Manifestaciones gastrointestinales de alergia alimentaria (Gastrointestinal semiology in alimentary allergy)

De
Publié par

) and markers of eosinophilic activation in feces (cationic eosinophilic protein) in non-IgE mediated allergy.

Publié le : lundi 1 janvier 2007
Lecture(s) : 26
Source : BOLETÍN DE PEDIATRÍA 0214-2597 2007 Volumen 47 Número 201
Nombre de pages : 96
Voir plus Voir moins
Cette publication est accessible gratuitement

Cubierta bol 201 15/10/07 16:06 Página 1
Boletín
dePediatría
VOL. XLVII • Nº 201• 3/2007
Miembro de la Asociación Española de Pediatría
VOL. XLVII • Nº 201• 3/2007 Boletín de Pediatría Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantabria, Castilla y LeónBol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 205
Boletín
dePediatríaVOL. XLVII • Nº 201 • 3/2007 www.boletindepediatria.org
SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN
Miembro de la Asociación Española de Pediatría
Incluido en el Índice Bibliográfico Español de Ciencias de la Salud (IBECS)
JUNTA DIRECTIVA DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN
PRESIDENTE: VOCALES: PALENCIA:
Félix Lorente Toledano SECCIÓN HOSPITALARIA: Susana Alberola López
Andrés Concha Torre
VICEPRESIDENTE POR ASTURIAS: SALAMANCA:
Julián Rodríguez Suárez ATENCIÓN PRIMARIA: Antonio Gil Sánchez
Juan Carlos Silva Rico
VICEPRESIDENTE POR CANTABRIA: SEGOVIA:
Horacio Paniagua Repetto CIRUGÍA PEDIÁTRICA: Santiago Calleja López
Luis de Celis Villasana
SECRETARIO: VALLADOLID:
Javier Pellegrini Belinchón ASTURIAS: Fernando Centeno Mafaz
Venancio Martínez Suárez
TESORERA: ZAMORA:
Belén Fernández Colomer ÁVILA: Víctor Marugán Isabel
Antonio Martín Sanz
PRESIDENTE DEL PATRONATO DE LA RESIDENTES:
FUNDACIÓN ERNESTO SÁNCHEZ VILLARES: BURGOS: ASTURIAS:
Alfredo Blanco Quirós Javier Domínguez Vallejo Francisco Álvarez Caro
DIRECTOR DEL BOLETÍN: CANTABRIA: CANTABRIA:
Luis Miguel Rodríguez Fernández Alberto Bercedo Sanz Elena Güemes Veguillas
LEÓN: CASTILLA-LEÓN:DIRECTOR DE LA PÁGINA WEB:
Blanca Herrero Mendoza Pablo Prieto MartosDavid Pérez Solís
COMITÉ EDITORIAL DEL BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN
DIRECTOR FUNDADOR: CONSEJO DE REDACCIÓN: Santiago Lapeña (Pediatría e Internet)
†Ernesto Sánchez Villares Elena Burón (Neonatología) Carlos Ochoa Sangrador (Pediatría Basada
en la Evidencia)Germán Castellano (Medicina Pediátrica
DIRECTOR:
y de la Adolescencia) David Peláez Mata (Cirugía Pediátrica)
Luis Miguel Rodríguez Fernández
Enrique García (Investigación Básica) Marta Sánchez Jacob (Pediatría Social)
SECRETARÍA DE REDACCIÓN EDICIÓN Y PUBLICIDAD
EDICIONES ERGON, SA. Servicio de Pediatría. Hospital de León
C/ Arboleda, 1. 28221 Majadahonda (Madrid) Altos de Nava, s/n
Tel. (91) 636 29 30. Fax (91) 636 29 3124071 León
e-mail: estudio@ergon.es http://www.ergon.esTel.: 987 234 900 Ext.: 2252
e-mail: boletin@sccalp.org
Soporte Válido. Ref. SVR nº 23
ISSN: 0214-2597 Depósito legal: S-74-1960
©2007 Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantabria, Castilla y León. Algunos derechos reservados.
Imagen de portada: Fachada de la Universidad y estatua de Fray Luis de León (Salamanca) @Bol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 207
BOL PEDIATR VOL. 47 Nº 201, 3/2007
Sumario
EDITORIAL
209 El pediatra y las nuevas vacunas no incluidas en los calendarios “oficiales”
F. Martinón-Torres
REVISIONES
213 Virus del papiloma humano y adolescencia
M.I. Hidalgo Vicario, G. Castellano Barca
219 Actualización en antibioterapia
M.E. Vázquez Fernández, M.R. Bachiller Luque, M.J. Vázquez Fernández,
E. Pastor García, J.M. Eiros Bouza
228 Manifestaciones gastrointestinales de alergia alimentaria
C. Bousoño García, E. Ramos Polo, M. García González, E. Taborga Díaz, S. Jiménez Treviño,
M. Crespo Hernández
237 Obesidad y respuesta inflamatoria
A. Blanco Quirós
ORIGINALES
250 Relación entre factores de riesgo y necesidad de reanimación en la sala de partos
M.J. Alonso Ballesteros, E. Burón Martínez, A. Pino Vázquez, P. Oyagüez Ugidos,
B. Liras Muñoz, G. García Poblet
º256 Factores de riesgo aterogénico en adolescentes de 9 Grado de una secundaria básica.
W. Llorente Rojo, Y. Rojas Ibáñez, I. Rojo Cásares, R. Lora Abreu
ARTÍCULO ESPECIAL
262 La enseñanza de la pediatría en la licenciatura de Medicina
Futuro de la enseñanza de la Pediatría en el pregrado
J. Ardura Fernández, J.C. Silva Rico, M.P. Aragón García
XXII CONGRESO NACIONAL DE NEFROLOGÍA PEDIÁTRICA (OVIEDO, 1-4 NOVIEMBRE DE 2006)
CURSO PRECONGRESO: SEMIOLOGÍA NEFROLÓGICA
269 Hematuria
F.A. Ordóñez Álvarez
271 Proteinuria
M. Antón Gamero
274 Función renal
L.M. Rodríguez Fernández
278 Biopsia renal en pediatría
A. Fernández Escribano
ACCESO LIBRE A LA INFORMACIÓN CIENTÍFICA
284 Limitaciones de la procalcitonina como marcador único de sepsis neonatal de origen nosocomial
J.B. López Sastre, D. Pérez Solís, V. Roqués Serradilla, B. Fernández Colomer, G.D. Coto Cotallo,
X. Krauel Vidal, E. Narbona López, M. García del Río, M. Sánchez Luna, C. de Alba Romero, M. Moro
Serrano, A. Urbón Artero, E. Álvaro Iglesias, Á. Cotero Lavín, E. Martínez Vilalta, B. Jiménez Cobos
292 IN MEMORIAM
294 CRÍTICA DE LIBROS
295 NOTICIARIO
Número del Boletín de Pediatría parcialmente financiado por Sanofi Pasteur MSDBol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 208
BOL PEDIATR VOL. 47 Nº 201, 3/2007
Summary
EDITORIAL
209 Pediatrics and new vaccines not included in the "official" calendars
F. Martinón-Torres
REVIEWS
213 Human papillomavirus and adolescence
M.I. Hidalgo Vicario, G. Castellano Barca
219 Up-dates in antibiotic treatment
M.E. Vázquez Fernández, M.R. Bachiller Luque, M.J. Vázquez Fernández,
E. Pastor García, J.M. Eiros Bouza
228 Gastrointestinal semiology in alimentary allergy
C. Bousoño García, E. Ramos Polo, M. García González, E. Taborga Díaz, S. Jiménez Treviño,
M. Crespo Hernández
237 Obesity and inflammatory response
A. Blanco Quirós
ORIGINALS
250 Relationship between risk factors and need for delivery room resuscitation
M.J. Alonso Ballesteros, E. Burón Martínez, A. Pino Vázquez, P. Oyagüez Ugidos,
B. Liras Muñoz, G. García Poblet
256 Atherogenic risk factors in adolescents in the last course of Junior High School
W. Llorente Rojo, Y. Rojas Ibáñez, I. Rojo Cásares, R. Lora Abreu
SPECIAL ARTICLE
262 Teaching of pediatrics in medical school studies
The future of the pediatric education at undergraduate level
J. Ardura Fernández, J.C. Silva Rico, M.P. Aragón García
XXII NATIONAL CONGRESS OF PEDIATRIC NEPHROLOGY (OVIEDO, NOVEMBER 1-4, 2006)
PRE-CONGRESS COURSE: NEPHROLOGICAL SEMIOLOGY
269 Hematuria
F.A. Ordóñez Álvarez
271 Proteinuria
M. Antón Gamero
274 Renal function
L.M. Rodríguez Fernández
278 Renal biopsy in pediatrics
A. Fernández Escribano
FREE ACCESS TO SCIENTIFIC INFORMATION
284 Limitations of procalcitonin as single marker of nosocomial neonatal sepsis
J.B. López Sastre, D. Pérez Solís, V. Roqués Serradilla, B. Fernández Colomer, G.D. Coto Cotallo,
X. Krauel Vidal, E. Narbona López, M. García del Río, M. Sánchez Luna, C. de Alba Romero, M. Moro
Serrano, A. Urbón Artero, E. Álvaro Iglesias, Á. Cotero Lavín, E. Martínez Vilalta, B. Jiménez Cobos
292 IN MEMORIAM
294 BOOKS
295 NEWSBol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 209
BOL PEDIATR 2007; 47: 209-212
Editorial
El pediatra y las nuevas vacunas no incluidas
en los calendarios “oficiales”
F. MARTINÓN-TORRES
Servicio de Críticos, Intermedios y Urgencias Pediátricas, Hospital Clínico Universitario de Santiago.
Comité Asesor de Vacunas, Asociación Española de Pediatría
En cumplimiento con las demandas y deseos de pre- MARCO ACTUAL
vención primaria de las enfermedades infecciosas, por for-
tuna cada día se incorporan nuevas vacunas a las ya exis- La situación lamentable es que no existe un calenda-
tentes en el mercado. En la actualidad no puede haber ni rio vacunal oficial unificado en todo el estado, y sí 19 calen-
hay vacunas malas, una vez que han superado los requisi- darios vacunales de las diferentes Comunidades, cuyas
tos científicos y técnicos exigidos por los comités científicos variaciones no están sustentadas en evidencias científicas
y las autoridades sanitarias. Cuando se permite el uso y y epidemiológicas. Lo que es peor, cuando las enfermeda-
comercialización de una vacuna, esto implica que se ha des a prevenir son las mismas, difieren los preparados
demostrado previamente su seguridad, inmunogenicidad empleados o sus pautas de administración, como si la epi-
y eficacia frente a la enfermedad contra la que protege; ade- demiología de las enfermedades entendiese de prioridades
más de que ha sido y seguirá siendo sometida a estrictos políticas, autonomías, o límites históricos, políticos o geo-
controles de evaluación y vigilancia postmercado por las gráficos.
agencias nacionales e internacionales de referencia. Frente Contamos con varias vacunas no incluidas en los calen-
a estas afirmaciones innegables, el problema estriba en que darios de las comunidades, que sí son recomendadas, con-
los recursos son limitados, y las prioridades de salud públi- sideradas necesarias, e incluso comprendidas en sus calen-
ca no solo dependen de factores científicos, sino de otros darios oficiales por muchos países del mundo desarrollado.
muchos de carácter epidemiológico, económico e incluso Estas son las vacunas frente a la varicela, neumococo, rota-
social, cultural y político. Como resultado, la incorporación virus y, próximamente, papilomavirus. Con su indicación,
de estas vacunas a los calendarios oficiales y financiados se el pediatra puede prevenir eficazmente estas enfermedades
ve dificultada o bloqueada, en muchos casos, con plazos infecciosas, pero de forma individual y sin el respaldo de la
indefinidos. En esta situación, el pediatra, nexo real entre la administración sanitaria.
teoría y la práctica de la profilaxis primaria, e interlocutor Los pediatras nos encontramos ante una situación com-
directo entre la administración y los padres o tutores del pleja: si las recomendamos, instituimos sin proponérnoslo un
niño, se encuentra habitualmente en una situación muy difí- calendario vacunal de ricos y otro de pobres, con lo que con-
cil y con implicaciones asistenciales, legales e incluso mora- vertimos a las vacunas en un bien posicional –en lugar de
les, sobre su actitud en relación con aquellas vacunas dis- social–, al tiempo que, como instrumento de política sani-
ponibles que están fuera del calendario vacunal auspiciado taria, se vulnera el derecho constitucional a la salud, y se
y financiado por su administración sanitaria. viola el principio de equidad que debería regir la sanidad
© 2007 Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantabria, Castilla y León
Éste es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Reconocimiento-No Comercial de Creative Commons
(http://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.5/es/), la cual permite su uso, distribución y reproducción por cualquier medio para fines no comerciales,
siempre que se cite el trabajo original.
BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN 209Bol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 210
El pediatra y las nuevas vacunas no incluidas en los calendarios “oficiales”
pública; si no las recomendamos se nos podría tachar de negli- El pediatra es la cara visible en la toma de decisiones
gentes e incluso pedirnos responsabilidades por falta de individualizadas sobre la vacunación fuera de calendario.
información. En el momento en que aconsejamos estas vacu- El pediatra tiene la responsabilidad y la obligación de infor-
nas, si se utilizan, de cada tres euros que son invertidos en mar de forma sistemática, rigurosa y objetiva sobre la exis-
las vacunaciones de ese niño, aproximadamente un euro tencia de la posibilidad de prevenir determinadas enfer-
(2)sale directamente del bolsillo de los padres, un gasto que, medades mediante vacunación Nuestra información no
con la incorporación gradual de nuevas vacunas, se incre- debería ser selectiva en ningún caso, ya que implicaría nece-
mentará progresivamente. sariamente prejuzgar a ese niño y su entorno, y la jerarquía
de prioridades que esa familia pudiese tener respecto a la
salud del niño. El grado de implicación que los pediatras
EL PAPEL DEL PEDIATRA: DEBERES tenemos para con nuestros pacientes, hace que este plan-
Y RESPONSABILIDADES teamiento teórico nos coloque, no obstante, en situaciones
complejas y embarazosas con relativa frecuencia, y que
En lo que a vacunación se refiere, España es envidiada deben ser resueltas de forma individualizada. Una labor
por muchos países vecinos. Resulta necesario puntualizar difícil, con implicaciones que tienen un plazo indefinido en
que no lo es por la composición de su calendario, superada el tiempo, y que supone, además, una importante carga asis-
por la mayoría de los vecinos europeos, sino por las exce- tencial e incluso emocional, no adecuadamente reconoci-
lentes coberturas logradas con las vacunas incluidas en el da ni mucho menos remunerada, y que probablemente solo
calendario. Y en estas coberturas no cabe duda de que un será valorada, al igual que ya ha acontecido en otros países,
papel esencial, y no siempre adecuadamente valorado, lo cuando desaparezca o se vea mermada con la incorporación
desempeña el pediatra, con un grado de compromiso con el de otros profesionales de la medicina que carecen de la for-
paciente sin parangón en otras disciplinas médicas, y un inte- mación específica y la tradición que los pediatras tenemos
(3-5)rés activo por las vacunas plenamente constatado. Estos fac- sobre este tema .
tores contribuyen a explicar la enorme responsabilidad que De cualquier manera, como pediatras parece indudable
se delega en nosotros con las vacunas fuera del calendario la obligación de informar a nuestros pacientes y sus padres
oficial: de este modo, la administración acaba logrando los o tutores sobre la existencia de vacunas, aunque estas estén
beneficios de la aplicación masiva de una determinada vacu- fuera del calendario y deban ser financiadas de forma pri-
na, sin asumir los costes ni los riesgos potenciales de su reco- vada. En la indicación práctica de estas vacunas debemos
mendación activa e inclusión en el calendario obligatorio. ser rigurosos y ceñirnos a las fichas técnicas de las mismas,
Hay ejemplos recientes, como es la vacunación frente al Hae- ya que no podemos olvidar en ningún caso que esta ficha
mophilus influenzae, varicela o neumococo. técnica es vinculante para el pediatra, y que la prescripción
A diferencia de otros estados europeos como Francia, por libre puede generar responsabilidad profesional. En este
Grecia o Bélgica, y países no europeos como los Estados Uni- sentido, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Espa-
dos o Japón, donde la vacunación es obligatoria y constitu- ñola de Pediatría debe actuar como guía consensuada y
ye un requisito indispensable para el acceso a la escolari- soporte de actuación de los pediatras, de forma particular-
(1)zación , la legislación española deja en manos de los padres mente necesaria ante las vacunas que no están incluidas en
o tutores la decisión de si vacunan o no a sus hijos, tanto de el calendario interterritorial oficial.
las vacunas obligatorias como de las que están fuera del
calendario, lo que reafirma todavía más la importante labor
informativa-formativa que los pediatras realizamos en el NUEVAS VACUNAS, ADMINISTRACIÓN
terreno de la vacunación, y que se objetiva en unas cober- Y FARMACOECONOMÍA
turas vacunales excelentes para el calendario obligatorio, y
unas elevadas coberturas con los compuestos vacunales no Creemos que es aceptable o discutible argumentar que
financiados. una vacuna no entre en calendario, porque se opte por dedi-
210 VOL. 47 Nº 201, 2007Bol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 211
F. MARTINÓN-TORRES
car recursos a otras acciones que eventualmente se conside- EL COMITÉ ASESOR DE VACUNAS DE LA AEP,
ren más prioritarias, pero en ningún caso se debe recurrir al AL SERVICIO DEL PEDIATRA
desprestigio o a la argumentación pseudocientífica contra la
vacuna para justificarlo, porque es irresponsable y peligro- El Comité Asesor de Vacunas y sus miembros están a
so, y puede influir negativamente en la magnífica cultura vacu- disposición del niño, sus colegas pediatras y la sociedad.
nal de la que gozamos en nuestro país. Hemos vivido ejem- Desde su creación, el Comité Asesor de Vacunas de la Aso-
plos recientes con la vacuna antineumocócica, cuyo impacto ciación Española de Pediatría, publica cada año el calen-
negativo real sobre la labor de los pediatras y, sobre todo, sobre dario considerado “idóneo” para el niño español, donde
la protección de nuestros niños frente a esta enfermedad no se establecen las recomendaciones particulares para cada
(6) (8)ha sido razonablemente premeditado por los responsables . vacuna, así como los argumentos que lo sustentan . Lo
La evaluación económica, incluso en el más riguroso de que busca este comité es ofrecer una guía común para el
los escenarios, no debe ser el requisito único que condicio- ejercicio diario del pediatra, y un argumento de consis-
ne la toma de decisiones en política de salud pública, que tencia a la hora de vacunar a los niños y justificar las reco-
inevitablemente se verá influenciada por otros factores no mendaciones individuales a los padres. Este calendario se
solo económicos, sino también políticos y sociales. Debemos ofrece sistemáticamente a las autoridades nacionales y
ser cautelosos con los argumentos “farmacoeconómicos” que autonómicas, que no siempre entienden el papel priori-
con tanta soltura se emplean a la hora de rechazar o justifi- tario y esencial que los pediatras desempeñamos en la
car la no inclusión de las vacunas en el calendario vacunal. vacunación infantil, o lo que es peor, por entenderlo, se
En algunos casos, prevenir una enfermedad mediante vacu- esconden detrás del papel altruista del pediatra que prio-
nación puede no resultar coste-efectivo, pero ello no signifi- rizará la salud del niño sobre cualquier otro argumento.
ca que esa medida no sea eficiente. Las razones económi- La historia reciente nos recuerda cómo los pediatras ven-
cas son importantes en las tomas de decisiones de salud cimos a la enfermedad por Haemophilus influenzae tipo b
pública por parte de las autoridades. No obstante, estas ins- a pesar de la negación inicial de la administración a imple-
(9)tituciones deberían ser conscientes de la importancia de otros mentar la vacuna , o cómo en el momento actual todo
factores, tales como la oportunidad que esa medida puede el peso de la vacunación frente al neumococo, la varicela
suponer para prevenir la enfermedad, la diferencia tempo- o el rotavirus, recae sobre nuestras espaldas y la de los
ral entre la inversión realizada y los beneficios obtenidos, la familiares de los niños (con la excepción de la Comuni-
disponibilidad de la tecnología y los recursos humanos nece- dad de Madrid, donde el calendario oficial sí incluye las
sarios, el tipo de beneficios que se obtienen, el lapso tempo- vacunas frente a varicela y neumococo). Estas vacunas,
ral entre la inversión y los beneficios (quién se beneficia y que han salvado cientos de miles de vidas infantiles en el
(7)quién paga) y, por supuesto, la agenda política . Por tanto, mundo, están actualmente frenadas o incluso son recha-
(6,10,11)aun siendo esencial el realizar una evaluación económica zadas oficialmente en nuestro país .
rigurosa previa a la implantación de la vacuna, no debe ser El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Españo-
un requisito único ni suficiente para retrasar indefinidamente la de Pediatría, intenta ser el referente objetivo de los pedia-
los beneficios sociales de esa medida. tras españoles en lo que a vacunación se refiere. La labor de
Por otro lado, la discusión sobre las vacunas debe ser este Comité es presentar el mejor calendario de vacunas
honesta. No compete a los pediatras explicar los ajustes pre- posible para el niño en función de las evidencias científicas
supuestarios necesarios para que las vacunas lleguen a todos disponibles y de los preparados vacunales a nuestro alcan-
los niños, como tampoco las autoridades sanitarias deben ce. El CAV (Comité Asesor de Vacunas) está abierto a la dis-
escudarse en argumentos paracientíficos para justificar su cusión científica y solo persigue facilitar el trabajo de los
reticencia u oposición a la inclusión de una vacuna en el pediatras y dar un marco adecuado que sirva de referencia,
calendario. Un diálogo abierto y complementario, que inclu- dé soporte y justifique la labor esencial que el pediatra tiene
yese sistemáticamente la visión del pediatra, facilitaría sin en la información de las familias y la prevención primaria
duda, esta labor y mejoraría los resultados objetivos de la enfermedad mediante vacunación.
BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN 211Bol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 212
El pediatra y las nuevas vacunas no incluidas en los calendarios “oficiales”
titioners: a population-based study in Franche-Comte from theCONCLUSIONES
database of Regional Health Insurance Fund]. Arch Pediatr 2005;
12 (12): 1688-96.
Los pediatras somos los guardianes de la salud de los
5. Cohen NJ, Lauderdale DS, Shete PB, Seal JB, Daum RS. Physician
niños, pero también somos, en gran medida, su voz, esen- knowledge of catch-up regimens and contraindications for child-
cial en los momentos en los que la política sanitaria o la moda hood immunizations. Pediatrics 2003; 111 (5 Pt 1): 925-32.
“social” no los considera. Creemos que como pediatras debe- 6. Comisión de Salud Pública. Ministerio de Sanidad y Consumo.
Enfermedad invasora por Streptococcus pneumoniae. Implicaciónmos mantener la actitud que hasta la fecha ha hecho de la
de la vacunación con la vacuna conjugada heptavalente. Abrilcobertura vacunal española una referencia mundial, impli-
2006. Disponible en: http://www.msc.es/ciudadanos/protec-
cándonos activamente en la instauración y aplicación rigu- cionSalud/infancia/docs/neumo.pdf (última consulta en Noviem-
rosa de las vacunas disponibles, formándonos e informan- bre 2006).
do a las familias de las nuevas vacunas que progresivamente 7. Goldsmith LJ, Hutchison B, Hurley J. Economic evaluation across
the four faces of prevention: a canadian perspectiva. Center forse incorporan al mercado, y garantizando la protección y
Health Economics and Policy Análisis. CHEPA working paperpromoción del fin primero y último de nuestra especiali-
series – Paper 06-01. Disponible en: http://www.chepa.org/por-
dad: la salud del niño. tals/0/pdf/CHEPA%20WP%2006-01.pdf
8. Bernaola Iturbe E, Giménez Sánchez F, Baca Cots M, de Juan Mar-
tin F, Díez Domingo J, Garcés Sánchez M, et al. Vaccination sche-
BIBLIOGRAFÍA dule of the Spanish Association of Pediatrics: recommendations
2007. An Pediatr (Barc) 2007; 66 (1): 62-9.
1. Mmeje O, Davis MM. Will coverage for child and adolescent immu- 9. Díez-Domingo J, Pereiro I, Morantet A, et al. Impact of non-rou-
nizations be mandated for insurance plans in 2006? Lessons lear- tine vaccination on the incidence of invasive Haemophilus influen-
ned from the Newborns' and Mothers' Health Protection Act of zae type b (Hib) disease: Experience in the autonomous region of
1996. Pediatrics 2006; 118 (1): 388-92. Valencia, Spain. J Infect 2001; 42: 257-60.
2. Antequera Vinagre JM. Vacunas en Pediatría de Atención Prima- 10. Pneumococcal conjugate vaccine for childhood immunization--
ria; marco legal, responsabilidad y prescripción. Rev Pediatr Aten WHO position paper. Wkly Epidemiol Rec 2007; 82 (12): 93-104.
Primaria 2005; 7 (supl. 4): s125-133.
11. Kudjawu Y, Lévy-Bruhl D, Pastore Celentano L, O’Flanagan D,
3. Gabriel ME, Aiuto L, Kohn N, Barone SR. Management of febri- Salmaso S, Lopalco P, Mullins N, Bacci S. The current status of
le children in the conjugate pneumococcal vaccine era. Clin Pediatr HPV and rotavirus vaccines in national immunisation schedules
(Phila) 2004; 43 (1): 75-82. in the EU – preliminary results of a VENICE survey. Euro Surveill
4. Bocquet A, Chalumeau M, Bollotte D, Escano G, Langue J, Virey 2007;12(4):E070426.1. Available from: http://www.eurosurvei-
B. [Comparison of prescriptions by pediatricians and general prac- llance.org/ew/2007/070426.asp#1
212 VOL. 47 Nº 201, 2007Bol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 213
BOL PEDIATR 2007; 47: 213-218
Revisión
Virus del papiloma humano y adolescencia
1 2M.I. HIDALGO VICARIO , G. CASTELLANO BARCA
1Pediatra. Centro de Salud “Barrio del Pilar” Área 5 SERMAS. Madrid
2o de Salud ”La Vega Z”. Torrelavega. Cantabria
SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA E IMPACTO La prevalencia del VPH en la población femenina gene-
EN LA ADOLESCENCIA ral se sitúa entre el 10-15% a partir de los 30-35 años a nivel
mundial, con importantes diferencias entre países. En Espa-
(4).El virus del papiloma humano (VPH) es una causa muy ña, la tasa media se sitúa alrededor del 3% En el conjun-
importante de morbilidad y mortalidad, y su adquisición to de registros de cáncer internacionales, esta cifra se sitúa
(5)está asociada a la actividad sexual. Actualmente está cla- en la parte baja del rango .
ramente establecido tanto desde el punto de vista biológi- Las enfermedades de trasmisión sexual constituyen un
co como epidemiológico que es causa de todos los cánceres importante problema de salud en la población adolescen-
de cuello uterino. También produce la mayoría de los cán- te, ya que el 50% de todas ellas sucede a esta edad. Las tasas
ceres de vagina y de ano, al igual que determinados cán- de VPH son más altas en la población adolescente con una
ceres de vulva, pene y orofaringe. Otros cánceres que se han prevalencia acumulada de hasta el 82% en grupos selec-
(6)relacionado con el VPH son el cáncer de piel no melanoma, cionados .
y el cáncer de conjuntiva. Los tipos VPH 16 y 18 son los res- En estudios realizados en mujeres adolescentes que ini-
ponsables de aproximadamente el 70% de los cánceres de cialmente eran negativas para el VPH, se observó que apro-
cervix, vagina y ano, y entre el 30-40% de los cánceres de ximadamente del 30 al 55% se positivizaron en un período
(7)vulva, pene y orofaringe. Los tipos 6 y 11 son los agentes de 1-3 años , lo que indica la necesidad de realizar cam-
causales de las verrugas genitales y de las papilomatosis pañas de vacunación en niños y adolescentes antes de que
(1)respiratorias recurrentes . inicien la actividad sexual.
El VPH es la infección de trasmisión sexual más fre- Aunque en edades más jóvenes las tasas de VPH son
cuente en los EE.UU., estimándose que unos 20 millones más elevadas, la mayoría de estas infecciones desaparece-
están actualmente infectados, y diagnosticándose más de rán espontáneamente sin secuelas durante el primer o segun-
(2) (8)5,5 millones de casos nuevos al año . Diferentes estudios do año . La prevalencia de infección por VPH en jóvenes
epidemiológicos sugieren que el 75% de la población varones está peor establecida por la dificultad de obtener
sexualmente activa llegaáa a estar infectada en algún muestras adecuadas, estimándose que es similar a las muje-
(3)momento de su vida . res, entre el 16-45%.
Correspondecia: Germán Castellano Barca. Centro de Salud “La Vega Z”. Torrelavega. Cantabria
Correo electrónico: castellano@yconos.com
© 2007 Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantabria, Castilla y León
Éste es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Reconocimiento-No Comercial de Creative Commons
(http://creativecommons.org/licenses/by-nc/2.5/es/), la cual permite su uso, distribución y reproducción por cualquier medio para fines no comerciales,
siempre que se cite el trabajo original.
BOLETÍN DE LA SOCIEDAD DE PEDIATRÍA DE ASTURIAS, CANTABRIA, CASTILLA Y LEÓN 213Bol SCCALP 201 15/10/07 16:23 Página 214
Virus del papiloma humano y adolescencia
(9,13)El cáncer de cervix es el segundo cáncer más frecuente en otros cofactores . Se han identificado varios cofactores,
(9)la mujer con más de 500.000 casos diagnosticados cada año como la infección persistente por VPH de alto riesgo, la
y el VPH ha sido identificado en el 99,7% de todos los cán- inmunosupresión, ya que en adolescentes se ha visto una
(9,1)ceres cervicales y con tipos de alto riesgo16, 18, 31, 33, 45 . mayor incidencia de infección por VPH y más tiempo para
En España el carcinoma invasivo de cuello uterino tiene que desaparezca la infección, el consumo de tabaco, de
una incidencia relativamente baja, entre 3,4 y 12,2 casos alcohol, tener un compañero sexual sin circuncidar, el uso
(10)por 100.000 mujeres/año y se ha mantenido constante prolongado de anticonceptivos orales, alta paridad (mas
(11,12)en los últimos 15 años (1983-97) . La tasa de mortali- de tres embarazos) y la coinfección con el virus de la inmu-
dad es de 2,7 por 100.000 mujeres/año (www.isciii.es/ nodeficiencia humana (VIH). Otros factores probables son
publico/cancer). la infección por Chlamydia tracomatis, el virus del herpes
El VPH se trasmite por contacto piel-piel. En infeccio- tipo 2, y determinados déficit nutricionales (dietas defici-
nes fulminantes se necesita el acceso del virus a través de tarias en frutas y verduras). Igualmente parece que tienen
microabrasiones en el epitelio mucoso o escamoso que se importancia, aunque no han sido claramente establecidos
(1)producen durante la relación sexual . Para la infecciones los factores genéticos e inmunológicos del huésped, fac-
(1)del cérvix se cree necesaria la relación sexual, pero el VPH tores virales, como las variantes de tipo y la carga viral .
puede infectar otros lugares como los genitales externos. Aunque los preservativos no previenen todas las infec-
También el HPV puede trasmitirse por los dedos o juguetes ciones, parece que podrían disminuir la cantidad de virus
sexuales, y se ha detectado en mujeres que nunca han teni- trasmitidos. Su uso parece importante para prevenir la infec-
(13)do coito con un hombre ; todo lo cual apoya la existencia ción persistente y aumentar la regresión de la enfermedad
(13)de otras formas de trasmisión. Por ello, los adolescentes, asociada a la infección por el VPH .
aunque no realicen el coito, si tienen otras prácticas sexua-
les aunque usen el preservativo, pueden adquirir la infec-
ción en la piel no cubierta por el preservativo. En casos raros ASPECTOS CLÍNICOS
se ha trasmitido la infección de la madre al hijo en el momen-
to del parto vaginal y también por cesárea produciendo la Los adolescentes sexualmente activos estarán con muy
papilomatosis respiratoria recurrente. alta probabilidad expuestos al VPH y a sus consecuencias
Entre los factores de riesgo para adquirir el VPH se han desde la infección latente y sintomática hasta las verrugas
(9,13)observado el mayor número de compañeros sexuales, genitales y la displasia. La mayoría de las infecciones son asin-
aunque tener solo una pareja también se ha asociado con la tomáticas en ambos sexos. Además, para la mayor parte de
infección de VPH. En un estudio longitudinal realizado en ellos la infección e incluso la displasia desaparecerán por la
mujeres adolescentes y jóvenes adultas mostró que tener acción del sistema inmune, pero en un pequeño porcentaje
una nueva pareja aumentaba diez veces el riesgo de adqui- expuestos a tipos de alto riesgo la infección persistirá evo-
(1,13)rir VPH. Otros factores de riesgo incluyen historia de verru- lucionando a displasia y aumentando el riesgo de cáncer .
gas genitales e infección por herpes virus. La edad también Se conocen más de 120 tipos de VPH y unos 40 produ-
parece importante, ya que la infección por HPV es mayor cen infección genital. Se clasifican según su potencial onco-
(11,13)en las menores de 25 años, probablemente debido a con- génico en bajo o alto riesgo .
ductas sexuales más arriesgadas (no uso de preservativo, El período de incubación para desarrollar síntomas tras
más compañeros) y razones biológicas (inmadurez cervical, la infección es muy variable: las verrugas pueden aparecer
déficit del flujo cervical protector y ectopia cervical aumen- a los pocos meses tras la infección, mientras que el cáncer
tada). La actividad sexual temprana puede acelerar el pro- requiere décadas. En los sujetos sanos, más del 75% de las
(14)ceso de maduración cervical. infecciones desaparecen a los 30 meses , esto es especial-
El VPH constituye la causa necesaria, pero no suficiente, mente cierto en los tipos de bajo riesgo.
para el desarrollo de cáncer de cérvix. Para que una infec- Durante la infección se producen cambios patológicos
(1,11)ción cervical por VPH progrese a cáncer son necesarios en el epitelio : lesión escamosa intraepitelial (SIL) que puede
214 VOL. 47 Nº 201, 2007

Soyez le premier à déposer un commentaire !

17/1000 caractères maximum.