Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación acuática - Industry of Shrimp: its responsibility in the loss of the mangrove ecosystems and the aquatic pollution

-

Español
20 pages
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Resumen
La industria camaronera representa una importante rama de la producción alimentaria mundial y constituye una elemental fuente de proteínas, empleo e ingresos, siendo la base del sustento de una gran parte de la
población del planeta
pero precisamente debido a ello, ha crecido muy aceleradamente, agravándose fundamentalmente en cuanto a la superficie total de explotación, lo que ha provocado un serio desequilibrio entre la explotación por parte del hombre y la naturaleza. En la presente revisión bibliográfica se reflejan las tendencias de crecimiento de la camaronicultura versus la afectación del medioambiente, específicamente las implicaciones relacionadas con la destrucción de los manglares como ecosistemas y la contaminación de las aguas marinas y continentales. En el trabajo se manifiesta que el desarrollo acelerado de esta rama productiva sin la observación necesaria de las normas de protección del medio ambiente, provoca afectaciones serias y puede conducir a catástrofes medioambientales si no se respeta el equilibrio que debe existir con la naturaleza.
Summary
The shrimp culture is an important line of the world production of food, an elemental source of protein, employment and incomes. It's the base of the sustenance much parts of the world population
for this cause it rows very fast, increasing the total surface of exploitation which provokes an intense unbalance between the production from the man and the nature. The present bibliographical review shows the tendency of the growth of the shrimp culture versus the environmental affectation, specifically the elements about of the destruction of the mangrove’s ecosystems and the pollution of the coastal and continental waters. This work shows that the
fast development of this line of production without the observance of the protection regulations to the environment causes several damages and may leads to environmental catastrophes if we don’t respect the balance with the nature.

Sujets

Informations

Publié par
Publié le 01 janvier 2010
Nombre de lectures 7
Langue Español
Signaler un problème

REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11, Número 5

REDVET Rev. electrón. vet. http://www.veterinaria.org/revistas/redvet - http://revista.veterinaria.org
Vol. 11, Nº 05, Mayo/2010– http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510.html

Industria del camarón: su responsabilidad en la
desaparición de los manglares y la contaminación
acuática (Industry of Shrimp: its responsibility in the loss of the
mangrove ecosystems and the aquatic pollution)

Fonseca Moreno, E.

Facultad de Medicina Veterinaria. Universidad de Granma.
Carretera de Manzanillo Km. 17 ½. Bayamo. Granma. CP
85100. Cuba. efonsecam@udg.co.cu


RESUMEN

La industria camaronera representa una importante rama de la producción
alimentaria mundial y constituye una elemental fuente de proteínas,
empleo e ingresos, siendo la base del sustento de una gran parte de la
población del planeta; pero precisamente debido a ello, ha crecido muy
aceleradamente, agravándose fundamentalmente en cuanto a la superficie
total de explotación, lo que ha provocado un serio desequilibrio entre la
explotación por parte del hombre y la naturaleza. En la presente revisión
bibliográfica se reflejan las tendencias de crecimiento de la camaronicultura
versus la afectación del medioambiente, específicamente las implicaciones
relacionadas con la destrucción de los manglares como ecosistemas y la
contaminación de las aguas marinas y continentales. En el trabajo se
manifiesta que el desarrollo acelerado de esta rama productiva sin la
observación necesaria de las normas de protección del medio ambiente,
provoca afectaciones serias y puede conducir a catástrofes
medioambientales si no se respeta el equilibrio que debe existir con la
naturaleza.

Palabras claves: Camarón, camaronicultura, contaminación,
medioambiente.


ABSTRACT

The shrimp culture is an important line of the world production of food, an
elemental source of protein, employment and incomes. It's the base of the
sustenance much parts of the world population; for this cause it grows very
fast, increasing the total surface of exploitation which provokes an intense
unbalance between the production from the man and the nature. The
present bibliographical review shows the tendency of the growth of the
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación 1
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2007 Volumen VIII Número 6

shrimp culture versus the environmental affectation, specifically the
elements about of the destruction of the mangrove’s ecosystems and the
pollution of the coastal and continental waters. This work shows that the
fast development of this line of production without the observance of the
protection regulations to the environment causes several damages and may
leads to environmental catastrophes if we don’t respect the balance with
the nature.

Key words: Shrimp, Shrimp culture, pollution, environment.



INTRODUCCIÓN

La acuicultura representa un importante sector de la producción alimentaria
mundial y constituye una elemental fuente de proteínas, empleo e ingresos,
siendo la base del sustento de una gran parte de la población mundial. En
concreto, el camarón es un producto de alto valor, que se produce
principalmente en Asia y América Latina, fundamentalmente para su
exportación, generando riqueza en muchos de los países en vías de
desarrollo de estas regiones. Durante la pasada década, surgieron
considerables problemas en la camaronicultura, principalmente debido a
enfermedades virales. En particular, en latinoamérica, donde el Penaeus
vannamei es la principal especie cultivada, ha sufrido severos problemas a
consecuencia de enfermedades de tipo vírico desde principios de los
noventa. A partir de los esfuerzos realizados en la búsqueda de soluciones
duraderas para combatir los problemas derivados de las enfermedades que
afectan al cultivo de esta especie en América Latina, se advirtió que la
siembra de poslarvas sanas es un elemento esencial en la mejora de la
supervivencia durante la producción; sin embargo, para lograr esto, es
necesaria la asimilación de los principios básicos sobre el manejo sanitario
y la bioseguridad en el laboratorio, además de en las piscinas de ceba
(FAO, 2004).

Bucheli (1999) definió la acuicultura como aquella parte de la producción
pesquera conseguida mediante la intervención humana y que comprende
un control físico de los organismos en algún momento de su ciclo vital,
independientemente de la fase de cosecha. Esta participación puede variar
de mínima a máxima. Sirve de ejemplo en el primer caso, la concentración
de camarones juveniles en lagunas costeras para conseguir un aumento de
la producción pesquera; la segunda puede ser observada en los cultivos
superintensivos de truchas en ciclos cerrados. El objetivo de esta industria
no se orienta únicamente a la multiplicación de los bienes que se producen,
sino también a su mejoramiento cualitativo, haciendo posible que dichos
productos incrementen su valor.

Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación 2
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

Según Alday (1999) y Valenzuela et al., (2002) la camaronicultura ha
crecido de manera importante en las últimas dos décadas, aportando
volúmenes considerables a la producción pesquera total a nivel mundial,
pero asimismo ha influido en la organización de la trama social y en la
economía de ciertas regiones.

De cualquier forma, la acuicultura trae consigo la participación del hombre
en el proceso de crianza y antes de la siembra de las poslarvas (PL)
comprende la fertilización orgánica de los estanques, cuya aplicación en el
sustrato durante la preparación y luego en la columna de agua, permiten
mantener alimento de forma continua para otro eslabón de la cadena de
productividad primaria, esto es, el zooplancton (constituido por rotíferos,
microcrustáceos, poliquetos, entre otros) que puede alimentarse
directamente de los abonos orgánicos y a la vez, servir de alimento a los
camarones en sus diferentes etapas (Talavera y Zapata, 1996; Rosenberry,
2002).

El cultivo de la mayoría de los peces y crustáceos se emprende en
estanques terrizos, los cuales están normalmente provistos de entradas y
salidas de agua que permiten un control permanente de la cantidad de
líquido, abasteciéndolo con un número específico de juveniles. Este proceso
comprende varias acciones, como la fertilización referida anteriormente
para lograr el aumento del número de organismos para la alimentación del
camarón, hasta logar un alimento completo formulado, que proporciona
todos los nutrientes necesarios para su crecimiento. En una cosecha total,
la piscina se agota, ya que todos los animales son extraídos, para luego ser
procesados. Si es parcial, solo una porción es retirada (alivio de la
biomasa) usando una red. La gamba marina crecida en China,
Centroamérica y América del Sur, es a menudo criada en estanques de
aproximadamente 5 a 10 ha de superficie (Rosenberry, 2002).

El objetivo de este trabajo es mostrar las principales influencias de la
camaronicultura en la destrucción de los manglares y la contaminación de
las aguas, así como las posibles acciones para mitigar estos fenómenos.


DESARROLLO

El ambiente acuático representa el 72% de la superficie total de nuestro
planeta, donde se han identificado más de 2 000 000 de especies de
invertebrados. Las adaptaciones estudiadas hasta la actualidad, solamente
ayudan a entender un poco la interrogante principal de los procesos
adaptativos que consiste en responder si dependen del entorno. Para
resolver esta pregunta se debe tomar en cuenta, no solo el aspecto
fisiológico, sino también el ambiental y combinarlo con la genética para
determinar si la mutabilidad del ADN que está siendo modulada por el
3
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

ambiente a través de señales químicas, inducidas en la membrana por
estímulos externos. Si esto es cierto, la ventaja evolutiva de estos
organismos sería tal, que su éxito de supervivencia en La Tierra estaría
solamente amenazado por el hombre (Alpuche et al., 2005).

La camaronicultura es uno de los sectores de la acuicultura con más rápido
crecimiento en Asia y Latinoamérica y recientemente en África, pero
también uno de los más controvertidos. La rápida expansión de la crianza
de camarón ha generado ingresos substanciales para muchos países, pero
viene acompañada por una creciente preocupación sobre los impactos
ambientales y sociales. Los principales temas incluyen las consecuencias
ecológicas de la conversión de ecosistemas naturales, particularmente
manglares, para la construcción de estanques de camarón, los efectos
como la salinización del agua subterránea y los suelos agrícolas, el uso de
harina de pescado en las dietas de los camarones, la contaminación de las
aguas costeras debido a los efluentes de los estanques, impactos sobre la
biodiversidad debido a la colección de reproductores y semillas de la
naturaleza, y conflictos sociales en algunas áreas costeras. La
sostenibilidad de la camaronicultura ha sido cuestionada, debido a la
contaminación en las áreas en que crece el camarón, combinado con la
introducción de patógenos, lo que significó el mayor brote de enfermedades
en estos animales y produjo pérdidas económicas significativas en los
países productores (FAO et al., 2006).

Según Chamberlain (2002), la cría de camarón es un negocio que está
creciendo rápidamente. En sus primeras etapas, este cultivo confiaba
mucho en recursos naturales como las poslarvas silvestres, los embalses
seminaturales, los alimentos naturales y el uso de grandes ecosistemas
colindantes. La gran confianza en estos elementos condujo a problemas de
impacto ambiental. A medida que la industria fue avanzando, el uso de los
elementos del medio ambiente fue disminuyendo progresivamente a favor
de un mejor control, eficiencia y sostenibilidad. Al ir aumentando la
producción mundial de este crustáceo, los precios comenzaron a decrecer y
debido a esto, las granjas camaroneras a nivel internacional luchan por
mejorar la eficiencia y reducir los costos de producción. La incertidumbre
en la oferta y la demanda están causando fluctuaciones erráticas en los
precios, lo que contribuye al desequilibrio del mercado. Además, los
agentes reguladores continúan exigiendo normas para la seguridad
alimentaria, las que requieren nuevas formas de ordenamiento.

La pesca de camarón en aguas marinas puede continuar por muchos años,
sin embargo, la producción posiblemente baje, debido a que los recursos
marinos de muchas regiones del mundo han sobrepasado sus límites
máximos sostenibles de producción anual, trayendo consigo que los
rendimientos aumenten y disminuyan de forma periódica, aunque pudieran
no alcanzar los niveles actuales. Como una de las soluciones al respecto, el
4
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

cultivo de especies marinas y dulceacuícolas se ha generalizado a partir de
programas en diversos países y depende del manejo y biotecnologías bien
desarrolladas, cuyo aporte consiste en ampliar sustancialmente la oferta
alimentaria que se puede alcanzar a través de la extracción o el
aprovechamiento justo de las poblaciones silvestres. El interés por la
acuicultura ha estado fundamentado en el cultivo de especies de alto valor
comercial como el camarón, que ocupa un lugar cimero a escala mundial
comparado con otros renglones, gracias a los convenientes precios en el
mercado internacional. De esa manera, desde 1984 hasta el 2002, la tasa
de crecimiento anual de las granjas camaroneras fue del 11%. A modo de
comparación, pueden citarse estos indicadores anuales de carne con un
3%; leche, con un 0,7% y huevos, con un 4,5% (Decamp et al., 2003).

La camaronicultura en el hemisferio oriental

En el año 2002 la producción global de la acuicultura alcanzó los 39,8
millones de toneladas con un valor de 53 800 millones de dólares, esto
representó un incremento del 5,3% en la producción en peso y 0,7% del
valor sobre el año anterior. No obstante que los crustáceos cultivados
representan solamente el 5,4% de la producción total, significaron en el
2002 el 20,1% de todo el valor de la acuicultura del planeta. A pesar de
haberse visto seriamente afectada por enfermedades en América Latina y
Asia, la tasa anual de crecimiento de los camarones cultivados creció un
6,8% entre 1999 y 2000. Si bien hubo una caída al 0,9% en el 2002, estas
tasas de incremento son aún elevadas comparadas con otros sectores
productores de alimentos, sin embargo, el incremento mundial ha mostrado
niveles más modestos en la última década (5% como promedio) en
comparación con el que se observó durante los años setenta (23%) y de un
25% en los ochenta (FAO, 2003).

Tailandia ha sido el primer productor y exportador de camarón industrial
del mundo durante muchos años, desde que comenzó la fiebre de esta
producción a principios de los años 80. La obtención total de este crustáceo
en ese país alcanzó en el 2000 las 300 000 toneladas por año, mayor que
el promedio anual de 200 000 - 250 000 toneladas, debido a una escasez
de la oferta en el mercado mundial. A pesar de eso, durante el año 2001,
las asociaciones de productores y exportadores de este producto han
solicitado al gobierno que garantice con rapidez una política nacional que
promueva la producción industrial de camarón para prepararse ante una
competencia más dura con los países vecinos. India y Bangladesh juntos
producen entre 60 000 y 80 000 toneladas; Indonesia, entre 60 000 y 80
000; Vietnam entre 50 000 y 70 000; las Filipinas 30 000 y Malasia, 10
000. Según los exportadores, debido al apoyo gubernamental y a las
nuevas políticas, cuentan ahora con un potencial mayor para aumentar su
capacidad y Tailandia podría ser desplazada del mercado exportador si no
se desarrolla una política para promover el sector (Farhan, 2001).
5
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03


Boisset (2009) señala que a pesar de la difícil situación en el mercado
europeo, India, durante el primer trimestre del 2009, incrementó
notablemente su participación en esta región, con una tasa de crecimiento
del 24%, comparado con las estadísticas del año anterior. Con 15 200 t de
camarón exportado a Europa durante este período, ese país es actualmente
el mayor exportador a la Unión Europea (UE); sin embargo, esta posición
de liderazgo no basta, debido a que los inspectores de esta organización
encontraron residuos no autorizados en algunos productos importados
desde esta nación, los que para inicios de mayo del 2009, ingresarán a este
grupo internacional mediante la presentación de resultados negativos
también para nitrofuranos.

La camaronicultura en Latinoamérica

El camarón del pacífico P. vannamei, es la especie de peneidos que se
explota con preferencia en todo el continente americano, debido al mejor
conocimiento de sus características productivas y a los altos rendimientos
que aporta. Recientemente se han establecido cultivos de esta especie en
agua dulce o con salinidades muy bajas (Allen et al., 2000).

La cría del camarón es una industria exportadora en Latinoamérica y
actualmente hay más de una docena de países con experiencias diversas
en este sector, entre los que se destacan: Ecuador, México y Honduras,
con alrededor de 180 000, 20 000 y 14 000 hectáreas de estanques,
respectivamente. Casi toda la producción de cultivo de estas regiones, está
destinada a la exportación, principalmente al mercado de Estados Unidos
de América, aunque las dirigidas a las economías europea y japonesa, se
están incrementando. Debido a la demanda fuerte y continuada del
camarón, al crecimiento de la producción por superficie y al área total de
piscinas, esta industria continuará creciendo y puede expandirse a otros
países (Tobey et al., 1998).

La industria camaronícola se inició en Ecuador a finales de la década de los
años 60, logrando su primera piscina comercial en 1969 y apareciendo
como líder en este sentido, con cultivos fundamentalmente extensivos.
Para 1982, tenía la mayor área del mundo en producción siendo una de las
actividades más importantes del sector productivo de ese país; en términos
de ingreso de divisas por exportaciones, ocupa el segundo lugar después
del petróleo y es la mayor fuente desde el exterior para el sector privado,
representando el 15,6% del Producto Interno Bruto (PIB). En 1975, la
captura oceánica proporcionó el 85% de las 5 000 toneladas métricas de
camarón exportado. Para 1991, 132 000 ha de tierra costera habían sido
convertidas en estanques y solo un 7% del total exportado fue de pesca
silvestre. Tomando como referencia el contexto mundial, este país es el
cuarto productor (después de China, Tailandia e Indonesia) y el primero del
6
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

Hemisferio Occidental, en su territorio está asentada la mayor cantidad de
laboratorios de producción de poslarvas y es el mayor proveedor de
alimentos balanceados para camarones de la región; además, es el
principal proveedor de los Estados Unidos de América, España y Francia
debido al bajo costo de sus productos. La producción promedio anual fue
12 000 toneladas métricas en 1979, aumentando rápidamente hasta
alcanzar las 110 000 en 1991; lo que está relacionado directamente con el
incremento de las áreas cultivadas de 439 ha en 1976, a 131 808 en 1991
(Ayala et al., 1991).

Charle (2003) refiere que los sistemas semi - extensivos surgen como
respuesta a la necesidad de maximizar la producción por área. La
capacidad de carga de los estanques puede ser estimada en 600 kg/ha
pero cuando el camarón excede los 9 g, los cultivadores manifiestan que es
necesario adicionar alimento artificial, el cual, conjuntamente con las
larvas, conforman el 50% de los costos de producción, por lo que los
camaronicultores tratan de optimizar el uso de estos nutrientes. El cálculo
de la ración diaria de alimento se basa en una tabla proporcionada por los
productores de alimento, que es elaborada tomando en cuenta la densidad
de siembra, peso promedio y supervivencia. Los técnicos de las
camaroneras rara vez se ajustan a lo indicado por la tabla y las reducen
entre 70 y 80% de lo indicado. El criterio y experiencia del técnico
determina otros cambios en la rutina de alimentación, como por ejemplo la
aplicación de la mitad de la ración cuando el camarón entra en muda o
cuando la temperatura del agua disminuye y la suspensión si los animales
muestran indicios de estrés.

Tobey et al., (1998) refieren que el cultivo extensivo es empleado
principalmente donde hay infraestructura limitada, pocos especialistas
capacitados en acuicultura, tierra barata y altas tasas de interés. En este
tipo de ambiente, los grupos de productores individuales y colectivos,
generalmente carecen de acceso a créditos y son capaces de establecer sus
operaciones con poca aportación y limitada tecnología. Las piscinas son
grandes (20 a 100 ha) y construidas a bajo costo en áreas costeras (que es
donde la tierra es más barata). La forma más primitiva de contención para
acuicultura extensiva consiste en un taponamiento o represa, hecha a
mano, en un curso de agua natural o canal, que constituye el estanque. En
el cultivo semi - extensivo todos los costos asociados con la producción son
más altos con relación al sistema anteriormente citado y comprende un
complejo más complicado, introducción de una fase de precría, instalación
de un sistema de bombeo para regular el intercambio de agua, manejo
hábil, mano de obra más preparada, compra de alimento y aumento en el
uso de diésel o energía eléctrica. Las bombas intercambian del 10 al 30%
del agua cada día. Se pueden usar aireadores para ayudar a mejorar la
calidad del agua y aumentar los rendimientos. Con tasas de siembra de 25
000 a 200 000 juveniles por ha, los cultivadores aumentan la alimentación
7
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

natural con alimento balanceado para la especie en explotación. Los
juveniles (silvestres o de laboratorio) son mantenidos en áreas de precría
hasta que son sembrados a densidades menores en las de ceba. Donde no
se usan especies endémicas, como en el Caribe y costa este de
Sudamérica, la dependencia de existencia de laboratorios es más
importante; en algunos casos se aproxima al 100%. La probabilidad de que
la cosecha falle, aumenta en relación directa con la intensidad del cultivo,
con mayores densidades de siembra hay mayor dependencia de la
tecnología y de la presión sobre la calidad del agua.

La camaronicultura en Cuba

La producción de camarón constituye una rama exportadora en los países
latinoamericanos, con efectos significativos en el uso de recursos naturales,
en las economías locales, regionales y en las comunidades adyacentes a las
áreas de la industria. A medida que la camaronicultura continúe creciendo y
presionando los recursos costeros, su sostenibilidad dependerá del éxito
que se logre en minimizar los impactos negativos, maximizar los
beneficios y mantener los recursos naturales que la hacen posible
(Andrade, 1992).

Dentro de las actividades productivas que han cobrado auge en los últimos
años, se destaca la explotación del camarón, considerada como una de las
fuentes de ingresos más importantes en Cuba y en especial, en la Provincia
Granma, la que aporta casi el 50 % del total nacional. En este país, como
en el resto del mundo, la captura del camarón silvestre constituye un
problema desde el punto de vista económico, pero también representa un
inconveniente social y ambiental; es por ello que el cultivo establece una
solución para la explotación de este renglón, sobre todo teniendo en cuenta
el alto nivel de competencia de este mercado a nivel internacional. La
camaronicultura en esta nación surge a principio de la década del 80´, con
el objetivo de desarrollar la exportación del camarón como una opción para
el incremento de los ingresos por fondos exportables relativos al otrora
Ministerio de la Industria Pesquera. Desde sus comienzos, se explotó en
condiciones de producción la especie Penaeus schmitti, que se mantuvo
hasta el año 2002, a partir del cual se decide introducir una nueva,
Penaeus vannamei, que resultó y resulta superior en cuanto a los
indicadores productivos y se adapta muy fácilmente a los cambios de
los parámetros físico - químicos del agua. En nuestro país, los procesos
morbosos más frecuentes son los de etiología parasitaria, bacteriana y
los causados por epicomensales (GEDECAM-MIP, 2004).

La camaronicultura y el medioambiente

Machain - Castillo y Ruiz - Fernández (2006) refieren que la salud del
ambiente es motivo de preocupación en nuestros días, debido a la rápida
8
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

modificación del entorno causado por el desarrollo de actividades
antropogénicas y el consecuente efecto que la degradación del medio tiene
sobre la población humana. Para evaluar en qué condiciones se encuentra
un ambiente en particular se han establecido un grupo de indicadores que
proporcionan una medida de la calidad del ecosistema, los que pueden
estar relacionados con las características biológicas y físicas tanto del
líquido como del sedimento, así como con elementos socioeconómicos
asociados con el hombre o el manejo. Entre las características necesarias
de un buen indicador se incluyen: que sea fácilmente medible, preciso,
consistente, sensible a los cambios y simple. Su selección estará basada
principalmente en los objetivos particulares del estudio en cuestión, así
como en el tipo de ecosistema o comunidad, su tamaño, complejidad, entre
otras.

La reciente expansión del cultivo del camarón, ha generado muchos
debates públicos en torno a los efectos sobre el medio ambiente y su
sustentabilidad; los temas de mayor preocupación según Tobey et al.,
(1998), son:

• Utilización de los ecosistemas de manglares para la construcción de
estanques y su empleo por pocos años, según el estilo de roza y
quema y posterior desplazamiento a otras áreas.
• Salinización de las aguas subterráneas y tierras agrícolas.
• Contaminación de aguas costeras por efecto de las descargas de los
estanques.
• Excesos en el uso de harinas de origen marino, conduciendo a un
aprovechamiento ineficiente de fuentes vitales de proteína y a la
alteración de los ecosistemas marinos.
• Preocupación por la biodiversidad, como resultado de la recolección
de semilla y reproductores silvestres e introducción de especies
exóticas con agentes patógenos asociados.
• Conflictos sociales con otros usuarios de los recursos naturales.
• Descargas de las granjas, causando autocontaminación en las áreas
de cultivo.

La introducción de nuevas especies puede tener impacto negativo en la
biodiversidad y a pesar de los esfuerzos de los cultivadores, los escapes de
las pisciculturas ocurren frecuentemente, especialmente en las operaciones
con métodos semi - extensivos y extensivos; estas transferencias pueden
permitir la introducción de patógenos, parásitos y depredadores donde no
existían previamente. Es bien conocido que en Latinoamérica y Asia, estas
actividades, dentro y entre países, ha sido ampliamente esparcida, los
ejemplares han sido alojados (transportados y liberados fuera del área de
distribución natural) con fines de cultivo; generalmente, esta operación es
irreversible y de consecuencias no predecibles. El resultado final es la
pérdida potencial de diversidad genética, que puede afectar a la condición
9
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf
REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504
2010 Volumen 11 Número 03

de las especies y su capacidad para adaptarse a los cambios ambientales.
Estos nuevos ejemplares, frecuentemente compiten con los nativos,
eliminándolos. Una preocupación seria es el potencial de sustitución de los
genes silvestres por los más restringidos de los laboratorios, mediante
siembras repetidas en las piscinas; muchos científicos creen que esto
podría llevar a debilitar la reserva genética silvestre (Pullin, 1993; Alvarado
- Forero y Gutiérrez-Bonilla, 2002; Briggs et al., 2004).

Tobey et al., (1998) definen la acuicultura sostenible del camarón como
desarrollo y prácticas operacionales que aseguran una industria viable
desde el punto de vista económico, ecológicamente adecuada y socialmente
responsable, refiriendo además que esta condición sólo se puede alcanzar
si los efectos a corto y largo plazos sobre el medio ambiente y la
comunidad son diagnosticados y mitigados adecuadamente y son
protegidos los recursos costeros de los cuales dependen. El rendimiento
económico está directamente influenciado por la sostenibilidad, por lo que
las prácticas que no sean adecuadas desde el punto de vista ecológico,
fallarán tarde o temprano, conduciendo al fracaso de las operaciones
productivas individuales o regionales.

La producción de camarón constituye una industria exportadora en los
países latinoamericanos, con efectos significativos en el uso de recursos
naturales, en las economías locales, regionales y en las comunidades
adyacentes a las áreas de la industria. A medida que la camaronicultura
continúe creciendo y presionando los recursos costeros, su sostenibilidad
dependerá del éxito que se logre en minimizar los impactos negativos,
maximizar los beneficios y mantener los recursos naturales que la hacen
posible (Andrade, 1992).
El diseño y la construcción de las unidades de producción o estaciones le
corresponden a la ingeniería, dando origen a una nueva rama de esta
ciencia, cuya investigación para la acuicultura también se encuentra en
pleno desarrollo con el objetivo de lograr su optimización estructural,
teniendo como base los requerimientos de las especies a cultivar, el tipo de
cultivo a desarrollar y las metas de la empresa acuícola. Este campo de
acción tiene grandes posibilidades de trabajo y el ingeniero tendrá que
estar preparado para comunicarse con el biólogo, quien también debe
entenderlo para asegurar el éxito (Coche et al., 1993; Borja, 2002).
En el mundo de la camaronicultura se consideran dos aspectos
importantes: el problema de los manglares y el de la contaminación de los
depósitos de agua debido a los vertimientos de los eferentes de lo
estanques.



10
Industria del camarón: su responsabilidad en la desaparición de los manglares y la contaminación
acuática
http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n050510/51015.pdf