Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Comunistas, indigenistas e indígenas en la formación de la Federación Ecuatoriana de Indios y el Instituto Indigenista Ecuatoriano (Communists, indigenists e indigenous in the formation of the Federación Ecuatoriana de Indios and the Instituto Indigenista Ecuatoriano)

De
10 pages
Resumen
En la década de los cuarenta, activistas urbanos en el Ecuador jugaron papeles importantes en la formación de dos organizaciones que trataron de buscar soluciones a los problemas persistentes que enfrentaban los indígenas: la Federación Ecuatoriana de Indios (FEI) y el Instituto Indigenista Ecuatoriano (IIE). Sin embargo, había muy poca comunicación o colaboración entre los involucrados en las dos organizaciones. Usualmente, académicos -mayormente extranjeros- han interpretado mal a estas organizaciones, y han asignado a los comunistas que trabajaban con la FEI características más apropiadas a los indigenistas liberales que fundaron el IIE. Al revisar la participación de los activistas que fundaron la FEI se revela que, lejos de la imagen tradicional de dominación blanco-mestiza y exclusión de activistas indígenas (como era el caso del IIE), la Federación fue un espacio compartido donde los activistas urbanos y rurales trabajaron juntos en la lucha para los derechos indígenas. Una exploración a la filosofía e ideología detrás de las dos organizaciones revela debates continuos sobre diferentes visiones de cómo resolver los problemas que enfrentaron a las comunidades indígenas en el Ecuador.
Abstract
In the mid-1940s, urban activists in Ecuador played key roles in the formation of two organizations that sought to address persistent problems facing Indigenous peoples, the Federación Ecuatoriana de Indios (FEI) and the Instituto Indigenista Ecuatoriano (IIE). There was, however, very little overlap, communication, or collaboration between those involved in the two organizations. Academics have commonly misinterpreted these organizations, and assigned to communists and the FEI characteristics more appropriate to liberal indigenistas who founded the IIE. Surveying the participation of activists in the founding of the FEI reveals that far from white domination to the exclusion of Indigenous activists (as was the case with the IIE), the federation was a shared space where urban and rural activists worked together to struggle for Indigenous rights. Exploring the philosophy and ideologies behind the two groups reveals underlying and ongoing debates over different visions for how to address poverty in rural Indigenous communities in Ecuador.
Voir plus Voir moins

Comunistas, indigenistas e indígenas en la
formación de la Federación Ecuatoriana de Indios
y el Instituto Indigenista Ecuatoriano
Communists, indigenists e indigenous in the formation
of the Federación Ecuatoriana de Indios and the
Instituto Indigenista iano
Marc Becker
Associate Professor of History,Truman State University
Email: marc@yachana.org
Fecha de recepción: julio 2006de aceptación y versión final: noviembre 2006
Resumen
En la década de los cuarenta, activistas urbanos en el Ecuador jugaron papeles importantes en la formación
de dos organizaciones que trataron de buscar soluciones a los problemas persistentes que enfrentaban los in-
dígenas: la Federación Ecuatoriana de Indios (FEI) y el Instituto Indigenista Ecuatoriano (IIE). Sin embar-
go, había muy poca comunicación o colaboración entre los involucrados en las dos organizaciones.
Usualmente, académicos -mayormente extranjeros- han interpretado mal a estas organizaciones, y han asig-
nado a los comunistas que trabajaban con la FEI características más apropiadas a los indigenistas liberales que
fundaron el IIE. Al revisar la participación de los activistas que fundaron la FEI se revela que, lejos de la ima-
gen tradicional de dominación blanco-mestiza y exclusión de activistas indígenas (como era el caso del IIE),
la Federación fue un espacio compartido donde los activistas urbanos y rurales trabajaron juntos en la lucha
para los derechos indígenas. Una exploración a la filosofía e ideología detrás de las dos organizaciones revela
debates continuos sobre diferentes visiones de cómo resolver los problemas que enfrentaron a las comunida-
des indígenas en el Ecuador.
Palabras clave: indígenas, indigenistas, izquierdistas, comunistas, FEI, IIE
Abstract
In the mid-1940s, urban activists in Ecuador played key roles in the formation of two organizations that
sought to address persistent problems facing Indigenous peoples, the Federación Ecuatoriana de Indios (FEI)
and the Instituto Indigenista Ecuatoriano (IIE). There was, however, very little overlap, communication, or
collaboration between those involved in the two organizations. Academics have commonly misinterpreted
these organizations, and assigned to communists and the FEI characteristics more appropriate to liberal in -
digenistas who founded the IIE. Surveying the participation of activists in the founding of the FEI reveals that
far from white domination to the exclusion of Indigenous activists (as was the case with the IIE), the feder-
ation was a shared space where urban and rural activists worked together to struggle for Indigenous rights.
Exploring the philosophy and ideologies behind the two groups reveals underlying and ongoing debates over
different visions for how to address poverty in rural Indigenous communities in Ecuador.
Keywords: Indigenous peoples, indigenists, leftists, communists, FEI, IIE
Iconos. Revista de Ciencias Sociales. Num. 27, Quito, enero 2007, pp. 135-144
© Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-Sede Académica de Ecuador.
ISSN: 1390-1249Marc Becker
Suposiciones académicas la Federación Ecuatoriana de Indios (FEI)
1 en 1944. Aunque fue nominalmente laequivocadas
primera organización indígena nacional de
Ecuador, la FEI fue llevada y organizadana suposición común entre acadé-
por no-indios que buscaron aprovecharsemicos que estudian mov i m i e n t o s
de las tensiones entre la promesa del esta-U indígenas en el Ecuador es que la
do de relaciones rurales modernas y la rea-
FEI, como dice Melina Selverston (1994:
lidad de relaciones feudales entre hacien-
138), “no se llevó por los indígenas sino por
das y obreros indígenas”.
el Pa rtido Comunista”. Amalia Pa l l a re s
(2002: 13) también repite que “los intelec- Esta idea de que la FEI fue organizada por
tuales mestizos urbanos y unos activistas indí- no-indios refleja no sólo una falta general de
genas” dirigieron la Federación. Más reciente- conocimiento de la historia y trayectoria de
mente, Deborah J. Yashar (2005: 101), en su las organizaciones indígenas en el Ecuador,
libro Contesting Citizenship in Latin America, sino que también deja ver que algunas supo-
escribe que la siciones que están debajo parecen seguir el ar-
gumento de Marx (1963: 124) sobre que el
“FEI era esencialmente una organización
campesinado francés fue “incapaz de afirmar
de inspiración marxista con enlaces al
su interés de clase en su propio nombre” y,
Partido Comunista... Finalmente, la FEI
por eso, “no pueden representarse, sino quehizo poco para promover una identidad in-
deben ser representados”. Según esta perspec-dígena, discutir los derechos indígenas, y
tiva, es solo en los últimos años, con unamodificar las condiciones de ciudadanía de
nueva generación, que los indígenas fueronlos indios. Al contrario, buscó movilizar a
capaces de proporcionar liderazgos al interiorlos indios como trabajadores rurales semi-
proletarizados, despertar una conciencia de del movimiento indígena. Sin embargo, lo
clase, y crear aliados de la clase obrera que vemos es una larga historia con fuertes
ecuatoriana... Sin sorpresa, el liderazgo de movimientos que ya habían nacido y crecido
esta organización era mayormente no-indí- durante décadas de organización dentro de
gena”. las mismas comunidades indígenas. La FEI
forma una parte importante de esta historia,
En su nuevo libro, From Movements to Parties y es un gran error asignar a la FEI caracterís-
in Latin Am e r i c a, Donna Lee Van Cott ticas indigenistas más apropiadas del IIE, que
(2005: 103) también sostiene algo similar salió del mundo blanco-mestizo.
sobre la FEI:
“El Partido Comunista organizó a los in- El Instituto Indigenista
dios de la región andina como obreros ru-
Ecuatoriano (IIE)
rales en una red de organizaciones. Formó
La composición y orientación ideológica de la
1 Versiones anteriores de este ensayo se presentaron en FEI contrasta con el IIE, ya que éste fue or-
el XXIII Congreso Internacional de la Latin American
ganizado por un grupo prominente de médi-Studies Association (LASA) en San Juan, Puerto Rico,
en marzo de 2006, y en el Tercer Encuentro de LASA cos, economistas, sociólogos y abogados. El
Sobre Estudios Ecuatorianos en Quito en junio de IIE surgió de la iniciativa del Congre s o
2006. Qu i e ro agradecer a Dr. Kenneth Ralph
Indigenista Interamericano que Lázaro
Kincaid, Gabriel Johnson-Ortiz y a un evaluador anó-
Cárdenas lanzó en Patzcuaro, México, ennimo de la revista por sus comentarios y aportes a la
versión final del ensayo. 1940. Frente al ambiente racista de la época,
136
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Comunistas, indigenistas e indígenas en la formación del FEI y el IIE
cuando muchos veían a los indígenas como rales y sociales que lanzó la candidatura pre s i-
mano de obra servil y ni siquiera como seres dencial de José María Velasco Ibarra (De la
humanos, estos indigenistas fueron verdade- To r re 1993: 84, 107). Con esta formación
ros progresistas y tuvieron aportes importan- ideológica, su declaración identificó a los in-
tes como la abolición del concertaje. Su dígenas de la Sierra y a los montubios de la
apoyo a favor de los derechos indígenas fue Costa (que vivían a los márgenes de la socie-
un gran logro. Y no es que sólo comunistas e dad) como uno de los problemas más funda-
indigenistas proporcionaron las únicas me- mentales a los cuales tenía que enfrentar el
diaciones de los conflictos rurales y étnicos. país. Estos subalternos rurales, que según la
También hay que tomar en cuenta las inter- ADE constituyen el 75% de la población del
venciones de los tinterillos y abogados urba- país, no lograban ser ciudadanos porque eran
nos que patrocinaban a los indígenas en sus analfabetos. Sin embargo, el problema más
litigios y gestiones. Sin embargo, lo que nos grande acerca de ellos era que no quisiero n
llama la atención aquí es que las característi- asimilarse a la visión occidental de la nación.
cas que académicos normalmente asignan a Ellos “necesitan vivir como hombres, en casas
los comunistas y a la FEI son más apropiadas y no en chozas; dormir en camas; comer ali-
a los indigenistas y su organización, el IIE. mentos de ve rdad; usar herramientas que pue-
Las ideologías liberales que informaron a den pro p o rcionar el adelanto técnico de nues-
los indigenistas en la fundación del IIE eran t ro siglo; beneficiarse de las ventajas de la me-
parte de las actitudes generales de las elites dicina y de la higiene; vestirse como hombre s
hacia los indígenas. En vez de reconocer el de nuestro tiempo y de nuestra cultura”; ne-
valor de las culturas indígenas y la fuerza de la cesitarían ayuda “para extirpar definitiva m e n-
diversidad, las elites vieron a los indígenas te lo negativo que en lo fisiológico, espiritual,
como algo que amenazaba la unidad nacional social, económico y político han sedimenta-
y detendría el desarrollo económico del país. do, en el transcurso de siglos de opresión, en
Como describe Mercedes Prieto (2004: 185- sus personalidades” (ADE 1944: 53, 55).
86), “el indigenismo pasó a ser el idioma para Este tipo de comentario sobre el “proble-
formular la integración de los indios y para ma del indio”, saturado de racismo y paterna-
resolver las tensiones entre igualdad y exclu- lismo, revela un enigma filosófico muy iróni-
sión de los indios de la vida civilizada como co. Por un lado, la ADE expresaba un deseo
consecuencia de su inferioridad”. Los indige- de escuchar a las voces subalternas y ayudar-
nistas no querían “borrar” a los indígenas, les a realizar sus metas: denunció a los que
sino incorporarlos en un estado mestizo uni- trataban a las masas subalternas como sujetos
tario. Este proyecto de “regeneración” del pasivos, proclamó que los indígenas y los
indio no tomó en cuenta ni se basó en los in- montubios deben ser activos en “organizar
tereses de las comunidades indígenas. sus sociedades cooperativas, ligas agrarias, co-
En abril de 1944, en medio de una fru s- munidades, sindicatos, grupos culturales,
trada campaña electoral antes de la etc.” para pronunciar, “con sus propios la-
Re volución de Ma yo, la Alianza D e m o c r á t i c a bios”, sus reclamos y demandas (ADE 1944:
Ecuatoriana (ADE) difundió una declaración 54). Pero, por otro lado, la ADE ya tenía cla-
s o b re la “incorporación del indio y del mon- ras ideas de cómo resolver este “problema del
tubio a la vida nacional”. La ADE conformó campesino”, lo que incluía la asimilación de
una “fanesca ideológica” que venía desde la iz- los campesinos a la sociedad mestiza domi-
q u i e rda hasta la derecha, con una plataforma nante. Como ha demostrado Kim Clark
ambigua de unidad nacional y reformas mo- (1998: 206), esta asimilación era inclusiva y
137
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Marc Becker
cultural en vez de ser exclusiva y racial. Las re- IIE buscó establecer un Departamento de
formas sociales ofrecieron al indígena “la Asuntos Indígenas para estudiar las vidas y
mano paternal del Estado, que lo haría mo- costumbres indígenas con el objetivo de usar
3derno, racional y educado”. En cambio “para e s t ructuras estatales para re f o r m a r l a s . De
hacerse verdaderos ecuatorianos los indios igual forma, en su “Manifiesto Indigenista”
tendrían que adecuarse a las normas cultura- de 1946, el IIE (1946: V) propuso:
les, sociales, políticas y económicas de los
“Esta reforma crea al mismo tiempo unamestizos”. Todo esto, sin pensar o preguntar
Junta de Cuestiones Indígenas, integradaque querían los indígenas.
por el Ministro de Previsión Social, elAunque el Partido Comunista era parte de
Profesor del Código del Trabajo de lala ADE junto con los conservadores, socialis-
Universidad Central, un representante de-tas, liberales e independientes, parece que los
signado por el Instituto de Pre v i s i ó n
militantes afiliados al movimiento indígena
Social, y un representante del Instituto
no lograron jugar un papel influyente en for-
Indigenista Ecuatoriano”.
mar la ideología de tales pronunciamientos.
Como vivían “en el momento crucial de No había ni voz ni lugar para los indígenas,
nuestra historia”, los comunistas (como los peor para mujeres indígenas, en el IIE.
demás de la ADE) buscaban la unidad nacio- Tampoco se tomaron en cuenta sus inquietu-
nal y la libertad política en vez de realizar una des en las reformas que se pro p u s i e ron. Las
sociedad pluri-cultural (PCE 1984 [1943]: imputaciones que académicos normalmente
136, 138). Esto abrió espacios para las actitu- hacen en contra de la FEI es que no fue diri-
des paternalistas de la ADE hacia los subal- gida por indígenas sino por blancos-mestizo s
ternos, las cuales son evidentes en la con intereses lejanos a los derechos indígenas
Constitución de 1945. En lugar de reconocer o a las identidades étnicas. Estas imputaciones
la fuerza y el valor de las sociedades pluri-cul- están extraviadas, en su lugar, estas críticas de-
turales, los diputados (todos hombres blan- berían estar dirigidas al IIE. Y es que fue el
cos) favorecieron la imposición de una cultu- IIE, y no la FEI, el que formaba parte de la
ra occidental unificada y hegemónica. De este ventriloquia política de raíz liberal del siglo
modo, se desviarían del lema de la Revolu- XIX a la que critica Andrés Gu e r re ro (1994).
ción de Mayo: “Por la restauración democrá-
tica y la unidad nacional”.
El IIE reflejó estas mismas actitudes libe- La Federación Ecuatoriana
rales paternalistas de asimilación en sus pro- de Indios (FEI)
pias políticas y acciones. Mientras que en la
FEI ya se incluía a algunas mujeres indígenas La FEI, por otro lado, surgió de una perspec-
en posiciones de liderazgo, el IIE se compuso tiva subalterna y no-gubernamental, y lanzó
exclusivamente de hombres blancos-mestizos una agenda mucho más radical. Si e m p re
de clase media y alta, con el sociólogo Pío mantuvo su base social en las luchas de los
Jaramillo Alvarado como el director del huasipungueros por la tierra, más que todo en
Instituto y Leopoldo N. Chávez, el Ministro las haciendas estatales de la Junta Central de
2de Previsión Social, como el subdirector . El Asistencia Pública (luego Social) en zonas
2 Estatutos del Instituto Indigenista Nacional”, Boletín 3 Nuevo Departamento de Asuntos Indígenas”, Boletín
Indigenista (México) 3:4 (diciembre 1943): 242-57; In d i g e n i s t a (México) 3:2 (junio 1943): 87-91;
“Inauguración del Instituto Indigenista Nacional”, El “Creación del Instituto Indigenista Nacional”, Boletín
Comercio (Quito), 28 octubre 1943. Indigenista (México) 3:3 (septiembre 1943): 159.
138
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Comunistas, indigenistas e indígenas en la formación del FEI y el IIE
como Chimborazo, Cotopaxi y Cayambe en ción para adultos y escuelas para los niños in-
la sierra central y norte. Al contrario del IIE, dígenas, adhesión al Código de Trabajo, y ser-
5la FEI nació como un proyecto de colabora- vicio médico gratuito en las haciendas .
ción que cultivó la participación activa de mi- Los líderes en la formación de la FEI sa-
litantes indígenas. Una interpretación erró- lieron mayormente del Partido Comunista, y
nea de la historia de la FEI crece parcialmen- es por eso que de ahí surgieron algunos lide-
te de la suposición de que el Pa rt i d o razgos en la organización. Desde sus primeros
Comunista, como otros partidos políticos de momentos, en los años 1920, los sindicatos
esa época, era singularmente un fenómeno de indígenas que formaron la base de la FEI fue-
las elites urbanas. Los indígenas, sin embargo, ron vinculados con el Partido comunista
tenían una presencia pequeña pero significan- ( Prieto 1978: 42). Según César En d a r a
te en el partido. Ellos lograron abrir los ojos (1987: 56), uno de los fundadores del parti-
de los izquierdistas urbanos a los importantes do, “en ningún momento el Partido dejó de
aspectos étnicos de las luchas indígenas considerar que una de sus tareas fundamenta-
(Becker 1999). les era la organización del movimiento indí-
Delegados que asistieron al Pr i m e r gena en las diferentes regiones del país. Pro-
Congreso Ecuatoriano de Indígenas en agos- ducto de este ingente esfuerzo fue la constitu-
to de 1944 en la Casa del Obrero en Quito, ción de la Federación Ecuatoriana de Indios
examinaron los problemas que enfrentaban (FEI) en 1944”. Sin embargo, el Partido Co-
los indígenas, y formaron planes para resol- munista no formó el movimiento indígena,
verlos. Líderes indígenas destacados como sino que los dos nacieron de la misma lucha.
Jesús Gualavisí (que en 1926 fue uno de los Los estatutos de la Federación revelan cla-
que fundó el Partido Socialista), Dolores ramente que las raíces del movimiento indí-
Cacuango (miembro del comité central del gena provienen de comunidades rurales, y no
Partido Comunista), Agustín Vega (líder de del planeamiento de intelectuales urbanos:
cooperativa Tigua) y Ambrosio Lasso (jefe del
“La F.E.I. se compone de los sindicatos,sindicato en Galte) presentaron informes de
comunas, cooperativas, instituciones cul-trabajo de sus organizaciones locales en
turales y defensivas indígenas, así como tri-4Cayambe, Tigua y Chimborazo . Decir que la
bus... En la Capital de la República fun-
FEI fue un proyecto no-indígena significa
cionará el Consejo Central de la F.E.I.,
dejar de lado mucha de la obra central de esos
compuesto del Comité Ejecutivo más uno
importantes líderes indígenas. Ese Congreso o más dirigentes indígenas residentes en
aprobó una lista de treinta y tres demandas provincias, según la magnitud del movi-
que abarcaron un amplio abanico de proble- miento” (FEI 1945: 3-4).
mas, empezando con una insistencia por la li-
bertad completa de organización en las co- Además, como indica Prieto (1980: 119), la
munidades indígenas. También exigió el tra- FEI se basó en el “hecho de que el campesino
tamiento humano en las haciendas, la aboli- serrano posee un carácter étnico diverso”.
ción del trabajo forzado, la creación de un Esta realidad influyó sobre la formación y las
Ministerio de Asuntos Indígenas, la educa- acciones de la nueva federación.
4 Esta noche se inaugura el congreso indígena ecuato-
riano”, El Día (6 agosto 1944): 8; “Anoche se inau- 5 Ponencias aprobadas por el Congreso Indígena reu-
guró el primer congreso indígena ecuatoriano”, El nido en esta Capital, del 6 al 9 de Agosto retropróxi-
Comercio (7 agosto 1944): 4; “Delegados al congreso mo”, Ñucanchic Allpa Época II:16 (5 noviembre
indígena están en Quito”, El Día (7 agosto 1944): 7. 1944): 5.
139
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Marc Becker
El espacio del liderazgo compartido entre los intereses indígenas. Cuando G u e r re ro
líderes indígenas y comunistas se manifestó (1993: 92) despacha a la FEI como “un ‘o r g a-
en la sesión de clausura del Congreso en el nismo de masas’… controlado por el Pa rt i d o
Teatro Sucre en el centro de Quito. La clau- C o m u n i s t a”, no toma en cuenta que los mis-
sura ofreció tantas oportunidades para indí- mos indígenas tenían una voz activa en la for-
genas como para no-indígenas. M a t í a s mación ideológica del part i d o. Si la FEI fue
Llanqui habló sobre la situación de indígenas solo una “organización política compuesta por
en el Ecuador y Ricardo Paredes resumió los m e d i a d o res externos”, hay que dar una expli-
esfuerzos del Congreso. Líderes comunistas cación para la presencia activa de “d i r i g e n t e s ,
blanco-urbanos como Paredes ya habían lle- p reciso, por intelectuales emergidos del seno
vado años trabajando muy de cerca con sin- de los grupos étnicos, gente que habla en len-
dicatos indígenas en sus comunidades, y en gua y en intereses pro p i o s”, factores que,
ningún sentido fueron lejanos a las luchas in- según Gu e r re ro, surgieron solo con el leva n t a-
dígenas. Fue una de las principales dirigentes miento indígena de 1990. Su interpre t a c i ó n
indígenas, Dolores Cacuango, quien dio la de la FEI como un “aparato indigenista no es-
bienvenida a Velasco Ibarra quien, como pre- tatal; preciso, un organismo de mediación, de
sidente honorario del congreso, cerró la reu- e x p resión y traducción (una ventriloquia polí-
nión. Además, el Teatro del Niño de la Unión tica) de sujetos sociales” (1993: 102) tiene
Sindical de Pichincha presentó una “Hora más que ver con el IIE que con los líderes in-
Social” en homenaje a los delegados del con- dígenas que fundaron la FEI en 1944.
greso. Los activistas concluyeron que el con- Delegados al congreso indígena eligieron a
greso fue un evento de importancia histórica Gualavisí como presidente del congreso, a
trascendente, un adelanto significante en las Rubén Ro d r í g u ez como vicepresidente, a
6luchas por los derechos indígenas . Cacuango como tesorera, y a Carlos Br a vo
Los indígenas y los no-indígenas jugaro n Malo como secre t a r i o. Gualavisí y Cacuango
papeles fundamentales en la formación de la eran indígenas, mientras los otros dos eran
Federación. Esto no quiere decir que los mili- blancos bien conocidos por su trabajo en co-
tantes comunistas e indígenas tuvieran papeles munidades indígenas, lo que indica un espa-
iguales, ni que no existieron los inevitables cio compartido en términos de etnicidad y gé-
conflictos presentes en cualquier interc a m b i o n e ro. Algo similar ocurrió en la junta dire c t i-
humano, sino que, desde las desigualdades, va del congreso: los delegados seleccionaron a
ambos grupos tomaron ventaja de las fuerz a s Gualavisí como el primer presidente de la
del otro para construir un fuerte mo v i m i e n t o n u e va federación y a Cacuango como su se-
social. Los líderes indígenas aprove c h a ron de c retaria general. Durante gran parte de la pró-
sus conexiones orgánicas con comunidades xima década, Cacuango dominó la Fe d e r a -
rurales mientras que los comunistas urbanos ción. Ella no estaba sola como mujer en tal
t r a j e ron su habilidad con los mecanismos de posición de dirigente. Prieto (1978: 59) nota
poder para hacer cambios políticos a favor de que “se integran mujeres al liderazgo de los
sindicatos, muchas veces, las principales cabe-
c i l l a s”. Raquel Rodas (2006: 92) habla de
6 Hora social en homenaje a delegados indígenas”, El
Cacuango junto con Tránsito Amaguaña yDía (8 agosto 1944): 3; “Congreso indígena”, El Día
(9 agosto 1944): 2; “Sesion de clausura del congreso Angelita Andrango como “un trío de mujere s
de indígenas se llavará a cabo hoy”, El Comercio (9 c o m b a t i vas, inteligentes y tenaces” quienes
agosto 1944): 12; “El primer congreso indígena del
p re s t a ron liderazgo en ese tiempo. Mu r i e lEcuador”, Ñucanchic Allpa Época II:16 (5 noviem-
Crespi (1976: 151) relata otros ejemplos enbre 1944): 2.
140
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Comunistas, indigenistas e indígenas en la formación del FEI y el IIE
donde, a un nivel local, mujeres indígenas fue- La fuerte presencia de referencias y de-
ron líderes sindicales en organizaciones que se mandas étnicas rompe con aquellos modelos
conformaban principalmente por hombre s . académicos cuidadosamente construidos que
Los delegados al congreso de la FEI escri- apuntan a una evolución de organizaciones
bieron estatutos para la nueva federación que basadas en la lucha de clases en los años ante-
definieron un programa popular de reforma riores a los sesenta, a las federaciones étnicas
social. La Federación buscó: en los años setenta, hasta finalmente culmi-
nar con las nacionalidades étnicas en los años
a. Llevar a cabo la emancipación económica ochenta y noventa. También desafía suposi-
de los indios ecuatorianos; ciones sobre que la FEI “no tenía demandas
b. Elevar su nivel cultural y moral, conser- étnicas” (Perreault 2001: 404, De la Pena
vando lo bueno de sus costumbres e insti- 1998: 45). Ideologías de clase, etnicidad y na-
tuciones; cionalidad estaban todas presentes en varias
c. Contribuir a la realización de la Unidad formas y en varios niveles en la fundación de
Nacional; y la FEI, con activistas dando énfasis a distintos
d . Establecer vínculos de solidaridad con aspectos para encontrarse con las necesidades
todos los indios americanos (FEI 1945: 3). y demandas actuales.
Organizaciones indígenas parecidas a las
Estas metas re velan las avanzadas ideologías de Ecuador surgieron alrededor de este
de los fundadores en términos de pro b l e m a s mismo tiempo en otros países latinoamerica-
étnicos y económicos, y tocan algunos temas nos. Como con la FEI, el Congreso In d í g e n a
que sólo recibirían más atención unos cua- Nacional en La Paz, Bolivia, de 1945 se
renta años después. La primera meta indica a p rovechó de recientes aperturas políticas
que la FEI pondría sobre el tapete los pro- para crear una oportunidad para que más de
blemas económicos en el contexto de una mil indígenas pudieran juntarse por primera
lucha de clases, pero siempre con un enfoque vez para compartir sus preocupaciones co-
é t n i c o. Aunque en el tercer punto el pro g r a- munes. El congreso era una experiencia que
ma se apropió del discurso de la “unidad na- ayudó a levantar la conciencia política y
c i o n a l ” de la ADE, no defendió el re e m p l a zo c rear una identidad indígena unida. A la vez ,
de una identidad étnica indígena por una sembró cierto temor en los residentes blan-
identidad nacional mestiza homogeneizada, cos de La Paz, e incrementó la oposición
como los indigenistas pro p u s i e ron. Más e n t re los hacendados y otras elites locales en
bien, insistió en la importancia de la pre s e r- el campo. Muchos participantes re g re s a r on a
vación de la cultura indígena. En contraste sus comunidades con más fuerza para conti-
con las ideologías asimilativas de los indige- nuar la lucha. El resultado fue parecido a lo
nistas liberales (según las cuales era necesario que pasó en Ecuador: un periodo de activis-
suprimir las identidades indígenas para le- mo agrario re n ovado que presentó un serio
vantar su nivel económico), la FEI creyó que desafió al sistema de hacienda (Dandler y
la etnicidad no excluía ni entraba en contra- Torrico 1987, G o t k owitz 2005). En 1953,
dicción con el desarrollo económico. los Mapuches formaron una Asociación
Aunque la FEI planteaba una lucha de clases, Nacional de Indios Chilenos con una orien-
no ignoró la presencia de racismo y la im- tación explícitamente izquierdista y con
p o rtancia de componentes étnicos en una alianzas fuertes con el partido comunista
lucha campesino-indígena. c h i l e n o. Tal como sucedió con la FEI, la
Asociación buscó unificar a todos los mapu-
141
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Marc Becker
ches en una lucha para su emancipación, in- cuando ellos estaban construyendo sus pro-
cluso para terminar con la discriminación ra- pias organizaciones y podrían representarse:
cial, conservar su cultura tradicional, re c u p e-
“¿Con qué criterio democrático se está se-rar el acceso a la tierra, y elevar el nivel eco-
leccionando el personal que debe consti-nómico, político, social y cultural de los in-
tuir la Representación Ecuatoriana? ¿Se hadígenas chilenos (Foerster y M o n t e c i n o
pensado siquiera en que los dos millonesA g u i r re 1988). Estas reuniones han demos-
de indios -aplastante mayoría de la pobla-trado ser claves a la hora de fomentar las lu-
ción ecuatoriana- son los únicos que tie-chas indígenas. Estas organizaciones de otro s
nen pleno derecho a designar sus genuinos
países, sin embargo, no han recibido una crí-
y auténticos representantes, por lo mismo
tica tan marcada como a la que la FEI ha es- que se trata de la defensa de sus propios y
tado sujeta en E c u a d o r. vitales intereses?”.
Indigenistas vs. comunistas El periódico procedió a anotar que:
Aunque el IIE y la FEI surgieron al mismo “En el Ecuador existen, desde años atrás,
tiempo y enfrentaron problemas parecidos, numerosas organizaciones jurídicas de in-
ocuparon dos espacios completamente sepa- dígenas, que tienen suficiente conocimien-
rados. No se refirieron la una a la otra en sus to de causa y, por lo mismo, son ellas las
llamadas a hacer oír su milenaria voz enpublicaciones, y casi nadie estaba involucrado
estos momentos históricos de gran trascen-en ambas organizaciones. Esta división con-
dencia para su vida económica, política,tradice la aserción de Roberto Santana (1995:
cultural y social”.146) sobre que el activismo izquierdista en
términos de cuestiones indígenas surgió
¿Por qué el periódico cuestionó sobre si per-desde ideologías indigenistas, y es notable-
sonas alejadas a los movimientos indígenasmente diferente a lo que ocurrió en Perú,
debían representar a los indígenas en unadonde “el indigenismo compitió con una re-
conferencia internacional, cuando ellos mis-tórica izquierdista insurgente de clase” (De la
mos podrían representarse? El periódico indí-Cadena 2000: 132). El activismo con lideraz-
gena desafiaba la presuposición de la elite dego indígena de la FEI era demasiado radical
que se quería crear tácticas para acceder a lapara los impulsos paternalistas de los indige-
representación de los indígenas, que intenta-nistas que fundaron el IIE. Brooke Larson
ban “hacernos candidatizar por las autenticas(2004: 173) nota una ironía parecida en Perú,
organizaciones indígenas”. Los editores dedonde los indigenistas moderados presenta-
Ñucanchic Allpa notaron que “no somos indi-ron una “vista del indio desgraciado y desva-
genistas de última hora; nuestra labor perio-lido”, mientras al mismo tiempo protestas ru-
dística en pro del indio data de hace años,rales sacudieron el campo peruano. Las accio-
pero no con fines comerciales”. Y proclama-nes indígenas no correspondieron a las cons-
ron: “¡sepa el indio que la redención de lostrucciones académicas.
trabajadores, es obra de los trabajadores mis-Cuando el presidente mexicano Lázaro
7mos!” A diferencia del IIE, Ñucanchic Allpa yCárdenas organizó el Congreso de Patzcuaro
en 1940, el periódico indígena comunista
7 La elección de representantes al Congreso Indigenista
Ñucanchic Allpa preguntó por qué el gobier- de Méjico y las calumnias de ‘El Comercio’” Ñucan -
no ecuatoriano no envió delegados indígenas, chic Allpa, Época II, No. 15 (28 mayo 1940), 3.
142
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Comunistas, indigenistas e indígenas en la formación del FEI y el IIE
la FEI eran proyectos colaboradores que cul- Mestizaje: The Statistical Construction of the
Ecuadorian Nation, 1930-1950”, en Journaltivaron la participación activa de militantes
of Historical Sociology 11, No. 2, Blackwellindígenas para que los de afuera escuchen las
Publishing, p. 185-211.voces indígenas.
Crespi, Muriel, 1976, “Mujeres campesinas comoAl final, las estrategias organizativas indi-
líderes sindicales: la falta de propiedad comogenistas, que inevitablemente socavaron a las
calificación para puestos políticos”, en Revista
organizaciones populares incipientes, perma-
Estudios Andinos 5, No. 1, IFEA, p. 151-171.
necieron débiles en el Ecuador. Eso permitió Dandler, Jorge y Juan Torrico A., 1987, “From
más espacio político para que los líderes indí- the National Indigenous Congress to the
genas se organizaran. Igualmente, ellos gana- Ayopaya rebellion: Bolivia, 1945-1947”, en
ron experiencia crítica de cómo agitar y pro- Steve J. Stern, editor, Resistance, Rebellion, and
mover ciertos cambios sociales, políticos y Consciousness in the Andean World, 18th to
económicos reales y significativos. En lugar 20th Centuries, University of Wisconsin Press,
Madison y Wisconsin.de estar basado en movimientos folklóricos
Endara, César, 1987, “La fundación del partido:que glorificaron el pasado indio o en la retó-
una experiencia testimonial”, en Domingorica indigenista que reificó al indio como el
Paredes, editor, Los comunistas en la historia“otro”, los movimientos comunistas indíge-
nacional, Editorial Claridad, Guayaquil.nas dieron énfasis a un análisis estructural es-
Federación Ecuatoriana de Indios (FEI), 1945,pecífico y concreto de la sociedad. En el con-
Estatutos de la Fe d e ración Ecuatoriana de
texto de un débil movimiento indigenista li-
Indios, Editorial Claridad, Guayaquil.
beral, surgió un moindígena iz- Foerster, Rolf y Sonia Montecino Aguirre, 1998,
quierdista fuerte en el Ecuador. Organizaciones, lideres y contiendas mapuches,
1900-1970, Ediciones CEM, Santiago, Chile.
Gotkowitz, Laura, 2005, “‘Under the dominion
Bibliografía of the indian’: Rural Mobilization, the Law,
and Revolutionary Nationalism in Bolivia in
Alianza Democrática Ecuatoriana (ADE), 1944, the 1940s”, en Nils Jacobsen y Cristóbal
Los postulados de la Revolución de Mayo: pro - Aljovín de Losada, editores, Political Cultures
grama de Alianza Democrática Ecuatoriana, in the Andes, 1750-1950, Duke University
Talleres Gráficos Nacionales, Quito. Press, Durham.
Becker, Marc, 1999, “Una revolución comunista Guerrero, Andrés, 1994, “Una imagen ventrílo-
indígena: movimientos de protesta rurales en cua: el discurso liberal de la ‘desgraciada raza
Cayambe, Ec u a d o r”, en M e m o r i a No. 7, indígena’ a fines del siglo XIX”, en Blanca
Marka, Quito, p. 51-76. Muratorio, editora, Imágenes e imagineros: re -
De la Cadena, Marisol, 2000, Indigenous Mestizos: presentaciones de los indígenas ecuatorianos, si -
The Politics of Race and Culture in Cuzco, glos XIX y XX, Facultad Latinoamericana de
1919-1991, Duke University Press, Durham. Ciencias Sociales-Sede Ecuador, Quito.
De la Peña, Guillermo, 1998, “Etnicidad, ciuda- —————, 1993, “La desintegración de la ad-
danía y cambio agrario: apuntes comparativos ministración étnica en el Ecuador”, en José
s o b re tres países latinoamericanos”, en Almeida, et al., Sismo étnico en el Ecuador: va -
Claudia Dary, compiladora, La construcción de rias perspectivas, CEDIME-Ediciones Abya-
la nación y la representación ciudadana, en Yala, Quito.
México, Guatemala, Perú, Ecuador y Bolivia, Instituto Indigenista Ecuatoriano (IIE), 1946,
FLACSO, Guatemala. Cuestiones indígenas del Ecuador, Casa de la
De la Torre, Carlos, 1993, La seducción velasquis - Cultura Ecuatoriana, Quito.
ta, Ediciones Libri Mundi, Quito. Larson, Brooke, 2004, Trials of Nation Making:
C l a rk, Kim A., 1998, “Race, ‘Cu l t u re,’ and Liberalism, Race, and Ethnicity in the Andes,
143
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144Marc Becker
1 8 1 0 - 1 9 1 0, Cambridge Un i versity Pre s s , a g ro serra n o, Facultad Latinoamericana de
Cambridge. Ciencias Sociales (FLACSO) - Centro de
Marx, Karl, 1963, The Eighteenth Brumaire of Planificación y Estudios Sociales (CEPLAES),
Louis Bonapart e, International Pu b l i s h e r s , Quito.
New York. —————, 1978, “Condicionamientos de la
Pallares, Amalia, 2002, From Peasant Struggles to movilización campesina: el caso de las hacien-
Indian Resistance: The Ecuadorian Andes in the das Olmedo-Ecuador (1926-1948)”, Tesis de
Late Twentieth Ce n t u ry, Un i versity of Antropología, PUCE, Quito.
Oklahoma Press, Norman. Rodas Morales, Raquel, 2006, Dolores Cacuango:
Partido Comunista del Ecuador (PCE), 1984 Gran líder del pueblo indio, Banco Central del
(1943), “Es indispensable la unidad de todos Ecuador, Quito.
los ecuatorianos sobre la base de un programa Santana, Roberto, 1995, ¿Ciudadanos en la etnici -
democrático,” en Osvaldo Albornoz, et al., 28 dad? Los indios en la política o la política de los
de mayo y fundación de la C.T.E., Corporación indios, Ediciones Abya- Yala, Quito.
Editora Nacional, Quito. Selverston, Melina H., 1994, “The Politics of
Pe r reault, Thomas J., 2001, “De ve l o p m e n t Culture: Indigenous Peoples and the State in
Identities: Indigenous Mobilization, Ru r a l Ecuador”, en Donna Lee Van Cott, editora,
L i velihoods and Re s o u rce Access in Indigenous Peoples and Democracy in Latin
Ecuadorian Amazonia”, en Ecumene Vol. 8, America, St. Martin’s Press, New York.
No. 4, pp. 381-413. Van Cott, Donna Lee, 2005, From Movements to
Prieto, Mercedes, 2004, Liberalismo y temor: ima - Parties in Latin America: The Evolution of
ginando los sujetos indígenas en el Ecuador post - Ethnic Politics, Cambridge University Press,
colonial, 1895-1950, Facultad Latinoame-ri- Cambridge.
cana de Ciencias Sociales (FLACSO), Quito. Yashar, Deborah J., 2005, Contesting Citizenship
—————, 1980, “Haciendas estatales: un caso in Latin America: The rise of indigenous move -
de ofensiva campesina: 1926-1948”, en ments and the postliberal challenge, Cambridge
Miguel Murmis, et al., Ecuador: cambios en el University Press, Cambridge.
144
ÍCONOS 27, 2007, pp. 135-144

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin