Pablo Picasso
91 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus

Pablo Picasso

-

Obtenez un accès à la bibliothèque pour le consulter en ligne
En savoir plus
91 pages
Español

Vous pourrez modifier la taille du texte de cet ouvrage

Description

Este libro contiene numerosas obras creadas por Picasso entre 1881 y 1914. El primer estilo del artista está marcado por la influencia de El Greco, Munch y Toulouse-Lautrec, quien lo descubrió cuando aún era un estudiante en Barcelona. Picasso, fascinado por la expresión psicológica durante su Período Azul (1901-1904), manifestó una miseria moral: sus escenas de género, naturalezas muertas y retratos están impregnados de melancolía. La pasión de Picasso luego se volcó a las figuras de acróbatas: el Período Circo. Desde 1904, la fecha de su llegada a París, su estética evolucionó considerablemente. La influencia de Cézanne y las esculturas ibéricas lo condujeron hacia el cubismo, caracterizado por la multiplicación de los puntos de vista sobre los planos de la pintura. Además de la selección de las primeras pinturas de Picasso, este libro presenta numerosos dibujos, esculturas y fotografías.

Sujets

Informations

Publié par
Date de parution 09 décembre 2019
Nombre de lectures 0
EAN13 9781644617632
Langue Español
Poids de l'ouvrage 39 Mo

Informations légales : prix de location à la page 0,0017€. Cette information est donnée uniquement à titre indicatif conformément à la législation en vigueur.

Exrait

ANATOLI PODOKSIK




Pablo Picasso
1881–1973
La gran superioridad de Rafael proviene del sentido íntimo que, en él, parece querer quebrar la forma. La forma es, en sus obras, lo que tendría que ser para nosotros, un medio para comunicar ideas, sensaciones, una vasta poesía.
Honoré de Balzac. La obra maestra desconocida.
Autor: Anatoli Podoksik
Traducción: Héctor Daniel Suárez Relaiza
Revisión versión en español: Ana María Escallón
© Confidential Concepts, Worldwide, USA
© Parkstone Press USA, New York
© Image Bar www.ima g e -bar.com
ISBN 13: 978-1-64461-763-2
Ninguna fracción de esta publicación puede ser reproducida o adaptada sin permiso del propietario de los derechos de autor, a lo largo del mundo. A menos que se especifique de manera contraria, los derechos de reproducción sobre los trabajos reproducidos permanecen con los respectivos fotógrafos.
Contenidos
Cronología de la vida del artista
Vida y obra
Bibliografia
Indice
Notas
Cronología de la vida del artista
1881 : 25 de octubre. Nacimiento de Pablo Ruiz Picasso en Málaga. Padres: José Ruiz Blasco, profesor de dibujo en la Escuela de Bellas Artes y Oficios y conservador del museo local, y María Picasso y López.
1888-1889 : La primera pintura del pequeño Pablo, El picador.
1891 : La familia Ruiz-Picasso se traslada a La Coruña, donde Pablo estudia dibujo y pintura bajo la tutela de su padre.
1894 : Tercer año de sus estudios en la Escuela de Bellas Artes en La Coruña. Una vez aprobadas la clase de dibujo y ornamento y la clase de dibujo realista, pinta retratos al óleo de sus padres y modelos, también realiza bosquejos de escenas de batallas. Don José, abrumado por el talento de su hijo, le regala sus propios pinceles y su paleta, declarando que nunca más volverá a pintar.
1895 : La familia se traslada a Barcelona. Pablo visita Madrid; en el Museo del Prado ve las pinturas de Velázquez y Goya por primera vez. Se inscribe en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona, popularmente llamada “La Lonja”, omite los primeros cursos para pasar a los más avanzados. Su padre le alquila un estudio.
1895-1896 : Pinta su primer gran lienzo académico, Primera comunión.
1897 : Al comienzo del año pinta una segunda gran obra académica, Ciencia y caridad, la cual recibe una mención honorífica en la Exhibición Nacional de Bellas Artes en Madrid, en junio, y luego recibe una medalla de oro en Málaga. Picasso es aceptado en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid.
1898 : Después de un duro invierno en Madrid y un ataque de escarlatina, regresa a Barcelona en junio. Junto a Manuel Pallarés viaja a Horta de Ebro (en 1910 le cambian el nombre por Horta de San Juan) donde pasa ocho meses.
1899 : En Barcelona se une a un grupo de artistas intelectuales vanguardistas que frecuentan el café Els Quatre Gats. Aparecen tendencias modernistas en sus obras: retratos de sus amigos y una gran pintura, Últimos momentos.
1900 : Se marcha rumbo a París y se instala en el 49, de la Rue Gabrielle en Montparnasse. Conoce a sus primeros agentes: Pedro Manach y Berthe Weill. Temas de cabaret y Montparnasse. Últimos momentos se exhibe en la Exposición Universal de París.
1901 : Durante el invierno en Madrid, hace retratos de mujeres de la alta sociedad; junto con Francisco Soler publica la revista Arte Joven; conoce a Pío Baroja y a otros miembros de la generación de 1898. En Barcelona, durante la primavera, trabajó la técnica de pintura de colores primarios opuestos. Regresa a París en mayo; desarrolla el estilo prefauvista; Período de Cabaret. Desde el 24 de junio hasta el 14 de julio, sesenta y cinco de sus obras se exponen en la Galerie Vollard. Comienza la amistad con Max Jacob. Félicien Fagus publica una crítica en La Revue Blanche (La revista blanca). Visita la prisión de St. Lazare. Influenciado por Lautrec y Van Gogh. El ciclo de la muerte de Casagemas. Primeras pinturas Azules. Presas y maternidades de St. Lazare.
1902 : Desarrolla el estilo Azul en Barcelona. Primera estatua preservada: Mujer sentada. Nuevamente regresa a París en octubre. Tiene una exhibición en Berthe Weill’s; Charles Morice hace una crítica de la muestra en Mercure de France (Mercurio de Francia) y le obsequia a Picasso una copia de Noa Noa, de Paul Gauguin. Vive en la pobreza en París con Max Jacob.
1903 : Período Azul en Barcelona.
1904 : En abril se marcha a París, donde se instala en Bateau-Lavoir en Montmartre. Final del Período Azul. Empieza a hacer grabados. Comienza la amistad con Apollinaire y Salmon. Conoce a Fernande Olivier (1881-1965).
1905 : En febrero exhibe sus primeras pinturas sobre el tema del circo ambulante en Galeries Serrurier. Apollinaire escribe las primeras críticas de Picasso para La Revue Immoraliste . En el verano viaja a Holanda. Termina el gran lienzo La familia del saltimbanqui. Final del Período de Circo. Conoce a Leo y a Gertrude Stein.
1906 : Clasicismo Rosa. Gertrude Stein relaciona a Picasso con Matisse, quien con gusto le muestra una estatuilla africana; conoce a André Derain. Pasa el verano en Gosol (en el Valle de Andorra en los Pirineos del este). Ese otoño en París termina el Retrato de Gertrude Stein, que había empezado en el invierno, y pinta un autorretrato reflejando la escultura arcaica ibérica.
1907 : Les Demoiselles d’Avignon (Las señoritas de Avignon). Ese verano visita el museo etnográfico en el Palacio de Trocadero , donde descubre la escultura africana. Conoce a D.H. Kahnweiler y Georges Braque. Retrospectiva de Cézanne en el Salón de Otoño. Muerte de Alfred Jarry (1 o de noviembre). Talla una escultura en madera.
1908 : Protocubismo. Pasa agosto en La Rue-des-Bois, en el norte de París. En noviembre, Braque expone en la galería de Kahnweiler sus obras de L’Estaque, que habían sido rechazadas por el Salón de Otoño; nace el término cubismo. Picasso celebra un banquete en el Bateau-Lavoir en honor al aduanero Rousseau.
1909 : Desde mayo hasta septiembre trabaja en Horta de Ebro; desarrolla el cubismo analítico. En otoño se marcha del Bateau-Lavoir y se muda al 11, del Boulevard de Clichy. Esculpe la Cabeza de Fernande. Sergei Shchukin se muestra por primera vez interesado en Picasso.
1910 : En el verano viaja a Cadaqués con Derain. Etapa más “alta” del cubismo analítico. Nueve obras se exponen en las Galerías Grafton, Londres, en la exhibición de Manet y los postimpresionistas.
1911 : Pasa el verano en Ceret, donde se le unen Braque y Max Jacob. Apollinaire es arrestado en conexión con el robo de la Mona Lisa (desde el 7 al 12 de septiembre). Inauguración del Salón de Otoño con una gran sección cubista; aunque Picasso no expone, la prensa extranjera constantemente asocia su nombre con la exhibición. Ese otoño conoce a Eva Gouel (Marcelle Humbert, 1885-1915).
1912 : En el invierno, hace su primer collage, Naturaleza muerta con silla de rejilla. Se marcha con Eva a Ceret; luego viaja a Avignon y a Sorgues-sur-l’Ouvèze (de mayo a octubre). Transición del cubismo a la etapa sintética. En septiembre se muda a un nuevo estudio en el 42, del Boulevard Raspail. Primeros papiers collés (papeles colgados) y construcciones.
1913 : La pintura se ve influenciada por sus propias construcciones tridimensionales y los papiers collés. En marzo parte hacia Ceret con Eva. Muerte de su padre en Barcelona, en mayo. En agosto se muda a su nuevo estudio en el 5 bis, de la Rue Schoelcher.


Pablo Picasso. Fotografía de 1885.


Pablo Picasso y su hermana Lola. Fotografía de 1888.


María Picasso López, madre de Pablo Picasso.


José Ruiz Blasco, padre de Pablo Picasso.


Pablo Picasso. Fotografía de 1922.
1914 : Nuevo grupo de papiers collés y relieves sobre cartón pintado. Pasa el verano en Avignon con Eva (de junio a noviembre). El cubismo rococó se combina con las estructuras cubistas, anunciando los métodos surrealistas. Se declara la guerra el 2 de agosto. Sus amigos Braque, Derain y Apollinaire son movilizados.
1915 : Retratos de “Ingres”. Muerte de Eva (14 de diciembre).
1916 : Picasso visita a Jean Cocteau, quien lo presenta a Diaghilev y Erik Satie. Se muda a Montrouge.
1917 : Se une a la compañía de teatro de Diaghilev en Roma, en la que trabaja en el decorado y el vestuario del ballet Parade (Desfile) (guión de J. Cocteau, música de E. Satie). Visita Nápoles y Pompeya. Escandalosa inauguración de Parade en el Théâtre du Châtelet, París (18 de mayo). Sigue al Ballets Russes a Madrid y Barcelona. Conoce a la bailarina Olga Khokhlova (1891-1955). Cubismo, estilo “Ingres”, puntillismo, clasicismo.
1918 : Matrimonio de Picasso y Olga (12 de julio). Verano en Biarritz. Muerte de Apollinaire (9 de noviembre). Picasso y su esposa se mudan al 23, de la rue La Boëtie.
1919 : Desde mayo hasta agosto, Picasso se encuentra en Londres con el Ballets Russes, donde diseña la decoración y el vestuario del ballet Le Tricorne (El Tricornio), creado por Manuel de Falla. Pasa el otoño en San Rafael. Estilo “Ingres”, clasicismo, cubismo; temas de ballet y commedia dell’arte, naturalezas muertas.
1920 : Continúa trabajando con Diaghilev: el ballet Pulcinella, de Stravinsky. Verano en Juan-les-Pins. Clasicismo lineal en temas mitológicos. Cubismo en naturalezas muertas y temas de la commedia dell’arte.
1921 : Nacimiento de su hijo Pablo (4 de febrero). Vive en una casa de campo en Fontainebleau. Continúa trabajando para Diaghilev ( Cuadro flamenco ). Clasicismo (temas relacionados con una madre y su hijo), cubismo y Neoclasicismo de un “gran” orden.
1922 : Pasa el verano en Dinard (Bretaña) con su esposa y su hijo. Escenas neoclásicas de una madre y su hijo.
1923 : Pasa el verano en Cap d’Antibes. Conoce a André Breton.
1924 : Verano en Juan-les-Pins. Continúa trabajando para el teatro; diseña la decoración y el vestuario para los ballets Mercure (Mercurio) y Le Train Bleu (El Tren Azul) . Se publica Manifeste du Surréalisme (Manifiesto del Surrealimo) de Breton.
1925 : Viaja a Monte Carlo con el Ballets Russes. Dibujos clásicos de escenas de ballet y la gran pintura surrealista La danza . Pasa el verano en Juan-les-Pins. Reconocido por los jóvenes surrealistas, participa en su exhibición.
1926 : Pasa el verano en Juan-les-Pins, octubre en Barcelona. Pinta el gran lienzo El taller de Milliner. Primera edición de Cahiers d’Art (Cuadernos de Arte), fundado por Christian Zervos.
1927 : En enero conoce a Marie-Thérèse Walter, de diecisiete años. Muerte de Juan Gris (11 de mayo). Verano en Cannes. Tema relacionado con las bañistas biomórficas. Primeros grabados para Le Chef-d’oeuvre Inconnu (La obra maestra desconocida), de Balzac.
1928 : Realiza el enorme collage, Minotauro, precursor de esta figura en las obras de Picasso de la década de 1930. El tema del estudio aparece en sus pinturas y las construcciones soldadas en escultura (ayudado por Julio González). Verano en Dinard.
1929 : Continúa trabajando con González en las construcciones de esculturas. Pinta composiciones que representan agresivos desnudos biomórficos. Verano en Dinard.
1930 : Pinta La Crucifixión, basada en la obra maestra Isenheim de Matthias Grünewald; continúa trabajando en el estudio de González. Compra el Château de Boisgeloup, cerca de Gisors. Verano en Juan-les-Pins. Serie de grabados que ilustran la Metamorfosis de Ovido.
1931 : Continúa trabajando en el estudio de González y, más tarde, en el Château de Biosgeloup. Verano en Juan-les-Pins. Hace grabados que formarán parte de la Colección de Vollard. Rostros con rasgos de Marie-Thérèse Walter aparecen en sus pinturas, dibujos y esculturas.
1932 : Importante retrospectiva (236 obras) en París y Zurich. Vive y trabaja en Boisgeloup: combina el tema de la mujer (Marie-Thérèse) con otros motivos de la vida vegetal y el sueño profundo. Estilo biomórfico/“metamórfico”. En los dibujos, regresa al tema de la Crucifixión, de Grünewald. Zervos publica el primer volumen del Catalogue Raisonné (Catálogo Razonado) de Picasso.
1933 : Tema relacionado con el estudio del escultor en grabados de la Colección de Vollard. Serie de dibujos de anatomía. Primera edición de la revista surrealista Minotaure (Minotauro), publicada con la portada diseñada por Picasso y con reproducciones de sus obras. Vive y trabaja en París y Biosgeloup. Verano en Cannes; viaja a Barcelona, donde se encuentra con sus viejos amigos. Aparecen temas relacionados con corridas de toros y toreras en sus pinturas. Fernande Olivier publica sus memorias, Picasso et Ses Amis (Picasso y sus amigos). También se publica el Catalogue Raisonné (Catálogo Razonado), de Bernhard Geiser, de los grabados y las litografías de Picasso.
1934 : Pinturas, dibujos y grabados de corridas de toros. Seis grabados para la Lisístrata de Aristófanes. Viaja a España con su mujer y su hijo. Grabados sobre el tema del Minotauro Ciego, como parte de la Colección de Vollard.
1935 : Graba Minotauromaquía. Ese verano abandona por completo la pintura para dedicarse a la escritura. Nace Maia, hija de Picasso y Marie-Thérèse Walter (5 de octubre). Jaime Sabartés, amigo de la juventud de Picasso en Barcelona, se convierte en su compañero y secretario.
1936 : Comienza la amistad con Paul Eluard. Con el apoyo del Frente Popular, se organiza una exhibición de Picasso y una serie de conferencias en Barcelona. Esa primavera, en Juan-les-Pins, poco a poco vuelve a la pintura; dibujos, acuarelas y aguadas sobre el tema del Minotauro. Hace grabados para la Histoire Naturelle (Historia natural) de Buffon. Comienzo de la Guerra Civil en España (18 de julio); el gobierno republicano lo nombra director del Museo del Prado. Pasa el final del verano en Mougins, donde conoce a Dora Maar (nacida Markovic), quien se convierte en su amante. Juntos descubren el pueblo de Vallauris, un cercano centro de la cerámica. Trabaja en la casa de Vollard en La Tremblay-sur-Mauldre. Junto a Dora, fotógrafa profesional, experimenta con técnicas de fotografía.
1937 : Graba Sueño y mentira de Franco. El gobierno republicano español le encomienda a Picasso pintar un mural para el Pabellón español en la Exposición Universal de París, en 1937. Encuentra un nuevo estudio en el 7, de la Rue de Grands-Augustins, donde trabaja en el Guernica durante mayo. Verano en Mougins con Dora y los Eluards. Retrato de Dora y motivos del Guernica en las pinturas. Viaja a Suiza en octubre, donde visita a Paul Klee, quien está enfermo. Envía una declaración al Congreso de Artistas Estadounidenses con respecto a la propaganda de Franco sobre el destino del patrimonio artístico de España: “Los artistas, que viven y trabajan con valores espirituales, no pueden ni deben permanecer indiferentes a un conflicto en el que los valores más importantes de la humanidad y de la civilización están en peligro”.
1938 : Hace un collage del tamaño de una pared, Mujeres en el baño. Serie de mujeres sentadas (Dora) y retratos de niños (Maia). Verano en Mougins con Dora y los Eluards. Exhibición del Guernica y bosquejos de éste en las Galerías New Burlington en Londres.
1939 : Muere su madre en Barcelona (13 de enero). Caen Barcelona y Madrid. Guernica se exhibe en Estados Unidos. Muerte de Ambroise Vollard (22 de julio). Verano en Antibes, Monte Carlo, Nice, Mougins. Pinta el gran lienzo Pesca nocturna en Antibes. El comienzo de la Segunda Guerra Mundial lo sorprende en París. Se marcha rumbo a Royan, cerca de Bordeaux, donde permanece con algunas idas y vueltas hasta diciembre. Importante retrospectiva, Picasso: Cuarenta años de arte, en el Museo de Arte Moderno, Nueva York.


S.I. Shchinkin. Fotografía de 1900.


M.A. Morozov rodeado de su familia (segunda fila en el centro). Fotografía de alrededor de 1910.


Pablo Picasso. Fotografía de 1960.


Paul Éluard y Pablo Picasso en el estudio del pintor en rue des Grands-Augustins. Fotografía de 1938.


Guillaume Apollinaire. Fotografía de 1910-1911.
1940 : Trabaja en Royan y París. Regresa a París, se niega a aceptar ayuda económica por parte de las autoridades de la ocupación, y rechaza el consejo de emigrar a Estados Unidos.
1941 : Trabaja en París, donde escribe, pinta y, clandestinamente, hace sus modelos de yeso en bronce.
1942 : Muerte del escultor Julio González (27 de marzo). Picasso es atacado por la prensa. Mantiene contacto con amigos de la oposición. Primeros dibujos del tema del hombre con oveja.
1943 : Continúa trabajando en el motivo de hombre y oveja, creando dibujos y estatuas. Pinta interiores, naturalezas muertas, retratos de mujeres. Conoce a la joven pintora Françoise Gilot.
1944 : Arrestan a Max Jacob; muere en un campo de concentración en Drancy (5 de marzo). Pinta naturalezas muertas ascéticas y paisajes de París, que se exhiben el 25 de agosto. Aguada en honor a La bacanal, de Poussin. Visita amigos de la oposición. Inauguración del Salón de Otoño (Salon de la Libération), donde Picasso exhibe setenta y cuatro pinturas y cinco esculturas. Se une al Partido Comunista Francés en octubre; esta manifestación es la conclusión lógica de toda su vida y trabajo. “Siempre he sido un exiliado”, explicó, “y descubrí [en el Partido Comunista Francés] a aquellos que más valoro, los grandes científicos, los grandes poetas, todos esos bellos rostros de los rebeldes parisinos que conocí en los días de agosto; soy uno más entre mis hermanos”.
1945 : Pinta El osario, en contra de la guerra. En verano se marcha rumbo a Cap d’Antibes. Ese otoño se siente atraído por la litografía en el estudio del impresor Fernand Mourlot. La primera litografía es un retrato de Françoise Gilot. Litografía de un toro.
1946 : Pintura Monument aux Espagnols (Monumento a los españoles). Primavera en Golfe-Juan con Françoise. Visita a Matisse en Niza. Comienza la convivencia con Françoise Gilot. Ella aparece en sus pinturas y dibujos. Muere Gertrude Stein (27 de julio). Ese otoño en Antibes crea obras para el Palais Grimaldi, al que enseguida le cambian el nombre por Musée Picasso (Museo Picasso); los temas incluyen faunos, náyades, centauros.
1947 : Hace la litografía David y Bathsheba en honor a Cranach padre. Dona diez pinturas al Museo Nacional de Arte Moderno en París. Nacimiento de Claude, primer hijo de Françoise y Picasso (15 de mayo). Con Françoise y el bebé parte rumbo a Golfe-Juan. Comienza cerámica en Vallauris, reanimando la industria de la cerámica en el antiguo pueblo.
1948 : Completa una serie de litografías que ilustran Le Chant des Morts (El canto de los muertos) de Pierre Reverdy y cuarenta y un grabados para los Vingt Poèmes (Veinte poemas), de Gongora. Vive en Vallauris. Junto con Eluard, vuela a Cracovia, Polonia, al Congreso de Intelectuales por la Paz. Visita Auschwitz, Cracovia y Varsovia; recibe la Cruz de Comendador con la Estrella de la Orden del Renacimiento de la República Polaca. Crea pinturas, litografías y cerámicas. Exhibe 149 cerámicas en noviembre en París.
1949 : Litografía de una paloma para el afiche del Congreso de la Paz en París. Esta imagen rápidamente se vuelve conocida como la Paloma de la paz –símbolo de la lucha en contra de la guerra–. Nacimiento de Paloma (19 de abril), hija de Picasso y Françoise Gilot. Trabaja en esculturas en Vallauris.
1950 : Vive y trabaja en Vallauris. Asiste a la Segunda Conferencia Mundial por la Paz en Sheffield, Inglaterra. Recibe el Premio Lenin de la Paz.
1951 : Pinta Masacre en Corea, exhibido en el Salón de Mayo, París. La mayor parte del tiempo vive en Midi; trabaja en Vallauris; visita a Matisse en Niza.
1952 : Paneles Guerra y paz, ideados para el Templo de la Paz de Vallauris. Crea pinturas, litografías y esculturas; realiza obras literarias. Muere Paul Eluard (18 noviembre).
1953 : Importante retrospectiva en Roma, Milán, Lyons, San Paulo. Trabaja en Vallauris y París. Viaja a Perpignan. Se separa de Françoise Gilot.
1954 : Dibujos en la serie Pintor y Modelo. Retrato de Jacqueline Roque, a quien Picasso conoció un año antes. Empiezan a convivir. Mueren Derain (8 de septiembre) y Matisse (3 de noviembre). Serie de pinturas basada en Las mujeres de Argel, de Delacroix.
1955 : Muerte de Olga Khokhlova, cuando Picasso se encuentra en Cannes (11 de febrero). Importante retrospectiva (150 obras) en el Museo de Artes Decorativas, París. Película de Henri-Georges Clouzot, Le Mystère Picasso (El misterio de Picasso). Se muda con Jacqueline a La Californie, una casa de campo con vista a Cannes.
1956 : Pinta y produce esculturas en Cannes: retratos, escenas de estudio, bañistas. Importantes exhibiciones en Moscú y San Petersburgo, en homenaje al cumpleaños número 75 de Picasso.
1957 : Las criadas de honor (Las Meninas), en honor a Velázquez.
1958 : La caída de Ícaro, mural para el edificio de la Unesco en París.
1959 : Se muda al Château de Vauvenargues, a la sombra de Mont Sainte-Victoire, cerca de Aix-en-Provence. Comienza una larga serie de obras, utilizando técnicas diferentes, acerca de Déjeuner sur l’Herbe (Comida sobre la hierba), de Manet. Experimenta con linóleo.
1960 : Importante retrospectiva en Londres. Pinturas, bosquejos para “graffitti” y escultura monumental.
1961 : Casamiento de Picasso y Jacqueline Roque (2 de marzo). Se muda a la villa Notre-Dame-de-Vie, cerca del pueblo de Mougins, arriba de Cannes. Trabaja en recortes doblados y de metal pintado.
1962 : Recibe el Premio Lenin de la Paz por segunda vez.
1963 : Inauguración del Museo Picasso en Barcelona. Mueren Braque (31 de agosto) y Cocteau (11 de octubre). En Mougins, trabaja en grabados.
1964 : Trabaja en el modelo para una escultura gigante para el Centro Cívico de Chicago. Exposiciones en Canadá, París, Japón.
1965 : Último viaje a París, donde se somete a una intervención quirúrgica en una clínica en Neuilly. Muere Fernande Olivier. Autorretrato frente a un lienzo.
1966 : Importante retrospectiva en París en honor a su cumpleaños número 85.
1967 : Pinta y dibuja en Mougins: desnudos, retratos, escenas bucólicas y de circo, estudios de artistas. Exhibición de esculturas en Londres.
1968 : Muere Jaime Sabartés (13 de febrero). En su memoria, Picasso dona su serie de Las meninas al Museo Picasso en Barcelona. Pinta y dibuja en Mougins: la serie de 347 grabados (de marzo a octubre).
1969 : Mougins: pinturas, dibujos, grabados. Ilustraciones de El entierro del Conde de Orgaz.
1970 : Los parientes de Picasso en Barcelona, donan todas las pinturas y esculturas al Museo Picasso, Barcelona. Se exhiben unos cuarenta y cinco dibujos y 167 óleos, hechos entre enero de 1969 y finales de enero de 1970 en el Palacio de los Papas en Avignon. Se incendia el Bateau-Lavoir el 12 de mayo. Muere Christian Zervos (12 de septiembre).
1971 : Exposición en la Gran Galería del Louvre, en honor al cumpleaños número 90 de Picasso.
1972 : Continúa trabajando en Mougins, donde realiza grabados, dibujos y pinturas. Organiza una nueva exhibición de las obras más recientes en el Palacio de los Papas en Avignon.
1973 : Exhibición de 156 grabados en la Galerie Louise Leiris, París. 8 de abril: Picasso muere en Notre-Dame-de-Vie en Mougins. Es enterrado el 10 de abril en el jardín del Château de Vauvenargues.


Olga Khokhlova, Pablo Picasso y Jean Cocteau en Roma. Fotografía de 1917.


Pablo Picasso en su estudio en la casa de campo “California”. Fotografía de 1955-1958.


Pablo Picasso en su estudio en La Rue des Grands-Augustins. Fotografía de 1938.


El gran café “Els Quatre Gats”. Fotografía de 1899.


Sala de Picasso en la galería de pinturas S.I. Shchukin.
Vida y obra
Pese a que, como Picasso mismo lo dijo, “llevó una vida de pintor” desde su niñez, y no obstante haberlo expresado a través de las artes plásticas durante ochenta años ininterrumpidos, la esencia del talento creativo de Picasso difiere de la noción de “ artiste-peintre ” con la que generalmente lo asocian. Sería más acertado considerarlo un artista-poeta, porque su lirismo, su psiquis, incontenible por la realidad mundana, y su talento para la transformación metafórica de la realidad, no son menos inherentes a su arte visual que a la imagen mental de un poeta. Según Pierre Daix, “Picasso siempre se consideró un poeta con una tendencia mayor a expresarse a sí mismo a través de los dibujos, las pinturas y las esculturas” [1] . ¿Siempre? Esto requiere una aclaración. Seguramente hace referencia a la década de 1930, cuando escribía poesía, y a las de 1940 y 1950, cuando comenzó a escribir obras de teatro. No hay duda de que, desde el principio, Picasso siempre fue “un pintor entre poetas, un poeta entre pintores” [2] .
Picasso tenía ansias de poesía y atraía a los poetas como un imán. Cuando Guillaume Apollinaire lo conoció, le llamó la atención la infalible habilidad del joven español “para sobrepasar la barrera léxica” y comprender los sutiles matices de la poesía recitada. Se puede decir, sin miedo a exagerar, que mientras la estrecha amistad de Picasso con los poetas Jacob, Apollinaire, Salmon, Cocteau, Reverdy y Eluard dejaron una huella en cada uno de los períodos más importantes de su vida y obra, no deja de ser verdad que su arte innovador tuvo una gran influencia sobre la poesía francesa (y no sólo francesa) del siglo XX. Y esta valoración del arte de Picasso –tan visual y evidente, aunque por momentos tan opaca, sombría y misteriosa– como la de un poeta, está dictada por la opinión que el propio artista tiene de su obra. Picasso dijo una vez: “Después de todo, las artes son todo lo mismo; uno puede escribir una pintura en palabras de la misma manera que puede pintar sensaciones en un poema” [3] . Incluso expresó lo siguiente: “Si hubiese nacido chino, no sería pintor sino escritor. Habría escrito mis cuadros” [4] .
Sin embargo, Picasso nació español y, según dicen, empezó a dibujar antes de empezar a pronunciar sus primeras palabras. Desde niño sentía una atracción instintiva por las herramientas de artista. Durante la niñez, podía pasar horas felizmente concentrado en dibujar espirales con un sentido y significado que sólo él conocía; o, para evitar los juegos de niños, hacía sus primeros esbozos en la arena. Esta temprana autoexpresión contenía la promesa de un extraño talento.
La primera etapa de la vida, preverbal, preconsciente, no conoce fechas ni hechos. Es un estado similar al sueño dominado por los ritmos y las sensaciones internas y externas del cuerpo: el ritmo del corazón y los pulmones, de las caricias de manos tibias, del balanceo de la cuna, de la entonación de voces –de esto consiste–. Ahora la memoria despierta y dos ojos negros siguen el movimiento de las cosas en el espacio, dominan los objetos deseados, expresan emociones. La vista, ese excelente don, comienza a distinguir objetos, a infundir nuevas formas, a captar horizontes cada vez más amplios.
Millones de imágenes visuales, aún sin sentido, ingresan al mundo infantil, donde encuentran poderes intuitivos permanentes, antiguas voces y extraños caprichos instintivos. La conmoción de las impresiones puramente sensuales (visuales-plásticas) en especial, es más intensa en el sur, donde el desmedido poder de la luz a veces enceguece, a veces graba cada forma con claridad infinita.
Y la percepción, aún silenciosa e inexperta de un niño nacido en aquellas partes, responde a esta conmoción con una cierta melancolía inexplicable, un tipo de nostalgia ilógica por la forma. Tal es el lirismo del Mediterráneo ibérico, tierra de verdades desnudas, de una dramática “búsqueda de la vida por la vida misma” [5] , según dijo García Lorca, quien conocía muy bien estas sensaciones. No hay indicios del Romanticismo aquí: no hay lugar para el sentimentalismo entre los contornos exactos y precisos y sólo existe un mundo físico.
“Como todos los artistas españoles, soy un realista”, diría más adelante Picasso. Poco a poco, el niño adquiere palabras, fragmentos de conversación, elementos fundamentales del lenguaje. Las palabras son abstracciones, creaciones de la conciencia hechas para reflejar el mundo externo y expresar el interno. Las palabras son los temas de la imaginación, los que las dotan de imágenes, razones, significados y les transmiten una medida de infinidad. Las palabras son el instrumento de la enseñanza y el instrumento de la poesía. Crean la segunda y puramente humana realidad de las abstracciones mentales.
Picasso, luego de hacerse amigo de poetas, descubriría a tiempo que los medios de expresión visual y verbal son idénticos para la imaginación creativa. Fue en ese momento cuando comenzó a insertar elementos de la técnica poética en su obra: formas con significados múltiples, metáforas de color y forma, citas, rimas, juegos de palabras, paradojas y otros tropos que permiten que el mundo mental se vuelva visible. La poesía visual de Picasso alcanzó la madurez y la libertad total a mediados de la década de 1940 con una serie de pinturas de desnudos, retratos e interiores realizada con colores “musicales” y “fragantes”; estas características también son evidentes en muchos dibujos en tinta hindú trazados como por ráfagas de viento.
“No desempeñamos nuestra obra, sino que la vivimos” [6] . Ésta es la forma en que él expresaba lo mucho que su obra estaba entrecruzada con su vida; también utilizaba la palabra “diario”, cuando se refería a su obra. D.H. Kahnweiler, quien conoció al artista durante más de sesenta y cinco años, escribió: “Es verdad que he definido su obra como ‘fanáticamente autobiográfica’. Es lo mismo que decir que él sólo dependía de sí mismo, de su experiencia . Siempre fue libre, sin deudas con nadie más que consigo mismo” [7] . Jaime Sabartés, quien conoció a Picasso durante la mayor parte de su vida, también resaltó su total independencia de las condiciones y situaciones externas. De hecho, todo demuestra de manera convincente que si Picasso dependía de su arte, era de una necesidad constante de expresar su estado interno con la mayor plenitud. Uno puede, como lo hizo Sabartés, comparar la obra de Picasso con la terapia; uno puede, como lo hizo Kahnweiler, considerar a Picasso un artista romántico. Sin embargo, fue precisamente la necesidad de autoexpresión, a través de la creatividad, la que le concedió a su arte esa característica universal que es inherente a documentos humanos como las Confesiones, de Rousseau, Las penas del joven Werther, de Goethe, y Una temporada en el infierno de Rimbaud. Observemos también que Picasso consideró su arte de una manera algo impersonal, pues disfrutó de pensar que sus obras, a las que fechó meticulosamente y que ayudaron a los estudiosos a catalogarlas, podrían servir como material para alguna ciencia futura. Imaginó esa rama del saber como una “ciencia del hombre, que buscará aprender acerca del hombre en general a través del estudio del hombre creativo” [8] .
No obstante, algo semejante a un enfoque científico de la obra de Picasso ha estado en curso desde hace tiempo, pues se dividió en períodos y se explicó tanto mediante contactos creativos (llamados influencias, a menudo sólo hipotéticas) como mediante reflexiones de los hechos biográficos (en 1980 apareció un libro llamado Picasso: arte como autobiografía [9] ). Si la obra de Picasso tiene para sus espectadores el significado general de la experiencia humana universal, se debe a que expresa, con la más completa integridad, la vida interior del hombre y todas las leyes de su desarrollo. Sólo enfocando su obra de esta manera se puede aspirar entender sus reglas, la lógica de su evolución y la transición de un período a otro.
Las obras de Picasso publicadas en el presente libro (la colección entera en los museos rusos) cubren aquellos primeros períodos que, según cuestiones de estilo (no tanto de tema), fueron clasificadas como steinlenianas (o lautrecianas), vitral, azul, de circo, rosa, clásicas, “africanas”, protocubistas, cubistas (analíticas y sintéticas)… las definiciones hasta podrían ser más detalladas.
Pero, desde el punto de vista de la “ciencia del hombre”, estos períodos corresponden a los años comprendidos entre 1900 y 1914, cuando Picasso tenía entre diecinueve y treinta y tres años, la época que vio la formación y el florecimiento de su inigualable personalidad.
No hay dudas de la indiscutible importancia de esta etapa de crecimiento espiritual y psicológico (como dijo Goethe: para crear algo, debes ser algo); la observación extraordinariamente monolítica y cronológica de la colección rusa nos permite analizar, a través de la lógica de ese proceso interno, aquellas obras que pertenecen quizás a la etapa menos accesible de la actividad de Picasso.
Hacia 1900, la fecha de la primera pintura de la colección rusa, la niñez española y los años de estudio de Picasso pertenecían al pasado. Pero, aún así, no deberían ignorarse ciertos puntos fundamentales de los primeros años de su vida.
Málaga debe mencionarse, ya que fue allí donde, el 25 de octubre de 1881, nació Pablo Ruiz Picasso y donde pasó los primeros diez años de su vida. Aunque nunca plasmó en un lienzo a esa ciudad, ubicada sobre la costa andaluza mediterránea, Málaga fue la cuna de su espíritu, la tierra de su niñez, el suelo en donde muchos de los temas e imágenes de su obra de adulto tienen su raíz. Por primera vez vio un cuadro de Hércules en el museo municipal de Málaga, presenciaba las corridas de toros en la plaza y en su casa miraba las palomas arrulladoras que servían de modelo a su padre, un pintor de “cuadros para comedores”, según palabras de Picasso. El joven Pablo dibujó todo esto ( Pichones ), y cuando tenía ocho años tomó un pincel y óleos para pintar una corrida de toros ( El picador ). Su padre dejaba que pintara las patitas de las palomas de sus cuadros, pues el niño lo hacía bien y con un conocimiento real. Tenía una paloma favorita de la que no se quería separar y, cuando llegó el momento de comenzar la escuela, en una jaula la llevaba a las clases. La escuela era un lugar que exigía obediencia; Pablo la odió desde el primer día y se opuso furiosamente a ella. Y así sería siempre: un rebelde en contra de todo lo que se parecía a una escuela, invasora de la originalidad y la libertad individual, coercitiva con reglas generales y puntos de vista. Nunca aceptaría adaptarse a ese ambiente, era como traicionarse a sí mismo o, en términos psicológicos, cambiar el principio del placer por el de la realidad.
La familia Ruiz Picasso nunca tuvo un modelo de vida llevadera, pues los problemas económicos los obligó a trasladarse a La Coruña, donde al progenitor de Pablo le ofrecieron un cargo de maestro de dibujo y pintura en una escuela de secundaria. Por un lado, Málaga con su naturaleza voluptuosa y gentil, “la estrella brillante en el cielo de la Andalucía mauritana, el oriente sin veneno y el occidente sin actividad” (como dijo Lorca) y, por el otro, La Coruña, en la punta norte de la Península Ibérica, con su tormentoso océano Atlántico, sus lluvias y su bruma ondulante. Estas dos ciudades son los polos opuestos de España, no sólo geográfica sino también psicológicamente. Para Picasso fueron etapas de su vida: Málaga la cuna y La Coruña el puerto de partida.
Cuando los Ruiz Picasso se trasladaron a La Coruña en 1891 y Pablo contaba con diez años de edad, una cierta atmósfera rural reinaba sobre la ciudad; desde un punto de vista artístico, era mucho más provinciana que Málaga, que tenía su propio medio social artístico al que pertenecía el padre de Picasso. Sin embargo, La Coruña sí tenía una Escuela de Bellas Artes. Allí, el niño Pablo Ruiz comenzó sus estudios sistemáticos de dibujo, y con una rapidez prodigiosa terminó (¡a los trece años!) las clases académicas de yeso y dibujo sobre la naturaleza. Lo que más llama la atención de sus obras en esta época no es tanto la increíble precisión y exactitud de ejecución (ambas obligatorias en los ejercicios de las clases con modelos), sino lo que el joven artista introdujo en este material francamente aburrido: un tratamiento de luz y sombra que transformaba los torsos, las manos y los pies de yeso en imágenes con vida de una perfección corporal que se desbordaba en misterio poético.


Pablo Picasso, fotografía, 1904. Dedicado a Suzanne y Henri Bloch.


Retrato del padre del artista , 1896. Óleo sobre lienzo y cartón, 42,3 x 30,8 cm. Museo Picasso, Barcelona.


Estudio académico , 1895-1897. Óleo sobre lienzo, 82 x 61 cm. Museo Picasso, Barcelona.


Estudio de un desnudo, visto desde atrás , 1895. Óleo sobre madera, 22,3 x 13,7 cm. Museo Picasso, Barcelona.


Retrato de la madre del artista , 1896. Pintura al pastel sobre papel, 19,5 x 12 cm. Museo Picasso, Barcelona.


Primera comunión , 1896. Óleo sobre lienzo, 166 x 118 cm. Museo Picasso, Barcelona.
No obstante, no se limitaba a dibujar sólo en la clase; dibujaba en su casa, todo el tiempo, utilizando cualquier tema que surgía en el momento: retratos de la familia, escenas de género, temas románticos, animales. Para estar acorde con la época, “publicaba” sus propios periódicos La Coruña y Azul y Blanco, los cuales escribía a mano e ilustraba con caricaturas. Hay que tener presente que los dibujos espontáneos del joven Picasso tienen una característica narrativa y dramática, pues para él la imagen y la palabra eran prácticamente idénticas. Ambos puntos son muy importantes para el futuro desarrollo del arte de Picasso.
Pablo, en su casa, bajo la tutela de su padre (quien impresionado por los logros de su hijo le regaló su equipo de pintura: paleta, pinceles y óleos), durante el último año en la Escuela de Bellas Artes de La Coruña comenzó a pintar al óleo con modelos reales (véanse Retrato de un anciano y Mendigo con gorra ).
Estos retratos y figuras, sin la atmósfera académica, demuestran no sólo la temprana madurez del pintor de trece años, sino también la naturaleza netamente española de su talento: una preocupación por los seres humanos, a los que trataba con profunda seriedad y severo realismo, que revelan el carácter “cúbico” y monolítico de esas imágenes. Se parecen más a retratos psicológicos que a estudios académicos, más a seres humanos universales semejantes a los personajes bíblicos de Zurbarán y Ribera.
Kahnweiler declara que Picasso, en su edad avanzada, hablaba de esas primeras pinturas con mayor aprobación que de las que hizo en Barcelona, a donde la familia Ruiz Picasso se trasladó en el otoño de 1895 y donde el joven se matriculó de inmediato como estudiante de pintura en la Escuela de Bellas Artes llamada La Lonja. Pero las clases académicas en Barcelona no tenían mucho para ofrecerle en cuanto al desarrollo del talento del creador de las obras maestras de La Coruña; él podía mejorar su destreza por sí mismo. Sin embargo, en aquella época parecía que la única manera de convertirse en pintor era a través de la “educación apropiada”. Por tanto, para no disgustar a su padre, Picasso permaneció dos años más en La Lonja; tiempo durante el cual no tuvo más que, junto con ciertas habilidades profesionales, caer, aunque transitoriamente, bajo la influencia entorpecedora del estudio académico, inculcado por la escuela oficial. “Odio mi período de formación en Barcelona”, le confesó Picasso a Kahnweiler [10] .
Pero el estudio que su padre le alquiló (cuando sólo tenía catorce años), y que lo ayudó de cierto modo a liberarse de la escuela y de la sofocante atmósfera de las relaciones familiares, fue un gran apoyo para lograr su independencia. “Un estudio para un adolescente que siente su vocación con una fuerza arrolladora, es muy parecido a un primer amor: allí se encontraron y se concretaron todas sus ilusiones ”, escribe Josép Palau i Fabre [11] . Fue allí donde Picasso resumió los logros de sus años académicos realizando su primer gran lienzo: Primera comunión (invierno entre 1895 y 1896), una composición interior con figuras, ropaje y naturaleza muerta, que despliega bellos efectos de iluminación, y Ciencia y caridad (a comienzos de 1897), un lienzo de gran tamaño con figuras más grandes que las de la vida real, algo similar a una alegoría de verdad. La última se hizo acreedora a una mención honorífica en la exposición nacional de bellas artes en Madrid, y más tarde recibió una medalla de oro en una exposición en Málaga.
Si se evalúa la biografía creativa de los primeros años de Picasso desde un punto de vista de Bildungsroman , entonces la partida de su hogar hacia Madrid en el otoño de 1897, supuestamente para continuar su formación académica en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, marcó de hecho el comienzo del período de sus años de errancia posteriores al estudio. Picasso, trasladándose de un lado a otro, dio comienzo al viaje fortuito y de incertidumbre interior que es típico de este período: la busca de la identidad propia y el deseo de independencia y formación de la personalidad en un hombre joven.
Los años de viaje de Pablo Picasso consistieron en varias etapas dentro de un período de siete años, desde los dieciséis hasta los veintitrés, desde su partida inicial a Madrid, la capital artística del país, en 1897, hasta su establecimiento final en París, la capital artística del mundo, en la primavera 1904. Como ocurrió en su primera visita, camino a Barcelona en 1895, para Picasso Madrid significaba ante todo el Museo del Prado, el cual frecuentaba más a menudo que la Real Academia de San Fernando, con el propósito de copiar a los antiguos maestros (se sentía especialmente atraído por Velázquez).
No obstante, como indicó Sabartés, “Madrid dejó una mínima impresión en el desarrollo de su espíritu” [12] . Puede decirse que los sucesos más importantes para Picasso en la capital española fueron el duro invierno de 1897 a 1898 y la posterior enfermedad que simbólicamente marcó el fin de su “carrera académica”.
Por el contrario, el tiempo que pasó en Horta de Ebro –un pueblo en la zona montañosa de Cataluña, donde se instaló para recuperarse y donde permaneció por espacio de ocho meses (hasta la primavera de 1899)–, tuvo tanta importancia para Picasso, que hasta décadas más tarde repetiría invariablemente: “Todo lo que sé, lo aprendí en el pueblo de Pallarés” [13] . Pablo, junto con Manuel Pallarés, un amigo que había conocido en Barcelona y que lo había invitado a vivir en la casa de su familia en Horta, trasladó su caballete y su cuaderno de dibujo por los caminos montañosos que rodeaban el pueblo, que preservaba la ruda característica de una villa medieval. Con Pallarés, Picasso escaló las montañas, pasó la mayor parte del verano viviendo en una cueva, durmiendo en lechos de lavanda, bañándose en manantiales de la montaña y vagando a lo largo de los precipicios, a riesgo de caer al turbulento río que corría metros abajo. Experimentó el poder de la naturaleza y conoció los valores eternos de una vida simple con sus días de trabajo y sus días de descanso.
Ciertamente, los meses que pasó en Horta fueron importantes, no tanto en el sentido de la producción artística (sólo unos pocos estudios y cuadernos de dibujo sobrevivieron), sino por el papel crucial que cumplieron en la biografía creativa del joven Picasso y en su proceso de madurez. Este período biográfico, relativamente corto, amerita un capítulo especial por las escenas de soledad bucólica en medio de una naturaleza llena de vida, poderosa y pura, que refleja sentimientos de libertad y realización, que ofrece una visión del hombre natural y de la vida transcurriendo en armonía con los ritmos épicos de las estaciones. Pero, como siempre sucede en España, este capítulo también incluye la combinación brutal de las fuerzas de la tentación, la salvación y la muerte: esos “actores secundarios” en el drama de la existencia humana.
Palau i Fabre, quien describió la primera estadía de Picasso en Horta, destaca: “Parece más que paradójico, por no decir providencial, que Picasso debería haber vuelto a nacer, por así decirlo, en aquella época, cuando abandonó Madrid y dejó de imitar a los grandes maestros del pasado para fortalecer los vínculos con las fuerzas primitivas del país” [14] .
El valor de la experiencia del joven Picasso en Horta de Ebro debería servir para motivar la reflexión de los intelectuales, con respecto al tema de sus fuentes mediterráneas y al arcaísmo ibérico en un momento crucial de su formación en 1906, así como su segundo viaje a Horta diez años más tarde (1909), el cual marcó una nueva etapa en su desarrollo artístico: el cubismo. Después de su primera estadía en Horta de Ebro, un Picasso maduro y renovado volvió a Barcelona, a la que ahora veía desde una nueva perspectiva: como un centro de tendencias progresistas y como una ciudad abierta a las ideas modernas. En efecto, la atmósfera cultural de Barcelona, en la víspera del siglo XX, desbordaba de optimismo. Los reclamos por un renacimiento regional catalán, la agitación de los anarquistas, las últimas maravillas tecnológicas (el automóvil, la electricidad, el tocadiscos, el cine) y la novedosa idea de la producción en serie, sirvieron como escenario de la creciente certidumbre en las mentes jóvenes que el nuevo siglo llegaría con un incomparable florecimiento de las artes. Consecuentemente, no debe sorprender que el modernismo apareciera en Barcelona, influenciado por la Europa contemporánea, y no en otro lugar de la España patriarcal y letárgica. La versión catalana de las tendencias fin-de-siècle cosmopolitas y artísticas combinaba un amplio espectro de influencias ideológicas y estéticas, desde el simbolismo escandinavo hasta el prerrafaelismo, desde Wagner y Nietzsche hasta el impresionismo francés y el estilo de los periódicos populares parisinos.