Rembrandt
81 pages
Español

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris

Découvre YouScribe en t'inscrivant gratuitement

Je m'inscris
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
81 pages
Español
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

El espíritu, el carácter, la vida, la obra y el método de pintar de Rembrandt son un completo misterio. Lo que podemos adivinar de su naturaleza esencial proviene de sus pinturas y de incidentes triviales o trágicos de su infortunada existencia; su inclinación por la vida ostentosa lo obligó a declararse en bancarrota. Sus desgracias no son del todo comprensibles y su obra refleja ideas perturbadoras e impulsos contradictorios que emergen de las profundidades de su ser, como la luz y las sombras en sus cuadros. A pesar de todo, tal vez nada en la historia del arte causa una impresión más profunda de unidad que sus pinturas, compuestas de elementos tan distintos y llenos de significados complejos. El espectador siente que el intelecto de Rembrandt, esa mente genial, grandiosa, osada y libre de toda servidumbre que lo guiaba a través de las más elevadas reflexiones y los más sublimes ensueños, se deriva de la misma fuente que sus emociones. De ahí el trágico elemento que plasmó en todo lo que pintaba, sin importar el tema; en su obra coexiste la desigualdad con lo sublime, algo que puede parecer la consecuencia inevitable de una existencia tan tumultuosa. Pareciera como si aquella personalidad singular, extraña, atractiva y casi enigmática hubiera sido lenta para desarrollarse, o al menos para alcanzar su completa expansión. Rembrandt demostró talento y una visión original del mundo a muy temprana edad, como lo prueban sus grabados de la juventud y sus primeros autorretratos realizados alrededor de 1630. Sin embargo, en la pintura no encontró de inmediato el método necesario para expresar las cosas, todavía incomprensibles, que deseaba expresar; le faltaba ese método audaz, completo y personal que admiramos en las obras maestras de su madurez y ancianidad. A pesar de su sutileza, en su época se le juzgó brutal, lo que ciertamente contribuyó a alejar a su público. A pesar de ello, desde sus inicios y una vez logrado el éxito, la iluminación fue parte importante de su concepción de la pintura y la convirtió en el principal instrumento de sus investigaciones de los misterios de la vida interior. Ya le había revelado la poesía de la fisonomía humana cuando pintó El filósofo meditando o La Sagrada Familia, tan maravillosamente absorta en su modesta intimidad, o, por ejemplo, en El ángel Rafael dejando a Tobías. Muy pronto aquello no fue suficiente. La guardia nocturna marca de inmediato la apoteosis de su reputación. Tenía una curiosidad universal y vivía, meditaba, soñaba y pintaba replegado en sí mismo. De los grandes venecianos tomó prestados sus temas, convirtiéndolos en un arte que brotaba de una vida interior de emociones profundas. Los temas mitológicos y religiosos los trató de la misma manera que sus retratos. Todo lo que tomaba de la realidad y hasta de las obras de otros lo transmutaba al instante en parte de su propia sustancia.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 22 décembre 2011
Nombre de lectures 0
EAN13 9781780425450
Langue Español
Poids de l'ouvrage 19 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0175€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Extrait

REMBRANDT
2
© Confidential Concepts, worldwide, USA
ISBN : 978-1-78042-545-0 © Sirrocco, Londres
Todos los derechos de adaptación y reproducción reservados para todos los países.
Salvo mención contraria, el copyright de las obras reproduci-das pertenece a los fotógrafos a los que se debe la imagen. A pesar de nuestras investigaciones, nos ha resultado imposible establecer los derechos de autor en algunos casos. En caso de reclamación, les rogamos se dirijan a la editorial. Los años de formación, en busca del hechizo de la luz y del trazo.
Rembrandt
4
ientras que por mar, atraídos por el comercio en el Extremo Oriente, los julio dMe 1606 en los albores de un siglo prometedor y propicio en lo que a grandes figuras grandes comerciantes alcanzaban las antípodas, en Leyde, Arman Gerritszoon van Rijn, de profesión molinero, sólo tenía ojos para su hijo, nacido el 15 de se refiere. El niño, al que pronto se le llamará Rembrandt, según su nombre de pila, no tardará en elegir su camino y en manifestar desde muy pronto sus cualidades de artista, que sus profesores descubrieron desde su edad más temprana. Tras haber estudiado a los clásicos en su ciudad natal, el joven Rembrandt, que todavía no tenía catorce años, se inscribió en la universidad al tiempo que se afirmaba como un dibujante avanzado. En 1621 se hizo alumno de Jacob van Swanenburgh y se perfeccionó en el taller de Pieter Lastman, cuya pintura de grandes frescos de la historia le confirió el gusto por la precisión, el detalle y los fastuosos decorados en los que su maestro destacaba. Sus años oficiales de aprendizaje duraron poco tiempo. Desde 1625, el joven pintor se instala en su propio taller, dispuesto a dar cuenta de sus ambiciones al volar con sus propias alas; al igual que otros jóvenes de su generación a los que el comercio con las Indias había llevado por las sendas de la aventura y que bogaban al encuentro de la fortuna. Él no tenía más que sus lápices para asegurarse un bienestar con el que soñaba y que su padre, muerto en 1630, había tenido la dicha de ver cómo iba surgiendo de las cerdas de su pincel. Durante este periodo, marcado por las enseñanzas de Lastman, Rembrandt pinta numerosas escenas bíblicas en las que cada objeto participa con su brillo de una espiritualidad convencional, con frecuencia insólita, pero sincera desde el punto de vista pictórico. Más que el misticismo, lo que le inspira es el misterio particular de la situación: la tela de un tocado, la sombra de una columna que emerge en el decorado. Más que el alma en sí, lo que le anima con una fe suntuosa hacia la obra que nace de su lienzo es la santidad de los personajes. Desde entonces, Rembrandt no volvió a adecuarse a las modas de los maestros, al realismo teatral de Caravaggio o de Manfredi, cuya trivialidad está destinada a exaltar los corazones. Con la fuerza de sus veinte años, Rembrandt no es el heredero de MiguelÁngel y de los manieristas; cuando se pierde con deleite en la profusión de sus lienzos, no es ni realista ni expresivo, simplemente escucha su fuero interno y un hechizo que sólo él reconoce y sabe traducir mediante la luz y el trazo.
1.Autorretrato, hacia 1629, óleo sobre madera. Mauritshuis, La Haya.
5
6
Entender esta riqueza interior supone entrar de lleno en eso que la crítica llamará más tarde su “expresión trágica”, cuyos primeros esbozos, desde 1626, iluminan uno de los lienzos más célebres de cuantos se conservan el museo Pouschkin de Moscú: “Cristo expulsando a los mercaderes del Templo”. El colorido, vivo y claro, de este fresco bíblico conserva la huella de Pieter Lastman. Sin embargo, a pesar de la carencia general de armonía y de unidad, allí donde la anatomía de los personajes resulta imperfecta y la perspectiva dudosa los colores brillan con una llama interior de la que surge la promesa de su genio. Se desprende una fuerte emoción, más emergente que en sus obras posteriores, en las que su extremado dominio de la pintura contiene la emoción en los límites de la reflexión. Las emociones humanas, las pasiones del alma, ocupaban un lugar preferente en la vida espiritual del siglo XVII: los filósofos les consagraban múltiples tratados, los pintores las encarnaban sobre el lienzo, se hablaba de ellas en los salones. Cuando el joven Rembrandt muestra la cólera del Cristo, el estremecimiento de los mercaderes sorprendidos en su cotidianidad, se está inscribiendo en el marco de las preocupaciones de los hombres de su tiempo. Aunque el artista no rompiera con el debate filosófico, abordaba el problema en términos pictóricos que suponían su emancipación intelectual y la huella de su personalidad artística. Al margen de las “pasiones” abstractas de las obras de Lastman y de los pintores de su generación, Rembrandt construía pacientemente su visión del mundo y de los hombres, impregnada de naturalidad y con gran poder de evocación. En los años siguientes, su conocimiento del mundo espiritual y de la práctica artística dieron nacimiento a una “estética de la emoción” sin parangón, salida del dominio de la luz y del espacio. El ejemplo de vida, del que hará su credo a lo largo de toda su existencia, entraba de lleno en su arte. También por este tiempo el joven artista se ejercita en el grabado y produce una serie de pequeños autorretratos sobrecogedores. Tan pronto haciendo una mueca, como irónico o sardónico, sus rostros, siempre dotados de emoción, prefiguran los retratos que pintará a partir de los años treinta. Los museos rusos no cuentan con ningún autorretrato, pero en el Ermitage de San Petersburgo podemos admirar el “Retrato de sabio”, pintado en 1631, que marca para el pintor el inicio de un encargo que no tardará en consagrar su reputación al tiempo que asentará las bases de su fortuna. Desde entonces, la ascensión social que tan fuertemente deseaban sus padres no tardará en manifestarse. Cuando recibe a su primer alumno en su taller cuenta tan solo con veintidós años. Aunque no haya adquirido toda le experiencia de sus profesores, aunque sus “imitaciones” de Lastman estén faltas de segu ridad y esté todavía “tímido” frente a la obra que le espera, no obstante, nunca ha cedido ante la convención.
2.La lección de anatomía del doctor Tulp, 1632, Mauritshuis, La Haya.
7
8
3.La ronda de noche, 1642, Rijksmuseum, Ámsterdam.
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • Podcasts Podcasts
  • BD BD
  • Documents Documents