El gato persa
98 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

El gato persa , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
98 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

El gato persa es fruto de una cuidada selección que lo ha convertido en un animal de compañía tranquilo, amable, bonachón, bastante silencioso, amante de la paz y muy discreto. Sin embargo, no debemos considerarlo un gato de peluche, ya que tiene una gran personalidad, reservada y digna. Otra de las características del persa es que posee una particular sensibilidad que conviene respetar. No obstante, debe ser educado correctamente, con el fin de que sus instintos naturales no dañen la armonía con su dueño. Aunque sabe cómo sobrevivir fuera de casa, prefiere la vida doméstica y puede convivir tranquilamente con perros, gatos y niños, siempre que respeten su espacio y sus costumbres.
En esta obra encontrará todos los consejos indispensables sobre: El comportamiento; Necesidades cotidianas (salud, higiene, alimentación); Participación en concursos y exposiciones. En definitiva, recomendaciones sencillas pero eficaces, que permitirán a todos comprender mejor y querer más a este fantástico animal.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 10 mai 2019
Nombre de lectures 0
EAN13 9781644616932
Langue Español
Poids de l'ouvrage 5 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0300€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Mariolina Cappelletti



EL GATO
PERSA




EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
El editor agradece la colaboración de la Amicale Européenne du Persan y sus criadores (Dominique Ado, Patrick Aguilera, Marie-Jeanne Beck, Alain y Viviane Bedu-Jaïs, Sylvia Chappaz, Muriel Colin, Catherine Decherf, Christine Frisou, Frédéric Jay, Elisabeth Linares, Françoise Martraire, Maria Picazo, Dany Revillon, Béatrice Thibault), así como a Isabelle Leparmentier y Anne Temmerman.
El editor también quiere agradecer a Maribel Lerones Merino, presidenta de la ASFE (Asociación Felina Española), la elaboración del prólogo de la presente edición.
Traducción de Cristina Sala Carbonell.
Diseño de la cubierta: © YES.
Fotografías del interior y de la cubierta: © Philippe Rocher, salvo donde se indica otra procedencia.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2019
© [2019] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64461-693-2
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice

Prólogo
1 Orígenes E Historia
Orígenes
Sagrado Para Los Egipcios
Maléfico En La Edad Media
Recuperación
Origen De Las Razas
Historia De La Raza Persa
Cómo Diferenciar Un Persa De Otro Gato De Pelo Largo
2 Morfología Y Fisiología
Resumen De Morfología General
Fisiología
Principales Reflejos
3 Estándar Y Características Generales
Quién Establece El Estándar De Una Raza
¿Cómo Podemos Saber Si Nuestro Gato Es De Raza?
Estándar Del Persa
Características Generales
4 Comprender Al Gato
Socialización
Diferentes Formas De Comunicación
Comportamiento Predatorio: La Caza
Comportamiento Indeseado
El Juego
5 Elección De Un Ejemplar
Elegir Un Gato Adulto
6 Vida En Casa
A Punto De Llegar: Qué Necesita
Bienvenido, Cachorro
Peligros En Casa
Las Fugas
Viajes
Vacaciones
7 Alimentación
Cómo Come
Qué Come
Cuidado Del Pelo
¿Vegetariano? ¿Por Qué No?
¿Tiene Un Gato Consentido? La Culpa Es De Mamá
Una Porción De Mar
8 Cuidados E Higiene
Manto
Ojos
Orejas
Dientes
Uñas
9 Reproducción, Cría Y Genética
Reproducción
Cría
Resumen De Genética
10 Salud
Principales Enfermedades
Toxoplasmosis Y Enfermedad Del Arañazo De Gato: Las Cosas Claras
Consejos Del Veterinario Para Llevar El Gato A La Visita
Profilaxis
Cómo Reconocer A Un Gato Enfermo
Consejos Para La Tercera Edad
11 Exposiciones
Reglas Básicas
Valoración
Premios Y Títulos
Reconocimientos Y Premios
Calendario De Algunas De Las Exposiciones Felinas Más Importantes De Europa
12 Asociaciones, Clubes Y Criadores
Asociaciones Felinas
Asociaciones En España
Clubes De Raza
Criadores
PRÓLOGO
El gato ha convivido con el ser humano desde tiempos inmemoriales y se encuentra unido a nuestra cultura e historia. Sabemos que en civilizaciones como la egipcia estaban muy bien considerados y recibían un trato excelente. Este comportamiento tenía cierta lógica: las reservas de trigo dependían en gran medida de que los felinos ahuyentaran a los roedores que asaltaban los graneros en busca de comida.
El gato no tuvo tanta suerte en Europa; durante la Edad Media, mientras predominaba la superstición, se vio seriamente amenazado por el hombre. Después de las plagas que asolaron el Viejo Mundo, el ser humano comprendió que el gato no era su enemigo, sino todo lo contrario, y, poco a poco, le devolvió el lugar que le correspondía.
Sin embargo, en algunas mentalidades todavía perdura un cierto temor hacia estos animales que jamás atacan al hombre y cumplen con su trabajo sin pedir a cambio nada más que un lugar caliente donde dormir y algunas caricias de vez en cuando.
En el campo o en la ciudad, siempre cerca del ser humano, los gatos saben exactamente hasta dónde se pueden acercar a nosotros sin correr peligro: nos tienen «tomada la medida». ¿Quién no se ha quedado alguna vez con ganas de llevarse a casa a un gatito huérfano que maúlla debajo de un coche? Muchos hemos sucumbido a esa llamada desesperada. Al principio, pensamos que será algo temporal hasta que se le pueda encontrar un buen hogar; luego vamos posponiendo esa idea. Casi sin darnos cuenta, estaremos hablando en el supermercado con un desconocido que, como nosotros, tiene dudas sobre cuál será la marca de comida que más le gustará. El gato se acopla con tanta naturalidad a nuestra rutina que después resulta difícil poder vivir sin su presencia.
El gato tiene la suerte de saber unir su faceta salvaje con otra más hogareña; así, después de cazar, se acomoda en nuestras rodillas hecho un ovillo en busca de nuestras caricias.
En las páginas de este libro descubriremos en profundidad las características que definen al gato persa como una mascota especial y la forma de adquirir un ejemplar con pedigrí, además de cuidados, nociones de genética y curiosidades que nos ayudarán a entender a este felino tan singular.
Página a página, nos adentraremos en el fabuloso mundo de los gatos, descubriremos cómo desentrañar los enigmas que se asocian habitualmente a estos animales y adquiriremos una serie de conocimientos que nos ayudarán a comprender mejor a este extraordinario felino.
Maribel Lerones Merino
Presidenta de la ASFE (Asociación Felina Española)
1 ORÍGENES E HISTORIA
El gato convive con el hombre desde hace milenios, pero la selección y la cría de las razas puras se ha desarrollado muy recientemente, y parece que comenzó con las antiguas razas orientales. El origen de los felinos es antiquísimo: hace millones de años, tras la aparición de los primeros mamíferos sobre la Tierra. Pero no fueron domesticados hasta el año 4500 a. de C. en África y, quizás, en Oriente. Más tarde, los gatos fueron llevados a Europa; el gato europeo se considera descendiente directo del antiguo Felis libyca , que llegó al Viejo Continente en las naves de egipcios y fenicios.
ORÍGENES
Tras la extinción de los dinosaurios, acaecida en el Mesozoico hace 70 millones de años, surgieron los mamíferos, entre ellos los carnívoros y los primates.
Más tarde, en el Oligoceno, hace 34 millones de años, se diferenciaron, dentro de los carnívoros, los Félidos. Sus principales características eran: cráneo esférico, arcos cigomáticos fuertes y pronunciados para la inserción de potentes músculos masticadores, articulaciones mandibulares con movimiento vertical y no lateral como en los herbívoros, capacidad para caminar sobre los dedos (eran por tanto digitígrados), uñas retráctiles y pupilas que, en presencia de luz, se cierran y forman finas líneas verticales, como las de los gatos actuales.
Entre los Félidos se diferenciaron los grandes felinos, los Eusmilus (lentos, pero dotados de fuertes caninos en forma de sable en el maxilar superior) y los Pseudailurus (grandes gatos, ágiles y flexibles), muy similares a los Félidos actuales.
Un ejemplo excepcional de los Pseudailurus lo constituyen los Smilodon (del griego; significa «dientes de sable»), cuyos restos fósiles, datados en 23 millones de años, fueron encontrados por centenares en un yacimiento de brea en el rancho La Brea en California, donde parece que quedaron atrapados mientras cazaban mamuts. El Smilodon es, por así decirlo, el primer miembro de la familia de los gatos modernos; sin embargo, está dotado de una corpulencia similar a la de un tigre, con extremidades robustas y formidables caninos en forma de sable.
Entre el Smilodon y el género Felis , tal como lo conocemos en la actualidad, transcurrieron algunos millones de años, y tan sólo en el Neozoico, hace 1,8 millones de años, apareció el auténtico progenitor de los gatos modernos: el Felis lunensis , del que procede el Felis silvestris . Difundiéndose rápidamente hace 20 000 años, el Felis silvestris dio origen a tres especies felinas: el gato montés europeo (Felis silvestris silvestris) , el gato montés africano (Felis silvestris lybica) y el gato montés asiático (Felis silvestris ornata) . El Felis silvestris silvestris debía de ser un animal absolutamente salvaje e inaccesible; por tanto, nuestro actual gato doméstico, el Felis silvestris catus , desciende del cruce entre el gato montés africano y el asiático, que vivía en Irán y en la India, y, según parece, se relacionaba más fácilmente con el hombre.

¿CUANTO MÁS PEQUEÑO ES EL CEREBRO, MÁS DOMÉSTICO ES EL GATO?
Parece que esta afirmación es cierta, al menos según revelan los estudios realizados por el zoólogo Paul Schauenberg, quien, para poder medir el índice de domesticación del gato, se ha basado en la capacidad craneal (índice craneal de Schauenberg). De ahí que los gatos domésticos estén más próximos a los monteses indios que a los africanos o a los egipcios momificados, que habrían tenido una capacidad craneal mayor.
De este modo, según sus estudios, la domesticación está relacionada con un volumen cerebral menor: cuanto más pequeño el cerebro, más «doméstico» es el gato.

SAGRADO PARA LOS EGIPCIOS
Los primeros hallazgos de restos de animales similares al gato doméstico tuvieron lugar en la isla de Chipre y están datados en 6 000 años. Pero los primeros testimonios acerca de este animal, en forma de escritos, frescos y bellísimas estatuas, proceden de Egipto, del año 2500 a. de C.
En esa época, el gato era un animal salvaje, que vivía a orillas del delta del Nilo y que se dedicaba a cazar pájaros, ratones y serpientes. Pero pronto los egipcios se dieron cuenta de que este felino podía convertirse en un útil aliado para el exterminio de los ratones que, coincidiendo con los periódicos desbordamientos del Nilo, invadían todos los años los campos y los graneros. Por este motivo comenzó la domesticación del gato.
Pero en Egipto no sólo fue amado por su utilidad; también era adorado por ser semejante a algunos dioses. En particular, encarnaba al dios Osiris, que cuando no quería ser reconocido se transformaba en gato, y sobre todo a la diosa Bastet, que tenía cuerpo de mujer y cabeza de gata, la divinidad más querida por el pueblo porque protegía las casas y la salud.
MALÉFICO EN LA EDAD MEDIA
Aunque se conoce poco de la cultura del gato en la India, parece cierto que fue allí donde se domesticó por primera vez y se implantó su culto. Sin embargo, se sabe mucho más del gato del antiguo Egipto, alimentado con peces del Nilo y, a su muerte, embalsamado y momificado. Griegos y romanos también lo apreciaron mucho, sobre todo como cazador de ratones y guardián de los víveres. Existen testimonios de la existencia de gatos en el siglo I a. de C. en la Galia y Gran Bretaña, donde se han hallado pequeñas estatuas que confirman la notable presencia de estos animales entre la población.
También en Oriente los gatos fueron objeto de veneración: parece que Mahoma los apreciaba mucho y se explica que el sultán El Daher-Beybars reservó un gran jardín, denominado «el vergel de los gatos», para hospedar a estos animales vagabundos.
En Extremo Oriente los monjes budistas criaron gatos sagrados y también en Japón se les dedicaron especiales cuidados considerándolos objeto de culto.
Durante la Edad Media el gato fue hostigado, junto con otros animales, como el sapo, la rata y la serpiente. Debido a su comportamiento independiente y a la costumbre de cazar sobre todo de noche, fue considerado una manifestación del diablo y, como tal, fue perseguido hasta el exterminio. Se le relacionaba también con las brujas, mujeres que para su desgracia se ocupaban de ellos y a las que se consideraba hechiceras por el mero hecho de poseer un gato negro. La aniquilación de este animal, que llegó a provocar casi su extinción, supuso la proliferación de ratones y ratas, que difundieron graves enfermedades, especialmente la epidemia de peste, en toda Europa.


Espléndido ejemplar de persa de manto smoke crema.
RECUPERACIÓN
Las persecuciones medievales y sus desastrosos efectos dieron paso a una mejora de la situación: se revalorizó el gato casero. Todavía no era tan apreciado como otros animales domésticos, pero comenzó a considerarse su habilidad para la caza.
Entre finales del siglo XVII y principios del XVIII era ya plenamente aceptado. A partir de ese momento comenzó a incluirse en fábulas y cuentos, donde se describía su carácter: astuto e independiente, simpático y fascinante.

UN CUENTO
He aquí, resumida, una sugerente idea del gran escritor Rudyard Kipling (autor, entre otros, de El libro de la selva ), que explica cómo llegó el gato a nuestras casas.
La Mujer primitiva, con su magia, había domesticado al Perro, al Caballo y a la Vaca, y los había llevado a la cueva del Hombre para que trabajasen para él. El Gato se presentó voluntariamente y pidió leche y un lugar junto al fuego: «No soy ni un amigo ni un siervo. Tan sólo soy el Gato, que cuido de mis asuntos y me encuentro bien en cualquier sitio, pero también a mí me apetece entrar en tu cueva». La Mujer se comprometió a acogerlo si era capaz de suscitar tres elogios.
Primer elogio
Una mañana, el Hijo de la Mujer se puso a llorar sin consuelo. El Gato, escribe Kipling, «tendió suavemente su patita de terciopelo y le acarició una mejilla al Niño; después, se restregó contra sus regordetas piernas y con la cola le hizo cosquillas bajo la barbilla. El Niño empezó a reírse». La Mujer sonrió y elogió al Gato.
Segundo elogio
Poco después, el Niño comenzó a llorar de nuevo, porque el Gato se había marchado. El animal regresó y le sugirió a la Mujer que atase un hilo a un trozo de madera y lo arrastrase por el suelo: «el Gato comenzó a correr detrás, lo golpeó con las patas, lo volteó, lo lanzó sobre su dorso, lo hizo pasar entre las patas, simuló perderlo, se lanzó sobre él de nuevo y reinició el juego», hasta que el Niño, riendo a carcajadas, comenzó a jugar con él. Explica Kipling: «Cuando se cansó de jugar, se fue a dormir con el gato entre sus brazos. “Ahora, dijo el Gato, le cantaré al Niño una nana que lo hará dormir durante una hora por lo menos”. Y comenzó a ronronear, ahora fuerte, ahora suave, ahora fuerte, ahora suave, hasta que el Niño se adormeció». La Mujer, sonriendo, elogió al Gato.
Tercer elogio
Mientras la Mujer se peinaba, entró en la cueva un ratón y, aterrorizada, se subió a un taburete. El Gato, de un salto, atrapó al ratón, y así se ganó el tercer elogio y el favor prometido. A partir de aquel momento se instaló en la casa de los hombres.
ORIGEN DE LAS RAZAS
El siglo XIX constituyó una época de grandes transformaciones, también para el gato, que superó definitivamente una persecución secular.
En este periodo comenzó a apreciársele como animal de compañía y también por su belleza.
No obstante, sin la intervención del hombre seguramente no existirían todas las razas actuales. La primera exposición felina tuvo lugar en 1871 en el Palacio de Cristal de Londres, y se presentaron 25 tipos —que todavía no podían considerarse razas— de gatos persas y europeos con diversos mantos.
Desde comienzos del siglo XX , cuando fueron reconocidas oficialmente 16 razas, hasta la actualidad, se han seleccionado 54, a las que se han añadido aproximadamente una docena de variantes de persas y orientales.


La cara achatada del persa, iluminada por grandes ojos redondos, le proporciona un aspecto mofletudo.
HISTORIA DE LA RAZA PERSA
Aunque la raza persa, tal como la definimos en la actualidad, data sólo de hace cien años, sus orígenes son muy antiguos, si bien algo imprecisos. Recientemente algunos estudiosos han propuesto que el pelo largo del persa puede vincularse con el manto del gato salvaje manul, que vive todavía hoy en las estepas y en las regiones montañosas de Asia Central, Tíbet y Mongolia. Su principal característica —el pelo denso y largo— se debe posiblemente a una mutación genética espontánea, unida al riguroso clima de los lugares donde vive. Históricamente, fue en Khorasan, provincia de la antigua Persia, donde, a mediados del siglo XVI , el explorador italiano Pietro della Valle observó estos gatos de peculiar pelo largo: le gustaron e importó algunos ejemplares, y los describió con mucho detalle en la crónica de su viaje. Casi un siglo después, en 1620, un rico anticuario de Aix-en-Provence (Francia), Nicolás Fabri de Peirex, trajo consigo, a su regreso de Turquía, una pareja de estos gatos y los dio a conocer en París, donde se pusieron de moda entre la aristocracia, hasta tal punto que su posesión era considerada signo de r iqueza y refinamiento. En el si glo XVII eran conocidos también en Italia, ya que aparecen en diversos cuadros pintados en la época. A mediados del siglo XVIII el conde Georges Louis Buffon (1707-1788), naturalista y escritor francés, dedicó un largo capítulo de su Historia natural a un «descendiente del gato de Angora», citando a Della Valle y Fabri de Peirex, y afirmando que los extranjeros de la época quedaron seducidos de tal modo que los transportaron en barco hasta la India, en aquel tiempo colonia británica, y así trazaron la ruta que llevó al gato persa hasta Inglaterra. En Londres, en 1889, se establecieron el primer estándar y los programas de selección para mejorar el manto y aumentar la gama de colores y dibujos, que, en la actualidad, superan las doscientas variedades. En la década de los treinta, el gato persa se difundió en Estados Unidos, donde perpetuó su fama de «símbolo de estatus» y fue seleccionado por algunos criadores, que, llevando al extremo sus características de brevilíneo, crearon ejemplares muy chatos, llamados peke face , es decir, «cara de pequinés», con los consiguientes problemas de masticación y respiración. Actualmente, la selección ha cambiado y el persa tiene de nuevo una línea más armoniosa que evita las anomalías que perjudicaban su salud.

CREENCIAS POPULARES
¿Por qué se cree que el gato tiene siete vidas?
Este dicho se vincula en parte a la gran capacidad de recuperación física del gato, pero también a una antigua superstición. Hace tiempo, el siete se consideraba un número de la suerte que se adjudicó al gato, al que se creía animal afortunado por excelencia.
¿Por qué en Japón prefieren los gatos sin cola?
De acuerdo con una antigua creencia japonesa, todavía vigente, los gatos de cola larga pueden adoptar apariencia humana e influir negativamente en los hombres.
¿De dónde procede la creencia de que el gato negro es portador de desgracias?
Del periodo más oscuro de la historia de los felinos: la Edad Media. En aquella época, los gatos fueron perseguidos y exterminados porque se les consideraba criaturas malvadas, enviadas por Satanás a poblar la Tierra.
CÓMO DIFERENCIAR UN PERSA DE OTRO GATO DE PELO LARGO
El público en general suele llamar persa a cualquier gato de pelo largo, y de este desconocimiento se aprovecha toda una picaresca de vendedores que ofrece supuestos persas a precios económicos. No obstante, no todos los gatos de pelo largo pertenecen a esta elegante y apreciada raza. De hecho, existen varias razas reconocidas de pelo largo, de distinto valor económico, además de los gatos comunes.
En realidad la única característica que comparten todos estos gatos es el pelo largo; en cambio, hay muchos rasgos que distinguen a un persa de cualquier otro gato de pelo largo. Por ejemplo, los persas son totalmente chatos, no tienen morro y su diminuta nariz se halla a la misma altura que los ojos; son más cortos y compactos que otros gatos y tienen las extremidades más cortas. Por otro lado, dado que su línea genética es muy pura, constituyen una raza muy difícil de criar, lo que aumenta su valor económico.


Algunos estudiosos han propuesto que el pelo largo del persa puede vincularse con el manto del gato salvaje manul, que vive todavía hoy en las estepas de Asia central.
2 MORFOLOGÍA Y FISIOLOGÍA
RESUMEN DE MORFOLOGÍA GENERAL
El persa tiene un aspecto brevilíneo, o cobby , como se dice entre criadores. Es enérgico, de talla media-grande, pecho y espalda anchos, abdomen corto, extremidades también cortas y cabeza, frente y hocico redondeados. Las orejas son pequeñas y están bien separadas; la cola es corta y tan cubierta de pelo que forma un penacho. El conjunto es macizo y musculoso.

PRINCIPALES DATOS FISIOLÓGICOS DEL GATO PERSA
Peso
de 3,5 a 7 kg
Temperatura corporal
38,5-39 °C
Ritmo cardiaco
120-150 pulsaciones por minuto
Frecuencia respiratoria
20-40 inspiraciones por minuto
Madurez sexual
alrededor de 12 meses
Tiempo de gestación
63-68 días
Longevidad
15-16 años de media <![endif]-->

MEDIDAS PRINCIPALES DEL GATO

1. Estatura, altura hasta la cruz; 2. Longitud del cuerpo; 3. Perímetro del cuerpo; 4. Perímetro torácico; 5. Altura del pecho; 6. Profundidad del pecho; 7. Anchura del pecho; 8. Anchura de la pelvis; 9. Altura del hombro; 10. Altura del codo; 11. Hueco bajo el esternón; 12. Extremo de la nalga; 13. Extremo de la corva; 14. Extremo del corvejón; 15. Longitud de la cola
Esqueleto
El esqueleto del gato está formado por un total de 279 huesos, generalmente finos, pero elásticos y resistentes.
Los gatos carecen prácticamente de clavícula, que se reduce a un vestigio óseo, que les permite el libre movimiento de las extremidades anteriores y que contribuye en gran medida al denominado « reflejo de enderezamiento » .


Cavidad oral
Está limitada por el maxilar superior y el inferior, ambos dotados de potentes músculos. Los dientes se caracterizan por la presencia de caninos muy largos con raíces que miden el doble que la parte visible, incisivos pequeños con raíces mínimas, premolares adaptados para cortar y molares destinados a la masticación.
El cachorro tiene 26 dientes, que aparecen dos semanas después del nacimiento; a los siete u ocho meses caen y son sustituidos por los definitivos del adulto, que son 30 y constan de:
■   6 incisivos, 2 caninos, 6 premolares y 2 molares en el maxilar superior;
■   6 incisivos, 2 caninos, 4 premolares y 2 molares en el maxilar inferior.



Musculatura
Los músculos del gato son elásticos, capaces de desarrollar, incluso, más velocidad que resistencia.
Su contracción está regulada por un eficaz sistema nervioso central gracias al cual el animal consigue ejecutar movimientos precisos y veloces, además de rápidos cambios de dirección.

Patas
Las patas delanteras terminan en cinco dedos que forman la mano, mientras que las posteriores finalizan con cuatro que constituyen el pie.
Las extremidades son muy flexibles y elásticas, y propician movimientos silenciosos. Las uñas son retráctiles, curvas, largas y recogidas en una funda que las protege del deterioro. Son un arma veloz de gran precisión.

FISIOLOGÍA
Vista
El gato ve muy bien incluso sin luz gracias a la presencia del denominado tapetum lucidum , un estrato celular reflectante situado tras la retina. Las células que lo forman reflejan los rayos luminosos no captados en un primer momento, y ayudan a que los conos y los bastones de la retina tengan la posibilidad de captarlos de nuevo. Por este motivo, el ojo del gato, en la oscuridad, brilla cuando una luz muy intensa incide en su pupila.
El tapetum lucidum incrementa en un 40 % la eficiencia de la vista del animal. La pupila, además, puede dilatarse tanto que, de noche, la vista del gato es cinco veces superior a la del hombre y, por ello, equiparable a la de los animales nocturnos.
Los conos del gato son tricromáticos, por lo que debería distinguir los colores azul, verde y rojo; sin embargo, aunque no se ha demostrado de manera concluyente, parece que no ve bien el verde, pero sí el azul, el rojo y la escala de los grises.
Puede seguir perfectamente a una presa en movimiento, porque su ángulo de visión supera los 180°, pero, si aquella permanece inmóvil, el gato no puede conseguir percibirla en absoluto.


Como puede apreciarse en esta imagen, los ojos del persa deben ser grandes, redondos y bien abiertos.


1. Luz intensa; 2. Luz normal; 3. Noche o luz tenue

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents