Mi... Gato
42 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Mi... Gato

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
42 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

¿Te gustan los animales? ¿Te gustaría tener un gato para que sea tu mejor amigo? Entonces lee con atención este libro. Aprenderás a: Conocer las diferentes razas de gatos para saber cuál prefieres. Escogerlo en el momento de comprarlo. Recibirlo adecuadamente en casa. Prepararle las comidas más adecuadas. Conocer sus costumbres y cuidarlo cuando está enfermo. Entender su lenguaje y poder comunicarte con él... Siguiendo todos los consejos de este libro lograrás que tu gato sea un amigo afectuoso.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 22 octobre 2018
Nombre de lectures 5
EAN13 9781644615959
Langue Español
Poids de l'ouvrage 2 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0012€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

B. Tenerezza





MI ... GATO







EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
Traducción de Ariadna Martín Sirarols.
Diseño gráfico de la cubierta de Studio Tallarini.
Fotografías de la cubierta de Excalibur.
Dibujos © de Michela Ameli y © Elena Ercole.
Fotografías del interior © de Excalibur; © de Lo Savio; © de Santi; © de Magno; © de Desachy; © de Paletti; © de Studio fotografico Image, Brescia y © de Alice Su.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2018
© [2018] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64461-595-9
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice

6.000 años en compañía del ser humano
Tener un gato
Aprender a conocerlo
Preparar su llegada
¡Buen provecho!
Su salud
¿Qué quiere decir?
El momento del juego
Algunas razas
6.000 años en compañía del ser humano

Comparado con el tiranosaurio, que ya vivía en la Tierra hace 65 millones de años, o el perro, a la vez amigo y enemigo desde siempre, que vive con el ser humano desde hace 12.000 años, es cierto que el gato puede parecer muy joven, pero sería poco apropiado minimizar la importancia de estos 6.000 años pasados en nuestras casas.
Una divinidad para los egipcios
Los primeros esqueletos de animales similares al gato común fueron descubiertos en Chipre y tienen una antigüedad de 6.000 años. Pero los primeros testimonios sobre gatos proceden del antiguo Egipto: se trata de escritos, frescos y estatuas, pertenecientes al año 2500 a. de C. En esa época, el gato era un animal salvaje que vivía en las orillas del delta del Nilo, donde cazaba pájaros, ratas y serpientes. Los egipcios en seguida se dieron cuenta de que ese felino podría convertirse en un aliado muy útil para exterminar las ratas, que invadían los campos y graneros en las periódicas crecidas del río. Por esta razón se comenzó a domesticar. Sin embargo, en Egipto no sólo era apreciado por su utilidad, sino que también era adorado porque era asimilado a los dioses. Personificaba al dios Osiris que, cuando no quería ser reconocido, se transformaba en un gato; encarnaba también a Bastet, la diosa benefactora dotada de cuerpo de mujer y cabeza de gato, una divinidad muy popular, ya que protegía a la vez la casa y la salud.


© Excalibur


Gatos famosos
Los Aristogatos
La elegante gata Duquesa y sus gatitos Marie, Berlioz y Toulouse son víctimas de la perfidia de un mayordomo. Son liberados por un gato encantador y músico llamado O'Malley y sus amigos. Estos dibujos animados son una producción de Walt Disney.
Félix el gato
Fue uno de los primeros personajes de dibujos animados: es un gato astuto nacido de la imaginación de Pat Sullivan.
El gato con botas
Este famoso cuento escrito por Charles Perrault narra las estratagemas de un gato, única herencia dejada a un joven por su padre molinero. Después de lograr que le regalen un par de botas y gracias a su sagacidad y algunas artimañas, el animal logra conquistar el aprecio del rey y la mano de la princesa para su dueño.
El gato de Pinocho
Es un gato ciego y uno de los dos pérfidos consejeros de la marioneta inventada por Carlo Collodi.


© Michela Ameli
Pat Hibulaire
Es el eterno enemigo de Mickey, el famoso ratón creado en 1927 por Walt Disney.
El gato Silvestre
Este personaje de cómic y de unos dibujos animados de la compañía Warner Bros es un gato blanco y negro, patoso, que intenta capturar a un canario llamado Piolín; pero las cosas siempre acaban mal para el desafortunado Silvestre.
Tom
Otro de los gatos ideados por la Warner Bros. Vive en la misma casa que el ratón Jerry, al que persigue continuamente, aunque nunca consigue dar con él.
Zorba
Es el protagonista de una historia escrita por el escritor chileno Luis Sepúlveda. Zorba es un gran gato negro, al que una golondrina moribunda confía un huevo que está a punto de poner, y le arranca tres promesas. Se compromete a no comerse el huevo, a cuidarlo hasta que eclosione, y a enseñar a volar al pájaro que nazca de él.

Mahoma también
En el mundo árabe se cuenta que el profeta Mahoma sentía tanto afecto y respeto por su gata Muezza, que prefirió cortar un pedazo del abrigo sobre el que el animal se había dormido profundamente que perturbarle el sueño.
Maléfico en la Edad Media
Mientras que fue prácticamente ignorado en la Grecia antigua y en el Imperio Romano, el gato fue considerado al margen de la sociedad en la Edad Media. Su comportamiento independiente y sus costumbres de cazador nocturno hicieron que fuera considerado la encarnación del diablo, y entonces fue perseguido hasta ser exterminado. También se asociaba a las brujas, mujeres que, para su desgracia, cuidaban de él, y que eran acusadas de brujería por el simple hecho de tener un gato negro. La exterminación de este animal casi provocó su extinción y tuvo como consecuencia la proliferación masiva de ratas y ratones, contribuyendo así a propagar graves enfermedades por toda Europa, incluida la peste.


© Michela Ameli

UNA LEYENDA
Este es el resumen de una historia imaginada por el gran escritor Rudyard Kipling (autor, entre otros, de El libro de la selva) para explicar de qué forma el gato llegó a nuestras casas. Utilizando poderes mágicos, la primera Mujer habría logrado domesticar al Perro, al Caballo y a la Vaca, a los que instaló en la cueva del Hombre para ponerlos a su servicio. El Gato se presentó él mismo, pidió leche y un lugar junto al hombre: «No soy ni un amigo, ni un sirviente. Sólo soy el gato que se ocupa de sus cosas y se encuentra a gusto en todas partes, pero me gustaría vivir en tu cueva». La Mujer prometió acogerlo si lograba obtener sus alabanzas tres veces.
La primera alabanza
Una mañana, el Niño de la Mujer se puso a gritar sin tregua. Kipling escribe que «el Gato estiró suavemente su pata aterciopelada para acariciar al Niño; luego se frotó contra sus rodillas gordezuelas y le hizo cosquillas en la barbilla con la cola, lo que provocó la risa del Niño». La Mujer sonrió y felicitó al Gato.
La segunda alabanza
Pero al cabo de poco rato, el Niño se puso a chillar porque el Gato se había ido. El animal regresó y sugirió a la Mujer atar un hilo a una ramita y dejarla en el suelo.

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents