derivado de une digitalización por un reconocimiento óptico de caracteres.

© Institut français d’études andines, 1988

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

El pasado 6 de agosto, Bogotá cumplió 450 años de fundada. Con este motivo durante los meses finales de 1987 un grupo de investigadores que trabajan sobre distintos aspectos de la problemática de la ciudad capital de Colombia, decidimos reunir-nos para discutir la posibilidad de un trabajo colectivo que tomara como objeto de su reflexión la ciudad de Bogotá. Esta idea fue promovida en el marco del Convenio Foro Nacional por Colombia-Instituto Francés de Estudios Andinos. De hecho las dos instituciones aportaron en las sesiones semanales o quincenales que se realizaron con el grupo de investigadores invitados a tomar parte en la idea de producir un texto que trabajase sobre temas relevantes de la ciudad.

En este grupo de reflexión tomaron parte todos los autores del presente texto y además se contó siempre con la entusiasta participación de Samuel Jaramillo, a quien debemos un reconocimiento público, pues, muchas de sus observaciones a los borradores presentados a lo largo del año, fueron incorporadas en la versión final que hoy entregamos a nuestros lectores. También contamos con la presencia de Helena Useche y Ligia Castro, de la Unidad de Vivienda y Desarrollo Urbano de FORO. La Coordinación operativa del grupo, lo mismo que las actas y relatorías de todas las sesiones que realizamos desde septiembre de 1987 y hasta agosto de 1988, estuvo a cargo de Clara Rocío Rodríguez, asistente de investigación en el convenio FORO-IFEA. Ella fue la encargada, igualmente, de la documentación del conjunto del proyecto. Como coordinador editorial quiero dar un agradecimiento público a todos ellos por sus aportes.

Índice
  1. Presentación

    Pedro Santana R
  2. Santa Fe y Bogotá: Evolución histórica y servicios públicos (1600-1957)

    Julián Vargas Lesmes y Fabio Zambrano P.
    1. Bogotá: de la ciudad colonial a la ciudad republicana
    2. II. La evolución de los servicios públicos
  3. Algunas dimensiones del desarrollo de Bogotá

    Fabio Giraldo Isaza y Hernando González Murillo
    1. 1. Introducción
    2. 2. Características poblaciones
    3. 3. Bogotá y la reforma urbana
    4. 4. Algunas características económicas
    5. 5. La actividad edificadora en Bogotá
    6. 7. La descentralización administrativa de Bogotá
    1. 8. Conclusiones
    2. 9. Otras dimensiones de Bogotá
  1. Bogotá hoy: la crisis política y administrativa de la ciudad

    Pedro Santana R.
    1. 1. Del gobierno y la administración de la ciudad
    2. 2. La crisis de la gran ciudad
    3. 3. Bogotá en búsqueda de su administración propia
    4. 4. Las tentativas actuales de reforma político-administrativa
  2. 1978-1988: 10 años de comportamiento electoral en Bogotá

    Vincent Goueset
    1. I. Una participación electoral débil y desigual de sur a norte
    2. II. Las principales tendencias del comportamiento electoral en Bogotá (1978-1988)
    3. III. Las variaciones socio-espaciales
  3. Los servicios públicos en el Distrito Especial de Bogotá

    Juan Díaz Arbeláez
    1. 1. Los servicios públicos en Colombia: Panorama de desigualdades
    2. 2. Las empresas de servicios públicos de Bogotá
    3. Conclusiones
  4. Las finanzas del Distrito Especial de Bogotá una reestructuración necesaria

    Néstor López Fernández y Irma Andrade Q.
    1. Presentación
    2. 1. Los servicios públicos, fuente esencial de los ingresos distritales
    3. 2. El gasto público en el distrito especial
    4. 3. Resultados económicos de 1986 y 1987, expresión cuantitativa del sector social
    5. 4. Conclusiones
  5. A través de la vidriera

    Tomás Rueda Vargas
  6. Revista Cromos, agosto 1938

    Bogotá en 1938

    Luis Augusto Cuervo
  7. Bogotá, 1948: Servicios públicos

  1. Por Gustavo Samper Bernal
    1. I : Gobierno municipal de Bogotá
    2. II : Servicios de policía
    3. III : Servicios de higiene municipal
    4. IV : Servicio de acueducto municipal
    5. V : Vivienda popular
    6. VI : Servicios de comunicación y transportes
    7. VII : Servicios económicos
    8. VIII : Servicios culturales
  2. Zonas y barrios de Bogotá, 1948

    Alvaro Sanclemente
    1. Las zonas económicas y residenciales de Bogotá
    2. La zona cívico económica
    3. Las zonas residenciales centrales
    4. Las zonas estrictamente residenciales
    5. Las zonas industriales
    6. Las zonas mixtas
    7. Los barrios obreros

Presentación

Pedro Santana R

1El pasado 6 de agosto, Bogotá cumplió 450 años de fundada. Con este motivo durante los meses finales de 1987un grupo de investigadores que trabajan sobre distintos aspectos de la problemática de la ciudad capital de Colombia, decidimos reunir-nos para discutir la posibilidad de un trabajo colectivo que tomara como objeto de su reflexión la ciudad de Bogotá. Esta idea fue promovida en el marco del Convenio Foro Nacional por Colombia-Instituto Francés de Estudios Andinos. De hecho las dos instituciones aportaron en las sesiones semanales o quincenales que se realizaron con el grupo de investigadores invitados a tomar parte en la idea de producir un texto que trabajase sobre temas relevantes de la ciudad.

2En este grupo de reflexión tomaron parte todos los autores del presente texto y además se contó siempre con la entusiasta participación de Samuel Jaramillo, a quien debemos un reconocimiento público, pues, muchas de sus observaciones a los borradores presentados a lo largo del año, fueron incorporadas en la versión final que hoy entregamos a nuestros lectores. También contamos con la presencia de Helena Useche y Ligia Castro, de la Unidad de Vivienda y Desarrollo Urbano de FORO. La Coordinación operativa del grupo, lo mismo que las actas y relatorías de todas las sesiones que realizamos desde septiembre de 1987y hasta agosto de 1988,estuvo a cargo de Clara Rocío Rodríguez, asistente de investigación en el convenio FORO-IFEA. Ella fue la encargada, igualmente, de la documentación del conjunto del proyecto. Como coordinador editorial quiero dar un agradecimiento público a todos ellos por sus aportes.

3El texto que hoy entregamos es entonces fruto de un esfuerzo colectivo aunque la responsabilidad recae sobre cada uno de los autores. Es nuestro propósito que este esfuerzo colectivo no termine aquí, pues, de hecho se han hecho propuestas para continuar en el trabajo sobre la ciudad de Bogotá en aspectos que por lo pronto, este texto no consideró. La efemérides sirvió pues para una reflexión desde distintas disciplinas sobre la ciudad.

4El texto presenta inicialmente una visión histórica del desenvolvimiento de la ciudad desde su fundación. Los trabajos de Julián Vargas y Fabio Zambrano se detienen en los aspectos administrativos, de servicios públicos y de la vida de la ciudad en general desde la colonia. Presenta así mismo una visión crítica de todas aquellas teorías que suponen que “todo pasado fue mejor”, mostrando efectivamente que por lo menos el pasado de la ciudad de Bogotá para sus habitantes fue peor. Los aspectos trabajados por estos dos historiadores son congruentes con los siguientes capítulos del libro, son si se quiere su antesala.

5El capítulo de Fabio Giraldo Isaza ubica a Bogotá en el contexto nacional. La primacía urbana de la ciudad capital sobre el conjunto del país es un hecho reconocido, como lo es también el hecho que Bogotá durante los últimos años ha venido creciendo en importancia con respecto al conjunto de la malla urbana del país.

6Este crecimiento lo muestran claramente los indicadores económicos fundamentales.

7El gobierno de la ciudad y su estructura administrativa es mi aporte al texto. Un recorrido histórico de una Bogotá en búsqueda de su propio estatuto jurídico muestra claramente que entre nosotros la ciudad dista mucho de ser reconocida como hecho histórico, como hecho político y como realidad cultural. Bogotá no cuenta con mecanismos institucionales que permitan que sus habitantes tomen parte del gobierno de la ciudad. Muchas determinaciones que afectan la vida cotidiana de los ciudadanos son tomadas a espaldas de sus verdaderos intereses. Por otra parte, tampoco hay una verdadera conciencia ciudadana en los bogotanos y las organizaciones populares son débiles.

8El comportamiento político de los bogotanos durante los últimos 10 años es el capítulo presentado por Vicent Gueset. Se analizan aquí los resultados electorales, su distribución espacial en la ciudad, las tendencias del comportamiento político y la distribución social de la votación.

9Los servicios públicos son examinados por Juan Díaz Arbeláez, quien realiza un minucioso examen de la problemática actual de las principales empresas de servicios públicos domiciliarios de la ciudad: Empresa de Energía Eléctrica, Empresa de Acueducto y Alcantarillado, Empresa Distrital de Servicios Públicos y Empresa de Teléfonos de Bogotá. La deuda externa de estas empresas, su influencia en las finanzas distritales; las políticas erróneas con las que se han proyectado las inversiones; la ausencia de unas políticas coherentes en la distribución de los servicios domiciliarios y la problemática tarifaria son aquí explicitadas y examinadas.

10Finalmente, Néstor López presenta un examen de las finanzas públicas distritales, el problema del endeudamiento y la debilidad de las finanzas centrales del Distrito frente a la magnitud de los recursos y créditos del sector descentralizado.

11Un texto que enfoque la problemática de una ciudad particular intentando un análisis de sus distintos componentes es raro en el país. Los estudios sobre la ciudad también lo son. Quizás ésta es la herencia que nos ha legado una academia y una investigación que a lo sumo se ocupa de programas de desalío, que se quedan en las buenas intenciones o de estudios sectoriales. La ciudad debería ser objeto de mayor investigación y estudio. Quizás la mejor muestra de ello es que hechos como los 450 años de Bogotá, Cali, Pasto, etc., no produjeron obras que enfocaran la problemática de estas ciudades.

12Nuestra capital ha, llegado a los 450 años; con este propósito escogimos temas y problemas que nos sugirió la realidad bogotana de hoy y la historia de muchos años atrás. Abrimos este texto con una serie de artículos que muestran a la ciudad a comienzos del siglo, en sus 400 años y antes de la batalla del 9 de abril de 1948. Con ello nosotros quisimos sumarnos al examen de la Bogotá de hoy y de sus problemas, que siguen siendo como ayer, económicos, sociales y, obviamente, políticos.

13Santa Fe de Bogotá, octubre de 1988.

Autor
Pedro Santana R

Coordinador Editorial

Santa Fe y Bogotá: Evolución histórica y servicios públicos (1600-1957)

Julián Vargas Lesmes y Fabio Zambrano P.
Nota del autor

Note portant sur l'auteur1

Image 10000000000005CB000008CED295B337.jpg

Bogotá: de la ciudad colonial a la ciudad republicana

1La carencia de una cultura urbana entre los Muiscas no permitió establecer una continuidad entre los poblamientos prehispánicos y el núcleo urbano fundado en 1538. Los muiscas, a pesar de sus avances en otros aspectos, y de ser una de las culturas más desarrolladas y populosas del Nuevo Reino, en la Sabana presentaba pequeñas aglomeraciones de caseríos alrededor de la vivienda del Zipa. Por eso, la historia urbana de Santa Fe comprende una experiencia casi exclusivamente hispánica.

2Durante los primeros años posteriores a su fundación, la ciudad tuvo un carácter predominantemente militar. El peso de las huestes conquistadoras, se dejó sentir en el momento de asignar responsabilidades públicas; los capitanes y mariscales dominaron el Cabildo. La jerarquía militar fue la matriz del ordenamiento del poder, y en consecuencia, las cabezas militares tuvieron lugar privilegiado en el reparto de las prebendas representadas en encomiendas, solares, tierras y honores.

Una ciudad capital de 8.000 habitantes

3En cuanto al desarrollo de la ciudad, si bien en materia la impronta indígena no tuvo mayor repercusión, su alta concentración en la Sabana sí tuvo consecuencias importantes tanto en términos sociales como culturales. Hizo posible el surgimiento de una forma de vida señorial mediante la reducción de los aborígenes a una condición servil, tanto en el campo como en la ciudad. Al igual que en otras ciudades andinas, esta situación permitió crear una altiva casta de “vecinos” que utilizó las dignidades ciudadanas para su propio beneficio. En medio de los intereses cruzados de encomenderos y funcionarios de la Audiencia, la suerte de Santa Fe salió maltrecha. La ciudad del “águila negra” tuvo su primer desplume por la acción excluyente de la corona, la tiara arzobispal y el caballo del encomendero. Su cabildo, el principal motor del desenvolvimiento ciudadano, después de una primera época fue reducido a la impotencia. Tan sólo hasta 1571 se le hizo la asignación formal de tierras municipales propias (ejidos y dehesas) y sobre estos flacos réditos descansó su hacienda durante tres cuartas partes de su historia colonial. Con finanzas cortas, su capacidad de acción estuvo completamente recortada, disminuyó su prestigio y su poder de atracción sobre la élite criolla.

4El avance real como núcleo urbano de la Santa Fe recién fundada fue bastante lento. En contraste, una vez ganó el status de capital, las distinciones asociadas a tal rango se sucedieron rápidamente y, en menos de 15 años de su fundación, cuando todavía era una aldea, obtuvo todos los honores de gran ciudad. Con la concentración de las dignidades judicial, gubernamental y religiosa en continuo aumento, Santa Fe tuvo la impronta de una ciudad burocrática y eclesiástica, que reunía a las castas de letrados y jueces, de clérigos y frailes, las cuales influyeron definitivamente en el talante de su sociedad.

5Para comprender mejor este proceso debemos recordar que Santa Fe y todas las ciudades hispanoamericanas heredaron una tradición municipal muy fuerte. Durante la reconquista española de los territorios ocupados por los moros, las ciudades fueron baluartes del avance cristiano y como tales disfrutaron de “fueros” especiales que les permitieron autogobernarse y jugar un gran papel en la reconstitución del Estado español. Parte de sus avances, sus jurisdicciones y de su peso político será recortado una vez se consolida la monarquía; sin embargo, un gran cuerpo administrativo pasará a América para desempeñar un papel similar al realizado en España.

6Algunas de estas potestades tradicionales fueron reforzadas en los cabildos americanos. La independencia para operar, cuando todavía no se había constituido otras instancias de la administración, hizo que en ellas se reunieran sus principales vecinos, que actuaron con gran libertad y que ganaran un gran poder de facto. En su seno se concentró todo el poder del grupo blanco más poderoso: los encomenderos.

7Los encomenderos amparados bajo la triple condición de jueces, administradores y concejales de la ciudad, los tres papeles propios del cabildo, utilizaron para su propio beneficio la disponibilidad sobre indígenas y tierras. Así el cabildo colonial de Santa Fe en su primera época, de manera semejante a tantas ciudades hispanoamericanas, concentró todo el poder local.

8Esta situación que los convirtió en monopolizadores de la autoridad oficial y privada de las indias no se manifestó de manera semejante en la adecuada administración de la ciudad. Santa Fe, que tan solo logró acumular una pequeña población desmesuradamente inferior a su condición de centro administrativo, episcopal y educativo de todo un reino, no pudo desplegar los medios financieros y administrativos suficientes para el manejo de la ciudad. Los intereses de la ciudad se vieron atrapados entre los intereses “nacionales” de la Real Audiencia y la apatía de su élite que empezaba a desinteresarse por un cabildo cada vez más controlado y supervigilado por oidores, presidentes y arzobispos.

9De otra parte, en contraste con el tamaño de su prestigio, el patrimonio urbano de Santa Fe fue levantado más lentamente. Después de su fundación con una escasa población y sin muchos maravedies no se avanzó más allá de su traza original. Unas cuantas manzanas fueron edificadas y durante los primeros 40 años tan sólo los encomenderos pudieron levantar “casa alta” de teja y barro. En medio de los inmensos lotes y de calles con hierba atravesadas por tapias, se destacaban los bohíos como la principal vivienda en la tempranísima Santa Fe.

10A pesar de la precariedad física de nuestra ciudad, su privilegiada posición y el reverdecimiento económico de la producción sabanera, le dieron a finales del siglo xvi el primero de sus esquivos auges. Además de ser capital administrativa, Santa Fe fue durante esta época centro minero, punto obligado donde el oro y la plata de todo el país debían ser debidamente “quintados y marcados”. Sus haciendas, que todavía podían aprovechar una reserva generosa de mano de obra indígena, empezaron a exportar cereales (en especial trigo) a las regiones del Magdalena y la Costa. La afluencia de dinero privado y el nivel de gastos y mercancías fueron percibidos por Rodríguez Freyle como la primera “época de oro” de la ciudad.

11Sin embargo, fue tan sólo hasta la segunda mitad del siglo xvii cuando Santa Fe completó los rasgos definitivos que la distinguieron durante la mayor parte de su historia colonial. En gran parte esto se debió a que el cabildo, desde su fundación y por mucho tiempo, no tuvo el respaldo suficiente para emprender obras de envergadura. (Ver Diagrama No. 1).

12Después de esta media centuria de dinamismo, Santa Fe entró en un prolongado letargo que se extendió por más de un siglo, hasta fines del siglo xviii. Fue una ciudad estancada demográficamente, con una población principalmente indígena, regionalmente aislada, cuyo único crecimiento estuvo centrado en las actividades colaterales a la iglesia. Durante este lapso desarrolló una fisonomía que se mantuvo durante buena parte del período colonial. La Santa Fe de esta época no debió pasar de los 8.000 habitantes; con sus arcas en quiebra, el crecimiento urbano se mantuvo dentro del triángulo matriz formado por sus dos ríos, San Francisco y San Agustín, y sus cerros tutelares.

Diagrama No. 1. Crecimiento demográfico Santafé 1778-1912

Image 100000000000041A000002BC6DE6AC97.jpg

Fuentes:
Cuadro No. 1 Población de Bogotá. 1778-1964.
1778: 1779 y 1793 Vargas Lesmes (1988). pág. 14.
1800: Ibáflez, 1951, Tomo II.
1832: Gutiérrez, 1988.
1843: Mejia (1985). pág. 19.
1881: Dane, Estadísticas Histórica., 1975, pág 110.
1905: Martínez, Carlos, “Sinopsis...”.
1981 a 1964: Censo de población. Dane.

Cuadro No. 1. Población de Bogotá 1778-1964

Image 10000000000005BA000003B615F29EEB.jpg

Fuentes: 1778, 1779 y 1793 Vargas Lesmes, (1988), pág. 14.
1800: Ibáñez, 1951, Tomo II.
1832: Gutiérrez, 1988.
1843: Mejía (1985) pág. 19.
1881: Dane, Estadísticas Históricas, 1975, pág. 110.
1905: Martínez, Carlos, “Sinopsis...”.
1981 a 1964: Censo de población, Dane.

Pérdida de jurisdicción y estrechez financiera

13Para el siglo xvii el cabildo ya había sido despojado de su potestad para asignar tierras, juzgar indígenas y disponer de otros privilegios. La calidad de regidor había perdido el prestigio y la vistosidad social de antaño. Esto fue consecuencia de la lucha de oidores y funcionarios de alto nivel contra el cabildo como una forma de atacar indirectamente a sus cabildantes.

14Además de los precarios ingresos causados por el arriendo de sus tierras comunales, otras tarifas causadas dentro de su jurisdicción como lo fue el Ramo del Camellón, fueron escamoteadas por la Real Hacienda. Durante gran parte de su historia se vio reducida a un estado de inopia con su consecuente impotencia en todos los órdenes. En circunstancias extremas tuvo que mendigar, y con bastante alarde, fondos de las arcas reales interviniendo directamente ante el rey o declarándose en quiebra, pues durante varios años sus ingresos estuvieron bajo embargo.

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin