Palmeras - Elección y cuidados
46 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Palmeras - Elección y cuidados , livre ebook

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
46 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Un libro ilustrado en el que encontrará todo lo que necesita saber sobre las diferentes especies que se pueden ver habitualmente en jardines, parques y avenidas del sur de Europa. Toda la información sobre su origen, hábitat, morfología y cultivo, que comprende consejos sobre el tipo de suelo más adecuado, cómo realizar la poda y el trasplante, plagas y enfermedades más frecuentes, etc. Además, la obra incluye unas valiosas tablas donde se clasifican las palmeras según sus necesidades (palmeras que pueden vivir a la sombra, que resisten las heladas, que pueden vivir cerca del mar, que resisten los suelos calizos, etc.), que le servirán de orientación cuando tenga que elegir una palmera para plantar en el jardín. Finalmente, se facilita una selección de fichas de las principales especies, que incluyen datos sobre género, origen, altura, exposición al sol, temperatura mínima que pueden soportar, empleo en jardinería y otras cuestiones de interés.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 22 octobre 2018
Nombre de lectures 2
EAN13 9781644616093
Langue Español
Poids de l'ouvrage 11 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0250€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Magda Sunyer Vives




P ALMERAS
ELECCIÓN Y CUIDADOS





EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
La autora y el editor agradecen a Jardinería Huerto del Cura la amabilidad y las facilidades dadas para la realización del reportaje fotográfico.
Serie dirigida por Carme Farré Arana.
Ilustraciones de Jesús Gracia Sánchez.
Fotografías de Carme Farré Arana.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2018
© [2018] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64461-609-3
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Í NDICE

INTRODUCCIÓN
ORIGEN Y HÁBITAT DE LAS PALMERAS
Origen
Diferentes hábitat
MORFOLOGÍA DE LAS PALMERAS
Tronco o estipe
Hojas o frondes
Inflorescencias
Frutos y semillas
CULTIVO DE LAS PALMERAS
Clima
Suelo
Riego
Fertilización
Poda
Trasplante
Plagas y enfermedades
Utilización de las palmeras
FICHAS DE PALMERAS CULTIVADAS EN LA CUENCA MEDITERRÁNEA
I NTRODUCCIÓN
Las palmeras no son sólo importantes por su gran belleza o potencial ornamental, sino que además se consideran el segundo grupo vegetal en importancia económica, por detrás de las gramíneas, y constituyen un grupo de plantas muy numeroso: pertenecen a la familia de las Arecáceas, y actualmente cuentan con unos 220 géneros distintos, que comprenden unas 3.000 especies diferentes. Muchos pueblos, particularmente de las regiones tropicales y subtropicales, basan su economía doméstica en las palmeras, de las que no sólo aprovechan los frutos comestibles (cocos o dátiles), sino que también obtienen de ellas fibras, papel, aceite, azúcar, tintes, carbón, resinas, etc., así como madera para construir casas y fabricar muebles.
Las palmeras constituyen una parte importante de los jardines botánicos más prestigiosos de todo el mundo, donde, si el clima no permite que sean plantadas al aire libre (como es el caso de Madrid, París, Londres, Berlín o Amsterdam), se pueden encontrar importantes colecciones en invernaderos dedicados solamente a su cultivo y mantenimiento. En las regiones cuyo clima permite el cultivo al aire libre suelen formar parte de los jardines públicos y privados, a los que aportan una nota de exotismo, ya que siempre evocan paisajes tropicales.
En esta obra se tratarán especialmente las especies de palmeras que se plantan habitualmente en los jardines del sur de Europa, sobre todo junto al litoral mediterráneo, que se pueden adquirir con cierta facilidad en los centros de jardinería y que se pueden observar en parques, jardines y avenidas.
O RIGEN Y HÁBITAT DE LAS PALMERAS
O RIGEN
La mayor parte de las palmeras provienen de las zonas húmedas de las regiones tropicales y subtropicales del planeta. Raras veces encontramos palmeras en regiones extremadamente áridas o muy frías, y no son habituales en las zonas templadas.
Las especies de palmeras son muy numerosas, pero hay muy pocos géneros con una distribución amplia.
D IFERENTES HÁBITAT
Unas 2.000 especies de palmeras viven en las selvas lluviosas, donde compiten por la luz con el resto de los árboles, alcanzando una gran altura (suelen formar la capa superior del bosque tropical lluvioso, y no es raro que sobresalgan por encima del resto de los árboles). Presentan tallos largos, que a veces se apoyan o trepan por los otros troncos, luchando por alcanzar la luz.
Otras palmeras crecen de forma natural en el estrato inferior de las selvas. Las especies provenientes de estos hábitat son las más adecuadas para ser cultivadas como plantas de interior o incluso de exterior (a la sombra y siempre que el clima lo permita).
Otro grupo importante de palmeras lo constituyen las originarias de las zonas áridas y de los desiertos; sin embargo, en estas regiones se hallan siempre vinculadas a la presencia de agua, y crecen en los oasis donde la capa freática está próxima a la superficie. Estas palmeras son las más utilizadas en los jardines y en los espacios urbanos en nuestras latitudes.
La única palmera que crece espontánea en el continente europeo es el palmito ( Chamaerops humilis) .
Muchas palmeras crecen de forma espontánea en la zona litoral próxima al mar, sobre suelos arenosos; soportan los fuertes vientos y el aerosol marino, como la palmera cocotera ( Cocos nucifera), cuyos frutos, los cocos, son dispersados por las corrientes marinas y llegan a recorrer distancias de más de 3.000 km.

En el jardín del Huerto del Cura, en Elche (Alicante), se puede contemplar una gran variedad de palmeras
M ORFOLOGÍA DE LAS PALMERAS
Las palmeras pertenecen al grupo de las monocotiledóneas; son plantas que presentan un porte similar al de los árboles, pero el tronco que las sostiene es muy distinto al de estos. Las hojas son muy características: son perennes, y forman una corona terminal, amplia, que junto con el tronco, generalmente esbelto, adoptan un atractivo aspecto que las convierte en una de las plantas ornamentales favoritas para muchos aficionados. Pueden ser monoicas o dioicas.
T RONCO O ESTIPE
El porte de las palmeras es arborescente, y las sostiene un tronco, también llamado estipe o estípite , generalmente único, largo y delgado, que mantiene su mismo diámetro desde la base hasta la cima; este tronco termina en una yema apical, que está protegida por las hojas y por las vainas foliares; se trata de una parte muy sensible que conviene proteger durante el trasplante, sobre todo si se recortan las hojas, que muchas veces van provistas de espinas para proteger esta parte de los herbívoros. Los troncos de las palmeras son extraordinariamente resistentes, y su altura, grosor y la forma de los anillos son característicos de cada especie.
La mayoría de las palmeras presentan un tronco recto y erguido, aunque algunas especies tienen troncos rastreros o trepadores. Aunque casi todas tienen un único tronco (unicaules), podemos encontrar algunas con troncos múltiples (multicaules), que salen a partir de retoños desde la base, como es el caso de Chamaedorea erumpens, Chamaerops humilis, Phoenix reclinata y Raphis excelsa.

Morfología de una palmera
Una planta joven de palmera no empieza a desarrollar el tronco hasta que la yema apical no alcanza cierto tamaño; como en el resto de las monocotiledóneas, no hay engrosamiento secundario del tronco, y por tanto, una vez formado, ya no se hace más grueso (por ello, la mayoría de las especies alcanzan el diámetro máximo antes de que el tronco comience a crecer en altura).
La zona del tronco donde se implanta la hoja se llama nudo, y la zona intermedia, entrenudo . Las marcas foliares que quedan una vez han caído las hojas marcan los nudos y constituyen los anillos. Observando la distancia entre estos anillos podemos deducir la velocidad de crecimiento y la edad de un ejemplar. Cuanto mayor es la distancia de los entrenudos, mayor es la velocidad de crecimiento.
El aspecto exterior del tronco puede ser liso (como Sabal palmeto) , con fibras entrelazadas (como Trachycarpus fortunei y Chamaerops humilis) o con rastros foliares (como Washingtonia filifera y Phoenix dactylifera).

Capitel del tronco de un árbol del viajero, Ravenala madagascariensis

Tronco de árbol del viajero, Ravenala madagascariensis

Tronco de palmera de abanico, Washingtonia filifera

Tronco de palmera datilera, Phoenix dactylifera

Tronco de palma repollo, Sabal palmeto
Existen cinco grupos de palmeras según la morfología del tronco:
—   unicaules: son las que tienen un solo tronco. Son el tipo más común, que incluye muchas de las especies cultivadas en España: Phoenix canariensis , Trachycarpus fortuneii, Washingtonia filifera o W. robusta;
—   multicaules: son las que producen retoños en la base que conforman varios troncos ( Phoenix reclinata, Phoenix dactylifera ...);
—   ramificadas: son raras, y la ramificación generalmente se debe a la bifurcación del ápice de crecimiento o a una ramificación lateral. Algunas especies africanas, como las del género Hyphaene, pertenecen a este grupo;
—   acaules: son palmeras sin tronco o con el tronco muy reducido. Se trata de palmeras pequeñas que se han adaptado a hábitat muy específicos para soportar condiciones como la sequía, los incendios o para poder vivir en los niveles inferiores de los densos bosques lluviosos y las selvas ( Chamaedorea sp., Licuala sp ., etc.).
—   trepadoras: sus troncos son delgados, y se fijan a las plantas que les sirven de soporte mediante foliolos especializados ( Chamaedorea elati or) .



Diferentes portes de palmeras: a ) multicaule, b ) ramificada, c ) unicaule y d ) tronco subterráneo
H OJAS O FRONDES
Las hojas de las palmeras, pinnadas o palmeadas, constituyen una de sus características morfológicas más fáciles de distinguir. Pueden estar distribuidas a lo largo del tramo superior del tronco (Chamaedorea, Rhapis) o bien en la copa, formando así lo que se denomina corona (Phoenix, Washingtonia).
La base lignificada que sostiene la hoja y la une al tronco se denomina peciolo ; este suele ser estriado en su parte superior, y puede tener los márgenes lisos o dentados, con fibras, garfios o escamas.
La vaina la forma la base del peciolo, que se ensancha y abraza el tronco. Esta vaina, en algunas especies, permanece adherida al tallo cuando las hojas caen, mientras que en otras especies cae junto con la hoja (se trata de las especies que tienen el tronco liso, como Jubaea chilensis y Sabal palmeto) . En otros casos la hoja persiste entera después de secarse (por ejemplo Washingtonia filifera) .
El limbo es la parte más prominente de la hoja, y puede estar entero o dividido en segmentos o foliolos.

Palmera unicaule: Whasingtonia filifera

Palmera multicaule: Chrysalidocarpus lutescens
H OJAS PINNADAS
Son hojas divididas en foliolos que parten del nervio central; presentan un aspecto de pluma o de espina de pescado. Cada segmento se llama foliolo , y la continuación del peciolo hasta los foliolos terminales se denomina raquis .
H OJAS PALMEADAS
Tienen forma de abanico (por tanto, su silueta es semicircular, circular o en forma de remo, y está dividida en muchos segmentos).
Las hojas palmeadas tienen vaina y peciolo, pero carecen de raquis, pues el peciolo termina en el punto en el cual se abren en abanico los segmentos. Pero hay excepciones: en las hojas llamadas costapalmeadas el peciolo presenta una prolongación que penetra más o menos en el limbo, y en estos casos no se denomina raquis , sino costilla . Esto se observa en los géneros Livistona, Washingtonia o Sabal, en los cuales los segmentos se insertan en la costilla de manera parecida a como se disponen los foliolos de una hoja pinnada en el raquis.

Hoja bipinnada (Caryota mitis)

Hoja pinnada con foliolos triangulares de Iriartea deltoidea
H

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents