La lecture en ligne est gratuite
Le téléchargement nécessite un accès à la bibliothèque YouScribe
Tout savoir sur nos offres

Partagez cette publication

laQüijole deDOQ manclia COMEDIA lírica de Ceruantessobre la baso de la obra inmortal BARRIOBERO Y HERRAN£. MAESTROCON MÚSICA DEL TEODORO SAN |^^^-5 MADRID SANTA ANA, IR. VELASCO, IMPRESOR. MARQUÉS DE 1Teléfono, ninnero 55 1905 /^Z-'U^t. r -%. fi^* V' QUIJOTE DE LA MANCHADON Es PROPIEDAD DEL AUTOR. DiilOIEMLiiAm LÍRICACOMEDIA obra inmortal de Ceruantessobre la base de la E. BARRIOBERO Y HERRAN, maestrocon mtisica del SAX JOIS£TEODORO *- MADRID ' SANTA ASA, 11 DÜP,8. VBLASCO, IMP., MABQDÉS DE número 661Teléfono 1905 AL EXGMO. SEÑOR M 3uan de la Cierva peña|iely MINISTRO I)K INSTRTXCION PÚULICA Y HKLLAS ARTK8 en el IV centenario del Quijote Dedicar un trabajo, vale tanto como sUpñficar la inten- ción de agradecer protección ó ayuda, en otro sentido, de-y seo de colocar una obra de interés general bajo los auspicios de un nombre que consigo lleve excelencias que la doten de todo lo necesario para que cumpla su cometido. Yo he buscado un nombre para estamparlo en la página de honor de mi trabajo, revolví una docena de ellos en mi imaginación he tenido quey prescindir de Duques, grandes Duques pequeños Duques, porquey á la aristocracia de hoy, salvo pocas excepciones, «le estorba lo negro» y sigue tenien- do, como le pasaba á Don Quijote, más armas que letras; para ella vale mucho más una adulación que una obra de arte; el mejor trabajo literario, es un bombo de un perió- dico la vida de un tronco dey caballos, es mucho más apre- dable que el triunfo de un artista. El Quijote se escribiópara todos; pe)v hasta el pueblo no ha llegado todavía; el cuotidiano batallar contra el hambre, no le libra momentos que dedicar cd cultivo de su espíritu; entendí que el mejor medio de que el pueblo posea este tesoro cd que tiene derecho, es vulgarizarlo desde esa gran tribuna que se llama Teatro y á ello dediqué mis esfuerzos. 6(}7.'=07 Ahora confío en que mediante la protección de usted, que tiene á su cargo la dirección en Es-es joven actualmentey vida intelectual educativa^ mi obra llegará alpaña de la y término á que su contextura la destina. Mi vida de hombre libre, mis ideas políticas sociales,y de pero la devociónme alejan demasiado la esfera oficial; que obra consagro, me hace vencer todos los escrúpulos,á mi arrostrar todas las censuras que sobre mí han de venir y, deberes de concien-complacido, como quien con ello cumple de usted; con ello lecia, la coloco bajo el nombre ilustre por la buena voluntad que para conmanifiesto gratitud «mi Quijote» ha demostrado, le expongo mi solicitud dey losu apoyo para que el pueblo llegue á ver entender pe-y las luchas por la razón, el bien la be-nosas que son y desdichas que llueven sobre los que, á impulsos delleza y las un gran corazón, se dedican á desfacer entuertos. Muy suyo, ^_yjatttó/eio uC. cn¡1^>i>idn^. PRÓI^OGO CUADRO MlMICO-MUSICAL Decoración.—La escena á dos cajas. Habitación modesta; paredes blancas, gran librería en el fondo; en el centro mesa de nogal con de hierro; sobre ella libros antiguos,pies petos, espaldares, armas objetos de esta índole; en primer término unay celada con vise- ra. Repartidos en la habitación varios sillones de cuero; uno de junto la en ésteellos á mesa y aparece sentado Don Quijote al le- vantarse el telón. En el fondo, la librería demás objetos dejarány para las proyecciones un esp&cio como de un metro cuadrado. ESCENA ÚNICA DON QUIJOTE solo Aparece sentado junto a la mesa con un libro en la mano, se- cundando con gestos lo que simula leer. Cierra el libro comienzay limpiar piezas de armadura mano;á las armas y las la que tiene á cíñese después una de las espadas, la desenvaina con ella traza mo-y linetes y círculos; luego descarga sobre la celada varios golpes hasta deshacerla; vuelve á armarla prueba otra vez su resistencia, de lay que queda convencido. Paséase por la escena simulando luchar con la espadainvisibles enemigos á los que acomete, unas veces con y otras con la lanza. Siéntase de nuevo en su sillón abre uno de snsy caelibros simulando poco después quedar tan abstraído que el libro instantes la mirada vaga lade sus manos y él permanece unos con y cabeza apoyada en el respaldo del sillón. En este morcc-nto comien- zan las proyecciones que representarán luchas de monstruos imagi- narios como dragones, gigantes y enanos. Aparecen después varios caballeros andantes, por enúltimo Dulcinea su aspecto rústico;y ante esta proyección Don Quijote comienza á recobrarse; transfór- mase Dulcinea en dama encopetada, vaporosa y elegante, y Don Qui- jote se levanta nerviosamente, frota sus ojos empieza á ponerse lay armadura con gran rapidez, concluyendo por ceñirse la espada, em- brazar la rodela, enristrar la lanza salir á largos pasos por la puertay del foro.—Telón DETALLES PARA LA ORQUESTA Y LA TRAMOYA TRAMOYA La librería debe per pintada en un lienzo adosable á la pared con el objeto de que la decoración pueda, utilizarse cuando en el acto primero aparece el aposen- to de Don Quijote después del escrutinio realizado por la el el Barbero.el Ama, Sobrina, Cura y Las diferentes piezas de la armadura serán todas au- ténticas, herrumbrosas abolladas, lo mismo que !ay las el lanzón.adarga, espadas y La mesa ha de ser grande, con pies de hierro de los llamados de tijera sin Cíijoiies.y La celada de piezas qun cedan al golpe de Don Qui- jote se puedan armar de.snrmar fácilmente.y y Para las proyecciones basta uua linterna mágica; no es })reciso cinematógrafo. MOMENTOS DEL POExMA MUSICAL QUE LA ORQUESTA DES- MIENTRAS LA ESCENA MÍMICAARROLLA I.—Don Quijote lee sus libros de caballerías. limpia sus armas.II —Don IIL—Cíñese una de tus espadas, la desenvaina y traza molinetes círculos.y la re^^istencia de su celada.IV.—Prueba V.—Pasea por la escena simulando acometer enemi- veces con la espada otras con lagos invisibles, unas y lanza. lil)ros.Vr.—Vuelve á leer en sus comienzan las proyecciones.VIL—Éxtasis en el que