Piscis
49 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Piscis

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
49 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Si desea conocer con todo detalle los rasgos que definen la personalidad y el carácter de su signo, Silvia Heredia de Velázquez le proporciona en este libro toda la información que necesita. ¿Y qué hay de la relación con los otros signos del zodiaco y la influencia del ascendente? Todos estos aspectos son tratados aquí en profundidad; además, se explica cómo realizar el cálculo para que cada uno pueda averiguar cuál es su ascendente.
En el apartado de previsiones para 2019 podrá ver lo que le depara el futuro este año en los temas que son de mayor interés para todo el mundo (salud, amor, vida laboral y vida familiar), y podrá comprobar la fiabilidad de las previsiones de esta astróloga y su bien merecido prestigio.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 13 décembre 2018
Nombre de lectures 0
EAN13 9781644616574
Langue Español
Poids de l'ouvrage 1 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0250€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Silvia Heredia de Velázquez





Piscis






EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
El editor agradece a Rudy Stauder, director de Astra, su valiosa colaboración.
Traducción de Maria Àngels Pujol i Foyo.
Diseño gráfico de la cubierta: © YES.
Fotografías de la cubierta: © Andrew Parrish/Getty Images.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2018
© [2018] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64461-657-4
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice
Introducción
Primera parte CUESTIONES GENERALES
Mitología y simbolismo
¿Está seguro de pertenecer al signo Piscis?
Psicología y características del signo
La personalidad
El niño Piscis
La mujer Piscis
El hombre Piscis
La amistad
Evolución
La casa
Las aficiones y los viajes
Regalos, colores y perfumes
Estudios y profesión
Estudios ideales
Salidas profesionales
Dinero
El amor
La mujer Piscis
El hombre Piscis
Relaciones con los demás signos: las parejas
Piscis - Aries
Piscis - Tauro
Piscis - Géminis
Piscis - Cáncer
Piscis - Leo
Piscis - Virgo
Piscis - Libra
Piscis - Escorpio
Piscis - Sagitario
Piscis - Capricornio
Piscis - Acuario
Piscis - Piscis
Cómo conquistar a Piscis
A una mujer Piscis
A un hombre Piscis
Cómo romper con Piscis
Con una mujer Piscis
Con un hombre Piscis
La salud
Ficha del signo
Personajes famosos que pertenecen a este signo
Segunda parte EL ASCENDENTE
Cómo calcular el ascendente
Cálculo del ascendente
Si usted es Piscis con ascendente...
Piscis con ascendente Aries
Piscis con ascendente Tauro
Piscis con ascendente Géminis
Piscis con ascendente Cáncer
Piscis con ascendente Leo
Piscis con ascendente Virgo
Piscis con ascendente Libra
Piscis con ascendente Escorpio
Piscis con ascendente Sagitario
Piscis con ascendente Capricornio
Piscis con ascendente Acuario
Piscis con ascendente Piscis
Tercera parte PREVISIONES PARA 2019
Previsiones para Piscis en 2019
Vida amorosa
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Para la mujer Piscis
Para el hombre Piscis
Salud
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Economía y vida laboral
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Vida familiar
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Introducción
El signo de Piscis ha tenido desde siempre un poder seductor sobre mí. Me pierdo en una montaña rusa de emociones sin igual cuando redescubro mi naturaleza neptuniana y me zambullo en la magnífica agua de los océanos. Entendí hace tiempo que necesito dejar vivir a este ser emocional que llevo dentro para sentirme viva y creativa.
Mi hijo, que ahora tiene tres años, nació con el Sol, la Luna, Mercurio y Júpiter en el signo de Piscis. He empezado con él una estupenda aventura que todavía me fascina y que ha afinado mucho mis antenas neptunianas. Gracias a él he explotado las potencialidades de Piscis y quizá me siento más joven que antes, gracias a la expresiva fuerza de la fantasía. El agua turbia e inquieta de mi ascendente Escorpio se purifica al mezclarse con un agua clara e infinita, que anhela pertenecer al cosmos y superar los egoísmos personales. Y a veces puedo sentirme feliz.
He hablado de mí para en realidad hablar sobre ustedes, nativos del signo de Piscis. Es verdad que en cada ser humano existe un porcentaje, grande o pequeño, de cada signo, en analogía con todo el hombre zodiacal, y cuando es posible integrar nuestra parte Piscis se puede considerar realmente una conquista. En nuestra sociedad actual no es fácil desarrollar las cualidades a las que predispone Neptuno; parece que se hace más fácil vivir los rasgos disgregados y nebulosos. Todo es relativo, es verdad, y si se parte del hombre para entender la sociedad no se puede generalizar; desde siempre, los Piscis llevan en sí mismos significados opuestos: la unificación del ser con el espíritu universal y el opuesto oscuro en el que la conciencia se confunde y se pierde.
Como los otros dos signos de agua del Zodiaco, Cáncer y Escorpio, también los Piscis se sienten atraídos por los misterios que la naturaleza humana custodia en su interior. Sobre todo, usted está más cerca del pensamiento mágico-analógico que hace miles de años originó, o quizá sólo descubrió, el arte de la astrología.
He notado muchas veces en los Piscis una implícita simpatía por la ciencia de los astros, la cual no siempre es fruto del estudio y el conocimiento de la materia, sino el tácito reconocimiento de esa chispa que pertenece al hombre desde siempre y que en ellos se mantiene bastante viva.
La astrología puede ayudar a uno mismo a conocerse. Espero que este libro induzca a continuar recorriendo el camino de la introspección.
Una premisa obligada: nacer con el signo de Piscis no significa poder reconocerse totalmente en la tipología clásica. El tema natal completo y personal es el único que se puede acercar a nuestro verdadero ser a través de los símbolos; es decir, no todas las características típicas de las que hablaré forman parte de cada individuo Piscis. De la misma manera, posiblemente se reconocerán en estas páginas incluso los que no son Piscis, pero tienen la Luna o el ascendente en este signo, o Neptuno dominante, o también, una duodécima casa que hospeda muchos planetas.
Espero conseguir que se conozca a sí mismo a lo largo de las páginas que vienen a continuación y que se sienta protagonista a través de ese fino hilo que me une a usted.
S ILVIA H EREDIA DE V ELÁZQUEZ
Primera parte CUESTIONES GENERALES
Mitología y simbolismo
Mar encrespado desde el soplo de la fantasía. Mi alma vive esta noche y yo dejo la orilla segura.
F. G.
Para acercarse al simbolismo del duodécimo signo, Piscis, tenemos que empezar por el principio. El pensamiento analógico nos envuelve y nos acompaña en este viaje.
El principio se revela en Aries. La primera casa del Zodiaco es dinámica, portadora de vida en toda su expresión energética; es primavera y la naturaleza se adapta a los ritmos de renacimiento. Aries es un poderoso animal reproductor, fecundador y de naturaleza fogosa. Al Fuego masculino le sigue la Tierra, femenina, fértil como el toro-vaca que simboliza el segundo signo; la segunda casa es la materia fecundada, el principio negativo, maternal, acogedor como la estación en la que el Sol calienta tibiamente e infunde confianza y fuerza vital. La tercera casa es móvil, en equilibrio inestable y a punto de abrirse al exterior para comunicar: en los Géminis, la energía resultante de la unión se estructura, se diferencia y se eleva. La primavera se acaba, el día vence a la noche; Cáncer se presta a cumplir la metamorfosis-gestación; la cuarta casa es sinónimo de útero, matriz de vida que da a luz. Y es el Sol-Leo quien acoge el fruto de la unión entre espíritu y materia; la quinta casa es creativa, exalta la vida; la energía se manifiesta de pleno. En el sexto signo, Virgo, el ser se esconde en sí mismo, mortifica la exaltación del yo; la sexta casa tiene la tarea de desconfiar, dudar y analizar. El ciclo estacional ha dado sus frutos, se recoge y se programa para el futuro. Libra anuncia el reposo; la séptima casa señala el justo punto de equilibrio entre evolución-involución. Pero es la oscuridad la que triunfa, el futuro es ya Escorpio. La octava casa es la disolución, la metamorfosis que puede conducirnos del plano material al espiritual; la muerte del yo, el agua regeneradora para adquirir un nuevo estado de consciencia. El ser se encuentra en las puertas de Sagitario, la novena casa lo acoge para fortificar el ideal y el espíritu; de esta forma, es capaz de proyectarse en el devenir y superar las pruebas de la oscuridad más larga... Y todo parece sin vida, reina el silencio, el retiro de lo aparente que permite escucharse desde dentro. Es el invierno de Capricornio, la décima casa, en la que la maduración espiritual puede expresarse mediante la libre elección y la separación de lo material. Triunfa el ser en el ámbito de las ideas, frío ante el calor de los sentidos, en el signo que le sigue: Acuario. El elemento de la undécima casa es el Aire, capaz de difundir los principios madurados en el oscuro invierno interior, sin perder las preciosas ventajas individuales. Y ya estamos en Piscis, la duodécima casa. Aquí tiene lugar la unificación, el principio y el fin se compenetran. Aparece el sentido del ciclo vital: todo se transforma para que nada muera; en marzo, la naturaleza regenerada está preparada para volver a empezar y el agua, la linfa vital, fluye y aporta energía. El duodécimo signo cierra el ciclo zodiacal y es análogo a la cuarta y a la octava casa porque en estos sectores tienen lugar las metamorfosis, y en el agua se dilata la consciencia. El ser puede naufragar en el inconsciente o emerger unificado. Si ha realizado completamente su destino puede evolucionar, volver a la unidad absoluta o, al no estar liberado aún de la materia, volver a empezar, en Aries-primera casa, un nuevo ciclo vital.
El glifo de Piscis 9 representa, precisamente, dos peces que nadan en sentidos opuestos: el izquierdo hacia abajo, involución, y el derecho hacia arriba, evolución. Están unidos entre ellos por un hilo de plata. Este símbolo encierra la esencia humana, la lucha de pulsiones opuestas, los polos contrarios, las antítesis: la eterna realidad de la naturaleza humana. Queda claro que la aguda percepción de esto puede provocar efectos estimulantes en el ánimo de los nativos del signo. El duodécimo sector está en analogía con las pruebas existenciales y las dificultades, pero simboliza también las posibilidades de superación de las mismas; esto puede dar en un cierto sentido la medida de la grandeza del ser espiritual. Se trata siempre de una casa importante en los temas natales de individuos que tienden a realizar, más o menos, su proceso de individuación.
Es bastante conocido el sentido religioso-sacrificado que se atribuye al signo de Piscis en muchas civilizaciones y en la religión cristiana. «Cristo es el Salvador y el pez simbolizaba la unión en Cristo y el estado de incorruptibilidad que derivaba de ello. Este estado constituye la salvación, de salvus , literalmente “entero” (sánscrito sarva , “intacto”). Incorruptibilidad quiere decir lo que no puede romperse, dividirse, es decir, el retorno a la Unidad primordial» (M. Senard).
En astrología, el signo de Piscis está gobernado por Júpiter y Neptuno. Después de deponer a Cronos con la ayuda de Hades, se decidió por sorteo quién tenía que gobernar sobre el cielo, el mar y la ultratumba; a Zeus le tocó el cielo, a Hades, el reino de los muertos, y a Poseidón, el dominio de los mares. Este último habitaba un palacio en el fondo del mar Egeo, en Eubea. En sus caballerizas custodiaba espléndidos caballos blancos que el dios uncía al dorado carruaje con el que, enarbolando su inseparable tridente, surcaba las aguas. Cuando él aparecía, las tempestades se calmaban y una corte de monstruos marinos le seguía. Poseidón tenía un carácter cerrado, irritable y caprichoso y, al igual que su hermano Zeus, cortejaba a diosas y mujeres mortales, lo que provocaba celos en su esposa Anfitrite.
El mito cuenta que la nereida Anfitrite no quería casarse con Poseidón, pero este envió a Delfín, que la convenció para que accediera. Por esta razón, el dios del mar, en agradecimiento, lo colocó entre las estrellas del firmamento.
El mito de Afrodita y Cupido, relacionado con el signo de Piscis, es espléndido. El horrendo y tenebroso dios Tifón estaba persiguiendo a madre e hijo, que para salvarse se lanzaron al mar. Poseidón envió dos peces para que los salvaran. En señal de agradecimiento, los peces fueron aceptados en el cielo y dieron origen a la constelación. Está muy claro el himno a la vida y la exaltación del amor que están implícitos en el mito, así como la intervención liberadora y salvadora de Piscis. Lanzarse al mar-inconsciente es un acto representativo de la naturaleza enrevesada de Piscis, que no quiere afrontar la realidad y se escapa en busca del olvido de la consciencia. Las aguas del mar son profundas y oceánicas, tan pronto tempestuosas como brillantes de luces emergentes sobre las olas, en movimiento perenne. Neptuno y su agua están en analogía con el inconsciente, y la psique de los Piscis es la más receptiva, dotada de posibilidades extrarracionales, bastante próximas con los límites que separan lo real de lo imaginario. El mar profundo que acoge y anula, y el agua que despierta la consciencia y permite ver más allá. La inevitable dualidad: un pez nada hacia abajo y el otro lo hace hacia arriba, pero ambos están unidos por un hilo de plata.
¿Está seguro de pertenecer al signo Piscis?
Si usted ha nacido el 18 o el 19 de febrero puede verificarlo en la siguiente tabla. Los datos se refieren a las horas 0 de Greenwich. Para los nacidos en España, es necesario añadir una o dos horas al horario indicado ( véase tabla de la pág. * ).
día
hora
min
20.2.1904
1
25
19.2.1905
7
21
19.2.1906
13
15
19.2.1907
18
58
20.2.1908
0
54
19.2.1909
6
39
19.2.1910
12
28
19.2.1911
18
21
19.2.1912
23
56
19.2.1913
5
45
19.2.1914
11
38
19.2.1915
17
23
19.2.1916
23
18
19.2.1917
5
5
19.2.1918
10
53
19.2.1919
16
48
19.2.1920
22
29
19.2.1921
4
20
19.2.1922
10
17
19.2.1923
16
0
19.2.1924
21
52
19.2.1925
3
43
19.2.1926
9
35
19.2.1927
15
35
19.2.1928
21

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents