Cet ouvrage fait partie de la bibliothèque YouScribe
Obtenez un accès à la bibliothèque pour le lire en ligne
En savoir plus

Turismo y preservación ambiental: el desarrollo turístico de Península Valdés, Provincia del Chubut

De
13 pages
Resumen
La relación entre el turismo y la preservación ambiental es asumida por gran parte de los estudios del tema y actores involucrados como una relación positiva. Las áreas preservadas son conside-radas anteriores a su uso por parte del turismo, al tiempo que su definición como tal es independiente. El turismo y el negocio turístico simplemente aprovecharían las áreas preservadas preexistentes en un lugar transformándolas en atractivo. Este artículo presenta resultados de una investigación realizada con el fin de analizar el proceso de valorización turística de Península Valdés. Se indaga sobre las vinculaciones existentes entre el turismo y la preservación ambiental, observándose que las áreas preservadas no son ni independientes ni preexistentes de su valorización por parte del turismo.
Abstract
According with academic research and the actors involved, the relationship between tourism an environmental preservation is seen in a positive way. In this relationship, preservated areas are seen previous from the tourist use, and it definition as a preservated area is independent from tourism. Tour-ism and tourism business only take advantage of these previous areas to transform them in tourist attrac-tive. The aim of this paper is to analyze critically the tourist valorization process of Peninsula Valdés. This article inquires the relationship between tourism and environmental preservation, observing that environmental preservation areas aren’t previous and independent from tourism.and independent.
Voir plus Voir moins



Vol. 7 Nº1 págs. 85-97. 2009

www.pasosonline.org


Turismo y preservación ambiental: el desarrollo turístico de Península
1Valdés, Provincia del Chubut

ii
Diego Kuper
Universidad de Buenos Aires (Argentina)


Resumen: La relación entre el turismo y la preservación ambiental es asumida por gran parte de los
estudios del tema y actores involucrados como una relación positiva. Las áreas preservadas son conside-
radas anteriores a su uso por parte del turismo, al tiempo que su definición como tal es independiente. El
turismo y el negocio turístico simplemente aprovecharían las áreas preservadas preexistentes en un lugar
transformándolas en atractivo. Este artículo presenta resultados de una investigación realizada con el fin
de analizar el proceso de valorización turística de Península Valdés. Se indaga sobre las vinculaciones
existentes entre el turismo y la preservación ambiental, observándose que las áreas preservadas no son ni
independientes ni preexistentes de su valorización por parte del turismo.

Palabras clave: Turismo; Preservación ambiental; Patrimonio; Península Valdés; Patagonia.


Abstract: According with academic research and the actors involved, the relationship between tourism
an environmental preservation is seen in a positive way. In this relationship, preservated areas are seen
previous from the tourist use, and it definition as a preservated area is independent from tourism. Tour-
ism and tourism business only take advantage of these previous areas to transform them in tourist attrac-
tive. The aim of this paper is to analyze critically the tourist valorization process of Peninsula Valdés.
This article inquires the relationship between tourism and environmental preservation, observing that
environmental preservation areas aren’t previous and independent from tourism.and independent.

Keywords: Tourism; Environmental preservation; Heritage; Península Valdés; Patagonia.




ii • Diego Kuper es Profesor de Geografía (Universidad de Buenos Aires) y Becario de maestría (Universidad de
Buenos Aires). Instituto de Geografía, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. Proyecto Ubacyt
F150 “Discursos y prácticas territoriales. La valorización turística del patrimonio histórico-cultural y natural en Ar-
gentina”. Director: Mg. Rodolfo Bertoncello. Correo electrónico: dkup@tutopia.com
© PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. ISSN 1695-7121 86 Turismo y preservación ambiental: ...

Introducción Este artículo presenta resultados de una
investigación realizada con el fin de anali-
El uso turístico de las áreas de preser- zar el proceso de valorización turística de
vación ambiental viene creciendo en las Península Valdés. Específicamente, inter-
últimas décadas, en gran medida debido al esa indagar sobre las vinculaciones existen-
interés que la naturaleza despierta en la tes entre el turismo y el desarrollo de la
sociedad en general y entre algunos tipos preservación ambiental en el lugar.
de turistas en particular. El trabajo se organiza presentando, en
La relación entre el turismo y la preser- primera instancia, un breve debate sobre
vación ambiental es asumida por gran par- los conceptos centrales y sus vinculaciones:
te de los estudios del tema y los actores preservación ambiental, patrimonio y tu-
involucrados como una relación positiva. rismo. Posteriormente, se exponen las ca-
Para los gestores y organismos responsa- racterísticas generales del área de estudio.
bles de administrar las áreas preservadas, En los apartados centrales, se analizan los
la visita de turistas representa una oportu- procesos de valorización turística y de desa-
nidad de mostrar sus cualidades y difundir rrollo de la preservación ambiental en
su importancia en la sociedad, al tiempo Península Valdés, tomando como fuentes,
que, el turismo significa una fuente de información secundaria e información pri-
recursos que contribuyen a su manteni- maria, esta última recogida en campo me-
miento y conservación. Finalmente, para la diante entrevistas a informantes calificados
comunidad local donde se halla el área pre- y observación directa. El trabajo concluye
servada, el turismo representa la oportuni- con algunas reflexiones finales que retoman
dad de generar nuevas actividades econó- las cuestiones inicialmente presentadas.
micas a partir de su uso como atractivo
turístico. Esta relación positiva, incentiva- Preservación ambiental, patrimonio y tu-
da por los actores involucrados, no implica rismo.
desconocer que el turismo puede producir
impactos negativos sobre las áreas protegi- La existencia, en determinados lugares,
das que deben ser resueltos o evitados. de condiciones y elementos naturales que
Desde esta perspectiva, la relación entre pueden definirse, en términos generales y
turismo y preservación ambiental es asu- desde distintos criterios, como excepciona-
mida como una relación en donde las áreas les (por sus cualidades intrínsecas o por su
de preservación ambiental son anteriores a riesgo de extinción) y que merecen, por lo
su uso por parte del turismo, al tiempo que tanto, ser conservados son las razones que
su definición como tal es independiente (y justifican la creación de las áreas de pre-
2previa) al turismo. El turismo y el negocio servación ambiental .
turístico, simplemente aprovecharían las Uno de los criterios utilizados (quizás el
áreas de preservación ambiental preexis- más utilizado y difundido) se basa en lógi-
tentes en un lugar transformándolas en cas racionales-científicas como aquellas
atractivo. provenientes de las disciplinas físico natu-
Península Valdés es un área de preser- rales (biología, geología, ecología, etc.) o de
vación ambiental, declarada “Área Natural las disciplinas económicas. Así, se preser-
Protegida” por la provincia del Chubut y van paisajes que se consideran monumen-
sitio “Patrimonio Natural de la Humani- tales; ecosistemas con gran biodiversidad
dad” por la UNESCO. La “naturaleza” y en fauna y flora; formaciones rocosas relic-
específicamente la fauna marina, es aquello tuales de tiempos geológicos remotos, etc.
que se protege. Al mismo tiempo, es hoy un Incluso, los criterios utilizados para justifi-
destino turístico de la Argentina con rele- car la preservación de la naturaleza mutan
vancia internacional, tanto por su presen- con el propio devenir de cada una de estas
cia en el mercado internacional de destinos disciplinas. En el caso de Península Valdés,
turísticos como por el volumen de turistas por ejemplo, la justificación utilizada para
extranjeros que la visitan, a partir del valor la preservación de la fauna marina tiene
que su fauna, especialmente marina, tiene una raíz biológica: la ballena franca austral
como atractivo turístico. “merece ser protegida porque se encuentra
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

Diego Kuper 87

en la cúspide de la cadena alimentaria del inherente al objeto patrimonial. Aquello
mar y porque es el animal más grande que que las distintas sociedades definen como
haya existido jamás” (Instituto de Conser- “indiscutiblemente nuestro” es resultado de
3vación de Ballenas, 2004 ). Esta protección un proceso que estas van elaborando a
se extendió al hábitat de la ballena franca través del tiempo por iniciativa de grupos
austral porque en “las cálidas y productivas concretos, responden a distintas concepcio-
aguas de Península Valdés encuentra refu- nes (en este caso sobre la naturaleza) y
gio y abundantes alimentos para nutrirse y contienen raíces valorativas e ideológicas.
construir sus nidos” (UNESCO, 2004). Así, “el patrimonio podría pensarse como
Las áreas de preservación ambiental, un espacio de conflicto, lucha, tensión y
desde las posturas más esencialistas, pue- negociación entre diferentes sectores aten-
den ser vistas en términos patrimoniales, diendo a las relaciones de poder entre los
en tanto son reconocidas como “socialmente grupos involucrados” (Troncoso y Almirón,
dignas de conservación independientemen- 2005: 61). Estas cuestiones, además, se
te de su interés utilitario” (Prats, 1998: 63) reconocen en discursos sobre la realidad
y están asociadas con la identidad y heren- que adquieren autoridad y legitimación en
cia compartidas de una sociedad determi- una sociedad (Prats, 1998). En Península
nada (Almirón, Bertoncello y Troncoso, Valdés, se manifiestan como discursos que
2006). Las áreas de preservación ambiental reclaman la protección y valoran la con-
para ser consideradas patrimonio, deben templación de la fauna marina después de
cumplir con ciertos criterios de “legitima- haber sido cazada comercialmente durante
ción extracultural”. Es decir, criterios cons- las décadas anteriores.
tituyentes que permiten considerar estos Al igual que en las áreas de preserva-
elementos naturales “más allá del orden ción ambiental, los criterios utilizados para
social y sus leyes” (Prats, 1998: 64). En definir el patrimonio natural preservado
Península Valdés, ciertos aspectos de la también cambian dependiendo las inten-
“naturaleza” como la fauna marina (y su ciones, posibilidades y el momento históri-
hábitat) se encuentran dentro de este co. Por todo lo anterior, puede afirmarse
“transorden”. La “naturaleza” al ser consi- que el patrimonio natural preservado es, en
derada “salvaje”, “prístina” y “misteriosa”, última instancia, un patrimonio cultural ya
escapa al control humano y por lo tanto que fue elaborado, valorizado y apropiado
merece ser protegida (Prats, 1998). por la sociedad (Luchiari, 2005).
La institución de las áreas de preserva- Por otro lado, el turismo es una práctica
ción ambiental como patrimonio y su reco- social que requiere el desplazamiento en el
nocimiento como algo perteneciente a toda espacio de personas hacia un lugar (destino
la sociedad, no sólo da cuenta del carácter turístico) para satisfacer ciertas necesida-
público que las mismas adquieren, sino que des de ocio. Esta práctica es, a la vez, gene-
contribuye a su justificación. Las áreas de radora de actividades económicas. El tu-
preservación ambiental (y todo lo preserva- rismo requiere, para su realización, de un
do dentro de ellas) convertidas en patrimo- conjunto de servicios como alojamiento,
nio natural preservado refuerzan el valor refrigerio, restauración, desplazamiento,
excepcional que justificó su existencia ori- etc. que permitan a esas personas o turistas
ginal gracias a su nueva legitimación “ex- la permanencia y realización de distintas
tracultural” y, adicionalmente, a la condi- prácticas que satisfacen sus necesidades de
ción pública (“patrimonio de todos”) que ocio (Bertoncello, 2000); instalando la posi-
adquieren. bilidad de considerar al turismo desde una
Sin embargo, el patrimonio natural pre- perspectiva económica: turismo como nego-
servado, no es algo estático ni definido para cio.
siempre sino que surge de un proceso de En general, los estudios sobre el turismo
valorización social que refleja el interés y el coinciden en que este se organiza alrededor
gusto de ciertos sectores de la sociedad. de los denominados atractivos turísticos.
Prats (1998) define este proceso como “acti- Los atractivos turísticos son “rasgos in-
vación patrimonial”. Es decir, la condición herentes a los lugares que son puestos en
de patrimonio no es algo neutro ni preexis- valor por y para el turismo” (Almirón, Ber-
tente a lo social, tampoco exclusivamente toncello y Troncoso, 2006: 107). A diferencia
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

88 Turismo y preservación ambiental: ...

de aquellas posturas que consideran a los esta forma, Ballart Hernández y Tresserras
atractivos sólo como atributos propios de llegan a la conclusión de que “el patrimonio
los lugares y preexistentes al turismo, se es potencialmente el recurso primario de
adscribe a la idea de que estos son, en rea- una industria potente, la industria del tu-
lidad, resultado de distintos procesos de rismo” (citado en Bertoncello, 2004: 2).
valorización social (Bertoncello, Castro y En tanto patrimonio natural preservado,
Zusman, 2003). Al igual que el patrimonio, el atractivo turístico adquiere un plus de
los atractivos turísticos son resultado de prestigio con respecto a otros atractivos: es
procesos sociales concretos llevados a cabo algo digno de ser considerado como excep-
por actores sociales donde entran en juego cional, universal, compartido y consensua-
intereses e intencionalidades, valores e do por todos, más allá de todo cuestiona-
ideas. miento (Bertoncello, 2004). Como tal mere-
Lo anterior, no debería llevar al extremo ce, a la vez, ser conocido por los integrantes
de negar que en un lugar puedan existir de una sociedad. El turismo aparece, así,
ciertos rasgos naturales o culturales que le como el medio más idóneo para dar a cono-
son propios, sino tener presente que en su cer y ayudar a que la sociedad valore aque-
transformación en atractivos “operan fuer- llo que es considerado un patrimonio de la
temente tramas de construcción cultural, sociedad. Además de ser conocido, el patri-
esquemas de visión de época o de larguísi- monio natural preservado debe ser protegi-
4ma duración ”(Silvestri, 1999: 113). Especí- do y los recursos económicos generados por
ficamente para el turismo, esta idea puede la actividad turística garantizan la protec-
ser vinculada con los “imaginarios turísti- ción de tal patrimonio.
cos” propuestos por Hiernaux-Nicolas. Es En consecuencia, se asiste a una prolife-
decir, un “conjunto de creencias, imágenes ración de nuevos destinos turísticos donde
y valoraciones que se definen en torno a el patrimonio natural preservado se con-
una actividad, un espacio, un período o una vierte en el principal atractivo turístico.
persona (o sociedad) en un momento dado”, Ofreciendo toda una modalidad de turismo
están en permanente construcción y se sus- en crecimiento conocida como “turismo de
7tentan mediante la fantasía individual y naturaleza” y que Schiwy (2002: 203) reco-
5colectiva (Hiernaux-Nicolas, 2002: 8) . Por noce “sintomático de un creciente interés
otro lado, estos imaginarios turísticos están global en una convivencia armoniosa con el
fuertemente asociados con los imaginarios medio ambiente”. “Conjugando el conserva-
generales de las sociedades de origen de los cionismo y la preservación con la rehabili-
turistas. Así, en Península Valdés, la valo- tación o la restauración” (Santana Talave-
ración de los rasgos naturales como atracti- ra, 2002: 2). Así, el turista que opta por
vo turístico, está atravesada por la visión esta modalidad de turismo “busca internar-
positiva que hoy en día se tiene de todo lo se en un mundo que se percibe como natu-
que es “natural” o “pertenece a la naturale- ral y apacible, caracterizado todavía por
za”, visión originaria de las sociedades eu- una naturaleza exótica y atraído por el
ropeas y norteamericanas. deseo de conservarla y protegerla” (Schiwy,
8En un contexto de gran valorización so- 2002: 203) .
cial de “lo natural”, sumado al creciente Teniendo en cuenta estas perspectivas y
interés por el patrimonio (que se refleja en preguntas, a continuación se analiza desa-
6el aumento de bienes patrimoniales ) y, rrollo turístico del destino Península
teniendo en cuenta que “la diferenciación Valdés.
de lugares es una dimensión constitutiva
del turismo” (Almirón, Bertoncello y Tron- Península Valdés: actividades humanas y
coso, 2006: 114), las cualidades doblemente valorizaciones de la naturaleza.
excepcionales de las áreas de preservación
ambiental devenidas en patrimonio natural Península Valdés, es un área continen-
2preservado se convierten, así, en atractivos tal (4.000 km aproximadamente) ubicada
turísticos que, al concitar el interés de los en el litoral atlántico de la Patagonia Ar-
turistas, activan procesos de valorización gentina, más precisamente en el noreste de
9turística de dichos lugares, convirtiéndolos la provincia del Chubut .
en destinos turísticos de gran jerarquía. De Es un destino turístico de la Argentina
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

Diego Kuper 89

Figura 1. Península Valdés: ubicación de las áreas de preservación ambiental y principales atrac-
tivos turísticos. Fuente: Chubut, Provincia, 2006:
http://www.chubutur.gov.ar/es/mapas/images/peninsula-patrimonio.gif

10con relevancia internacional creciente . área de preservación ambiental, declarada
Incluye una serie de sitios donde es posible “Área Natural Protegida” por la provincia
avistar fauna protegida, observar ecosiste- del Chubut (año 2001) y sitio “Patrimonio
mas considerados singulares y realizar una Natural de la Humanidad” por la UNESCO
serie de actividades tales como buceo, pla- (año 1999). La “naturaleza” y específica-
ya, senderismo, etc. Entre los atractivos mente la fauna marina, es aquello que se
que se promocionan como característicos protege.
11del área se encuentran, la fauna marina , Asociado a Península Valdés se encuen-
la “naturaleza prístina”, su condición de tra el principal centro urbano: Puerto Ma-
patrimonio UNESCO y la pertenencia al dryn. Además de ser el centro de servicios
circuito de la Patagonia (región “despobla- (hotelería, gastronomía, aeropuerto, puerto
da” y cercana al “fin del mundo”). La activi- de cruceros, etc.) y punto de partida de to-
dad turística se caracteriza por tener una dos aquellos turistas que desean visitar
doble estacionalidad bien marcada: una en Península Valdés, Puerto Madryn posee
invierno-primavera siendo la principal ac- playas, sitios de buceo y sitios para el avis-
tividad el avistaje, especialmente taje de fauna, especialmente ballenas en
do, de ballenas; la otra en verano con sol y invierno-primavera.
playa, actividades náuticas y avistaje del Históricamente, toda el área ha estado
resto de la fauna. sujeta a distintos procesos de valorización
Península Valdés es al mismo tiempo un social: su vegetación fue alimento para la
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

90 Turismo y preservación ambiental: ...

cría de ganado ovino destinado a la produc- Torrejón es explícito en cuanto a la función
ción lanar; la presencia de salinas fue apro- que podría cumplir el turismo para la eco-
vechada por la industria de la sal para la nomía local: “desde la fundación del Club
conservación de alimentos antes de la utili- Náutico Atlántico Sud, (...) los amantes de
zación del frío; sus costas fueron sitio de los deportes acuáticos del Noreste del Chu-
caza de mamíferos marinos (lobos, elefan- but, vivíamos investigando qué actividades
tes, ballenas) para las distintas industrias, se podrían desarrollar en nuestras costas
además, sitio de pesca artesanal de maris- para ampliar el genuino disfrute y la cali-
cos y otras especies. dad de vida de los lugareños y de interés
Puerto Madryn se constituyó, a fines del para los forasteros” (Sanabra, s/f.: 27).
siglo XIX, como el puerto de salida de los El tipo de turismo que fue surgiendo se
productos agrícola ganaderos producidos en vinculó con las actividades náuticas y acuá-
toda el área y especialmente en las colonias ticas ya que la opción balnearia similar al
galesas situadas en el valle inferior del río litoral bonaerense, por razones de distancia
Chubut, con las cuales estaba conectada a y logística no era competitiva (Torrejón,
través del Ferrocarril Central Patagónico. s/f.). Entre las distintas actividades, aque-
Los principales ingresos de la población llas disciplinas subacuáticas, como la caza
local provenían de la esquila ganadera, los submarina y el buceo, fueron las que más
sueldos pagados por el ferrocarril y la acti- se destacaron haciendo de Puerto Madryn
vidad portuaria y aduanera. el principal destino a escala nacional con el
16En la década de 1950, toda el área entró rótulo de “capital argentina del buceo” .
en una fase de crisis asociada al cierre del El turismo era una actividad económica
ferrocarril, junto con el cese de las franqui- generadora de otras actividades económi-
cias aduaneras, el trazado de la ruta nacio- cas. Durante la realización de los torneos
nal 3 alejado del pueblo y la crisis del mer- náuticos y acuáticos, e incluso los días pre-
cado internacional de la lana. Como forma vios, Puerto Madryn se veía convulsionada
de enfrentar esta situación se implementa- con la llegada de los competidores y sus
ron políticas de radicación industrial y co- familiares. La capacidad hotelera y gas-
menzó a desarrollarse el turismo. Pero re- tronómica que ofrecía la ciudad era ocupa-
cién con la instalación, en la década de da casi siempre en su totalidad (Sanabra,
1970, de la fábrica de elaboración del alu- s/f.).
minio “Aluar” y las obras de infraestructu- Por otro lado, esta valorización turística
ra complementarias la situación empezó a del área (asociada a los deportes acuáticos y
12revertirse . Paralelamente, la cantidad de náuticos) fue, en una primera instancia,
habitantes de Puerto Madryn experimentó iniciativa de ciertos grupos particulares,
17un aumento considerable con respecto a las siendo la participación estatal limitada .
13décadas anteriores . Actualmente, la base Así, en la década de 1950 un grupo de jóve-
de la economía del área tiene como ejes a la nes creó el Club Social y Deportivo Madryn
industria pesquera, la metalúrgica, la cons- que “oficializaba los aconteceres pro turísti-
14trucción, el puerto y, en menor medida, la cos de esos años” (Torrejón, 2006). Poste-
lana. El turismo es considerado hoy y desde riormente, miembros del mismo club fun-
hace veinte años aproximadamente como daron el Club Náutico Atlántico Sud
un factor dinamizador de la economía lo- (CNAS) especializado en deportes náuticos,
15cal . el cual ordenó las actividades recreativas y
turísticas del lugar. El CNAS “prestó el
Los inicios del turismo: una alternativa a la servicio a la provincia del Chubut de cubrir
crisis. hasta 1964 la mayor parte de las facetas
organizativas y promotoras de aconteci-
A pesar de que existen indicios de acti- mientos turísticos” (Torrejón, 2006). Orga-
vidad turística en la zona ya desde las pri- nizó los primeros concursos de pesca de
meras décadas del siglo XX (Schlüter, altura del país (como el campeonato pa-
2003), es en la década de 1950 que el tu- tagónico de pesca de altura del salmón de
rismo aparece como una alternativa de mar) y los campeonatos argentinos de caza
desarrollo ante largos períodos de recesión submarina. También se encargó de la pro-
y estancamiento económico (Torrejón, s/f.). moción y difusión turística. En 1957 editó
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

Diego Kuper 91

el primer folleto promocionando Puerto San José” (ley Nº 1.238); también en 1974,
Madryn (Sanabra, s/f.). Además, entregaba se creó el “Área Natural Turística de Pun-
a las delegaciones de selección nacional de ta Pirámide”; finalmente en 1977 se crea-
las distintas especialidades náuticas, do- ron las “Áreas Naturales Turísticas de Ca-
cumentación y folletería para promocionar leta Valdés” y “Punta Delgada”.
Puerto Madryn en las distintas competen- Con la creación de estas áreas, lo que se
cias internacionales. Finalmente, el presi- buscaba preservar eran las especies faunís-
dente del CNAS fue el responsable de la ticas (y sus habitats) a través de su aprove-
Comisión Regional del Turismo, considera- chamiento turístico. Es muy probable que
da la primera entidad intermedia represen- el avance en la conservación de la fauna,
tativa del sector turístico. estuviera acompañado por una pérdida de
rentabilidad en la caza y la comercializa-
Institucionalización del turismo: las áreas ción de pieles y aceites de las distintas es-
de preservación ambiental como atractivo pecies a partir de su sustitución por pro-
turístico. ductos sintéticos. Pero lo que también es
cierto es que recién cuando podían “desper-
En el año 1964, fue aprobada la ley pro- tar el interés turístico” (Torrejón, s/f.) se
vincial de turismo (Nº 436). Esta ley creaba comenzaron a interrumpir los permisos de
la Dirección Provincial de Turismo como caza y se empezó a aplicar la legislación
una entidad autárquica y marca un antes y vigente. Con el tiempo, estas mismas espe-
un después en el desarrollo del turismo en cies se transformaron en las hoy especies
la zona: por primera vez el estado provin- “carismáticas” del turismo.
cial iba a ser responsable y promotor de Este es el caso de la ballena franca aus-
esta actividad. Pero principalmente, la ac- tral la cual era cazada por el valor de su
tividad turística aparece estrechamente carne como alimento humano. Esta ballena
vinculada con la preservación ambiental, era preservada a través del “Acuerdo In-
como el medio más idóneo para la conserva- ternacional para la Regulación de la Cacer-
ción de la “naturaleza”. Esto se refleja cla- ía de Ballenas” en 1937 y del cual partici-
ramente en el capítulo III, artículo 8, de paba Argentina. Mediante este tratado se
esta ley. Establece que la Dirección Provin- acordó la prohibición de su caza pero fue
cial de Turismo deberá “conservar las zonas constantemente violado hasta la segunda
y lugares de turismo declaradas como tales mitad del siglo XX. Su caza comienza recién
por el Poder Ejecutivo y adoptar medidas a disminuir hacia la década de 1970, en
que considere necesarias para proteger las coincidencia con los inicios de su avistaje
bellezas naturales, la flora, la fauna y todo embarcado en Península Valdés, cuando
aquello que constituya una fuente de atrac- algunos buzos marisqueros locales notaron
ción turística, cultural, estética y económi- el interés que las ballenas despertaban en
ca” (Torrejón, s/f: 2). los escasos turistas que visitaban el área.
El turismo, por lo menos desde lo insti- Comenzaron a realizar excursiones esporá-
tucional, aparecía como un factor clave en dicas en sus embarcaciones, a las que luego
la creación de las áreas de preservación adaptaron para el traslado formal de mayor
ambiental. En 1967, con la ley provincial Nº cantidad de pasajeros. Según sus relatos,
697, se crearon las primeras tres reservas en esos primeros años se navegaba con lan-
faunísticas del sistema provincial de áreas chas muy chicas (cabían como máximo,
protegidas con sus respectivos planes de ocho personas), el servicio de avistaje se
manejo: Punta Norte, Isla de los Pájaros y limitaba a los meses de octubre y noviem-
Punta Loma. Fueron administradas por la bre y la cantidad de ballenas que arribaban
Dirección Provincial de Turismo y alterna- al área era inferior a la actualidad. Algunos
tivamente aparecieron con el nombre de de estos buzos marisqueros se transforma-
“Reserva Natural Turística” o de “objetivo ron en dueños o representantes de las em-
específico o definido”. Posteriormente, se presas que tienen actualmente la concesión
crearon nuevas áreas de preservación am- exclusiva del avistaje embarcado de la ba-
biental que fueron incorporadas al sistema, llena franca austral.
todas con finalidad turística: en 1974 se Este ejemplo confirma, por otro lado,
creó el “Parque Marino Provincial Golfo que el desarrollo de la preservación am-
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

92 Turismo y preservación ambiental: ...

18biental es, en realidad, una forma posterior Payne. De dichos estudios se desprenden
de aprovechamiento humano de la natura- conclusiones que hoy son difundidas y utili-
19leza en Península Valdés. Es decir, la idea zadas como “fortalezas turísticas” del
de “naturaleza prístina” que se busca pre- avistaje de esta ballena y que ubican a
servar y a la que recurre el turismo como Península Valdés como uno de los lugares
atractivo de Península Valdés no es estric- más importantes de reproducción y cría del
20tamente así. mundo de esta especie (Chubut, 2006 ).
Por otro lado, alrededor de estas defini- De este mismo estudio surgió también
ciones de preservación ambiental fue clave un “modelo” considerado “científico” de
el papel de autoridad que ejercieron los aprovechamiento turístico de la ballena
distintos discursos científicos provenientes franca conocido como “avistaje patagónico”.
de profesionales especialistas. Estos sabe- Se trata del actual avistaje embarcado que
res fueron definiendo cuales características ofrecen las empresas operadoras (autoriza-
y elementos naturales de estos sitios deber- das por la Secretaría de Turismo provincial
ían ser preservados. Pero fundamentalmen- a través de la ley provincial Nº 2.381/84) y
te, estos discursos contribuyeron en justifi- hoy considerada actividad emblemática del
car aquello que posteriormente será recono- turismo de la región y de carácter singular
21cido y definido como patrimonio natural a escala mundial. (Chubut, 2006 ; Schlü-
preservado, muy estrechamente vinculado ter, 1996).
a su potencial turístico. En 1964, visitó Los distintos organismos estatales tam-
Península Valdés el entonces Director del bién contribuyeron en esta “justificación
Zoológico de Nueva York, Dr. William científica” al servicio del desarrollo del tu-
Comway. Sugirió, en ese momento, oportu- rismo. La Administración de Parques Na-
no cuidar las colonias faunísticas de la zona cionales, brindó asesoramiento enviando
para poder despertar el interés de visitan- funcionarios para la creación de las prime-
tes en el contexto de un creciente interés a ras áreas de preservación ambiental con
escala mundial por los animales silvestres finalidad turística y en la redacción de las
y los ambientes inéditos y poco alterados. primeras leyes y planes de manejo. Por
Así, Comway se convirtió en asesor científi- iniciativa de la Secretaría de Turismo pro-
co para la creación de las áreas protegidas vincial que buscaba una “vía científica para
con finalidad principalmente turística (To- utilizar los recursos turísticos en forma
rrejón, s/f.). responsable”, el estado nacional financió la
En realidad, la sugerencia de Comway instalación en 1970 de un Centro de Inves-
reflejaba el “imaginario turístico” presente tigación de Vida Silvestre en Puerto Ma-
en las sociedades de origen de los posibles dryn dando origen al hoy Centro Nacional
visitantes y revelaba, de esta forma, la po- Patagónico (CENPAT) (Torrejón, s/f.). Para-
tencialidad turística de aquello a preservar. lelamente se realizaron de manera sistemá-
Esto mismo se refleja en los relatos de los tica reuniones científicas como los “Semina-
buzos marisqueros que ofrecían las prime- rios Internacionales de Áreas naturales y
ras excursiones embarcadas para el avista- Turismo”; se realizaron estudios, investiga-
je de ballenas. Según ellos, los turistas ex- ciones y asesoramientos técnicos para el
tranjeros que requerían el servicio eran los desarrollo de emprendimientos turísticos,
únicos que tenían una “conciencia ecológi- generalmente financiados por el Consejo
ca” e interés por los animales. Incluso afir- Federal de Inversiones (CFI); se construye-
maban que fueron estos turistas los que ron viviendas para albergar a los especia-
“nos trasladaron esa conciencia”. listas interesados en estudiar las carac-
El discurso científico suministró, terísticas biológicas del área; y como una
además, información acerca de la manera forma de brindar opciones educativas y no
más optima de aprovechamiento turístico meramente recreacionales a los turistas
de aquello que se buscaba preservar. Así, que visitaban las distintas áreas protegi-
tiempo después de la llegada de Comway, el das, se construyeron en los sitios de avista-
mismo Zoológico de Nueva York, financió je, instalaciones específicas con información
estudios sobre la ballena franca austral y científica básica y orientativa, conocidos
envió a Península Valdés al hoy considera- como “Centros de Interpretación”.
do el mayor especialista en el tema: Roger Un caso particular es aquel relacionado
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

Diego Kuper 93

con los cambios sustanciales que tuvieron turismo de naturaleza. Asociado a una serie
las actividades acuáticas, específicamente de medidas de preservación y patrimoniali-
el buceo. Son continuamente citados como zación específicas, en la década de 1980, la
claves los estudios científicos y visitas que ballena franca austral adquiere el carácter
en las décadas de 1960 y 1970 realizó el de atractivo turístico “emblemático” de
famoso oceanógrafo ecologista francés Jac- Península Valdés: pasa a estar protegida
ques Cousteau. Atraído por ser considerado internacionalmente por el “Tratado Balle-
el Golfo Nuevo como uno de los más pro- nero Internacional” (Comisión Ballenera
fundos del planeta y por su gran variedad Internacional), que prohíbe su caza; por la
de fauna, Cousteau lo calificó como el tercer “Convención sobre el Comercio Internacio-
mejor lugar del mundo para la práctica del nal de Especies Amenazadas de Flora y
buceo. Después de haber sufrido una fuerte Fauna” (CITES, apéndice I) que prohíbe
declinación, el buceo fue adquiriendo un toda acción de comercio internacional a la
nuevo perfil, más recreativo y para un cual Argentina adhirió a través de la ley
público más amplio, que el original perfil nacional Nº 22.344 de 1980; en 1984 es
“cazador” y competitivo, aprovechando declarada “Monumento Natural Nacional”
además los avances tecnológicos para su a través de la ley nacional Nº 23.094, (Ar-
práctica en aguas frías. Hoy en día el buceo gentina, 2006); finalmente, en 1995 se crea
es promocionado como una actividad que una “Reserva Natural Estricta” específica
permite un acceso diferente a la “naturale- para su protección en el sector norte del
za preservada” permitiendo el avistaje de Golfo Nuevo a fin de evitar la colisión con
fauna marina en su mismo hábitat. Por embarcaciones. En este período también se
ejemplo la Asociación de Operadoras de sanciona la anteriormente citada ley pro-
Buceo de Puerto Madryn ya ofrece en con- vincial Nº 2.381/84 que regula la actividad
junto con la Secretaría de Turismo de Chu- de avistaje embarcado.
but, la alternativa de buceo con lobos mari- Sobre las antiguas áreas de preservación
22nos . ambiental se realizaron distintas modifica-
ciones en lo que respecta a su manejo y
Consolidación de la actividad turística: la administración pero especialmente en lo
patrimonialización de las áreas de preser- que respecta a su posibilidad de aprove-
vación ambiental. chamiento turístico. Primero, en 1983, (ley
provincial Nº 2.161modificada por ley Nº
El papel del discurso científico no se res- 2.580) se crea la “Reserva Natural Turística
tringió solamente con la institucionaliza- de Objetivo Integral Península Valdés” que
ción de la actividad turística y los inicios de integraba en un único sistema administra-
la preservación ambiental. Posteriormente, tivo y por lo tanto en un mismo circuito
bajo distintas justificaciones (especialmente turístico, las distintas reservas naturales
biológicas) la misma concepción de preser- anteriormente creadas en la zona de Penín-
vación fue cambiando. Las distintas espe- sula Valdés. Posteriormente, en el 2001,
cies y áreas de preservación ambiental fue- (ley provincial Nº 4.722) sobre la base de la
ron recibiendo en los siguientes años nue- antigua “Reserva Natural Turística de Ob-
vas protecciones, modificaciones en lo que jetivo Integral Península Valdés” se crea la
respecta al manejo de su conservación y actual “Área Natural Protegida Península
finalmente la definición como patrimonio, Valdés” (ANPPV) que abarca, en forma
con el objetivo simultáneo de un mejor completa, todo el territorio de la península.
aprovechamiento como atractivo turístico. En esta nueva área de preservación am-
Así, “la ciencia parece ser el medio más biental las distintas reglamentaciones y
adecuado para la formalización del patri- restricciones de uso se ajustaron de acuerdo
monio a conservar (...) basado en el princi- al constante crecimiento de turistas que
pio epistemológico de la universal validez circulan por Península Valdés y a los requi-
de la razón” (Prats, 1998: 73). sitos necesarios para obtener la declaración
Estos cambios coinciden justamente con de “Patrimonio de la Humanidad” por
23los años en que la actividad turística en UNESCO . Lo anterior se refleja en los
Península Valdés empieza a consolidarse y objetivos de la ley 4.722 (tercer artículo):
adquiere las características actuales de “a) Mantener muestras representativas
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121

94 Turismo y preservación ambiental: ...

de los ecosistemas terrestres, costeros y mente) con las ideas de preservación y pa-
marinos, que aseguren la continuidad de trimonialización de la naturaleza.
los procesos naturales, Este devenir del turismo refuerza una
b) Proteger el patrimonio paisajístico, de las ideas más fuertes de este trabajo:
natural y cultural; aquella que afirma que tanto los atractivos
c) Facilitar la investigación y el monito- turísticos como las ideas de preservación y
reo del área en sus aspectos naturales, cul- patrimonialización de la “naturaleza” son el
turales y sociales; resultado de distintos procesos de valoriza-
d) Promover actividades sostenibles ción social donde entran en juego intencio-
compatibles con la conservación del área nalidades, valores e ideas y reflejan el in-
como turismo, pesca, y maricultura artesa- terés de ciertos sectores de la sociedad. Por
nal y ganadería; otro lado, estos elementos están fuertemen-
e) Propiciar el conocimiento y el valor te vinculados con los “imaginarios” arrai-
del área protegida en los habitantes de la gados en las sociedades de origen de los
24región.” (Chubut, 2006 ). turistas. En Península Valdés, fue clave la
Actualmente, los trabajos que se están incidencia de valores y gustos externos por
llevando a cabo y los proyectos en el la fauna y la “naturaleza prístina” asociado
ANPPV generalmente están vinculados con al papel de autoridad que ejercieron los
la idea de aumentar y mejorar la oferta de distintos científicos convocados y el accio-
atractivos turísticos: reacondicionar la in- nar de distintos actores, especialmente el
fraestructura de los centros de interpreta- papel del estado. De esta forma, la ballena
ción o crear más miradores para el avistaje franca austral se convirtió, en un proceso
de fauna en la Península. de más de medio siglo, en uno de los anima-
Finalmente, hoy en día y al igual que en les más admirados y contemplados (patri-
1964, la actividad turística sigue apare- monio natural preservado y atractivo turís-
ciendo, en términos institucionales, como la tico) y luego de haber sido uno de los más
“mejor administradora” para la conserva- cazados en la costa patagónica.
ción de la “naturaleza”. Así, junto con la En referencia a la pregunta central del
creación de la ANPPV, se redactó un plan trabajo, el caso Península Valdés muestra
25de manejo “participativo” y se creó un como la idea de preservación de la “natura-
26nuevo ente público mixto no estatal para leza” y su definición como patrimonio no es
su administración. Este tiene jurisdicción independiente ni preexistente a su valori-
en exclusividad sobre todo el territorio de zación por el turismo. Estos elementos
Península Valdés y está presidido por la están vinculados constantemente y desde
Secretaría de Turismo provincial. un principio tanto en el nivel discursivo
como material. Así, el turismo tuvo y sigue
Reflexiones finales teniendo un rol activo en la creación misma
de aquello que será definido como área de
El surgimiento del turismo en Península preservación ambiental y patrimonio natu-
Valdés está estrechamente relacionado con ral preservado, no siendo simplemente un
la cuestión del desarrollo económico del mero “usuario” de estos elementos.
lugar. Es decir, el motor del surgimiento de Llevando la afirmación anterior a un ex-
la actividad turística es la necesidad de tremo y teniendo en cuenta un contexto
encontrar una alternativa o solución con- mundial de “inflación patrimonial”, el gran
creta para superar la crisis estructural por valor simbólico y atractivo del patrimonio
la que atravesaba la sociedad local, más natural preservado para el turismo, así
que por un interés en mostrar sus cualida- como el surgimiento de nuevos destinos
des al mundo. De esta forma, y como estra- turísticos asociados y el potencial económi-
tegia para instalar el turismo, los primeros co que la actividad turística puede generar,
gestores tuvieron que ir definiendo cuales cabría preguntarse “¿hasta qué punto la
iban a ser los atractivos turísticos. Aprove- lógica económica organiza un proceso como
chando ciertas circunstancias coyunturales el de patrimonialización (...) que se propone
estos atractivos turísticos fueron en princi- como expresión del interés común ocultan-
pio coincidiendo con las actividades náuti- do intereses sectoriales?” (Bertoncello,
cas y acuáticas y posteriormente (y actual- 2004: 05). Tanto para la gestión del turismo
PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, 7(1). 2009 ISSN 1695-7121