Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 8,80 € Lire un extrait

Téléchargement

Format(s) : EPUB

avec DRM

Partagez cette publication

Publications similaires

Vous aimerez aussi

Introducción
1 os mexicas conformaron uno de los pueblos más importantes del Mé-L xico antiguo, cuya consolidación y expansión data delPosclásico Tardío(1200-1521 d. C.), periodo anterior a la conquista deTenochtitlan. Llegaron a la cuenca de México cuando las otras tribusnahuasya habían ocupado las mejores tierras. Se establecieron de manera temporal en varios lugares hasta que, libres de todo sojuzgamiento, lo hicieron definitivamente en un pequeño islote designado por la voluntad deHuitzilopochtli, su dios tutelar.
Huîtzîopochtî, dîos tutear de os mexîcas, ordenándoes abandonar Aztan*.Tira de La peregrinación.
Pese a sus inicios precarios, alcanzaron gran pujanza en un corto tiempo y se convirtieron en una de las mayores potencias bélico-expansionistas del México prehispánico. Esta forma de configuración del Estado mexica, lo mismo que la práctica sistemática de sacrificios de cautivos extranjeros, les permitió entrar en contacto con una gran variedad de pueblos de lengua y
* La lengua náhuatl es naturalmente grave y, por lo tanto, sus palabras se acentúanen la penúltima sílaba sin necesidad de acento ortográfico. Todas las palabras son graves, adiferencia del español en el que existen agudas, graves, esdrújulas y sobreesdrújulas. Siguiendo este principio, en esta obra no se acentuaron las palabras en náhuatl.
Índîce
7
Introduccîón
costumbres diferentes, a los que impusieron tributo. La guerra y la sujeción tributaria fueron una de las causas que promovieron relaciones interétnicas 2 entre los grupos nahuaslos que vivían en la cuencay los extranjeros de lengua.
Extensîón de Imperîo mexîca (Según López Austîn y López Luján).
Imperîo mexîca
Trîpe Aîanza
Unîdades poítîcas îndependîentes
Camîno a Soconusco
Pero las culturas de la periferia acusaban gran cantidad de costumbres que no se ceñían a las prácticas mexicas: el alimento, el tratamiento corporal, la manera de vestir, de ataviarse o las características de los sacrificios, entre otros rasgos. El hecho de que los extranjeros hablaran una lengua distinta al náhuatl fue uno de los criterios esenciales que configuró su alteridad. Basta
Índîce
8
Introduccîón
revisar el librox,capítuloxxix,delCódice florentinoelaborado por el fran-ciscanoBernardino de Sahagúndurante la segunda mitad del sigloxvicon la colaboración de informantes nahuaspara conocer la opinión de los mexicasy los nahuas en general respecto de sus vecinos extranjeros, cercanos y distantes. En ese texto se expone unavisión nahuacéntricade los diferentes grupos étnicos, pues no solamente se remite a describir sus rasgos físicos y formas culturales sino que los critica y contrapone con los propios, tenidos por ideales. Esto se ve muy clara y esquemáticamente cuando se habla de los 3 otomíesy loscuextecas. Al señalar las supuestas faltas, en lugar de hacer una descripción objetiva de las mismas, exaltaban el sistema moral mexica. Todo aquello que no comulgara con tal sistema devenía en una transgre-sión. Así, el extranjero fue construido como un ser inmoral, además de ser 4 identificado por su torpeza e inhabilidad. Igualmente, la manera en quelos mexicas se expresaban de los extranjeros no nahuas reflejó los conflictos bélicos que mantuvieron con ellos, pues todos fueron considerados enemigos del Imperio al oponerse continuamente a los embates militares y resistirse al tributo. Además del sistema moral, el extranjero también fue incorporado en el ritual, el mito y la guerra, y desempeñó papeles religiosos y sociales importantes.
Sacrîicîo humano por extîrpacîón de corazón. Códice lorentino.
Índîce
9
Introduccîón
Los otomíes fueron representados con e cabeo argo y una manta confeccîonada con pîees de anîmaes de monte.Códice lorentino.
Pero los mexicas también reconocieron y repudiaron en su propia comunidada quienes no satisfacían del todo los requerimientos sociales y morales, como los jóvenes que no respetaban los mandatos paternos, los aficionados a la bebida, los vagabundos, los locos o las mujeres de comportamiento “alegre”.
Tanto los extranjeros como los marginados sociales compartieron muchos rasgos de inmoralidad; de hecho, sus identidades podían fundirse en una: el varón cuexteca se asemejaba al borracho y al loco; la mujer y el hombre otomíes, a la prostituta y al vagabundo, respectivamente. Constituyeron los anti-ideales mexicas, tal como sucede en el proceso general de definición de uno mismo a partir de una identificación negativa; es decir, lo que no se es.
Prostîtuta portando lores y con eementos acuátîcos.Códice lorentino.
Índîce
10
Los sistemas moral y de comportamiento mexicas
l ideal moral mexica se condensaba en el adagiotlacoqualli in monequi, E 5 ‘el buen medio es necesario’, que exhortaba a la moderación en el vestir, el caminar, el hablar, el comer y en el comportamiento sexual. Tal principio fue expresado mediante un conjunto de discursos admonitorios llamadoshue-huetlatolli, ‘palabra antigua’. Los de carácter familiar eran de uso cotidiano tanto en la nobleza como entre artesanos ymacehuales. Incluían formas de cortesía, consejos, exhortaciones y amonestaciones que hacían los 6 padres a sus hijos.
Seguramente hubo diferencias no sólo retóricas en loshuehuetlatollicorrespondientes a cada clase. Por ejemplo, si bien la moderación era promovida en todos los estratos so-ciales, eran los gobernantes quienes
Dîosa mexîca con a típîca postura corpora femenîna: de rodîas. AcervoFCAS. RegîstroINAH: 1041-210.
Hombre mexîca con a típîca postura corpora mascuîna: de pîe. Museo Nacîona de Antropoogía.
Índîce
11
Un gobernante exhorta a su puebo.Códice lorentino.
practicaban la más estricta regulación del comportamiento para justificar sucondición de superioridad ante el gruesode la población macehual. Es así como el noble se separaba del rústico campesino, mientras que, en otro nivel, este código de comportamiento separaba a la etnia mexica de todas las demás y colocaba a la figura del extranjero en el extremo opuesto del comportamiento correcto.
La forma de caminar
Amonestaba un padre a su hijo diciéndole:
Tú debes ser prudente en los viajes, pací-ficamente, calmadamente, tranquilamente […] tú vas, tú tomas el camino, viajas. No lances mucho tus pies, no los alces alto,no brincarás, a menos que tú seas nom-brado tonto, desvergonzado. Ni vayas muy 7 lento, ni arrastres los pies. […] ni con mucha prisa ni con mucho espacio, sino 8 con honestidad y madurez [irás].
Los sîstemas mora y de comportamîento mexîcas
Un padre exhorta a su hîjo a buen comportamîento.Códice lorentino.
De lo contrario, señala Sahagún, serían llamadosixtotomac cuecuetz.
A la joven noble se le pedía que caminara sin precipitación, esto es, sin desasosiego 9 (cuecuetzyotlsin deambular, porque) y de lo contrario se volvería ostentosa; de-bía andar a lo largo del camino con la cabeza inclinada, sin mostrar orgullo; no debía ir viendo de un lado a otro
Índîce
12
ni hacia arriba, pues eso indicaría hipocresía. Tampoco debía actuar aver-gonzadamente ni cubrirse la boca y de ninguna forma mirar fijamente a los
10 ojos. Ni muy de prisa ni muy lento se debía andar, ni alzando mucho los pies ni arrastrándolos; en línea recta y sin movimientos ondulantes.
Mujer nobe.Códice lorentino.
La vestimenta y el arreglo personal
El tipo de vestido constituyó un lenguaje que comunicaba la condición de la per-sona: clase social, etnia y edad; asimis-mo indicaba un tipo de comportamiento y la actitud que se debía tener ante un determinado sujeto. Es posible que los nahuas relacionaran ciertos atuendos yadornos con conductas específicas, pues la mesura en su vestido se im-puso sobre el exceso y la ostentación.Ni hombres ni mujeres debían ataviarse con ropas llamativas (topallotl), esto es, plagadas de adornos, porque tal
Los sîstemas mora y de comportamîento mexîcas
cosa implicaría vanidad, “poco seso y locura”; pero tampoco debían llevar an-drajos (tzotzomatli), “señal de pobreza y bajeza” para los nobles y de ridículo 11 para el resto de la sociedad.
Existían consejos muy precisos para llevar adecuadamente la tilma o manta. A un jovenpillise le prohibía ir arras-trándola o llevarla muy colgada, de manera que anduviera tropezando con ella.Tampoco la anudaría tan corta que le quedara muy alta, ni la amarraría por
Índîce
13