300 recetas para ahorrar
364 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

300 recetas para ahorrar , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
364 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

¿Cocina sabrosa y barata? Aquí tiene el ejemplo de que esta alianza es posible. Cuatro chefs de prestigio internacional plantean apetitosas propuestas para responder a los tiempos de crisis y cocinar deliciosos platos cuidando el bolsillo. Con menos de diez euros y fabulosas ideas, con productos frescos, sobras y algunos condimentos, se pueden preparar exquisitos platos con los que obsequiar a la familia y a los amigos.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 09 juillet 2020
Nombre de lectures 0
EAN13 9781646998548
Langue Español
Poids de l'ouvrage 14 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0874€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Anna Prandoni-Fabio Zago
Laura y Margherita Landra





300 RECETAS
PARA AHORRAR





EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
Traducción de Cristina Sala.
Fotografías del interior de Marco Giberti y de Fotolia; par a estas últimas: © Anne Rolland; © Atmospheric; © Beaba ; © Benoitphoto ; © Bernard Bailly ; © Broker ; © BrunoJ ; © Carterphoto ; © Chlorophylle ; © Christopher Nolan ; © Claudio Baldini ; © Comugnero Silvana ; © Corinne Matusiak ; © D. Ducouret ; © Danimages ; © David Kay ; © David Smith ; © Dethchimo ; © D u öan Zidar ; © DX ; © Elio Zoppi ; © Elnur ; © Eric Egea ; © Fooddesign ; © Foodlovers ; © Franck Boston ; © Freddy Smeets ; © Guilu ; © Ilumus photograph ; © Imago Trapani ; © Jacques Palut ; © Jean-Louis Bouzou ; © Jens Hilberger ; © Jérôme Dancette ; © K a rin Lau ; © Kati Molin ; © LeChatMachine ; © Lefebvre_jonathan ; © Luc Gillet ; © Maceo ; © Maja ; © Malevic ; © Manuphoto ; © Mario ; © Martin Chalou ; © Martine A Eisenlohr ; © Maxexphoto ; © Maxime ; © Monkey Business ; © Nathalie P. ; © OutdoorPhotos ; © Peolsen ; © Pgm ; © Pierre Yves Lestrat ; © Resun Vvatansever ; © Richard Villalon ; © Rick Nguyen ; © Rido ; © Robert Owen-Wahl ; © Robertjlerich ; © Robynmac ; © Seb Gordon ; © Serge Simo ; © Silvano Audisio ; © Tilo ; © Tomo Jesenicnik ; © U n clesam (), y © Vely ().
Diseño gráfico de la cubierta: © YES.
Fotografías de la cubierta: © Fenot Eric/Stock Food y © H et M/Sucré Salé.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2020
© [2020] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64699-854-8
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Í NDICE
INTRODUCCIÓN
PARTE 1: AHORRAR DINERO
Elegir bien y gastar menos
Ahorrar en la cocina
Recetas para ahorrar dinero
P ARTE 2: A HORRAR TIEMPO
La olla a presión: velocidad, salud y placer
Recetas para ahorrar tiempo
PARTE 3: A HORRAR TRABAJO
Máximo resultado... con el mínimo esfuerzo
Cocinar sin cansarse
Trucos y consejos
El equipamiento
Ingredientes menos comunes
¡Al congelador!
Recetas para ahorrar trabajo
ÍNDICE DE RECETAS
ÍNDICE DE INGREDIENTES
I NTRODUCCIÓN
Dinero, tiempo, energía. Parece que nunca tengamos suficiente para hacer todo aquello que deseamos. Así, la cocina se ve relegada al último puesto en nuestras tareas diarias y, por consiguiente, malgastamos dinero, ya que a menudo acabamos comiendo fuera de casa o recurriendo a platos preparados no siempre adecuado a nuestras exigencias. Además, privarnos de los pequeños placeres que representan los platos apetitosos hace que nuestro estrés aumente.
El problema, sin duda, radica en la mala utilización de los recursos. Elegir cuidadosamente, racionalizar y simplificar son actividades que deben formar parte de un plan de ahorro que nos permita sacar el mayor partido a nuestros quehaceres diarios, como la cocina.
En nuestros platos, por tanto, daremos preferencia a ingredientes económicos o fáciles de encontrar y reduciremos el tiempo de cocción utilizando elementos sencillos como la olla a presión. De este modo, sin renunciar a los placeres de la mesa, podremos dedicarnos a otros intereses. Presentamos más de 300 recetas económicas, rápidas, sencillas, imaginativas, en las que se tienen en cuenta al mismo tiempo las tendencias gastronómicas y las normas para una alimentación sana.
Las recetas han sido seleccionadas por expertos que han hecho de la cocina su profesión y que ponen a nuestra disposición los consejos y los trucos para ahorrar y al mismo tiempo preparar excelentes platos... en todos los sentidos.
P ARTE 1: A HORRAR DINERO

Elegir bien y gastar menos
Según una opinión generalizada la buena cocina resulta costosa, porque requiere ingredientes de precio elevado. Se trata de una convicción carente de fundamento y este libro ofrece la demostración palpable de que incluso los productos más sencillos y habituales y aquellos menos usados por los grandes chefs pueden transformarse en platos deliciosos, con un sabor único y la misma dignidad que cualquier receta de alta cocina. La elección, por otra parte, es muy amplia: no es cierto que para ahorrar sea necesario limitarse a una reducida gama de productos, basta con cambiar la perspectiva.
En realidad existe una amplia variedad de productos alimenticios poco costosos. Pensemos por un momento en la cocina tradicional de las diferentes regiones; algunos productos sencillos típicos de una zona son desconocidos en otras. Basta, por tanto, con saber valorar estas diferencias. Es necesario aprender las recetas que realzan estos ingredientes, porque en este tipo de cocina la técnica resulta fundamental: tiempo de cocción, corte, instrumentos... Si se utilizan mal, los ingredientes económicos se convierten en un arma de doble filo. Es fácil cometer errores, pero también lo es crear auténticas obras maestras, dignas de un gourmet , partiendo de una materia prima sencilla y económica.
Naturalmente, aunque se trate de ingredientes de coste irrisorio, es necesario tener en cuenta la calidad.
La carne
Tras la aparición de los primeros casos de la enfermedad de las vacas locas, las carnes no bovinas, que antes se consideraban económicas, aumentaron de precio; a pesar de todo, siguen siendo una buena opción para quien desea cuidar al mismo tiempo su alimentación y su cartera.
Entre las carnes blancas se sitúa en primer lugar el pollo, sobre todo si se eligen carnes no procesadas. Compre el ave entera y trocéela en casa; puede congelar las porciones y utilizarlas más tarde en diferentes preparaciones. Esta idea, válida para el pollo, puede ser útil también en otros animales pequeños, que resultan muy convenientes si se compran de este modo.
También el pavo, más sabroso y de carne magra, es un ingrediente que debe tenerse en cuenta cuando se desea ahorrar; para él valen los mismos consejos dados para el pollo.
Si pasamos a las carnes rojas, el cordero constituye una buena elección: naturalmente, no las costillas o la pierna, que son caras, pero sí la espalda, el pecho o el cuello, que son sabrosos y económicos.
No debemos olvidar, claro, el cerdo en su totalidad: las costillas, el solomillo, el lomo, etc., además de derivados como las salchichas, muy sabrosas y fáciles de preparar, para platos exquisitos y económicamente interesantes.
El pescado
Entre los pescados, los denominados pescados azules son los que ofrecen una mejor relación calidad-precio. Sardinas, boquerones y caballas representan una buena elección cuando se desea comer pescado de calidad y con unas características nutricionales destacables. Además, puede prepararse de múltiples maneras. La dificultad es elegir el tipo de pescado, pero el resultado siempre es un plato sabroso y sano.
También la merluza presenta valores nutricionales adecuados y es un ingrediente bastante económico que puede utilizarse en las recetas más variadas.
Entre los pescados de nivel superior, el más económico es, sin duda, el salmón.
Entre los más apreciados, para un domingo de fiesta, se pueden elegir lubinas, doradas y truchas de piscifactoría: su sabor delicado y la firmeza de su carne marcan la diferencia.
Para condimentar la pasta o bien como plato único consistente y muy sabroso, puede optar por los mejillones; quizá pase bastante tiempo limpiándolos, pero constituyen una buena alternativa para una comida económica y deliciosa.

Darse un pequeño lujo: el salmón
Los salmones depositan sus huevos en aguas poco profundas y los lechos de los ríos son el lugar ideal para su reproducción.
La calidad del salmón fresco depende sobre todo de su fase de desarrollo: los mejores son los denominados argentados , que han pasado como mínimo un año en el mar, donde han encontrado alimento en abundancia y han acumulado grasa. De este modo, su carne resulta sabrosa y delicada y la distribución de la grasa le confiere una suavidad inigualable y al mismo tiempo firmeza. La mejor parte, si la grasa se encuentra bien distribuida entre las fibras, es la zona central del cuerpo, de la que se obtiene el filete, protagonista de tantas recetas exquisitas.
El color de un salmón sabroso debe ser rosa anaranjado, con la característica vivacidad que lo hace tan adecuado para la presentación. Los grandes salmones pescados en invierno presentan una carne menos suave y delicada. Son menos apreciados los salmones mayores de tres años, que se caracterizan por poseer una mandíbula inferior muy curvada hacia arriba.
Verduras y fruta
Indispensables para una correcta alimentación y para elaborar platos completos desde el punto de vista nutricional, las verduras tienen que seleccionarse cuidadosamente para evitar gastos innecesarios.
Son preferibles las verduras de temporada. Los tomates de invierno resultan costosos y no ofrecen la satisfacción esperada: el cultivo en invernadero no garantiza el mismo sabor y las cualidades organolépticas que ofrecen el sol y las temperaturas elevadas.
Además de las verduras de temporada existen otras que siempre resultan económicas, sea cual sea el momento en que se decida a utilizarlas: patata, remolacha, zanahoria, hinojo, cebolla, brécol, coliflor o col. Con recetas adecuadas e imaginativas incluso las hortalizas más comunes se convertirán en una exquisitez.
Para comprar verduras y hortalizas a mejor precio que en las grandes superficies, visite el mercado, pues la oferta es mucho más amplia. Si se convierte en un comprador asiduo de algún vendedor, le reconocerá y le aconsejará sobre sus productos frescos.
Todo lo dicho para la verdura también puede aplicarse a la fruta: dé preferencia a la de temporada y compre en el mercado.


Comprar en grupo
Si vive en una gran ciudad, puede dirigirse al mercado central de frutas y verduras como alternativa a la compra tradicional; el trato directo con los mayoristas puede representar un gran ahorro.
Recuerde, no obstante, que en el mercado central sólo pueden comprarse cajas enteras de frutas y verduras. Si la cantidad resulta excesiva para usted, forme un «grupo de compra» con amigos, parientes o vecinos con los que compartir estas adquisiciones. Se trata de una opción que resulta muy práctica y que sorprende por el ahorro que puede conseguirse con ella.
Como alternativa, en la actualidad cabe la posibilidad de contactar por internet con agricultores que ofrecen sus productos directamente, sin intermediarios, en lotes que incluyen diferentes variedades y cuyo reducido precio hace que resulte interesante aun en el caso de que se tenga que incluir el coste del transporte.
Huevos y quesos
No se deben consumir en exceso, pero comer un huevo a la semana es correcto desde el punto de vista nutricional y muy económico. La tortilla es un plato equilibrado y sustancioso, y resulta muy agradable de comer.
En lo que respecta a los quesos, es necesario elegir cuidadosamente: son preferibles las especialidades de la zona, que normalmente tienen un precio inferior en su lugar de origen. Otros quesos tienen un precio similar en todos los lugares: el requesón, que se utiliza tanto en platos dulces como salados, o el gruyer, que se emplea en rellenos o se consume fresco.
El yogur, desnatado o entero, es un aderezo interesante para algunas ensaladas creativas pero también constituye un ingrediente de bizcochos ligeros y suaves, adecuados para el desayuno.

Pasta, polenta y pan
Sémola de trigo duro y agua: estos son los dos únicos elementos que forman la maravillosa pasta, un alimento nutritivo y accesible a todos los bolsillos.
En su producción no se utilizan colorantes, conservantes ni aditivos, lo que supone una ventaja desde el punto de vista de la salud y de la nutrición, y aporta proteínas e hidratos de carbono imprescindibles para nuestro organismo.
Cosecha tras cosecha, el trigo se transforma según un proceso de elaboración perfeccionado continuamente: del amasado al trefilado o el secado, las mejoras son constantes. Gracias a este progreso incesante la pasta ha mantenido sus valores naturales a un precio realmente competitivo.
El color dorado, el aspecto íntegro y homogéneo, la carencia de burbujas e irregularidades y el aroma agradable son requisitos fundamentales que nos permiten valorar la buena calidad.
Si se parte de esta buena base, se puede experimentar con los más variados condimentos y formas, que resultan innumerables.
Por otra parte, no debe faltar en nuestra despensa harina de maíz, ya que con ella puede elaborarse la polenta: con un gasto muy reducido se prepara una comida buena y abundante.
La polenta se emplea como guarnición de carnes con salsa o, asada a la parrilla, como acompañamiento de embutidos y quesos. Puede utilizarse para elaborar originales aperitivos o entremeses o bien platos donde recupere sobras, como la polenta aderezada.
El pan no falta nunca en la mesa. No debe tirarse el que sobra: el pan seco puede usarse para preparar rellenos, albóndigas, sopas o incluso dulces.

Una comida a la italiana
Tallarines, lasaña, espaguetis, macarrones... elementos que cambian de forma y de nombre según la zona de procedencia, pero que comparten un origen sencillo. El reducido precio de la pasta ha contribuido desde la antigüedad a su éxito y al destacado lugar que ocupa dentro de la dieta mediterránea. La secular presencia de la pasta en la cocina regional italiana, y su difusión más allá de sus fronteras hasta alcanzar prácticamente todos los países del mundo, hace que resulte cada vez más complicado crear recetas nuevas pues son innumerables las variantes ya existentes.
Comprar en el supermercado
Supermercados e hipermercados son lugares tentadores. A menudo, aunque no tengamos la necesidad de adquirir determinados alimentos, acabamos comprándolos, y gastamos de este modo más de lo que habíamos decidido. Es imprescindible preparar antes una lista de aquello que necesitamos.
El arroz
Un puñado de arroz constituye el único sustento de muchos habitantes de países pobres del mundo. Es el cereal más cultivado y consumido en todos los continentes.
El arroz es rico en sales minerales, vitaminas, proteínas vegetales, almidón, hierro, fósforo y calcio. Es un alimento que ayuda a combatir la hipertensión, el colesterol y la uremia, se digiere rápidamente y resulta beneficioso para el aparato digestivo.
Para poder cocinarlo de la mejor manera es importante conocer bien los diferentes tipos: el arroz común, de grano corto, opaco y rico en almidón; el de grano medio, adecuado para preparar risottos , y el de grano largo, que aun después de cocido se mantiene suelto y resulta adecuado para ensaladas y guarniciones.
Existen también a la venta arroces tratados, de precio más elevado. Se diferencian de los naturales por su especial resistencia a la cocción y porque conservan mejor los elementos nutritivos, que normalmente se pierden durante la ebullición o con el caldo de cocción.
Versatilidad es el rasgo que caracteriza al arroz, pues existe una infinita variedad de modos de preparación.
Para preparar un perfecto risotto es necesario comenzar con un buen sofrito, y agregar después los ingredientes que realzarán el sabor del arroz.
Es importante rehogar bien los granos, utilizar un vino de buena calidad y dejarlo evaporar, añadir poco a poco el caldo o el líquido de cocción, removiendo para que el risotto quede cremoso y suave, y servirlo sin pérdida de tiempo, porque el arroz se sigue cociendo mientras está caliente, incluso apartado del fuego.
Los tesoros del bosque
Un paseo por el bosque nos puede ofrecer la ocasión para procurarnos productos que en el comercio se venden a un precio elevado.
En primer lugar, las setas, que resultan sabrosas y apreciadas. Es imprescindible saber reconocer las variedades comestibles; en caso contrario déjese aconsejar por alguna persona competente para evitar situaciones peligrosas. Recoja las setas que tengan un aspecto íntegro y no demasiado maduro y transpórtelas en cestos (en las bolsas de plástico se condensa la humedad y así se favorece el enmohecimiento).
También los frutos del bosque son muy apreciados y en las tiendas alcanzan precios altísimos pues no está muy difundido su cultivo en invernadero. Pueden emplearse para elaborar sofisticados postres y tartas y transformarse en mermeladas y jarabes muy gustosos.
Las castañas asadas y los dulces preparados con ellas alegran los menús otoñales, evocando los colores cálidos e intensos del bosque. Sin embargo, no es este su único uso, pues forman parte de numerosas recetas para primeros platos y carnes.
Las nueces y las avellanas, tanto frescas como tostadas, nos acompañan durante todo el año. Son ingredientes de los platos más diversos, desde los entremeses hasta los postres.

¿Cuánto desecho?
No todos los productos que compramos pueden utilizarse en su totalidad, de manera que muchos producen desechos. Para calcular el coste efectivo de una receta es importante saber qué cantidad no se utiliza.
Pan, pasta, arroz, legumbres secas, lácteos y quesos sin corteza pueden utilizarse por completo: son alimentos económicos por excelencia.
Huevos, fruta con piel y frutos secos, algunas hortalizas y los quesos con corteza rinden un 85 %, por lo que tienen un índice de desechos relativamente bajo.
En el caso del pollo, la carne de vacuno, caballo y cerdo, y verduras como el hinojo, los espárragos y las alcachofas producen en torno al 40 % de desperdicios.
Tratándose de pescados, crustáceos y moluscos, los desechos aumentan vertiginosamente hasta alcanzar el 60 %. No conviene privarse de estos alimentos, basta actuar con inteligencia y utilizar los restos para preparar otra receta, como por ejemplo un fumet de pescado, un óptimo «caldo» concentrado de sabor intenso que se utiliza como base para platos marineros.
Ahorrar en la cocina
Economía ecológica
A menudo no la tenemos en cuenta, pero se trata de una forma simple y rápida de economizar y que además beneficia al medio ambiente y respeta el entorno. Se trata de pequeños actos cotidianos que, sumados, nos ayudarán a ahorrar y cuidar la naturaleza.
En primer lugar, elegir el tipo de iluminación. Las lámparas de bajo consumo permiten reducir energía, recurso muy importante y costoso.
Por otra parte, evite dejar conectados los aparatos en stand by (situación señalada generalmente con un led rojo); es mejor desconectarlos después de utilizarlos.
Repase las instrucciones de sus electrodomésticos. Algunos disponen de funciones de ahorro energético, que reducen al mismo tiempo la emisión de ondas electromagnéticas y el consumo de electricidad.
También las tapas de las ollas contribuyen al ahorro. Colocar la tapa durante la cocción (por ejemplo al preparar sopas, estofados, etc.) le permitirá economizar hasta el 30 % de energía.
Es importante, asimismo, controlar el consumo de agua. El principal consejo es cerrar el grifo cuando no se utilice el agua. Reparar inmediatamente los grifos que no ajusten bien: gota a gota se pierde el agua y también nuestro dinero. Descongelar bajo el chorro de agua es un sistema rápido, pero resulta costoso y perjudica a los alimentos. Es mejor actuar con previsión y retirarlos del congelador al menos 12 horas antes de utilizarlos.
La cocción al vapor puede sustituir fácilmente al hervido: mejora el sabor, se mantienen los principios nutritivos y la textura de los productos y, sobre todo, se necesita mucha menos agua.
Debemos desterrar el mito de que el lavavajillas es un electrodoméstico costoso y que desperdicia el agua, porque no es cierto. Si hacemos que funcione a plena carga, ahorraremos casi el 50 % del agua que emplearíamos para lavar a mano las mismas piezas. El truco, por tanto, consiste únicamente en llenarlo por completo o bien, si el lavavajillas dispone de él, activar el programa de ahorro de agua.
Por último, al hacer la compra también se puede actuar de manera «ecológicamente correcta» y ahorrar. En vez de adquirir cada vez una o más bolsas de plástico para transportar nuestras compras, es mejor disponer de una bolsa de tela o de rafia, porque es reutilizable y evitará el consumo inútil de plástico.
El huerto doméstico
Fruta y verdura experimentan cada año constantes aumentos de precio. Tener la posibilidad de cultivar algunas hortalizas o árboles frutales representa una gran ventaja. Por otra parte estos alimentos constituyen la base de nuestra alimentación y es imposible reducir su consumo.
Si se desea, algunas hortalizas pueden plantarse en macetas y jardineras en los balcones o terrazas.
Si se dispone de alguna pequeña parcela de tierra es importante valorar su situación. Debe encontrarse lejos de cualquier fuente de contaminación producida por los automóviles y cerca de una fuente de agua para facilitar el riego.
El mejor periodo para comenzar la siembra es a finales de invierno, de modo que se dispondrá de frutos hasta mediados de octubre, es decir, durante gran parte del año.
Utilizando insecticidas y abonos (preferiblemente naturales) se obtendrán mejores resultados.
Se trata de una actividad que ofrece múltiples satisfacciones, pero entre ellas destaca especialmente la calidad de los productos, su frescura y autenticidad.
Conocer los métodos de conservación ayuda a disponer durante todo el año de los frutos ofrecidos por la tierra en los meses más prósperos; durante el periodo de recolección podrá preparar las provisiones que utilizará en los meses de escasez. Algunas hortalizas, después de lavadas, cortadas y peladas se congelan, otras pueden conservarse en aceite o vinagre.

Equipo de cocina
Para poder cocinar no hace falta un equipamiento demasiado grande o costoso. A menudo un equipo básico es más que suficiente para dar de comer a la familia y a algún amigo.
En los grandes centros comerciales y en las cadenas de productos para la casa se pueden comprar vajillas, ollas y otros enseres a precios módicos; con frecuencia en estos lugares se encuentran a la venta conjuntos que incluyen lo mínimo necesario para equipar una cocina.
Veamos qué elementos no pueden faltar:

◊   dos ollas de tamaño diferente con sus respectivas tapas
◊   tres sartenes de diámetros diferentes
◊   un cazo con mango
◊   cafetera
◊   rejilla antisalpicaduras
◊   colador
◊   cuatro cuchillos: de sierra para el pan, de uso general, de trinchar y pelador
◊   molde c ircular para bizcocho
◊   placa de horno rectangular
◊   bandeja de horno de borde alto para carnes y pescados
◊   vaso medidor para líquidos, harina y azúcar
◊   abrelatas
◊   sacacorchos
◊   pelador de verduras
◊   dos cacillos de diferente tamaño
◊   cuchara y tenedor de madera
◊   tijeras
◊   espátula de silicona
◊   varillas
◊   vaciador o sacabolas
◊   rallador
◊   boles de diversos tamaños
◊   recipientes para el frigorífico
◊   exprimidor
◊   soporte para picar
◊   robot multifunción
◊   batidora eléctrica
◊   báscula para alimentos
Pare ce poco, pero resulta inútil comprar utensilios que empleará muy poco y que ocuparán espacio en su cocina.
Es mejor concentrar el gasto en este equipamiento, es decir, invertir en los instrumentos que utilizará más a menudo. Preste especial atención a la elección de las ollas, que le acompañarán durante mucho tiempo y que serán sus mejores aliadas en la tarea frente a los fogones.
Las conservas
Aunque altera parcialmente el sabor y el gusto natural de la fruta y la verdura, la conservación representa un considerable ahorro. Comprar fruta y verdura de temporada y conservarla permite disfrutar de determinados productos también fuera de temporada. Con la fruta se elaboran deliciosas mermeladas y jaleas, con los tomates se preparan salsas que pueden almacenarse durante mucho tiempo, las hierbas aromáticas desecadas nos acompañan durante el frío invierno.
Azúcar, sal, aceite y vinagre forman parte de sistemas sencillos y naturales de conservación.
Conservar significa bloquear parcialmente el deterioro natural de los alimentos, neutralizando la actividad de bacterias y microorganismos.
Para realizar espléndidas y deliciosas conservas no se necesitan utensilios especiales, basta con disponer de algunos imprescindibles: una balanza, una tabla de cortar, un cuchillo bien afilado, un pelador para las verduras y frutas pequeñas, un pasapurés, cacerolas anchas de acero inoxidable, cucharones y cucharas, mejor si son de madera y de mango largo.
Los recipientes —tarros y botellas— deben estar perfectamente limpios y disponer de una tapa que permita el cierre hermético, condición indispensable para una correcta esterilización y conservación.
La esterilización constituye la única fase delicada del proceso de elaboración de las conservas y debe llevarse a cabo cuidadosamente para no estropear el resultado.


También el aspecto es importante
Los primeros sentidos estimulados por los alimentos son la vista y el olfato; precisamente por esto, cuando nos dispongamos a preparar un plato económico, no debemos olvidar que su presentación es importante.
La elección adecuada de la vajilla, un mantel bien planchado, vasos resplandecientes y, cuando sea posible, un sencillo centro de mesa contribuirán a hacer de la cena un momento especial que deseamos compartir con la familia o los amigos.
Es muy importante no servir de cualquier manera lo que hemos cocinado, cada plato tiene sus exigencias y debe presentarse respetando la armonía. De este modo también el sabor se realza.
Una bandeja de servicio original, bellamente decorada y con colores agradables a la vista le ayudarán en esta empresa. Sin embargo, muchas veces es suficiente con un pequeño detalle para convertir un plato sencillo en otro magnífico.
Un ramillete de albahaca fresca, de tomillo o mejorana, una hojita de menta añadida en el último momento dan una nota de color y enriquecen la preparación sin suponer ningún trabajo ni gasto extra.
En los platos que prevén la presencia de salsa utilice un truco de chef: extienda la salsa sobre el plato y la preparación destacará enormemente. Actúe del siguiente modo: vierta un cacillo de salsa en el centro del plato y con el dorso del mismo extiéndala hasta unos pocos centímetros del borde del plato; coloque a continuación la carne, el pescado o el postre en el centro de la salsa. Si quiere ser más original, utilice un palillo para crear rayos de salsa dirigiéndolos hacia los bordes del plato; el efecto «sol» que habrá logrado dejará estupefactos a los comensales con muy poco esfuerzo.
En el caso de los postres, no hay límites para la decoración. Una cucharada de azúcar glas vertido a través de un colador de malla fina logrará que la torta más sencilla parezca de pastelería. Lo mismo puede decirse del cacao, o de la almendra o la avellana molidas que decoran parte del plato.
No olvidemos que algunos frutos constituyen decoraciones naturales para platos de postre: un alquequenje, una fresa laminada y presentada formando abanico, un gajo de naranja sin la membrana que lo recubre son todos ellos detalles especiales que confieren elegancia a las presentaciones.
La esterilización
Para esterilizar basta calentar en agua hirviendo los tarros y botellas bien cerrados.
La cocción elimina los gérmenes y bacterias y ayuda a cerrar herméticamente los recipientes.
Para efectuar la esterilización se colocan verticales los tarros bien cerrados en ollas altas en los que puedan sumergirse por completo; el agua debe superar en algunos centímetros la parte superior de los frascos. Es conveniente colocar servilletas entre los tarros, para evitar que durante la ebullición se muevan y se golpeen, lo que podría provocar roturas.
Una vez dispuestos los tarros en la olla, se calienta el agua hasta que comience a hervir y se prosigue la cocción durante un tiempo que dependerá del número de recipientes y de su tamaño.
Finalizada la esterilización, se dejan enfriar los tarros sumergidos en el agua. A continuación, podrán secarse y colocarse en la despensa. En la mayor parte de casos es mejor dejarlos «reposar» algunas semanas antes de saborear el contenido.
Recetas para ahorrar dinero

A veces pensamos que cocina de calidad es sinónimo de cocina costosa. Aunque no suele ser así, preparar cada día comidas equilibradas que se ajusten al presupuesto familiar se ha convertido en un auténtico arte.
Las siguientes recetas pretenden ser una valiosa ayuda, ya que unen el carácter práctico de los platos de siempre con la imaginación de las ideas modernas. De esta manera, podrá disfrutar de novedosas recetas, sin que la cartera se resienta.
Sardinas en escabeche
D IFICULTAD: ALTA
P REPARACIÓN: 40’ + MARINAR
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
800 g de sardinas pequeñas
1 cebolla
1 tallo de apio
1 zanahoria
100 g de harina
1 diente de ajo
1 hoja de laurel
300 ml de vino blanco
200 ml de vinagre de vino blanco
50 ml de aceite de oliva virgen extra
aceite de girasol
pimienta en grano
sal
1.   Descame, eviscere y elimine la cabeza y las espinas de las sardinas; lávelas y séquelas.
2.   A continuación, limpie y corte en finas láminas las hortalizas.
3.   Enharine las sardinas y fríalas en abundante aceite de girasol caliente, hasta que queden doradas; escúrralas y sálelas.
4.   En una sartén honda, con aceite, ajo y laurel, dore a fuego vivo las verduras.
5.   Agregue el vino y deje evaporar en parte.
6.   Después, incorpore el vinagre y un cacillo de agua; rectifique la sal y añada algunos granos de pimienta machacados.
7.   Llévelo a ebullición y cuézalo durante algunos minutos.
8.   Por último, vierta la marinada sobre el pescado frito; una vez frío, resérvela en el frigorífico durante un día como mínimo.

Farinata
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 10’ + 8 H DE REPOSO
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
500 g de harina de garbanzos
1 l de agua
100 ml de aceite de oliva virgen extra
pimienta
sal
1.   En un bol mezcle la harina de garbanzos en el agua. Añada una cucharada de sal.
2.   Cubra el recipiente con plástico de uso alimentario y deje reposar durante una noche en un lugar fresco.
3.   Elimine la espuma que se haya producido. Añada el aceite y remueva de nuevo.
4.   A continuación, vierta la mezcla en una bandeja de horno ancha y de borde bajo: cuanto menor sea el espesor, más crujiente resultará la farinata, y cuanto más gruesa, más esponjosa y suave será.
5.   Llévela al horno a 200 °C y deje cocer durante 20 minutos.
6.   Sírvala muy caliente, espolvoreada con pimienta negra.
Tarta de patatas y legumbres
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
400 g de patatas
100 g de habas desgranadas
100 g de alubias
100 g de guisantes desgranados
1 puerro
1 huevo
60 ml de aceite de oliva virgen extra
50 g de mantequilla
40 g de queso parmesano
pan rallado
pimienta
sal
1.   Lave y cueza las patatas; pélelas y aplástelas.
2.   A continuación, lave y cueza las legumbres.
3.   Limpie y corte finamente el puerro; rehóguelo con aceite durante unos minutos a fuego suave.
4.   Agregue las legumbres y saltéelas ligeramente en la sartén; salpimiéntelas.
5.   Después, unte con mantequilla un molde de tarta y espolvoree pan rallado por encima.
6.   En un bol una las patatas con las legumbres, el queso y el huevo.
7.   Vierta la mezcla en el molde y espolvoree pan rallado sobre la superficie.
8.   Cueza en el horno durante 20 minutos a 180-200 °C.
9.   Por último, deje enfriar la tarta, desmóldela y córtela en porciones.
Tortitas de patatas y boquerones
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 40’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
400 g de boquerones
600 g de patatas
2 dientes de ajo
80 ml de aceite de oliva virgen extra
orégano seco
pimienta
sal
1.   En primer lugar, limpie y filetee los boquerones. Lávelos y séquelos.
2.   Pele, lave y corte muy finas las patatas.
3.   En una sartén antiadherente con el aceite y el ajo, saltee a fuego vivo las patatas, espolvoreando el orégano, sal y pimienta por encima.
4.   Forre un molde bajo y ancho con una capa de patatas. Disponga a continuación otra de boquerones; salpimiéntelo y coloque una nueva capa de patatas.
5.   Por último, cueza en el horno a 200 °C durante unos diez minutos.

Quiche lorraine
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 20’ + 1H DE REPOSO
C OCCIÓN: 35’
PARA 4 PERSONAS
250 g de harina
125 g de mantequilla
1 vaso de agua
150 g de panceta ahumada
150 g de queso gruyer
2 huevos
200 ml de leche
nuez moscada
pimienta
sal
1.   Para comenzar, amase ligeramente la harina con la mantequilla ablandada.
2.   Añada el agua bien fría y una cucharadita de sal. Amase el preparado rápidamente hasta obtener una pasta lisa y homogénea.
3.   Antes de utilizarla, déjela reposar en un lugar fresco durante al menos una hora.
4.   Corte la panceta y dórela a fuego vivo en una sartén antiadherente sin grasa.
5.   Corte el queso en dados.
6.   En un bol bata los huevos con la leche y condiméntelos con sal, pimienta y nuez moscada.
7.   Extienda fina la masa y forre con ella un molde de tarta antiadherente. Rellénela con la panceta y el queso; cúbrala con el batido de huevo y leche.
8.   A continuación, cuézalo todo en el horno a 180 °C durante 35 minutos.
9.   Una vez templada, desmóldela y sírvala.

Tarta de pue rros
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 20’ + 1H DE REPOSO
C OCCIÓN: 35’
PARA 4 PERSONAS
250 g de harina
125 g de mantequilla
1 vaso de agua
200 g de puerros
150 g de queso fontina o gouda
2 huevos
200 ml de leche
100 ml de aceite de oliva virgen extra
nuez moscada
pimienta
sal
1.   Para comenzar, amase ligeramente la harina con la mantequilla ablandada Añada el agua bien fría y una cucharadita de sal. Amase rápidamente el preparado hasta obtener una pasta lisa y homogénea.
2.   Antes de utilizarla, déjela reposar en un lugar fresco durante al menos una hora.
3.   Lave los puerros, elimine la parte verde y corte muy fina la parte blanca.
4.   En una sartén con un poco de aceite, dore los puerros. Salpimiéntelos.
5.   Corte el queso en dados.
6.   En un bol, bata los huevos con la leche y condiméntelos con sal, pimienta y nuez moscada.
7.   Extienda fina la masa y forre con ella un molde de tarta antiadherente. Rellene la masa con los puerros y el queso; cúbrala con el batido de huevo y leche.
8.   A continuación, cueza en el horno a 180 °C durante 35 minutos.
9.   Una vez templada, desmóldela y sírvala.
Buñuelos sicilianos
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
1 coliflor
100 g de anchoas
1 huevo
100 g de harina
aceite de girasol
sal
1.   Cueza la coliflor; déjela enfriar y sepárela en ramilletes.
2.   A continuación, desale las anchoas bajo el chorro de agua y sepárelas en filetes.
3.   Con huevo y harina prepare una pasta no demasiado espesa. Agregue, si fuese necesario, un poco de agua.
4.   Coloque sobre cada ramito de coliflor un filete de anchoa.
5.   Reboce los ramilletes.
6.   En una sartén con aceite muy caliente, fríalos hasta que resulten dorados y crujientes. Deposítelos sobre papel absorbente y sazónelos con sal.
7.   Sírvalos templados.
Focaccia
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’ + 1H DE REPOSO
C OCCIÓN: 20’
PARA 8 PERSONAS
500 g de harina
300 ml de agua
20 g de levadura
10 g de azúcar o miel
30 ml de aceite de oliva virgen extra
10 g de sal
1.   Sobre la superficie de trabajo forme un volcán con la harina, coloque en el centro la levadura, el azúcar (o la miel), un poco de agua y disuélvala bien; agregue el agua restante, la mitad del aceite y la sal.
2.   Trabaje los ingredientes hasta obtener una masa suave y elástica. Déjela reposar durante una hora como mínimo.
3.   Con un pincel, unte la superficie con un poco de aceite y deje que la masa repose otros 15 minutos cubierta con plástico de uso alimentario. Trabaje la masa y déjela reposar otros 15 minutos.
4.   Prepare una mezcla con aceite, agua y sal (tres partes de aceite, una de agua y una pizca de sal).
5.   Extienda la masa sobre una bandeja de horno untada con aceite y pinte la superficie con un poco de la mezcla preparada; deje reposar durante 30 minutos.
6.   Caliente el horno a 220 °C y cueza la masa durante 20 minutos. Retire la foc accia del horno y pincele de nuevo con el preparado de aceite, agua y sal.

Ensalada de judías
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’ + 6 H DE REMOJO
C OCCIÓN: 2H
PARA 4 PERSONAS
300 g de judías blancas
120 g de panceta ahumada en lonchas
ajo
laurel
romero
guindilla
aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta
1 .   Ponga a remojar las judías durante 6 horas.
2.   Transcurrido este tiempo, colóquelas en una olla con agua fría, con unos ajos y una hoja de laurel y cuézalas durante 2 horas. Añada la sal al finalizar la cocción.
3.   Dore la panceta con un poco de aceite, ajo, romero y guindilla.
4.   Para finalizar, incorpore a la sartén las judías escurridas y continúe durante 5 minutos. Salpimiéntelas.

Queso a la parrilla
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
4 quesitos de cabra curados
2 pimientos rojos
1 endibia
2 zanahorias
100 g de achicoria
40 ml de aceite de oliva virgen extra
guindilla en polvo
sal
1 .   Limpie las verduras y córtelas en bastoncitos regulares.
2.   A continuación, dispóngalas en el borde de cuatro platos.
3.   Alíñelas con un poco de aceite y sal.
4.   En una plancha caliente, coloque los quesos y dórelos durante tres minutos por cada lado hasta que se ablanden.
5.   Coloque un queso caliente en el centro de cada plato con las verduras.
6.   Espolvoree guindilla molida por encima.

CONSEJO
Si no dispone de plancha, puede colocar los quesos sobre una bandeja de horno cubierta con papel parafinado y hornearlos a 220 °C durante siete u ocho minutos.
Albóndigas con feta y guisantes
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
300 g de guisantes desgranados
100 g de queso feta
1 huevo
lechuga
especias al gusto (comino, curry , nuez moscada)
aceite de girasol
150 g de pan rallado
pimienta
sal
1 .   Cueza los guisantes; déjelos enfriar y tritúrelos con el pasapurés.
2.   A continuación, bata el huevo.
3.   Mezcle el puré de guisantes con el queso feta , el huevo, las especias, 50 g de pan rallado, sal y pimienta.
4.   Después, forme pequeñas albóndigas ligeramente aplastadas y páselas por el pan rallado restante.
5.   Fría las albóndigas en una sartén con aceite muy caliente hasta que queden doradas y crujientes por ambos lados. Colóquelas sobre papel absorbente y sálelas.
6.   Por último, sírvalas templadas, dispuestas sobre hojas de lechuga.
Ensalada de legumbres
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 15’ + 2H DE REPOSO
PARA 4 PERSONAS
100 g de judías pintas cocidas
100 g de lentejas cocidas
100 g de garbanzos cocidos
100 g de judías blancas
40 g de brotes variados
40 g de cogollos de lechuga
1 cebolleta
1 zanahoria
1 tallo de apio
20 ml de vinagre balsámico
80 ml de aceite de oliva virgen extra
pimienta y sal
1.   Limpie y corte muy finos la cebolleta, el apio y la zanahoria; sazónelos con sal y deje reposar durante 2 horas como mínimo.
2.   Transcurrido este tiempo, lave y seque las verduras.
3.   Limpie, lave y separe los cogollos.
4.   A continuación, prepare una vinagreta mezclando el vinagre con el aceite, la sal y la pimienta según su gusto.
5.   Mezcle todas las legumbres cocidas y agregue las verduras, los cogollos y los brotes.
6.   Para finalizar, aliñe la ensalada con la vinagreta.
Ensalada de caballa
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
1 lechuga romana
2 pepinos
4 tomates de ensalada
4 filetes de caballa en aceite
2 huevos
12 aceitunas verdes y negras
60 ml de aceite de oliva virgen extra
1 limón
pimienta
sal
1.   Cueza los huevos y córtelos en cuartos.
2.   A continuación, limpie, lave y trocee la lechuga.
3.   Lave y pele los pepinos, elimine las semillas y córtelos en láminas.
4.   Después, lave los tomates y córtelos en gajos.
5.   Escurra los filetes de caballa.
6.   Exprima medio limón.
7.   Para finalizar, distribuya las hortalizas en cuatro platos, acompañándolas con los filetes de caballa y los huevos.
8.   Alíñelas con sal, pimienta, algunas gotas de zumo de limón y un poco de aceite. Adorne la ensalada con unas aceitunas.
Berenjenas rellenas
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 20’
C OCCIÓN: 50’
PARA 4 PERSONAS
2 berenjenas grandes
100 g de carne picada
1 huevo
40 g de queso de cabra
1 diente de ajo
1 guindilla
100 g de salsa de tomate
perejil
albahaca
aceite de oliva virgen extra
sal
1.   Pique el ajo y el perejil, y desmenuce la guindilla. Mezcle los tres ingredientes.
2.   A continuación, lave y corte por la mitad longitudinalmente las berenjenas; practique unos cortes en la pulpa y cúbralas con la mezcla de ajo, perejil y guindilla. Sazónelo con sal.
3.   Coloque las berenjenas en una bandeja ligeramente untada con aceite y cueza en el horno durante 30 minutos a 180 °C.
4.   Transcurrido este tiempo, deje que se entibien y retire la pulpa.
5.   Mezcle la pulpa de las berenjenas con la carne, el huevo, el queso, algunas hojas de albahaca y la salsa de tomate. Rectifique la sal.
6.   Rellene las berenjenas.
7.   Para finalizar, colóquelas en una bandeja con un poco de agua en el fondo.
8.   Cuézalas en el horno a 180 °C durante 20 minutos.

Tostadas con higadillos a la toscana
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 20’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
200 g de higadillos de pollo
1 cebolla pequeña
1 filete de anchoa
alcaparras
50 ml de vino blanco seco
mejorana
40 g de mantequilla
aceite de oliva virgen extra
rebanadas de pan
pimienta
sal
1 .   Limpie los higadillos eliminando cuidadosamente las partes verdes manchadas de hiel; lávelos y séquelos.
2.   Después, limpie y corte muy fina la cebolla.
3.   Pique las alcaparras.
4.   En una sartén con un poco de aceite, dore la cebolla; añada los higadillos y siga dorando.
5.   Incorpore el vino y deje que se evapore.
6.   Vierta el preparado en el vaso mezclador junto con las alcaparras, la anchoa, sal y pimienta; tritúrelo todo.
7.   Fríalo de nuevo en la sartén hasta que el compuesto adquiera la densidad adecuada.
8.   Añada la mantequilla en rizos.
9.   Para finalizar, tueste el pan y úntelo con la «crema de higadillos». Decórelo todo con unas hojitas de mejorana.

Bocaditos vegetales
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 40’ + 30’ DE REMOJO
C OCCIÓN: 15’
PARA 4 PERSONAS
300 g de patatas cocidas
100 g de lentejas rojas
5 g de pimentón
aceite de oliva virgen extra
sal
1.   Ponga las lentejas a remojo durante 30 minutos.
2.   Mientras tanto, cueza las patatas, pélelas y rállelas con un rallador grueso.
3.   Escurra las lentejas, amáselas con las patatas y condiméntelas con el pimentón y un poco de sal.
4.   A continuación, tome pequeñas porciones de masa, forme bolitas y aplástelas ligeramente; fríalas en una sartén con poco aceite. Sálelas.
5.   Sirva los bocaditos muy calientes.

CONSEJO
Acompañe los bocaditos con ensalada de rúcula y canónigos aliñada con aceite, vinagre balsámico y sal.

Macarrones Norma
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 25’ + 1H PARA QUE SUDEN LAS BERENJENAS
C OCCIÓN: 35’
PARA 4 PERSONAS
350 g de macarrones
2 berenjenas grandes
50 g de requesón
500 g de tomates maduros
50 ml de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo
albahaca
aceite de girasol
sal gorda y fina
1.   Lave y corte en rodajas las berenjenas.
2.   Después de espolvorear sal gorda por encima, colóquelas en un escurridor para que suden durante una hora.
3.   Ralle el queso con un rallador grande.
4.   A continuación, lave y seque los tomates, elimine las semillas y córtelos en daditos.
5.   Caliente en una cazuela el aceite con un diente de ajo aplastado; cuando este comience a dorarse, agregue el tomate con unas hojas de albahaca y sálelo todo.
6.   Prosiga la cocción a fuego suave 15 minutos. Después pase todo por un tamiz. Ponga a cocer la pasta en agua salada.
1.   Lave las rodajas de berenjena con agua corriente, séquelas y fríalas en la sartén con abundante aceite caliente. Cuando estén cocidas y doradas, escúrralas y colóquelas sobre papel absorbente.
8.   Cuando la pasta esté al dente, escúrrala y acomódela en una bandeja de servicio, vierta la salsa sobre la pasta y agregue las berenjenas fritas. Espolvoree el requesón por encima y sírvala inmediatamente.

Ñoquis sardos
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
360 g de ñoquis sardos
100 g de chorizo
200 g de salsa de tomate
60 g de queso de cabra
azafrán
1 guindilla
1 hoja de laurel
50 ml de aceite de oliva virgen extra
1.   Corte el chorizo en rodajas finas y dórelo durante unos instantes con aceite, guindilla y laurel.
2.   A continuación, agregue la salsa de tomate y cuézalo durante 15 minutos.
3.   Aromatícelo con medio sobre de azafrán.
4.   Cueza los ñoquis en una olla al fuego con abundante agua salada.
5.   Cuando estén al dente, escúrralos e incorpore la salsa.
6.   Espolvoree queso rallado por encima y el aceite restante.

Hélices con cítricos
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 15’
PARA 4 PERSONAS
320 g de hélices
60 g de queso curado
1 limón
1 pomelo
1 escalonia
40 g de pan rallado
80 ml de aceite de oliva virgen extra
pimienta
sal
1.   En primer lugar, lave y seque los cítricos, y ralle la piel.
2.   Ralle el queso.
3.   En una olla con abundante agua salada cueza las hélices al dente.
4.   Limpie y pique muy fina la escalonia.
5.   Rehóguela en una sartén al fuego con un poco de aceite.
6.   A continuación, agregue el pan rallado y tuéstelo todo durante un minuto. Salpimiéntelo.
7.   Tras escurrir la pasta, condiméntela con la salsa.
8.   Finalice añadiendo el aceite, la ralladura de limón y pomelo, además del queso.

Cuscús con mejillones
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 25’
C OCCIÓN: 1H
PARA 4 PERSONAS
250 g de cuscús precocido
1 kg de mejillones
1 cebolla
1 zanahoria
1 tallo de apio
1 pimiento verde
aceite de oliva virgen extra
perejil
pimienta
sal
1.   Prepare el cuscús siguiendo las instrucciones del envase.
2.   Mientras tanto, limpie bien los mejillones, raspándolos y quitándoles las barbas.
3.   Lave y pique el perejil.
4.   A continuación, limpie las hortalizas y córtelas en dados pequeños.
5.   Fríalas durante 15 minutos en una sartén antiadherente con aceite, sal, pimienta y un poco de agua.
6.   Transcurrido este tiempo, añada los mejillones y continúe durante 5 minutos con la sartén tapada.
7.   Acomode el cuscús en una bandeja amplia y disponga encima los mejillones con las hortalizas. Riéguelo todo con el fondo de cocción.
8.   Para finalizar, espolvoree perejil picado por encima.

Sopa de cordero
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 15’
C OCCIÓN: 1H
PARA 4 PERSONAS
500 g de carne de cordero
4 rebanadas de pan tostado
2 cebollas
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 guindilla
sal
1.   En primer lugar, limpie y corte en láminas las cebollas.
2.   Corte la carne en trozos pequeños, eliminando las nervaduras y el exceso de grasa.
3.   Coloque la carne y las cebollas en una cazuela de barro, cúbralas con un 1,5 l de agua, sazónelo todo con sal y agregue la guindilla.
4.   A continuación, cueza a fuego suave con el recipiente tapado durante una hora.
5.   Tueste las rebanadas de pan.
6.   En el momento de servir, coloque las rebanadas en los platos. Vierta la sopa encima, añada un chorrito de aceite y déjela reposar diez minutos.
Carbonara con verduras
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 15’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
320 g de espaguetis
80 g de panceta ahumada
80 g de nata líquida
40 g de queso parmesano rallado
2 huevos
1 cebolla picada
1 zanahoria
1 tallo de apio
1 calabaza
40 ml de aceite de oliva virgen extra
20 g de mantequilla
pimienta
sal
1.   Para comenzar, limpie y corte en tiras las hortalizas.
2.   Rehóguelas durante unos minutos a fuego suave con mantequilla y aceite. Salpimiéntelas.
3.   Corte la panceta en trozos pequeños y añádala a las verduras dejando que tome color ligeramente.
4.   En un bol bata los huevos con la nata, el queso parmesano, un poco de sal y pimienta al gusto.
5.   Cueza los espaguetis al dente; escúrralos manteniéndolos un poco húmedos y saltéelos en la sartén junto con la panceta y las verduras.
6.   Por último, agregue el batido de huevos, nata y queso y cueza durante unos instantes removiendo; apártelo del fuego antes de que cuaje la yema.
Crema de patata y zanahoria
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 15’
C OCCIÓN: 30’
PARA 4 PERSONAS
300 g de zanahorias
3 patatas
2 dientes de ajo
1 cebolla
1 guindilla
cebollino
60 ml de aceite de oliva virgen extra
20 g de mantequilla
pan tostado
pimienta
sal
1.   Pele, lave las patatas y trocéelas.
2.   Después, limpie las zanahorias y córtelas en rodajas.
3.   Pique juntos la cebolla y el ajo.
4.   PeleTrocee el cebollino.
5.   PeleEn una cazuela al fuego con mantequilla y aceite sofría el ajo y la cebolla; incorpore después la zanahoria y las patatas. Salpimiéntelo todo.
6.   PeleAgregue 1 litro de agua; tape la cazuela y cueza a fuego suave durante 30 minutos. Incorpore la guindilla.
7.   PeleTranscurrido este tiempo, tritúrelo todo y emulsiónelo con aceite.
8.   PeleEspolvoree el cebollino por encima.
9.   PeleSírvala con rebanadas de pan tostado.

Crema de habas y achicoria
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 10’ + 12H DE REMOJO
C OCCIÓN: 1H
PARA 4 PERSONAS
200 g de habas secas
400 g de achicoria
4 rebanadas de pan
60 ml de aceite de oliva virgen extra
3 dientes de ajo
1 guindilla
pimienta
1.   Ponga a remojo las habas durante 12 horas.
2.   Para comenzar la preparación, cuézalas con poca agua, junto con un diente de ajo; al finalizar la cocción, el agua tiene que haberse evaporado casi por completo.
3.   Limpie la verdura y córtela en trozos.
4.   A continuación, cuézala en abundante agua salada; escúrrala cuando esté al dente y enfríela.
5.   Triture las habas para obtener una crema. Alíñela con un poco de aceite, un diente de ajo aplastado y la guindilla.
6.   En el momento de servir, caliente la crema y, mientras tanto, saltee durante unos instantes la achicoria en una sartén con un poco de aceite, ajo y pimienta.
7.   Distribuya la crema de habas en cuatro boles y coloque encima la achicoria.
8.   Sírvala acompañada de rebanadas de pan fresco o tostado.

Ñoquis con mantequilla y salvia
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 35’
PARA 4 - 6 PERSONAS
1 kg de patatas viejas
250 g de harina
1 huevo
50 g de mantequilla
salvia fresca
nuez moscada
pimienta
sal
1.   Sobre la superficie de trabajo, forme un volcán con la harina.
2.   Cueza las patatas, pélelas y tritúrelas con el pasapurés dejándolas caer en el volcán de harina.
3.   Después, sazónelo todo con sal y aromatícelo con pimienta y nuez moscada. Agregue un huevo y amáselo rápidamente con las manos.
4.   Con la ayuda de un cuchillo corte la masa en rodajas de 2 cm de grosor; forme bastoncillos con ellas y corte porciones para formar los ñoquis (puede darles su aspecto tradicional con un tenedor).
5.   Cueza los ñoquis en abundante agua salada.
6.   Mientras tanto, funda la mantequilla.
7.   Escurra los ñoquis cuando suban a la superficie y condiméntelos con la mantequilla fundida y unas hojas de salvia.

Crema de garbanzos con romero
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 10’ + 12H DE REMOJO
C OCCIÓN: 3 H
PARA 4 PERSONAS
300 g de garbanzos
1 hoja de laurel
2 dientes de ajo
2 ramitas de romero
80 ml de aceite de oliva
guindilla
pan cortado en rebanadas
sal
1.   Ponga en remojo los garbanzos durante 12 horas.
2.   Transcurrido este tiempo, colóquelos en una olla con agua fría, una hoja de laurel y una ramita de romero, y cuézalos durante 3 horas.
3.   Al finalizar la cocción sálelos, retire el laurel y el romero, triture los garbanzos y pase el puré resultante por el tamiz.
4.   Caliente la mitad del aceite con un diente de ajo, guindilla y un tallo de romero. Filtre el aceite y agréguelo a la crema de garbanzos.
5.   A continuación, corte por la mitad el otro diente de ajo y frote con él las rebanadas de pan; riéguelas con aceite.
6.   Tueste el pan en el horno.
7.   Distribuya la crema de garbanzos en platos calientes.
8.   Sírvala acompañada del pan tostado.

Pelotas con queso
D IFICULTAD: ALTA
P REPARACIÓN: 40’ + 30’ PARA LA MACERACIÓN
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
250 g de pan del día anterior
400 ml de leche
100 g de carne de cerdo picada
50 g de queso parmesano rallado
80 g de harina
2 huevos
perejil
1 diente de ajo
40 g de mantequilla
pimienta blanca
sal
1.   Corte el pan y remójelo en leche durante al menos media hora.
2.   Mientras tanto, pique el ajo y el perejil.
3.   Escurra el pan y amáselo con el ajo y el perejil; agregue los huevos, la carne picada, la harina, el queso rallado, sal y pimienta.
4.   Ponga al fuego una olla con agua ligeramente salada y llévela a ebullición.
5.   Con las manos enharinadas forme pelotas del tamaño de una ciruela y deposite unas pocas cada vez en el agua hirviendo.
6.   Reduzca el fuego, de manera que el agua no comience a hervir, y cuézalas durante diez minutos.
7.   Finalizada la cocción, escurra las pelotas y condiméntelas con mantequilla fundida y queso rallado.
Risotto con cerdo
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
320 g de arroz
160 g de carne de cerdo picada
1 cebolla
100 ml de vino blanco seco
1 l de caldo de carne
60 g de queso parmesano
80 g de mantequilla
sal
1.   Caliente el caldo.
2.   Mientras tanto, limpie y pique la cebolla. Rehóguela con la mitad de la mantequilla y la carne picada.
3.   Agregue el arroz y continúe rehogándolo todo durante un minuto a fuego vivo.
4.   A continuación, añada el vino y espere a que se evapore.
5.   Incorpore el caldo y cuézalo durante 15 minutos, rectificando la sal si fuese necesario.
6.   Finalizada la cocción, añada la mantequilla y el queso rallado; remueva bien para que se fundan. Deje reposarlo todo tapado durante un minuto.

CONSEJO
Si quiere enriquecer el plato, al incorporar el caldo puede añadir también unas hojas de col cortadas en juliana.
Puré de tomate
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 30’
PARA 4 PERSONAS
800 g de tomates de pera
2 cebolletas
400 ml de caldo vegetal
perifollo fresco
perejil fresco
mejorana fresca
orégano seco
60 ml de aceite de oliva virgen extra
sal
1.   En primer lugar, lave cuidadosamente los tomates y córtelos.
2.   Pele y lave las cebolletas.
3.   Limpie y lave las hierbas aromáticas; pique finamente las hojitas.
4.   A continuación, coloque en una cazuela la mitad del aceite, las cebolletas y los tomates, un poco de sal y la mitad de las hierbas aromáticas.
5.   Póchelo todo durante aproximadamente 20 minutos; agregue el caldo.
6.   Prosiga la cocción otros diez minutos e incorpore el pan troceado.
7.   Trascurrido este tiempo, tritúrelo todo para obtener un puré homogéneo y suficientemente denso. Rectifique la sazón.
8.   Distribuya el puré en cuatro boles calientes.
9.   En el momento de servirlo espolvoree hierbas aromáticas por encima y riéguelo con aceite.

Espaguetis con mejillones
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 40’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
320 g de espaguetis
500 g de mejillones
100 g de judías verdes
2 tomates secos
1 hoja de laurel
1 diente de ajo
50 ml de aceite de oliva virgen extra
pimienta
sal
1.   Raspe y elimine las barbas de los mejillones; enjuáguelos.
2.   A continuación, corte los tomates en tiras y cúbralos con aceite para que se ablanden.
3.   Dore un diente de ajo en una cacerola con aceite y una hoja de laurel. Acomode los mejillones y tápelo todo.
4.   Una vez abiertos, aparte los mejillones del fuego, espere a que se enfríen y sepárelos de las valvas. Cuele el caldo de cocción y resérvelo.
5.   Elimine las puntas de las judías verdes y córtelas por la mitad. Escalde las judías durante unos pocos minutos en abundante agua.
6.   Después, enfríelas en agua con hielo, escúrralas y resérvelas.
7.   Cueza los espaguetis en abundante agua salada dejándolos muy al dente.
8.   En una sartén ancha coloque los tomates, el caldo de los mejillones, las judías y los mejillones.
9.   Escurra los espaguetis, acomódelos en la sartén y rectifique la sal y la pimienta.

Fideos de soja con salmón
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
120 g de fideos de soja
200 g de salmón fresco sin piel ni espinas
2 ramitas de hinojo
salsa de soja
50 ml de aceite de oliva virgen extra
sal
1.   Sumerja los fideos en abundante agua salada hirviendo. Apague el fuego y deje los fideos en el agua durante dos minutos.
2.   A continuación, escúrralos y refrésquelos bajo el chorro de agua fría.
3.   Lave muy bien las ramitas de hinojo y píquelas.
4.   Corte el salmón en dados pequeños.
5.   Caliente un poco de aceite en una sartén antiadherente; luego incorpore el salmón y saltéelo durante un minuto.
6.   Agregue el hinojo y prosiga la cocción durante tres o cuatro minutos.
7.   Por último, acomode los fideos cortándolos con unas tijeras; añada 5 o 6 cucharadas de salsa de soja; saltéelos durante unos instantes.
8.   Retírelos del fuego, añada dos cucharadas de aceite y remuévalo todo bien.

Sopa de cebolla con pan tostado
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 50’
PARA 4 PERSONAS
4 cebollas medianas
1 l de caldo de pollo
60 g de queso de cabra
1 diente de ajo
50 g de mantequilla
pan tostado
azúcar
harina
pimienta
sal
1.   Limpie las cebollas y córtelas en láminas muy finas.
2.   Ralle el queso de cabra.
3.   Funda la mantequilla en una olla al fuego y añada la cebolla y el ajo aplastado.
4.   Dore la cebolla a fuego lento, añada dos cucharadas de harina y una de azúcar.
5.   Rehogue a fuego suave durante unos minutos, mójelo con el caldo y remuévalo todo para disolver la harina.
6.   Siempre a fuego suave, prosiga la cocción durante 40 minutos, removiéndolo a menudo. Salpimiéntelo.
7.   Distribuya la sopa en cuatro boles, espolvoree el queso rallado por encima y sírvala acompañada de picatostes o chips de maíz.

Sopa de arroz con lentejas
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 15’ + 30’ DE REMOJO
C OCCIÓN: 1H
PARA 4 PERSONAS
200 g de lentejas
120 g de arroz
50 g de panceta ahumada
100 g de patatas
1 cebolla mediana
1 zanahoria
1 diente de ajo
1 guindilla fresca no demasiado picante
2 ramitas de romero
1 l de caldo de pollo
aceite de oliva virgen extra
pimienta
sal
1.   Ponga a remojar las lentejas en abundante agua fría durante 30 minutos.
2.   Mientras tanto, limpie y corte en rodajas la cebolla y la zanahoria.
3.   Pele las patatas, lávelas y córtelas en dados pequeños.
4.   Elimine las semillas de la guindilla y córtela en anillos.
5.   Después, limpie el romero y píquelo.
6.   Corte la panceta en dados.
7.   En una olla al fuego con dos cucharadas de aceite, rehogue la zanahoria, las patatas, la cebolla, la panceta, el ajo y la guindilla; salpimiéntelo todo.
8.   Agregue el caldo frío y las lentejas. Cueza a fuego suave durante 30-40 minutos. Transcurrido este tiempo, incorpore el arroz y prosiga la cocción durante 15 minutos.
9.   En el momento de servirla, riéguela con un chorrito de aceite y espolvóreelo todo con romero picado.

Ensalada templada de pollo
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 15’
C OCCIÓN: 30’
PARA 4 PERSONAS
400 g de pechuga de pollo
200 g de queso gruyer
2 patatas grandes
2 tallos de apio
40 g de mayonesa
sal
1.   En primer lugar, cueza las patatas. Escúrralas, pélelas y córtelas en dados pequeños.
2.   Cueza también en agua salada la pechuga de pollo. Después de escurrirla, córtela en filetes.
3.   Lave el apio, elimine los filamentos y córtelo en dados pequeños.
4.   A continuación, retire la corteza del queso y córtelo en dados.
5.   Para finalizar, disponga en un bol los filetes de pollo, el queso, el apio y las patatas. Aderece con la mayonesa.
Lubina a la sal
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 30’
PARA 4 PERSONAS
1 lubina limpia de 1,2 kg
1 kg de sal gorda
1 huevo
2 dientes de ajo
hierbas aromáticas
pimienta
sal
1.   Para comenzar, sazone el pescado con sal, pimienta, ajo y hierbas aromáticas.
2.   Forre una bandeja de horno con papel parafinado y cubra el fondo con una capa de sal gorda. Acomode encima el pescado.
3.   En un bol mezcle la sal con la clara del huevo y un poco de agua fría; cubra cuidadosamente el pescado con la preparación.
4.   Hornee a 220 °C durante 25-30 minutos.
5.   Transcurrido este tiempo, rompa la costra compacta de sal que se ha formado y limpie el pescado.
Mejillones picantes
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 25’
PARA 4 PERSONAS
1,2 kg de mejillones
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 guindilla
perejil
100 ml de aceite de oliva virgen extra
pan tostado
pimienta
sal
1.   En primer lugar, lave, seque y pique el perejil. Después, corte la cebolla en láminas muy finas.
2.   Para preparar los mejillones, quíteles las barbas, rásquelos y lávelos con agua.
3.   En una cacerola al fuego con aceite dore un ajo, la guindilla y la cebolla.
4.   Añada a continuación los mejillones y tape el recipiente.
5.   Cuando se hayan abierto, retire los mejillones del fuego, espere a que se enfríen y sepárelos de las valvas.
6.   Cuele el caldo de cocción y resérvelo.
7.   Vierta el caldo en la cacerola y añada los mejillones; rectifique la sal si hiciese falta.
8.   Pasados unos minutos, retire la cacerola del fuego, sazónelos con pimienta y sírvalos espolvoreados con perejil picado.
9.   Sírvalos acompañado con pan tostado frotado con ajo.

Salmón con mayonesa
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 1 0’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
4 filetes de salmón de 150 g cada uno
80 g de mayonesa
1 cucharada de mostaza
sal
1.   En un bol, mezcle la mayonesa con la mostaza.
2.   Ase a fuego medio los filetes de salmón sobre una plancha caliente (o bien en una sartén antiadherente con una gota de aceite) por ambos lados, hasta que estén dorados por fuera y ligeramente sonrosados por dentro. Sazónelos con sal.
3.   Sirva los filetes acompañados de la salsa de mayonesa y mostaza.

CONSEJO
Como guarnición puede preparar una e nsalada de patatas cocidas con perejil.
Dorada guisada
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 5’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
4 doradas
200 g de tomates
40 g de aceitunas deshuesadas
1 diente de ajo
1 guindilla
1 hoja de laurel
2 filetes de anchoa
vino blanco
40 ml de aceite de oliva virgen extra
perejil
sal
1.   Aplaste los tomates con un tenedor para eliminar el agua.
2.   En una cazuela de tamaño suficiente coloque en frío todos los ingredientes y un cacillo de agua.
3.   Tape la cazuela y cueza a fuego suave durante 20 minutos aproximadamente.
Croquetas de merluza y especias
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 15’
C OCCIÓN: 15’
PARA 4 PERSONAS
200 g de filetes de merluza
1 panecillo del día anterior
100 g de pan rallado
1 vaso de leche
1 huevo
5 g de comino en grano
3 g de curry en polvo
aceite de girasol
sal
1.   En primer lugar, remoje el pan en la leche y escúrralo bien.
2.   Triture la merluza y el pan con la batidora.
3.   Coloque el preparado en un bol y añada el huevo, el comino, el curry y un poco de sal, amasándolo todo bien.
4.   A continuación, tome pequeñas porciones de masa para formar las croquetas y empánelas con pan rallado.
5.   Fríalas en una sartén con el aceite muy caliente; escúrralas y deposítelas sobre papel absorbente. Sazónelas con sal.
6.   Sirva las croquetas calientes.

Libritos de lomo
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 10’
PARA 4 PERSONAS
4 libritos de lomo
4 rodajas de mortadela
4 lonchas de queso
1 huevo
100 g de pan rallado
aceite de girasol
pimienta
sal
1.   En primer lugar, aplane los libritos de lomo; coloque en su interior una loncha de queso y una rodaja de mortadela.
2.   Disponga en un plato el huevo batido y en otro, pan rallado.
3.   A continuación, reboce la carne primero en el huevo y después en el pan rallado.
4.   Fría los libritos por ambos lados en la sartén con aceite hasta que estén dorados y crujientes; deposítelos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. Sazónelos con sal y pimienta.
Hígado con col
D IFICULTAD: BAJA
P REPARACIÓN: 10’
C OCCIÓN: 20’
PARA 4 PERSONAS
250 g de hígado de ternera
1 col pequeña
100 ml de aceite de oliva virgen extra
pimienta
sal
1.   Corte el hígado en tiras.
2.   A continuación, lave y filetee la col. Sumérjala en agua salada hirviendo y cuézala durante diez minutos. Escúrrala muy bien.
3.   Rehogue la col en una sartén antiadherente durante algunos minutos con aceite. Salpimiéntela; colóquela en un bol y resérvela caliente.
4.   Dore el hígado en la misma sartén, dejándolo ligeramente sonrosado en el centro. Sazónelo con sal y pimienta.
5.   Para finalizar, incorpore la col a la sartén para que se integren los sabores y sírvalo todo.
Milhoja s de bacalao y polenta
D IFICULTAD: MEDIA
P REPARACIÓN: 30’
C OCCIÓN: 2H
PARA 4 - 6 PERSONAS
500 g de bacalao remojado
200 g de harina de maíz
1 l de agua
100 ml de aceite de oliva virgen extra
100 ml de vino blanco
100 ml de leche

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents