Consecuencias del proceso de colonización en la salud de la población urbana de Mendoza (Argentina): un estudio desde evidencias paleopatológicas (s. XVIII - XIX)

-

Documents
19 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen: El objetivo de este trabajo es evaluar las prevalencias de distintos indicadores paleopatológicos óseos y orales de una muestra excavada en las ruinas de un templo colonial de la ciudad de Mendoza: La Caridad. Las consecuencias culturales del contacto entre poblaciones amerindias y europeas han sido documentadas por la arqueología, la historia y la etnohistoria, no obstante las secuelas a nivel biológico han sido menos profundizadas. Las poblaciones en su conjunto sufrieron en grado variable, un profundo deterioro de la salud durante el período de contacto y en épocas posteriores. En el presente trabajo se aborda esta problemática desde el estudio integrado de diferentes indicadores de estrés metabólico sistémico, procesos infecciosos, traumas, osteoartritis y patologías orales.
Abstract: The aim of this article is to test the incidences of several paleopathological indicators in bones of a sample took from a colonial church in Mendoza city: La Caridad (Charity). The Cultural impact of contact between native and European societies have been documented by archaeology, history and ethnohistory, however, biological consequences has not been deeply studied. Health of communities suffered a very serious deterioration during contact and after. This paper analyze this item from the integrated study of different indicator of metabolic stress, infectious processes, traumas, osteoarthritics, oral pathologies.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 2010
Nombre de visites sur la page 17
Langue Español
Signaler un problème

PALEOPATOLOGIA Diciembre 2010, nº 8
CONSECUENCIAS DEL PROCESO DE COLONIZACIÓN
EN LA SALUD DE LA POBLACIÓN URBANA DE
MENDOZA (ARGENTINA): UN ESTUDIO DESDE
EVIDENCIAS PALEOPATOLÓGICAS (S. XVIII-XIX)
1 2 Daniela Mansegosa y Horacio Chiavazza
1 Investigadora CIRSF Mendoza y Facultad Ciencias Naturales y Museo, UN La Plata.
2 Docente Investigador SECTyT y Prof. Ambiente y Cultura en América Prehispánica, Fac. FyL UN Cuyo
Resumen: El objetivo de este trabajo es evaluar las prevalencias de distintos indicadores paleopato-
lógicos óseos y orales de una muestra excavada en las ruinas de un templo colonial de la ciudad de
Mendoza: La Caridad. Las consecuencias culturales del contacto entre poblaciones amerindias y
europeas han sido documentadas por la arqueología, la historia y la etnohistoria, no obstante las
secuelas a nivel biológico han sido menos profundizadas. Las poblaciones en su conjunto sufrieron
en grado variable, un profundo deterioro de la salud durante el período de contacto y en épocas
posteriores. En el presente trabajo se aborda esta problemática desde el estudio integrado de dife-
rentes indicadores de estrés metabólico sistémico, procesos infecciosos, traumas, osteoartritis y
patologías orales.
Abstract: The aim of this article is to test the incidences of several paleopathological indicators in
bones of a sample took from a colonial church in Mendoza city: La Caridad (Charity). The Cultural
impact of contact between native and European societies have been documented by archaeology,
history and ethnohistory, however, biological consequences has not been deeply studied. Health of
communities suffered a very serious deterioration during contact and after. This paper analyze this
item from the integrated study of different indicator of metabolic stress, infectious processes,
traumas, osteoarthritics, oral pathologies.
Palabras clave: Patologías, Poblaciones históricas, Colonización, Mendoza.
Key words: Pathologies, Historical societies, Colonization, Mendoza
ISSN 1579 - 0606 © Paleopatología – AEP - 2010
Consecuencias del proceso de colonización ....
los siglos XVI y XIX a partir del análisis de contex-INTRODUCCIÓN
tos urbanos tales como el cabildo, la plaza princi-
pal, templos y espacios domésticos, entre otros
El objetivo de este trabajo espresentar los(Chiavazza, 2002, 2005b, 2008 y 2010; Chiavazza
resultados del estudio deindicadores paleopatoló- et al., 2010). En este sentido, se ha formulado un
gicos de una muestra de restos óseos humanos del modelo, donde se plantea como posible estrategia
período Colonial, procedentes de las ruinas del de conquista un proceso basado en por lo menos
1templo de La Caridad ubicado en el Área Funda- tres pulsos. A los conocidos historiográficamente
de exploración (1551) y colonización (1561 y 1562) cional de la ciudad de Mendoza (Figura 1). El es-
les habría precedido uno de implantación de pro-tudio presentado aquí se enmarca dentro de las
ductos (por lo menos desde 1540), que favoreció investigaciones más amplias en curso en el norte
el posterior avance conquistador y consolidación de la provincia (Chiavazza, 2005a y 2008; Manse-
de la colonia (Chiavazza, 2005b).gosa y Chiavazza, 2009).
Figura 1: Localización del Punto Arqueológico La Caridad (Mendoza, Argentina)
Desde el Centro deInvestigaciones Ruinas La temprana introducción de especies exó-
de San Francisco durante los últimos 15años se ticas con los sistemas de producción derivados
han impulsando investigaciones orientadas a ca- (agricultura, riego, pastoreo) generaron cambios
racterizar desde una perspectiva regional, el pro- económicos sobre la población huarpe incluso an-
ceso de conquista, consolidación colonial y emer- tes de la instalación de la propia ciudad (Chia-
gencia republicana en el norte de Mendoza entre vazza y Mafferra, 2007). De este modo surgieron
1 Si bien el templo fue edificado por los franciscanos, estos lo cedieron a la Orden de la Caridad hacia finales del
siglo XVIII. Esta orden estaba en uso del templo cuando el terremoto de 1861 lo derribó. Por tal razón, la denomina-
ción que mantendremos para el sitio será el de templo de La Caridad (los franciscanos se habían trasladado a las
instalaciones Jesuitas, por lo que la denominación de las ruinas de estos edificios se denominan de San Francisco.
Paleopatología 2 Diciembre 2010, nº 8Mansegosa D. y Chiavazza H.
nómicas y étnicas. En este esquema, la iglesia nuevas relaciones sociales de producción y repro-
católica jugó un rol importante como justificación ducción social, que sentaron las bases del éxito de
ideológica del orden social estamentario, ya que la empresa colonial ejecutada de modo concreto y
otorgaba a sus fieles la posibilidad para reproducir sostenido con la fundación de 1562 (Chiavazza,
el orden social, manteniendo la escala de estatus 2005a y 2010). Estas modificaciones económicas y
y jerarquías a partir de la visibilidad del ritual de ambientales que fueron parte de un proceso dia-
entierro en sectores específicos, dentro o fuera de léctico de integración espacial y poblacional bajo
los templos (Chiavazza, 2005a y 2008). En el caso la concepción occidental, habrían influido sobre la
del Templo San Francisco se han evidenciado pato-organización de las poblaciones a distintos nive-
logías óseas y orales en frecuencias variables de les. En este sentido, se ha propuesto una explica-
acuerdo con el sector de entierro. Los del interior ción de dicho proceso a partir de contradicciones:
del edificio, que representarían a los individuos de
“..1ª contradicción entre la situación poblacional mejor posición socioeconómica, presentaban una
y los motivos invocados para la instalación de una menor prevalencia de afecciones y a la vez mayor
ciudad. Esta contradicción corresponde a las com- inversión en los entierros, mientras que los del
plementarias de: explorar vs explotar y de descu- exterior presentaban prevalencias más altas de
brir vs encubrir. Las contradicciones se generan en patologías y una menor inversión en los entierros,
tensiones que tienen diferentes dimensiones: éstos corresponderían a los estratos menos favo-
recidos económicamente (Chiavazza, 2005a).
- Tensión humana: explotación de grupos nativos
mediante encomiendas, se busca extraer mano de A las tensiones mencionadas anteriormente
obra y trasladar grupos humanos a Chile sin con- (introducción de nuevos alimentos,nuevas formas
solidar el poblamiento. de trabajo como las vinculadas con las actividades
agrícola-ganadero, trabajo en minas, sistema de
- Tensión ambiental: se inicia la apropiación de
encomiendas, entre otros factores estresantes) en
tierras para nuevas actividades económicas (mine-
Mendoza, se suma el impacto documentado de
ría, agricultura, ganadería). Comienza un impacto
enfermedades aportadas por europeos, tales como
en el ambiente por la introducción de vegetales y
viruela, gripe, sarampión o cólera, entre otras
animales, dando lugar a un escenario de compe-
(Figueroa, 2007); todos estos factores provocaron
tencias con especies locales, en los que se basará
descensos demográficos como así también, modi-
un nuevo ordenamiento socioeconómico.
ficaciones en el estado sanitario y nutricional de
la población.
2ª contradicción: se trata del proceso avanzado
de resolución de las contradicciones previas,
Sin bien el impacto generado desde la se-cuando se logran los objetivos de explorar y des-
gunda mitad delsiglo XVIfue significativo,elim-cubrir consolidándose sus opuestos dialécticos de
pulso que se imprimió en el siglo XVIII a las políti-explotar y encubrir, dando lugar así a una acción
cas coloniales de la monarquía española, repercu-política de instalación colonial, que procura la
tió en la consolidación de un sistema de explota-integración de la mano de obra indígena y las
ción y generación de recursos que demandó y pro-tierras al esquema de explotación colonial, el que
dujo a la vez cambios en la configuración pobla-será regulado desde la ciudad y las instituciones
cional, en las formas de relacionarse y de estable-de tipo político e ideológico que lo sustentan. La
cer relaciones en torno a la producción. Mendoza segunda contradicción se encubre entonces en
experimentó un crecimiento rápido, expandiendo colonizar//apropiar. Debe habitarse el vacío, pero
el territorio productivo y aumentando la población bajo una modalidad que contribuye a encubrir lo
en la ciudad, generando un desfase en las necesi-preexistente, es decir por medio de la ciudad.”
dades sanitarias ofrecidas por obsoletos servicios (Chiavazza, 2010: 1.048).
de drenaje, provisión de agua y establecimiento
A partir dedicho proceso ydurante lacon- de alcantarillado. Sin duda, estos aspectos reper-
solidación de la sociedad colonial multiétnica y cutieron, tanto como la demanda laboral aplicada
pluricultural surge una sociedad estratificada en a los ciudadanos, como en sus condiciones de vi-
estamentos diferenciados según condiciones eco- da. Este aspecto es importante considerarlo, para
Paleopatología 3 Diciembre 2010, nº 8Consecuencias del proceso de colonización ....
Se ha discutido acerca de los diferentes contextualizar el estudio que, sobre los propios
usos dados alconceptode estrés ya las interpre-cuerpos, se presenta en este trabajo.
taciones de diversos indicadores osteológicos (Lu-
En este contexto, los estudios paleopatoló- na, 2004). Las inferencias sobre los niveles de
gicos efectuados en losrestos óseos procedentes salud a partir de indicadores paleopatológicos y
de enterramientos católicos excavados en las rui- demográficos presenta algunos problemas como:
nas del templo colonial edificado por los francis-
canos y luego cedido a la Orden de La Caridad “... la no estabilidad demográfica, la mortalidad
(Chiavazza et al., 2010), buscan evaluar en qué selectiva y la heterogeneidad oculta en los ries-
medida los procesos de consolidación y expansión gos. El primer concepto se refiere al hecho de que
de las bases de la colonización, pudieron haber las poblaciones humanas, en general, están in-
tenido un correlato en términos del estado de fluenciadas en forma dinámica y sistemática por
salud de las poblaciones históricas. En Mendoza los procesos migratorios (v.g sistema de enco-
los estudios de patologías sobre restos bioarqueo- miendas) y cambios en las tasas de crecimiento,
lógicos para este período son excepcionales (Man- fertilidad y mortalidad, lo que produce fluctua-
segosa, 2010; Mansegosa y Chiavazza, 2009). ciones en las frecuencias de individuos por grupos
de edad. El concepto de mortalidad selectiva, por
su parte, enfatiza que en los estudios bioarqueo-
lógicos se dispone de una muestra compuesta por
Enfoque
los individuos que murieron en determinadas eda-
des, lo que impide analizar el riesgo de enfermar-
Teniendo en cuenta el contexto histórico y
se o morir de un grupo de individuos a una de-
la diversidad de poblaciones en interacción (ame-
terminada edad anterior a la muerte. Las fre-
rindios, europeos y africanos), se parte del su-
cuencias observadas de las marcas de estrés so-
puesto de que cada uno de los individuos que con-
breestimarían la prevalencia real de esas condi-
formaron la sociedad mendocina colonial, presen-
ciones en la población de origen. Por otra parte,
taron una heterogeneidad de respuestas ante un
la heterogeneidad oculta en los riesgos alude a la
mismo agente estresante (Wood et al., 1992). Es
idea de que la población de la cual se constituyó
decir, que los individuos europeos (fundamental-
la muestra estaba compuesta por una serie de
mente españoles) posiblemente tendrían menos
individuos que poseían susceptibilidades variables
probabilidades de sufrir un evento de estrés o no
a enfermarse o morir” (Wood et al., 1992; Wright
darían la misma respuesta a una misma presión
y Yoder, 2003; en Luna, 2004: 269).
ambiental, que un individuo nativo o africano
(sometido a diferentes formas de trabajo como
conchabo, esclavitud, etc.), ya que cada persona
presenta un umbral de resistencia corporal parti- Estos tres conceptos contribuyen ala idea
cular, que tiene que ver con el sexo, edad, estado de que no todos los individuos en una población
nutricional, sistema inmune, tensiones psicológi- tienen las mismas posibilidades de enfermarse o
cas, entre otros, que pueden alterar ese umbral y morir en un determinado momento. De esta ma-
facilitar o inhibir la acción estresante (Bush y Zve- nera, la información generada a partir de la eva-
levil, 1991). Es decir, la pertenencia a un determi- luación de las frecuencias de las marcas de estrés
nado estamento social y lo que ello trae apareja- en conjuntos osteológicos no puede ser interpre-
do, como es el déficit inmunológico ante nuevas tada en forma directa, es decir, un esqueleto sin
enfermedades, el acceso diferencial a los recur- lesiones manifiestas puede no representar a un
sos, el trabajo forzado, la expropiación de tierras, individuo saludable sino a uno lo suficientemente
el traslado y las tensiones psicológicas derivadas débil como para morir a la primera exposición a
de la imposición de un nuevo modo de vida, el un patógeno (Ortner y Putschar, 1981; Stuart Ma-
occidental, urbano y colonial, actuaron como fac- cadam 1991).
tores estresantes que probablemente influyeron
en la salud de las poblaciones, produciendo una Otro agente dedistorsión esel proceso de
capacidad de respuesta fisiológica heterogénea formación de muestras, es deciraquellos procesos
ante situaciones particulares de tensión. vinculados con las prácticas mortuorias y otros
Paleopatología 4 Diciembre 2010, nº 8Mansegosa D. y Chiavazza H.
agentes tafonómicos que modifican y alteran la los siglos XVII y XIX, aunque los primeros entierros
variabilidad biológica de la muestra (Barrientos et se documentan en el año 1711. Las excavaciones
al., 2007). realizadas durante el año 2008, permitieron recu-
perar una muestra de más de 22 individuos articu-
Teniendo en cuenta estos supuestos, en lados y desarticulados con diferentes grados de
este trabajo seutilizan múltiplesindicadoresde integridad, correspondientes a ambos sexos y a
salud y estrés en relación con los patrones de edades variables (en Chiavazza et al., 2010 pue-
mortalidad, comparando los grupos de edad y se den consultarse aspectos más detallados de las
analiza el contexto cultural de las poblaciones excavaciones arqueológicas).
históricas que, probablemente vivieron, y que
murieron en Mendoza entre los siglos XVIII y XIX. Hasta elmomento sehan registrado tres
modalidades de inhumaciones: los entierrospri-
marios, son individuos que mantienen sus elemen-
tos en posición anatómica, pueden presentar to-
dos los huesos o algunas ausencias de partes debi-El registro bioarqueológico de La Caridad
do a la perturbación producida para enterrar otro
cuerpo. Otra manifestación son los conjuntos des- El sitio de LaCaridad esuna iglesia que
articulados, se trata de agrupamientos de elemen-sirvió deestructura funeraria y que contieneindi-
tos sin relación anatómica, muy próximos entre sí viduos de tiempos coloniales enterrados en su
(a veces superpuestos), que corresponden a un espacio interno y externo. Los mismos se presen-
individuo o más, que fueron removidos, posible-tan articulados y desarticulados (Figura 2). El
mente con el objetivo recuperar el espacio de templo, en ruinas desde el terremoto de 1861, se
inhumación a fin de depositar otros cuerpos, estos asigna cronológicamente a un período de edifica-
se reducían y colocaban agrupados al costado del ción, destrucción y reparaciones registrado entre
C.D.
E.P.
Esqueleto 1
C.D.
Figura 2: Excavación del Punto Arqueológico La Caridad
Ejemplos de tipos de entierros: E.P, entierro primario; C.D, conjunto desarticulado
Paleopatología 5 Diciembre 2010, nº 8Consecuencias del proceso de colonización ....
nuevo enterramiento. El tercer tipo, los huesos MATERIAL y MÉTODOS
desagregados, son elementos correspondientes a
estos esqueletos alterados que forman parte del
Características de la muestra y metodología
sedimento con el que se rellena la fosa de inhu-
mación del entierro más tardío. De esta manera se
La muestra procedente de laexcavación
interpreta que los restos desarticulados y desa-
realizada en 2008,está compuestapor un número
gregados son más antiguos que los articulados
mínimo de veintidós individuos, de los cuales cua-
(Chiavazza et al., 2010). Estas modalidades se
tro están articulados y dieciocho corresponden a
corresponden a las propuestas para el Templo San
esqueletos desarticulados. Los estudios de deter-
Francisco, reflejan una situación de reutilización
minación de sexo y edad, en los esqueletos articu-
de la misma estructura de entierro durante varias
lados mostraron que tres son adultos femeninos y
generaciones.
uno corresponde a un infantil de sexo indetermi-
nado. En los restos desarticulados pudo determi-
En estudios anteriores pudo establecerse, narse la presencia de seis infantes menores de
desde el punto de vista tafonómico, que los hue- cuatro años, tres niños, dos adolescentes y siete
sos observados no presentan meteorización, como adultos. Debido al alto grado de fragmentación y
es de esperar en contextos eclesiales coloniales, pérdida de relación anatómica de los elementos,
donde los entierros primarios no han sufrido pro- sólo se pudieron realizar siete asignaciones de
cesos posteriores de reexposición, así como tam- sexo. De este modo, pudo establecerse la presen-
poco los reentierros, lo que permite inferir que cia de un infante masculino, una niña mayor de
cuando los huesos eran removidos para ubicar un cuatro años, y cinco individuos mayores de trece,
nuevo cuerpo, se los volvía a enterrar inmediata- tres mujeres y dos varones (Tabla 1).
mente. Además, se estableció que la combinación
de procesos antrópicos tales como, las prácticas Todos losgrupos deedad están representa-
de inhumación (depósito, reubicación, reentierro) dos, siendo importante aclararque las frecuencias
y de los factores naturales tanto intrínsecos de los de infantiles y adultos son algo mayores que el
huesos como extrínsecos (actividad microbiana, resto de los grupos cronológicos, como así tam-
pisoteo, acción de raíces, depósito de carbonato, bién que el sexo femenino está mejor representa-
entre otros) afectaron la disposición, conservación do que el masculino (Figura 3).
e integridad de los elementos (para más detalle
ver Mansegosa, 2010). La metodología utilizada para la estimación
del sexoen los individuos articulados, se basó en
el análisis de diversos rasgos morfológicos del crá-
neo y la pelvis (Buikstra y Ubelaker, 1994) y la
Edad
Sexo
Astillas y Frag.
Entierros Individuos NMESubadulto Indeterminados
AdultoAdulto
F M Ind Infantil Niño Adolescente
-1 43 0Nº1 (LC1) -- - - 1
1 37 0Nº2 (LC2) -- - - - 1
Articulados
1 142 0Nº3 (LC3) -- - - - 1
- 37 0Nº4 (LC4) -1 1 - - -
Desarticulados 18 4 3 11 6 3 2 7 1.253 9.570
Total NMI: 22 7 3 12 7 3 2 10 1.512 (13.64%) 9.570 (86.35%)
TOTAL 11.082 (100%)
Tabla 1: Descripción de la muestra: elementos óseos (Mansegosa, 2010)
Paleopatología 6 Diciembre 2010, nº 8Mansegosa D. y Chiavazza H.
90%
85%
80%
67% 70%
60%
60%
50% 50%
50% Femeninos
Masculinos 40% 33%
Indeterminados 30%
20% 20%
20% 14%
10%
0 0 0
0%
infantiles niños adolescentes adultos
Figura 3: Distribución de la mortalidad en el sitio La Caridad
Datos correspondientes a la excavación de 2008)
edad de muerte se obtuvo a partir del análisis del tados todos los tipos de piezas dentales tanto del
estado de obliteración de las suturas craneales maxilar como de la mandíbula, izquierdos y dere-
(Meindl y Lovejoy. 1985), cambios en la morfología chos. En la Tabla 2 se especifica la cantidad de
de la superficie auricular del ilion (Lovejoy et al., elementos por tipo de diente, según pertenezca al
1985) y modificaciones en la superficie de la sínfi- maxilar o a la mandíbula. De los esqueletos articu-
sis púbica (Todd, 1921). En los restos aislados, la lados, únicamente el nº 3 presentó cráneo con un
edad fue calculada de acuerdo con el grado de total de veintiún dientes, los cuales serán tratados
desarrollo y cierre de las epífisis (Buikstra y Ube- en un mismo conjunto junto con las piezas aisla-
laker, 1994) y fueron agrupados en: infantes (0-3.9 das. La metodología utilizada para la identifica-
años), niños (4-12.9 años), adolescentes (13-19.9 ción de las piezas dentales corresponde a las pro-
2 puestas por Hillson (1996) y Scott y Turner (2000).años) y adultos (mayores de 20 años) .
Se analizaron un total de 208 dientes per- Para el estudio de los indicadores paleopa-
manentes y 35 dientesdeciduos,están represen- tológicos óseos y orales,la muestra serátratada
PERMANENTES DECIDUOS
IC IL C PM1 PM2 M1 M2 M3 S/U I C M
Maxila 14 5 13 13 8 10 8 4 0 - - -
Mandíbula 19112218111311 4 0 - - -
S/U 00332220 12 - - -
Subtotal 33 16 38 34 21 25 21 8 12 12 6 17
Total 208 35
Tabla 2: Piezas dentales de la muestra
2 Para mayor detalle de los elementos presentes en cada individuo y la metodología usada para el cálculo del NMI ver
Mansegosa, 2010.
Paleopatología 7 Diciembre 2010, nº 8
Consecuencias del proceso de colonización ....
Hipoplasias de esmalte dental (HED). Son depre-como un conjunto, ya que los esqueletos articula-
siones lineales y transversales del esmalte, provo-dos (n: 4) comprenden solamente el 20% del NMI
cadas por alteraciones más o menos severas en la registrado en la muestra total, el resto (80%) co-
amelogénesis, constituyendo indicadores inespecí-rresponden a individuos desarticulados (n: 18). Por
ficos de condiciones de estrés sufridas por un indi-lo tanto, las prevalencias serán calculadas por un
viduo durante el período de vida en que se formó lado, sobre el total de elementos que incluirán
el esmalte de los dientes, es decir períodos prena-tanto a los entierros primarios como a los secun-
tales y durante la niñez (Cook y Buikstra, 1979; darios. Y por otro lado, se calculará el número
Goodman y Rose, 1991). Las hipoplasias aparecen mínimo de individuos afectado en cada indicador,
como consecuencia de tres posibles agentes cau-de acuerdo a los rangos de edad especificados
sales: anormalidades hereditarias, traumas locali-arriba, teniendo en consideración el grado de de-
zados y estrés metabólico sistémico (Larsen, sarrollo de cada elemento, la lateralidad y la es-
1997). Las anomalías hereditarias o traumas loca-pacialidad, es decir la proximidad y relación ana-
lizados como factores de HDE son raros en pobla-tómica en que fueron hallados in situ.
ciones humanas, las investigaciones clínicas y epi-
demiológicas en poblaciones vivas revelan asocia-
ciones con enfermedades sistémicas, disturbios Indicadores de salud ósea y oral
neonatales y privación nutricional (Hillson, 1996;
La metodología empleada yalgunos resul- en Larsen, 1997). Para este trabajo se incluyeron
tados paleopatológicos a nivel óseo ya han sido incisivos y caninos, permanentes y deciduos, que
presentados en estudios preliminares anteriores presentaran la corona completa. La cuantificación
(Mansegosa, 2010). En este trabajo se busca inte- de las líneas se realizó siguiendo los criterios pro-
grar dicha información con nuevos datos obtenidos puestos por Barrientos (1999), las observaciones
a partir del estudio de las patologías orales. Se se realizaron de forma macroscópica y con una
evaluó el estado de salud y nutrición a partir de: lupa de hasta 4X con iluminación oblicua. Las pre-
a) estrés metabólico sistémico (hiperostosis poró- valencias se calcularon por tipo de diente y se
tica e hipoplasias de esmalte dental); b) enferme- dividió entre deciduos y permanentes.
dades infecciosas y lesiones traumáticas, c) otras
patologías óseas y d) patologías orales.
Procesos infecciosos y lesiones traumáticas
La mayoría delas lesiones óseas producidas Indicadores de estrés metabólico-sistémico
por procesos infecciosos suelenpresentar morfo-
logías similares, siendo muy difícil generar diag- Hiperostosis porótica (HP). Este término es
nósticos específicos. Sólo unas pocas enfermeda-utilizado para describir un tipo de lesión patológi-
des bacterianas crónicas (p.e. treponematosis, ca que consiste en un conjunto de poros bien de-
tuberculosis, lepra) presentan ciertos patrones limitados que afecta a los huesos frontal, parietal
diferenciales, de acuerdo la morfología, localiza-y occipital del cráneo, cuando afecta el borde
ción y distribución de las lesiones en el esqueleto superior de las órbitas, se denomina criba orbita-
(Aufderheide y Rodríguez-Martín, 1998; Ortner y ria (CO) (Mensforth, 1991; Stuart-Macadam, 1985).
Putschar, 1981). Se ha propuesto que la adopción Ha sido considerado como un indicador de anemia
de estrategias productivas, la concentración de ferropénica, sin embargo en los últimos años se
población en asentamientos estables de carácter han propuesto múltiples factores que incluyen:
urbano, propiciarían el contagio de enfermedades déficit nutricional, infecciones crónicas, inhibición
infecciosas, así como también el incremento y o disminución de la absorción de hierro (v.g. debi-
acumulación de desechos orgánicos, facilitarían la da a la presencia de fitatos en el maíz) y, por úl-
propagación de agentes patógenos capaces de timo, presencia de parásitos en el organismo (Lar-
desencadenar procesos epidémicos tales como el sen, 1997; Hershkovitz et al., 1997). En este estu-
cólera, la viruela, la gripe o la difteria (Cohen, dio, el análisis de HP se realizó en todos los hue-
sos del cráneo de forma macroscópica, distin- 1989; Lambert, 2000; entre otros). Sin embargo,
guiéndose entre lesiones activas e inactivas según dichas enfermedades generalmente no dejan un
criterios de Mensforth (1991). registro óseo visible, ya que afectan los tejidos
Paleopatología 8 Diciembre 2010, nº 8Mansegosa D. y Chiavazza H.
a partir de la fermentación bacteriana, puede blandos del organismo, ocasionalmente cuando
afectar a todas las partes del diente tales como el estos cuadros se complican (p.e. enfermedades
esmalte, dentina, pulpa y raíz (Lukacs, 1989; Lar-infecciosas secundarias, problemas articulares)
sen et al., 1991). Por lo general, las caries afectan pueden llegar a observarse lesiones óseas (Ortner
más aquellas zonas que la saliva no puede limpiar y Pustchar, 1981; Aufderheide y Rodríguez-Martín,
de forma natural durante la masticación, espe-1998). Entre los traumas pueden mencionarse las
cialmente las caras interproximales, las regiones fracturas, el desplazamiento o dislocación anor-
cervicales junto a los márgenes gingivales y las mal de los huesos, lo cual puede generar la dis-
fositas entre las cúspides de los molares (Powell, rupción nerviosa o del suministro de sangre, o
1985; Hillson, 1986). Aunque la causa de su etiolo-afectar la forma o el contorno de los huesos (Ort-
gía es controvertida, una vasta literatura docu-ner y Pustchar, 1981). Las observaciones se reali-
menta que existe una estrecha relación entre die-zaron de forma macroscópica en cada elemento,
tas ricas en carbohidratos y azúcares y la apari-las prevalencias se calcularon por grupos de edad.
ción de caries (Turner, 1979; Larsen et al., 1991;
Luckacs, 1992), no obstante existen otros factores
Otras patologías intrínsecos que intervienen en su desarrollo y lo-
calización, tales como la morfología dental, de-
Por otro lado, se relevaron algunos indica- fectos del desarrollo y la calidad del esmalte
dores depatologíasdegenerativas, comoes el (Ortner y Pustchar, 1981). La cantidad y calidad
caso de la osteoatritis (OA). La OA es una enfer- del esmalte tienen que ver con el tipo de dieta y
medad degenerativa de etiología multifactorial, otros factores medioambientales que incluyen los
caracterizada por la pérdida gradual del cartílago mencionados para las HED. Para el registro de las
articular. Debido a la destrucción del cartílago, se caries las observaciones se realizaron macroscópi-
produce un roce entre las superficies articulares camente en todas aquellas piezas con la corona
de los huesos dando como resultado la formación completa teniendo en cuenta el tipo de diente.
de rebordes, porosidades y, en los casos más ex-
tremos, pulimento de la superficie del hueso o Pérdida dental antemortem (PDA). La pér-
eburnación (Larsen, 1997; White y Folkens, 2005; dida de dientes antemortem puede deberse tanto
entre otros). Esta condición se encuentra relacio- a enfermedades periodontales como a traumas
nada fundamentalmente con procesos propios del (Ortner y Pustchar, 1981). Se registra cuando el
envejecimiento, por lo que es más frecuente en- alveolo presenta evidencias de reabsorción ósea,
contrarla en individuos de edades avanzadas. Sin ya que cuando no se observan signos de remodela-
embargo, existen otros factores implicados en la ción se considera pérdida postmortem. Se calculó
intensidad y distribución de OA a nivel del esque- el porcentaje en relación a la cantidad de alveolos
leto, tales como el sexo, los factores genéticos y observados del maxilar y de la mandíbula.
la actividad corporal (Ortner y Putschar, 1981).
Para su análisis, se tomaron en consideración to-
das las superficies articulares bien preservadas de
todos los huesos postcraneales fusionados, tanto RESULTADOS POR INDICADOR
de los individuos articulados como de los desarti-
culados. Se consignó la presencia de OA cuando
alguna de las superficies articulares del elemento Indicadores de estrés metabólico-sistémico
presentaba signos de pulimento, reborde y/o po-
Hiperostosis porótica (HP): Se analizó un rosidad (Buikstra y Ubelaker, 1994). Las prevalen-
total de sesenta y seis fragmentos craneales, de cias se calcularon por elemento.
los cuales algunos pudieron asignarse a un tipo de
hueso particular y otros no pudieron ser identifi-
cados debido al alto grado de fragmentación. Patologías orales
Aunque no se recuperaron cráneos completos y los
Caries dental. La caries es producto de un elementos apropiados para este estudio mostraron
proceso de desmineralización progresivo del tejido una baja supervivencia en el registro arqueológi-
dental, debido a la producción de ácidos orgánicos co, pudo observarse que cinco fragmentos (8%)
Paleopatología 9 Diciembre 2010, nº 8