Los diamantes de gould, los diamantes mandarines y los otros diamantes
85 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Los diamantes de gould, los diamantes mandarines y los otros diamantes , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
85 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Los diamantes son unos maravillosos pájaros exóticos que, criados en cautividad, no pierden su alegría y animan la casa con su belleza y vivacidad. No existen demasiadas especies, y su identificación no es demasiado complicada. Gracias a las fichas explicativas de este libro, podrá reconocerlos fácilmente. Pero el contenido va más allá de la mera descripción: también se examinan las posibilidades de convivencia entre las distintas especies. Se incluyen notas prácticas muy interesantes sobre el alojamiento, la alimentación, la cría, la reproducción, la muda, etc.. Además, usted podrá consultar tablas y esquemas sobre la higiene, los cuidados diarios y la forma de prevenir y tratar las enfermedades más habituales

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 10 août 2017
Nombre de lectures 0
EAN13 9781683253792
Langue Español
Poids de l'ouvrage 13 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0300€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Gianni Ravazzi



LOS DIAMANTES
DE GOULD,
LOS DIAMANTES
MANDARINES
Y LOS OTROS
DIAMANTES



EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2016
© [2016] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-68325-379-2
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Al árbol viejo pero cubierto de hiedra
cuya sombra cobijó mi primera pajarera...
Índice

Introducción
Diamantes y diamantillos
DIAMANTE DE GOULD (Chloebia gouldiae)
DIAMANTE MANDARÍN O DIAMANTILLO (Poephila guttata)
LOS OTROS DIAMANTES
DIAMANTE DE COLA LARGA (Poephila acuticauda)
DIAMANTE DE COLA ROJA (Neochmia ruficauda)
DIAMANTE CUATRICOLOR (Erythrura prasina)
DIAMANTE ENMASCARADO (Poephila personata)
DIAMANTE ESTRIADO (Aidemosyne modesta)
DIAMANTE MOTEADO (Emblema guttata)
DIAMANTE PAPAGAYO (Erythrura psittacea)
DIAMANTE CON REBABA (Poephila cincta)
DIAMANTE ROJO (Neochmia phaeton)
NORMAS GENERALES DE CRÍA
La convivencia entre varias especies
La cría y los cuidados diarios
Enfermedades y tratamientos
Introducción
Antes de criar una o varias especies animales, deben tenerse en cuenta ciertos aspectos muy importantes. Ante todo, es preciso conocer con bastante profundidad a los animales en cuestión, ya que no se trata de simples objetos o juguetes con los que adornar la casa o pasar el rato, sino seres vivos con necesidades muy concretas que deben satisfacerse. Además, aunque se trata de actividad muy agradable, no hay que olvidar que la cría de animales en cautividad exige también un esfuerzo considerable.
Nuestra experiencia personal con los pájaros tratados en este libro siempre ha sido muy positiva. Desde siempre hemos criado diamantes mandarines (diamantillos) en grandes pajareras al aire libre, en vista de su alto grado de adaptación incluso a las temperaturas más extremas, así como su robustez y frugalidad. El carácter alegre y vivaz de estos granívoros australianos es una fuente incesante de diversión: observar cómo vuelan entre trinos y gorjeos es un espectáculo al que muy pocas personas podrán resistirse. La agradable sensación de confianza que se deriva del hecho de ver cómo se acercan volando hasta nuestra mano para arrancar las florecillas de un álsine blanco o una achicoria compensa sobradamente el esfuerzo necesario para que crezcan sanos y contentos.
Por el contrario, los diamantes de Gould poseen unas exigencias muy superiores y muestran una mayor dificultad para adaptarse a climas extremos. En este caso, siempre hemos optado por la cría en baterías de reproducción, por parejas separadas y utilizando con frecuencia nodrizas de gorrión japonés, dada la dificultad de los diamantes de criar a sus pequeños. Sin embargo, el placer no es inferior al que ofrecen los diamantillos: basta con un esfuerzo superior, que se ve compensado por el placer de ver crecer los pajarillos provistos de unos maravillosos colores, absolutamente únicos.
En lo que respecta a las demás especies de diamantes que se examinarán en el libro, nuestra experiencia como criadores es demasiado limitada como para considerarla decisiva. Por ello, hemos recurrido a otros profesionales. En general, puede decirse que todas ellas son unas especies bastante robustas y frugales, que están a mitad de camino (en lo que se refiere a dificultad de la cría) entre los diamantes mandarines y los diamantes de Gould.
No conocemos a ningún criador de estos simpáticos alados australianos —ni aun los menos expertos, o quienes no obtuvieron los resultados que esperaban— que no se haya sentido recompensado por lo que le proporcionaron a cambio de las atenciones que les dedicó.


Grupo de diamantes mandarines en la pajarera; en primer plano, con el pico rojo, un macho tras recibir un agradable baño
Diamantes y diamantillos
Quiénes son
Ante todo, es necesario especificar qué aves reciben las denominaciones de diamante y diamantillo , dado que los nombres que los ornicultores atribuyen a los pájaros varían en función de los lugares en los que habitan.
Por ello, aludiremos a las especies con el nombre científico de referencia, teniendo en cuenta que la clasificación científica ha seguido varias rutas y el pájaro posee varios nombres, hemos optado por la acuñada por I. J. C. Galbraith (miembro del Departamento de Ornitología del Museo Británico), seguida también por el célebre etólogo Gerald Durrell.
Antes de examinar cada especie, veamos qué es lo que las hermana, además del nombre:
—   son pájaros granívoros de pequeño tamaño;
—   tienen un pico grande y ancho;
—   pertenecen al orden de los paseriformes y a la familia de los estríldidos;
—   todos, excepto el diamante cuatricolor, que vive en Tailandia, Borneo y Java, proceden del continente australiano;
—   se adaptan con facilidad a la vida en cautividad;
—   todos poseen hábitos alimentarios similares y, en ciertas condiciones, incluso pueden llegar a convivir.
No nos queda más que precisar cuáles son los diamantes y cuáles los diamantillos. Cuando se habla de diamantes sin más, solemos referirnos a los diamantes de Gould, es decir, a todas las variedades de Chloebia gouldiae , que es el más hermoso, coloreado y estudiado de los pájaros que vamos a considerar en este libro.
Existen, además, otros estríldidos que por su belleza y vivacidad puede considerarse que están incluidos dentro de esta misma denominación:
—   diamante estriado (Aidemosyne modesta) ;
—   diamante moteado (Emblema guttata) ;
—   diamante cuatricolor (Erythrura prasina) ;
—   diamante papagayo (Erythrura psittacea) ;
—   diamante rojo (Neochmia phaeton) ;
—   diamante de cola roja (Neochmia ruficauda) ;
—   diamante de cola larga (Poephila acuticauda) ;
—   diamante con rebaba (Poephila cincta) ;
—   diamante enmascarado (Poephila personata) .


Chloebia gouldiae


Diamante de cola larga (fotografía de E. Gismondi)


Diamante moteado (fotografía de E. Gismondi)
Cuando, por el contrario, se habla de diamantillos, no cabe duda: todos los ornicultores saben que se trata del diamante mandarín (Poephila guttata) , el estríldido más criado, gracias a su gran adaptabilidad, robustez y frugalidad, así como por su enorme simpatía.
Teniendo en cuenta que la familia de los estríldidos posee más de 130 especies distintas de pequeños granívoros distribuidos por África, Asia y el continente australiano, además de las once indicadas, destacaremos algunas que pueden convivir con facilidad con nuestros diamantes y diamantillos.


Los diamantes mandarines se reproducen fácilmente, formando incluso colonias numerosas
El placer de criar
Para quien, como nosotros mismos, haya nacido y crecido entre personas amantes de la naturaleza y rodeado de animales de todo tipo, el placer de criar es absolutamente natural, casi una necesidad fisiológica.
La cría de animales permite observar cada día algo nuevo, el milagro de la naturaleza que se repite sin cesar y siempre de modo diferente: el canto, los colores, la alegría y el movimiento, por no hablar de la poesía que se deriva de las distintas fases del periodo de reproducción. Nadie puede permanecer insensible ante el ritual del cortejo que precede al apareamiento o a la fase de preparación del nido, así como a la dedicación con que la hembra empolla los huevos. Si su corazón todavía no se ha emocionado ante estas escenas, es imposible que no lo haga ante el milagro de la vida: la eclosión de los huevos y el desarrollo de los polluelos que, tan feos como simpáticos al nacer, se transforman ante nuestros ojos a una velocidad que nos parecería increíble si no estuviéramos presentes.


Diamante de Gould
Los diamantes y diamantillos son unos pájaros de temperamento alegre y provistos de una forma y un color muy bellos que aceptan de buen grado la compañía humana. Lo cierto es que no exigen cuidados especiales y no nos roban más de unos minutos al día. De todos modos, antes de empezar la cría (ya sea con una pareja o con varios ejemplares), debemos tener en cuenta los aspectos negativos que puede comportar:
—   ensucian bastante;
—   todas las especies en cuestión son muy vivaces y, por ello, muy ruidosas;
—   las jaulas, las pajareras y el alojamiento en general exigen operaciones de limpieza;
—   en el periodo de muda, las plumas pueden volar por toda la casa (con los consiguientes problemas de alergia);
—   como todo ser vivo, comen y beben todo el día, aunque estemos de vacaciones o tengamos mucho que hacer;
—   durante el periodo de reproducción, hay que prestarles más atención de la habitual.
Si estos inconvenientes no nos amedrentan, podemos pasar a la lectura de las páginas siguientes para tratar de conocer mejor estos simpáticos pajarillos.
Si, por el contrario, nos resultan excesivos, también podemos seguir leyendo este libro, ya que tal vez cambiemos de idea.
Morfología y anatomía de los pájaros
La morfología y la anatomía de todos los pájaros es casi idéntica. En nuestro caso, nos interesa saber cómo se llaman las distintas partes para poder comprender las descripciones de cada una de las especies, así como para saber cómo funcionan sus principales órganos internos y conocer los ritmos vitales de nuestros amigos.
En el dibujo de la página siguiente puede verse la morfología de un pájaro de pequeño tamaño: se trata de un diamante mandarín. Otras especies de la misma familia poseen acaso un cuerpo más alargado, el pico más fino y la cola más corta, si bien la nomenclatura de las partes es la misma.


En el dibujo de la izquierda se reproduce el esqueleto del pájaro, en el cual se evidencia la robustez de los huesos de las alas y del esternón, que es fundamental para el vuelo.
En el dibujo inferior, aparecen los órganos internos del pájaro. Se trata de un esquema válido para todas las aves, aunque en función de los grandes grupos pueden darse ligeras variaciones morfológicas. Tal es el caso de la siringe, por ejemplo, que es el órgano vocal que permite que ciertos pájaros ejecuten cantos de gran virtuosismo o incluso hablar, mientras que a otros, en cambio, los condena a emitir únicamente silbidos y vocalizaciones muy poco musicales.


En la ilustración de la página anterior puede verse con más detalle el aparato digestivo del pájaro y cuya parte más importante es el buche, que permite a los padres almacenar la comida para nutrir a las crías, tras reblandecerla con los jugos gástricos.
Examinemos ahora las principales características de estas aves, entre las que destacan las alas.
Empecemos por el examen del plumaje, dotado a menudo de vivos colores, que no sólo tiene la función de proteger al animal y permitirle volar, sino que también es un reclamo sexual de gran importancia.
Muchas especies de pájaros exóticos presentan un acusado dimorfismo sexual, según el cual los machos poseen un color más vivaz y marcado. Otras, por el contrario, no presentan ninguna variación, lo que dificulta la distinción de los sexos.
También existen diferencias muy marcadas en cuanto al aspecto: hay pájaros cortos, compactos, con un pico fuerte, y otros de aspecto más delicado, esbelto, con el pico fino.
En cualquier caso, y como quiera que se trata siempre de granívoros, podemos distinguir entre pájaros exóticos de talla pequeña, de jaula y de pajarera.
Estas caracterizaciones son de tipo general. A continuación presentaremos aquellas que distinguen a los estríldidos de las demás especies.

EL PLUMAJE
El plumaje representa cerca del 10 % del peso total de un pájaro y se diferencia en lo siguiente:
—   las plumas de contorno, que recubren al animal dándole su forma y color característicos (las timoneras de la cola y las remeras de las alas son las más importantes);
—   el plumón, que se encuentra bajo las plumas de contorno y le sirve para mantener la tem peratura corporal y retener el aire durante el vuelo;
—   las semiplumas, a medio camino entre las plumas y el plumón, que asumen también una función intermedia;
—   el filoplumón, muy sedoso, que sirve para mantener la temperatura y dar brillo al plumaje.
LAS PLUMAS
Las plumas se ven sometidas a la muda, es decir, al cambio anual, un periodo muy difícil para el pájaro, ya que durante unos días debe soportar un estado de estrés psicofísico notable. Las plumas se componen de cinco partes:
—   cálamo: la parte del tallo que se hunde en los tejidos subcutáneos;
—   cañón o raquis: eje de la pluma y tallo que sostiene las barbas;
—   barbas: laminillas estrechas y recias que, unidas entre sí, forman unas paredes muy resistentes al aire que permiten el vuelo;
—   barbillas: pequeños ganchos que unen las barbas entre sí;
—   estandarte: conjunto de las barbas unidas entre sí, y que proporcionan a la pluma su perfil característico.

El órgano vocal de los pájaros es muy variable, y más en los grandes cantores. Aun así, en todos las especies el órgano fonador ( véase abajo ) se aloja en la siringe y no en la laringe, como en las personas. Esta se encuentra en la bifurcación que divide la tráquea en dos bronquios.
En el caso de los estríldidos, disponen de una gama muy corta de sonidos para comunicarse, aunque en cambio los reclamos vocales son constantes.
La vista de los pájaros es bastante buena pues, aunque tienen los ojos fijos, pueden torcer el cuello.

El oído es fundamental en la vida del pájaro, pues le permite percibir las señales de alarma, de amor, etc. Las orejas son unos pequeños orificios situados a ambos lados de la cabeza y cubiertos por un denso plumón. Se pueden descubrir soplando en sentido opuesto al del propio plumón.
El olfato no posee gran importancia y se activa a través de los orificios nasales, colocados en la parte alta del pico.
El aparato respiratorio ( véase dibujo inferior ) está formado por las cavidades nasales, la faringe, los bronquios, los pulmones y los sacos aéreos. Se trata de nueve bolsas de aire que se hinchan y acondicionan el cuerpo del pájaro para el vuelo. Asimismo, estas bolsas aumentan la oxigenación de los tejidos. De hecho, el aire que en la inspiración se aloja en los sacos aéreos no carece de oxígeno, lo cual sí ocurre durante la espiración.
DIAMANTE DE GOULD (Chloebia gouldiae)
Una pajarera de forma similar a las jaulas, aunque de un tamaño superior, que esté habitada por pájaros de esta especie provistos de un plumaje de tonos muy vistosos, nos permitirá disfrutar de un espectáculo alegre y colorido.
Hoy en día, y desde hace años, se crían con éxito en cautividad, aunque no con la misma facilidad que los restantes estríldidos (como es el caso de los diamantes mandarines) o los canarios (de la familia de los fringílidos). Pueden encontrarse con facilidad en el mercado, tanto en tiendas especializadas como en los criaderos.


Macho de diamante de Gould expectante; nótese el ribete turquesa de la máscara
Clasificación científica
Chloebia gouldiae ( Amadina gouldiae Gould , 1844)
Diamante de Gould
A la derecha aparece la clasificación completa del más estudiado de los pequeños granívoros australianos; un pajarillo que no sólo los ornicultores, sino todos los ornitólogos siguen con interés. Se trata de una especie cuya inclusión en uno u otro género ha generado controversias, aunque siempre dentro de la familia de los estríldidos.
Reino
Animal
Subreino
Metazoos
Tipo
Vertebrados
Clases
Pájaros
Subclase
Neognatos
Orden
Paseriformes
Familia
Estríldidos
Género
Chloebia
Especie
Chloebia gouldiae


Magnífico ejemplar macho de diamante de Gould de cabeza roja


Otro Chloebia gouldiae de cara roja (fotografía E. Gismondi)


Diamante de Gould con coloración típica (fotografía E. Gismondi)
Hay autores que consideran que el diamante de Gould pertenece al género Poephila , de donde derivaría el nombre científico que lo identifica como Poephila gouldiae .
Esta clasificación aún se utiliza con frecuencia, lo que lleva a pensar que esta especie mantiene una relación directa con todos los demás estríldidos del género Poe phila , entre ellos el diamante mandarín o diamantillo (Poephila guttata) . Otros autores, por el contrario, incluyen el diamante de Gould en el género Erythrura (Erythrura gouldiae) , junto al diamante papagayo (Erythrura psittacea) o el diamante cuatricolor (Erythrura prasina) .
Tal clasificación la emplean todavía muchos autores en la actualidad.
Descripción de la especie
El diamante de Gould se presenta en coloraciones diversas, algunas muy comunes y otras que en ocasiones han sido catalogadas como subespecies o bien como variedades, las cuales difieren considerablemente de la coloración genuina, que es la que suele darse en esta de manera natural.
Podría darse por buena aquella distinción que considera como subespecies las coloraciones que aparecen también en estado natural, aunque sea en un número limitado de ejemplares, y como variedades todas aquellas coloraciones que se obtienen mediante una selección planificada por el hombre. Sin embargo, dada la complejidad del tema, nos limitaremos a examinar la especie en su forma típica, así como en aquellas mutaciones consolidadas a lo largo del tiempo.


Hembra de diamante de Gould en su coloración típica; nótese la práctica ausencia de coloración turquesa en el ribete de la máscara negra
El diamante es un pajarillo de forma alargada y aerodinámica, provisto de un plumaje de vivos colores, brillante y con una característica especial en las dos plumas timoneras (las de la cola), alargadas y de un tamaño mediano. La cabeza tiene el vértice levemente aplanado y fuertemente anclado al cuello. El pico es largo y fuerte, mientras que las patas, aun siendo gráciles, son robustas.
La coloración típica del macho muestra una máscara de cierta envergadura de color negro brillante que le cubre el píleo, riendas, zona periocular y auricular, mejillas y garganta. La máscara tiene un ribete de color turquesa. El occipucio y la testuz son de un bonito color verde esmeralda, ligeramente más claro que el verde intenso del lomo y las alas. La grupa y la parte anterior de la cola son de color azul celeste, con ciertos reflejos plateados. La cola es negra y las dos timoneras medianas, bastante más largas que las otras. La parte inferior de la garganta y la superior del pecho (es decir, toda la zona del cuello, hasta el buche), son de un color violeta cálido e intenso. La parte restante del pecho, los costados y el vientre son de un amarillo más intenso en la parte del pecho y má

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents