Cáncer
48 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Cáncer

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
48 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Si desea conocer con todo detalle los rasgos que definen la personalidad y el carácter de su signo, Silvia Heredia de Velázquez le proporciona en este libro toda la información que necesita. ¿Y qué hay de la relación con los otros signos del zodiaco y la influencia del ascendente? Todos estos aspectos son tratados aquí en profundidad; además, se explica cómo realizar el cálculo para que cada uno pueda averiguar cuál es su ascendente.
En el apartado de previsiones para 2019 podrá ver lo que le depara el futuro este año en los temas que son de mayor interés para todo el mundo (salud, amor, vida laboral y vida familiar), y podrá comprobar la fiabilidad de las previsiones de esta astróloga y su bien merecido prestigio.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 13 décembre 2018
Nombre de lectures 2
EAN13 9781644616499
Langue Español
Poids de l'ouvrage 1 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0250€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Silvia Heredia de Velázquez





Cáncer






EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
El editor agradece a Rudy Stauder, director de Astra, su valiosa colaboración.
Traducción de Maria Àngels Pujol i Foyo.
Diseño gráfico de la cubierta: © YES.
Fotografías de la cubierta: © Andrew Parrish/Getty Images.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2018
© [2018] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64461-649-9
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice
Introducción
Primera parte CUESTIONES GENERALES
Mitología y simbolismo
¿Está seguro de pertenecer al signo Cáncer?
Psicología y características del signo
La personalidad
El niño Cáncer
La mujer Cáncer
El hombre Cáncer
La amistad
Evolución
La casa
Las aficiones
Regalos, colores y perfumes
Estudios y profesión
Estudios ideales
Salidas profesionales
Dinero
El amor
La mujer Cáncer
El hombre Cáncer
Relaciones con los demás signos: las parejas
Cáncer - Aries
Cáncer - Tauro
Cáncer - Géminis
Cáncer - Cáncer
Cáncer - Leo
Cáncer - Virgo
Cáncer - Libra
Cáncer - Escorpio
Cáncer - Sagitario
Cáncer - Capricornio
Cáncer - Acuario
Cáncer - Piscis
Cómo conquistar a un Cáncer
A una mujer Cáncer
A un hombre Cáncer
Cómo romper con un Cáncer
Con una mujer Cáncer
Con un hombre Cáncer
La salud
Ficha del signo
Personajes famosos
Segunda parte EL ASCENDENTE
Cómo calcular el ascendente
Cálculo del ascendente
Si es Cáncer con ascendente...
Cáncer con ascendente Aries
Cáncer con ascendente Tauro
Cáncer con ascendente Géminis
Cáncer con ascendente Cáncer
Cáncer con ascendente Leo
Cáncer con ascendente Virgo
Cáncer con ascendente Libra
Cáncer con ascendente Escorpio
Cáncer con ascendente Sagitario
Cáncer con ascendente Capricornio
Cáncer con ascendente Acuario
Cáncer con ascendente Piscis
Tercera parte PREVISIONES PARA 2019
Previsiones para Cáncer en 2019
Vida amorosa
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Para la mujer Cáncer
Para el hombre Cáncer
Salud
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Economía y vida laboral
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Vida familiar
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Introducción
Cuando el editor me propuso colaborar en esta colección de astrología y me pidió de qué signos me iba a poder ocupar, escogí instintivamente los primeros cuatro. El motivo, al principio inconsciente, por el que elegí Cáncer, por ejemplo, se me reveló después claramente.
Mi vida, como la de tantos otros seres humanos, no ha sido un camino de rosas, sino más bien de espinas, y durante muchos años ha estado marcada por la falta de un afecto verdadero y profundo. Pues bien, precisamente a través del signo de Cáncer he podido conocer lo grande que puede ser el afecto por la familia, sea de la clase que sea, y cuánta capacidad de amor existe en el ser humano. También tengo que decir que la cúspide de mi Casa 7 (la de la unión) cae precisamente en el signo de Cáncer y que esto tenía que ser determinante en mi destino.
Antes que nada, creo que tienen que echarse por tierra algunas leyendas sobre los nativos de este signo, a menudo considerados débiles, encerrados en sí mismos y extremadamente complicados. Esto es cierto en una mínima parte. Como en todos los signos, el Cáncer puro (es decir, el que tiene la mayoría de planetas, incluido el ascendente, en su signo) difícilmente existe y, por lo tanto, las distintas combinaciones pueden dar resultados bastante diversos. Por cuestiones de trabajo tuve la ocasión de conocer a un Cáncer casi puro (Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte y Plutón en Cáncer, parte en la Duodécima Casa y parte en la Primera Casa en conjunción con el ascendente) y pude estudiar todas sus características. Pues bien, difícilmente encontraré a una persona tan caritativa (¿quizá por la Duodécima Casa?), con una dulzura de fondo y una afectividad extremadamente envolvente, pero igualmente difícil de tratar. Su sensibilidad estaba siempre a flor de piel como la de los gatos y, al igual que estos, había que acariciarlo siempre en la dirección correcta porque, de otro modo, retrocedía. Estaba siempre indeciso entre ir hacia delante o hacia atrás y esperaba siempre que apareciera alguien que lo sacara de los apuros para evitar tener que tomar decisiones. No me gustaría parecer insolente con todos los Cáncer del mundo, pero mi querida gata, que ya es mayor (15 años) y es Cáncer puro, tiene la misma indecisión: a veces la veo ir hacia delante y hacia atrás, sin decidirse en ir a dormir o a comer.
También tengo a una querida amiga Cáncer, a quien su marido (también del mismo signo) llama mamá ; ella sabe dar a las personas cercanas un amor sin límites, pero se vuelve enseguida de hielo cuando no se siente comprendida.
Y acerca del Cáncer, de su constante necesidad de amor maternal, de su memoria y de su aguda sensibilidad, que lo invade hasta en los momentos más intensos de la infancia, he aquí una cita sacada de En busca del tiempo perdido, del nativo de Cáncer Marcel Proust: «Mi único consuelo cuando subía a acostarme era que mi madre viniera a darme un beso en cuanto me metía en la cama. Pero ese buenas noches duraba tan poco, volvía a bajar tan deprisa, que el momento en el que la oía subir era para mí un momento doloroso...».
S ILVIA H EREDIA DE V ELÁZQUEZ
Primera parte CUESTIONES GENERALES
Mitología y simbolismo
Una de las claves de comprensión de la astrología es el conocimiento del mito y su interpretación en clave moderna. En el mito existe siempre una verdad de orden moral y espiritual, vestida con trajes alegóricos, que la astrología hace propia y de la que se tienen que descodificar los símbolos.
A través del mito podemos dar la vuelta a nuestros miedos, virtudes y pecados, y podemos comprender las bases arquetípicas del elemento humano que se reflejan en el significado de los signos zodiacales y de los planetas que componen un tema astral. El propio C. G. Jung vio en el mito la expresión del inconsciente colectivo, es decir, de toda la experiencia humana acumulada en milenios de evolución.
Por lo tanto, la astrología nos cuenta, a través de la metáfora mitológica y la sucesión de los signos, la historia de la humanidad y nos da indicaciones sobre el camino que todavía debemos recorrer. ¿Qué es, de hecho, la mitología, con sus personajes, sus ritos, su historia metafísica, sino el mundo entero dentro de nosotros, lo que hemos sido, somos y seremos?
Los mitos a los que nos podemos referir para el signo de Cáncer son particularmente complejos, del mismo modo que el propio signo. Entre los más conocidos tenemos el relacionado con el segundo trabajo de Hércules: la Hidra de Lerna. Se cuenta que Hércules, después de hacer salir de su madriguera a la horrible bestia de nueve cabezas, semejante a una monstruosa y terrorífica serpiente, intentó matarla. Pero de la herida que dejaba cada cabeza le nacían otras dos. Entonces Hércules, con la ayuda de su compañero Yolao, incendió el bosque y con los troncos encendidos quemó las heridas de manera que no pudiera volver a nacer nada. A estas alturas, Hera, la esposa de Zeus, que no deseaba que Hércules venciera a la Hidra, ordenó al gigantesco cangrejo Cárcino que fuera a ayudar al monstruo. Cárcino atacó a Hércules, pero este lo aplastó y acabó definitivamente con la Hidra. Hera, agradecida con Cárcino aunque no había conseguido sus deseos, lo colocó en el Zodiaco como Cáncer.
Otro mito es el de Narciso, un joven tan guapo como ignorante de su propia belleza. Su madre, la ninfa Liriope, consultó al vidente Tiresias sobre el destino de su hijo. «Narciso —le dijo— vivirá mientras no se conozca», una respuesta algo oscura pero que se aclaró rápidamente. Némesis, enfadada con Narciso porque no prestaba atención al amor de la ninfa Eco, hizo que se reflejara en las purísimas aguas de una fuente. Narciso, que no había visto nunca su cara, al verse reflejado en el espejo de agua se enamoró de su imagen y ya no consiguió separarse de la orilla del lago hasta su muerte. La Némesis vengadora lo convirtió en la flor que actualmente lleva su nombre. En este mito encontramos el encierro de Cáncer ante el prójimo, no tanto por amor exclusivo hacia sí mismo como por la dificultad de relacionarse con los demás, de abrir su corazón y su alma en un intercambio de emociones recíprocas.
De todos modos, para comprender la psicología de los nacidos bajo el signo de Cáncer son importantes sobre todo los mitos relacionados con la Luna, gobernadora del signo. En primer lugar, el mito de Selene, la diosa de la Luna, que, enamorada de Endimión, tuvo cincuenta hijos con él. Luego, como no quería concebir más hijos, le pidió a Júpiter que su amado pudiera dormirse en un sueño eterno que lo conservara guapo y joven. Después de obtener ese favor de Júpiter, Selene, todavía enamorada, corría cada noche al lado de su amado Endimión, que estaba dormido para siempre, para besarle y abrazarle, sin obtener, evidentemente, ninguna reacción. También en este mito se encuentra presente una de las características de Cáncer: la de amar, pero con temor al encuentro directo, refugiándose para ello en la maternidad o en una relación totalmente desigual. El mito recuerda también que la Luna era la señora del sueño, de las ilusiones y de los enamorados, pero que con la luz del día, y por lo tanto, con la dureza de la vida diaria, desaparece. Esto se relaciona con la tendencia de los nativos de Cáncer a no mostrarse y a preferir los medios tonos y la oscuridad. A propósito de los enamorados y la Luna, una antigua costumbre china muestra cómo el poder de este astro puede ayudar a los amantes que deben separarse durante un periodo largo: se tiene que coger un espejo redondo y colocarlo en el suelo, de forma que la Luna llena se refleje en él; luego, hay que romperlo en dos mitades y cada uno de los amantes debe coger una. De esta forma se encontrarán y no caerán en la infidelidad. Otro mito lunar es el de Artemisa-Diana, que antiguamente se honraba como símbolo de la fertilidad; no es casual que Cáncer sea también el símbolo del agua primordial y de la energía vital y, en consecuencia, de la fertilidad. Por ejemplo, todo el mundo sabe que, con la Luna en cuarto creciente, los cabellos cortados en este momento crecen después más densa y rápidamente, o que si se siembra un huerto se desarrolla más que si está en cuarto menguante. Por el contrario, el vino se mantiene inalterado si se embotella en cuarto menguante, es decir, cuando sus influencias sobre la tierra son menos incisivas. Pero, como ya hemos dicho, Cáncer es también el símbolo del agua primordial. Sin esta, de hecho, no puede existir la vida. Por esta razón la perla, la piedra de Cáncer, vive en el agua, junto con la luz lunar, y se le otorga el poder de ayudar en la supervivencia, hasta el punto de que, en la antigua medicina india, la perla triturada se consideraba como un potente medio para rejuvenecer. En la actualidad, todavía se utiliza el polvo de perlas como reconstituyente.
De vuelta al agua, sabemos que las mareas suben o bajan según el movimiento lunar; de la misma forma, las emociones de Cáncer sufren las influencias de la Luna; por este motivo se dice de este nativo que es algo «lunático». ¿Cuántos Cáncer hemos conocido que cambian de actitud en cuestión de segundos?
El concepto de fertilidad nos remite al concepto de la Gran Madre, es decir, al arquetipo materno, al refugio, a la contención, a la protección, que en el Cáncer, tanto hombre como mujer, se expresa bastante bien. De hecho, en el hombre se puede reconocer un comportamiento o una forma de amar bastante envolvente y protectora, que se completa por una unión profunda y por la dependencia, a veces inconsciente, de la propia madre, como veremos más adelante. Si luego observamos el glifo de Cáncer ! , encontramos en él el símbolo de todo lo que hemos dicho hasta ahora. En una primera observación podría parecer el glifo del Tao, con el yin, la fuerza lunar negativa, y el yang, la fuerza solar positiva, que no pueden separarse la una de la otra. El signo da además una impresión de cierre al exterior. Pero también puede recordar a dos espermatozoides y, por ello, al inicio de la vida, a la fertilidad, al líquido amniótico y a la nutrición. Y a propósito de la nutrición y la Luna me gustaría recordar una breve pero bonita composición del gran poeta ruso Vladimir Maiakovski, Noche de luna: «Estará la luna. / Está ya un poco / Mira cómo cuelga / llena de aire. / Y Dios, probablemente, / que con una maravillosa / cuchara de plata / remueve la sopa de pescado de las estrellas».
¿Está seguro de pertenecer al signo Cáncer?
Si usted ha nacido el 21 o el 22 de junio puede verificarlo en la siguiente tabla. Los datos se refieren a las 0 horas de Greenwich. Para los nacidos en España, es necesario añadir una o dos horas al horario indicado ( véase tab l a ).
día
hora
min
21.6.1904
20
51
22.6.1905
2
51
22.6.1906
8
42
22.6.1907
14
23
21.6.1908
20
19
22.6.1909
2
6
22.6.1910
7
49
22.6.1911
13
35
21.6.1912
19
17
22.6.1913
1
9
22.6.1914
6
55
22.6.1915
12
29
21.6.1916
18
24
22.6.1917
0
14
22.6.1918
6
0
22.6.1919
11
53
21.6.1920
17
40
21.6.1921
23
36
22.6.1922
5
27
22.6.1923
11
3
21.6.1924
16
59
21.6.1925
22
50
22.6.1926
4
30

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents