Virgo
48 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Virgo

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
48 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Description

Si desea conocer con todo detalle los rasgos que definen la personalidad y el carácter de su signo, Silvia Heredia de Velázquez le proporciona en este libro toda la información que necesita. ¿Y qué hay de la relación con los otros signos del zodiaco y la influencia del ascendente? Todos estos aspectos son tratados aquí en profundidad; además, se explica cómo realizar el cálculo para que cada uno pueda averiguar cuál es su ascendente.
En el apartado de previsiones para 2019 podrá ver lo que le depara el futuro este año en los temas que son de mayor interés para todo el mundo (salud, amor, vida laboral y vida familiar), y podrá comprobar la fiabilidad de las previsiones de esta astróloga y su bien merecido prestigio.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 13 décembre 2018
Nombre de lectures 3
EAN13 9781644616512
Langue Español
Poids de l'ouvrage 1 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0012€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

Silvia Heredia de Velázquez





Virgo






EDITORIAL DE VECCHI
A pesar de haber puesto el máximo cuidado en la redacción de esta obra, el autor o el editor no pueden en modo alguno responsabilizarse por las informaciones (fórmulas, recetas, técnicas, etc.) vertidas en el texto. Se aconseja, en el caso de problemas específicos —a menudo únicos— de cada lector en particular, que se consulte con una persona cualificada para obtener las informaciones más completas, más exactas y lo más actualizadas posible. EDITORIAL DE VECCHI, S. A. U.
El editor agradece a Rudy Stauder, director de Astra, su valiosa colaboración.
Traducción de Maria Àngels Pujol i Foyo.
Diseño gráfico de la cubierta: © YES.
Fotografías de la cubierta: © Andrew Parrish/Getty Images.
© Editorial De Vecchi, S. A. 2018
© [2018] Confidential Concepts International Ltd., Ireland
Subsidiary company of Confidential Concepts Inc, USA
ISBN: 978-1-64461-651-2
El Código Penal vigente dispone: «Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización». (Artículo 270)
Índice
Introducción
Primera parte CUESTIONES GENERALES
Mitología y simbolismo
¿Está seguro de pertenecer al signo Virgo?
Psicología y características del signo
La personalidad
El niño Virgo
La mujer Virgo
El hombre Virgo
La amistad
Evolución
La casa
Las aficiones
Regalos, colores y perfumes
Estudios y profesión
Estudios ideales
Salidas profesionales
Dinero
El amor
La mujer Virgo
El hombre Virgo
Relaciones con los demás signos: las parejas
Virgo - Aries
Virgo - Tauro
Virgo - Géminis
Virgo - Cáncer
Virgo - Leo
Virgo - Virgo
Virgo - Libra
Virgo - Escorpio
Virgo - Sagitario
Virgo - Capricornio
Virgo - Acuario
Virgo - Piscis
Cómo conquistar a Virgo
A una mujer Virgo
A un hombre Virgo
Cómo romper con Virgo
Con una mujer Virgo
Con un hombre Virgo
La salud
Ficha del signo
Personajes famosos que pertenecen a este signo
Segunda parte EL ASCENDENTE
Cómo calcular el ascendente
Cálculo del ascendente
Si es Virgo con ascendente...
Virgo con ascendente Aries
Virgo con ascendente Tauro
Virgo con ascendente Géminis
Virgo con ascendente Cáncer
Virgo con ascendente Leo
Virgo con ascendente Virgo
Virgo con ascendente Libra
Virgo con ascendente Escorpio
Virgo con ascendente Sagitario
Virgo con ascendente Capricornio
Virgo con ascendente Acuario
Virgo con ascendente Piscis
Tercera parte PREVISIONES PARA 2019
Previsiones para Virgo en 2019
Vida amorosa
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Para la mujer Virgo
Para el hombre Virgo
Salud
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Economía y vida laboral
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Vida familiar
Primer trimestre
Segundo trimestre
Tercer trimestre
Cuarto trimestre
Introducción
Se había quedado allí, abandonado; ninguno de los colaboradores de esta colección había tenido ganas de escogerlo. Hablo del signo de Virgo. El mío. No resulta nada estimulante —supongo que pensaron— escribir un libro sobre el signo de Virgo, soso y gris. Pero lo escogí yo. Y lo hubiera querido hacer de todas maneras, aunque hubiera habido más competidores. Estoy contenta de que se me plantee la oportunidad de echar por tierra algunos de los tópicos que persiguen a los honestos y escrupulosos habitantes de esta región del cielo. Sí: monotonía, manías, perfeccionismo, parsimonia («retención anal», dicen los psicoanalistas). Yo diría que estos son similares a los rasgos del hombre democrático, cuya monotonía era preferida por Thomas Mann a la profundidad del alma germana. Por lo tanto, Virgo es un signo «anglosajón», pero no nos exaltemos, porque un degenerado nativo de este signo puede llevarnos directamente a Auschwitz.
De todos modos, a la luz de mis 25 años de investigación y de estudios astrológicos, y de mi gran experiencia personal, queda confirmado que este es uno de los signos más bonitos, inteligentes y coherentes del Zodiaco. En estos últimos años de maduración personal y profesional he tenido que hacer muchas elecciones: debía reducir la gran masa de conocidos y, por qué no, de amistades que inevitablemente rodea a una astróloga. Y al cortar por aquí y por allá me he dado cuenta de que las amigas más queridas, fieles, cultas, inteligentes y sensibles, aquellas que estaban dotadas de un gran sentido del humor (que tiende, cuando es auténtico, a identificarse con la inteligencia pura) pertenecen todas ellas a la gran M, la Gran Madre, que, puesto que no hay rosas sin espinas, es una ) , es decir, una M que se vuelve hacia sí misma y prefiere la rutina (la rueda que gira sobre sí misma) a las aventuras, las utopías y lo imprevisible.
Por lo tanto, estas son mis amigas: Anna, la filósofa, muy inteligente y al mismo tiempo generosa y disponible; Lidia, la enfermera, constante, fuerte y sensible; Fiò, profesora y madre, que contesta a todo y a todos con la ácida y divertida crítica que sólo mi signo es capaz de expresar; Luisa, diseñadora, muy joven pero ya reconocida en su profesión —y luego descubrí que escribe todavía mejor de lo que dibuja—; María Rosa, ejecutiva de primera, madre y esposa irreprochable, que reconstruye con tenacidad y autocrítica sus equilibrios y los de las personas que están a su alrededor; Carla, la farmacéutica, que comprende perfectamente la importancia de la medicina alternativa (homeopatía, etc.), culta, buena, ingeniosa y tranquila. Finalmente se encuentra Marisa, campeona mundial de patinaje, cuyos récords todavía no han podido superarse, y que aunque es Sagitario, tiene su ascendente en el signo de Virgo, que, supongo que ha quedado claro, es para mí uno de los signos de más confianza y más serios del Zodiaco.
Si la frivolidad está invadiendo el mundo, tenemos que esperar que aparezca con más frecuencia la seriedad de Virgo.
S ILVIA H EREDIA DE V ELÁZQUEZ
Primera parte CUESTIONES GENERALES
Mitología y simbolismo
La astrología es quizá la más antigua de las ciencias. Su saber, basado en la numerología anterior a Pitágoras, se confundía con lo que actualmente se conoce como astronomía. La observación de los cielos era una forma de sabiduría refinada, confiada a sacerdotes, y derivaba de la naturaleza divina que se atribuía a los planetas. Su movimiento, que se creía circular, se convirtió en el símbolo de la perfección y sus transformaciones se convirtieron en el signo de un cambio cósmico que se reflejaba sobre las existencias individuales. A cada planeta se le atribuyó un nombre y muy pronto asumieron características antropomorfas.
El paralelismo entre el ciclo del cosmos y el de la tierra respondía con sorprendentes sintonías a la aventura de cada uno y, por lo tanto, era posible conocer el destino individual propio mediante el dibujo de un mapa de los cielos que mostrara la posición de los planetas en el momento del nacimiento.
La lectura y la interpretación no tenían nada de esotérico ni de mágico, sino que se basaban en el conocimiento de las profundas analogías cósmicas que unen la vida de cada ser con los elementos primordiales. Se comprende entonces por qué se atribuye al Zodiaco, del griego «camino de la vida», un ritmo estacional y cómo a ello puede corresponder el Uroboros, la serpiente que se muerde la cola, símbolo de la circularidad de la energía vital.
Junto a la unión profunda entre potencias subterráneas y arquetipos cósmicos, cada signo puede configurarse en un esquema mitológico que representa su significado simbólico. Entre todos los signos del Zodiaco, quizás el de Virgo precisa, para que pueda comprenderse en su totalidad, una referencia directa a su historia mitológica. La figura que más se le acerca es sin duda alguna Deméter, la que utiliza la razón para ordenar el instinto.
El mito cuenta que Hades, el dios de los infiernos, se enamoró de Perséfone, diosa de la primavera, y la raptó, separándola de su madre Deméter para llevarla a su reino. Esta vagó por la tierra llamándola en voz alta y preguntando por ella a todas las personas que encontraba, pero sólo le respondía el eco de su voz desesperada. Los dioses sintieron compasión de ella y localizaron a Perséfone con la ayuda de Hermes, pero la diosa no podía volver a la tierra porque había probado ya un fruto de los infiernos, la granada que le había ofrecido su esposo. En ese momento intervino Júpiter: Perséfone no debía abandonar a Deméter ni tampoco a Hades; por lo tanto, pasaría el periodo invernal, en el que la tierra descansa, en los infiernos, y el periodo de renacimiento de la vida, es decir, la primavera, en la superficie.
De esta forma se restablecieron los ciclos vitales que se habían interrumpido con el rapto de Perséfone y la desesperación de Deméter. El mito, incluido en la explicación del Zodiaco, asume un significado más profundo que no se agota sencillamente con el retorno regulado a los ritmos de la naturaleza, sino que sirve también para clarificar el sentido del signo de Virgo, en particular la parte que nos lo presenta como la imagen del arquetipo de la madre y símbolo del matriarcado. Deméter tiene que aceptar la separación del cordón umbilical, y su desesperación, su no aceptación, nos lleva sólo a una traición de la naturaleza, a la esterilidad destructiva.
La índole del signo consiste en la meditación entre el orden de los instintos y el de la razón, en el sentido del sacrificio y la renuncia, según esa difusa estructura ciclotímica y melancólica que, dominada por Hermes-Mercurio, pone nervioso al sujeto Virgo. Igual que en el mito se recalca el paso de la fecundidad a la esterilidad, también el signo oscila entre estados de malestar y otros de bienestar, incapaz de adaptarse fácilmente al ambiente y a las experiencias. El delirio y la desesperación de Deméter reviven en el signo, con lo que acentúan la obsesión y el sentido de la catástrofe, la incapacidad de aceptar la relación con el exterior. Pero al lado de este mito más conocido, existe otra historia que nos presenta a Deméter en su aspecto de creadora de fecundidad: se trata del relato que habla sobre la iniciación de Triptólemo a los misterios de Eleusis. Deméter, aparecida bajo el disfraz de una vieja al rey Céleo, recibió de este la tarea de criar a Triptólemo, su hijo. La diosa, después de hacerlo inmortal, lo inició en el arte del cultivo del grano.
Este es el lado creativo del signo de Virgo. El tipo superior se ocupa, de hecho, de la superación del lado neurótico y pesimista, para intentar armonizarse con el orden de la naturaleza, representado precisamente por Mercurio, planeta de Virgo. La racionalidad de Mercurio es ordenadora: constituye el principio apolíneo que se separa y se diferencia de la euforia dionisiaca de los instintos.
La inquietud que mueve el espíritu del signo de Virgo es un deseo superior que se dirige hacia la perfección y la armonía que representa Apolo. El inconsciente es el que empuja al tipo superior del signo a desear las metas más elevadas y a romper ese principio de anhelo contenido que en el tipo inferior se concreta en la meticulosidad, los escrúpulos maniacos, ese punto que demasiado a menudo determina las caracterizaciones del signo.
Su misma posición, después de la carga solar y expansiva de Leo, al principio de la estación de la siega y de la recolección de frutos, acerca el signo al mito de Deméter, en el sentido de un retorno profundo a la esencia. Si el límite de la potencia de Leo se encuentra en la lucha por la lucha, que agota la carga racional desterrada en los bienes materiales, el signo de Virgo se nos presenta en cambio como el conocimiento de este límite y el intento de una superación de la materia, de la corporeidad y de la misma actividad de la razón cuando se enreda en el círculo vicioso del intelectualismo. El límite humano estimula profundamente la inquietud existencial mercuriana del tipo Virgo. El ansia del signo se encuentra en la salida del flujo de la vida para perderse en el absoluto y en el infinito. También la iconografía nos representa el deseo del abandono de la materia: una muchacha alada, en el acto de andar, que lleva en la mano derecha un sarmiento vegetal, símbolo de la continuidad del mundo natural, y en la izquierda una espiga del revés, que representa el paso a la estación de la siega. Su propio glifo ) , una M enriquecida con una diagonal sobre el último palo, es una esquematización de Virgo alada. En la letra M se pueden reconocer además los rasgos de la ascesis espiritual que conduce la cadena significante M = Madre = Virgo = María = Madona, imagen cristiana de la sublimación de lo femenino, que ya se encuentra presente en los misterios de Eleusis y de Éfeso.
La contenida racionalidad del tipo Virgo, descrita como el límite del signo y que desemboca en la mezquindad sentimental del abuso excesivo de la racionalidad sobre la carga vital, adquiere, con la interpretación de los mitos y de los símbolos que lo acompañan, una apertura significativa que nos muestra cómo el aparente cierre del signo es el síntoma de un deseo inconsciente y de un trabajo kármico que, bien desarrollados, conducen a la perfección.
¿Está seguro de pertenecer al signo Virgo?
Si ha nacido el 22, el 23 o el 24 de agosto puede verificarlo en la siguiente tabla que muestra el momento de la entrada del Sol en el signo de Virgo de 1904 a 2010. Los datos se refieren a las horas 0 de Greenwich. Para los nacidos en España, es necesario añadir una o dos horas al horario indicado ( véase tabla de la pá g ina * ).
día
hora
min
23.8.1904
14
36
23.8.1905
20
28
24.8.1906
2
14
24.8.1907
8
4
23.8.1908
13
57
23.8.1909
19
44
24.8.1910
1
27
24.8.1911
7
13
23.8.1912
13
2
23.8.1913
18
48
23.8.1914
12
30
24.8.1915
6
16
24.8.1916
0
9
23.8.1917
17
54
23.8.1918
23
37
24.8.1919
5
28
23.8.1920
11
22
23.8.1921
17
15
23.8.1922
23
4
24.8.1923
4
52
23.8.1924
10
48
23.8.1925
16
33
23.8.1926
22
14
24.8.1927
4
6
23.8.1928
9
53
23.8.1929
15
41

  • Accueil Accueil
  • Univers Univers
  • Ebooks Ebooks
  • Livres audio Livres audio
  • Presse Presse
  • BD BD
  • Documents Documents