Cet ouvrage et des milliers d'autres font partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour les lire en ligne
En savoir plus

Partagez cette publication



Vol. 5 Nº3 págs. 331-341. 2007

www.pasosonline.org


Relación entre turismo, género y sexo.
El caso de Buzios – Brasil


Juana A. Norrild
CIET (Argentina)


Resumen: La relación entre sexo y turismo ha seguido diferentes caminos, desde el turismo para GLS
hasta el turismo nudista o la prostitución. No obstante aún son pocas las iniciativas que tienden a inte-
rrumpir el flagelo, que deja grandes secuelas sociales y escandaliza a la opinión pública. Probablemente
por el tabú que históricamente ha significado el sexo, suele ser problemática toda relación en la que esté
implicado. Este artículo describe un estudio de caso realizado en el centro turístico de Buzios, en Brasil,
donde se aplicaron tres variables en las cuales se encuentra involucrada la mujer, el turismo aparece
como revelador del sexismo existente en la sociedad y queda manifiesta la eficacia de una política social
de concientización en dos de las variables.

Palabras clave: Sexo; Mujer; Turismo; Buzios.


Abstract: The relationship between sex and tourism has followed different paths starting from the Gay /
Lesbian friendly market to nudist tourism or prostitution. Not withstanding, there are sill few initiatives
to stop this kind of tourism that brings with its huge social problems and scandalizes the public opinion.
This is probably due to the fact that from an historic point of view matters related to sex are associated
with taboo and therefore are not easy to understand. This article describes a case study made in Buzios,
Brazil, by means of three variables in which women are implied and tourism appears as an indicator of
the sexism that is evident in present society. Two variables show the efficiency of social policies of con-
sciousness.

Keywords: Sex; Woman; Gender; Tourism; Buzios.




† • Juana Alejandrina Norrild es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de La Plata -
Argentina. Se desempeña como investigadora asociada en el Centro de Investigaciones y Estudios Turísticos (Buenos
Aires – Argentina). Ha participado en la publicación de varios libros relacionados con el patrimonio y es autora de
numerosos artículos académicos publicados en Argentina y el exterior. E-mail: juananorrild@telecentro.com.ar
© PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. ISSN 1695-7121 332 Relación entre turismo, género y sexo ...

Introducción desde los primeros viajes. Desde que la
gente comenzó a viajar ha estado involu-
La relación entre sexo y turismo ha co- crada en encuentros románticos y sexuales
brado una intensa importancia como objeto de distintos tipos. Algunas veces los en-
de investigación en el siglo XXI; así tam- cuentros sexuales en el destino turístico
bién como complemento de otros productos juegan un rol central en la decisión de via-
turísticos para los agentes de viaje y otros jar. Otras veces el sexo representa un as-
empresarios del sector. pecto casual del viaje o no es central en la
En este artículo que analiza un estudio decisión del viaje. Incluso la actividad
de caso en Buzios (Brasil) se considera al sexual puede ser socialmente aceptable y
turismo relacionado con elementos sexuales estar relacionada con la razón del viaje
como un objetivo del viaje en algunos casos como es el caso de una luna de miel o los
(el nudismo, por ejemplo) pero también fines de semana románticos para parejas.
como un “atractivo turístico” surgido al Por otro lado los encuentros sexuales pue-
momento de visitar la ciudad (es el caso de den ser vistos como socialmente inacepta-
la prostitución). Para algunos turistas que bles, tal es el caso del turismo sexual co-
consumen este tipo de turismo el estereoti- mercial y la prostitución infantil.
po sensual que identifica a la mujer brasi- Entonces, con la influencia de Van Bo-
lera es un elemento que seguramente resul- reck (2002) y McKercher y Bauer (2003) se
ta tentador a la hora de decidir el destino, puede decir que a la hora de clasificar a los
esto queda claro en las guías turísticas que turistas que viajan por motivaciones sexua-
promocionan el cuerpo de las mujeres brasi- les debe hacerse una diferenciación a gran-
leras. En cambio los turistas que viajan a des rasgos entre turismo romántico, erótico
Buzios y luego consumen prostitución pare- y sexual.
ciera que no lo planifican con anterioridad, El turismo romántico es el practicado
sino que es un atractivo que surge al mo- por los recién casados o parejas estables
mento de llegar al destino y descubrir la que viajan con la intención de vivir una
posibilidad. segunda luna de miel.
Van Boreck (2002) dice que para muchos El turismo erótico es el destinado a
turistas el comportamiento sexual está heterosexuales, homosexuales (gays y les-
relacionado con el turismo. A propósito de bianas) y swingers (intercambio de pare-
eso recuerda las clásicas 4 S del turismo: jas), que no pagan por sexo; y quienes via-
sun (sol) sea (mar), sand (arena) y sex jan a un lugar donde el cuerpo es el prota-
(sexo); y agrega la quinta S: servility (es- gonista como es el caso de los destinos na-
clavitud). turistas o nudistas.
La relación entre turismo y sexo puede El turismo GLS (gays, lesbianas y sim-
ser descripta en base a tres dimensiones: el patizantes) nace en Minneapolis, Estados
rol que juega el sexo y la búsqueda del ro- Unidos, en 1992; con la fundación de la
mance, quizá como precursor de la activi- agencia RSVP Travel Productions, cuyos
dad sexual, como motivo de viaje; la natu- servicios estaban dirigidos exclusivamente
raleza del encuentro; y el rol que juega el a homosexuales. Desde entonces se ha es-
turismo como facilitador del encuentro tudiado este segmento del mercado y se lo
romántico y sexual (Van Boreck, 2002). ha podido caracterizar. En general los tu-
Este abordaje se acerca a lo que se in- ristas homosexuales son individuos solte-
tenta establecer en este paper. Un turista ros, sin hijos, cuyas condiciones socioe-
que viaja a un destino con sol, mar, arena y conómicas les posibilitan gastar más dinero
en donde el cóctel de características es pro- en viajes. Por este motivo son extremada-
picio para que entre el sexo a escena y en mente exigentes en cuanto a la calidad de
algunos casos también la esclavitud, más los servicios prestados por las agencias, los
allá de que ésta no sea la intención de ese hoteles, etc. (De Angeli 2000:193)
turista. En 1994 nació la agencia Get Together
McKercher y Bauer (2003:3) dicen que en Brasil, especializada en turismo GLS.
turismo, romance, amor y relaciones sexua- Los turistas homosexuales necesitan cono-
les han estado íntimamente relacionados cer los lugares en los cuales se reúne la
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

Juana A. Norrild 333

población gay local, las atracciones específi- confluyen en un consumo que está directa-
cas y los lugares reservados como bares, mente relacionado con la satisfacción del
clubes nocturnos y restaurantes (De Angeli sexo. Aquí tienen lugar acontecimientos
2000:194) sociales como la prostitución organizada
El segmento de naturismo y nudismo es voluntaria –mujeres, travestis, transexua-
más restringido y específico en algunos les, gays, lesbianas y en menor número los
destinos que en otros. En Latinoamérica hombres-, el tráfico de mujeres que incluye
hay lugares donde se reúnen exclusivamen- la explotación de seres humanos –
te turistas naturistas como son los casos de adolescentes y niños-niñas-, y en su conjun-
La Escondida (Argentina), Ocho Ríos y to se mueven en un gran mercado en el que
Hedonism II (Jamaica), Praia do Pinho coexisten las ganancias con la explotación,
(Brasil), Red, White and Blue Beach (Cali- la discriminación y la esclavitud sexual
fornia - Estados Unidos), Little Beach encubierta, que cae en el ámbito de las con-
(Hawai), entre muchas otras. ductas delictivas, donde subyace la más
La Federación Naturista Internacional extrema y severa comercialización humana
(s/f) define al naturismo como la forma de del siglo XXI en el floreciente turismo
vida en armonía con la naturaleza, caracte- sexual.
rizada por la práctica del desnudo en Houellebecq (2002) en su novela Plata-
común, con la intención de favorecer el res- forma describe la prostitución generada por
peto por uno mismo, por los demás y por el el turismo en Tailandia y Cuba, pero ya no
medio ambiente. en los siglos pasados sino en el descarnado
Dentro del turismo erótico también se presente. Llama Health Clubs a los lugares
incluye el segmento turístico de solos y dentro de los hoteles tailandeses donde se
solas. Los paquetes turísticos que apuntan ofrece prostitución, aunque la oferta tam-
a este segmento abarcan un amplio público bién se consigue en bares especializados.
que elige el servicio en busca de un compa- No obstante el concepto de turismo sexual
ñero de viaje, para compartir gastos, para es adaptado por los protagonistas de la
relacionarse socialmente con otra gente, o novela a diferentes países. Sólo en América
sencillamente en busca de pareja. Según Latina tenemos a Brasil, Venezuela, Costa
Correa de Almeida Moraes (2000) existen Rica. También podremos abrir clubes en
distintos tipos de solos: viudos, separados, Camerún, Mozambique, Madagascar, Las
divorciados, solteros que viven solos, solte- Seychelles. Y hasta en Asia hay posibilida-
ros que viven acompañados pero se sienten des inmediatas: China, Vietnam, Camboya
solos, casados solitarios, gays y lesbianas. (Houellebecq, 2002:214).
El turismo sexual ubica a la prostitución Por una parte tienes varios cientos de
adulta e infantil, en la cual el turista paga millones de occidentales que tienen todo lo
por sexo. La oferta de prostitución adulta que quieren, pero que ya no consiguen en-
en los países tercermundistas es muchas contrar satisfacción sexual: buscan y bus-
veces la alternativa más fácil de ganar di- can pero no encuentran nada, y son desgra-
nero para algunos hombres y mujeres po- ciados hasta los tuétanos. Por otro lado
bres, y hacia fines del siglo XIX también tienes varios miles de millones de indivi-
era la alternativa para muchas mujeres duos que no tienen nada, que se mueren de
europeas, e incluso para las niñas. En Ale- hambre, que mueren jóvenes, que viven en
mania, por ejemplo, las mujeres y las me- condiciones insalubres y que sólo pueden
nores tenían como alternativa pasar ham- vender sus cuerpos y su sexualidad intacta
bre o entregarse a la prostitución (Carrete- (Houellebecq, 2002:214)
ro 1998:73) En cuanto a la relación entre el turismo
Barger Hanunn (s/f) define al turismo y la prostitución McKercher y Bauer
sexual como un viaje para tener sexo a (2003:4) dicen que el primero no es la causa
cambio de dinero. Esto significa que el au- de ésta última. La mayoría de los turistas
tor lo considera como un objetivo en sí que usan el sexo comercial son usuarios que
mismo de manera excluyente. aprovechan la industria sexual ya existente
Para Martínez Quintana (2006:121) el en el destino. El turismo sexual no sería
turismo sexual es una tipología de turismo posible sin la industria del sexo que existe
y de turista, donde la oferta y la demanda en el destino previamente a la llegada del
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

334 Relación entre turismo, género y sexo ...

turista. cuya imagen está relacionada con el turis-
Finalmente debe hacerse referencia a la mo sexual. La imagen difundida de forma
abominable prostitución infantil que mu- masiva instituyó a Brasil como uno de los
chas veces está relacionada de manera es- destinos de turismo sexual, destino que
trecha con el turismo, si bien en el estudio surgió con un significativo diferencial: mu-
de caso que se realizó no se investigó este jeres bonitas, sensuales, de cuerpos perfec-
aspecto. El mundo comienza a reconocer la tos y que se prostituyen por gusto (Caetano
prostitución infantil a partir de 1920 con la y Barretto, 2003:123)
Convención de Ginebra, reunión de nacio- Brasil se ha posicionado desde hace
nes en su mayoría europeas, en la cual se tiempo como líder en el turismo sexual,
cambió la designación de trata de blancas aunque recientemente han emergido Costa
por la de trata de mujeres y niños. Carrete- Rica, Guatemala y Honduras (Barger
ro (1998:207) denuncia que en la década de Hanunn, s/f).
1980 en Brasil se vendían niñas de 8 a 12 Buzios, como se verá, editó sólo una guía
años como esclavas o se alquilaban niñas y promocionando el destino turístico como un
niños para ser prostituidos indiscrimina- paraíso sexual o al menos eso traslucía a
damente. través del cuerpo de la brasilera que apa-
La explotación sexual comercial infantil recía en la tapa. Sí existe una constante en
(ESCI) se produce de diversas maneras promocionarlo como un paraíso geográfico.
entre las que incluyen la prostitución in- En cuanto a la playa nudista, es un ele-
fantil, pornografía infantil, tráfico de niños mento del cual se enteran los turistas que
con fines sexuales y turismo sexual (Agui- no lo practican al momento de llegar aun-
lar González, 2005:207) que los practicantes de este tipo de turismo
En el trabajo realizado se consideró al por supuesto que llegan conociendo esa
turismo erótico, enfocado en la playa nudis- información. En tanto que la prostitución
ta de Buzios y al turismo sexual enfocado tampoco es un elemento que se destaque en
en la prostitución. Y luego se trabajó con un la promoción oficial del lugar, pero sí es
tercer elemento que es la frivolización de la información que los empleados de los cruce-
mujer en las guías turísticas, quien es utili- ros conocen y que, según manifestaron, se
zada como atractivo turístico. las transmiten a los turistas que tienen
interés.
El Caso de Buzios (Brasil) Para dar un marco teórico al análisis de
la problemática de la mujer en Buzios se
Buzios es una pequeña villa de pescado- eligió a Lipovetsky (1999), quien considera
res ubicada a 190 km. de Río de Janeiro. Es la existencia de una primera mujer, aquella
una península que recibe turistas de todo el que durante siglos y hasta el Renacimiento
mundo desde que la actriz americana Bri- fue la mitad maldita de la humanidad, bru-
gitte Bardot visitó sus playas en 1960 y ja, acaso un mal necesario. Luego aparece
difundió sus bellezas y encantos. la segunda mujer, la mujer ícono, personifi-
En este artículo, como ya se adelantó, se cación suprema de la belleza que debía todo
trabajó con una variable de turismo erótico, su prestigio social al padre o al marido. Y
el nudismo; otra de turismo sexual, la pros- hoy en día se puede hablar de una tercera
titución femenina adulta, y una tercera mujer que se iguala al hombre en la acción.
variable en donde la relación entre sexo y A través de este estudio se verá que en
turismo está dada por la frivolización del el caso de Buzios, quizás como reflejo de
cuerpo femenino a través de la portada de muchas otras sociedades, se produjo y se
una guía turística. produce aún una lucha entre esa segunda
Se realizó una investigación exploratoria mujer que cuesta superar y la tercera mu-
con observación libre y participante, 30 jer, capaz de ver las problemáticas y propo-
entrevistas en profundidad con quienes se ner soluciones.
determinó que eran los líderes de opinión, Nuestra época ha desencadenado una
30 entrevistas itinerantes con los actores conmoción sin precedentes en el modo de
involucrados y más de 50 encuestas de opi- socialización e individualización de la mu-
nión informales. jer, una generalización del principio de
Se eligió Buzios por pertenecer a un país libre gobierno de sí, una nueva economía de
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

Juana A. Norrild 335

los poderes femeninos; este nuevo modelo Frivolización del cuerpo femenino
histórico corresponde a lo que denomina-
mos la tercera mujer (Lipovetsky, A principios del siglo XXI la Secretaría
1999:213) de Turismo de Buzios publicó la primer
La relación entre sexo, mujeres y turis- guía turística de Buzios cuya portada pu-
blicitaba la cola de una brasilera con micro mo en este artículo se verá como una acción
desvalorizadora de las mujeres, ya sean bikini. Esto trajo aparejada la movilización
residentes o turistas. En la superficie, el de la Asociación de Mujeres de Buzios con
el apoyo de un periódico quincenal local, el ámbito del sexo parece acorde con la eco-
Buziano; quienes denunciaron la utilización nomía del placer, pero en el fondo, se cons-
de la mujer como un objeto de atracción truye según una economía del poder orien-
turística. A su vez, se denunció el hecho de tado hacia la interiorización y la coloniza-
que se le esté dando a Buzios una imagen ción interior de la mujer (Lipovetsky,
de paraíso sexual y prostitución. Las accio-1999:61) Ese poder se materializa en la
nes realizadas fueron: dominación masculina ejercida sobre la
• denuncias frente a los organismos oficia-mujer y es clara en la objetivación que se
les encargados de la edición y publica-hace de las brasileras que aparecen en las
ción de la guía, guías o folletos turísticos, se da en los epi-
• reuniones de concientización a nivel sodios acontecidos entre trabajadores y
local, y turistas de la playa nudista, y también
• una intensa campaña en algunos de los aparece en la idea social de la prostitución.
medios de comunicación de Buzios. La dominación masculina, que convierte
Estas acciones lograron sacar la guía de a las mujeres en objetos simbólicos, cuyo
circulación y que las ediciones siguientes ya ser (esse) es un ser percibido (percipi), tiene
no publicitaran el lugar como un paraíso el efecto de colocarlas en un estado perma-
sexual. Este punto fue uno de los más re-nente de inseguridad corporal o, mejor di-
saltados por las mujeres movilizadas en cho, de dependencia simbólica. Existen
aquel entonces, quienes protestaban en fundamentalmente por y para la mirada de
contra de que: los demás, es decir, en cuanto que objetos
• “No puede utilizarse a la mujer como un acogedores, atractivos, disponibles. Se es-
objeto de atracción turística. Es deni-
pera de ellas que sean femeninas, es decir,
grante para el género”.
sonrientes, simpáticas, atentas, sumisas,
• “No nos interesa que Buzios tenga la
discretas, contenidas, por no decir difumi-
imagen de paraíso sexual”.
nadas (…). Consecuentemente, la relación
• “Tampoco queremos que la imagen de
de dependencia respecto a los demás (y no Buzios esté asociada a la prostitución”.
únicamente respecto a los hombres) tiende • “Buzios tiene elementos mucho más
a convertirse en constitutiva de su ser.
interesantes para atraer al turismo que
(Bourdieu, 2005:86)
la sensualidad femenina”.
Aquí no es sólo culpable el hombre y su No obstante, si bien los líderes de opi-
ventaja social, sino también la mujer que nión manifestaron que lentamente la ima-
permite tal situación. Los dominados apli- gen de Buzios fue cambiando hacia la de un
can a las relaciones de dominación unas destino de belleza geográfica y natural,
categorías construidas desde el punto de cumpliendo con el objetivo que proponían;
vista de los dominadores, haciéndolas apa- en la guía del año 2003 de la Costa do Sol,
recer de ese modo como naturales. Eso pue- que incluye Buzios, se ve una mujer en
de llevar a una especie de autodepreciación, bikini tomando sol de frente y el texto está
o sea de autodenigración sistemáticas cargado de erotismo:
(Bourdieu, 2005:50) (…) Buzios es sensual, curvilínea, dis-
No obstante, en el caso de la prostitu- puesta a seducir con su exhuberancia. La
ción, no puede dejarse de lado la situación generosa lista de atributos puede ser expe-
socio-cultural de una gran mayoría de mu- rimentada por el visitante si se entrega al
jeres que quizá no deciden ser trabajadoras lugar y explora su privilegiada geografía.
sexuales, sino que son obligadas a poner el En cambio la guía turística exclusiva de
cuerpo y esclavizadas. Buzios de ese mismo año, 2003, ya no
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

336 Relación entre turismo, género y sexo ...

muestra a la mujer como atractivo, sino las mujeres latinoamericanas son presen-
una imagen del lugar que se asemeja mu- tadas como fogosas y pasionales. En el caso
cho a la realidad, donde se promocionan los de Brasil, la imagen en relación a sus mu-
servicios, actividades y atractivos de la jeres fue creada por la literatura, los rela-
villa, o sea la vegetación, las aguas de colo- tos de viaje, el cine, la radio y la televisión.
res intensos, los deportes y paseos náuticos, La era de las comunicaciones de masa
los paseos de compras, etc. (años ´30) fue marcada por la introducción
Esta problemática no es privativa de del recurso sexual y la identificación del
Buzios sino que se extiende en acciones país con lo sensual, por la música (samba),
fuera de sus límites e incluso fuera de Bra- las manifestaciones culturales (carnaval),
sil. A partir de la década de 1990 se puede los rituales exóticos y las mujeres bonitas
identificar un cambio de estrategia en los (Caetano y Barretto, 2003:103).
países receptores, que alteran su modus Y esta imagen está cargada de ideología,
operandi en los países emisores, con un precisamente la ideología que las mujeres
marketing que intenta evitar la asociación de Buzios denuncian. La ideología no es un
del turismo con la imagen de bellas muje- tipo particular de mensajes, o una clase de
res. En relación a los países emisores, sin discursos sociales, sino uno de los muchos
embargo, sus medios de comunicación (do- niveles de organización de los mensajes,
cumentales y guías turísticas) siguen ejer- desde el punto de vista de sus propiedades
ciendo un rol muy importante en la consoli- semánticas. La ideología es entonces un
dación de tales imágenes (Soares do Bem, nivel de significación que puede estar pre-
2005:38). sente en cualquier tipo de mensajes, aún en
Esto demuestra que la resolución de es- el discurso científico (Verón, 1971:6).
ta problemática no es tan simple y que se Esa imagen publicitaria es la imagen del
necesitan políticas generales y específicas cuerpo femenino, un cuerpo que la moder-
que lograrán el cambio sólo después de nidad ha transformado en objeto, en mer-
muchos años de trabajo. Asimismo la idea cancía, en una cosa cualquiera.
de publicitar Buzios con el cuerpo de una El cuerpo es objeto de un mercado flore-
mujer no es un acto aislado de la realidad ciente que se desarrolló durante estos últi-
social. Tanto los anuncios publicitarios co- mos años alrededor de los cosméticos, de los
mo las portadas de las revistas, el lenguaje cuidados estéticos, de los gimnasios, de los
como las canciones, la moda como las mode- tratamientos para adelgazar, del manteni-
los, la mirada de los hombres como el deseo miento de la forma, de la preocupación por
de las mujeres, todo nos recuerda con insis- sentirse bien o del desarrollo de terapias
tencia la posición privilegiada de que goza corporales. (…) Además, las imágenes de la
la hermosura femenina, la identificación de publicidad que ponen el acento en la forma,
la mujer con el bello sexo (Lipovetsky, en la preocupación por sí mismo, etc., para
1999:93). demostrarlo, fragmentan con frecuencia la
Caetano y Barretto (2003:99) afirman unidad del cuerpo (Le Breton, 1995:217).
que la utilización de la mujer como atracti- A través de lo analizado aparece ese en-
vo turístico en Brasil posee un fundamento frentamiento entre la segunda y la tercera
histórico, cultural y social. Histórico porque mujer de Lipovetsky, entre una mujer que
es una imagen que se ha ido construyendo se deja fotografiar para aparecer en la tapa
desde la colonización (a través de la desnu- de una guía turística como objeto de deseo y
dez de las indias), pasando por el período de una mujer que lucha por darle dignidad al
esclavitud, hasta el gobierno de Vargas. género. La cultura del bello sexo está em-
Cultural porque en esa construcción de la parentada con una lógica de tipo arcaica
imagen se idolatra a la mulata que reúne basada en la desigualdad y la desemejanza
los rasgos típicos de la cultura brasilera, a radical entre los sexos. Para los hombres la
la cual se transforma en estereotipo. Y so- fuerza y la razón, para las mujeres la debi-
cial porque la imagen de la mujer brasilera lidad de la mente y la belleza del cuerpo
como atractivo turístico desencadena rela- (Lipovetsky, 1999:117)
ciones que determinan conductas y valores La lucha de algunas mujeres de Buzios
sociales específicos. por preservar a la identidad femenina del
Incluso Van Broeck (2002: 141) dice que sometimiento y la dominación masculina
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

Juana A. Norrild 337

responde a la intención de revalorizar a la turba la sensibilidad al pudor de nadie”.
mujer e impedir que su trabajo y su condi- Ellos alientan la visita porque “es una pla-
ción general se devalúe. Para evitar la es- ya en donde se puede tomar sol con privaci-
tructura identitaria histórica descripta por dad y libertad”. Esto mismo es lo que dije-
Bourdieu (2005:123) Ser, cuando se trata ron los turistas que visitan la playa para
de las mujeres, es, como ya se ha visto, ser practicar nudismo. El interrogante fue por
percibido, y percibido por la mirada mascu- qué elegir un lugar con tantas desventajas
lina o por una mirada habitada por las ca- aparentes como las dificultades para llegar
tegorías masculinas (…). o las dificultades para permanecer, debido
al alto costo de las bebidas o comida. Este
Nudismo es un resumen de las opiniones rescatadas:
• “podemos estar en privado”
El turismo naturista o nudista en Buzios • “nos sentimos libres”
se concentra en la playa Olho de Boi, la • “que sea de difícil acceso es un detalle
cual funciona desde hace 30 años y a la cual menor comparado con la libertad de po-
se accede por un escarpado sendero. Es un der estar totalmente al natural”
sitio aislado, y de difícil y hasta peligroso • “nos gusta la soledad”
acceso, sobre todo para el turista cuyo • “es cómodo descansar sin que nadie te
cuerpo no tiene entrenamiento físico. Un moleste”
lugar para entrenados o para turistas de Esta sensación de privacidad y de reser-
alto poder adquisitivo que pueden tomar un va se nota que es generada en el lugar a
taxi acuático. través de quienes ofician de anfitriones, los
La falta de atractividad del paisaje, la dueños de los chiringos. Para ellos el estar
inaccesibilidad y los altos precios del servi- desnudos es parte de su vida y son celosos
cio de bar funcionan como desventajas a la de los curiosos que llegan hasta la playa,
hora de elegir esta playa. Posee tres chirin- con ropa, sólo para transformarse en vo-
gos que ofrecen bebidas y ocasionalmente yeur por un rato. Las desventajas del acce-
algún fruto de mar. La playa es muy pe- so funcionan entonces como una ventaja, ya
queña con una angosta franja de arena, que la curiosidad tiene que ser muy fuerte
rodeada, casi encajonada, por morros cu- para trepar un morro muy alto, sin camino
biertos de vegetación. La orilla del mar delineado, con 40 grados de temperatura,
también está limitada por morros de roca durante 20 ó 25 minutos.
donde se sientan a tomar sol los turistas en Más allá de la falta de prejuicio que de-
temporada alta. mostraron los buzianos frente al nudismo,
En temporada baja no hay más de 10 algunos turistas, todos latinoamericanos, sí
personas en la playa. Todo el año es visita- son prejuiciosos al respecto. El 70 % de los
da por hombres solos, generalmente gays, turistas encuestados mostró un pensamien-
algunas parejas y muy pocas familias con to negativo hacia Olho de Boi. Algunas de
niños. El 50% de ellos son brasileros y el las opiniones que se recogieron de la aplica-
otro 50% extranjeros, americanos, suizos, ción de la encuesta fueron:
alemanes, holandeses y algún latino. Estos • Es una playa que por su privacidad debe
últimos aún se muestran pudorosos frente de ser usada para fumar marihuana u
a esta modalidad de disfrutar la playa. otras drogas.
En general no es una playa visitada por • No me parece agradable ver el cuerpo
buzianos, aunque ellos la han adoptado desnudo de un extraño, ni que él vea el
como un servicio más al turista. Los resi- mío.
dentes no muestran prejuicios. En el city • Como no te vas a desnudar después de
tour que las agencias de viaje realizan por subir ese morro.
Buzios el día de llegada, Olho de Boi se • No es para mí.
muestra desde un mirador y se le informa Al momento de realizar el estudio hacía
al turista que allí puede hacer nudismo. dos años que los pobladores de Buzios se
Además, se aplicó una encuesta informal a habían alertado porque sucedieron una
los residentes para conocer su opinión sobre serie de casos de violación y robo de turis-
la playa, y coincidieron en que al ser una tas mujeres que llegaban solas a la playa
playa reservada y difícil acceso “no se per- nudista. Nunca se pudo determinar quienes
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

338 Relación entre turismo, género y sexo ...

fueron los autores de las vejaciones pero se sias evangélicas y esto socialmente influye
presuponía que eran los obreros que llega- en que la prostitución sea muy mal vista,
ban desde otras ciudades y que descono- independientemente del peligro social que
ciendo el significado del nudismo se sentían este fenómeno pueda acarrear.
provocados por las mujeres desnudas. La prostitución organizada surgió con la
Un claro caso de desigualdad o distancia llegada de cruceros que bajaban la tripula-
en el código empleado. Esta distancia está ción y los pasajeros haciendo noche en la
cruzada por un sinnúmero de factores que villa. En general permanecen en el lugar
se mezclan con nuestro lenguaje y condicio- durante dos días. Las mujeres que se dedi-
nan su recepción. Es que la capacidad de can a la prostitución conocen los horarios y
ver y oír del receptor está modelada, limi- los esperan generalmente en los bares que
tada y definida por su historia, su educa- frecuentan los turistas. Ubicados en el cen-
ción, sus valores y creencias, por la imagen tro del pequeño poblado, no son más de tres
que tiene del emisor, el contexto en el que los lugares que fueron señalados por em-
transcurre su vida diaria, la información pleados del sector turístico y pobladores
que maneja, los medios donde la obtiene. como los sitios de encuentros entre prosti-
(Mora y Araujo et al, 2001:73) tutas y turistas. Luego, del bar pasan a los
Esto generó un replanteo en la sociedad cruceros directamente. Pero ni los dueños
de Buzios que llevó a la organización de de los bares, ni los empleados de los barcos,
reuniones con los pobladores locales y foros ni los agentes de viaje tienen que ver con el
de debate (un encuentro y asambleas prees- negocio, aunque claramente alguien les
tablecidas) hasta que el problema se resol- informa a los turistas dónde pueden conse-
vió y actualmente es un lugar seguro. Esta guir servicios sexuales.
vez también fue la Asociación de Mujeres Perlongher (1999:220) define a la prosti-
de Buzios la que lideró la organización de tución como una operación de expropia-
los encuentros. ción/confiscación de los cuerpos, la cual
En este caso se ve claramente que una revelaría uno de sus mecanismos básicos,
parte de esa sociedad aún actuaba bajo el que es el hecho de establecer equivalencias
imaginario colectivo de la segunda mujer. entre el nivel de las intensidades pulsiona-
Una mujer que vale por su belleza, por sus les y los segmentos monetarios. Si bien la
atributos físicos y es dependiente del hom- idea que surge acerca de la dominación en
bre. Es a través de la sexualidad como el la prostitución imagina a la mujer domina-
varón ejerce su poder sobre la mujer; lejos da por el hombre o a quien ofrece el cuerpo
de reducirse a una función natural el sexo dominada por quien contrata, Ryan y Kin-
aparece como el efecto y el instrumento del der (2000:127) desafían con el interrogante:
poder falocrático como un punto de in- el cuerpo de quién está siendo dominado en
flexión en las relaciones de dominio que los el turismo sexual o en la prostitución?
hombres establecen con las mujeres (Lipo- La prostitución en Brasil también tiene
vetsky, 1999:61) que ver con esa imagen que se ha creado
del país a través de los años. El poderoso
Prostitución estereotipo de la mulata brasilera, símbolo
sexual de dimensiones internacionales, se
También fue con el comienzo del nuevo presenta como un ejemplo de sujeto deter-
siglo que surgió en Buzios la problemática minante en la construcción de la imagen
de la prostitución organizada con mujeres femenina idealizada y deseada (Caetano y
llevadas desde otras localidades vecinas. Barretto, 2003:114)
Los líderes de opinión aseguraron que de- Se entiende que eso es parte de una es-
bido a que en Buzios por ser un lugar pe- trategia de marketing, pero el agravante es
queño en donde todos se conocen, si una que crea un concepto superficial acerca de
mujer trabajara de prostituta sería discri- la mujer brasilera y contribuye con otros
minada, tendría como una letra escarlata dos factores importantes en la proliferación
en la frente. Por lo tanto no podría inser- del turismo sexual que son la erotización de
tarse correctamente en la sociedad. Un lo cotidiano y la banalización del sexo (Cae-
detalle que destacó uno de los entrevista- tano y Barretto, 2003:118).
dos es que en Buzios cada vez hay más igle- Y otro de los agravantes es el peligro de
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

Juana A. Norrild 339

que quienes ejercen la prostitución sean donor, el nif, que impone enfrentarse y mi-
llevadas por sus clientes a otros países con rar a los demás a la cara, y sus partes pri-
la promesa de trabajar o formar una fami- vadas, ocultas o vergonzosas, que el decoro
lia, para luego explotarlas sexualmente. La obliga a disimular (Bourdieu, 2005:30)
existencia de este fenómeno no pudo con- Esta visión negativa de la prostitución
firmarse en Buzios ya que no se trabajó con no se da sólo en Buzios y nace del prejuicio
entrevistas en profundidad a quienes ejer- de clase, más allá de que los estudios sobre
cen la prostitución. prostitución realizados por las distintas
El problema más importante y compli- ciencias sociales han agregado sobradas
cado son los grupos de mujeres que son causas para calificar a la prostitución, en
alentadas a través del turismo sexual a general, negativamente. La prostitución
dejar sus países con turistas masculinos callejera continúa siendo considerada mala,
que les prometen una relación sentimental pero las chicas de alta sociedad que se pros-
(y hasta casamiento) o trabajo. Pero al lle- tituyen son aceptadas y su encuentro
gar las mujeres son forzadas a trabajar sexual con los turistas es considerado una
como prostitutas (Van Boreck, 2002:146) aventura (Oppermann, 1999:262)
Agustín (s/f) cree que no debería hablar- Por otra parte no se puede hablar de
se de prostitución sino de trabajos sexuales, trabajadoras sexuales en todos los casos, ya
y establece que la industria del sexo inclu- que hay mujeres que son esclavas sexuales
ye: burdeles o casas de citas, clubes de al- ya que son explotadas por una persona que
terne, ciertos bares, cervecerías, discotecas, oficia de agenciero. Algunos centros de
cabarets y salones de cóctel, líneas telefóni- prostitución funcionan como verdaderas
cas eróticas, sexo virtual por Internet, sex agencias, con un responsable que controla,
shops con cabinas privadas, muchas casas a veces, varios locales con grupos de prosti-
de masaje, de relax, del desarrollo del tutas (Ribeiro, 2003:314) Mientras que
‘bienestar físico’ y de sauna, servicios de además están las microempresarias del
acompañantes (call girls), agencias matri- sexo (Ribeiro 2003) cuyos departamentos
moniales, muchos hoteles, pensiones y pi- tienen la doble función de residencia y lu-
sos, anuncios comerciales y semi- gar de trabajo. En el caso de Buzios este
comerciales en periódicos y revistas y en tipo de discriminación queda abierta a fu-
formas pequeñas para pegar o dejar (como turas investigaciones, ya que el releva-
tarjetas), cines y revistas pornográficos, miento realizado no apuntó a descubrir si
películas y videos en alquiler, restaurantes las prostitutas actuaban por voluntad pro-
eróticos, servicios de dominación o sumisión pia u obligadas por un proxeneta.
(sadomasoquismo) y prostitución callejera: En este caso también es clara la lucha
una proliferación inmensa de posibles ma- entre esa segunda mujer de Lipovetsky,
neras de pagar una experiencia sexual o dependiente del hombre en cuanto a su
sensual. Está claro entonces que lo que medio de vida, y la tercer mujer que repu-
existe no es ‘la prostitución’ sino un montón dia la desvalorización femenina, la depen-
de distintos trabajos sexuales. dencia y la esclavitud.
Este concepto, el de trabajo sexual, no
aparece en la idiosincrasia de los buzianos. Comentarios Finales
Es un fenómeno vergonzante del cual se
quieren separar las mujeres asegurando Se puede concluir del estudio realizado
que las prostitutas vienen de afuera y es que en cuanto a la utilización de la mujer
claro que el grupo discriminaría categóri- como atractivo turístico es una problemáti-
camente a cualquier mujer que intentase ca que parece estar resuelta en Buzios, al
trabajar como prostituta. Esta vergüenza menos en las acciones promocionales que
por involucrar las partes pudorosas del parten de su comunidad; pero que para
cuerpo responde a una conducta social algunos grupos sociales es un ítem sobre el
histórica. cual aún hay que trabajar mucho y el cam-
El cuerpo tiene (…) sus partes públicas, bio de idiosincrasia va a llevar varias déca-
cara, frente, ojos, bigote, boca, órganos no- das. No sólo se trata de educar al hombre
bles de presentación de uno mismo en los sino también a la mujer y sin lugar a dudas
que se condensa la identidad social, el pun- se necesitarán políticas y acciones bastante
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

340 Relación entre turismo, género y sexo ...

más abarcadoras que las luchas colectivas dores visitantes, fue resuelta eficientemen-
de las asociaciones de mujeres. te con un plan organizado y correctamente
La intención de éstas últimas es revertir ejecutado.
la dominación masculina que genera de-
pendencia no sólo de la mujer al hombre Referencias Bibliográficas
sino de las mujeres hacia toda la sociedad,
devolviéndoles su estructura identitaria Aguilar González, Laura
genuina. 2005 “La Explotación Sexual Comercial
La problemática de la prostitución aún Infantil en el Turismo. Análisis del tu-
no ha podido resolverse, probablemente rismo sexual internacional que afecta a
porque afecta a mujeres que no residen en la niñez”. Revista Pasos, Vol. 3 (1): 207-
el lugar y por lo tanto es más difícil que las 210.
mujeres residentes logren empatía con Agustín, Laura
ellas. Por lo que se concluye de las entrevis- s/f “Trabajar en la industria del sexo”.
tas realizadas la prostitución en Buzios se www.nodo50.org Visitado en marzo de
organiza a partir del turismo, no es un 2006.
fenómeno que ya estaba instalado en el Barger Hanunn, Ann
lugar. De esta manera se contradice a s/f “Trices of the trade: sex tourism in Latin
McKercher y Bauer (2003) quienes creen América”. www.fas.harvard.edu visitado
que el turismo no es la causa de la prostitu- en marzo de 2006.
ción. En este caso sí lo es. Bourdieu, Pierre
El interés de los grupos de mujeres loca- 2005 La dominación masculina. Barcelona:
les en resolver esta situación se centra fun- Anagrama.
damentalmente en que intentan de alguna Caetano, Rossana Faria y Barretto, Marga-
manera limpiar esa imagen sensual que rita
tiene la mujer brasilera y que se ha genera- 2003 “A construcao da imagen da mulher
lizado a lo largo de todo el país, porque las brasileira como atrativo turístico”. En
desvaloriza como seres humanos. A su vez Anuário de Pesquisa do Mestrado em
no puede dejarse de lado que el ámbito de Turismo (pp. 97-125) Caxias do Sul:
la prostitución es un costado negro del tu- EDUCS.
rismo que puede gestar graves problemas Carretero, Andrés
como la exportación de sexo de manera 1998 Prostitución en Buenos Aires. Buenos
engañosa y la esclavitud. Aires: Ediciones Corregidor.
Por otra parte habría que trabajar el Correa de Almeida Moraes, Claudia
prejuicio con que es vista la prostitución, no 2000 “Turismo para single: una segmenta-
como un trabajo elegido por la mujer; sino cao em crescimento”. En Gomes Dos
como un fenómeno degradante de la misma, Reis Ansarah, Marilina (Coord.), Turis-
que la convierte en objeto y que por reflejo mo. Segmentacao de mercado (pp.156-
estigmatiza a todas las mujeres del grupo 181). Sao Paulo:Editorial Futura.
aunque no se dediquen a lo mismo. De Angeli, Erika A.
En cuanto a la tercer variable, para los 2000 “Turismo GLS”. En Gomes Dos Reis
residentes de Buzios no es atractivo hacer Ansarah, Marilina (Coord.), Turismo.
nudismo, pero no ven mal que los turistas Segmentacao de mercado (pp.183-208).
lo practiquen; por lo tanto queda demostra- Sao Paulo: Editorial Futura.
do que los prejuicios respecto al cuerpo Federación Naturista Internacional
mostrado que aparecen en la prostitución s/f www.inf-fni.org visitado en marzo de
no se ven en el acto de desnudarse. 2006.
Olho de Boi es una playa muy reserva- Houellebecq, Michel
da, de difícil acceso y por lo tanto no se per- 2002 Plataforma. Barcelona: Editorial
turba la sensibilidad al pudor de nadie, y Anagrama.
Buzios no se promociona por su playa nu- Le Breton, David
dista sino que es un servicio más que se 1995 Antropología del cuerpo y moderni-
brinda a los turistas. En cuanto a la pro- dad. Buenos Aires: Nueva Visión.
blemática ocurrida por la diferencia de Lipovetsky, Gilles
código entre residentes, turistas y trabaja- 1999 La tercera mujer. Barcelona: Editorial
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 5(3). 2007 ISSN 1695-7121

Un pour Un
Permettre à tous d'accéder à la lecture
Pour chaque accès à la bibliothèque, YouScribe donne un accès à une personne dans le besoin