La hibridación de los pájaros
113 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

La hibridación de los pájaros , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
113 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

¿Por qué se hibridan los pájaros? Para «inventar» criaturas nuevas y estupendas, nidadas de polluelos vigorosos y graciosos, que unen la belleza de una especie y el
esplendor de otra. Se presentan, en sencillas fichas, los puntos esenciales para obtener híbridos fácilmente. Por ejemplo, de la unión del jilguero de Himalaya con el canario mestizo, se obtiene un pájaro precioso, de canto armonioso, que tendrá las alas del jilguero y la cola y los ojos del canario. En la ficha de cada híbrido se facilita toda la información relativa a las características físicas de los padres, con qué facilidad se pueden encontrar, comportamiento de la descendencia, alimentación, tipo de jaulas, etc. Las descripciones están acompañadas de ilustraciones en color. Naturalmente, si queremos experimentar, podremos combinar animales de plumaje muy llamativo para intentar otras hibridaciones (siempre que las especies no sean muy diferentes y que se sigan los consejos que se dan en el libro). El lector encontrará también capítulos en los que se tratan los tipos de jaula, los cuidados diarios, la alimentación, los síntomas del pájaro enfermo, etc. Gianni Ravazzi es un gran aficionado a la ornitología que se dedica a la cría de muchas especies de pájaros. Colabora en algunos periódicos con artículos sobre temática medioambiental. Es autor de varias publicaciones en Editorial De Vecchi, entre las que destacan El jilguero, Ruiseñores, mirlos, tordos y otros insectívoros, Loros y
periquitos, Pájaros domésticos de jaula y pajarera, Los camachuelos.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 25 avril 2016
Nombre de lectures 0
EAN13 9781785259678
Langue Español
Poids de l'ouvrage 2 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0250€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Gianni Ravazzi



LA HIBRIDACIÓN
DE LOS PÁJAROS
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.

© Editorial De Vecchi, S. A. 2016
© [2016] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-78525-967-8

El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Los ojos no ven
centelleantes sino inmóviles
el incandescente ocaso.
Pero escuchan
su penetrante perfume.
G. R.
A «Paccilù y Paccidue»

Igual que en otros libros anteriormente publicados, quiero expresar mi sincero reconocimiento al amigo Carmelo Ermelindo, experto criador que ha puesto a mi disposición su vastísima experiencia y buena parte del material gráfico de esta obra. También quiero mostrar mi agradecimiento al juez nacional Franco Pozzi, cuyos cardenales y canarios de color han posado pacientemente para el fotógrafo, y al criador Gino Pezzanto, que ha tenido la cortesía de cedernos algunos interesantes ejemplares criados por él.
Índice


Introducción: un interesante desafío
Primera parte LA HIBRIDOLOGÍA
Concepto de especie
La evolución
Nociones indispensables de morfología y anatomía
Nociones de genética
Hibridología y transmisión hereditaria de los caracteres
Los híbridos de jilguero
Los híbridos de cardenal de Venezuela
Los híbridos de lugano y de lugano de cabeza negra
Los híbridos de verderón y de verderón de China
Otros híbridos
Segunda parte LA CRÍA
La elección de los mejores ejemplares
Los alojamientos y los accesorios
La alimentación y los cuidados diarios
El periodo de reproducción
El apareamiento y la puesta de los huevos
La incubación y la eclosión de los polluelos
El destete de los polluelos
La cría en pajarera o en batería de reproducción
Consejos prácticos
Tercera parte LAS ENFERMEDADES Y SU TRATAMIENTO
El animal sano y el animal enfermo
La muda: un periodo difícil
Las enfermedades y los tratamientos
Apéndice LAS LEYES VIGENTES SOBRE LA TENENCIA DE ANIMALES
Índice de las especies, de las subespecies y de las razas
Índice de los híbridos
N o t as
Introducción: un interesante desafío


Desde hace muchos años, los ornitólogos se dedican, a veces sin objetivos precisos, a cruzar especies afines pero distintas entre sí. El resultado de esta operación es un híbrido, es decir, un animal que suele ser una mezcla de los padres en cuanto a costumbres, aspecto morfológico y coloración.
Los híbridos de especies cantoras, por ejemplo, suelen ser excelentes cantores y pueden llegar a tener unas dotes melódicas incluso superiores a las de las especies de las que derivan. De entre los híbridos de mayor difusión merecen una atención especial los de jilgueros y canarios domésticos de las distintas razas, precisamente por ser pájaros cantores.
Sin embargo, la hibridación también se practica para obtener nuevos colores y nuevas formas. En cierta manera es un desafío para los criadores que, habiendo obtenido buenos resultados en la cría de determinadas especies, quieren experimentar con apareamientos de más riesgo desde el punto de vista reproductor.
Es preferible aparear especies afines, que tengan algo en común. La tendencia más generalizada consiste en mantenerse dentro de una misma familia, y, dentro de ella, se suelen preferir los apareamientos entre ejemplares pertenecientes al mismo género.
Al haber crecido en contacto con ornitólogos y ornicultores, desde pequeño me he familiarizado con los híbridos, algunos de ellos realmente originales, como ciertos ejemplares de colores derivados del cruce entre machos de faisán dorado y de faisán cólquico con gallináceas de razas diversas, o también con los más dispares híbridos de fringílidos, una de las familias que desde siempre se ha criado en cautividad por su hermoso plumaje y por la belleza de su canto. Por esta razón, al no poder incluir en un solo libro todos los híbridos posibles entre los pequeños granívoros, nos ocuparemos exclusivamente de los híbridos de fringílidos.
Otra familia que ha dado híbridos interesantes es la de los estríldidos, unos pájaros variopintos y muy alegres (el propio autor ha publicado en Editorial De Vecchi una interesante Guía de los pájaros exóticos , que desvela muchas curiosidades a los aficionados). Uno de los estríldidos más difundidos, el gorrión japonés, ha sido hibridado en varias ocasiones con fringílidos. De todos modos, es más frecuente hibridarlo con otros animales de la misma familia, como el pico de plata.


Gorrión japonés macho de coloración ancestral


Hembra de pico plateado


Híbrido de gorrión japonés x pico de plata


En las imágenes de esta página y de la siguiente vemos un gorrión japonés , un pico de plata y uno de los posibles híbridos del cruce . En el híbrido se pueden apreciar los caracteres comunes de ambas especies (como el pico fuerte), y también caracteres derivados solamente de una (la cola es más parecida a la del gorrión japonés, o la coloración del pecho claramente derivada del pico de plata).
El sueño de los criadores que se dedican a la hibridación es poder crear animales que hereden de los progenitores las mejores características de coloración, porte y canto.
Pero, desgraciadamente, los resultados no siempre se corresponden con los deseos; es más, los acoplamientos entre ejemplares de diferentes especies no siempre dan frutos. Por esto, para criar híbridos se necesita mucha afición y paciencia. El propósito de este libro es proporcionar a los criadores una serie de vías que les ayuden a obtener buenos resultados. El estudio de un cierto número de apareamientos que ya han tenido éxito servirá para conocer los mejores resultados logrados hasta el momento.
Primera parte LA HIBRIDOLOGÍA


La definición exacta de esta rama de la biología es «estudio científico de los híbridos», es decir, de los ejemplares derivados del cruce entre especies con caracteres hereditarios diferentes. Cuanto más afines son las especies, mayores son las posibilidades de que el híbrido sea fecundo, especialmente en lo que se refiere, en el caso de los fringílidos, a los machos desde la primera generación y a las hembras a partir de la segunda.
En esta obra trataremos—con la máxima simplicidad posible— la teoría relacionada con las nociones de genética y de transmisión hereditaria, remarcando las características de los productos finales, es decir, de los híbridos.


Híbrido de jilguero euroasiático x canario negro castaño en una posición típica de jilguero


Híbrido de cardenal x jilguero sujeto a los barrotes de la jaula
Concepto de especie


Híbrido de jilguero euroasiático x canario rojo naranja jaspeado


Para poder definir la especie con claridad, es imprescindible definir el concepto de clasificación científica. Si utilizamos como ejemplo el jilguero ( Carduelis carduelis ) , observaremos los niveles de clasificación en el recuadro contiguo:

CLASIFICACIÓN CIENTÍFICA
Reino
Animalia (Animales)
Phylum
Cordata (Vertebrados)
Clase
Aves
Orden
Paseriformes
Familia
Fringilladae
Género
Carduelis
Especie
Carduelis carduelis
Subespecie
Carduelis carduelis carduelis
Carduelis carduelis britannica etc.

Así pues, existe una nomenclatura doble para indicar la especie y una triple para indicar la subespecie.
Este recorrido es necesario para poder explicar los conceptos de especie y los de subespecie. Se define como especie aquel conjunto de poblaciones naturales que presentan características morfológicas y de comportamiento iguales y que generan prole común. Subespecie , en cambio, es una denominación que indica a los animales emparentados en una misma especie, que se diferencian por la presencia de características morfológicas y/o comportamentales típicas sólo de aquel grupo. Poder identificar con claridad la pertenencia a una especie o a una subespecie es muy importante para la hibridación. El cruce entre ejemplares de diferentes especies es un híbrido a todos los efectos; en cambio, el cruce entre ejemplares de una misma especie pero de distintas subespecies es un ejemplar que pertenece a la misma especie, pero que se encuentra a caballo entre las dos subespecies. La característica que distingue inmediatamente a un híbrido es la dificultad para reproducirse (muchos machos de primera generación no son capaces de reproducirse y la casi totalidad de las hembras nunca consigue poner huevos); esto no ocurre en los individuos nacidos del apareamiento entre animales de la misma especie pero de diferente subespecie. En este último caso, el animal es siempre reproductor, tanto si se acopla con un ejemplar de la misma subespecie que el padre o que la madre. De todo lo dicho se podría deducir que la definición más inmediata y correcta de especie es: conjunto de animales que se reproducen únicamente entre sí. Esta sería una definición reduccionista, ya que en la naturaleza existen híbridos entre especies sin ninguna duda diferentes. Por otro lado, aunque las especies están perfectamente definidas, también es cierto que la evolución es un proceso continuo y que el origen de nuevas variedades intermedias entre diferentes especies es un fenómeno completamente normal en la naturaleza y que no siempre los individuos híbridos resultan estériles. La fertilidad de los híbridos es un tema muy discutido que merece un tratamiento aparte. Incluso entre los expertos reina una cierta confusión y es casi imposible predecir si el híbrido será o no será fértil.
La segunda dificultad al considerar especies afines pero con características distintivas es el lugar de reproducción. En efecto, cuando dos especies que se reproducen en un área geográfica (especies simpátricas) no se cruzan entre sí, el concepto de especie enunciado resultaría adecuado; en cambio, no sería válido cuando, a pesar de no cruzarse, se observan híbridos con una cierta facilidad, y sobre todo, si dichos híbridos son fértiles. En tal caso sería más apropiado hablar, no ya de especies diferentes, sino de subespecies. La duda se sigue manteniendo cuando nos referimos a especies que no comparten el territorio de difusión (especies alopátricas), para las cuales la posibilidad de cruce sólo puede tener lugar en la cría en cautividad. Por esta razón, el concepto de especie está muy ligado a la evolución no sólo de cada una de las especies, sino también de los géneros y de las familias a las que pertenecen.
La evolución


El proceso evolutivo de cada especie animal nos demuestra que las formas más primitivas presentaban colores más apagados y con listados menos visibles. Estos caracteres se aprecian todavía en los jóvenes y, en algunos casos, en las hembras adultas, aunque muy atenuados. En los machos adultos, por el contrario, la coloración suele ser más viva, porque gracias a la acción de las hormonas específicas del sexo se manifiestan los caracteres más avanzados alcanzados por la especie en aquella determinada fase evolutiva.
En los pájaros, el plumaje es, sin lugar a dudas, uno de los caracteres que más determina las fases de la evolución de la especie y de la posible diversificación en subespecies, razas, subrazas y otras variedades.
Las especies evolucionan en el transcurso de periodos de tiempo muy largos; en lo que respecta a los pájaros, se considera que aparecen especies nuevas sólo cuando se produce la separación de la población de una de ellas y pierde la comunicación con la s demás a causa de acontecimien tos geoclimáticos excepcionales. Por ejemplo, en la última glaciación de hace 15.000 años, cambió por completo el clima de la Tierra, obligando a los animales a desplazarse para buscar lugares adecuados para la vida.
La separación y el aislamiento hacen posible que cada población por separado se adapte al ambiente y modifique el carácter y el comportamiento en función de la supervivencia. En una segunda fase, el aspecto externo también empieza a mutar y a caracterizarse como típico. Este proceso determina el nacimiento de una nueva especie, aunque afín a todas las otras que derivan de un antepasado común. En el caso hipotético de que estas especies distint as volvieran a estar nuevamente en contacto, ya sea a causa de una posterior mutación climática o simplemente por un desplazamiento de la población, podrían tener lugar varias posibilidades:
—   si las diferenciaciones fijadas en el periodo de separación no son sustanciales, se podría dar una unificación de las poblaciones y el retorno a una especie única con características intermedias a las de ambos grupos;
—   si, por el contrario, los nuevos caracteres están perfectamente fijados y son sustanciales, las dos especies no se mezclan y conviven en la misma zona, a menos que una de las dos no sea tan superior a la otra que le impida sobrevivir;
—   por último, si se produce la situación intermedia se puede dar una unificación parcial en algunas situaciones particul ares, y una vida separada en otras. Dado que esta tercera situación es de más difícil comprensión que las dos precedentes, la ilustraremos con un ejemplo: el Carduelis carduelis (jilguero de cabeza negra) es una especie claramente diferente del Carduelis caniceps (jilguero de cabeza gris); se trata de dos especies que se pueden aparear sin problemas, ya que generan individuos intermedios; sin embargo, debido a la distinta localización geográfica, esto solamente ha ocurrido en pequeñas poblaciones, raras y aisladas, situadas en territorios limítrofes de las áreas de difusión actual de ambas especies; en cambio, las dos po blaciones principales (que efec tivamente consideramos como especies) se mantienen bien diferenciadas.

En los fringílidos podemos considerar, como mínimo, seis fases evolutivas en lo que respecta a la coloración: una fase primitiva, en la que dominan los colores gris y castaño, con estriado claro; una fase muy antigua, en donde la coloración primitiva es enriquecida con matices verdosos; una fase antigua, en la que aparecen las primeras tonalidades amarillas y el verde se vuelve más profundo y amplía su área; una fase relativamente reciente, en la que aparece el negro, mientras que el gris y el castaño retroceden y los colores amarillo y verde se extienden; una fase reciente, en la que el negro gana cada vez más terreno, y empiezan a aparecer las coloraciones concretas (máscara roja del jilguero, rojo difuso del cardenal, franja amarilla en el ala del negrito, etc.); una fase actual, en la que el negro está más localizado y se imponen los colores claros y vivos.
En el transcurso de estas fases evolutivas se han fijado unas formas muy concretas que han dado origen a la especie y a las diferentes subespecies. Uno de los más insignes especialistas en carduélidos, el doctor Giorgio de Baseggio, ha podido deducir, basándose en observaciones muy precisas, que, al menos en lo que concierne a los carduélidos, las especies nominales tienen una edad evolutiva claramente determinada, y que las subespecies pueden tener la misma edad, pueden ser más jóvenes, pero también más viejas, en las diversas áreas geográficas.


Híbrido de Carduelis caniceps x verderón de China: el pico abierto indica el miedo provocado, probablemente, por la cámara fotográfica


En estas pocas líneas no pretendemos haber resuelto todos los problemas relacionados con la evolución y la formación de las distintas especies. Simplemente esperamos haber hecho nacer en el lector la curiosidad y el deseo de profundizar en un tema tan interesante.
Nociones indispensables de morfología y anatomía


Para poder abordar el tema tratado en este libro es necesario tener primeramente unas cuantas nociones de anatomía y morfología de los pájaros: hay que saber identificar las distintas partes del cuerpo y conocer, al menos a grandes rasgos, la composición y el funcionamiento de sus órganos y aparatos.
Para ello nos serviremos de una serie de ilustraciones, que nos pro porcionarán toda la información que necesitamos de una manera más clara y completa que con definiciones.


Híbrido de verdecillo x lugano


MORFOLOGÍA
1. Maxilar superior; 2 Filopluma; 3. Frente; 4. Bridas; 5. Ojo; 6. Vértice; 7. Oído; 8. Cogote; 9. Nuca; 10. Cobertera de las alas (primarias y secundarias; pequeñas y grandes coberteras); 11. Remeras primarias; 12. Remeras secundarias; 13. Dorso; 14. Lomo; 15. Ala; 16. Sobrecola; 17. Timoneras; 18. Cola; 19. Subcola; 20. Cloaca; 21. Pata; 22. Uña; 23. Pulgar; 24. Tarso; 25. Flanco; 26. Vientre; 27. Lado del pecho; 28. Pecho; 29. Hombro; 30. Escápulas; 31. Garganta; 32. Ángulo del ala; 33. Mentón; 34. Mandíbula; 35. Pico


El dibujo de esta página muestra las partes del cuerpo del pájaro, que nos servirán para describir los ejemplares estudiados y para entender mejor, en las descripciones de los híbridos, en qué puntos el resultado de un cruce se parece más al padre y en cuáles a la madre.


ESQUELETO
1. Cráneo; 2. Costillas; 3-4-5. Dedos; 6. Cúbito; 7. Radio; 8. Húmero; 9. Vértebras caudales; 10. Coxis; 11. Pubis; 12. Isquión; 13. Fémur; 14. Tarso; 15-16-17-18. Dedos; 19. Tibia; 20. Esternón; 21. Quilla; 22. Clavícula; 23. Vértebras cervicales


En esta ilustración podemos observar el esqueleto. Aunque la estructura ósea pueda parecer delicada, en parte porque los huesos son huecos para permitir la aireación de los sacos aéreos y garantizar un peso menor del pájaro, en realidad se trata de una estructura robusta y elástica.
Junto a estas líneas se puede ver el aparato respiratorio que es bastante delicado en estos animales: de hecho el riesgo de enfermedades respiratorias es uno de los peligros que deben prevenirse en la cría de cautividad.


APARATO RESPIRATORIO
1. Cráneo; 2. Faringe; 3. Sacos aéreos; 4. Pulmones


ÓRGANOS INTERNOS
1. Esófago; 2. Buche; 3. Bazo; 4. Hígado; 5. Páncreas; 6. Intestino delgado; 7. Duodeno; 8. Molleja; 9. Recto; 10. Cloaca; 11. Uréter; 12. Intestino ciego; 13. Riñones; 14. Corazón; 15. Sacos aéreos; 16. Pulmones; 17. Siringe; 18. Tráquea; 19. Faringe


A continuación, podemos ver algunos órganos internos. De su estado depende la salud del pájaro y, por lo tanto, la prevención consiste en proporcionar alimentación y alojamiento apropiados y que reúna las debidas condiciones higiénicas a cualquier ejemplar que viva en cautividad.


APARATO DIGESTIVO
1. Lengua; 2. Faringe; 3. Glotis; 4. Laringe; 5. Buche; 6. Hígado; 7. Conducto biliar; 8. Cloaca; 9. Intestino; 10. Páncreas; 11. Intestino ciego; 12. Molleja; 13. Pulmón


Esta ilustración representa el aparato digestivo. A este respecto, conviene recordar la importancia del grit , unas pequeñas piedrecitas silíceas que garantizan la funcionalidad correcta de los músculos de la digestión, típica de todas las aves.


EL PLUMAJE

El plumaje de los pájaros, que representa aproximadamente el 10 % del peso total, está compuesto por:
—   plumas de contorno , que dan la forma y el color al animal y que adoptan tonalidades muy particulares: las timoneras de la cola y las remeras de las alas desempeñan las funciones más importantes;
—   plumón , que está debajo de las plumas de contorno y que si rve para mantener la temperatura corporal y retener el aire durante el vuelo;
—   semiplumas , que tienen características y funciones intermedias entre las plumas y el plumón;
—   filoplumas , que son básicamente la parte del plumaje que sirve para dar brillo y vivacidad al conjunto.
Nociones de genética


La genética es fundamental en hibridología, ya que el individuo híbrido representa el eslabón de la cadena que une dos especies diferentes pero afines entre sí.
El término genética fue acuñado en 1906 por el biólogo inglés William Bateson, aunque el creador de esta rama de las ciencias biológicas que estudia los problemas de la herencia, de la variabilidad y de la evolución es, sin lugar a dudas, Gregor Mendel (1822-1884), biólogo bohemio que estudió la herenc ia de los caracteres y realizó experimentos innovadores sobre la hibridación de guisantes. En 1865-1866 elaboró las tres leyes fundamentales.

•   I ley de Mendel (ley de la dominancia)
«De los dos caracteres que constituyen una pareja de alelos, uno de ello s, llamado dominante , predomina sobre el otro y se manifiesta en los híbridos (o heterocigotos); el otro, llamado recesivo , se mantiene latente.» Esta ley no es general, ya que el híbrido puede tener características intermedias a las de los padres. Por ello, podría definirse como «ley de la uniformidad de los híbridos de primera generación».

•   II ley de Mendel (ley de la disyunción o de la disgregación)
«Los gametos de los híbridos contienen solamente uno de los dos alelos opuestos.» Esta ley se obtiene del cruce entre híbridos de la primera generación y pone en evidencia que los híbridos de la segunda generación constarán de: un 25 % de individuos con caracteres recesivos, que se fijarán en la siguiente; otro 25 % de individuos con caracteres dominantes que fijarán en la generación siguiente; y un 50 % de individuos que, aun presentando caracteres dominantes, en la generación siguiente se comportarán como los padres.

•   III ley de Mendel (ley de la independencia)
«Cada pareja de alelos se transmite independientemente de las otras.» Esta es la ley en la que se basa la formación de nuevas razas por medio de los cruces sucesivos entre descendientes de una misma especie que a lo largo de generaciones han fijado caracteres diferentes.
Esta ley tampoco puede ser de carácter general.

Estas tres leyes, que no tuvieron demasiada aceptación en el momento en que fueron enunciadas, al principio fueron rechazadas por la comunidad científica. Treinta años más tarde fueron revalorizadas por otros investigadores (De Vries, Correns, Tschermak), y en ellas basaron la genética entendida como «variabilidad de los individuos de la misma especie» (Quételet y Galton, fundadores de la biometría).


Un polluelo de híbrido (derivado de un cardenal macho y de un canario hembra) recién nacido, en medio de los huevos que todavía no han hecho eclosión


Tanto la herencia como la variabilidad demuestran que la diferencia entre los caracteres intrínsecos al individuo y los transmitidos hereditariamente no siempre coinciden, y permiten distinguir el fenotipo como el conjunto de caracteres que presenta un individuo del genotipo , como conjunto de caracteres transmitidos a los descendientes.
Mientras que la herencia tiende a mantener constantes los caracteres de la especie, la variabilidad es considerada por Darwin la causa de su evolución progresiva, debido a pequeñas variaciones filogenéticas. De Vries, en cambio, estudiando los cambios hereditarios imprevistos de algunos caracteres, postula la evolución como consecuencia de las mutaciones asociadas a efectos de selección, aislamiento y olas de población.
También hay una genética específica de población que investiga las causas del polimorfismo, la distribución de los genes y los factores que pueden modificar el equilibrio genético (mutaciones, selección, etcétera), que serían la causa de la formación de nuevas especies y razas.
La genética ha sugerido métodos muy interesantes para mejorar la cría en general y ha proporcionado interesantes puntos de partida a la ornicultura; sirvan como ejemplo las diversas razas de canario, o las distintas variedades de colores obtenidas en la cría de periquitos y agapornis.


Dos hambrientos polluelos de F1 (cardenal x canario) de dos días en el nido
Hibridología y transmisión hereditaria de los caracteres


Un híbrido es el producto del cruce de dos ejemplares de especies diferentes, que naturalmente deben tener una cierta capacidad de interrelacionarse para poder generar descendencia. Las distintas especies, en función de sus capacidades para generar individuos híbridos, reciben el nombre de homogenésicas , mientras que si al aparearse entre sí, son estériles, se denominan heterogenésicas.
Los híbridos a menudo resultan estériles, o bien su fecundidad es mucho menor que la de las especies originarias. Esto depende del número de cromosomas, que en cada especie es diferente, y de su constitución, por lo cual a menudo se tiene una reproducción asociada carente de equilibrio. Del cruce de dos constituciones distintas se obtiene un individuo llamado F1 , heterocigoto, que tiene como característica peculiar la de mostrar, en los posibles descendientes, las formas paternas, acompañadas de la desaparición de los respectivos caracteres antagonistas. Los caracteres que quedan evidenciados son los que denominamos dominantes , y los que desaparecen reciben el nombre de recesivos .
Del cruce de dos F1, siempre y cuando se puedan tener —y el caso es raro— sujetos fecundos, machos o hembras, se obtienen individuos que llamamos F2 , es decir descendencia de segunda generación constituida por formas diversas, pero en una relación numérica estadísticamente constante entre ellos.
A modo de aclaración, pondremos algunos ejemplos; pero, ante todo, apuntaremos que, por convención, cuando se habla de híbrido de jilguero x canario, o de cardenal de Venezuela x jilguero, significa que en la pareja que ha generado el individuo en cuestión el macho es en el primer caso el jilguero y en el segundo el cardenal, en tanto que la hembra es en el primer caso el canario y en el segundo el jilguero. En la jerga de los criadores se suelen emplear expresiones del tipo «híbrido de jilguero x canaria», o bien «híbrido de cardenal x jilguera». Estas formas típicas del lenguaje oral son aceptables, pero hay que tener presente que, si se quiere dar una definición segura y fidedigna de un ejemplar, lo ideal es nombrar a los dos progenitores siempre con el nombre científico, y colocando siempre en primer lugar al macho y a continuación la hembra. Por lo tanto, volviendo a los dos ejemplos anteriores, la forma correcta de expresarse seria, en el primer caso, «híbrido de Carduelis carduelis x Serinus canarius » (en el caso de los canarios se especifica también la raza); en el segundo caso, sería «híbrido de Carduelis cucullata x Carduelis carduelis ».
En el primer caso, los individuos machos resultan excelentes cantores, ya que asumen las cualidades cantoras del jilguero y la melodía del canario; por desgracia, su fertilidad se considera prácticamente nula, tanto si se vuelve a aparear el macho con un canario o con un jilguero. Las hembras, en cambio, en algún raro caso —pero que ya ha sido documentado en varias ocasiones—, resultan fértiles, con lo que causan una gran alegría al afortunado criador que las ha producido. De todas formas, la mayor parte de las hembras son estériles y no presentan cualidades cantoras; sin embargo, casi siempre son aves que pueden ser perfectamente utilizadas como nodrizas, ya que tienen bien desarrollado el instinto de cría.


F1 de cardenal x canario ágata de tres semanas posado en el dedo del criador y juez Franco Pozzi


En el caso del híbrido de Carduelis cucullatus x Carduelis carduelis , los machos a menudo son fértiles y excelentes reproductores, aunque normalmente sólo a partir del segundo año de vida, y las hembras son siempre estériles y de poca utilidad como nodrizas.
De este modo, para cada tipo de híbrido tenemos una fertilidad distinta y dependiente de los padres; por ejemplo, los híbridos de Carduelis magellanica x Serinus canarius proporcionan excelentes híbridos, cuyos machos son a menudo buenos transmisores de los caracteres de la raza.


Híbrido de lugano x canario amarillo jaspeado entre las hojas en una batería de cría


La esterilidad es la diferencia fundamental entre «híbrido» y «mestizo». Como ya hemos dicho, los primeros nacen del acoplamiento entre padres de especies diferentes, mientras que los segundos son el producto del cruce entre ejemplares de la misma especie pero de subespecies diferentes.
Los ejemplos más claros son todos los canarios que nacen del cruce de canarios de distintas subespecies: todos ellos pertenecen a la especie Serinus canarius , pero se han diversificado en otras subespecies bien fijadas, gracias a la selección operada por los criadores. Todos los mestizos, ya sean machos o hembras, son fértiles y pueden aparearse con ejemplares pertenecientes a las razas de los progenitores. Es más: los mestizos suelen ser bastante más fértiles que los progenitores.
La razón principal que induce a un criador a dedicarse a la hibridación es básicamente la búsqueda de una selección cada vez mayor de ejemplares que puedan ser criados, además, naturalmente, del placer de asumir el reto que supone afrontar una serie de dificultades encaminadas a la obtención de resultados positivos.
La hibridación se ha utilizado desde siempre para localizar y aislar determinados caracteres que se pretende añadir al patrimonio genético de una especie ya existente, pero que puede ser mejorada. Para entender mejor esta afirmación, analizaremos uno de los ejemplos más interesantes: el híbrido de Carduelis cucullata x Serinus canarius de raza sajona, que tiene la peculiaridad de catalizar el pigmento rojo. Los individuos F1 machos, nacidos de este tipo de cruce, resultan casi siempre fértiles y son portadores del factor rojo que tanto interesa a los criadores de estos canarios (rojo naranja intenso, rojo naranja mosaico, rojo naranja jaspeado, negro castaño, castaño, satinado, etc.).


LA CREACIÓN DE «CEPAS» MEDIANTE EL APAREAMIENTO EN CONSANGUINIDAD

Este método consiste en cruzar ejemplares que sean parientes. Se parte de un ejemplar que ha demostrado ser un buen transmisor de los caracteres de la raza, se elige una hembra idónea de su familia y se aparean:
—   las mejores hembras de primera generación se aparean con el padre, y el mejor macho con la madre;

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents