Monet
81 pages
Español

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris

Monet , livre ebook

-

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
81 pages
Español
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Para Claude Monet, el que se le considerara “impresionista” fue siempre un motivo de orgullo. A pesar de todas las críticas que se han hecho a su trabajo, siguió siendo un verdadero impresionista hasta el final de su muy larga vida. Lo era por convicción profunda y, por el impresionismo, pudo haber sacrificado muchas otras oportunidades que su inmenso talento le ofrecía. Monet no pintaba composiciones clásicas con figuras y nunca fue retratista, aunque su entrenamiento profesional incluía estas habilidades. Eligió un solo género y lo hizo suyo: el paisajismo, y en él logró un grado de perfección que ninguno de sus contemporáneos pudo conseguir. Sin embargo, cuando era niño, comenzó por dibujar caricaturas. Boudin aconsejó a Monet que dejara de hacer caricaturas y se dedicara a los paisajes. El mar, el cielo, los animales, las personas y los árboles son hermosos en el estado en que la naturaleza los creó, rodeados de aire y luz. De hecho, fue Boudin quien trasmitió a Monet su convicción de la importancia de trabajar al aire libre, que a su vez, Monet transmitiría a sus amigos impresionistas. Monet no quiso asistir a la Escuela de Bellas Artes. Eligió estudiar en una escuela privada, L’Académie Suisse, fundada por un ex-modelo en Quai d’Orfèvres, cerca del puente Saint-Michel. Ahí era posible dibujar y pintar modelos vivos por una tarifa modesta. Ahí conoció también al futuro impresionista Camille Pissarro. Más tarde, en el estudio de Gleyre, Monet conoció a Auguste Renoir, Alfred Sisley y Frédéric Bazille. Monet consideraba muy importante presentar a Boudin a sus nuevos amigos. También le habló a sus amigos de otro pintor que había encontrado en Normandía. Se trataba del holandés Jongkind. Sus paisajes estaban saturados de color y su sinceridad, que en ocasiones rayaba en inocencia, combinaba la sutil observación de la naturaleza cambiante de la costa normanda. En aquella época, los paisajes de Monet aún no se caracterizaban por una gran riqueza de color. Más bien recordaban las tonalidades de pinturas de los artistas de la escuela de Barbizon y las marinas de Boudin. Compuso un rango de colores basados en amarillo a marrón o en azul a gris. En la tercera exhibición impresionista en 1877, Monet presentó una serie de pinturas por primera vez: siete vistas de la estación ferroviaria de Saint-Lazare. Las seleccionó entre doce que había pintado en la estación. Este motivo en el trabajo de Monet es coherente no sólo con la obra Chemin de fer (El ferrocarril) de Manet y con sus propios paisajes en los que aparecían trenes y estaciones en Argenteuil, sino también con una tendencia que surgió tras la aparición de los primeros ferrocarriles. En 1883, Monet compró una casa en el poblado de Giverny, cerca del pequeño pueblo de Vernon. En Giverny, pintar series se convirtió en una de sus ocupaciones principales. Los prados se convirtieron en su lugar de trabajo permanente. Cuando un periodista que había llegado desde When Vétheuil a entrevistar a Monet le preguntó dónde estaba su estudio, el pintor le respondió: “¡Mi estudio! Nunca he tenido uno y no veo la razón por la que alguien quiera encerrarse en una habitación. Para dibujar, sí, pero para pintar, no”. Entonces hizo un gesto amplio para abarcar el Sena, las colinas y la silueta de un pequeño pueblo y declaró: “Este es mi verdadero estudio”. Monet empezó a ir a Londres en la última década del siglo XIX. Comenzó todas sus pinturas de Londres copiando directo de la naturaleza, pero completó muchas de ellas después, en Giverny. La serie formó un todo indivisible y el pintor tuvo que trabajar en cada uno de sus lienzos en algún momento. Un amigo de Monet, el escritor Octave Mirbeau, escribió que había logrado un milagro. Con aquellos colores logró recrear en el lienzo algo casi imposible de capturar: reprodujo la luz del sol, enriqueciéndola con un número infinito de reflejos. Como ningún otro de los impresionistas, Claude Monet adoptó una perspectiva casi científica de las posibilidades del color y la llevó hasta el límite; es poco probable que alguien más lograra llegar tan lejos como él en esa dirección.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 22 décembre 2011
Nombre de lectures 2
EAN13 9781780425368
Langue Español
Poids de l'ouvrage 20 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0175€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

MONET
Traducción : JoanAntoni Espasa Rodriguez
© Confidential Concepts, worldwide, USA © Sirrocco, London, UK
ISBN:8 425368 97817 0
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o adaptada sin permiso del propietario de los derechos de autor en ninguna parte del mundo. A menos que se pertenecen a sus respectivos fotógrafos. Pese al esfuezo realisado en la fase de documentación, no siempre ha sido posible determinar a quién correspondían los derechos de autor de las fotografías ; en tales casos, agradeceíamos que nos notificaran el nombre de su propietario.
Claude
Monet
4
1.Barco a la sirga, Honfleur,1864, Memorial Art Gallery of the University of Rochester, Rochester, Nueva York.
xisten numerosas representaciones de Monet: autorretratos, obras de amigos entre hanEllegado también numerosas descripciones de Monet, sobre todo después de que el las que se cuentan algunas de Manet y Renoir, retratos fotográficos de Carjat y Nadar que han fijado los rasgos del artista en distintos momentos de su vida. Nos pintor se hiciera famoso, cuando periodistas e intelectuales trataban de encontrarlo. En 1919, Monet, que vivía casi como un ermitaño en Giverny, no muy lejos de Vernon, recibió la visita de Fernand Léger, que encontró frente a sí a “un hombre menudo cubierto con un panamá y vestido con un elegante traje gris claro cortado a la inglesa... Tenía un gran barba blanca, un rostro rosado y unos pequeños ojos alegres y vivos que reflejaban una pizca de desconfianza...”. Los retratos literarios y pictóricos representan a Monet como un hombre inestable, versátil, inquieto. Las titubeos de Monet, su constante descontento consigo mismo, la espontaneidad y una gran sensibilidad que se transforman en un espíritu frío y metódico, la conciencia de sí mismo como personalidad vinculada a los intereses de su tiempo y un individualismo muy pronunciado; todos los rasgos de su carácter nos aportan luz sobre el proceso de su trabajo y su actitud frente al arte. Claude Oscar Monet nació el 14 de noviembre de 1840 en París. No obstante, sus impresiones y recuerdos de infancia están ligados a El Havre, donde su familia se instaló a mediados de la década de 1840. El entorno en el que el joven Monet creció no le predisponía para el arte: su padre tenía una tienda de comestibles y hacía oídos sordos a los deseos de su hijo de convertirse en pintor. En El Havre no había ni museos con colección propia, ni exposiciones, ni escuela de arte. Este muchacho talentoso tenía que conformarse con los consejos de su tía, que pintaba por afición, y a las indicaciones de su maestro. El encuentro en Normandía con Eugène Boudin le produjo una gran impresión. Éste le desaconsejó que perdiera el tiempo dibujando caricaturas, que habían dado al joven pintor su primer éxito, y le indujo a centrarse en la pintura del paisaje. Boudin recomendó a Monet que observara el mar y el cielo, que fijara su mirada sobre los hombres, los animales, los edificios y los árboles en su ambiente de aire y luz. Boudain decía: “Tres pinceladas a partir de la naturaleza valen más que dos días de trabajo de caballete”. Y añadía: “Ya son veinte las veces que he vuelto a empezar para llegar a esa delicadeza, a ese encanto de la luz que interviene por todas partes.
5
6
2.El camino de Chailley en el bosque de Fontainebleau, 1865, Ordrupgaarsamlingen, Charlottenlund-Copenhague.
Los objetos están sumergidos”. Estas palabras podrían servir de epígrafe a la obra de Monet. El pintor se formó en París y Normandía, esta vez dentro del círculo de artistas. En muchos aspectos fue una formación semejante a la de otros pintores de su generación, pero conlleva también una serie de rasgos que la distinguen profundamente de los demás. Monet prefería las exposiciones temporales y los contactos con pintores contemporáneos a los museos. Si uno lee sus cartas se da cuenta de que el arte clásico le conmovía bastante menos que la vida que le rodeaba y la belleza de la naturaleza. ¿Qué fue aquello que impactó a Monet durante su primer viaje a París en 1859? Encontramos una respuesta exhaustiva en las cartas de Monet a Boudin tras la visita al Salón. El provinciano permanecía indiferente ante los cuadros históricos y religiosos de Boulanger, Gérome, Baudry, Gigoux; los cuadros de batallas que representaban la campaña de Crimea no le atraían en absoluto. Ni siquiera Delacroix, que
estaba representado con sus telas deLa ascensión del Gólgota, San Sebastián, Ovidio, El rapto de Rebecay con otros cuadros históricos, le parecía estar a la altura. Pero Corot es “prodigioso”, Théodore Rousseau es “muy bueno”, Daubigny “excelente” y Troyon es “maravilloso”. Troyon, pintor de bestiarios y paisajista, que antes había asesorado a Boudin, recibió a Monet y le dio consejos que éste comunicó enseguida a Boudin: aprender a dibujar personajes, copiar a los maestros del Louvre, frecuentar un taller conocido, por ejemplo el de Thomas Couture. Monet eligió también sus puntos de referencia entre las obras de paisajistas de la escuela de Barbizon, que revelan un acercamiento más simple y directo a la naturaleza; se trata de Millet y Courbet, que quisieron representar el trabajo y la vida de la gente humilde; se trata en suma de Boudin y Jongkind, que aportaron al paisaje su frescura y espontaneidad, rasgos que resultaban extraños a la antigua generación de pintores de Barbizon.
3.Desembocadura del Sena en Honfleur, 1865, Norton Simon Museum, Pasadena, California.
7
8
4.Camille o La mujer del vestido verde,1866, Kunsthalle Bremen, Bremen, Alemania.
  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents