Cette publication ne fait pas partie de la bibliothèque YouScribe
Elle est disponible uniquement à l'achat (la librairie de YouScribe)
Achetez pour : 5,99 € Lire un extrait

Téléchargement

Format(s) : MOBI - PDF - EPUB

sans DRM

Partagez cette publication

Du même publieur

Portada

Mentalidad social y niñez abandonada en La Paz (1900-1948)

Laura Escobari de Querejazu
  • Editor: Institut français d’études andines, Plural editores
  • Año de edición: 2009
  • Publicación en OpenEdition Books: 3 junio 2015
  • Colección: Travaux de l’IFÉA
  • ISBN electrónico: 9782821844346

OpenEdition Books

http://books.openedition.org

Edición impresa
  • ISBN: 9789995412418
  • Número de páginas: 281
 
Referencia electrónica

ESCOBARI DE QUEREJAZU, Laura. Mentalidad social y niñez abandonada en La Paz (1900-1948). Nueva edición [en línea]. Lima: Institut français d’études andines, 2009 (generado el 10 noviembre 2015). Disponible en Internet: <http://books.openedition.org/ifea/6156>. ISBN: 9782821844346.

Este documento fue generado automáticamente el 10 noviembre 2015. Está derivado de une digitalización por un reconocimiento óptico de caracteres.

© Institut français d’études andines, 2009

Condiciones de uso:
http://www.openedition.org/6540

Mentalidad social y niñez abandonada. La Paz, 1900-1948 es un estudio sobre los niños abandonados, la evolución del concepto de niño, el proceso de construcción de la sensibilidad social y pública en torno a ellos y la creación de instituciones que los salvaguarden. Esta temática no sólo resulta relevante en sí misma, sino también queda revalorizada por las problemáticas colaterales que conlleva y que aluden a un conjunto de aspectos que permiten ver el funcionamiento de una sociedad.

De ahí que el libro no se limite únicamente a estudiar la trayectoria de instituciones y asociaciones ligadas a los menores como la Sociedad Católica de San José (1878), el Hospicio de San José, la Sociedad Protectora de la Infancia (1909) -el Asilo u Hogar Villegas-, el Patronato Nacional de Huérfanos de Guerra y el Patronato Nacional del Menor. Tampoco se centra en exclusiva en los sectores sociales/étnicos más afectados como serían los niños de origen blanco y mestizo. Además de ofrecer el entramado asociativo e institucional mencionado y de caracterizar el tipo de niño sujeto de la beneficencia, para responder a la pregunta central acerca de "cómo las casas de acogida de huérfanos que existían en La Paz recogieron la nueva concepción del menor en general y del abandonado en especial"(p. 303), Laura Escobari de Querejazu ha ampliado su margen de acción historiográfica.

Consecuencia de ello es un texto complejo que hace girar en torno al niño abandonado y su tutela un cuantioso número de problemas.

Laura Escobari de Querejazu

Laura Escobari de Querejazu, boliviana. Licenciada en Historia por la Universidad Mayor de San Andrés y Doctora en Historia y Geografía por la UNED de Madrid, España. 24 años catedrática de Historia de Bolivia Colonial en la Universidad Mayor de San Andrés y catedrática invitada (4 años) de Etnohistoria Andina e Historia de Colombia Colonial en las Universidades Javeriana y Nacional de Colombia. Fue seis años Directora del Archivo Histórico de La Paz. Presidenta de la Sociedad Boliviana de Historia 2000-2001 y Presidenta de la Aca­demia Boliviana de la Historia 2006- 2009. Miembro correspondiente de las Academias de la Historia de España, Argentina, Colombia, Repú-blica Dominicana y Puerto Rico. Miembro Fundadora de la Sociedad Boliviana de Genealogía.

Es autora de: Producción y comercio en el espacio surandino s. XVII (1985); Historia de la industria molinera boliviana,(1987); 113 años de historia. Sociedad Católica y Hospicio de Niños San José' (1990); Etnicidad, economía y simbolismo en los Andes (1991). Coautora de: Colonización agrícola y ganadera en América. S. XV1-XVII1 (1997); Caciques, yanaconas y extravagantes (2000 y 2005). En prensa: De caciques nobles a gobernantes de Bolivia. (Los Cusicanqui).

Índice
  1. Presentación

    Ramón Santos
  2. Prólogo

  1. Marta Irurozqui
  2. Un largo gracias…

    Laura Escobari de Querejazu
  3. Introducción

  4. Capítulo I. La Paz. Escenario de la niñez abandonada a principios del siglo XX.

    1. 1.1 Demografía y desarrollo urbano
    2. 1.2 Crecimiento general de la población
    3. 1.3 Inmigración del interior del país a principios del siglo XX
    4. 1.4 Oficios y profesiones en la ciudad
    5. 1.5 Población instruida con respecto a la población general
    6. 1.6 Mestizaje
  5. Capítulo II. La Paz, salud pública, niñez y pobreza

    1. 2.1 Higiene urbana y salud de los niños
    2. 2.2 Salud Infantil
    3. 2.3 Propagación de enfermedades infecto contagiosas
    4. 2.4 Enfermedades infecciosas en niños menores de un año
    5. 2.5 Tifoidea
    6. 2.6 Causas de la mortalidad infantil. 1925-1940
    7. 2.7 Pobreza
  6. Capítulo III. Niñez, abandono y reinserción social

    1. 3.1 La niñez paceña a principios del siglo XX. El niño de clase alta
    2. 3.2 Sentimiento de superioridad de los niños de clase alta respecto a los huérfanos indígenas
    3. 3.3 Niños de clase media
    4. 3.4 Niños de clase baja
    5. 3.5 El abandono de niños. Condiciones sociales: pobreza y clase
    6. 3.6 Abandono y rescate por las instituciones públicas. La policía
    7. 3.7 Políticas públicas y privadas y acciones en tomo a la reinserción social del niño abandonado
    8. 3.8 Instituciones privadas dedicadas a evitar el abandono infantil
    9. 3.9 Instituciones públicas. El municipio
    10. 3.10 Reinserción social y educación formal. Ministerio de Instrucción
  7. Capítulo IV. Política estatal, orfandad y abandono infantil

    1. 4.1 Políticas liberales, conservadoras y republicanas en torno al abandono y la orfandad
    1. 4. 2 Poder estatal, marginación y beneficencia
    2. 4.3 Política estatal hacia la clase media: los mestizos, la mutualidad, el clientelismo y la atención al menor
    3. 4.4 Políticas gubernamentales de solidaridad social 1930 - 1948
    4. 4.5 Entre la beneficencia y la asistencia social estatal. En pos del Patronato estatal de Menores
    5. 4.6 Creación del Patronato Nacional de Huérfanos de Guerra
    6. 4.7 De Patronato de Huérfanos de Guerra a Patronato Nacional del Menor
    7. 4.8 Filiales en el país
  1. Capítulo V: El imaginario social femenino sobre la pobreza y la beneficencia

    1. 5.1 El imaginario social femenino
    2. 5.2 Las sociedades de beneficencia y las mujeres de clase alta
    3. 5.3 Las clases obrera y media femenina: asociaciones sindicales y culturales
    4. 5.4 Participación de la mujer boliviana en asociaciones femeninas latinoamericanas
    5. 5.5 Ley del Divorcio y movilización femenina por la Guerra del Chaco
  2. Capítulo VI. Beneficencia privada Sociedad Católica de San José

    1. 6.1 Sociedad Católica de San José y redes de poder local
    2. 6.2 Antecedentes del Hogar San José. El edificio del Hospicio
    3. 6.3 Tres épocas del Casa de Caridad u Hospicio San José
    4. 6.4 Las religiosas de San Vicente de Paul
    5. 6.5 Educación de los huérfanos
  3. Capítulo VII. Sociedad Protectora de la Infancia Mujeres en la vanguardia de las fantasías culturales de la ciudad

    1. 7.1 Mujer, pobreza y niñez abandonada
    2. 7.2 Dotación de instalaciones para el funcionamiento de un Hogar para niños huérfanos
    3. 7.3 La “Casa de la Infancia”. Creación y obras de beneficencia promovidas
    4. 7.4 En la vanguardia de las asociaciones femeninas
    5. 7.5 Primer Congreso Nacional de Protección a la Infancia en la ciudad de La Paz
    6. 7.6 Creación del Patronato Nacional de la Infancia
  4. Capítulo VIII. El Hogar Villegas de la Sociedad Protectora de la Infancia o Gota de Leche

    1. 8.1 Encubrimiento del anticlericalismo: el liberalismo, la iglesia Católica y el Hogar Villegas
    2. 8.2 Fundación de La Casa de la Infancia
    1. 8.3 Las Hermanas de la Providencia y de Santa Ana
    2. 8.4 La casa del Hogar Villegas
    3. 8.5 Ingreso de niños, salud y alimentación
    4. 8.6 Vestido. Damas aristocráticas y misión lejana
    5. 8.7 Educación. Entre la caridad y la irritante desigualdad de la fortuna
    6. 8.8 De Asilo a Hogar. 1930-1945
    7. 8.9 Ingreso y Salida de niños. 1941-1949
  1. Conclusiones

  2. Fuentes y bibliografía

Presentación

Ramón Santos

1El libro Mentalidad social y niñez abandonada en La Paz 1900-1948 de Laura Escoban cuya publicación auspicia la Embajada de España en Bolivia constituye un aporte más a la colección de libros que la Embajada de España ya ha patrocinado sobre la Historia de Bolivia.

2El interés del presente libro radica en que es un estudio de mentalidades entre dos momentos de ruptura, de grandes cambios económicos, políticos y sociales del país: el traslado de la sede del gobierno de Sucre a La Paz en 1899, y la Guerra del Chaco librada contra el Paraguay entre 1933 y 1936. A principios del siglo xx estaban en boga las nuevas ideas liberales en torno a la niñez y su educación, además de una nueva manera de atender al pobre y al huérfano, a través de la caridad burguesa y sus Sociedades Privadas de beneficencia. Hacia la década de los años cuarenta, la visión sobre el ámbito de niños a atender se amplía por la dura experiencia de la Guerra del Chaco que obliga al país a mirarse a sí mismo, para –por vez primera–, aceptar que en él existen en igualdad de condiciones, indios, mestizos y blancos. De esa manera la necesidad de atender a niños huérfanos de la Guerra del Chaco, ensancha el ámbito de trabajo de atención al menor en general y al huérfano en especial, incluyendo huérfanos de todas las clases sociales. Estos dos momentos históricos vividos en Bolivia marcaron una serie de cambios en la mentalidad social boliviana, definitivos en muchos ámbitos de la historia, que se analizan en este libro.

3A través del estudio estadístico de los niños que pasaron por los orfanatos, se dan a conocer los cambios en la mentalidad de las personas dedicadas al voluntariado benéfico que obedecían en última instancia a la mentalidad de la élite gobernante. Cuando se crean las dos principales instituciones benéficas para niños huérfanos, que fueron la Sociedad Católica de San José (1878) y el Hogar Villegas (1909), se aceptaba solamente a hijos de católicos. Poco a poco, gracias a lentos cambios de mentalidad, la aceptación se va abriendo a otros sectores sociales. La mentalidad social no solamente fue cambiando en relación al niño huérfano y a los sectores empobrecidos, sino también en cuanto a la mujer. La mujer empieza a encontrar espacios propios, aunque todavía subordinados al sector masculino de la sociedad.

4Laura Escobari estudia el caso social boliviano en profundidad, recogiendo las variaciones propias de la composición étnica de Bolivia de principios del siglo xx. Descubrimos así que el abandono de menores no ocurría entre los indígenas, sino solamente entre los mestizos y los blancos, y que de una visión restrictiva, se llega al reconocimiento del derecho de todos los niños al bienestar, dejando de lado todo principio religioso para centrarse en los derechos fundamentales del niño, iniciándose en 1948, con la creación del Patronato Nacional del Menor.

5El valor del libro no reside simplemente en el estudio de la mentalidad social respecto a la niñez abandonada, sino también en la metodología utilizada. Estudiar mentalidades es complicado, porque las mentalidades no figuran en documentos concretos sino en la sumatoria de todos, unidos a actitudes y sentimientos. Y es ese el aporte primordial del trabajo, pues, por primera vez en la historiografía boliviana se estudian los sentimientos en torno a la pobreza y la orfandad.

6Para la Embajada de España es una satisfacción presentar al público lector esta obra que inicia un camino que, sin duda, invitará a emprender mayores estudios sobre la mujer, la niñez y la pobreza en Bolivia.

Autor
Ramón Santos

Embajador de España en Bolivia

Prólogo

Marta Irurozqui

1En mayo de 2007 la Dra. Alicia Alted me invitó a formar parte del Tribunal de Tesis Doctoral encargado de evaluar la investigación de Laura Escobari de Querejazu Mentalidad social y niñez abandonada. La Paz, 1900-1948, presentado en el Departamento de Historia Contemporánea de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Nacional Española a Distancia (UNED) de Madrid. Dos años más tarde este pionero trabajo sobre la orfandad infantil, su conversión en problema nacional y su recreación institucional se ha convertido en un libro que lleva el mismo título y que ofrece un tema tanto inédito para la historiografía boliviana, como muy poco trabajado en otros ámbitos historiográficos internacionales.

2Mentalidad social y niñez abandonada. La Paz, 1900-1948 es un estudio sobre los niños abandonados, la evolución del concepto de niño, el proceso de construcción de la sensibilidad social y pública en torno a ellos y la creación de instituciones que los salvaguarden. Esta temática no sólo resulta relevante en sí misma, sino también queda revalorizada por las problemáticas colaterales que conlleva y que aluden a un conjunto de aspectos que permiten ver el funcionamiento de una sociedad. De ahí que el libro no se limite únicamente a estudiar la trayectoria de instituciones y asociaciones ligadas a los menores como la Sociedad Católica de San José (1878), el Hospicio de San José, la Sociedad Protectora de la Infancia (1909) –el Asilo u Hogar Villegas–, el Patronato Nacional de Huérfanos de Guerra y el Patronato Nacional del Menor. Tampoco se centra en exclusiva en los sectores sociales/étnicos más afectados como serían los niños de origen blanco y mestizo. Además de ofrecer el entramado asociativo e institucional mencionado y de caracterizar el tipo de niño sujeto de la beneficencia, para responder a la pregunta central acerca de “cómo las casas de acogida de huérfanos que existían en La Paz recogieron la nueva concepción del menor en general y del abandonado en especial”(p. 303), Laura Escobari de Querejazu ha ampliado su margen de acción historiográfica. Consecuencia de ello es un texto complejo que hace girar en torno al niño abandonado y su tutela un cuantioso número de problemas.

3De ellos quisiera citar en primer lugar los relativos a la relación existente entre las instituciones benéficas privadas, el Estado y la alcaldía de La Paz. Su interacción respecto a la salud pública –higiene, control de enfermedades y vagancia– resalta cómo las medidas privadas, estatales y municipales afectaron al cambio de costumbres, generaron resistencia social –en especial, entre la población indígena– y contribuyeron a los cambios urbanos. En segundo lugar, figura el tema del conflicto entre Estado e Iglesia. La dicotomía entre la caridad católica y la solidaridad laica y la consecuente rivalidad en términos de poder y de control de la población se ejemplifica en la supervisión del trabajo religioso por instancias civiles nacionales y municipales como ilustra, por ejemplo, el caso del pleito de las monjas de la Providencia y las Hijas de Santa Ana. En tercer lugar, destaca el tema de la incidencia de los prejuicios sociales en la selección y tutela de los huérfanos que hace referencia al proceso de construcción histórica de la moralidad y del sentido de la caridad. Y en cuarto lugar está la consideración del orfanato como un núcleo de futuras redes sociales que además de tener una aplicación política de cooptación clientelar partidista, determinan el ascenso social de los huérfanos.

4A esas temáticas referenciales se unen las relativas al laicismo, al entendimiento social y de clase de la pobreza, a la visión de la caridad como prestigio social y la filantropía, como adelanto social y a la movilización de la sociedad civil a favor del menor a través de los bailes, las tertulias, los congresos o la prensa. Respecto a esto último, dado que la mujer es un agente central en tales actividades, Laura Escobari de Querejazu resalta la estrecha relación entre la protección de la infancia y la emancipación femenina. En este sentido, Mentalidad social y niñez abandonada. La Paz, 1900-1948 es libro sobre cómo la liberación de la mujer transforma el tratamiento público del menor abandonado y de cómo la problemática de éste permite la irrupción de la mujer en el espacio público. Cuestiones que también muestran la persistencia de la nitela masculina sobre la mujer que actúa fuera de casa expresada en la constante supervisión de la que son objeto sus acciones por las instituciones con las que ella colabora o en las que trabaja. Pese al mantenimiento de relaciones de subordinación entre géneros, lo subrayable en torno al tema de la beneficencia y la orfandad infantiles son los cambios que su desarrollo provocó en el uso de los espacios públicos y en los actores sociales afectados.

5Por todos los temas tratados, por la vinculación entre ellos y por la diversas interrogantes que quedan abiertas acerca de la interacción elites-Estado-sociedad y de los parámetros de civilización y progreso nacionales, esta investigación sobre la historia y categorización de la infancia abandonada y sobre la actitud de los contemporáneos, al respecto es un estudio sobre el cambio social y sobre las transformaciones institucionales y legales que conlleva. La impresionante y hasta ahora inexplorada documentación que le acompaña permite catalogarlo como un necesario y fructífero esfuerzo para ampliar el horizonte historiografía) boliviano.

Autor
Marta Irurozqui

GEA-IH (CSIC), Madrid.

Un largo gracias…

Laura Escobari de Querejazu

1Creo que los trabajos, como el presente, que son producto de Tesis de Grado, tienen una historia paralela propia, en el plano académico, en el personal y en el familiar. Toman tanto de la vida de una, que entre sus líneas se encuentran ilusiones y desalientos, retos y cuestionamientos tan profundos que, verlos terminados, suponen un punto final con un nudo en la garganta. En el plano académico, he pasado por tal cantidad de situaciones difíciles, que muchas veces tuve que deliberar internamente, acerca de mis propias capacidades y decisiones a futuro. Dar marcha atrás a principios y caminos ya andados y tratar de refrescar la mente, para adaptarme a situaciones nuevas, ha sido agotador. Cuando emprendí la presente tarea, la Historia para mí, se escribía con documentos y metodología, aunque los primeros fueran una teja o una silla, pero nunca pensé que podía llegar a escribir sobre sentimientos y pensamientos no expresados en ningún sustento material, como son los expresados por los protagonistas de la presente Historia.

2Empezaré agradeciendo a Julio Marrero, amigo y alumno, misionero en la selva peruana quien en 1993, me comentó sobre la posibilidad de hacer estudios de doctorado a distancia en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED, de Madrid. Como lo último que quería hacer en mi vida profesional, era dejar a mi esposo e hijas, para hacer un Doctorado, –pues ya antes me habían propuesto hacer el doctorado en Nueva York, Buenos Aires y Lima–, inmediatamente averigüé esta posibilidad y me puse en campaña. Entonces, dirigí una primera carta a mi amigo Carlos Malamud de la UNED de Madrid, y a quien había conocido en un Congreso en Lima años antes, –cuando ambos estudiábamos temas del comercio colonial. Me respondió con tanta gentileza, que no puedo dejar de recordar y agradecer. También recuerdo y agradezco al desaparecido Javier Tusell, quien desde la dirección del Departamento de Historia Contemporánea, me animó a estudiar allí; a Alicia Alted, quien en una primera visita a Madrid en 1994 me acogió con calidez. Los tres, terminaron por arraigarme en la UNED. Alicia junto a Florentina Vidal, pilotearon sin desmayo esta empresa, desde el otro lado del Atlántico, (1993-2007). Ellas exigieron y exigieron al máximo mis capacidades. Con mucha fe, sostuvieron mi perseverancia. Mil gracias Alicia y Florentina. A Marta Irurozqui le debo la última y más importante presente versión. Un ¡GRACIAS! gigantesco, Marta.

3Durante los seis años que duró mi gestión como Directora del Archivo de La Paz, (1994-1999) tuve que suspender la empresa de la Tesis, pero me colaboraron con parte de la investigación en Hemeroteca mis alumnas de entonces, Magda Mora y Rosmery Berríos. Gracias queridas alumnas-amigas. La mayor parte de la redacción de este trabajo y sus tres repetidas versiones y correcciones, han sido realizadas en Bogotá, durante los cuatro años (2001-2005), que estuve allí acompañando a Pedro, en su trabajo con el Convenio Andrés Bello. Gracias Pedro, Lu, Amayita y Minini por alentarme y soportar mis ausencias intelectuales. En Bogotá, combiné la redacción de la Tesis, con la experiencia docente en las Universidades Javeriana y Nacional de Colombia. Agradezco a Consuelo Ospina y Pablo Rodríguez, que me abrieron las puertas universitarias y ampliaron mi horizonte mientras escribía la Tesis.

4Mi hija Lucía, –historiadora y alumna mía en la Universidad Javeriana, en los años bogotanos–, me orientó con amor y lucidez sobre las nuevas teorías de la Historia. Su frescura e inteligencia, me ayudaron a salir de varias encrucijadas del trabajo. A ella no solo un GRACIAS, sino que le dedico toda la Tesis. También mi agradecimiento a Amaya, por sus correcciones de estilo y aliento cariñoso, y a Inés por la entereza y fuerza que me transmite siempre. En el plano familiar, durante el transcurso del tiempo vivido en Bogotá, Inés y Amaya tomaron rumbos amorosos y diferentes en Colombia y en Bélgica, países que se las llevaron para siempre de mi lado. Es parte de mi historia familiar, arrancada a jalones, de las líneas de este trabajo. Mis tres hijas junto con mi hermana Marthu y mi amiga Patricia Martínez en Bogotá, han sido fundamentales en mi vida, ellas saben por qué. También mi hermano Gonzalo, callado e incondicional, aquí y allá.

5Un recuerdo a los consocios de la Sociedad Católica de San José, Antonio Péres Velasco, Gonzalo Escobari, Gilda Dáttoli y Mónica Zalles, por invitarme a escribir la Historia del Hospicio San José y haberme elegido su Presidenta en 1997. Con la Historia de la Sociedad Católica de San José y del Hospicio, inicié un nuevo rumbo historiográfico, anterior a este emprendimiento, pero totalmente diferente al que supuestamente iba a dedicar toda mi vida, que era la Historia Colonial de Bolivia. Debo recordar asimismo, con un gracias que llegue hasta donde esté, a la hermana Providencia Vara, ángel guardián del Hogar Villegas, que partió un día sin previo aviso, privándome de volver a verla. A ella, a la hermana Rosario Arnao, a Angélica Franco, a la presidenta Esther de Kieffer y a Elba de Tejerina, las debo el haberme abierto el archivo del Hogar e invitado a formar parte del Directorio para tomar decisiones sobre los huérfanos.

6Quiero recordar a las personas entrevistadas, aunque algunas ya no están entre nosotros, como mi padre Jorge Escobari Cusicanqui, de quién escuché anécdotas graciosas, llenas de picardía; a mi suegro Jorge Querejazu Calvo por sus recuerdos escolares infantiles, a María Josefa (Pepita) Saavedra, a que me relató su paso, como activa benefactora de las Sociedades de Beneficencia que se estudian en este libro. También agradezco por sus recuerdos de niñez y ejemplo de trabajo, a mi madre Laura Cardozo de Escobari y a mis tíos Armando y Carlos Cardozo Gonzáles. A Alberto Crespo, Cecilio Abela, Alicia Quintanilla de Crespo y Clemencia Ernst de Montenegro, maestro y amigos que atendieron mis llamadas desde Bogotá, relatándome hechos de su niñez y, en el caso de mi madre, del doctor Abela y de Clemencia Ernst, su relación con los Orfanatos San José y Villegas. A Alberto y Berta Vásquez por permitirme investigar la folletería de su biblioteca y por las amenas sesiones de té. A Iviça Tadic por su solícita ayuda en la Biblioteca de la Casa de la Cultura.

7A mis amigos españoles, correctores de idioma, puesto que originalmente el trabajo debía estar escrito en “español de España”, por darme su tiempo y prestar atención a la redacción de capítulos específicos, Francisco Sancho y Patricia Mariaca, Manuel Tena Dávila, Emilio Estévez, Martín Almagro de la Real Academia Española de la Historia, quien no solo leyó todo el trabajo sino que me representó ante la UNED y ante la Embajada de España en Bolivia.

8A mis queridas amigas, Pilar Zúñiga por acogerme siempre con tanta amistad y cariño en Madrid; Florencia Ballivián, Raquel Montenegro y Rosángela Conitzer, en La Paz, por corregir partes del libro y por su amistad. A Elisa Requena, por leer todo el libro, corregirlo en detalle y darme datos importantes del archivo de su padre, pero sobre todo por su cariño. A Isabel Crespo, amiga entrañable y solidaria, quien desde la misma trinchera, me ayudó a preparar la sustentación y defensa, que debía llevar a Madrid, último gran escollo de esta empresa. A Inesita y Pedro José por enviarme libros de la Biblioteca de Bruselas y volar a Madrid para ser, –junto a Pilar Zúñiga y Juan Ignacio Siles–, testigos del desenlace final. Y a Juan Ignacio y Sonia, por su hospitalidad y cariño madrileños.

9A mis auspiciadores Jean Vacher, ex Director del IRD en Bolivia, a Georges Lomné, Director del IFEA, por aceptar auspiciar este libro pero sobre todo por su amistad. A él, a Anne Marie Brouguére y al Consejo Editorial del IFEA les agradezco también por sus comentarios y sugerencias. Al amigo Ramón Santos, Embajador de España en Bolivia y al Agregado Cultural Sergio Farré, por su apoyo contundente. A José Antonio Quiroga, Director de Editorial Plural, por su trabajo minucioso y auspicio.

10Finalmente un reconocimiento, tan silencioso como fue su trabajo, a Miriam Hernández y Elena Paucara, por hacerse cargo de mis tareas domésticas por años en Bogotá y en La Paz.

Autor
Laura Escobari de Querejazu

La Paz, enero de 2009

Introducción

1¿Por qué una historia de la mentalidad social y la niñez abandonada en La Paz a principios del siglo xx? Me gustaría decir que fue por una preocupación personal en torno al menor abandonado en extrema pobreza y que actualmente pulula en la ciudad de día y de noche, aspirando clefa o gasolina, que se ocupa mayormente de lustrar zapatos o de limpiar vidrios de los automóviles en las esquinas de las calles. Razón suficiente para un investigador social, pero no fue así. Me acerqué al tema en 1989 cuando me propusieron escribir la Historia de la Sociedad Católica de San José1, institución ampliamente conocida en La Paz por su labor de atención por más de un siglo a niños huérfanos, habiendo pasado por diferentes etapas de desarrollo hasta la actualidad. La intención de la directiva de la Sociedad, era dar a conocer a la ciudad, al país y al mundo exterior la actividad centenaria de una institución en permanente trabajo y renovación en proyectos de cuidado de menores para –por un lado–, respaldar una amenaza de expropiación de los predios de la institución por parte de la Alcaldía municipal, y por otro, para tener un instrumento que facilitara la consecución de financiamiento del país y del exterior procedente de organizaciones no gubernamentales con el fin de seguir perfilando y atendiendo a menores en peligro de abandono en la ciudad.

2Cuando en 1993 decidí realizar el doctorado en la uned, Alicia Alted impartía la materia Historia de la Cultura. En mi primera visita a Madrid en pos de esta empresa le comenté del libro sobre la Sociedad y el Orfanato San José, el tema le interesó y me sugirió realizar el marco teórico para aquella investigación. A partir de entonces quedé prendada del tema, por la importancia de conocer un mundo marginal totalmente desconocido e innovador en la metodología para la Historia de La Paz y de Bolivia. Conocer los móviles internos que indujeron a los actores de la sociedad paceña hacia diferentes actitudes, era una invitación muy atractiva, además me ofrecía un acercamiento ideal para estudiar la representación del imaginario social sobre los huérfanos y la mentalidad que movía a quienes se ocupaban de ellos, tanto desde los cargos gubernamentales, como del ámbito privado de elite y de todos los estamentos de la sociedad.

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin