Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Julián Marías. Una Respuesta Responsable Al Problema del Aborto (Julián Marías. A Responsable Answer to the Problem of Abortion)

De
14 pages
Resumen
El objeto de este breve ensayo es presentar el debate actual en torno al aborto desde dos posturas enfrentadas. Se tomarán dos artículos que representan las opiniones mayoritarias sobre el tema: por un lado Julián Marías, por otro Peter Singer a través de un artículo de M. A. Warren en su Compendio de Ética. Buscaremos exponer las razones de uno y de otro para luego extraer las conclusiones pertinentes.
Abstract
The main objective of this text is to offer a solution to the present debate about abortion. Two experts could represent the most important opinions about this topic. On the one hand, Julián Marías, the Spanish philosopher, who thinks that abortion is always a crime against human life and dignity. On the other hand, we will find a different view in the works of Peter Singer in an article of M. A. Warren. The reasons from one and another will be shown to find a solution to this intricate controversy.
Voir plus Voir moins

JULIÁN MARÍAS. UNA RESPUESTA
RESPONSABLE AL PROBLEMA DEL ABORTO
JULIÁN MARÍAS. A RESPONSABLE ANSWER
TO THE PROBLEM OF ABORTION
Juan Manuel Monfort Prades
C/ Tirant Lo Blanc, 1, 3º, p. 9 - 12100 Castellón
idjmal@hotmail.com
Resumen
El objeto de este breve ensayo es presentar el debate actual en torno al aborto des-
de dos posturas enfrentadas. Se tomarán dos artículos que representan las opiniones
mayoritarias sobre el tema: por un lado Julián Marías, por otro Peter Singer a través
de un artículo de M. A. Warren en su Compendio de Ética. Buscaremos exponer las
razones de uno y de otro para luego extraer las conclusiones pertinentes.
Palabras clave: aborto, persona, dignidad, ser humano.
Abstract
The main objective of this text is to offer a solution to the present debate about
abortion. Two experts could represent the most important opinions about this topic.
On the one hand, Julián Marías, the Spanish philosopher, who thinks that abortion
is always a crime against human life and dignity. On the other hand, we will fnd a
different view in the works of Peter Singer in an article of M. A. Warren. The reasons
from one and another will be shown to fnd a solution to this intricate controversy.
Key words: abortion, person, dignity, human being.
341Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJuan Manuel Monfort Prades
El aborto en la actualidad sigue ge- ciones más importantes en orden a con-
nerando debates y se perfla, en opinión seguir una síntesis de su razonamiento.
de algunos pensadores, como uno de los El punto de partida es el siguiente:
grandes retos del siglo XXI. Julián Marías,
cuya refexión sobre el asunto se abordará “Los partidarios del derecho de la
en las siguientes páginas, no dudaba en mujer a abortar han reaccionado a los
califcar este comportamiento como uno argumentos de los antiabortistas de
de los grandes dramas humanos junto al diferentes maneras. Examinaré tres
terrorismo y el consumo de drogas. líneas argumentales de los partidarios
La solución a este debate no es, ni del aborto: 1) que debe permitirse el
mucho menos, simple. Para poder com- aborto, ya que su prohibición tiene
prender las razones que se dan tanto a consecuencias altamente indeseables;
favor como en contra, se presentarán 2) que las mujeres tienen el derecho
dos autores y sus respectivas posturas a moral de decidir abortar, y 3) que los
través de dos artículos representativos de fetos no son todavía personas y por lo
su pensamiento. tanto no tienen aún derecho sustancial
2El primer apartado estará constituido a la vida” .
por la presentación de un texto de M.A.
Warren, incluido en el Compendio de Éti- En el primero de los casos, basado
ca de Peter Singer, que refeja las líneas en una ética consecuencialista, el aborto
directrices de su pensamiento en cuanto debe permitirse porque los embarazos
al valor de la vida humana. En segundo no deseados agudizan la pobreza, au-
lugar, se podrá comprobar cómo J. Marías mentan los índices de mortalidad neo-
hace lo propio principalmente a través de natal e infantil y causan estragos en los
un artículo, ya clásico, titulado “Una visión recursos de las familias y del Estado. Es
antropológica del aborto”. Finalmente se valioso para evitar crecimientos rápidos
procederá a una revisión de las razones de población.
de ambas partes para alcanzar unas con- En el segundo supuesto aboga por el
clusiones sobre tan problemática cuestión. derecho de la mujer a abortar. Puesto que
las personas tenemos derecho a la vida,
1. “El aborto”, un artículo de Mary Anne a la libertad, a la autodeterminación y a
1Warren estar libre del daño corporal. A una mujer
que no se le permite abortar, se le violan
Me parece pertinente hablar de este ciertos derechos, ya que la mujer corre
trabajo debido a su clara exposición del riesgos al menos de dos maneras: morir
tema del aborto desde la corriente que por embarazos no deseados cuando no
encabeza Peter Singer. Veamos las afrma - se puede abortar y, también, abortar de
forma ilegal y arriesgada donde el abor-
1 Este artículo se puede leer íntegro en Singer,
P. (Edit.), Compendio de Ética, Alianza Editorial,
Madrid, 1995, pp. 417-431. 2 Op. cit., p. 417.
342 Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJulián Marías. Una respuesta responsable al problema del aborto
to no es legal. Además la negación del porque se mata a un ser humano, un
aborto viola los derechos de las mujeres ser de la misma especie. Sostener que la
a la libertad, la autodeterminación y la sola especie proporciona una base para
integridad física. un estatus moral superior sería, desde la
En el tercer supuesto se entra de lleno perspectiva de Warren, arbitrario e inútil.
en el problema del estatuto biológico del En cuarto y último lugar, tras la infan-
embrión humano. Esta autora se pregunta: cia, el ser humano posee sensibilidad y
“¿En qué momento del desarrollo del ser capacidades superiores como la concien-
humano empieza éste a tener un pleno e cia de sí y la racionalidad, se torna un ser
3igual derecho a la vida?” . La respuesta social, capaz de amar, criar, cooperar y
puede venir por cuatro cauces: que lo ten- tener responsabilidad moral. “Quizá estas
ga por ser un ser vivo, por poseer sensibili- capacidades mentales y sociales pueden
dad, por pertenecer al género homo sápiens proporcionar sólidas razones para atri-
o por ser persona. “Voy a defender que la buir a las personas un mayor derecho a la
vida, la sensibilidad y la personalidad son vida que a cualesquiera de los demás se-
5relevantes para el estatus moral, aunque res sensibles” . Según este criterio, quien
4de forma diferente” , afrma Warren. posee estas capacidades debe vivir por
En primer lugar, el respeto a la vida encima de quien no las tiene, pues tales
sugiere que, en igualdad de condiciones, capacidades identifcarían a las personas.
es siempre mejor evitar matar a un ser El feto humano no satisface este crite-
vivo. El aborto, como matar a cualquier rio, estaría cerca de ser persona, pero no lo
animal, estaría justifcado sólo si hubiera sería, no es un ser racional, consciente de
una buena razón. sí, capaz de amar, de criar y de reciproci-
En segundo lugar, la sensibilidad o dad moral. Por ello se podría justifcar el
capacidad de tener experiencias es funda- aborto de fetos sensibles por el bien de una
mental, pero, en igualdad de condiciones, persona. Afrma Warren: “por ejemplo, en
es moralmente peor matar a un ser con ocasiones puede estar justifcado el aborto
sensibilidad que sin ella. Intentando pro- tardío tras comprobarse una grave anor-
fundizar más en la cuestión, la autora se malidad fetal, o porque la continuidad del
pregunta: ¿cómo saber si un organismo es embarazo amenaza la salud de la mujer u
6sensible? A lo que responde que un feto ocasiona otras penalidades personales” .
no lo es hasta el tercer mes, con lo cual Si atendemos a estas propuestas parece
estaría peor matarlo después del tercer que niños, retrasados o enfermos podrían
7mes que en el segundo. también verse amenazados , de ahí que
En tercer lugar, los contrarios al aborto
5 Op. cit., p. 426.
responderían que el aborto es malo no 6 Op. cit., p. 427.
7 Es interesante destacar cómo algunos auto-sólo porque se mata a un ser vivo, sino
res han llegado a las últimas consecuencias de esta
línea de pensamiento. Un caso paradigmático es el
3 Op. cit., p. 421. de Michael Tooley, quien encuentra contradictorio
4 Op. cit., p. 422. que se pueda suprimir la vida de un feto en los últi-
343Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJuan Manuel Monfort Prades
parece aconsejable adoptar la teoría de que deberíamos estar a favor de respetar
todos los seres humanos sensibles tienen los derechos de las mujeres en casos
8derechos morales básicos plenos e iguales. de aparente conficto” .
Ahora bien, tal extensión del derecho nos
lleva a un callejón sin salida, pues en la Algunos flósofos piensan que aunque
práctica es imposible conceder a los fetos los fetos no sean personas, la capacidad
derechos sin negar derechos a las mujeres. de convertirse en personas les da los
Si existe un conficto de derechos entre mismos derechos, pero este argumento
un feto con sensibilidad y una mujer ¿qué no es válido según Warren. “Si un feto
se hace? No tiene dudas esta seguidora de es una persona en potencia, también lo
la corriente de Peter Singer en argumentar es un óvulo humano sin fecundar, junto
que parece valer más decir que es el naci- al número sufciente de espermatozoides
miento el umbral de los derechos del niño. viables para conseguir la fecundación;
La razón sería que es tal acontecimiento pero pocos sugerirían seriamente que
el que hace posible que al niño le sean estos seres humanos vivos deberían tener
9otorgados los mismos derechos básicos sin un estatus moral pleno e igual” .
violar los de nadie. De esta forma: En resumen, es impropio pedir que
una mujer continúe un embarazo cuando
“La mayoría de nosotros deseamos es incapaz o no está dispuesta a ese enor-
proteger a los niños, y dado que ahora me compromiso. Así lo concreta Warren:
podemos hacerlo sin imponer excesivas
penalidades a las mujeres y las familias, “La negación de un aborto niega los de-
no hay razón evidente para no hacerlo. rechos de la mujer a la vida, a la libertad
Pero los fetos son diferentes: su igual- y a la integridad física. Con todo, si el
dad signifcaría la desigualdad de las feto tuviera el mismo derecho a la vida
mujeres. En igualdad de condiciones, que la persona, el aborto sería todavía
es peor denegar los derechos morales un acontecimiento trágico, difícil de
básicos a los seres que claramente no justifcar excepto en casos extremos […]
son aún personas consumadas. Como A diferencia de los fetos, las mujeres son
las mujeres son personas y los fetos no, ya personas. No deberían ser tratadas
como algo inferior cuando se queden
mos estadios de gestación y sin embargo se prohíba
embarazadas. Esta es la razón por la eliminar la vida de un niño de pocos días, ya que
que el aborto no debería estar prohibido, no encuentra diferencia cualitativa entre uno y otro.
Por lo tanto, este autor no tiene reparos en defender y porque el nacimiento, más que cual-
incluso el infanticidio si existen razones que lo justi- quier otro momento anterior, señala el
fiquen. Véase el artículo “In defense of abortion and
10comienzo de un pleno estatus moral” .infanticide” de este profesor de la Universidad de
Colorado en: [Publicación en línea] http://courses.
washington.edu/bh497/readings/Tooley_120_134. 8 Singer, P. (Edit.), Compendio de Ética, Alianza
pdf. Este artículo se publicó originalmente en la revista Editorial, Madrid, 1995, p. 429.
Moral Issues, Ed. por Jan Narveson, Oxford University 9 Idem.
Press, Toronto and New York, 1983, pp. 215-233. 10 Op. cit., p. 430.
344 Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJulián Marías. Una respuesta responsable al problema del aborto
2. Julián Marías, “Una visión antropoló- guien. No un qué, sino un quién, alguien a
11gica del aborto” y otros textos quien se dice tú, que dirá en su momento,
dentro de algún tiempo yo. Y este quién es
13Desde las primeras líneas de este irreductible a todo y a todos” . En cada niño
famoso artículo, Marías apela a un plan- concebido, según las palabras del valliso-
teamiento elemental del problema, a letano, aparece un tercero absolutamente
una solución que brote de la evidencia, nuevo, diferente del padre y de la madre.
fundada en lo que todos ven y entienden. En opinión de Marías, el feto no es parte
Simplemente debemos abrir los ojos y no del cuerpo de la madre, sino que está aloja-
volvernos de espaldas a la realidad. do en ella. Esto es lo que se vive de manera
La base fundamental es la distinción inmediata, lo que se impone por evidencia.
entre persona y cosa, entre algo y alguien, El niño no nacido aún es una realidad vi-
12entre qué y quién . El que habla y el que niente, que llegará si no lo paramos, si no
escucha son realidades personales. ¿Qué lo matamos en el camino. Si se mira bien,
tiene que ver esto con el aborto? “Lo que esto no es exclusivo del nacimiento, pues el
aquí me interesa es ver qué es, en qué hombre es siempre una realidad viniente,
consiste, cuál es su realidad. El nacimiento alguien siempre está inconcluso, siempre
de un niño es una radical innovación de es un proyecto inacabado.
la realidad: la aparición de una realidad
“Si se dice que el feto no es un «quién» nueva […] Lo que el hijo es se deriva de
porque no tiene una vida «personal», todo eso que he enumerado, es reductible
habría que decir lo mismo del niño a ello. Es una «cosa», ciertamente animada
ya nacido durante muchos meses (y y no inerte, diferente de todas las demás,
habría que decirlo de un hombre du-en muchos sentidos única, pero al fn una
rante el sueño profundo, la anestesia, cosa. […] pero el hijo no es lo que es. Es al-
la arteriosclerosis avanzada, la extre-
ma senilidad, no digamos el estado 11 Está publicado en numerosos lugares, en
este caso citaremos el texto de Marías, J., Sobre el de coma). […] Cuando se provoca el
cristianismo, Planeta, Barcelona, 1997, pp. 100-108. aborto o se ahorca no se interrumpe el
12 También el profesor de Munich Robert
embarazo o la respiración; en ambos Spaemann considera clave esta distinción para
14poder analizar con claridad un asunto tan grave casos se mata a alguien” .
como el aborto. Afirma el berlinés: “¿Qué cuali-
dades debe poseer alguien para tener derecho a El discípulo de Ortega cree que es una
ser conocido como persona? La pregunta está mal
hipocresía más el considerar que hay dife-planteada, puesto que al formularla se emplea la
palabra «alguien». Si «algo» es «alguien» es que es rencia en el problema según en qué lugar
una persona. La pregunta es, pues, ésta: ¿Cuándo del camino se encuentre el niño que viene,
es algo «alguien»? De nuevo está mal formulada.
si meses, semanas o días. De la misma Alguien no es nunca «algo». «Ser alguien» no es
manera sería también ilícito practicar el una cualidad de una cosa ni de un ser vivo que
prediquemos de algo previamente identificado”. En
Spaemann, R., Personas. Acerca de la distinción entre 13 Op. cit., p. 103.
«algo» y «alguien», Eunsa, Pamplona, 2000, p. 228. 14 Op. cit., p. 105.
345Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJuan Manuel Monfort Prades
aborto en casos de posible anormalidad A modo de conclusión, Marías, llegando
del niño, pues también podríamos matar al fnal del artículo, intenta recoger en bre -
al anormal por enfermedad o vejez. De ves palabras el núcleo de su argumentación.
ser así, éstos no merecerían vivir. En ellas destaca la importancia de tratar a
El aborto, en la actualidad, enmascara todos los seres humanos como personas e
ciertos propósitos que parecen valiosos insiste en la desgracia derivada de olvidar
como la regulación de la población, el bien- este principio moral. Afrma el autor:
estar de los padres, la situación de la madre
“El núcleo de la cuestión es la nega-soltera, las difcultades económicas, tener
ción del carácter personal del hombre. tiempo libre, mejorar la raza. Pero estos fnes
Por eso se olvida la paternidad; por enmascaran las verdaderas consecuencias
eso se reduce la maternidad al estado del aborto, ya que para conseguir estos
de soportar un crecimiento intruso, “bienes” debemos matar a unas personas y
que se puede eliminar. Se descarta Marías lo considera una aberración.
todo posible uso del quién, de los Otro aspecto que destaca este autor
pronombres tú y yo. Tan pronto como es que el aborto se plantea por completo
aparecen, toda la construcción elevada al margen del padre, se elimina todo lo
para justifcar el aborto se desploma referente a relaciones personales, se habla
como una monstruosidad. […] Por de “mujeres” embarazadas, de fetos, pero
esto me parece que la aceptación social no de madres, padres e hijos. Haciendo
del aborto es, sin excepción, lo más hincapié en el problema de la desperso-
grave que ha acontecido en este siglo nalización de ésta práctica se puede leer
16que se va acercando a su fnal” .este comentario: “En una época en que se
habla tanto de la «mujer objeto» —no sé
Tras haber presentado lo fundamental si alguna vez ha sido vivida así; sospecho
de este texto de Marías, conviene hacer que siempre se la ha visto como «sujeto»
referencia a otros artículos suyos debido (o «sujeta»)—. Se ha abierto camino en la
a la importancia que le da al aborto como mente de innumerables gentes la interpre-
refejo de una crisis actual de la cultura. tación del niño-objeto, del niño-tumor, que
Sus escritos están salpicados de referen-se puede extirpar como un crecimiento
17cias condenatorias . Aparte de las puras enojoso. Se trata de obliterar literalmente el
carácter personal de lo humano. Para ello 16 Op. cit., pp. 107-108.
se habla del «derecho a disponer del propio 17 Se pueden consultar, por ejemplo, las si-
guientes: La fuerza de la razón, Alianza Ed., Madrid, cuerpo». Pero, aparte de que el niño no es
2005, p. 183; La libertad en juego, Espasa, el cuerpo de la madre, sino que es alguien
1986, pp. 48 y 91; La justicia social y otras justicias,
corporal implantado en la realidad corporal Espasa, Madrid, 1979, p. 74; Entre dos siglos, Alianza
Ed., Madrid, 2002, pp. 288 y 441; El curso del tiempo 2, de su madre, es que ese supuesto derecho
15 Alianza Ed., Madrid, 2003, p. 35; Razón de la filosofía, no existe” .
Alianza Ed., Madrid, 1993, p. 49; Sobre el cristianismo,
Planeta, Barcelona, 1997, p. 31; Tratado de lo mejor,
15 Op. cit., p. 107. Alianza Ed., Madrid, 1995, p. 225.
346 Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJulián Marías. Una respuesta responsable al problema del aborto
notas, existen artículos dedicados por lo que hacen la opinión superfcial, a
18completo o en parte al tema y de ellos ser llamados «reaccionarios», lo cual ha
pueden destacarse unas sugerentes apre- venido a ser el pecado nefando. Poco
ciaciones para completar el razonamiento importa que el aceptar el aborto sea
del artículo anterior. lo más reaccionario que puedo imagi-
En primer lugar, en el artículo llamado nar, la regresión a formas de barbarie
“Las palabras más enérgicas”, comentan- prehistóricas o de los albores de la
do unas palabras de Juan Pablo II que Historia, en que la exposición de los
hacían referencia a la imposibilidad de niños (a veces de las niñas solamente)
19legitimar la muerte de un inocente, pues era un uso aceptado” .
se minaría el fundamento de la sociedad,
nuestro autor quiere destacar que impe- En este mismo texto también se califca
dir el aborto no es una cuestión religiosa de homicidio a tal práctica y de hipócritas
sino antropológica. El religioso puede a algunas técnicas de manipulación del
tener alguna razón más, pero desde la lenguaje. Es el caso de llamar al aborto
antropología existen razones más que “interrupción del embarazo”, como si
sufcientes para no aprobar tal conducta. en lugar de decir “ahorcar” a alguien se
Esto le mueve a decir: afrmase que se da una “interrupción de
la respiración”.
“Vivo angustiado hace varios años al Destaca también la falsedad que reside
saber que todos los días se mata, fría y en el intento de justifcar el asesinato del
metódicamente, a miles de niños aún niño en una etapa y en otra no:
no nacidos, se les impide llegar a ver la
luz, se les expulsa del seno materno — “Otra hipocresía, aún más refnada,
la más íntima y profunda de todas las es la que pone plazos. En los pri-
casas del hombre—, se los echa a morir. meros tres meses, por ejemplo, está
Me angustia todavía más el ver a tantas muy bien; en el segundo trimestre
personas que hace muy pocos años se es menos simpático; para el último
hubiesen horrorizado de esto —mejor hay algunos reparos. Es exactamente
dicho, que se horrorizaban, aceptarlo sin como si se dijera que es lícito disparar
pestañear. ¿Por qué? Por muy varias contra una persona que se acerca a
causas, que valdría la pena analizar; nosotros, siempre que esté a más de
pero ante todo por miedo. Por miedo a veinte metros; si está a menos de diez,
no estar al día, a ser descalifcados por hay que pensarlo un poco más; si ha
llegado a sentarse a nuestra mesa, es
20sumamente enojoso” .18 Son los siguientes: “Las palabras más enérgi-
cas”, “Una visión antropológica del aborto”, “Medicina
para personas (II)”, “La cuestión del aborto”, “La más 19 Marías, J., “Las palabras más enérgicas”,
grave amenaza” todos ellos en El curso del tiempo 2, en El curso del tiempo 2, Alianza Editorial, Madrid,
Alianza Ed., Madrid, 2003 y “La vida humana y los 1998, p. 16.
límites del poder”, en el diario “ABC” 2-V-1996. 20 Op. cit., p. 17.
347Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJuan Manuel Monfort Prades
Once años después de escribir “Una también en una de esas famosas terceras
visión antropológica del aborto”, escribió del diario “ABC”, un párrafo que se
Marías “La más grave amenaza”. En este constituye como un duro juicio moral
pequeño escrito recogía lo fundamental contra este acto:
de su razonamiento, pero recordaba al-
gunos matices importantes: “El aborto es absolutamente ilícito.
Ningún poder, por legítimo que sea
“Cuando se considera aceptable en en su orden, tiene potestad para pri-
las primeras semanas, no después, var de la vida a la persona no nacida,
esto equivale a ver que es bueno dis- que llegará a su plenitud si no se la
parar a una persona a veinte metros, mata antes. El aborto es un delito o
discutible a diez metros de distancia, un pecado del que no puede haber
inadmisible a quemarropa. De igual circunstancias que disminuyan su gra-
modo, si se piensa que un niño con vedad. Lo inadmisible es que ningún
anormalidades no debe vivir, ¿por poder se atribuya el derecho de atentar
qué no esperar a que nazca y matarlo contra la vida de la persona que está
si es efectivamente anormal? ¿Y si la en camino hacia su completa realiza-
anormalidad sobreviene a cualquier ción, o que reconozca ese derecho a
edad? A veces pienso que Stalin y los individuos, favoreciendo así lo que
Hitler han triunfado al fnal. en mi opinión es lo más grave que ha
ocurrido en el siglo XX: la aceptación
Se dan explicaciones extrañas para social del aborto, incluso la creencia
justificar el aborto. La violación, por de que es un avance o un progreso, y
ejemplo. Me pregunto cuántas violaciones no una regresión a formas más oscuras
«fecundas» se producen, tal vez ninguna, y de la historia, como la tortura judicial
si eso justifca más de cuarenta mil abor - o la esclavitud. Algo semejante puede
tos en España, en un solo año —¿con qué decirse de los disminuidos físicos o
justifcación legal?—. Otra «razón» es la mentales, de los viejos o los enfermos
22necesidad de disminuir el crecimiento de incurables, de la llamada eutanasia” .
la población. Para eso se usan estadísticas
«futuras», absolutamente incontrolables e
irresponsables, y no se tiene en cuenta el
extraordinario aumento de la producción
22 Marías, J., “La vida humana y los límites de alimentos y de todo lo demás, hasta el
del poder”, en el diario “ABC” 2-V-1996. También 21punto de que su exceso es un problema” .
en el mismo diario, y en consonancia con la opi-
Por último, no queremos olvidar otro nión de Marías, se puede encontrar un artículo de
Miguel Delibes que lleva por título “Aborto libre y texto defnitivo sobre el aborto publicado
progresismo”, el cual se publicó originalmente en
1986. Se puede encontrar en referencias más recien-
21 Marías, J., “La más grave amenaza”, El curso tes como son “ABC” 20-XII-2007 o en Cuadernos de
del tiempo 2, Alianza Editorial, Madrid, 1998, p. 16. bioética, Vol. 1, Nº 2, 1990, pp. 31-33.
348 Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJulián Marías. Una respuesta responsable al problema del aborto
3. Refexión en torno a las razones de Pertenecer a la especie humana tam-
ambas posturas poco es un argumento sufciente para
negar la posibilidad de abortar, pues
Una vez presentadas estas indispen- compartir una forma de existencia no da
sables ideas para comprender adecuada- una dignidad especial. No existen unos
mente el pensamiento de Marías sobre el animales, ni siquiera el hombre, que
aborto, se puede continuar con una com- posea una diferencia especial sólo por
paración y valoración de las razones que ser tal especie. El ser humano es en todo
sostienen ambas propuestas. Para ello se igual a los animales salvo unas cualidades
puede partir de una pregunta, ¿qué razo- especiales. No se puede hablar de especi-
nes se pueden aducir para abortar según fcidad humana.
los seguidores de la línea de pensamiento La capacidad de tener experiencias
marcada por Peter Singer como es el caso (ser sensible) tampoco es sufciente para
de M. A. Warren? Podrían enumerarse de prohibir el aborto. Un feto no es sensible
la siguiente manera: hasta el tercer trimestre, lo que implica
En primer lugar, los embarazos no que puede eliminarse sin problema con
deseados agudizan la pobreza, aumentan una razón sufciente. A partir del tercero
los índices de mortalidad infantil y causan comienza a tener sensibilidad, con lo
estragos en los recursos de las familias y cual podría tener ya cierta dignidad,
del Estado. Además sería bueno para evi- pero si sus derechos compiten con los
tar los crecimientos rápidos de población. de la madre, tiene todas las de perder
La mujer tiene derecho a abortar por- y puede ser eliminado. Esta posición se
que es su cuerpo y no existe un niño con debe al concepto de persona que subyace
derechos, sino el derecho a hacer con el tras esta visión. Ser persona consistiría
cuerpo lo que una quiera. Si se le prohi- en tener sensibilidad, tener capacidades
biera, se verían afectados sus derechos sociales, ser capaz de amar, criar, cooperar
fundamentales (libertad, autodetermina- y tener responsabilidad moral. Todos los
ción e integridad física). seres humanos que no posean las citadas
Se puede abortar porque el feto no es cualidades serían susceptibles de ser tra-
una persona y toda vida que no sea per- tados como inferiores e incluso, si se dan
sonal puede ser eliminada si hay razón confictos de derechos, de ser eliminados.
sufciente. El hecho de que es una simple Por último, otra razón que puede dar-
vida no es sufciente, pues, aunque en se para justifcar el aborto es que cuando
principio no debería eliminarse ninguna se da un conficto entre una “persona”
vida, si hubiera una causa razonable y otra vida humana que no alcanza tal
puede hacerse. Los grandes pensadores condición porque no tiene todos los requi-
del tema dirán qué vidas merecen más sitos, la segunda tiene todas las de perder
vivir y cuáles no si se da un conficto de y puede ser sacrifcada si su existencia
intereses que obligue a la eliminación de pone en jaque alguno de los derechos
una de las dos. fundamentales de una “persona”.
349Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ªJuan Manuel Monfort Prades
Frente a esta noción de persona y sus que “persona” es un concepto enraizado
derivaciones, aparece una idea muy dis- en la vida humana, no en la sociedad ni
tinta, la propuesta por Marías. Su análisis en unos pocos que se crean capaces de
muestra que la opinión de profesores decidir quién es o no persona.
como Warren o Singer es el refejo de una Singer parte de que la persona es algo
gran crisis cultural por la que atraviesa que yo reconozco en el otro y que no
nuestra sociedad. En su opinión, no se tiene de por sí. Es algo que otros ponen
puede salir de tal crisis si no se replantea en un momento determinado sobre la
el tema de la persona y en torno a ello vida humana. Algo parecido a un traje
gira toda su flosofía. protector que te da derechos con el que
Veamos cómo desde la exposición queda investido un individuo de nuestra
que hemos realizado de la flosofía de especie. Una vestidura que puede que
Marías, la postura abortista carece de una en un futuro todos se tengan que ganar.
fundamentación realmente sólida. Para Según lo expuesto, los enfermos y los
que la confrontación sea más fructífera, se anormales no serían personas, o al menos
intentará ir más allá de las razones que da no estarían al nivel del resto de personas.
Warren en su artículo para hacer referencia Si nos percatamos, está imponiéndose un
a algunas ideas y textos de Peter Singer grado de perfección entre los humanos
que encuadran y completan las ofrecidas que puede llegar a determinar en caso
por la profesora de San Francisco ¿Cómo de conficto, el que debe de sobrevivir y
respondería Marías a estas propuestas? el que no. ¿De dónde le viene el poder
En el fondo todo aparece construido al hombre para presentar a una vida
sobre una errónea concepción de la per- humana con más capacidades como más
23sona , pues desde la visión promovida digna de vivir que una que posee menos?
por Singer caminamos hacia una sociedad ¿No va esto en contra de la igualdad en
donde los débiles encontrarán cada vez dignidad de todos los seres humanos?
más difcultades para vivir. La persona La persona en Singer consiste en algo
no es algo que aparece de la nada sobre que le sobreviene al hombre, al hombre
la vida humana, no es un título que la so- le llega o se le hace llegar su dignidad,
ciedad da sólo a algunos individuos, sino en cambio Marías entiende la vida hu-
mana como digna en sí. La postura de
23 El profesor de Melbourne, explica con gran
Singer se resume en lo que él llama la claridad el conflicto en torno al concepto de persona
desacralización de la vida humana, de en diversos lugares. Por ejemplo, afirma con rotun-
didad que “una persona no es por definición un ahí que afrme: “hemos sostenido que la
ser humano”, ya que la persona sería “un ser con vida humana no tiene de por sí ningún
determinadas características, como racionalidad y
24valor” . Dice también que “la doctrina conciencia de sí mismo” y “si establecemos el nivel
por encima de la simple posesión de vida en sí,
algunos seres humanos no conseguirán satisfacer 24 Singer, P., Desacralizar la vida humana, Cá-
ese nivel”. Ver Singer, P., Repensar la vida y la muer- tedra, Madrid, 2002, p. 356. Especialmente destaca
te. El derrumbe de nuestra ética tradicional, Paidós, el artículo “Desacralizar la vida humana” incluido
Barcelona, 1997, pp. 179-182. en ese volumen en pp. 275-297.
350 Cuad. Bioét. XXI, 2010/3ª

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin