LEISHMANIASIS EN CASTELLON: ESTUDIO EPIDEMIOLOGICO DE LOS CASOS HUMANOS, VECTOR Y RESERVORIO CANINO (Leishmaniasis in Castellon: A Epidemiologic Study of Human Cases, Vector and Canine Reservoir)

De
Publié par

Resumen
Fundamento: la incldencia de leishmaniasis (L) en Castellón es de las más alta de España. Para conocer mejor
la situación epidemiológica. se ha estudlado la incidencia humana. la presencia de flebotomos y el reservorio canino.
Métodos: El trabajo se realizó en 1989-90. e incluyó la revisión de diferentes registros de casos y uso de Glucantime. captura de flebotomos. y serología (inmunofluorescencia indirecta. IFI) de perros de la perrera municipal y de la campaña de vacunación antirrábica oficial.
Resultados: Se constató cierta aubdeclaración de casos de L visceral en hospitales. La dispensación de Glucantlme
permitió la identificación de algunos casos no declaradoa. Capturamos 2267 flebotomos. de los que 196 eran vectores: P. perniciosus (182). P sergenti (6). P. papatasi (4) y P. ariasi (4). La prevalencia en perros (IFI > 1:80)
fue 5.1 % (intervalo de confianza 95%. 1.1-9.1) en la perrera, 0% en perros de la campaña de vacunación.
Conclusiones: Existe unu situación hipoendémica en esta región. con una prevalencla canina media-baja. El estudio entomológlco coincide con otros estudios españoles. No obstante. P. sergenti y P ariasi no habían sido descritos hasta ahora en esta provlncla. La vigilancia sobre la leishmoniasis debe ser mantenida.
Abstract
Background: Incidence of human leishmaniasid in Castellón is among the higest in Spain. In order to know epidemiologic situation of leishmaniasis. human incidence. Phlebotomus? presente and canine reservoir were studied.
Methods: The study was carried out during 1989-1990. and included review of different registers of cases and
glucantime use. Phlebotomus catching. and leishmaniasis serology (immunofluorescent test.lFT) of dogs from municipal kennel and rabies vaccine programme.
Resuits: Hospitals? underreporting visceral leishmaniasis was noted. Glucantime´s distribution permited identification of some no reported cases, 2767 sandflies were catched. wich 196 were vectors: P. perniciosus (182 ). P sergenti (6). P. papatasi (3) and P ariasi (4). Dog?s prevalence of leishmaniasis( IFT > 1/80) was 5.1 (CI 95%: 1.1-9.1) in dogs fron the municipal kennel. and 0 % in dogs from the vaccine programme.
Conclusions: Human leishmaniasis is hypoendemic in Castellón. with a low-middle rank in canine leishmaniosis.
Entomologic results agrce with other spanish studies. However. P. sergenti and P ariasi were not described in Castellón until now. Leishmaniasis surveillance should be maintained.
Publié le : samedi 1 janvier 1994
Lecture(s) : 107
Source : Revista Española de Salud Pública 1135-5727 (1994) Vol. 68 Num. 4
Nombre de pages : 11
Voir plus Voir moins
Cette publication est accessible gratuitement

LEISHMANIASIS EN CASTELLON: ESTUDIO EPIDEMIOLOGICO
DE LOS CASOS HUMANOS, VECTOR Y RESERVORIO CANINO
Alberto Arnedo Pena, Juan B Bellido Blasco, Francisco González Morán, Antonio Arias Sánchez, Consuelo
Calvo Más, Lourdes Safont Adsuara, Elena Fabra Peirat, Javier Criado Juarez y Pilar Pons Roig
Dirección Territorial de Sanidad y Conhumo. Caslsll~n.
RESUMEN ABSTRACT
Leishmaniasis in Castellon: A
Epidemiologic Study of Human Cases,
Fundaniento: IA incldcncia dc le~shmaniasis (L) en Vector and Canine Reservoir
Ca\~ellón e\ de las más nlt:n de E.spafia. l->ar~~ conocer mejol
la .\ituoción epidemiológica. se ha estudlado la incidencia
Background: Incidence of human leishmaniasix in humx~a. la presencia de tlebotomos y el reservorio canrno.
Castellón is among the higcst III Spain. In order to know epi-
demiologic situation of leishmaniasis. human incidence. RZctodos: El trab;l.jo he renhzcí en 1939-90. e incluyó la
Phlebotomus’ presente and canine reservoir were studied. revialón de diferentes registros de casos y uso de Glucant~-
Methods: The study wus carried out during 1989- me. captum de flebotomos. y serología (inrnuno~luorescen-
1990. and included review ofdifferent registers ofcases ancl cia Indmxts. IFI) de petos de la perrera municipal y de la
~/ucc/rrtime use. Phlebotomus catching. and leishmaniasis cmmpaña de vacunación antirrábica oficial.
serology (immunofluorescent test.lFT) of dogs from muni-
cipal kenncl and rabies vaccine programme. Resultados: Se constató cierta aubdeclarxción de ca-
Resuits: Hospitals’ underreporting visceral leishma- \os de L vIscera en hospitales. La dispensacic’,n de Glucan-
niasis was noted. Glurnr~/irrz~‘s distribution pennited identi- tlme pcrmitib la Identificacibn de algunos casos no
fication of some no reported cuses. 2767 sandflies were declaradoa. Capturarno.\ 2267 flebotomos. de los que 196
catched. wich 196 were vectors: 1’. perniciosus (152 ). P ser- eran \xctore.s: P. perniciosus (182). l? sergenti (6). P. papata-
genti (6). P. papatasi (3) and P ariasl (4). Dog’s prevalence \i (4) y P. ariasi (4). La prcvalencia en peri-os (IFI 2 1:80)
of IcishmaniitsiS (IFT 2 I/SO) WUS 5.1 c? (CI 95%: 1.1-9.1 ) fue 3.1 % (intervalo d.e confianza 95%. 1.1-9.1) en 1;~ perre-
in dogs fron thc municipal kennrl. and 0 % in dogs from the ra. O!I en perros de la carnpaíía de vacunrtción.
vaccine programme.
Conclusions: Human Icishmaniasis is hypoendemic in Conclusiones: Existe unu situación IlipoenclCmica cn
Castellón. with a low-middle rank in canine leishmaniosis. ata región. con una prevalencla canina media-baja. El cstu-
tho entonlológlco coincide con otro5 estudios e~paiíoles. No Entomologic results agrce with other spanish studies.
obstante. P. \ergenti y I? ariai no habían sido descritos hasta However. P. sergenti and I? ariai were no1 described in Cu-
tellón until now. Leishmaniasis surveillance should be ahora en cxta proulncla. La vigilancia sobre la leishmoniasis
maintiiinecl. debe \cr mantenida.
Key Words: Leishmaniasis. incidence. epidemiology.
I’cdnhrns Uave: Epidemiología. Ielshmanlaals. inci- phlcbotomus. dogs.
dencia. perros. flebotomo.
cluyendo perros. zorros, ratas y otros. El ser INTRODUCCION
humano se contagia mediante la picadura de
un díptero, capaz también de transportar La Leishmaniasis (L) es una enfermedad
infecciosa, producida por varias especies del otros agentes infecciosos ‘-? el flebotomo,
del cual se conocen mAs de 500 especies protozoo del género Leishmania. El reservo-
rio lo constituyen diversos vertebrados, in- vectoras 6. Los flebotomos vectores pertene-
cen al género Phlebotomus (Viejo Mundo) y
Lutzomyia (Nuevo Mundo) ‘, distribuidos
entre los paralelos 50 y 40 de los hemisferios
norte y sur respectivamente”. Se han descrito
formas de transmisión diferentes, como la vertical de madre a hijo, postransfusional y del bazo) o “tloseta” (diminutivo de losa,
directa por contacto con animales 7 0 perso- piedra, debido a la esplenomegalia habitual
nas, pero éstas son excepcionales ‘.‘. La Or- en los enfermos). EII la Tesis Doctoral del DI
ganización Mundial de la Salud (OMS) ha V Sanjosé, en 1943, se cita que el primei
señalado el papel del hombre mm I-eservo- caso de Leishmaniasis infantil en Valencia lo
rio”‘. El papel jugado por la respuesta inmu- public6 el Dr Sanchis Banús en 1913 “. En el
nitaria parece fundamental en el desarrollo quinquenio 1955-59 se produjeron todavia en
de la enfermedad’. La caracterizacicín de las nuestro país 345 defunciones, frente a 7 en
cepas de Leishmania, mediante métodos bio- 1975-79 ‘6,‘7. Sin einbargo, continúa siendo
químicos y enzirnáticos, fundamentalmente, una zoonosis importante, con mayor presen-
precisa mejor la taxonomía de este protozoo cia en la Comunidad Valenciana que en otras
que los clásicos criterios clínico epidcmioló- regiones de España ‘6-“.
gicos l” “. En España, el primer caso se sitúa
Ante un increinento en el número de ca- en 19 I 0, momento a partir del cual se produce
sos notificados de Leishmaniasis en Caste- un incremento de casos, frenado después por
llón durante los aííos 1988 y 1989 (tabla 1), las campañas antipalúdicas 13, fa disponibili-
junto con un brote de leishmaniasis visceral dad de un tratamiento eficaz y la mejora de
(2 casos) declarado en Araya (Alcora, Caste- las condiciones sociales. En Castellón, en
llón), se consideró conveniente realizar un 1942, el Dr J Boix Barrios, de la Jefatura
estudio epidemiológico, cuyos objetivos fue-
Provincial de Sanidad, publicó una mono-
l-011: grafía en la que exponía el problema de la
Leishmaniasis Visceral “. Castellón aparece, 1. Valoración de la incidencia de la en-
con 507 casos, como la provincia con mayor fermedad en la provincia, a través de los da-
incidencia de España. Se observó una marcH- tos de distintas fuentes de información.
da preferencia geografica por las zonas me-
dia y sur de CastellBn, donde esta 2. En relación con los potenciales
enfermedad se conocía en valenciano vul- vectores: identificación, cuantificación, y
garmente como “Mal de melsa” (enfermedad distribución temporal a realizar en Castellón
19x2 3 (0,69) 6 (0.15)
19x3 1s (0,32) 1 (0,33)
1984 14 (0.30) 3 (0,69)
19X.5 8 (0.21) 0 (0)
1986 3 (0.67) 21 (0,56)
1987 14 (0,30) 4 (0.89)
l
1988 18 (0,4S) 6 ( l-36)
l 1989 9 (2.04)* 36 (0,94)
482 Rev San Hig Púh 1994, Vd. 68, No. 4 LEISI I!vl.AKlASIS EN CASTELLON: ESTL~DIO EHDEXIIOLOGICO DE...
ciudad centro y periferia, y en Araya (Alco- Estación n.O 3: Ubicada en un edificio
ra), zona rural. abandonado, cubierto. Dos papeles en hue-
cos y 8 en cañas. Zona periurbana. Reposi-
3. En relación con los potenciales re-
ción semanal.
servorios: determinación de la prevalencia de
Estación n.” 4: Ubicada junto a la ante- anticuerpos anti-Leishmania en una muestra
rior pero en una zona descubierta. Todos los de perros, procedentes de la perrera municipal
papeles e mechinales. Reposición semanal. de Castellón con destino al sacrificio, y en
una muestra de perros con dueño, durante la
Estación n.” 5 (Araya): En la Aldea de
campaña de vacunación antirrsbica de Cas-
Araya (Alcora). Zona rural de secano, a unos
tellOn.
500 m. de altitud. Siete papeles en cañas y 13
en huecos y mechinales. Reposición quince-
nal.
MATERIAL Y METODO
Estación n.” 6: Ubicada en unas ruinas.
Zona agricola, entre naranjos. No se reali-
a) Casos humanos.-Revisicín de los zaron capturas y se abandonó en agosto de
datos oficiales y comparación con datos hos- 1989.
pitalarios. Control de la dispensación de
Estación n.” 7: Ubicada en un solar
Glucantime, iniciado en 1990.
próximo a la línea de costa. Zona residen-
b) Estuclio del vector.-Para la captura cial semiurbana. No se realizaron capturas.
Abandonada en agosto de 1989. de flebotomos utilizamos papel de 20x20
cm, impregnado con aceite de ricino y colo- c) Estudio del reservorio canino.-La
cado en grietas y mechinales o bien en pare- Perrera Municipal realiza un trabajo durante
des, usando un soporte de caña e instalado a todo el año. Se seleccion6 un día a la semana
una altura entre 0,s y 1 ,S m. Técnica ya utili- (jueves). para la extracción de sangre de los
zada anteriormente en nuestro país (20-24) y
perros capturados presentes ese día, desde
descrita inicialmente por Rioux “. Las esta- mayo 1989 a abril 1990, inclusive. Para la
ciones de captura se instalaron a primeros de
Campaña de Vacunación Antirtibica, que se
junio de 1989, manteniéndose hasta junio y
desarrolló entre el 3 de julio y el 22 de septiem-
agosto de 1990, cle tal manera que se incluyó
bre en 6 locales de distintas zows de Castellón,
un ciclo (primavera-otoño 1989) y el inicio
se utilizó un muestreo sistemático ” de perros
del siguiente. Se colocaron 7 estaciones con
que permitiera alcanzar la cifra de 88 (preva-
II) papeles en cinco de ellas y 20 en otras
lencia supuesta 0,s y error aceptado IO%, con
dos. Se ubicaron en zonas próximas al domi-
la población de perros vacunada el año ante-
cilio habitual de los casos de Leishmaniasis
rior). Las muestras de sangre fueron transporta-
notificados durante 1988, y en el patio del
das el mismo día de la extracción al Laboratorio
edificio de la Dirección Territorial de Sani-
de Salud Pública del Servicio Valenciano de Sa-
dad. Las estaciones, sus características y la
lud. El método analítico utilizado fuè Inmuno-
reposicicín de papeles fueron:
fluorescencia Indirecta (IFI), con el kit
Leishmania-Spot IF de bio-Mérieux. Los re- Estacicín n.” 1: En el patio de Sanidad.
sultados se presentan según las diluciones co- Zona urbana. Cinco papeles con caña y 15 en
rrespondientes, a partir de 1:20. huecos de la pared. Reposición de papeles
semanal.
Estación 11.” 2: En un solar de la periferia RESULTADOS
de Castellón. Zona periurbana. Diez papeles
colocados en las paredes. Reposición sema- a) Casos Humanos.-La distribución
nal. de casos en el período de 8 años entre 1982-9
Rev San Hig Ptíb 1993. Vd. 68. No. 4 483 ambos de Leishmaniasis Visceral en niños, según edad, sexo y tipo de Leishmaniasis se
que no fueron notificados. En el Servicio de refleja en la tabla 2. Casi la tercera parte (18
Pediatria del Hospital General de Castellón casos) de los casos notificados corresponden
entre 1973 y 1982 hubo 10 casos de leishma- a Leishmaniasis Visceral y la mitad a niños
niasis visceral, 4 diagnosticados en 1982 27, menores de 5 años. Todos ocurrieron en 15
de los que 3 no fueron notificados. En 1990, municipios de los 142 que tiene la provincia.
un caso de Leishmaniasis en un paciente COII Un estudio realizado por la SecciUn de Epi-
SIDA fue identiricado a través del registro demiología Territorial de CastellOn sobre
establecido sobre la dispensación de Glucan- sensibilidad del Sistema de Vigilancia Epi-
time(R) en farmacias. Estas cifras son pe- demiolhgica en los casos de Enfermedades
queiias consideradas aisladamente, pero de Declaración Obligatoria (EDO) ingresa-
relativamente importantes para nuestra inci- dos en los hospitales de la provincia de Cas- .
‘c dencia provincial de Kala-azar. tellón, mostró que en 1981 hubo 2 casos,
TABLA 2
L)istriboción de caos de Lcishmalaiasis notificados en CasteIlh 1982/1989
2 18 Total-2
Dcsc. = Desconocido
Rev San Hig Mb 1994, Vd. 68. No. 3 LEISHMANIASIS EN CASTELLON: ESTUDIO EPIDEMIOLOGICO DE...
b) Vector.-Las cifras globales de captu- c) Reservorio canino.-En el munici-
pio de Castellón (datos del Ayuntamiento) ras para la temporada de 1990 se presentan en
se calcula una población canina de 5.500 la tabla 3, distinguiendo la especie y sexo en
animales aproximadamente, un perro por cada estación de captura. La S minuta es la es-
cada 34 habitantes. Durante 12 meses, pecie más abundante en todas las estaciones,
seguido de P perniciosus. En la estación 5 se comprendidos entre mayo de 1989 y abril
han observado. sin embargo. 125 P pernicio- de 1990, se capturaron 458 perros en la Pe-
rrera Municipal de Castellón, de los que se sus, que suponen casi la mitad de las capturas
realizó análisis a 118 (25,S%). Los resulta- (45.6%). En esta estación es también donde se
han encontrado más diversidad de especies, dos, según la titulación por IFI, se exponen
en la tabla 4. De los perros muestreados, 50 cinco en total: S minuta 138 (50,4%), P perni-
eran hembras y 67 machos (en 1 no consta ciosus 125 (45,6%), P sergenti 6 (2,2%), Paria-
si 4 (1,5%) y P papatasi 1 (0,4%). Las figuras 1 este dato), con 3 (6%) y 5 (7,4%) respectiva-
Y 2 muestran el perfil temporal de las capturas mente de perros con una titulación superior o
igual a 1:40. ue las estaciones 3 y 5, en densidades/m’. En
conjunto, se inicaron las capturas en junio, con
mhximos entre 15 de agosto y 15 de septiem- En 1989, para un censo canino de 3.22 1
bre. A principios de octubre descienden las po- perros, fueron vacunados contra la rabia en
blaciones de flebotomos, para desaparecer, Centros Públicos (donde se realizó el mues-
como más tarde, en noviembre en las estació- treo) 655, lo cual supone el 20,34%. El resto,
nes 2.3 y 5. Desde de 1989 hasta 2.566, se suponen vacunados en centros priva-
mayo de 1990 no se encontró ningún fleboto- dos. De los 655 por públi-
mo. Las fechas en las que se iniciaron las cap- cos se realizó el muestreo a 132, (20,34%).
turas de P perniciosus en 1990 fueron entre el 4 Todos fueron negativos salvo 2 titulaciones a
de mayo y el 1 de junio. 1:20 y una a 1:40.
Flehoton~os capturados cn Castellón. 1989 (3 estaciones de captura)
11 II .Zl Il II hl II LlI II
N” 1 109 113 17 2 - - - - - - I-4 236
- - - - - 342 8 N ” 2 1 20 218 3 1 -
N ‘l 3 117 79 27 - 3 - - - - - 226 8
- - 1.159 23 K ” 4 507 670 Il l - - - -
N.” 5 82 56 117 8 - 1 4 - 3 3 271 27
-rolal 1 93s 1.136 170 12 3 1 3 - 3 3 2.267 SO
6 Total 2 7.07 1 (91%) 182 (S%) 4 (0.2%) 4 (0.2%) (0.3%) 100%
Rev San Hig Púb I YY4. Vol. 68. No. 4 38.5 Repetida la serología posteriormente, se menos pareja entre S minuta y P perniciosus
negativizaron los dos de 1:20 y se mantuvo que quizá refleje una diferenciación de dos
el de 1:40 (0.7%). generaciones de flebotomos. Las especies
capturadas en menor número no adquieren
una representación cuantitativa importante
DISCUSION en las zonas establecidas para captura. No se
determinó el período de riesgo, que exige la
La importancia de conocer cuA1 es el captura de hembras vivas y su disección en
vector que acttia en un área determinada ha fresco “’ . Pero puede suponerse, dadas las ca-
racterísticas biológicas de ios flebotomos y sido señalada repetidamente ‘*‘. Hasta ahora
se habían identificado 3 especies de phlebo- las curvas del ciclo anual, que el mayor nú-
tomus en esta provincia: S minuta, P perni- mero de hembras infectantes podría situarse
ciosus y P papatasi “. En la estación n.” 5, en septiembre-octubre, en que las hembras
fueron capturados algunos ejemplares de P de P perniciosus que alcanzan a realizar dos
ariasi y P sergenti. Con lo que son cinco, pol 0 tres ciclos gonotróficos se encontrarían en
lo menos, las especies presentes en Caste- mayor cantidad. Durante 1990 las capturas
llón. La especie más abundante encontrada más tempranas fueron el 4 de mayo.
fue la S minuta (91%) que, como ocurre en
En los países de la cuenca Mediterrcînea otras regiones de España, es bastante fre-
20.23.74.28 el perro es el reservorio principal de la cuente . Se acepta que esta especie
Leishmaniasis 8*7’.3î. Existen bastantes estu- solo excepcionalmente 0 nunca pica a las
dios en la que se determina la proporción de personas. El P perniciosus, con el 8% de las
perros infectados. Las técnicas de inmuno- capturas, es la especie más numerosa entre
fluorescencia son las más utilizadas. En la las que sí son consideradas vectores de la
tabla 5 se pueden ver los distintos valores en- Leishmaniasis humana, Pero las frecuencias
contrados por diversos autores. Normalmen- relativas de P perniciosus deben ser exami-
te se establece la positividad. con la técnica
nadas en cada estación de captura inde-
IFI, valores unbrales de 1:80 ó 1: 160, pero se pendientemente (tabla 3). Es en la estación
ha sugerido el límite en 1:40 con óptima sen- 5 (k-aya) donde su presencia es más impor-
cibiliclad y especificidad X3. Hemos distin- tante. La escasa cantidad de hembras captura-
guido los perros de la campaña de das de esta especie es un hecho que
vacunación antirrabica de los procedentes de también ha sido observado por otros auto-
la Perrera Municipal. Como era de esperar,
res que han utilizado la misma metodolo-
* 29.30 el primer grupo ha resultado con una preva-
gla . La tknica de captura influye sobre
lencia ba.ja (0.7%, considerando el valor um- la proporción de ejemplares de uno u otro
bral por IFI a 1:40). No podemos obviar que sexo atrapados ‘I.
una mayoría de perros no fueron vacunados
La estacionalidad del ciclo del flebotomo en los puestos oficiales, sino en centros 0
resultó la esperada, dadas las características consultas veterinarias privadas. Puede pen-
climáticas de esta provincia. Con inicio a sarse que aquellos perros enfermos, con sin-
primeros de junio (probablemente antes en tomatología, acuden al veterinario por este
alguna estación), vemos ascender la curva motivo y es allí mismo donde se procede a su
hasta cifras máximas en agosto y septiembre vacunación antirrábica, lo cual conduciría a
para desaparecer en la primera quincena de una infravaloración de la prevalencia obteni-
octubre. Las curvas se han podido establecer da consecuencia de esta hipotética selección
sobre todo con la S minuta por ser las mis de perros sanos en la vacunación en puestos
abundante. En el caso del P perniciosus, sólo oticiules.
en las estaciones 3 y 5 (figuras 1 y 2) pueden
trazarse curvas ilustrativas. En la estación 5 En el caso de la Perrera Municipal, la
(fió, 2) se aprecia una curva bimodal más o medida obtenida contiene datos prevalentes
486 Iiev San Hig PUb 1994, Vol. 68, No. 4 LEISI IMANIASIS EN CASTELLON. ESTUDIO EPIDEMIOLOGICO DE.
c: incidentes del período anual abarcado. No consenso sobre la positividad (título 2
1: 160) el porcentaje es incluso superior entre obstante, el porcentaje de positivos en esta
los perros entregados por sus dueños que en población muestreada creemos que puede
los capturados, y solo se invierte fa situación considerarse como un indicador de la impor-
si se considera la positividad a f :40. De to- tancia del perro vagabundo y abandonado
dos modos, la interpretación de estos resulta- como reservorio en la zona. La diferencia-
dos se ciñe exclusivamente a los perros ción entre vagabundo y abandonado quizrí
sea un factor no desdeñable. Concretamente, muestreados en la Perrera. Desconocemos
las probabilidades que los perros tienen de de los 118 perros muestreados, 30 (32,2%)
ser capturados o entregados y alcanzar el in- fueron entregados por los dueños al servicio
preso en la Perrera. Aún con todo, las cifras de captura de la Perrera. Y, de estos, 2 (5.3%)
obtenidas en este estudio estan en el rango fueron positivos a títulos altos (1 : 160 y
f :320). Puede que algunos perros entregados inferior de fas expresadas en otros estudios
lo sean por padecer alguna enfermedad. Ve- nacionales “-jx tal como se ve en la tabla 5.
mos que, en aquellos casos en los que hay Recientemente, E Pia Ernst et al. (datos no
TABLA 4
Resultados analíticos (IN) cn la muestra de perros de In perrera municipal de Castellón.
Abril 1989~abril 1990
TABLA 5
Resultados de la tabla 6, diferenciando entre perros entregados J’ captumdos en la Perrera Municipal
Rev San Hig f’úb 1994. Val 68, No 4 487 A Ameclo Penu et nl
TABLA 6
I’rwalencia de perros positivos en varios estudios serológicos sobre leishmaniasis
Crifer-io Autor’
A . Reyes Magaña (34) 1503
IFI (l:I60)
(mixta)
A. Encinas (3.5) Salamanca 422 O-3 (Montaña)
IFAT ( 1%)) 198 lo- 15 (llano)
124 M. Segovia (36) Murcia
1985 2,4 FAT ( 1: 1 OO)
1 perrera)
IFI (1:X0) J. Botet (37) 1987 Barcel ana 146 4.7
Iperrera) 5.4 IFl ( l:40)
IFI (1:20) 8J
J. Castillo (*) Zaragoza 8,s 1985
Martín Iniesta (“) 1982 Murcia 3,7
Mnez. Gómez (:k> 1982 Córdoba 10-12
J. Lucientes (“1 1982 Zaragoza 7.9
J. Covaleda (‘“1 1951 Barcelona
Sánchez Botija (38) 19.16 Madrid 799
Rivera Bandrcs (*) 1933 Madrid 6,4
4270 0,23-X 10 G. Lanotc (3 1) 1983 Montpelier
(estratificación fitoecológica)
Li sboa 572 IFI (l:l28) P. Abrando (54) 1983
( 182 urbana) S,S
(390 rural) Il.5
( “) Citado por A. Reyes Magaña y cols. (23
publicados) encontraron prevalencia con el de L Visceral, 9 L Cutinea y en 2 no consta
este dato. Muy probablemente la L Cutcínea umbral de IFI 1: 160, entre el 8 y el 15 %, en
no sea declarada en la misma proporción que Alcoy (Alicante). La proporción de perros
infectados puede ser utilizada como ~111 indi- la L Visceral, al ser un cuadro más leve y con
cador centinela de la prevalencia de la infec- tratamiento ambulatorio. Por otra parte, el
ciOn en humanos jo. La recomendación de la hallazgo de 3 casos en 1982 y 2 casos de L
Visceral ingresados en un hospital de Caste- OMS frente al perro con Leishmaniasis es el
llón, en 1989, sin que hubieran sido notifica- sacrificio “‘. Aunque esta propuesto, no está
universalmente aceptado”“. Algunos trabajos dos, demuestran que la sensibilidad del
han señalado la curación de perros tratados Sistema de Vigilancia de las EDO, si no se
en estadíos subclínicos e, incluso, en ausen- realiza búsqueda activa de casos, no es del
cia de medicaci6n”. 100% para la L Visceral.
En cuanto a los 29 casos humanos notifi- De 14 casos de L Visceral con datos so-
bre la edad y sexo, 11 (78,5%) son niños de cados en el período 1982- 1989, 18 son casos
488 Rev San Hig Ptib 1994, Vol. 68, No. 4 LEISHMANIASIS EN CASTELLON: ESTI_:DIO EPIDE~lIOLOGICO DE...
0-4 anos, y 9 de ellos varones. No hay nin- Dr J Alvar por sus comentarios sobre el tra-
bajo. También al Laboratorio de Salud Pííbli- gún caso entre los 5 y 34 años. En la L Cutá-
ca del Servicio Valenciano de Salud, en nea no hay casos menores de 5 años (tabla
Castellón, por las determinaciones serológi- 2). La distribución geográfica indica cierta
cas y la utilización de su material en el mon- concentración de casos en la zona central y
taje y la clasificación de flebotomos. A los sur de la provincia (Areas 02 y 03) que coin-
Servicios Territoriales de Agricultura y Mu- cide con la reseñada ya en 1.942 por J Boix
nicipales de Sanidad. Y, muy especialmente, Barrios y con la de los 10 ingresos hospitala-
al Dr José Luís Villamarín Vázquez, Director rios en Pediatría.
Territorial de Sanidad y Consumo durante la
Creemos que la situación actual en Cas-
gestación y desarrollo del trabajo, por su
tellón es hipoendémica, considerando que la
comprensión, cooperación y ayuda técnica
magnitud de la incidencia de Leishmaniasis
en todo momento.
ha disminuido en las últimas décadas, pero
persiste en las zonas de la provincia históri-
camente ya identificadas como mies. La vi-
BIBLIOGRAFIA
gilancia epidemiológica activa es necesaria
para el mejor conocimiento de la frecuencia
Chang RP, Dunne Fong and Bras RS. Biolo- y distribución de esta enfermedad en Caste- 1.
gy of Leishmania an Leishmaniasis. En llón. El SIDA es un factor a tener en cuenta
Chang RP & Bras RS (dir). en un futuro próximo en relación con la
En: Ruitenberg EJ & Maclnnis AJ (dir). Hu- Leishmaniasis Visceral “-“, 0 viceversa. La
man Parasitic Diseases. Volume 1. Amster- prevalencia de la infección leishmaniásica y
dam: Eisevier,l985: l-27.
la eficacia de la transmisión son factores de-
terminantes a este respecto. A Pesar de que 2. OMS. La Leishmaniasis. Ginebra: 1984.
Serie Informes Técnicos. N.‘: 701. se han propuesto tratamientos alternativos “,
un control sobre el consumo de Glucantime, Benenson AS. Control of Communicable 3.
por su especificidad terapéutica, puede ser Diseases in Man. 15.’ ed. Washington:
de utilidad en la localización de casos no de- Ameritan Public Health Association. 1990.
clarados. La Leishmaniasis es una enferme-
4. Harwood RF y James MT. Entomología dad que posiblemente esté subestimada en
médica y veterinaria. 7.’ ed. México: Edito- los registros oficiales de las EDO “. Aunque
rial Limusa, 1987: 180-l 89.
conocidos sus rasgos epidemiológicos desde
hace años, sigue planteando retos importan- 5. Rodhain F et Pérez C. Precis d’entomologie
tes. Los trabajos encaminados a determinar medicale et veterinarie. Paris: Maloine SA,
1985: 157-175. qué vector y qué reservorios tienen mayor
presencia en nuestro país, así como la preva-
6. Lewis DJ. Phlebotomid Sandflies. Bull Wld
lencia de Ia infección y la caracterización de- Hlth Org 197 1;
tallada de las cepas de cualquier origen que
7. Rirmsc P., Mahin L. and Lahrech TM. Cani- se aislen pueden ser de gran ayuda en el co-
ne Leishmaniasis in Morocco with special nocimiento de la epidemiología y el control
referente to infantile kal-azar. Trans R Soc de esta enfermedad “.
Trop Med Hyg 1987; 81:212-213.
8. Ranque J et Quilici M, kala-azar. Encycl
AGRADECIMIENTOS Med Chir Paris. Maladies Infectieuses,
8093, A-10,2-1983.
Al Dr J Lucientes, de la Cátedra de Pa- 9. OMS. Directives applicabies a la lutte con-
rasitología de la Facultad de Veterinaria de tre la Leishmaniose oux mireaux regional et
Zaragoza, cuya colaboración en todo lo refe- sous-regional. Ginebra, 1988. Publicación en
rente al f’lebotomo resultó imprescindible. Al Offset. Informe n.’ WHO/LEISSH/88.25.
Rev San Hig Púb 1994, Vo!. 68, No. 4 489 A Amedo Pena et al
10, Centro Nacional de Epidemiología. Leish- provincia de Granada:estudio de poblacio-
maniasis. Bol Microbiól Sem 1988; 13-14: nes. Rev Iber Parasitol 1978; 38:8 13-839.
1.4.
24. Sanchis Marín MC. Morillas MSrquez F,
II. Van Eys GJJM. Schoone GJ, Ligthart GS, González Castro J, Benavides Delgado 1 y
Alvar J. Evans DA and Terpstra WJ. Identi- Reyes Magaña A. Dinárnica estacional de
ficalion of “Old World”. Leishmania by los flcbotomos (Diptera, Phlebotominae) de
DNA recombinant probes. Molecular and la provincia de Almeria (España). Rev Iber
Biochemical Parasitology 1989; 34: 53-62. Parasitol 1986; 46: 285-29 1.
Alvar J. y Ortiz M. Caracterización Isoenzi- 12. 25. Rioux JA, Golvan YJ, Crozet F-f, Houin R,
mática de Leishmania aisladas en la provin- Juminer B, Bain 0 et al. Ecologie des
cia de Madrid. Rev Iber Parasitol 1987: vol Leishmaniases dans le Sud dc la France.1.
extraordinario: 45-50. Les Phlebotomcs. Echantillonaje Ettiologie.
Ann Parasit Hum Comp 1967; 42: 56 l-603. 13. Martín Luengo F y Quiles Mora J. La Lcish-
maniasis en España. Rev San Hig Púb 26. Levy PS and Lcmeshow S. Sampling fo1
1982; 56:699-726. Health Professionals. California: Lifelimc
Leavning Publ. 1980: 37-61. 14. Boix Barrios J. Epidemiología del Kala-
azar infantil. Castellón: Jefatura Provincial 27. Vitoria Mifiana 1, Tripiana López JL, Badía
de Sanidad de Castellón, 1946, Mayor JL y Bucsa Ibáñez. Leishmaniasis
Visceral en la infancia. Revisión de diez ca- 15. Sanjosé Capella V. El tratamiento del kala-
sos. Bol Soc Val Pcdiatr 1985;5:35-52. azar infantil cn el hexonato de antimonio en
solución oleosa y concentrada. Barcelona: 28. Gil Collado J, Morillas Márquez F y San-
Editorial Orbis, 1943. chis Marín MC. Los Flehotomos en España.
Rev San Hig Pub 1989: 63: 15-34. 16. Leishmaniasis. Puesta al día (1) Bol Epide-
mio1 Sem 1986;20: 153-5. 29. Bcttini s, Coni V, Contini C y cols. Leish-
17. Puesta al día. Bol Epidcmiol maniasis in Sardinia: an introductory note.
Sem 1986;21: 161-2. Bu11 Soc Path Ex 1983;76:549-552.
18. Leishmaniasis: evolución en los últimos 30. Hela1 l-1, Ben-Ismail R, Bach-Hamba D,
cinco años ( 1986- 1990). Bol Epidemiol Sidhom M, Bettini S and Ben Rachid MS.
Scm 199 í:4:25-7. Enquetc entomologique dans le foyer de
Leishmaniosc cutanéc zoonotique (Leish- 19. Leishmaniasis: Butll Epidemiolo 1988;(78).
mania major) de Sidi Bouzid (Tunisie) en
20. Lucientes Curdi,J. Contribución al conoci- 1985. Bu11 Soc Path Ex 1987;80:349-356.
miento de la Leishmaniasis Visceral canina
31. Lanotte G, Rioux JA, Croset M et Vollhard en Zaragoza: estudio biológico y ecológico
Y. Ecologie des Leishmanioses dans le sud de las poblaciones de ílebotomos vectores.
de la France. Ann Parasitol Hum Comp (Pa- [Tesis Doctoral]. Zaragoza: Universidad de
ris) 1978;53:33-45. Zaragoza, 1986.
32. Bray RS. Leishmaniasis in Europe a brief 21. Martínez Ortega E, Ward RD, Martín Luen-
note. En Chang RP and Bray RS (ed). go F y Conesa Gallego E. Introducción al
Leishmaniasis. ‘4msterdam: Elsc- estudio de los Phlebotomos en Alicante y
vier, 1985:479-48 1. Murcia. Rcv lber Parasitol 1982. Vo1 ex-
traordinario: 46 I-472. 33. Mancianti F and Meciani N. Specific se-
rodiagnosis of canine Leishmaniasis by 22. Morillas Márquez F, Guevara Benítez OC,
indirect immunofluorescence indirect he- Gil Collados y Ubeda Ontivcros JM. Prc-
magglutination, and counterimmunodectro- sencia en España de Phlebotomos (Larrous-
phoresis. Am J Vet Res 1988; 49: sius) Longicuspis (Nitzulesco, 1930). Rev
1409-1441. lber Parasitol 1982. Vo1 extraordinario:
191-196. Reyes Magaña A, Morillas Márquez E Va- 34.
lero López A, Gonzjlez Castro J, Benavides 23. Guevara Benítez D, Ubeda Ontiveros JM y
Morillas Márquez F. Phlebotominas de la Delgado 1 y Sanchis Marín MC. Encuesta
490 Rev San Hig Púb 1994, Val. 68, No. 4

Soyez le premier à déposer un commentaire !

17/1000 caractères maximum.