Cet ouvrage et des milliers d'autres font partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour les lire en ligne
En savoir plus

Partagez cette publication

mArtín rogero, nieves
“Entre risas y brumas: un recorrido Entre risas y brumas: un recorrido
hipertextual por el mundo artúrico”,
en Revista OCNOS nº 8, 2012, p. 21-33. hipertextual por el mundo artúrico
ISSN: 1885-446X.
ISSN: 2254-9099 Electrónico
Nieves Martín Rogero"Amidst laughs and mists: a hypertextual tour
through the Arturian world". Universidad Autónoma de Madrid
PAlAbrAs ClAve: resumen: AbstrACt:
Literatura juvenil, Intertextualidad, El acercamiento a la tradición resulta fundamen- The approach to tradition becomes essential
Materia artúrica, Educación literaria. tal para el desarrollo de la competencia literaria for the development of literary competence of the
de los más jóvenes. En este trabajo se incide en la young. In this work the focus is the survival of the
pervivencia de la materia artúrica en la literatura Arthurian material in children`s literature across
infantil y juvenil de acuerdo a un enfoque inte-r an intertextual approach. Specifcally, two juvenile
textual. En concreto se profundiza en dos novelas novels written in Spanish are examined into greater
juveniles escritas en castellano, La aventura de sir depth, The Adventure of Sir Karel of Northumbria,
Karel de Nortumbria, de Manuel Alfonseca, y El rey by Manuel Alfonseca, and King Arthur Rides Again,
KeyworDs:
Arturo cabalga de nuevo, más o menos, de Miguel More or Less, by Miguel Ángel Moleón, in order to
Children´s literature, Intertextuality,
Ángel Moleón, con objeto de confrontar las refe- compare references to previous texts and clarify
Arthurian Matter, Literary education
rencias a textos precedentes y esclarecer la nueva the new role they play in the present narrative.
función que adquieren en la narrativa actual.
Transcurrida la primera década de un opciones llegan a multiplicarse
dependiendo de la fnalidad asignada a cada siglo en el que se preconiza un nuevo tipo
de lector, apegado a la pantalla y vinculado lectura. Cuando es la institución escolar
a la palabra a través de un acceso hiper- la que prescribe, la elección en la etapa
textual y multimedia, cabe preguntarse secundaria suele recaer en obras
reprepor el papel de la tradición en la educa- sentativas de los distintos períodos de la
ción literaria de niños y adolescentes. historia literaria –refrendadas por los
Por parte de las instituciones educa- libros de texto–, mientras que los libros
tivas, la ampliación de un tiempo para más acordes con el gusto adolescente
la lectura en los currículos actuales de se incluyen en los primeros cursos con
educación primaria y secundaria intenta ánimo de incentivar los hábitos lectores,
al igual que ocurre en la primaria. Los responder a la necesidad de afanza -
miento de sus aspectos comprensivos, a enfoques actuales en educación literaria
la vez supone un espacio para la recrea- (Colomer, 2005; Cerrillo, 2010) abogan
ción y la formación de la competencia y el por un sano eclecticismo al reivindicar
gusto literarios. A la hora de establecer el peso de la tradición y los clásicos al
itinerarios lectores, surge entonces la mismo tiempo que el respeto por los
cuestión del canon (Pozuelo, 1996; Sullá, intereses de los lectores en formación,
1998; Pozuelo y Aradra, 2000; Hermida patentes en las lecturas infantiles y * Fecha de recepción: 15/01/2012
Fecha de aceptación: 19/04/2012 y Cañón, 2002; Cano y Pérez, 2003), y las juveniles que les son dirigidas ex profeso. El acercamiento a nuestro patrimonio de cada período histórico, desde las
cultural queda así asegurado, y lo que narraciones en verso de Chrétien de nº 8. 2012
también resulta signifcativo es que en Troyes difundidas en manuscritos en
ocasiones la tradición literaria universal el siglo XII a la reelaboración impresa
queda incorporada a los libros publica- en prosa de sir Thomas Malory a fnales 22dos en colecciones para jóvenes a partir del siglo XV, pasando por el salto a las
de los recorridos intertextuales que éstos pantallas digitales y las consolas en la
2ofrecen. La literatura oral y el cuento actualidad .
popular constituyen los cimientos de Las leyendas artúricas han dado lugar
buena parte de la literatura infantil, en a un amplio corpus con
representacuanto se refere a la recuperación del ciones en diferentes artes y distintas
1 Los hallazgos de la teoría literaria a
3folclore y a las reescrituras que provoca lenguas . En lo que respecta a los libros lo largo del siglo XX han insistido en
(Lluch, 2007; Cerrillo y Sánchez, 2010; publicados en colecciones infantiles esa capacidad que permite establecer
vínculos entre los textos, desde el Roig, Soto y Neira 2010); pero además y juveniles españolas, se trata de una
formalismo ruso (Mukarorsky, Bajtin, encuentran cabida otras muestras lite- temática muy traducida y adaptada para
Lotman) hasta el estructuralismo
rarias que forman parte del imaginario diferentes edades, en una gama que
(Kristeva, Genette, Barthes) y el
poscolectivo y se han transmitido a través de contempla desde novelas accesibles a los testructuralismo (Derrida); con el hito
la historia de la cultura escrita, como es jóvenes hasta libros troquelados para de las teorías de la recepción (Jauss,
Iser) y autores como Eco que inciden el caso las fcciones medievales, claves los más pequeños. Entre las primeras,
en la interactividad del lector en el para el desarrollo de la novela moderna al alcance de los lectores españoles se
proceso de construcción del
signifca(Martín Rogero, 2008). encuentran clásicos en versión íntegra, do textual.
En la época previa a la invención de como la reelaboración de la leyenda
2la imprenta la conciencia de autoría realizada por Howard Pyle El rey Arturo El mundo artúrico ha servido
4 también de inspiración al cine, donde todavía no estaba plenamente desa- y sus caballeros (Anaya, 1996) y la
contrastan versiones como la fastuosa rrollada, y los copistas recogían y sátira humorística de Mark Twain Un
Excalibur (1981), dirigida por John
5refundían textos, que a veces glosa- yanqui en la corte del rey Arturo (Anaya, Boorman, y la paródica Los caballeros
ban, sin que hubiera una voluntad de 2008). Y dentro de las traducciones de de la mesa cuadrada y sus locos
seguidores (Monty Python and the Holy originalidad. Las fcciones se iban obras destinadas al público infantil se
Grail, 1974), dirigida por Terry Gilian y construyendo a partir de distintas podrían citar como ejemplos variados
Terry Jones. En cuanto al entorno del
fuentes, de carácter oral y escrito, como de reescrituras El rey Arturo y sus
cabalos videojuegos se puede mencionar
6un entramado dispuesto en mate- lleros (Siruela, 1996), en la que Roger la versión doblada al castellano El
rias –la de Tierra Santa, la de Roma, Lancelyn Green intenta dar coherencia rey Arturo (2010), lanzado por FX
Interactive.la de Francia y la de Bretaña (Querol, a las historias un tanto dispersas de
2000: 550)– en el que los autores que Malory; la trilogía compuesta por Kevin
3 Cf. Alan Lupac (2005), The Oxford
ya empezaban a singularizarse podían Crossley-Holland de la que forma parte Guide to Arturian Literature and
7contribuir con variantes sobre la eje- La piedra de la leyenda (Ediciones Legend, y Norris J. Lacy (ed.) (1991), The
New Arthurian Encyclopedia; resulta cución, por decirlo de alguna forma, B, 2001), donde se produce un cruce
interesante asimismo la referencia de una misma partitura. La conciencia entre un mundo real y otro legendario;
The Arthuriana / Camelot Project
de autoría múltiple, que caracteriza el y La fabulosa historia de Merlín y el rey
Bibliographies
(http://www.lib.roches8hipertexto de la era digital, está pre- Arturo (Oniro, 2010), escrita por Gilles ter.edu/camelot/acpbibs/bibhome.stm).
sente en la literatura desde sus inicios y Massardier e ilustrada por Benjamin En España destaca la recopilación de
Juan Miguel Zarandona (2003) sobre la red de nodos que vincula unas obras Bachelier, peculiar por reunir catorce
las obras escritas en las cuatro lenguas con otras resulta consustancial a las historias de tema artúrico y adoptar un
del estado en relación con la materia
1disciplinas de la flología y la crítica formato próximo al cómic. durante los siglos XIX, XX y comienzos
(Vega, 2003), así como a la educación En el caso de la narrativa escrita en cas- del XXI. En ésta cabe mencionar la
relevancia de los autores gallegos en el literaria (Mendoza, 2001, 2010). En este tellano se cuenta asimismo con muestras
tratamiento de un imaginario que les sentido, resulta ilustrativa la pervi- que forman parte de series, como Los
es afín, entre ellos Álvaro Cunqueiro,
vencia de la materia de Bretaña, objeto caballeros de la tabla redonda (SM, 2001),
Xosé Luís Méndez Ferrín, Joan Perucho,
del presente estudio, y su adaptación al donde se incluyen los títulos profusa- Darío Xohán Cabana y Carlos González
contexto y las formas culturales propias mente ilustrados de Arturo, el dueño de Reigosa.la espada, El mago Merlín, El misterio del Manuel Alfonseca selecciona unos
Santo Grial…, de la autora argentina cuantos capítulos de la obra de Thomas nº 8. 2012
10Graciela Montes y el ilustrador Mikel Malory la Morte d´Artur y sobre ellos
Valverde. Y por otro lado, Vero en la corte realiza una transformación. Lo más
sigdel rey Arturo (Edelvives, 2004), donde nifcativo de ésta es la elección de un 23 el personaje creado por Carlos Puerto muchacho proveniente de un tiempo
protagonista de la serie Verónik@_click futuro –la época actual– como hilo
conse introduce esta vez en un juego virtual ductor de la trama. Carlos, en su calidad
que la lleva a Camelot. En este artículo de participante y narrador de aventuras,
se ha elegido profundizar en dos novelas consigue dar coherencia al ramillete de
escritas originariamente en castellano, episodios que en la obra de Malory eran
La aventura de sir Karel de Nortumbria protagonizados por diferentes
caballe(Espasa-Calpe, 1990), de Manuel Alfon- ros y dejados en suspenso para luego ser
seca, y El rey Arturo cabalga de nuevo, más o retomados en capítulos posteriores. El
menos (SM, 1998. Premio Barco de Vapor joven tiene la oportunidad de participar
1997), de Miguel Ángel Moleón Viana, en aventuras como la del escudo,
relicon objeto de mostrar esos recorridos quia proveniente de José de Arimatea
intertextuales que, desde las colecciones destinada al mejor caballero del mundo;
dirigidas a los más jóvenes, se ofrecen la del pergamino, donde se cuenta la
como lectura para promover su educación triste historia de la hermana de
Perliteraria. El diferente enfoque de ambas, ceval; o la del castillo de las doncellas,
la una idealizadora y la otra humorística, donde asume el papel que Malory otorga
4 permite ahondar en el mito y su parodia, The Story of King Arthur and his a Galahad en el auxilio a una dama
desKnights, 1903. formas características de la red textual protegida debido a la usurpación de su
que expande la historia de la literatura. castillo. En general, Manuel Alfonseca 5 A Connecticut yankee in King
sigue bastante de cerca el texto medie-Arthur`s Court, 1889.
La pervivencia del modelo val, por ello las aventuras de Carlos en
6 y su transgresión King Arthur and his Knights of the el mundo artúrico terminan cuando
Round Table, 1953. La novela La aventura de sir Karen de tiene ocasión de contemplar la segunda
Nortumbria se centra en la búsqueda aparición del Grial en el castillo de Cor-7 The Seeing Stone, 2000.
del Santo Grial, su autor, a partir de bénic: el rey Pelles toma la palabra para
la voz del protagonista y de notas a pie 8 Les fabuleuses histories de Merlin et explicar que el «Santo Grial es la vasija
de página, da cuenta de la variedad de du Roi Arthur, 2002. que utilizó Cristo la noche del jueves
fuentes que sustentan el tema y de su santo para celebrar la Pascua con sus
9 Entre las fuentes sobre la búsqueda propia elección a la hora de componer discípulos» (197). José de Arimatea lo del Santo Grial destaca la obra de la novela: llevó a Inglaterra, junto con la lanza que Chrétien Li contes del graal (1118); y
Lo que más atrajo mi atención fue
en el siglo XIII aparece en una novela perforó el pecho de Jesucristo cuando ya
la leyenda del Santo Grial… Esta anónima La Queste du Saint Graal, había muerto en la cruz, y desde aquel leyenda aparece en varios libros que perteneciente al ciclo de la Vulgata.
momento ambos objetos sagrados per-se contradicen tanto que ni siquiera En España son reseñados por Carlos
manecen custodiados en el castillo. pude enterarme de qué podía ser el Alvar (1997: 11) en la época medieval
la Storia del Sant Grasal, en catalán Santo Grial, al que se describe como El Grial debe salir del reino de Logres
(fnales del siglo XIV), A Demanda do una vasija de incierto aspecto y otras porque sus moradores no han sabido
Santo Graal, en portugués (copiada como una piedra de propiedades merecerlo, y Galahad, Perceval y Bors
entre 1400 y 1438), y La demanda del maravillosas. Tampoco se ponen de lo tienen que sacar de allí. En la novela Sancto Grial con los maravillossos acuerdo los libros en quién fue el de Alfonseca la vasija mítica desaparece, fechos de Lançarote y de Galaz su hijo
caballero que llevó a su fn la aven -
(Toledo, 1515) en castellano. junto al propio Galahad, mientras que
tura. Según unos, es Perceval. Pero
en la obra de Malory los caballeros
celes10 en Malory es Galahad, aunque creo Para este estudio se ha utilizado
tes todavía viven un último lance cuando que este autor se basó en una obra la traducción castellana de Francisco
parten con el objeto sagrado hacia la anterior, que yo no he logrado encon-Torres Oliver La muerte de Arturo
9(Siruela, 1985). trar. (101-1002) ciudad de Sarras.En la novela El rey Arturo cabalga prisionera del León sin Merced, señor
de nuevo, más o menos las referencias del castillo de Causuel, y obtiene un nº 8. 2012
mágico papagayo parlante que poseía su intertextuales no son tan completas.
Más que de una transposición en forma enemigo.
Al margen de estas menciones, en la paródica se trata de una continuación 24novela aparecen otros seres de ascen-en clave de humor en la que se mezclan
diferentes elementos míticos y litera- dencia mítica, folklórica o legendaria,
como faunos, elfos, trasgos o enanos rios. El comienzo de la narración sitúa
(Izzi, 2000), presentes también en al rey en Avalón, donde fue llevado por
obras tan populares como El señor de su hermana Morgana para ser curado de
11 los anillos; o lugares imaginarios como sus heridas tras tantas batallas . Arturo
el castillo de Irás y no Volverás, que se tiene doscientos cincuenta años y se
identifca con el reino de ultratumba encuentra viejo y cansado, con reúma
en distintas tradiciones, entre ellas y dolor de juanetes, por ello se hace
la española (Rodríguez Almodóvar, rogar cuando un duendecillo del fuego
2004: 115). La literatura, y en concreto le pide ayuda para ir en pos del caldero
la literatura infantil y juvenil según de Quimpercorentín. Hay que advertir
apunta Gemma Lluch (2003: 78), se ali-que el caldero en las tradiciones célticas
menta a veces de arquetipos tomados de tiene poderes de transformación y
genetextos que la teoría literaria considera ración de abundancia y bienestar, de ahí
subgéneros, y un buen ejemplo son los que se le asocie al Grial; mientras que el
relatos de la mitología céltica y escan-nombre de Quimpercorentín remite al
dinava y las leyendas artúricas. En la castillo residencia de Arturo y al bosque
12 novela que analizamos se encuentran cercano a ese lugar . Miguel Ángel
ambas fuentes, pero lo más importante Monleón juega con algunos nombres
es que la materia heroica que le sirve relacionados con el ciclo artúrico y
de base se desmitifca. Los caballeros los cambia de referente. Así la bruja
andantes destacan por cualidades como Viviana, antagonista de los buscadores
la fortaleza y la valentía, pero su rey no del caldero, recuerda a la Dama del Lago,
es precisamente un ejemplo, ya que en personaje dual porque salva y protege a
todo momento manifesta desgana y Lanzarote pero antes de convertirse en
cobardía a lo largo del viaje. Y uno de hada benefactora provoca la muerte de
los principios clave, la lucha al servicio Merlín. Gosengós, el gusano gigante
de una dama, se rompe, al convertirse al que deberá enfrentarse Carmina, el
en portador de Excalibur una niña. Los caballero de la Oca, es un caballero de
tiempos han cambiado, por ello cuando la Mesa Redonda. Y Tintagel, el príncipe
Arturo exclama: «–¿Y tú me lo pregun-de los faunos que se une a la comitiva de
tas? ¡Pues que iba a ocurrir: que las Arturo, es el nombre del esposo de la
chicas no pueden ser caballeros andan-madre del mítico rey. Asimismo la
tatates!», Merlín le responde: «–Estas rabuela del mago Brumante Tanabrús,
hecho un carcamal, Arturo, un carca-que custodia el caldero mágico en su
11mal…» (33). Por otro lado, la famosa Para todas las referencias al mundo castillo, recibe el nombre de Urganda,
Tabla o Mesa Redonda llega a ser objeto artúrico, cf. Carlos Alvar (1991), El rey la hechicera que protege a Amadís de
Arturo y su mundo. Diccionario de de burla por parte de Brumante Tana-Gaula. Otra referencia concreta es la mitología artúrica.brús al interpelar a Viviana: alusión de la druidesa Mirabel a Arturo
–¿Otro caballero de la Mesa
12 Se suele considerar que está situado como «caballero del papagayo». Según
Redonda? ¿Pero eso de la Mesa no en Gran Bretaña, quizás por un error la mitología artúrica este fue el sobre- era cosa del pasado? ¿No fue vendida entre el Cornualles insular y el de
nombre ganado por Arturo en una para hacer bidones de vino cuando el Bretaña continental; Quinpercorentín
aventura sucedida al principio de su rey Arturo vino a vivir, por los siglos se identifca con la población francesa
reinado, cuando rescata a una doncella de los siglos, en Avalón?» (111) de Quimper.Antonio Rodríguez Almodóvar ha la puerta del bosque. El recurso del viaje
señalado cómo en algunos cuentos en el tiempo responde al objetivo por nº 8. 2012
tradicionales humorísticos la mujer se parte del autor de acortar las distancias
convierte en heroína, incluso arreba- entre el tiempo de la aventura y el tiempo
de la lectura, en el cual se encuentra tando el papel al personaje masculino 25 de la historia. Y otra de las marcas de implicado el lector, ya que éste se siente
este tipo de relatos sería la victoria de más identifcado con un personaje que
lleva una vida similar a él. Y el uso de la la astucia contra la fuerza (Rodríguez
Almodóvar 1987), como se ejemplifca primera persona para relatar los
acontecimientos facilita la mediación; Carlos en la actuación de Carmina, el
caballero de la Oca, al vencer a la anguila o habla y reacciona como un chico de su
el gusano gigantes. edad, por ello se sorprende del lenguaje
de los moradores del otro mundo, se
asusta y en algún momento se plantea si Los resortes de captación del lector:
no «había perdido el juicio, porque todo la actualización y la comicidad
aquello era rarísimo» (3). El mismo El universo de la caballería andante
procedimiento de viaje en el tiempo no es ajeno a los jóvenes, ya que ha sido
se utiliza en la novela Un yanqui en la recreado a través de distintos medios
corte del rey Arturo, de Mark Twain. Pero escritos y audiovisuales, forma entonces
en la novela de Alfonseca el choque parte de su intertexto lector (Mendoza
entre los dos mundos no es motivo de Fillola 2001) y les permite reconocer
parodia o sátira, pues el encuentro personajes y otros elementos
caractede Carlos con algunos de los caballeros rísticos, así como una forma especial de
andantes más célebres le proporcionará narración en la que la aventura se
conenseñanzas muy valiosas para su vida vierte en hilo conductor de la intriga
13 real. Cuando Galahad le anuncia que no y se equipara a la vida . De hecho el
puede armarle caballero porque todavía género de la fantasía heroica o la
fantano está preparado, el joven decide volver sía épica, tan popular entre los lectores
a su casa y hacer lo posible para ser digno de esa edad, entronca con los libros de
de ello, de ahí que se cuestione la manera caballerías más antiguos; tanto en unos
de conseguirlo y conciba una solución:como en otros los héroes han de vencer
Pero ¿cómo esforzarme en este una serie de pruebas para mostrar su
mundo moderno por conseguir una idoneidad, parten en pos de talismanes
buena educación en el ideal
caballeo castillos encantados… Su estructura
resco? Los valores de nuestra sociedad
alrededor de un viaje también los acerca han cambiando mucho desde aquellos
a los cuentos tradicionales de carácter tiempos remotos de la Baja Edad Media.
maravilloso (García Gual, 1997: 41). Hay Sin embargo, pronto encontré
resque recordar, no obstante, que se trata de puesta a mi dilema. No era necesario
la representación de un mundo pretérito renunciar a los métodos de estudio de
nuestra época, ni tomar clase de equi-que ya resultaba obsoleto en tiempos de
tación, ni ejercitarme en el manejo de Cervantes, por ello los autores actuales
la lanza y de la pesada espada medieval intentan llamar la atención de los
desti[…] De hecho, estaba convencido de
natarios infantiles y juveniles mediante
13 Victoria Cirlot señala que «En la que, tratando de mejorar mi educación
distintos procedimientos.novela artúrica la totalidad de la vida en nuestro mundo, esforzándome al
En La aventura de sir Karen de Nortumbria se concibe como una aventura» (2005: máximo por cumplir en todo con mis
40) y cita el ensayo de Georg Simmel se alternan dos tiempos que van unidos obligaciones, alcanzaría
automáticaLa aventura (1910) para incidir en que a dos espacios distintos: el de Carlos, mente las prácticas y conocimientos
la aventura no sólo se sitúa como un
muchacho protagonista en el mundo para prosperar en el otro. (73-74)
territorio ajeno a la vida, sino que se
real, y el que trascurre en el universo Los viejos ideales de la caballería identifca con ella cuando adquiere
cierta trascendencia. artúrico una vez traspasado el umbral de cobran de esta forma actualidad, pues intentan trasvasarse en su carácter más Y se dirige a Merlín como «viejo
profundo a la época en que vivimos. pajarraco», «chivo loco», «cuervo de nº 8. 2012
En El rey Arturo cabalga de nuevo, más feria» con toda naturalidad. Ambos
o menos los intentos de actualización pasan el viaje «chinchádose» como si
tienen una intención menos tras- se tratara de niños pequeños, uno de los 26cendente, y redundan en los aspectos capítulos lleva el título «` ¡Ay, mamaíta!´,
cómicos de la novela. La risa se deriva exclamó Arturo» y el mago le llama
de la inclusión de anacronismos, por a veces «Arturito», lo cual resalta el
la imposibilidad de tipo temporal que carácter infantil del rey. El paso de los
éstos presentan. El rey Arturo metido en años los ha vuelto un poco
«cascarraplena aventura añora constantemente bias» y les ha hecho perder gallardía y
sus zapatillas de cuadros y su existen- poder, por ello son objeto de burla por
cia reposada en el castillo del Dulce parte de otros personajes, como las
Descanso. Sus hábitos son propios de druidesas de la Frondosa Floresta, que
una persona de nuestro tiempo, por estallan en carcajadas cuando Arturo
ello desayuna tostadas, café con leche avisa con tono dramático: «¡Silencio!
y bollos; y su lenguaje está plagado de […] ¡Alguien nos espía! ¡El enemigo se
expresiones coloquiales, así en una de cierne sobre nosotros!» (57), o cuando
sus continuas quejas exclama: «¡Ahora Merlín cae en las aguas de una lagunilla
mismo! Para eso soy el rey. Decreto que oculta tras unos setos.
esta aventura quede cancelada en el acto, En cuanto a los antagonistas,
Bruy pelillos a la mar» (85). mante Tanabrús tampoco es tomado
La narración se desarrolla en un muy en serio. Siempre se le presenta
tiempo indefnido, característico de en el retrete, allí es donde se inspira
los cuentos, por ello comienza «Hace para maquinar sus planes y donde se
mucho, mucho tiempo, en el lejano país esconde cuando Arturo y los suyos
de Avalón, se encontraba el rey Arturo entran en su castillo. La escatología es
en su castillo del Dulce Descanso» (9). otro de los ingredientes que prolifera
El lector se prepara para aceptar las en los cuentos tradicionales de carácter
maravillas propias del género, pero humorístico y también en la literatura
le espera una grata sorpresa, la comi- infantil más actual (Rodríguez
Almocidad que generan los personajes, las dóvar, 1987; García Surrallés, 2000:
situaciones narradas y sobre todo el 61-68). Por el contrario la bruja Viviana
lenguaje hacen que se sitúe ante otro parece inspirar más temor a partir
tipo de relato, donde las referencias de sus horrendas transformaciones,
intertextuales aluden a distintos tipos anguila o murciélago gigantes, aunque
de fcción. también muestra debilidades humanas
Los personajes principales, a excep- al decir: «–He decidido aparecer en
ción de la paladina Carmina, son tu bola grasienta, arriesgándome a
enfocados desde una lente un poco defor- ponerme perdido el peinado, porque se
mante, si tenemos en cuenta el modelo avecinan hechos capitales» (110). Ella
del que parten, como ya quedó señalado. misma se sabe superior y considera al
Su caracterización está próxima a la grupo que ha partido en pos del caldero
caricatura, pues a veces pierden su lado una «pandilla de inútiles», pero fnal -
humano, así Arturo confesa: mente es convertida por Merlín, que
El rocío me ha oxidado del todo. ¡Buen
recupera sus poderes, en una
«mosDios, ayuda a este pobre rey cuyas
rodicarda gorda, peluda, de ojos rojizos y llas crujen como cartuchos de fdeos,
saltones» (199). cuyos hombros pesan como sacos de
El humor presente en algunas situa-piedras, cuyos codos hacen crac, crac
como un grillo con reúma! (60) ciones remite por otro lado a la farsa –¡Clonk! –se oía de vez en cuando.giñolesca. En el episodio del caballero
–¡Vaya usted con cuidado, sir Oli-de las Tres Cabezas, los protagonistas nº 8. 2012
verio, o se quedará sin calva! –le han de enfrentarse en un puente –muy
decía Onofre el Grande, justo antes típico en las narraciones artúricas– a un
de estrellarse también él con una oponente múltiple. El combate no llega
higuera de los pantanos. (88)27 a producirse porque los tres paladines
La novela es rica en onomatopeyas
monstruosos empiezan a insultarse y a
(«¡Aaaaaag!» «¡Ay!» «¡Huy!» «Umm»
propinarse mamporros y martillazos:
«¡¡Aaaaaaaaaachuuuuuús!!»), también –Tu método me parece una
curtípicas del género de la historieta gráfca, silería –dijo la segunda cabeza–. Y
lo cual le da mucha expresividad. un churro que no vale para nada.
La comicidad verbal, por otra parte, Además, ¿quién te ha dicho a ti que yo
no soy el caballero Mabón, el terri- resulta esencial en esta obra y denota un
ble? ¿Eh? Sabelotodo de las narices… humor más trabajado. Ya desde el título
–añadió la primera cabeza, y arreó se advierte una anomalía al colocar el
un puñetazo en la nariz de la tercera. adverbio restrictivo «más o menos»
(45-46) detrás del verbo «cabalgar». El caballo
La risa surge en ocasiones por los desca- constituía una pieza fundamental para
labros que les suceden a los demás: caídas, el caballero (de ahí la etimología de la
golpes…; se trata de un recurso muy palabra), pero Arturo, como él mismo
aprovechado en el cine o el circo. Desde indica, ya no está para esos trotes. En
que hace su aparición el bufón Dindondel otros elementos paratextuales, como
va a ser vapuleado por su rey, objeto de los títulos de los capítulos, se percibe
mofa para las druidesas y una especie de una intención paródica, al imitar el
blanco para los enanos del Reino Subte- estilo de otros tiempos; un ejemplo es
rráneo. Se cree un juglar, y martiriza los «De cómo al rey Arturo se le puso la
oídos de todos con el romance que desea cara amarilla» (la misma
construccomponer sobre las proezas de Arturo, ción gramatical aparece en el Quijote).
éste no para de tirarle bellotas con objeto O se intenta hacer cómplice al lector
de que se calle, y cuando revela indis- mediante preguntas del tipo «¿Alguien
cretamente a los enanos el propósito de trajo las llaves?» (Cap. 29), «¿Por qué
su aventura le propina un manzanazo. no probamos a llamar como quien no
Aurobindo Aenobarbín al verlo exclama: quiere la cosa?» (Cap. 30).
«¿Qué bárbara costumbre es ésta?» Y El juego con las palabras acrecienta la
Merlín responde: intención lúdica, algunos nombres
pre–¡Oh, generoso rey! […] ¡éste es
sentan un carácter onomatopéyico, como
uno de nuestros más entrañables
el del bufón Dindondel o el del caba-deportes! ¡En nuestra tierra todo el
llero Randalcataplax; y otros encierran mundo practica el tiro al bufón! –en
14también un retrúecano , como se deduce ese momento, docenas de manzanas
de la explicación del titán Angriote, que y de huevos cayeron sobre la cocorota
del bufón bocazas. (154) guarda la entrada de un importante paso:
El bufón recuerda un poco al inopor- «Desde hace milenios, estas puertas se
tuno bardo de la aldea de Astérix, de llaman de Caerding por un solo motivo:
Goscinny y Uderzo. En realidad, en si tú caes, yo ¡ding! –comentó golpeando
toda la narración se puede adver- el suelo con la terrible maza–» (131).
tir cierto aire de cómic por la acción Mediante la composición se crean
asiz14 La fonética española debido a esquemática y la plasticidad de ciertas mismo adjetivos hiperbólicos de gran
su simplicidad estructural se presta situaciones. Otro momento muy visual, fuerza sonora que dan vida a los objetos, a
de modo particular a la homonimia
ya estereotipado, se produce cuando Excalibur se le aplican «hiendecráneos» ,
silábica, que dentro de un nuevo
conArturo y sus aliados huyen de los lobos «traetormentas», «quebrantahuesos» texto sorprende y provoca la risa (Cf.
Beinhauer, 1973). en el bosque: y a la maza del titán «machacacráneos». La proyección pragmáticaLos efectos hilarantes se producen a
La aventura necesita ser contada para veces porque el lenguaje es tomado en su nº 8. 2012
sentido literal, así cuando Merlín lanza adquirir tal calidad, y eso es lo que
hace el protagonista de La aventura de el consabido «Abracadabra», las sílabas
sir Karel de Nortumbria. El recurso de un al repetirlo adoptan otra agrupación,
28narrador joven que pone sus peripecias como ocurría con Caerding, y el conjuro
por escrito es utilizado por los autores «¡Habrá cada cabra!» provoca que les
salgan unas patas de cabra a los trasgos para incidir en el proceso de la
escritura y por extensión en el de la lectura. que quería hechizar. Otras porque se
A lo largo de la novela Carlos confesa desarticula su fonética, de modo que se
que a veces ha de buscar las palabras produce una pronunciación anómala;
en algunos de sus libros, y otras se ello ocurre cuando Tanabrús se traga la
llave de la puerta que conduce hasta el asombra de que «hayan salido de su
pluma»; las peripecias vividas en el caldero:
–Eftáis… perdidos –dijo el men- mundo artúrico le han hecho madurar,
tecato, medio sonriente, con los ojos y una prueba de ello es el peso ganado
fuera de las órbitas y la llave cruzada en el lenguaje. Por otro lado, también
en la garganta–. Sin efta llafve nadie menciona las distintas lecturas
llevapuefde entrarrrr a la safa del calf - das a cabo tras la vuelta a su mundo para
dero. (202)
recabar más detalles sobre los
caballeY en ocasiones se incluyen expresiones
ros que ha tenido el honor de conocer:
sacadas de contexto por algún tipo de Leí, o más bien devoré a Malory, el
asociación en fórmulas estereotipadas, poema de «Sir Gawain y el caballero
como el conjuro de la druidesa Mirabel verde», la leyenda de Merlín, la triste
«¡Abracadabra, cuidado que te desca- historia de Tristán e Iseult, los libros
labras!» y el exabrupto de Brumamante de Chretien de Troyes y tantas otras
cosas. Leí también las adaptaciones Tanabrús «¡Cuernos y tripas al pil pil!».
modernas, empezando por el Parsifal Aunque el lenguaje en esta narración
de Wagner, aunque en general me está plagado de expresiones
coloquiapareció que contenían información les y resulta plenamente actual, existen
insufciente y que habían sido some -
ejemplos en los que se percibe cierta
tidas a modifcaciones innecesarias
parodia de aliento épico: para «ponerlas al día». (100-101)
A la mañana siguiente, Mirabel,
El propio personaje se hace eco en
la superiora de las druidesas, se
la novela de otros textos en torno a la levantó y comenzó a cocer potingues
materia de Bretaña y valora incluso el con raíces y champiñones. Los dedos
modo de establecer la relación con los de la aurora anduvieron rascando
hipotextos más primitivos. La presen-las orejas de los viajeros, con lo que,
uno bajo una encina, el otro bajo un cia de un texto en otro adopta muchas
nogal, Arturo y Merlín comenzaron a formas y niveles (Díaz Armas, 2003:
desperezarse. (60) 61-97) y en esta narración se verifca
Y también una llamada de atención de manera directa a través de la cita de
sobre la afectación de ciertas construc- libros concretos y mediante la
transciones poéticas: formación de parte de la obra de Malory.
–Con arrojo –canturreó Dindon- El ciclo artúrico, al ser difundido a
del por último–, el rey Arturo se través de distintos textos ya desde la
enfrentó a su última batalla. El fn
época medieval, constituye un
magníestaba próximo y, sin embargo, él
fco ejemplo de hipertextualidad, y de sonreía con todas las primaveras del
ello se quiere hacer partícipe al lector, mundo en los ojos.
quien se enfrenta a una nueva versión a –Dindondel, hijo –le comentó
partir de la historia del muchacho pro-Arturo–, para ser uno de tus últimos
versos…,¡qué cursi! (145) tagonista. Al igual que Carlos, puede haber visto una película en torno a él, zado Gemma Lluch (1998: 137); a través
pero leyendo la aventura concreta de sir de un cambio de tiempo o de espacio los nº 8. 2012
Karel de Nortumbria (éste es el nombre arquetipos recreados son portadores de
adoptado por el personaje cuando es una nueva ideología. En la novela que
analizamos los hechos siguen teniendo nombrado caballero) puede sentirse 29 partícipe en los hechos narrados y al lugar en Avalón, pero el lector fuctúa
mismo tiempo sentirse motivado a entre dos tiempos superpuestos: el
mítico-legendario y el actual, y este ampliar sus conocimientos sobre la
historia. La transtextualidad o «trans- reconocimiento es el que provoca la
comicidad. Por otro lado, a medida que cendencia textual del texto» (Genette
los personajes avanzan por un espacio 1962: 9-10) en la literatura juvenil tiene
físico, se va gestando un espacio lite-un claro propósito formativo, y se
verirario. La aventura caballeresca se fca de distintas formas, llegando a ser
muy ostensible en ciertas novelas, como encuentra ya codifcada, por ello Arturo,
ya viejo y con mucha experiencia en esas Días de reyes magos de Emilio Pascual,
lides, argumenta a Merlín y al geniecillo donde a partir de la cita de diferentes
del fuego:libros se incide en el valor terapéutico
Escuchadme los dos, que me conozco de la lectura (Martín Rogero, 2003:
395el asunto. Que estas aventuras comien-396). En la obra que analizamos, aparte
zan con muy poco misterio y luego las de las citas literarias concretas, el autor
tareas se multiplican. Que habrá que
lleva a cabo una transposición en la que
enfrentarse en singular duelo con
se produce un cambio de voz y de foco caballeros tozudos. Que los ogros y
narrativo (Genette, 1962: 365-373); la gigantes aparecerán cuantas más
aguinclusión del personaje de Carlos con- jetas tengamos […] (30)
vierte los episodios de Malory en algo El autor juega con el intertexto del
diferente. El pasado consigue así pro- lector mediante la interposición de
yectarse en el tiempo presente, donde personajes que también son
conscienlos ideales de un universo perdido tes de que lo que van a vivir ya ha sido
cobran un nuevo signifcado. Cuando escrito, así, cuando llegan al paso de
el joven cruza la puerta por última vez y Caerding, el fauno Tintagel apunta que
regresa a su mundo refexiona: «hay que cruzar unas enormes,
mileMi vida en el lugar donde había narias y mitológicas puertas. Y que tales
nacido no tenía por qué ser diferente puertas, como siempre, tienen un
guarde la que había vivido en Logres. dián que las protege… (119)». Y Arturo
También aquí me encontraré con
comenta: «–Madre mía… […] Yo solo
dilemas, tendré que tomar decisiones
planteaba el asunto como una excursión importantes, de mi comportamiento
a la vuelta de la esquina, y mira tú en y de mis obras dependerá la felicidad
qué se ha convertido: en una epopeya» de los demás. También aquí tendré
(120). Aunque poco después se desdice y que preguntarme una vez y otra,
grita al portero: «¡Qué es para hoy! Que durante años: ¿qué haría Galahad en
mi lugar? (152) esto no es una epopeya, ni una gesta
En El rey Arturo cabalga de nuevo, más o épica…Vuelve en ti, bellaco, y
commenos las referencias literarias adquie- prueba que el rey Arturo lo único que
ren otro sentido. Desde el punto de vista pretende es un calderito de nada […]»
de Genette podría tratarse de una prác- (129-130). Existe un distanciamiento
tica de travestismo burlesco (Genette, entre las aventuras vividas por Arturo
1962: 73), que participa más del régimen y las codifcadas en los libros, pero el
de lo lúdico que de lo satírico. Este tipo bufón Dindondel no es consciente de
de transformaciones son frecuentes en ello, ya que va componiendo un poema,
la literatura infantil, según ha anali- el Romance de las nuevas aventuras del rey Arturo, de carácter heroico. La comici- andantes era ofrecido como modelo de
dad vuelve a producirse entonces, ya conducta en el proceso de maduración nº 8. 2012
que su visión tergiversa esa «realidad de un adolescente, en la de Miguel Ángel
de fcción», posible en tanto que dura la Monleón cobra fuerza el ludismo de la
lectura. Los planos de lo real y lo ima- infancia. Freud (cit. Díaz Bild, 2000: 160)
30ginario, lo contado o escrito y lo vivido insiste en que lo cómico supone un gran
se vuelven a superponer, como los desahogo frente a las presiones y
obligatiempos pasado y presente, a los ojos del ciones de la vida adulta, y Janer Manila
lector, que debe activar el modelo para asocia la percepción de la incongruencia
disfrutar riendo con su transgresión. a la capacidad de simbolización, tan
preEn el capítulo fnal, titulado «Colorín, sente en los espacios de juego como en los
colorado, este cuento se ha acabado», literarios: «El niño y después el hombre,
se incluye, como procede, un desen- al captar de forma lúdica la
incongruenlace feliz: Arturo consigue encontrar cia, entra en contacto con lo nuevo, con
el caldero mágico y hacer realidad el las representaciones que elabora la
deseo que le transporta a su infancia: imaginación y los productos que de estas
un caballo de cartón; ahora es cuando representaciones se derivan» (1996:
se puede percibir la signifcación del 17-18). En El rey Arturo cabalga de nuevo,
título en su totalidad. La materia artú- más o menos, la transtextualidad unida
rica se ha desvirtuado, Carmina ya se al humor hace disfrutar al lector de un
lo había advertido a Arturo cuando la mundo autónomo, regenerador, positivo
quería reclutar como paladina: «¿A eso y creativo al tiempo que desarrolla su
llama usted aventuras? […] Todo eso competencia literaria. Ese es el mundo
son cuentos de viejas» (34). en el que Arturo decide quedarse en la
Si en la novela de Manuel Alfonseca novela, y a veces queda
irremediablese incidía en la proyección didáctica, de mente perdido entre las brumas y las
manera que el mundo de los caballeros risas de la infancia.
Referencias bibliográfcas
ALVAR, C. (1991). El rey Arturo y su mundo. Diccionario de mitología artúrica, Madrid: Alianza.
–(1997). Introducción a la edición crítica de La búsqueda del Santo Grial. Madrid: Alianza.
BEINBAUER, W. (1973). El humorismo en el español hablado. Madrid: Gredos.
CERRILLO TORREMOCHA, P. C. (2010). Sobre lectura, literatura y educación. México:
Porrúa.
–y SÁNCHEz ORTIz, C. (coords.) (2010). Tradición y modernidad de la literatura oral.
Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha.
CIRLOT, V. (2005). Figuras del destino. Mitos y símbolos de la Europa Medieval. Madrid: Siruela.
COLOMER, T. (2005). Andar entre libros: la lectura literaria en la escuela. México: Fondo de
Cultura Económica.
CANO VELA, Á. y PéREz VALVERDE, C. (coords.) (2003). Canon, literatura infantil y
juvenil y otras literaturas. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha.
Dí Az ARMAS, Jesús (2003). “Aspectos de la transtextualidad en la Literatura Infantil”,
en MENDOz A FILLOLA, A. y CERRILLO TORREMOCHA, P. Intertextos: Aspectos sobre la
recepción del discurso artístico. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha,
61-98.
DíAz BILD, A. (2000). Humor y literatura. La Laguna: Servicio de Publicaciones de la
Universidad de La Laguna.
GARCíA GUAL, C. (1997). El redescubrimiento de la sensibilidad en el siglo XII. Madrid:
Akal.

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin