Cet ouvrage et des milliers d'autres font partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour les lire en ligne
En savoir plus

Partagez cette publication

Rev San Hig Púb 1992; 66: 71-82 No. I-Enero-Febrero 1992
EPIDEMIOLOGIA DE LAS ENFERMEDADES DERMATOLOGICAS
EN ATENCION PRIMARIA *
A. Ortiz, T. Herrera, C. Pérez del Molino, F. Piñeiro, M. L. Perales, P’. Muñoz
Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud de Cazoña. Santander
* Este trabajo ha sido parcialmente financiado por la Sociedad Cántabra de Medicina Familiar y Comunitaria.
ABSTRACT RESUMEN
Epidemiology of Skin Diseases in
Primary Health Care
Con el objetivo de conocer la prevalencia y
derivación de las enfermedades dermatológicas en
With the aim of finding out the prevalence and atención primaria, se realizó un estudio prospectivo
the origin of the skin disease in Primary Health Care, de mayo a octubre de 1989 en un centro de salud
a prospective study was carried out over the period urbano, con el apoyo del dermatólogo y de medios
of May to October of 1989 in. an urban health centre, iconográficos.
with the support of the dermatologist and using
Los 395 casos considerados suponen el 4,85 % de iconographic means.
todas las consultas. Un número restringido de diagnós-
The 395 cases considered made up 4.85 % of
ticos (ll) suponen la mayor parte de las consultas (70
al1 the medical examinations. A limited number of
%). Un 19 % fue consultado al dermatólogo. El 23 %
diagnoses (ll) made up the majority of the medical
de los diagnósticos no eran consultados por el
examinations (70 %). 19 % were referred to the
paciente, incluían dos tumores malignos.
dermatologist. 23 % of those diagnosed were not
consulted for the patient, including two malign Conclusiones: las enfermedades dermatológicas
tumours. ocupan un lugar relevante de las consultas en atención
primaria; la formación dermatológica del médico de Conclusions: skin disease has a relevant place
atención primaria debe orientarse a los diagnósticos in Primary Health Care clinics; the dermatological
más frecuentes en su medio; es importante la detcción training of the Primary Health Care doctor should be
activa de las lesiones dermatológicas. aimed at the most frequent diagnoses in his setting;
active detection of skin lesions is very important.
Palabras Clave: Dermatología, Enfermedades de
Key Words: Dermatology, Skin diseases, Family la piel, Atención Primaria, Prevalencia.
physicians, Prevalence.
INTRODUCCION El médico de atención primaria está
obligado, por diversas razones, a recono-
Las enfermedades dermatológicas cer la importancia de dicha patología,
(ED) constituyen uno de los principales asumirla e integrarla en su formación
motivos de consulta en atención primaria médica; en primer lugar, las enfermeda-
(AP) ‘, reflejo de su alta prevalencia en la des de la piel son fácilmente accesibles,
comunidad ‘, 3. ya que habitualmente no requieren técni-
cas diagnósticas complejas 4; muchas ve-
ces una sencilla inspección establece el
diagnóstico de certeza; por otro lado, la Correspondencia:
Alfonso Ortiz Rubio. escasez actual de especialistas en derma-
Centro de Salud de Cazoña. tología impide atender el masivo número Avda. Leonardo Torres Quevedo, s/n.
39011. Santander. Cantabria. de consultas dermatológicas 5; al ser el
Fax: (942) 34 46 74 médico de atención primaria el primer A Ortiz et al
escalón con el que el paciente toma Zona de Salud de Cazoña 7. Consta de
siete consultas de medicina general y tres contacto, sería importante que pueda
diagnosticar correctamente las lesiones de pediatría. En las de medicina general
más relevantes, tenga criterios claros de se atienden a pacientes mayores de 10
remisión al especialista, ya sea por nece- años. Funciona desde hace cinco años y es
sidad de métodos específicos para el Unidad Docente del programa de Medici-
proceso diagnóstico o por necesidad de na Familiar y Comunitaria. En el presente
estudio, llevado a cabo en cuatro consult- tratamiento especializado de enfermeda-
as de medicina general, han participado: des potencialmente curables, y conozca
bien los fármacos más frecuentemente una especialista en dermatología pertene-
utilizados. Finalmente los pacientes con ciente al ambulatorio de referencia, cua-
esta patología se beneficiarían de una tro residentes de Medicina Familiar y
buena coordinación entre el equipo de Comunitaria, todos ellos con formación
atención primaria (EAP) y el nivel espe- dermatológica en el desarrollo de su
especialidad (dos meses de rotación en un cializado 5.
servicio dermatológico hospitalario), ase-
Todos estos aspectos hacen que las ED
sorados por sus respectivos tutores del
sean una faceta relevante en la práctica de
Centro de Salud.
la AP, además de un área en la que
En el estudio, realizado de forma necesariamente comparten responsabili-
dades los dos niveles de atención médica. prospectiva, se recogieron los datos en el
Por todo ello, nos propusimos iniciar período comprendido entre el 2 de mayo
conjuntamente un estudio profesionales y el 31 de octubre de 1989, excluidos los
días de vacaciones de los residentes, por de un EAP y del nivel especializado, con
este motivo el número de días en los los siguientes objetivos:
cuales se registraron los datos del estudio
1) Conocer la frecuencia de las enfer-
no fue igual en las cuatro consultas de
medades dermatológicas en aten-
medicina general, con una media de 103
ción primaria, a través de cuatro días por consulta. Previamente se efectuó
consultas de un centro de salud.
un estudio piloto de ocho días de dura-
ción, en el que se recogieron 44 casos (que 2) Cuantificar el número de deriva-
no se incluyeron en el presente trabajo) y ciones al especialista de referencia
que sirvió para unificar criterios y mejorar y conocer sus motivos.
el protocolo de estudio inicial. La hoja de
3) Analizar las diferencias entre la recogida de datos incluía: a) número de
patología consultada y no consult- orden (reflejaba los casos dermatológicos
ada, y valorar la importancia clíni- recogidos; las distintas visitas de un
ca de esta última. mismo caso eran consideradas como un
único caso); b) número de historia y
nombre del paciente (que servían para
MATERIAL Y METODOS archivarlas e impedir repetición de regis-
tros de casos en distintas fechas); c) edad;
El Centro de Salud de Cazoña se d) sexo; e) fecha de consulta; f) si era
motivo de consulta por el paciente o, por encuentra en una zona urbana de la
periferia de la ciudad de Santander. El el contrario, era un hallazgo del médico
área de salud tiene una población estima- en su exploración física habitual; g) si el
da de 30.947 habitantes 6, con predominio médico consideraba su diagnóstico con
de edades menores de 40 años, con certeza o no (considerando diagnóstico
diferencias importantes demográficas y incierto cuando dos médicos no coincidían
socioeconómicas entre los sectores de la en el mismo diagnóstico); h) derivación al
72 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 EPIDEMIOLOGIA DE LAS ENFERMEDADES DERMATOLOGICAS...
das en la tabla 1. Además se incluyeron especialista según dos modalidades, por
en el estudio las patologías con mani- volante P-10 o por realización de fotogra-
fías, que posteriormente se mostraban festaciones dermatológicas, pertene-
junto a la historia clínica al dermatólogo cientes al apartado 1 (Enfermedades
de referencia que acudía al centro perió- parasitarias e infecciosas) y el II (Neopla-
sias) que se especifican en la tabla 2. Los dicamente; se utilizó este modelo de
diagnósticos incluidos eran casos preva- interconsulta como sesiones de forma-
ción continuada para todo el EAP; i) en lentes.
el caso de derivado con volante tipo
Para comprobar la validez de los
P-10 se reflejaba el motivo, con tres
diagnósticos dermatológicos se realizó
apartados no excluyentes: por necesidad
una prueba a los médicos residentes,
de diagnóstico urgente, por mala evolu-
utilizando 59 diapositivas de color de alta
ción 0 por precisar tratamiento que no
calidad con diagnóstico confirmado por el
estaba al alcance de nuestro EAP en la Servicio de Dermatología del Hospital
actualidad; j) la hoja de protocolo in-
Nacional “Marqués de Valdecilla”, con la
cluía, finalmente, apartados para los
patología más frecuente en AP g7 lo. Los
diagnósticos del dermatólogo y para los
resultados de esta fase, que han sido
realizados por estudio anatomopatológi- comunicados previamente ll, establecen
co (obtenidos en el único hospital de
una proporción de acuerdo l2 entre 0,SO y
referencia existente) y, en último lugar,
l,oo (X: 039).
el diagnóstico definitivo del caso consi-
La población adscrita a las cuatro derado.
consultas se calculó a partir de los
Las ED fueron definidas siguiendo la
usuarios registrados en nuestro Centro
Clasificación Internacional de Problemas
de Salud, considerando que más del 95
de Salud en Atención Primaria de la % de la población consulta al cabo de
WONCA *. Según la misma, fue conside-
cinco años 13. Esta cifra fue utilizada
rado el apartado XII (Enfermedades de la
como denominador para calcular la
Piel y el Tejido Subcutáneo), pero exclu-
prevalencia.
yéndose por diferentes motivos de organi-
zación asistencial las patologías expresa-
TABLA 2
Diagnósticos de los apartados 1 y II de la Clasi-
TABLA 1 ficación de la WONCA CIPSAP - 2 - Definida
incluidos en nuestro estudio Diagnósticos del apartado XII de la Clasifica-
ción de la WONCA CIPSAP - 2 - Definida ex-
cluidos previamente de nuestro estudio
- Erisipela
- Herpes zóster
- Dermatitis del pañal - Herpes simple
- Callos y callosidades - Verrugas comunes
- Uña encarnada onicogrifosis - Dermatofitosis dermatomicosis
- Pitiriasis 0 caspa - Candidiasis
- Quemaduras de sol - Pediculosis y otras infestaciones de la piel
- Hiperqueratosis - Escabiosis y otras enfermedades por ácaros
- Estría atrófica - Moluscum contagioso
- Léntigo simple 0 lunar - Neoplasias de localización cutánea y de
tejido sub‘cutáneo
- Efélides o pecas
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 A Ortiz et al
cían al Apartado XII (Enfermedades de la Para el análisis estadístico se utilizó el
programa SPSS. En el contraste de hipó- piel y tejido subcutáneo), representaba el
3,19 % de todas las patologías, dermato- tesis empleamos el test de x2, con la
lógicas y no dermatológicas, observadas corrección de Yates en los casos en que su
en los 6 meses del estudio. uso estaba aconsejado, para variables
cualitativas; y el test de la t de Student
La edad media fue de 35,7 años para la comparación de medias 14.
(DE 2 19,2), con un rango de 10 a 86
años, sin diferencias significativas por
RESULTADOS sexos. Los grupos de edad de 35/54
anos y de 54/64 años presentaron un
Durante el período de recogida de datos menor y un mayor número de casos
se registraron 413 casos dermatológicos dermatológicos, respectivamente
sobre un total de 8.134 consultas, incluidas (pcO,O5) del esperado según la distri-
las administrativas, realizadas en las cuatro bución etaria de la población general;
consultas de medicina general. De aquéllas el resto de las diferencias observadas
fueron excluidos 18 casos, 17 por no entre las dos pirámides de edad no
pertenecer a las ED incluidas en el estudio fueron significativas (figura 1). Casi
y 1 por no constar el diagnóstico. Los 395 la mitad de los casos dermatológicos
casos considerados finalmente suponen el (48,9 %) corresponden al intervalo de
4,85 % de todas las consultas realizadas. edad entre los 15 y 34 años. Fueron
Corresponden a 357 personas, de las cuales discretamente superiores en mujeres,
el 106 % presentaron dos ED diferentes y 225 (57 %), que en varones, 170 (43 %),
el 89,4 % un solo tipo. Referido a la pero sin diferencias estadísticamente
clasificación utilizada, 260 casos pertene- significativas (p>O,lO).
FIGURA 1
Pirámides expresadas porten taje de la población referencia y de la de casos de edad en población
dermatol6gicos
Grupos
de edad c .
Hombres Mujeres
75 y más-
:. - Población general T”“““”
....... Enf. dermatológicas 65-74 -
,. . , . . . v
55-64 -
;....- . , . . . . . . .,
45-54 -
. . . . . . . . . . .:
35-44 -
- . . . . . . . . . . . . . . .1 > :
25-34 -
15-24 -
1.. . . . . . . . . . . . . . . .
10-14 -
74 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 EPIDEMIOLOGIA DE LAS ENFERMEDADES DERMATOLOGICAS...
TABLA 3
Frecuencia de los diagnósticos dermatológicos observados en el estudio (II = 395)
Intervalo de confianza
DIAGNOSTICOS Número Porcentaje
95 %
y Dermatofitosis dermatomicosis 57 14,4 10,97 -17,90
D. de contacto 45 ll,4 8,26 -14,53
Acné 34 826 $84 -ll,37
D. Seborreica 28 771 4,56 -9,62
Verrugas comunes 22 596 3,31 - 7,83
Enf. gland. sudoríparas 22 596 3,31 - 7983
Urticaria 21 573 3,lO - 7,53
y Prurito estados afines 13 333 1,53 -5,05
Neoplasias benignas 12 370 1,35 - 4,73
Psoriasis ll 238 1,16 - 4,41
Verrugas seniles ll 23 1,16 - 4,41
Neoplasias malignas 10 2,5 0,98 - 4,08
Quiste sebáceo 10 2,5 0,98 - 4,08
Herpes simple 9 2,3 0,81 - 3,75
Nevus sebáceo 9 2,3 0,81 - 3,75
Otros 81 20,5 16,52 - 24,49
FIGURA 2
Preva lencia de algunas enfermedades dermatológicas en los 6 meses estudiados, en la que se aprecia el
diferente comportamiento de cada enfermedad a lo largo de las distintas edades
17 -J
- Dermatofitosis - dermatomicosis
16 -
. . . . . . . . . . . . . Dermatitis de contado
15 -
14 -
13 -
12 -
11 -
10 -
9-
a-
7-
6-
5-
4-
3-
2-
l-
Od
75
Edad (años)
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 A Ortiz et al
anatomopatológica) que suponen el 2,2 % Los diagnósticos dermatológicos ob-
del total de los casos que no consultaban servados se recogen en la tabla 3. Las
y el 0,5 % del total de casos dermatológi- micosis, la dermatitis de contacto y otros
cos del estudio. eczemas (código 0692 de la clasificación
utilizada) y las patologías de las glándulas Los casos derivados al dermatólogo de
sebáceas son los más frecuentes. En la referencia fueron 76, un 19,24 % del total
figura 2 se representan la prevalencia de casos incluidos (tabla 5). Las intercon-
estimada de las cuatro patologías más sultas realizadas mediante volante tipo
frecuentes y además de los tumores P-10 fueron 33 y las efectuadas mediante
malignos, distribuidas por intervalos de fotografías con historia clínica de 43. Las
edad. Las micosis presentan un pico causas más frecuentes de derivación fue-
máximo en el período de 15 a 24 anos, ron las dermatitis de contacto y otros
descendiendo paulatinamente hasta apa- ezcemas, los tumores malignos y la
recer otro pico en los mayores de 75 anos; dermatitis seborreica. En el apartado XII
la dermatitis de contacto mantiene una de la citada clasificación, los casos deri-
frecuencia similar en todas las edades, vados fueron 52, que suponen un 20 %.
ascendiendo lentamente en los últimos
Los 76 casos dermatológicos deriva- años; como podría esperarse, la prevalen-
dos se corresponden con 80 motivos de cia de tumores malignos aumenta con la
derivación, a saber: 53 (66 %) por diag- edad, representando el pico máximo en
nóstico incierto; 12 (15 %) por evolución los mayores de 75 anos (16,5’por mil).
no satisfactoria, y 15 (19 %) por precisar
Se registraron 91 casos que no con- tratamiento especializado, mayoritaria-
sultaban por problemas dermatológicos, mente extirpación quirúrgica.
lo cual representa un 23 % de todos los
casos dermatológicos incluidos en el DISCUSION
estudio (tabla 4). Se descubrieron dos
casos de tumores malignos (un basocelu- La frecuencia de ED observada en
lar y un melanoma, tras comprobación atención primaria presenta amplias va-
riaciones en diversos estudios (tabla B), TABLA 4
oscila entre un 5,5 y un 22,5 %. En
Diagnósticos mhs frecuentes entre los pacientes
nuestro estudio el porcentaje es menor que consultaban por otras causas no dermatol6gh
cas (4,85 %), lo cual podría deberse a varios
motivos: exclusión de diagnósticos
tan frecuentes como por ejemplo Número 1 Porcentaje Diagndsticos 1
caspa o pitiriasis; tipo de explora-
ción realizada; desigual recogida de
Acné 12 13,2 I datos entre los entrevistadores; ex-
10 ll,0 Dermatitis seborreica periencia de cada centro y, en algunos
Verrugas seborreicas 9 979 casos, apoyo de centros especializados
en su misma área sanitaria l5 0 inclusión comunes 7 7,7
de visitas realizadas por especialistas 16. Rosácea 5 5s
Además hemos de recordar que nues- Psoriasis 5 5,5
tras cifras de prevalencia son referidas
Neoplasias benignas 5 575
en el marco habitual de funcionamien-
Otros * 38 41,7 to de nuestro Centro de Salud, en el
Total 91 loO, tiempo de consultas y, por tanto, infraes-
timadas al no considerar la población
* Incluye dos casos de tumores malignos (2,2 % del
total de casos no consultados). que no acudió a nuestro centro en
76 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 EPIDEMIOLOGIA DE LAS ENFERMEDADES DERMATOLOGICAS...
TABLA 5
Diagnósticos más frecuentes en la patología derivada al dermatólogo de referencia
- -___
TOTAL
Interconsulta Interconsulta --__ DIAGNOSTICO
P 10 fotografia
Núm. %
Dermatitis contacto 8 10 18 24
Neoplasias malignas 10 0 10 13
Dermatitis seborreica 1 5 6 8
Enf. Gland. sudoríparas 2 3 5 6
Neoplasias benignas 1 2 3 4
Urticaria 1 2 3 4
Verrugas 2 3 4
Otros 8 20 28 37
/ Total 33 43 76 100
el período de estudio; por ello podríamos de ser en estos aspectos un mejor medio
considerar un sesgo en la estimación de la complementario.
prevalencia en cuanto a que se refiere a Al revisar la bibliografía hemos encontra-
población consultante y no a población total.
do una escasez de estudios referentes a
El procedimiento empleado para la nuestro país, dirigidos específicamente a
validación de los diagnósticos ha sido conocer la patología dermatológica en el
utilizado en otros estudios ‘, 17, 18, e inclu- campo de la AP; la mayor parte (tabla 6)
recogen datos en estudios globales de morbi- so por la Ameritan Board of Dermatology
para examinar candidatos r8. Este procedi- lidad y en ellos se consideran las enfermeda-
miento, en AP, debería seleccionar la des de la piel y tejido subcutáneo exclusiva-
patología más prevalente en nuestro me- mente las del Apartado XII según la
dio. Incluso pudiera ser un útil para clasificación de la WONCA utilizada.
mejorar la calidad de la práctica clínica, y Nuestro hallazgo en este apartado (3,19
como método de formación continuada a %) es concordante con la literatura nacio-
través de la repetición periódica de estas nal. E. Alonso et al, en una revisión ‘,
pruebas. En otro sentido, el diagnóstico establece que es el apartado con menos
por fotografía plantea dificultades por variabilidad en todos los estudios, con un
cuestiones técnicas (calidad de la imagen, porcentaje medio de 4,l % DE 2 1,2).
evolución temporal); en el estudio la Las ED ocupan el sexto-séptimo lugar
iconografía se usa como sistema com- en cuanto a patología más frecuente
plementario de la historia clínica y no observada en AP 19* 20* ‘l, 22p 23Y 24y l, aunque
como diagnóstico “per se”, así en deter- en el estudio no tenemos datos por
minados casos específicos el propio ausencia de registros adecuados de morbi-
enfermo acudió a la sesión conjunta con lidad en nuestro Centro de Salud. Las ED
el dermatólogo para solventar las difi- ocupan, por tanto, un lugar relevante de
cultades más arriba expresadas. El ví- la consulta diaria, aun sin considerar que
deo, disponible en nuestro centro con un gran número de pacientes, hasta
posterioridad al período de estudio, pue- un 79 % en algunos estudios, con
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 77 TABLA 6
Frecuencia de consultas por problemas dermatológicos y porcentaje de sus derivaciones a especialistas en el hmbito de la Atención Primaria. Datos 9
reportados por diferentes autores
N.’ de N.’ de consultas N.’ de consultas Derivados al
Peferencia Primer autor Año de
especialista Comentarios (YO) por enfermedad (YO) del aparta-
:bliográfica (lugar del estudio) publicación demc~t~s~ta
do XII* en porcentaje dermatológica
NO DATOS Prospectivo. 8 semanas. 15 K Steele 1984 2.409 199 (8,2) 2W t
Desde los 0 años (BELFAST)
22,5 Revisión historias W. T. Branch 1983 495 -f 111 (22,4) t NO DATOS 27
clínicas. 10 meses (BOSTON)
- NO DATOS NO DATOS Prevalermia sobre una muesrtra. 2 JN Rea 1976 614 (22,5)
Prospectivo. 15-74 años (LONDRES)
16 R S Stern 1977 634 x lo6 9 44 x lo6 (7,0) $ NO DATOS NO DATOS 12 meses
Desde los 0 años (USA)
6.914 381 (5,5) NO DATOS 31,2 Prospectivo. 10 meses 35 M A Abreu 1988
Desde los 0 años (MADRID)
ll,9 Retrospectivo. 6 meses 19 J R Aguirrezabala 1983 13.534 NO DATOS 446 (3,29)
Desde los 7 años BILBAO)
22 J Alcántara 1984 13.036 NO DATOS 448 (3,44) Del libro de registro de 1637 1 1
actividades diarias. 10 meses (MURCIA)
Desde los 0 años
NO DATOS 1.632 (485) Del libro de registro de 21 A Delgado 1988 33.65 1 878
actividades diarias. 24 meses (GRANADA)
Desde los 0 años
NO DATOS Muestra aleatoria. 12 meses 23 F Gudé 1990 3.534 NO DATOS 115 (3,25)
Desde los 0 años (SANTIAGO DE
COMPOSTELA)
Ambito rural R Lucas 1986 5.899 NO DATOS 126 (2,13) 17,5 ll 20
Del libro de registro de (CUENCA)
actividades diarias. ll meses
Desde los 0 años
- - 260 (3,19) 19,2/20 Prospectivo. 6 meses A Ortiz 8.134 395 (4,8)
Desde los 10 años (SANTANDER)
* Apartado XII de la Clasificación Internacional de la WONCA para la Atencidn Primaria, CIPSAP - 2 - Definida.
t Incluyen todos los casos tratados por el autor con medios terapéuticos fuera del alcance, en nuestro medio, de Atención Primaria.
t Los datos se refieren al número de pacientes y porcentaje de los mismos, no de casos dermatológicos.
5 Son datos, a partir de una muestra, extrapolados a nivel nacional en medio ambulatorio.
1 1 Porcentaje estimado si los derivados fueron todos del apartado XII y únicamente al dermatólogo.
ll Datos de derivación al dermatólogo, no consideran los casos dermatológicos dirigidos a otros especialistas. EPIDEMIOLOGIA DE LAS ENFERMEDADES DERMATOLOGICAS...
enfermedades cutáneas que justifican aten- La patología mitótica (dermatofitosis
ción médica no acude al médico 2T 25 (gran y dermatomicosis) ocupa una alta frecuen-
porcentaje de patología crónica asintomáti- cia, lo cual coincide con varios autores 3,
ca, tendencia a la automedicación, influencias 27128. La escasa frecuencia en otros estu-
culturales, accesibilidad, . .). dios 15* lo, 2 podría explicarse por su corta
duración y época del año en que fueron El Apartado XII de la clasificación
realizados, dada su correlación, entre utilizada no recoge todos los diagnósticos
otros factores, con el calor y la humedad dermatológicos, motivo por el cual mu-
29,30
. chos autores elaboran su propia clasifica-
ción que dificulta posteriormente estable-
Entre las restantes patologías cutá- cer comparaciones. Sería interesante
neas, destacamos el hallazgo de 10 casos unificar una clasificación internacional de
de tumores cutáneos malignos (7 carcino- ED orientada para su uso en atención
mas basocelulares, 2 carcinomas espinoce- primaria o, en su defecto, usar y especifi-
lulares y 1 melanoma). Existe relación car claramente los diagnósticos incluidos
estrecha con la radiación ultravioleta y la por la Clasificación de la WONCA para la
pérdida de capa de ozono, que dan lugar a Atención Primaria CIPSAP-2 Definida.
un incremento de la incidencia de cánceres Otros motivos que dificultan la compara-
cutáneos no-melanomas 31; la incidencia de ción entre los estudios son la época del
los melanomas también está aumentando año en que se realizan, el entorno geográ-
alarmantemente 32, aunque se plantea una fico y cultural, y las características de la
relación mayor con los cambios de hábitos población estudiada, que deberían ser
de la exposición al sol que con la simple siempre referidos. Otro aspecto de la
exposición, de tal manera que períodos clasificación utilizada es que ésta fue
cortos de intensa exposición al sol serían diseñada para adaptarse a las dificultades
más importantes que la dosis acumulativa a del diagnóstico en AP, esto implica cierto
lo largo de la vida 33* 34. Futuros estudios en grado de imprecisión en los diagnósticos;
nuestro Centro deberían reafirmar dichos a pesar de ello se ha demostrado válida
incrementos, pues nuestra población se con fines epidemiológicos 26.
encuentra en un entorno geográfico y
El número de consultas fue mayor en cultural apropiado y, quizás, además, un
el grupo de edad entre los 15 y 24 anos, desplazamiento en la gráfica de la figura 2
siendo casi un 60 % de todas las consultas hacia edades más jóvenes.
dermatológicas por debajo de los 34 años,
lo cual coincide con otros autores r5, “7 2. Un número restringido de 8-10 diag-
Esto puede deberse, por una parte, a la nósticos dermatológicos suponen la ma-
distribución poblacional de nuestro cen- yor parte de las consultas, entre un 65 y 90
tro y, por otra, a la frecuencia de % según los estudios, tal y como ocurre en
enfermedades como micosis y acné a el nuestro. En base a ello, y sin entrar en
esas edades. Los datos del estudio sugie- la controversia sostenida por algunos
ren una variación en la distribución de autores 17, ‘* de la conveniencia de desvin-
las ED con la edad, como variable cular los diagnósticos dermatológicos del
independiente, en el sentido de dismi- médico de AP en favor de la especializa-
nuir en el grupo de 35 a 54 años y ción, cualquier programa de formación
aumentar en el intervalo de edad de 55 a dermatológica debería hacer hincapié en
64 años. RC Mendenhall et al Io presen- el diagnóstico de la patología más fre-
tan esta misma tendencia con significa- cuente y en el manejo de las terapias y
ción estadística, pero se precisa verifica- fármacos más requeridos en la AP, antes
ción por estudios futuros. que abarcar un amplio espectro de diag-
Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1 79 A Ortiz et al
nóstico y terapéuticas más propio del Conseguir disminuir el número de
especialista 27. derivados al especialista es un tema
controvertido. Algunos autores ls3 35 refie-
Una quinta parte de las lesiones ren una disminución importante con la
fueron observadas por el médico sin que disponibilidad de medios sencillos (punch
fueran motivo de consulta, al igual que cutáneo, nitrógeno líquido, electrocaute-
otros estudios 35; no obstante este valor rización) a nivel extrahospitalario; sin
podría ser superior si la exploración en embargo, en nuestro caso, debido a la
busca de las ED hubiese sido más patología específica derivada, la reduc-
completa. Esa alta proporción debería ción hubiese sido escasa. De otro lado,
suponer un esfuerzo de atención y coincidimos con otros autores 28 que la
mentalización en nuestras consultas, enseñanza dermatológica mejoraría el
máxime cuando además pueden estar diagnóstico y tratamiento de la mayoría
incluidas enfermedades graves (un baso- de las patologías, pero no necesariamente
celular y un melanoma). disminuirá el número de derivados al
especialista, aunque por nuestro estudio
no disponemos de datos que comprueben El 19,2 % de los casos consultados al
este aspecto. dermatólogo es inferior al 28,6 % l5 y
22,5 % 27 de otros estudios (tabla 6). A
En resumen, las enfermedades derma-
ello pueden contribuir la existencia de
tológicas ocupan un lugar relevante en las
clínicas especializadas de apoyo con una
consultas de AP. Las micosis, el acné y las
relación médico de atención primaria/der-
dermatitis de contacto y otros eczemas
matólogo más conjuntada 15, la inclusión
son los problemas más frecuentemente
en sus estudios de niños de 0 a 10 años, la
atendidos, siendo esta última la primera
mayor presión social (demandas judicia-
causa de derivación. La edad, como
incluso, el modelo les) que sufren e,
variable independiente, podría condicio-
sanitario específico (en Estados Unidos se
nar la frecuencia de casos dermatológicos
observa que 7 de cada 10 pacientes son
en ciertos grupos de edad. La existencia
referidos por sí mismos o por otros
de patología grave entre las lesiones no
pacientes Io). Por el contrario, el porcen-
demandadas aconseja una búsqueda más
taje del 20 % de casos derivados, pertene-
activa por parte del médico de AP. El
cientes al Apartado XII, es superior a
modelo de interconsulta médico de aten-
otros estudios de morbilidad de nuestro
ción primaria/dermatólogo, con el apoyo
país. Probablemente se deba, en gran
de medios audiovisuales, es una metodo-
medida, al modelo de interconsulta, utili-
logía interesante y satisfactoria a promo-
zado por nosotros, que permite más con-
ver en nuestros centros de atención prima-
sultas con el dermatólogo y menos trata-
ria.
Este modelo, como mientos empíricos.
han asegurado otros autores 35, es un
AGRADECIMIENTOS interesante y satisfactorio método de
formación continuada, mejora la relación
con el dermatólogo y ahorra consultas Queremos expresar nuestro sincero
para el paciente. agradecimiento a José Héctor Fernández
Llaca, del Servicio de Dermatología del
Una tercera parte de los casos deriva- Hospital Marqués de Valdecilla, por su
dos la constituyen los tumores malignos, desinteresada participación en las pruebas
la dermatitis de contacto y otros ecze- de validación de los diagnósticos. Tam-
bién queremos agradecer la colaboración mas, cifras que coinciden con otros
de los tutores de atención primaria del estudios 27p 21.
80 Rev San Hig Púb 1992, Vol. 66, No. 1