Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 17,99 € Lire un extrait

Téléchargement

Format(s) : PDF - MOBI - EPUB

sans DRM

Choquequirao

228 pages

La residencia construida para el último Inca y su familia red con técnicas y manos Chachapoyas, en un lugar tan remoto como el que ocupa Machu Picchu, es ahora conocida como Complejo Arqueológico Choquequirao. Huayna Cápac nunca la ocupó, pero sí sus descendientes, quienes resistieron el poder y la religión de un rey desconocido; así, durante 36 años fue extraña a los asedios de los conquistadores y escenario de convivencia de la élite inca con las etnias antis, amazónicas. Choquequirao se muestra hoy al mundo desde las alturas del distrito de Santa Teresa, La Convención, Cusco, como pétreo símbolo de la resistencia andina y nuevo icono de la identidad peruana.


Voir plus Voir moins

Vous aimerez aussi

Portada

Choquequirao

Símbolo de la resistencia andina (historia, antropología y lingüística)

Manuel Burga (dir.)
  • Editor: Institut français d’études andines, Fondo Editorial Universidad Nacional Mayor de San Marcos
  • Año de edición: 2008
  • Publicación en OpenEdition Books: 5 junio 2015
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821844261

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • ISBN: 9789972463907
  • Número de páginas: 228
 
Referencia electrónica

BURGA, Manuel (dir.). Choquequirao: Símbolo de la resistencia andina (historia, antropología y lingüística). Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 2008 (generado el 10 noviembre 2015). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/5979>. ISBN: 9782821844261.

Este documento fue generado automáticamente el 10 noviembre 2015. Está derivado de une digitalización por un reconocimiento óptico de caracteres.

© Institut français d’études andines, 2008

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

La residencia construida para el último Inca y su familia red con técnicas y manos Chachapoyas, en un lugar tan remoto como el que ocupa Machu Picchu, es ahora conocida como Complejo Arqueológico Choquequirao. Huayna Cápac nunca la ocupó, pero sí sus descendientes, quienes resistieron el poder y la religión de un rey desconocido; así, durante 36 años fue extraña a los asedios de los conquistadores y escenario de convivencia de la élite inca con las etnias antis, amazónicas. Choquequirao se muestra hoy al mundo desde las alturas del distrito de Santa Teresa, La Convención, Cusco, como pétreo símbolo de la resistencia andina y nuevo icono de la identidad peruana.

Índice
  1. Presentación

    Georges Lomné
  2. Prólogo

  3. Prefacio

    Manuel Burga
  4. Introducción

    Mario Meza Bazán
  5. Noticia del autor

    Mario B. Meza
  6. Primera parte. Varias geografías en una región

    1. Entre dos Ríos: Apurímac y Urubamba

      1. La región Quichua: entre Andahuaylas y Curahuasi
      2. La región de Vilcabamba
      3. La conquista Inca: incursiones e incanización (siglos xv y xvi)
      4. Conquistando la otredad
  7. Segunda parte. La resistencia de Vilcabamba: de la historia al mito

    1. Muerte de Huayna Cápac y lucha por la mascapaicha

      1. La marcha española al Cusco: inicio de la resistencia
      2. Resistencia desde Ollantaytambo
      3. Fracaso del sitio del Cusco
      4. Resistencia en Vitcos
      5. Vilcabamba: luchas y negociaciones
      6. La evangelización y despoblación en Vilcabamba
  1. Tercera parte. Nuevo símbolo nacional: olvido, encuentro, recuperación y realidad

    1. Choquequirao: de regreso a la historia

      1. Sitio arqueológico inca
      2. Choquequirao en los registros históricos: Cachora y Huanipaca
      3. Yanama
      4. Encuentro: Juan Arias Dias Topete, Cosme Bueno y Pablo José Oricaín
      5. Otras noticias reveladoras
      6. Recuperación: los viajeros franceses
      7. Eugène de Sartiges
      8. Léonce Angrand
      9. Realidad: Hiram Bingham
    2. Epílogo

    3. Bibliografía

  2. Annexos

    1. Informe antropológico. Etnias amazónicas en Vilcabamba, (siglos xvi al xx)

      Abdie Ramírez Ponce
      1. La etnia piro
      2. Las denominaciones lingüísticas piro
      3. La etnia matsiguenga
    2. Informe lingüístico

      Eunice Cortez Torres
      1. Acerca de la escritura
      2. Acerca del significado
    1. Agradecimientos finales

Presentación

Georges Lomné

J’ai vu cette cuna del oro, comme Moïse a vu la terre promise, des hauteurs d’Incahuasi. Comment avez-vous fait pour entrer dans ce nid d’aigle? Je n’y comprends rien.
Desde las alturas de Incahuasi he visto esta cuna del oro, como Moises vio la tierra prometida. ¿Cómo hizo Usted para ingresar a este nido del águila? No lo entiendo en absoluto.1
Charles Wiener a Léonce Angrand, 1877.

1El historiador italiano Cario Ginzburg escribe que «El nombre aislado, ni verdadero ni falso, [...] es el núcleo del mito».2 Así, los de Edipo, de la Atlántida o de Alejandro para la Europa occidental. ¿Por qué no el de Choquequirao para el Perú? Porque a la magia de un vocablo que remite a una «cuna del oro» real o metafórica, permanece asociada la gesta de los 36 años de resistencia inca. Esta terminó en 1573, cuando España y Europa acababan de triunfar en Lepanto. El mito de Vilcabamba se desarrolló entonces y Choquequirao, calificada de «Pueblo de la Plata», pudo nimbarse del misterio ligado a los tesoros desvanecidos de sus constructores. El primer mérito de este libro es precisamente el de restituir una historia a este sitio, más allá de lo legendario. El segundo, y no menos importante, es el de reparar la injusticia demasiado difundida según la cual Choquequirao no sería sino un Machu Picchu de segunda categoría. Una situación eminentemente paradójica, si se considera que nunca se olvidó la existencia de Choquequirao cuando entonces se ignoraba la de Machu Picchu. El juego de las comparaciones es, en sí, bastante vano pero, es cierto que Machu Picchu se vio beneficiado por el efecto de novedad ligado a su descubrimiento tardío y por los a priori que Hiram Bingham había forjado respecto de uno como de otro sitio.

2Francia puede enorgullecerse de haber contribuido desde muy temprano a mantener la memoria del sitio de Choquequirao. Así, el Fondo Contravalor Perú-Francia tenía que rendir homenaje a Eugène de Sartiges y a Léonce Angrand quienes revelaron la existencia del santuario al mundo científico. El rol del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) es aquí bastante modesto. Comprometido desde su creación, en 1948, en apoyar la arqueología andina, el Instituto ha proporcionado una parte del soporte logístico y humano de los estudios conducidos por Patrice Lecoq, que dependen de la Comisión de Excavaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. Pero, sobre todo, el IFEA tiene el inmenso placer de coeditar la presente obra con la decana de las universidades americanas, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Esta publicación, que es la continuación de la obra Choquequirao. El misterio de las Llamas del Sol y el culto a los Apus (2005), se inscribe dentro de la voluntad de contribuir a promover una imagen más rica y completa de su pasado precolombino, alejada de ciertos estereotipos. La realidad del «país de los Incas» está hecha de una madeja de pueblos y de influencias, en la que nada se reduce a una esencia sino a múltiples mestizajes. Choquequirao nos lo enseña: en esta ciudadela, cuyo nombre mezcla raíces de origen aimara y quechua, orfebres chimú convivían con sacerdotes cusqueños y, es muy probable, con albañiles chachapoyas. Por lo tanto, el cerro Corihuayrachina-Yanacocha, cuyos minerales de mica ofrecen reflejos de oro al atardecer, fue también cuna de lo andino.

Notas

1Citado en Pascale Riviale, Viajeros franceses en busca del Perú antiguo, 1821-1914. Lima: IFEA-PUCP, 2000, p. 158.

2 Carlo Ginzburg, «Mythe. Distance et mensonge», en A distance. Neuf essais sur le point de vue en histoire, traducido del italiano por Pierre-Antoine Fabre. París: Gallimard, 2001, p. 72.

Autor
Georges Lomné

Director del IFEA, UMIFRE 17, CNRS-MAEE.

Prólogo

1El Fondo Contravalor Perú-Francia, en julio de 2005, tuvo el honor de presentar la publicación Choquequirao. El misterio de las Llamas del Sol y el culto a los Apus. En este libro se dio a conocer los avances de la investigación científica y la puesta en valor del monumento arqueológico a fin de que se constituya en un destino turístico nacional e internacional. El libro informó y destacó el hallazgo de las 23 figuras ubicadas en los andenes del Sector 8, que representan a camélidos andinos y fueron bautizadas con el nombre de «Llamas del Sol».

2En esta oportunidad, el Consejo de Seguimiento del Fondo Contravalor Perú-Francia tiene la satisfacción de presentar el segundo libro Choquequirao. Símbolo de la resistencia andina que constituye la primera y más exhaustiva investigación histórica sobre este importante Complejo Arqueológico, desarrollada por un equipo de jóvenes investigadores peruanos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco, dirigido por el historiador Mario Meza Bazán.

3Atrás ha quedado en el recuerdo la primera reunión del Fondo Contravalor Perú-Francia, en el verano de 2003, en uno de los pisos del edificio del Ministerio de Economía y Finanzas. En aquel momento, solamente sabíamos que nuestra contribución, tanto de peruanos y franceses, se desarrollaría en el marco del «Acuerdo para la Ejecución de Operaciones de Conversión de Deuda para el Desarrollo Duradero», suscrito en 2002, entre los gobiernos de Francia y el Perú.

4Luego, vendrían sucesivas reuniones con el propósito de dar prioridad a las obras y los estudios del Proyecto Arqueológico Choquequirao, que fueron realizados por varias unidades ejecutoras. Sin embargo, en esta etapa, el misterio y enigma que emerge del imponente Santuario nos llenó de curiosidad y empezamos a interrogarnos ¿en qué época fue construido Choquequirao?, ¿con qué propósito y qué funciones tuvo?, ¿Choquequirao, fue realmente el refugio de los últimos Incas? Sólo estábamos seguros de que el reto era sentar las bases para que el sitio arqueológico se convirtiera en un producto turístico. De este modo, nos propusimos iniciar una nueva etapa en la puesta en valor del monumento arqueológico sin descuidar la investigación que brinde a los peruanos y al mundo una explicación histórica del mismo. Así, los miembros del Fondo Contravalor Perú-Francia optamos por iniciar las obras de los caminos, de la restauración, de la infraestructura turística, y, al mismo tiempo, impulsar las investigaciones científicas, históricas y arqueológicas desde una perspectiva multidisciplinaria para resguardar el carácter sagrado del monumento, llegar al encuentro de sus raíces ancestrales, que en el caso de Choquequirao nos acerca a uno de los últimos refugios de los Incas de Vilcabamba.

5La Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) fue la entidad encargada de ejecutar la investigación histórica. Fue con esta prestigiosa cuatricentenaria universidad, representada por la Fundación San Marcos para el Desarrollo de la Ciencia y la Cultura, que se celebra un convenio el 1 de julio de 2004. El rector, en ese momento Manuel Burga, con diligencia se constituiría en Asesor Académico Ad Honórem de la investigación.

6Pues bien, el libro Choquequirao. Símbolo de la resistencia andina elaborado por jóvenes investigadores cumple con su objetivo: contarnos la historia general y minuciosa de la región de Vilcabamba, y específicamente el área del Complejo Arqueológico de Choquequirao como región y como lugar simbólico de la resistencia inca a la conquista española, logrando el rescate de este lugar y de esta región para ubicarlo en el escenario de la realidad peruana, como un nuevo icono de la identidad nacional. ¡Tal es la sustantiva contribución de este libro! Es por ello que finalmente estamos seguros de que, de aquí en adelante, Choquequirao no será más un mito, ni un misterio, sino un antiguo poblado inca que hoy adquiere realidad plena.

7El libro está estructurado en tres partes a través de las cuales el lector ha de recorrer episodios y circunstancias del período preinca, de la hegemonía inca y de su declive. Beneficia de fotos tomadas por el arqueólogo francés Patrice Lecoq, quien, juntamente con un equipo franco-peruano, ha dedicado largos meses de investigación. Quizá, el momento de mayor impacto sea acercarnos al más significativo de la historia peruana, al repliegue de Manco Inca y la nobleza del Cusco hacia la región de Vilcabamba, desde donde se organiza la resistencia indígena que hizo que la nobleza real, encabezada por Manco Inca, Titu Cusi Yupanqui, Sayre Túpac y Túpac Amaru mantenga vivos el sentido de la rebeldía y la dignidad indígena inca. Como señala el autor, fueron 36 años de resistencia que estamos seguros debilitaron la solidez inicial del dominio español e hizo necesaria la alianza y concesión de ciertos privilegios a algunos linajes Incas, colaboracionistas, disidentes, que prefirieron la vida en el Cusco a las miserias en el refugio andino.

8El libro pone en evidencia que Choquequirao fue un lugar de confluencia, de intercambio comercial y cultural entre las etnias de los Andes y de la Amazonia al que los Incas no fueron ajenos. Un espacio donde viven etnias amazónicas shipibas del Ucayali, junto con asháninkas, piros y los manaríes, así como también los chunchos, moxos y chiriguanos. El autor señala que la conquista de Pachacutec y de los siguientes Incas se realizó a través de procedimientos, de acuerdos, negociaciones y alianzas con estas etnias de la Selva. Sin embargo, debemos de acentuar que los sitios ocupados por los Incas en Vilcabamba estuvieron situados en el territorio andino.

9Otro aspecto de singular importancia es el hallazgo histórico encontrado en el Archivo Regional de Apurímac, Abancay constituyéndose ahora en la referencia documental más antigua, pues data de 1661. Este documento es cincuenta años más temprano que el que diera a conocer el historiador Lorenzo Huertas, quien encontró un legajo de 1710.

10Antes de finalizar, queremos destacar el relato que el autor desarrolla en el epílogo, pues sintetiza el imaginario del mito que sobre Choquequirao tuvimos los peruanos hasta hace muy poco tiempo, dice:

«La interrupción de la vida real puso en marcha los mecanismos de invención de tradiciones que comenzaron a competir con viajeros, funcionarios y geógrafos que, seducidos por las imágenes populares, trataron de confirmar, desmentir o completar las numerosas versiones que trataban de definir el significado que tuvo Choquequirao».

11Con entera satisfacción, el Fondo Contravalor Perú-Francia hace entrega de esta valiosa obra que ha de permitir revelar a Choquequirao como nuevo símbolo de la identidad nacional peruana.

12Consejo de Seguimiento del Fondo Contravalor Perú-Francia

Prefacio

Manuel Burga

1El trabajo realizado entre los años 2004 y 2005 por el equipo de investigación histórica dirigido por Mario Meza Bazán, joven historiador sanmarquino —ahora en el Colegio de México preparando su tesis doctoral—, ha sido verdaderamente encomiable por tres razones fundamentales. La primera, por la juventud de todos ellos que les permitió mantener el entusiasmo, la disciplina y el interés ante un tema y un período de nuestra historia que usualmente se estudia mejor con las técnicas y métodos de la arqueología andina. La segunda, que posibilitó el encuentro de jóvenes investigadores de dos importantes universidades públicas, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Universidad Nacional San Antonio Abad de Cusco, en una empresa que los unió en un trabajo de colaboración e intercambio. Finalmente, se trata de una investigación que ha recibido el apoyo financiero del Fondo Contravalor Perú-Francia a través de un convenio específico suscrito entre la Fundación San Marcos para el Desarrollo de la Ciencia y la Cultura y el mencionado Fondo, en la que también han intervenido representantes del Ministerio de Economía y Finanzas, en una inusual tarea académica de plantear preguntas, cuyas respuestas interesaban para establecer la continuidad de esta publicación con el libro Choquequirao. El misterio de las Llamas del Sol y el culto a los Apus (Lima, 2005), publicado asimismo por el Consejo de Seguimiento del Fondo Contravalor Perú-Francia.

2Tuvimos varias reuniones de trabajo preliminares, en realidad conversaciones sobre el diseño y naturaleza del trabajo futuro, en el despacho del rectorado de San Marcos, en las que participaron asiduamente Linda Lema Tucker y Patrick Flot, Consejero Cultural y de Cooperación de la Embajada de Francia, ambos miembros del Fondo Contravalor Perú-Francia y en las que —por supuesto— estuvo Mario Meza Bazán para escuchar sugerencias, recomendaciones y preguntas a las que debería responder el equipo multidisciplinario que estaba por emprender la investigación. Creo que luego de varias reuniones, cuando paralelamente se había conformado el equipo de investigación, concluimos que había varios grandes temas a estudiar para entender la suerte de Choquequirao en el período de dominación colonial hispánica. Entre ellos nos parecieron prioritarios los siguientes:

  • Establecer la naturaleza de La Convención (o la vieja Vilcabamba) como región geográfica ubicada entre los ríos Urubamba, al este, y el Apurímac, al oeste, que construye su unidad a través de redes de intercambio, comunicación y del incesante tráfico de nativos y de sus artefactos culturales;
  • Definir la progresiva y sutil instalación del dominio inca en esta región —antes de la conquista española— a través de originales modalidades de penetración, más políticas, simbólicas y culturales, que de simple conquista militar de las poblaciones nativas de esta región;
  • Describir la resistencia inca desde esta región (convertida ya en refugio y en base de operaciones) hasta la captura y muerte de Túpac Amaru I en 1573;
  • Estudiar el ocultamiento, luego de la muerte del último inca, de muchos de los centros poblados inca de esta región, como Vitcos, Choquequirao e incluso Machu Picchu, y su posterior visita, redescubrimiento e incorporación dentro del patrimonio histórico nacional.

3Considero que estos cuatro grandes temas han sido bien estudiados en el presente libro, que originalmente fue —como el compromiso suscrito lo establecía— un largo informe escrito por Mario Meza Bazán, que ahora aparece lógicamente como autor del libro, acompañado por un informe antropológico de Abdie Ramírez y uno lingüístico de Eunice Cortez, que lo desarrollan y complementan muy bien.

4Es necesario advertir de inmediato, tanto para los autores como para los lectores de este libro, que se ha hecho un intenso trabajo de edición, como consecuencia de lo cual ha sido necesario darle un nuevo título al informe, recortar las citas muy largas, reducir el número original de páginas, hacer una corrección de estilo inicial bajo la responsabilidad de Jacobo Alva y conciliar la toponimia con aquella usada en el mencionado libro Choquequirao; dejando sin embargo, que los autores expresen cabalmente sus puntos de vista, sus conclusiones y propuestas, tal como las formularon originalmente. Esto lo hace verdaderamente un libro colectivo, de autoría compartida, pero dada la desigual participación de los integrantes del equipo de investigación —y para ser justos— hemos conservado la autoría de Mario Meza como responsable del equipo y autor del informe final.

5Ambos informes anexos, el antropológico y el lingüístico, son verdaderamente interesantes y complementarios del texto principal. Sus autores han sido miembros del equipo de investigación, han visitado la zona, trabajado en diversas ciudades de la región y apoyado —desde sus especialidades— el trabajo del responsable. El texto de Abdie Ramírez Ponce lo encuentro muy revelador y bien informado: nos habla de dos grandes grupos étnicos amazónicos, los Piro y los Matsiguenga. Ambos grupos viven ahora en La Convención, antes Vilcabamba, en el Bajo Urubamba y el Alto Ucayali, y han mantenido relaciones bélicas, amistosas y de intercambio con las poblaciones altoandinas desde la época inca y muy probablemente preinca. La mirada antropológica, a partir de los informes de los misioneros por ejemplo, nos acerca a la intimidad de la historia de estos grupos amazónicos y por eso quizá hallamos una relación, entre los Piro, Matsiguenga e Incas, más bien horizontal, simétrica, de intercambio, amistad y aun de colaboración, lo que de alguna manera muestra las sutiles y encubiertas maneras de conquista que desarrollaron los Incas. El informe lingüístico de Eunice Cortez Torres es también muy interesante, por su rigor técnico y el recurso al trabajo de campo y a una abundante bibliografía. Sorprende que las poblaciones cercanas a Choquequirao no sepan el significado de esta palabra, tal vez por su raíz aimara. Pero sí nos interesa verdaderamente la conclusión de Eunice Cortez cuando nos dice que el significado de Choquequirao es «cuna del oro», pero que en realidad la palabra oro aquí tiene un valor metafórico para indicar la importancia o alto rango original de este lugar.

6Finalmente, quisiera expresar nuestro sincero agradecimiento a Linda Lema Tucker y Patrick Flot; la primera ha sido un estímulo y una exigencia constante para que este proyecto culmine en la forma actual de libro. A Mario Meza, Abdie Ramírez, Eunice Cortez y a todos los que participaron y han hecho posible el resultado exitoso de este proyecto de investigación histórica. Hacer la historia de un monumento arquitectónico que no ha dejado huellas documentales de su construcción, uso y posterior abandono, no es una tarea sencilla y obliga —más bien— a mirar la periferia y a proceder por deducciones y analogías. Mas felizmente se han encontrado documentos que aluden a la zona, a las poblaciones vecinas de Choquequirao y luego se ha hecho una detallada presentación del itinerario de esta «ciudad perdida», llacta sagrada o profana, llacta de las esbeltas y delicadas llamas del sol, lugar donde se practicaba el culto a los Apus, que dio tanto trabajo a la imaginación y fantasía de la gente del lugar, para encender así la codicia o la curiosidad de los funcionarios, protogeógrafos, viajeros y expedicionarios modernos, como Hiram Bingham. Ahora nuestro joven equipo de investigadores, sin siquiera habérselo propuesto, también se incorpora a este cortejo, con la esperanza y deseo de contribuir a un mejor conocimiento de Choquequirao, sin duda alguna un nuevo símbolo de la identidad nacional peruana.

Introducción

Mario Meza Bazán

1El Complejo Arqueológico Choquequirao es parte de un conjunto de construcciones prehispánicas que por sus rasgos y características arquitectónicas datan del período inca. Se ubica en los límites de las provincias de Abancay (Apurímac) y La Convención (Cusco) y forma parte actualmente del Parque Arqueológico de Vilcabamba. Lo visitan investigadores y turistas de aventura que llegan por diferentes rutas de acceso, las mismas que datan de la época prehispánica. Las referencias históricas al sitio, si bien establecen una relación con el período inca, aún no muestran informaciones precisas; sólo contamos con estudios arqueológicos que nos confirman, de manera indudable, que se trata de un monumento arquitectónico inca. Las noticias más antiguas de Choquequirao las ofrecen exploradores y buscadores de minas que recorrieron la región desde el siglo xviii y que llegaron a conocerlo con su nombre actual, el mismo que se traduce como «cuna de oro» o también «montaña metálica». La referencia más antigua del lugar que se conoce es un «Memorial de cuatro ciudades Incas», publicado por el historiador Lorenzo Huertas en la revista Historia y Cultura, del Instituto Nacional de Cultura, vol. VI del año 1973. Este documento de 1710, que describe un conjunto de «ciudades de la gentilidad», asocia precisamente a Choquequirao con la región de Vilcabamba. Ahora podemos indicar que la investigación realizada por el equipo de investigadores de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y de la Universidad Nacional San Antonio de Abad del Cusco (UNSAC), en los años 2004-2005, nos ha permitido descubrir nueva documentación que sustenta los resultados que ahora ofrecemos.

2Las fuentes revisadas hasta hoy, impresas y de archivos, establecen efectivamente una unidad regional conformada por las áreas ubicadas entre los ríos Apurímac y Urubamba; es decir entre la zona serrana de Abancay y la ceja de selva del Cusco. Nuestro punto de partida para esta investigación parte entonces por ver el Complejo Arqueológico Choquequirao desde una perspectiva histórica amplia, tratando de entender la función política, militar, religiosa y económica de esta región entre los siglos xv y xvi y cómo evolucionan durante la historia inca, con la caída del Tahuantinsuyo y durante la conquista y dominación española. El primer objetivo, por tanto, es indagar y explicar históricamente cómo la región de Vilcabamba, y específicamente el área del Complejo Arqueológico Choquequirao, entran en la historia andina en los siglos xv y xvi; es decir, entre el período preinca, la hegemonía inca y el declive de ésta. Un segundo objetivo, más concreto aún, es sustentar ello con evidencias documentales, así como con datos etnológicos y lingüísticos. El tercer propósito es explicar cómo el Complejo Arqueológico reingresa a la historia peruana como un objeto de interés cultural y científico.

3Considero necesario enfatizar que la parte central de esta investigación analizará el proceso de incanización de la región, su impacto en la zona del Apurímac y las etnias de Vilcabamba, su situación a la llegada de los españoles y el papel que jugó esta región en la historia Inca, especialmente en el período de refugio de los incas en Vilcabamba. Al respecto abordaremos tres grandes temas. El primero será la incanización, que contribuyó a la unificación de esta región desde el momento en que se introdujeron nuevas formas de producción y organización política y social en torno al poder hegemónico inca. El segundo tiene que ver con el cambio regional producido bajo los gobiernos de Pachacútec y Túpac Inca, por el particular interés de las élites gobernantes incas (panacas) en asentar grupos colonizadores (mitmas), y posiblemente yanaconas, dedicados a la producción agrícola y a la extracción de minerales, además —lo que parecería más importante por el estudio etnohistórico de los antropólogos— de la obtención de productos selváticos como las plumas de aves, animales y objetos propios de esta región, con un gran valor simbólico para los incas. El tercer tema tiene que ver con la conquista española; es decir, con el tránsito de esta región de ser una zona de colonización inca en un lugar de refugio y supervivencia de las antiguas élites gobernantes cusqueñas, creando así un espacio político, económico y militar de resistencia y negociación frente al régimen colonial español. Luego, con la derrota inca y triunfo español, esta zona se convierte en un espacio periférico y abandonado.

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin